Mi primera vez con mi perro “stiven”

Hola a todo mi nombre es Liliana soy un travesti de closet actualmente tengo 27 años soy de Perú del departamento de Arequipa este relato que les voy a contar ocurrió hace muchos años cuando tenía 17 o 18 años siempre me ha gustado vestirme de mujer desde muy pequeño siempre me vestía con las ropitas y sus pantimedias de mi hermana o de mi madre.

Bueno un día en el colegio una profesora saco ese tema de la zoofilia que una chica de por aquí lo había practicado y que sus padres lo encontraron y que ala chica le había dado una hemorragia y muchas cosas que nos explico, desde ese entonces me dio la curiosidad por que nunca había escuchado eso de la zoofilia de tener sexo con un animal, busque información en la internet ahí encontré videos fotos y vi como se cogía un perro a una mujer, como iba ser mi primera vez tenía que informarme bien para hacerlo porque nunca lo había hecho ni con un hombre ni un perro solo me masturbaba y me vestía cada ves que podía por que casi siempre alguien había en casa bueno así paso un tiempo.

en ese entonces teníamos un perro llamado “stiven” era un perro chusco no tenia raza era algo grande de color negro y blanco lo criamos desde muy pequeño me tenía mucha confianza siempre jugábamos a veces lo bañaba un día no ha habido nadie en mi casa me quede solo aproveche el momento asegure bien las puertas y me vestí de mujer llame a “stiven” vino y lo metí ami cuarto lo acaricie y lo masturbe salió un pequeño punta rojita y delgado lo sigue masturbando y poco a poco vi como crecía su pene y tenía una bola que estaba creciendo dentro de su capucha lo saque todo y creció más al final era bien grandote y disparaba bastante liquido yo estaba muy exitada me puse en 4 para que me montara como a su perra solo me dio unos lametazos y no quería montarme yo me estaba muriendo de ganas que me montara quería su pene dentro de mi culito saber cómo se siente un rico pene de tu macho.

Entonces agarre y lo levante de las patas y me lo puse encima de la espalda y por abajo tome su pene y me lo metí poquito a poquito, hay que rico era sentir una pene dentro de mi culito por primera vez pero a la vez tenía una ganas de ir al baño no sé por qué tenía muchas ganas de ir al baño entonces lo saque y me fui al baño y solo orine liquido medio transparente nada mas yo pensé que no me había lavado bien, pero supongo seria porque tenía metido toda su pene grande dentro de mi culito.

pero quería saber que se siente quedar pegado con él quería su nudo dentro de mí y que él me muente solo, así que a entrenarlo para qué me montara solo ise lo siguiente, me ponía en 4 y solo lo masturbaba un rato y lo dejaba, así hice varias veces lo dejaba con ganas hasta que aprendiera a montar por sí solo, paso un tiempo y aprendió ahora si lo masturbaba un poco se subía encima mío me cogía bien rico y fuerte de la cintura y hacia sus movimiento y me punteaba por mis nalgas pero no le atinaba ami culito.

Bueno era casi fines de agosto y por fin llego el día todos se iban ir a una fiesta de una virgen de Sta. rosa de lima que nos habían invitado a todos, unos familiares que Vivian fuera de Arequipa así q todos se fueron y yo me quede solo en casa con “stiven feliz
Llego la noche yo bien preparada me lave bien y me vestí con una minifalda que tenía mi hermana todo una mujer Salí a buscar a “stiven” lo entre a mi cuarto jugamos un rato yo estaba muy muy exitada así que empecé a gatear en mi cuarto lo masturbaba un poco y me deje montar un ratito como diciendo esto te vas a comer mi papito rico, ya no aguantaba más así nos subimos encima de mi cama lo masturbe un poco para que me montara.

ya yo en pose perrito con el culito al aire y el viene y me muenta que rico me cogió de la cintura bien fuerte como a su perrita se movía pero no le daba a mi huequito así que dirigí su pene a mi culito y no saben se volvió loco loco como se movía era muy muy rápido que rico sentir esa sensaciones de saca y mete era riquísimo quería q nunca parara que nunca terminara yo le decía que rico papi dame mas papi soy tu perrita métemelo bien adentro, mas mi perrito rico así fuerte de ahí bajo poco a poco el movimiento se movía lento hasta que paro y sentía como crecía su nudo y toda su pene me llenaba todo el culito de ahí quería bajarse no lo deje lo tome de las patas delanteras lo sujete un rato hasta que lo solté y se bajo y se dio la vuelta y jalaba y jalaba me quería arrastrar me hacia doler me hacia doler pero lo tome de las patas traseras y no lo deje que jalara mas lo pegue bien a mi culo pero como al principió tenía esa sensación de ir al baño dije no lo creo es el pene de mi papito que me está llegando de su lechecita dije soy tu ya papito lléname de tu rica leche hazme tu tuya hazme sentir tu perrita quiero sentirlo bien rico.

hasta que yo quería sacarlo el pene del mi querido “stiven” lo solté jale y no podía y no podía así que ni modo felizmente estaba solo así que a disfrutar el jalaba y jalaba y no nos podíamos separar ni yo de él ni el de mi así estuvimos bastante rato se sentía como palpitaba su pene adentro de mi culito era bien rico riquísimo de ahí de un buen rato no separamos hay el maldito jalo fuerte me saco sangre del culito pero al ver su pene y su bola que grande era dije con razón no podía separarme, todo eso entro dentro de mí, era un enorme pene que a un estaba botando liquido él se fue a un costado a lamerse el pene y yo un rato tumbada en mi cama con el culo bien mojado ha pero me estaba doliendo el cultito y Salía bastante liquido transparente mesclado con sangre así que fui al baño y me lave bien así estuve unos días con mi culito adolorido hasta decía que me habrá hecho ahora que hago que diciendo voy al doctor así así pasaron los días y ya no me dolía hay por fin me tranquilicé y así fue mi primera ves con mi perrito “stiven” bueno amigas y amigos espero que les haya gustado mi relato mas delante les contare como fue mi primera vez con un hombre o.k bye bye………

MI PERRO SE FOLLA A MI ESPOSA

A mi esposa le encanta la zoofilia, hace dos años que vivimos solos nuestra hija se independizo, y mi esposa, tiene 49 años, yo uno mas, y la verdad, ella aun esta de muy buen ver, y llevabamos unos tres años, que sexualmente ya no era lo mismo sobretodo yo, mi libido estaba muy bajo, al igual que el de ella, pero, soy muy reacio a los trios, con otro hombre o intercambios de pareja, pero era consciente de que mi esposa, empezaba a necesitar mas de lo que yo le podia ofrecer, y Dako, nuestro pastor aleman fue sin esperarlo nuestra salvacion y cambio nuestra sexualidad tanto la de ella como la mia.
.

A Dako nos lo regalaron hace dos años, exactamente, un mes despues de quedar nosotros solos, nos lo regalaron con algo mas de un mes, y comenzamos a criarlo, y hace unos dos meses nos dio la sorpresa y de la forma mas natural.
Tanto mi esposa como yo, empezamos, a hacer el amor, por la casa, no en la cama, para intentar y al principio funciono algo, lo haciamos en el salon en la cocina, en el baño, pero de tarde en tarde. y el perro campaba a sus anchas cerca de nosotros a veces teniamos que retirarlo pues olisqueaba si no se lo impediamos

Hace dos meses, hacia casi uno que no haciamos nada mi esposa y yo, cuando nos invitaron, a una boda, y lo tipico llego el dia fuimos, despues de terminar la cena, y el baile, pues marchamos a casa, y mi esposa ese dia, iba, muy excitada, pues nada mas coger el coche para ir a casa, y ponerme al volante ella empezo a acariciar mi polla, ponia su mano en el pantalon, y la verdad me excito, llegamos a casa, Dako esperaba, y nada mas entrar ella en el salon, se quedo en bragas y sujetador y mientras yo paseaba al perro, subi, de nuevo y alli seguia, esperando, solte al perro, y ella se arrodillo me saco la polla del pantalon y me la empezo a comer, la verdad, la excitacion inicial se habia apagado bastante pero consiguio ella volver a ponerlo a medio punto no totalmente y me bajo los pantalones, hasta quitarmelo, y terminamos, en la alfombra, aunque ella estaba cada vez mas encendida, a mime ocurria lo contrario yo empezaba a apagarme, y viendo mi estado ella se quito de encima e intento de nuevo con su boca eso me confirmo sus enormes ganas, en otros momentos lo hubiera ella dejado, me puso en un 69, pero aquello tampoco funcionaba, y ella entonces se ladeo, y termino, sentada entre mis piernas, sus manos en mi polla y huevos acariciandola ahora lentamente suavemente, para intentar me relajara mas y ver si habia mas suerte, y aquello lo que conseguia era que yo cerrara los ojos y esperar a ver si sus caricias surtian efecto.

Asin estuvimos, mientras mi perro empezo a investigar, como otras veces, pero esta vez fue directo a mi mujer, y bajo el hocico, ella lo aparto pero el volvio, yo miraba estirado, Dako insistio, y mi polla empezo a reaccionar estaba totalmente encogida, cuando empezo a reaccionar, algo ella lo sintio, y me miro, entonces, el perro, volvio a intentarlo y esta vez ante mi sorpresa ella lo dejo, y alli quedo el hocico, mientras mi polla iba reaccionando mas y mas, y mi esposa empezo a dar pequeños gemidos, mientras yo solo veia la cabeza del perro alli, y mi esposa iba gimiendo mas, y mi polla creciendo, hasta que ella aparto el perro y se monto en mi polla empezo a cabalgar pero el perro ahora metio el hocico en mi huevos y su coño mientras nosotros eramos incapaces de parar, ella gemia se movia y gemia yo le aguantaba sus tetas, ella desnuda totalmente ya, empece sin poderlo resistir a gemir y gemir hasta tener una enorme corrida y tan rapida como no hacia años pero eso hizo que mi esposa quedara a medias, la agarre y abraze quedando ella algo alzado su culo mientras el perro seguia lamiendo todo y mi esposa gemia y gemia, abrazada a mi hasta que me percate, de lo que pasaba, no pudo decir que lo hice, en la calentura, pues no la tenia, lo que si tenia era un enorme morbo, escuchando a mi esposa, sabia que estaba pasandolo muy muy bien, pero, sin correrse, y no se por que me quite haciendo que ella quedara asi a 4 patas, y yo de rodillas a su lado la maneje, colocandola bien a 4 patas ella estaba como hacia años no la veia.

A 4 patas ella con el culo alzado el perro la lamio a gusto, saboreando mi semen y su jugo todo mezclado, pero entonces el perro y asin fue como lo narro, el solo se coloco por el otro lado su cabeza sobre la espalda de mi esposa hasta conseguir alzarse y colocarse tras ella, aquello fue tan excitante, que lo deje, no me empalme, por el simple hecho que hacia nada me habia corrido, y si me estaba calentando mucho ver aquello pero no empalmarme por que fisicamente no podia, pero mi mente era un hervidero, y intento follarla, no pudo a la primera yo veia su verga cuando la bajaba al no acertar con su coño, pero aquello me gustaba muchisimo verlo solo mire cerca de mi esposa y el perro vigilante por si ocurria algo inesperado, que fuera dañino paraella mi esposa por su parte se dejaba hacer vencida, por su calentura su cabeza a un lado gemia al sentir pasear la polla del perro por su coño sin acertar, asin paso 5, 6 o mas veces, yo miaba, y miraba hasta que de pronto, vi que el perro dio un movimiento distinto, y presenti que la habia penetrado que habia acertado instantaneamente gire la cabeza hacia ella, dio un respingo y un gritito el perro empeo a moverse, rapidamente follandola ella dio unos grititos, hasta que termino en gritos, y el perro paro, sin quitarse quedo con una cara de agusto su lengua fuera, mientras por parte de mi esposa empezo a culear a moverse a dar gritos, yo miraba, y miraba, hasta que comprendi la estaba intentando abotonarla, y lo comprendi tarde, cuando fui a reaccionar a sus gritos, no era ni de placer total ni de dolor, el perro, se volvio, y quedo su culo pegado al de mi esposa, la tenia pegada a el.

Mi polla fue ahora ya si reaccionando, y me coloque frente a mi esposa, esta ya no daba gritos solo quemia y se movia lo que podia, y empezo a correrse nada mas ponerme frente a ella, su cabeza se pego a mi muslo y apreto la boca alli, mientras yo acaricie su pelo mientras, fue un orgasmo increiblemente largo, pero al parar, ella quedo asin y parecia como si el perro lo hubiera sabido, y se solto de ella y lamio un poco su coño y se puso un lado despues madre de dios que verga tenia y que verga se habia metido mi esposa, y eso que ya tenia dentro una parte, pero mi esposa se alzo la cabeza y se trago mi polla y comenzo a chuparla como una loca, y mi polla respondio rapidamente, beso mi vientre y miro hacia arriba ahora me dijo follate a tu perrita, y ella se coloco dandose media vuelta a 4 patas se la meti su coño estaba dilatadisimos enorme mi polla jugaba en el pero estaba llena de toda clases de jugos, pero la folle como no hacia muchisimo, y empece a decirle que era una perra puta,

Ella me decia que si que era muy puta, y se corrio de nuevo asin y yo tras ella, dios hacia años, no follaba asin, ni ella ni yo, terminamos, y nos fuimos a duchar, mientras iba ya antes de llegar preguntandole cosas, y ella diciendome que se lo habia pasado de manera increible, nos duchamos, y secandonos, volvi a insistirle que me contara mas y termino reconociendome que seguia muy caliente, otra vez, y le dije yo no puedo mas aunque quisiera, pero si me gustaria verte con Dako, parecia que era lo que ella esperaba que le dijera como si le diera permiso, y ahora nos fuimos a nuestra habitacion, pusimos una manta vieja, le atamos al perro dos calcetines gordos, en doble, para inutilizar sus pezuñas, y le dije a mi esposa que jugariamos, como si ella fuera la perrita de Dako, y yo lo llevara a follarsela, la coloque a 4 patas en el suelo en la manta y al perro por fin lo guie a su coño, el perro esta vez ya sabia bien lo que debia hacer, y comenzo primero a chupetear y olisquear unos segundos, y me retire yo me sente al borde de la cama como quien veia una pelicula, pronto el perro se subio solo que esta vez, de la primeravez la follo, y mi esposa, ahora disfrutaba mas empezo a culear hasta que el perro la abotono y se volvio ella culeo mas al verse asin, y en pocos segundos tras ser abotonada se corrio, de nuevo, y el poco el perro se quito pero ella, se volvio el perro iba a sentarse cuando ella cogio su polla y empezo a lamerla el perro quedo de pie con esa verga media fuera yo me coloque tras mi esposa y le abri el coño lo tenia todo encharcado pero sobretodo muy muy abierto ella termino comiendose la minga del perro hasta que este dio unos espasmos, y supe se estaba corriendo con la mamada de mi esposa y en su boca.

Termino todo asin, y mi esposa se ducho de nuevo, y nos dormimos, lo mejor de todo esto, es que el perro al ser tan joven siempre tiene ganas, entonces cada vez que mi esposa, esta caliente, pues lo tiene disponible, y no pasa mas de dos dias sin follarse al perro, a veces hasta en la mañana y despues en la noche, esto hace que yo este tambien mas caliente, no aguanto el ritmo de ellos eso es cierto pero si tengo un ritmo mayor que antes y otros alicientes, pues eso de que mi esposa me lo ponga con el perro me gusta me gusta follarmela cuando ya esta muy abierta de follar con el perro y decirle que es una perra zorra, y ella me dice que si y se mueve como una loca diciendome que me folle a su esposa por puta.

No voy a aconsejar nada pues no soy quien pero al menos a nosotros, nos a abierto otros caminos en el sexo, y otros alicientes. gracias por leerme

COMO COJI BURRAS A MI CORTA EDAD

A mi corta edad, miraba a mi propio hermano Miguel como se satisfacía con los animales de la casa o finca pero el gozaba y lo pasaba súper bien él se veía muy complacido cada vez que se culiaba a cualquier animal de la casa yo pensaba que lo que hacia mi hermano era algo pecaminoso pero al verlo allí desnudo dándole pija a la burra en verdad mi pija también se me paro con ánimos de darle a algo o alguien pero como todavía ni si quiera sabía lo que era masturbarme pero a mi hermano gracias por enseñarme.

Era una tarde como cualquiera cuando trabajábamos en el campo con mi papa yo tenía apenas como 11 años y nos transportábamos en animales en aquel tiempo y a mí me tocaba regresarme con mi hermano Miguel y él siempre era el último que estaba listo para regresar y me decía espérame a aquí que yo voy a llevar la burra a que tome agua antes de que nos vallamos y yo obedecía y me quedaba donde él me decía hasta que un día estando sentado , mire una culebra y corrí para donde él se había ido con la burra y él estaba tan excitado que no se percató que yo le llegue por detrás y mire que no tenía ropa y estaba cogiendo con la burra y la verdad yo me asuste al verlo sin ropa y cogiendo a un animal pero me regrese sin decir nada y lo espere, pero eso quedo en duda para mi corta edad y cada vez que él se iba a darle agua a la burra yo me iba con cuidado y lo miraba como se cojia a aquella burra y la verdad me excitaba bastante tanto que yo hacía como que me masturbaba sin saber nada de sexo……

hasta que un día me descubrió que lo miraba y me llamo que viniera donde estaba el y me dijo que si en verdad quería ver de cercas lo que él hacía y bien apenado le dije que no pero él me puso a un lado de él y mire como se cjio la burra y eso me éxito bastante… y me dijo que yo tenía que hacer lo mismo y le dije que no y él me dijo que era de la única manera que yo me haría hombre y si quería que mi verga me creciera del el tamaño que ella tenía era la única forma y me obligo a hacerlo la arrimo a unos ladrillos y me subió a cogerme a la burra que más que cogérmela me embarre de mecos todo mi chilillo y fue así como yo me empezó a coger la burra pero sin saber que era lo que era una vaciada de mecos, tan ignorante estaba que pensaba que era a ella la que le salían los mecos pero tenía que reventarle algo adentro pero como mi pito era muy chico no podía suceder hahaha….

fue hasta como cuando tenía como 13 años cuando ya tenía mi verga más grande y bien gruesa y me empezaban a brotar los primeros bellos cuando un día se fueron todos a trabajar y me dejaron a mí para llevarles comida y me dejaron la burra y cuando mi mama se fue al mercado aproveche a meterle mi verga a la burra, pero con mucho miedo de que regresara y me cachara cuando me fui a llevar comida me fui buscando un arroyo donde nadie me pudiera ver y no aguantaba las ganas de meterle la verga a la burra y fue cuando me baje y me la saque y me puse un poco de saliva en la cabeza y se la metí pero me dio mucho miedo porque me empezaron a temblar mis piernas y lo saque y me fue rápido porque me asuste y pensé que tal vez era porque era de mañana y así bastante calor

Así paso como una semana y no me animaba a hacer nada de nada con ella hasta un domingo que fueron todos a misa y me quede yo porque estaba dormido y desperté y lo primero que me paso por la cabeza que lo podía hacer otra vez con la burra y me encuere y la pues de un lado que no me miraran y así estuve cogiendo por unos 15 minutos cuando sentí la tembladera otra vez y me asuste pero venia acompañada de una sensación muy bonita y seguí dándole duro hasta que sentí como un líquido blanco y trasparente salía de mi verga y venia acompañado de una sensibilidad jamás sentida fue allí cuando creí ser un hombre a mis 11 años hahaha después de esa vez me cojia la burra como 2 veces por día y cada vez que encontraba una oportunidad… después de eso le seguí con una becerra que tenía mi padre y fue lo mejor que me pude haber cogido… después de eso me cojia las gallinas, las perras, yeguas,puercas,chivas…y todo lo que se dejara pero creo que fue una de mis mejores experiencias durante mi adolescencia y si tuviera la oportunidad de hacerlo lo volvería hacer créanme que el que no se ha cogido una animal no sabe lo que se pierde …..

Luego les contare otras historias tengo demasiadas con mis amigos y yo y lo bien que la pasamos culiandonos todas estas hembras nombradas muy pronto les estaré publicando mas ok.

ME CULIE LAS CEBRA DE UN CIRCO

para los panas zoofilicos de la red no se quien lo abra hecho con una cebra pero es rico igual a culiarse una burra y o yegua, resulta que hace 15 días atrás llego un circo acá al pueblo yo no le preste atención hasta que pude ver que tenía 2 cebras madre e hija fue como a las 11 de la mañana viniendo de compra del pueblo pedí permiso para pasar y me dejaron yo andaba montado en mi yegua que la cargaba para el rio bañándola y dándole sus buenas cogida de las cuales ya le había pegado 2 me llamo José Emilio, para los que ya me conocen.

bueno pase y vi las chuchita de madre e hija el cual me puso cachondo son negra y pequeña ambas ajustaditas y de labios muy fino algo increíble pero cierto, EL MORBO ME PUSO A 100 X 100%, con ganas de meterme y cogerlas pero como sabrán allí está todo el personal del circo me puse a hacerme una mente de como haría así que me fui para la casa la cual es un fundo que tengo retirado como a 45 minutos del pueblo allí tengo dos burras madre e hija también las cuales me hacen gozar al máximo cada día creo que soy afortunado así que me despedí y me fui pensando en ellas 2 iba full cachondo pensé en volver a cogerme la yegua por allí mismo pero me dije a mi mismo coge la burra a lo que llegues a la casa así fue el camino me pareció más largo pero llegue al llegar quite la montadura a la yegua y me fui a comer.

bueno terminado de comer le dije a mi mama voy por leña ya casi no hay a bueno hijo me dijo somos ella y mi hermano especial y yo, así que me fui y saque a la burrita la cual ya tiene 4 meses y algo más y le coloque el sillón de madera agarre el machete y agarre rumbo al rio que pasa por los potreros de la casa yo iba más alegre que muchacho comiendo moco y en pleno camino le decía hay amor esta cachuera que me hicieron agarrar las cebras me la pagas tu linda ya retirado pero muy retirado de la vista de la casa solo potreros abrí una brocha y metí a mi burrita la cual iba a gozar un mundo de placer, la lleve debajo de una mata de mamon muy sombría para los dos allí la amarre al tronco en una raíz corte paja para que comiera y disfruta mascando más con mi guevo adentro y dándole duro.

Bueno me quite todo el bóxer ya está todo chorreado de baba me exprimí el guevo y la baba me la unte en todo el guevo ya listo me fui detrás de ella y empecé a acariciarla por las ancas y luego a meterle dedo la verdad les digo ella me hace gozar que jode ya que tiene la chuchita apretadita y calientica y queda sobre saliente en el tronco de mi guevo que gusto esgarre bastante saliva y le puse en la chuchita y termine por ponerme yo,….

Le coloque mi cabeza en la entrada y poco a poco se la fui metiendo hasta cuando ya la tenía hasta mita se encorvo la burra y se lo saque ella se meo al terminal allí en el abre y cierra de su chuchita se lo metí de nuevo que sabroso es sentir esa apretadera que da así hasta llegarle a la mitad allí se volvió a encorvar fue cuando de un solo empujón se lo metí todo solo vi cuando empezó a mascar y volteo para atrás yo me quede inmóvil al sentir los apretones en mi tronco y empecé a darle guevo a meterlo y sacarlo con fuerza ella se hacía para los lado y yo allí pegado en cada envestida que le daba como ya había culiado yo sabía que la iba a culiar por un buen rato se lo sacaba le lo pasaba entre los labio vaginales al cual ella abría y cerraba votando líquidos emblanquecidos los cuales aproveche y restregué en mi guevo y se la metí de nuevo allí fue lo más duro que le di pegado a ella encorve mi cuerpo y arreguinde bien duro a sus ancas hasta que le dije ya siento que voy acabar mami así que me acomode los mas que pude y ella encorvada con las patas abierta yo la agarre duro por las ancas y empecé a llenarle la chucha de leche de la buena termine y allí me eche en su lomo ella solo apretaba su chuchita como una loca y miraba hacia atrás ya al sentir que mi guevo estaba calmado se lo saque ella allí encorvada de patas abiertas empezó a abrir y a cerrar votando líquido y leche luego mea con ambas cosa fue algo rico en verdad es algo que siempre gozo yo con mi burrita y su madre las yeguas y las terneras.
Yo orine me vestí y fui y corte leña amarre se la coloque a la burra y me fui a casa ese otro día me fui al circo otra vez en mi yegua un chamo del circo me pregunta mira chamo tú tienes finca si le dije bueno mira el jefe está pagando para que le bañen las cebras ya que esta noche ellas entran en el acto principal me imagino que tu bañas a tus animales claro que si le respondí pasa hablar con el pase eran las 9:45 am, el tipo me dijo bueno hijo te pago 200 bolos por cada una ok pero como hago bueno las montamos en el cubículos y las llevamos solo tú nos guías y como a las 5 de tarde las pasamos a buscar ok le dije a bueno y te voy a regalar 15 entradas para ti y algunos de tus amigos ok le dije.

Salí con él y busco a 2 de sus trabajadores para que se encargaran de embarcar las cebras yo Salí afuera a esperarlos para guiarlos hasta mi casa yo iba que no me lo podía creer ya mi guevo brincaba de alegría chucha de cebra que plato exquisito exclusivo de áfrica para mí que bueno salieron y comencé a correr la yegua hasta llegar a la casa las cebras eran dócil y muy mansas me dieron jabón esponjas y champú equino para las dos.

Mi mama me dice y eso hijo no nada mama me van a pagar por bañarlas 400 bolívares que te parece muy bien hijo y a donde las vas a bañar hijo bueno al rio dije a ok hijo come primero si tengo hambre en verdad mama, comí repose un rato ya a las 11 las tome a ambas con el bolso de sus implemento de limpieza para irme pero me dije me voy a montar en la madre para ver si no me tumba me monte pero a la verdad era mansa, me fui con ambas al llegar al rio me quite la ropa y me acerque a la madre la sobe y se quedó quieta al llegarle a su chucha levanto su rabo señal que se la culiaban en el circo la hija era como de 3 meses más o menos agarre me desnude me fui a la hija al ponerle la mano atrás brinco y tiro patadas a si le dije conque tu todavía no te han rota ese virgo yo si mami agarre la ate a un árbol que está a la orilla del rio saque una cuerda de amarrarle las patas a las vacas para ordeñarlas y le amarre las patas cuando le puse la mano atrás apretó el rabo ha difícil pero serás mía se lo aparte y le metí dedos ya mi guevo votaba baba solito de las ganas que tenia de culiar les aclaro que en la noche ni en la madrugada culie no me dieron ganas como que mi guevo sabía que iba a estar metido en esas chuchas de cebra bueno me eche saliva y empecé a dedarla con un frenesís hasta que ella se encorvo y se meo ok ya estas me puse saliva y le coloque la cabeza en esa chuchita palpitante abriente la cual me masajeo muy sabroso la cabeza

Luego se la fui metiendo poco a poco que ricura que gozo que apretadita estaba la hija de puta al tenerla a la mita se lo empuje de un solo coñaso ella se encorvo mas algo le chasqueo por dentro y me dolió mi guevo pero me dije ya te jodiste amor te desvirgue allí empecé a meterlo y a sacarlo como loco pero ella casi se iba de lado así que se lo saque y le quite la soga de las patas ella solo abría y cerraba su chuchita votando líquido y baba con algo de sangre me sentí un macho vernáculo me puse saliva otra vez y se lo volví a meter ella solo se encorvo y apretaba mi guevo que calorcito rico que apretadas me estaba dando cosa más grande sentía yo que mi rayas negras con blancos de otro país me iba a deslechar tanto placer y gozo me llevo a un frenesís de loco que no entendía como bueno hasta que sentí que ya le iba acabar hasta que le vacié toda mi leche dentro de su chucha y quede allí pegado hasta que se me enfrió mi guevo la solté y agarre y me tire al rio me di un buen baño y fui y la busque ella todavía con su rabo alzado y el mico chorreante la metí al rio y le di un baño la chucha la tenía como hinchada algo que no le pare como decimos acá bolas.

La saque ya limpia y la puse a comer mire mi teléfono y vi que ya eran las 2:30 así de que me fui y busque la mama y la metí al rio a bañarla cuando la estoy enjabonando le puse la esponja por la cola a lo que ella sintió eso alzo su cola y empezó abrir y cerras esa chucha lo cual me causo otra erección pero como esta ya llevaba guevo si le iba a dar duro para terminar antes de que se me hiciera tarde la eche más a la orilla lave su chucha con la esponja y bastante jabón la enjagüe y le puse saliva mi guevo daba brincos puse saliva y se lo metí de un solo empujón hasta las bolas ella se encorvo y empecé mi faena del meter y saca a todo mi ritmo duro y más duro y más mis guevo chasqueaban en esa chucha hasta que se lo saque ella meo con babas y se lo volví a meter y fue darle y darle paloma hasta que sentí que iba acabar hasta que le eche mis chorros de leche adentro que cosa más rica se lo saque ella se encorvo de nuevo y dijo a votar mi leche con mea con leche, la bañe la saque me vestí ya eran las 3:25 y me fui a la casa más contento que mono comiendo cambur llegue a casa las puse debajo de un árbol le mire la chuchita a la cebrita y la tenía entre abierta y un poco hinchada, me fui colgué el chinchorro comí y luego a descansar mis piernas de la faena del día hasta que se hizo las 5 y llegaron por ella vino el chamo que me dijo que estaban buscando uno para bañarlas mi mama le ofreció café el chamo fue a mirarlas que estuvieran bien limpias cuando me llamo y me dijo verga pana tu si eres un hijo de puta me comiste la chuchita que tantas ganas le tenía que dices le dije si hazte el pendejo yo también cojo las poni del circo las burras y la cebra vieja pero me cogiste a la virgencita cabron a bueno a ti quien coño te manda no culiarla cuando debías bueno el otro señor me llamo pasa algo malo hijo nada solo me pregunto qué en donde las bañe le dije que en el rio bueno me pagaron y me dieron los tiques y bueno fuimos los de casa y repartí en el pueblo tiques y la función de mis cebras por un día ya que en los 2 días siguiente se fueron.

Espero le encante este relato que yo viví ha a propósito hay quienes no creen en lo que nos pasan en nuestra vida de zoofilia por favor atenerse hacer comentarios entonces ok. Hasta la próxima cuando narre más de mi vida zoofilicos.

MI PERRO ME QUITO LA VIRGINIDAD DE MIS DOS HOYOS

El relato que les cuento sucedio hace 10 años y a marcado mi vida por el gusto por ser montada por un perro, actualmente estoy casada y tengo hijos, mi esposo no sabe de mis gustos zoofilicos, sigo teniendo sexo con mi perro, soy su perra en celo, en realidad desde que lo probe no he dejado de hacerlo, nada se compara a ser penetrada por un perro, es el goce maximo que ningun hombre te podria dar

Mi relato comienza cuando fue el dia de mi cumpleaños numero 14, ese dia mis papas me regalaron un cachorrito de pastor aleman por ser mi cumpleaños, era apenas una bolita peluda de carne y me encariñe mucho con el

Cuando llegaba de la secundaria lo bañaba todos los dias, a esa edad empece a notar cambios importantes en mi cuerpo, me empezaron a crecer las tetas y las caderas y como toda jovencita de mi edad comenzaron los calores en mi rajita a esa edad me empece a masturbar, soy hija unica y mis padres profesionistas siempre ocupados en su trabajo o en sus asuntos, por lo que normalmente estaba siempre sola en casa ya que tenia pocas amigas y preferia quedarme en casa, cuando salia de estudiar, me la pasaba viendo la television, ya que a pesar de ser tan cachondita y de masturbarme muy seguido era muy timida con los chicos y nunca habia tenido novio, ansiaba perder la virginidad con algun chico pero, por mi timidez rechazaba a cuanto chico se me acercara

Ya cuando iba a cumplir los 16 años mi perro ya era un gran perro muy fuerte y grande, pero para mi seguia siendo mi cachorrito y lo mimaba igual, en una de esas que lo estaba bañando al enjabonarle por donde tiene su pene, este se salio de su capucha, asomo su verga roja un poco delgada, y me asombre, nunca le habia visto su verga, segui enjabonandolo en esa parte y su verga comenzo a salirse mas de su funda, lo empece a masturbar suavemente y lo que era una verga delgada empezo a crecer y a ponerse bien gorda

Lo veia y no podia creer que tuviera una verga tan grande, pues yo no conocia ninguna verga de hombre pero la de mi perro se me hizo que estaba enorme, deje de hacerlo por temor de llegaran mis padres y vieran al perro con su enorme verga de fuera, pero desde ese dia esa imagen quedo grabada en mi mente que hasta me masturbe pensando en lo rico que seria que mi perrito me rompiera el himen, ya no me pude quitar esa idea de la cabeza, y cada que lo bañaba procuraba acariciarle su verga y sacarla de su funda

Realmente no crei poder atreverme a entregarme al perro, solamente fantaseaba con eso, pero un dia al estarlo bañando y con su verga de fuera, me atrevi a darle unas chupaditas a esa verga que era la causa de mis masturbadas, le empece a lamer todo lo largo de su verga y luego me la meti en la boca dandole una mamada y el perro nadamas jadeaba y se lamia tambien la verga mientra yo se la lamia tambien, me dejo la boca embarrada con sus babas de pronto empezo a escupir su esperma en varias descargas que yo gustosa recibia en mi boca, el perro estaba echado y yo de rodillas, se levanto y me quizo montar pero yo me asuste un poco y me lo quite de encima, aunque yo traia ropa y no habia peligro de que me penetrara

Batalle para quitarmelo de encima pues yo soy de talla pequeña y soy delgada y el perro me superaba en fuerza, con sus patas delanteras se afianzo de mi cintura haciendo movimientos como cuando cojen a una perra, descargo otro chorro de esperma en mi ropa, como pude me lo quite y me meti a mi recamara muy exitada, donde me masturbe por lo caliente que quede al hacer eso con mi perro, en los proximos dias, no dejaba de pensar en eso, ya me urgia probar una verga en mi virginal raja, y decidi que mi perro era muy buena opcion, un dia que se suspendieron las clases en mi escuela, me quede en casa, tenia todo el dia libre para hacer lo que quisiera ya que mis padres regresaban ya casi al obscurecer, y decidi que ese era el dia, meti al perro en mi habitacion y me recoste en la cama con las piernas abiertas, estaba completamente desnuda, empece a acariciarme la raja que empezo a ponerse muy humeda, el perro al oler mi aroma de hembra en celo, arrimo su hocico a mi caliente raja y comenzo a lamerla

En cada lamida que me daba yo me estremesia sentia tan rico, a cada lamida sentia como si una corriente electrica recorriera mi cuerpo, levante las piernas abiertas y ahora sus lamidas abarcaban desde mi ano y toda la raja, yo gemia de gusto y pronto alcance un orgasmo brutal, me acoste en el suelo y empece a mamarle la verga que pronto estaba bien grande, que hasta me dio miedo continuar, pero me puse en cuatro patas y se monto arriba de mi, con la punta de su verga me daba piquetes en el ano porque no me alcanzaba, entonces puse unas almohadas en mis rodillas y con eso mi raja quedo a la altura de su verga, hizo algunos intentos fallidos pero en una de esas, que me entra su dura verga en mi rajita virgen, rompiendo el himen y penetrandome con brutalidad, me dolia, me estaba lastimando, con sus patas delanteras me tenia bien agarrada lastimandome con sus uñas en mi barriga y en los costados, yo trataba de qutarmelo pero era muy fuerte y me tuve que doblegar a el, tuve que aguantar sus brutales embestidas fue cuando senti que me entro su bola, sentia toda mi rajita estirada al maximo, que rico sentia al estar abotonada con su bola, se quedo quieto un momento sin moverse, estaba literalmente pegada con el perro, como se quedan pegados con las perras

Paso una pata por encima de mi cuerpo y quedamos pegados culo con culo, yo no queria que se saliera por lo que cerre las piernas lo mas que pude y aprete mi raja, sentia como por mis piernas resbalaba su esperma que salia por la comisura de mi raja y tuve un orgasmo muy rico, en eso comenzo a jalar y a caminar con su verga pegada con mi raja que hasta me arrastro unos metros,

Tuve que aflojar las piernas para que se saliera y dejara de arrastrarme, de un tiron saco su verga y de mi raja broto un rio de su esperma revuelto con un poco de sangre por la desvirgada, se echo al suelo y comenzo a lamerse la verga, que al verla me sorprendi de lo grande y gruesa que era, nunca se la habia visto asi de grande, y pense hmmm todo eso se comio mi rajita, yo todavia seguia caliente, y me segui masturbando, en un rato el perro se recupero y yo me volvi a poner en poscion de perrita, olvide ponerme los cojines en mis rodillas para quedar a la altura del perro, me monto nuevamente y trataba de penetrarme pero su verga le daba piquetes a mi culo, yo sentia eso muy rico, por lo que lo deje que siguiera , pensando que mi culito era muy apretado para que pudiera penetrarlo, con mi mano le acomode la verga en la entrada de mi culo y en una embestida, que me ensarta por el culo, sin mucha dificultad como yo creia

Llore de dolor, fue brutal como me rompio el culo con semejante vergota, pero me aguante y trate de disfrutarlo, me cojio por el culo hasta que derramo su esperma en el interior, cuando se salio, quede rendida, ese dia mi perro me habia quitado la virginidad de mi raja y de mi culo, yo estaba feliz pero muy adolorida, tenia arañada toda la espalda y los costados, tarde varios dias en poderme reponer, ya que me dolia el ano y me sangraba, pero ya que paso, no dude en hacerlo nuevamente y fui su perra

Al año de eso lo atropellaron y murio, senti tanto su muerte… Con el tiempo me hice de otro perro y tambien fui su perra pero las cojidas que me dio mi primer perro no las supero este, con el tiempo me case y me olvide un tiempo de mis inclinaciones zoofilicas, tengo seis años de casada y dos hijos y hace 2 años que tenemos una mascota en casa es un perro labrador que desde que lo compramos cuando era cachorro, desperto nuevamente mis instintos y ya que crecio, tengo poco mas de 6 meses que comence a tener relaciones con el y lo disfruto mucho, he tenido mucho cuidado de no despertar sospechas en mi marido, ya que el perro a intentado montarme u olfatear mi raja cuando esta mi esposo presente

A el le causa gracia, pero si supiera lo que he echo con mis mascotas, seguro que no lo entenderia y la verdad no pienso dejar de hacerlo, creo que todas las mujeres que han tenido sexo con sus perros me daran la razon, que una vez que lo pruebas y te gusta, es imposible dejar de hacerlo a lo mejor lo dejas por algun tiempo pero cuando se presenta la ocacion afloran los instintos

Mi marido me dejo por una niñata y Yo descubrí a mi perro Tomy

Hola a todos esta historia es verdadera, me llamo Mari tengo cuarenta y cinco años, estoy un poco llenita supongo que es por la edad, pero no por eso estoy muerta, muy al contrario cuanto más tiempo pasa más caliente voy.

Mi marido me dejo por una niñata de veinte y pocos, se ve que lo yo le daba no satisfacia su Ego, y se busco a alguien que le dijera todo el día que era el mejor, yo le había dado todo lo que el quería pero se ve que no fué suficiente.

Y yo en mi noches solitarias encontre a Tomy y aunque suene a raro ME GUSTA.

Todo empezo cuando ya llevaba unos diez meses sola, llegue a casa despues de asistir a una despedida de soltera de una compañera de trabajo, despues de una cena muy copiosa y apetecible, nos fuimos a un local especialista en despedidas y el Boy que nos atendio, nos puso a todas cachondas perdidas, la mayoria cuando llegaran a sus casas tendrian a sus parejas y estas las complacerian profundamente, pero a mi quien me iba a consolar cuando cerrara la puerta tras de mi al llegar a casa.

Me fuí al vestidor y deje toda la ropa que había llevado menos las bragas, ya me las quitaria la irme a dormir, ahora no tenia nada de sueño, por eso me fuí al salón y puse una peli porno, para animarme en solitario cosa que hago bastante a menudo y la verdad me gusta tocarme e imaginarme situaciones morbosas.

Me tumbe en el sofá con las piernas abiertas pero relajadas, no queria tener prisa ya que estaba flotando y me encontraba en la gloria a causa de las copas que había tomado, le di al “play” y empezo el espectaculo, la peli era de una madura como yo con el coño bastante peludo, que era penetrada por un hombre de color, que tenía la polla como una caballo y se la metia por todos lo lados, parece mentira que a nosotras convenientemente lubricadas nos entra todo por grandes que sean.

La tia no hacía mas que gemir y soltar flujo por todos lados, y no era para menos con aquella verga enorme dentro del coño y unas manos grandes que le sobaban los pechos y le pellizcaban los pezones erectos por la calentura, mientras observaba la escena mi mano busco mi coño, abierto, hambriento e invidioso de no poder ser el de aquella tia guarra.

Empece lentamente a tocarme el clitoris con dos dedos y mis pelos vaginales empezarón a mojarse de un flujo blancuzco y espeso, JODER que pringosa me estaba poniendo, empece el recorrido por mi entrepierna mojada, llegando a mi opulento trasero, empece a darle vueltas a mi ano con mi dedo indice y cuando note que se me dilataba me penetre con el dandome un gusto maravilloso.

Se ve que el olor a hembra que invadía la sala, desperto a Tomy que estaba durmiendo en su manta de la cocina, aparecio en la puerta, me miró con sorpresa y deseo a la vez, se acerco a mi moviendo la cola, al llegar a mi lado coloco su cabeza sobre mis piernas oliendome mi flujo que impregnaba mis pelos pubicos. De pronto empezo a lamer con su rugosa lengua y yo me puse más cachonda si cabe al notar su aliento cerca de mi raja humeda y abierta.

Le deje hacer y con mi mano izquierda que colgaba del sofá, le busque su pija, aun la tenía dentro de su funda pero por primera vez me gusto tocarsela sin escrupulos, el gimio aprobando la invasión manual de sus genitales.

Yo cada vez le tocaba más fuerte y la sacó goteante y roja de su interior, tenía un buen pedazo de polla y me gusto versela y tocarsela, me deje ir y me puse de lado, una para que me comiera mejor el coño, y otra para tocarle con las dos manos tanto su pija como sus huevos, abrí las piernas para darle entrada a mi entrepierna peluda, el empezo a chupar y lamer sin parar y a mi me vino otro corrida profusa, el al notar mi flujo espeso en su boca, su polla empezo a escupir leche a chorro llenando el suelo de liquido caliente.

Aproveche su corrida para levantarme y me fui al baño a cojer una toalla grande, la estendí en el suelo y me tumbe en ella e hice que Tomy hiciera un 69 conmigo, su pija goteante quedo a escasos centimetros de mi cara, abrí la boca y la busque empezando a chuaparsela sin importarme como olia y soltaba, solo se que me volvia loca notar aquel pedazo de polla dura y la verdad me gustaba que me follara la boca.

El no paraba de buscar mi culo y yo levantaba mis piernas para facilitarle su deseo, su lengua lamia y lamia mi culo oloroso y su polla no dejaba de follarme mi boca.

Llego un momento que se puso muy nervioso y recogiendo los riñones empezo el movimiento de monta, yo como sabía lo que se avecinaba y me apetecia, me levante y fui a buscar unos calcetines gordos para enfundarle las patas, por según me habian dicho cuando te montan te pueden arañar con sus uñas, ya que se ponen como locos.

Una vez terminada la operación preventiva, coloque una almohada debajo de mis rodillas para alzar aun mas mi culo a su disposición y que el eligiera el agujero por donde penetrarme con aquella polla mojada.

Yo coloque la cabeza sobre la toalla y espere acontecimientos, de pronto note un pedazo de polla que me entro al primer embite y mi coño la acogio toda, me GUSTABA MUCHO, empece a acompasarme a sus movimientos y me senti follada como nunca antes y desde luego era más gorda que cualquiera que antes hubiera tenido dentro de mi chocho, follamos y follamos sin parar, mis pelos vaginales estaban empapados de su leche y de mis corridas, tanto que me entrarón ganas de mear y pense que cuando ibamos al parque el siempre olia donde había meado una perra, por tanto no me corte y solte una meada enorme, el al notarlo y olerlo se volivo loco y apreto y apreto, hasta que de pronto me envolo.

El dolor me embargo pero a su vez el gusto fué tal que eyacule totalmente, el paso la pata por encima de su pija quedando pegados culo con culo, mientras no dejaba de soltar leche, nos quedamos así unos quince minutos, yo me notaba llena y satisfecha por la relación intima que habiamos tenido.

Cuando nos soltamos, me senti complacida pero mi coño me escocia y me quemaba, por tanto mientras el se quedo en el salón, yo me fuí al baño y llenando el bidet de agua templada me sente y me enjabone con un jabón desinfectante, el picor fué bajando y al menguar la incomodidad, la satisfacción me invadio.

Y eso fué todo, fué la primera vez y aún la recuerdo con satisfacción…

Mi novia me inicio en la zoofilia y no lo podia creer!!!

hola que tal mi nombre es javier y les voy a compartir mi experiencia con la zoofilia

soy nuevo en el foro y esque apenas lo encontre vi que no era el unico con este fetiche en mi pais asi que me registre y decidi compartir con ustesdes mi experiencia pero no sabia si ponerlo en categoria de hombre o mujeres ya que yo no soy el que tengo sexo si no mi novia pero ya que estamos separados desde hace un tiempo pues me tocara que se los cuante yo

En primer lugar quiero decirles que no soy muy bueno escribiendo relatos asi que se los voy a contar lo mejor que pueda ok.

asi que voy a contarles desde que yo creo fue el principio de todo

bueno yo conoci a mi novia en una veterinaria ya que yo salgo deves en cuando a correr y algunos amigos llevaban a sus perros con ellos y observaba que las chicas se les acercaban gracias a sus mascotas y bueno decidi ir a aver si me agradaba uno y comprarlo.
cuando entre casi no habia gente solo unas señoras y mi novia bueno (ex novia jajaj pero se me facilita mejor asi escribirlo) y al mirarla se veia muy feliz acariciando los perros y cargandolos asi que me acerque a saludarla
llege le dije hola ella me contesto igual asi que empezamos a conversar total que no compre ningun perro pero ella si
escogio un boxer aun cachorro y como pensaran pues le propuse que nos vieramos otra vez le pedi el numero de celular ect.

pasaron una semana y otra y pues nos hicimos novios lo que fue perfecto para mi ya que no tube la necesidad de comprar un perro xq pues haora salia a correr con ella y boky (asi es como le puso al cachorro)

bueno haora si biene lo bueno despues de tanto choro:

un sabado x la noche fuimos a un antro con algunos amigos tomamos y ya saben tipiquico noche de antro
total salimos 2 o tres de la madrugada un poco tomados yo no mucho ya que tenia que conducir deje a algunos amigos y por ultimo mi novia aunque al llegar a su casa ella me dijo que me quedara esa noche con ella yo me entusiame ya que pense que esa noche lo ibamos a hacer

pero cuado nos metimos ala cama boky lo hiso tambien yo quise sacarlo de la cama y le grite al hacer esto mi novia se molesto y me dijo hoy no va a ver nada asi que ya duermete y boky se que da con nosotros!!!

lejos de sentirme mal me parecio extraño su comportamiento pero aun mas extraño fue que debajo del cobertor ella le acariciaba sus partes a boky en ese momento le hable pero ella no me contesto y supuse que estaba dormida

( jejej que tonto no? ) bueno al amanecer yo me desperte tarde mi novia ya no estaba al igual que boky sali de la recamara para ir al baño entonces escuche lo gemidos de mi novia muy fuertes diciento ^mas mas cometelo todo!!!(como no me desperte antes con esos gemidos pense) me dirigi hacia la sala de donde provenian sus gritos al llegar
la encontre tumbada totalmente desnuda en el sillon con sus hermosas piernas habiertas dejando que boky se deleitara con su panocha toda mojada ella volteo a verme y me sonrio pero no fue una sonrisa comun y corriente no!!
era una sonrisa de placer yo no sabia que hacer ella seguia gritando y gimiendo lo unico que se me ocurrio fue decirle -pero que haces!!! alo que ella
me contesto : le estoy dando su desayuno a boky

me sorprendi al escuchar lo que me decia con tal naturalidad como si lo hubiera echo desde hace muchos años.

seguido de eso ella me dijo: acercate bebe boky esta desayunando pero yo tambien tengo hambre (yo no podia negar que me exito verla tumbada toda mojadita acariciando sus tetas retorciendo esos pezones bien erectos y pidiendo que sacara mi verga para desayunar) asi que apesar de lo desconcertado que estaba me acerque
ella bajo el cierre de mi pantalon y empezo a subsionar y digo subcionar porque lo hacia con tal fuerza y desesperacion que woooauu!! uno de los mejores orales que me han dado
no cabia duda que estaba cachondisima y que tenia hambre, por su parte boky no paraba de lamber era como si en verdad fuera su desayuno lo que hacia que mi novia a ratos dejara mi verga para dar gritos de placer que se escuchaban en toda la casa

pasando un rato boky dejo de lamber entonces ella saco un botecito de miel (no me pregunten que de donde lo saco xq yo tampoco se jej) y se lo empezo a echar
en toda su pañocha y cuerpo haciendo una gia hasta llegar a sus tetas y claro tambien a mi verga le toco su baño de miel,

asi que boky regreso a la accion lambiendo cada una de las partes del cuerpo sin dejar ningun rastro de miel por su parte mi novia hacia lo mismo recorria toda mi verga chupando todas sus extremidades pasando de los huevos hacia la punta de mi pene la verdad ya no podia mas asi que le tube que decirle que se lo tenia que dar ella me dijo que se los
echara ensima de su concha asi que asi lo hise entonces agarro a boky y lo subio al sillon ella se recosto y empezo a limpiarle toda la leche que le deje
ella con su mano le acxariciaba su pequeño miembro hasta que salio por completo de su peluda funda y empezo a chuparsela ella solo decia mmm esta riquisima no quieres probar
la verdad esque no se me antojaba jaja pero pues si me exitaba verla haciendole un oral al cachorro cuando por fin se le despego a boky le dije-¨¨Que haora que sigue vas a dejar que te monte? pero ella me contesto – no! ya que el todavia no esta listo para montar a su hembra aun es un cachorro por eso esto solo fue un entrenamiento asi que si tu quieres
y decides seguir con migo podemos entrenarlo juntos la verdad lo pense un tiempo xq todavia no podia asimilar lo que habia susedido pero al final termine diciendo que si pero le adverti que
yo no sabia nada de perros asi que ella me dijo que no me preucupara ya que ella habia tenido experiencia con otros machos y ella misma los habia entrenado y que no por nada habia comprado
a boky y a ese tipo de raza.

y desde ese dia he aprendido todo lo que se haora y lo que me a llevado a tener estupendas y deliciosas experiencias si quieren y si les gusto lo que les escribi y decean saber lo que paso despues de mi primera eperiencia zoofilica digamenlo en este superforo tambien me interesaria conocer gente de mi pais o de otros lados pero eso si que sean respetuosas y serias en el sentido de que no busquen malos roolos .

espero su comentario aunque se para decirme que no soy bueno escribiendo jja un abrazo y gracias por leer mi relato

linda criolla perra culiona ccs

Les cuento lo que paso hace 2 semanas atras .

En casa solo y desidi divagar por el parque sali a trotar . Cuando iva de camino a casa ya era tarde como las 8 de la noche . Y mire que por la cuadra del apto habia una linda perra ccriolla . Y estaba rodiada por 5 perros que la querian montar . Me puse a verla y balla que linda vulva grande he inchada tenia . Entre al appto y normal me duche y me acoste . Como a las 2 de la manana mire que nadie estaba despierto y mis ganas y el morbo por esa perra ya me invadian demasiado .

Mi pene lubricando full y mi cerebro ya a rebentar . Sali cuidadosamente a la platabando y mi sorpresa la perra estaba aun por la cuadra . Baje los pisos y sali . Mire pa todos lados y todo el mundo encerrado durmiendo . Sali a la calle y la llame . Al principio no se acerco pero al 4 llamado ella vino . Moviendo la cola . Yo sin pensarlo tres veces la meti hacia adentro y cerre la puerta . La tome del cuello y la gui hacia arriba a la platabanda . Alli sin mas perder tiempo le acarisie el loco y comense a bajar hasta su colo y su vulva balla que caliente es . Segui asi y ella se quedaba quietesita diosss ese vulva caliente y muyyy hinchada comense a tocarla y a masajearla a lo que la perra comenso a ajitarse y jadiar asia atras hasta que le metio un dedo diosss que rico lo caliente humedo y lubricado que esta mi pene se hincho mas y comense a botar mas lubricante . Asi que comense a dediar a la perra ella hacia como cuando estan tirando con un perro igualito. Bueno no aguante mas .me tome la verga con la mano derecha mientras con la izquierda le eche saliva a su vulva .

Y restresgue todo mi lubricante por la cabeza de mi guevo. Y le eche un poco de saliba . Ke abri un poco los labios de su vulva y le encabe la cabeza de mi pene . Diosss que caliente . Le hice mas presion y plo comenso a entrar la perra frenetica comenso a culiar como si fuera un perro y se lo fue metiendo todo centimetro a centimetro . Dios si culea rapido yo me quede quiero y la perra sacaba la lengua agitada la tome de su cintura y comense a bombearle duro el sonido de mis testiculos golpiando su vulva y sus pequenos chilliditos pllas plas plas plas estube bombeando como 26 minutos hasta que la perra comenso a tener su orgasmo aprentando mi pene y succionandolo aciadentro diossss que ricooo todos sus jugos empapaton mis testiculos y lo entrepierna . Fua cuando la tome mas duro y bombe mas rapido y con mas fuerza . Plas plas plas plas plas no alcanse a llegar a los 6 minutos . Plupp plopp plopp ploppp toda mi leche caliente en su intrerior derramandose por el borde de su vulva caque mi pene y comenso a escurrir toda mi leche diosss que ricoo. Fue .

Apenas lo saque ella mobiendo su colo euforica comenso a lamerse su vulva y a lamer mi pene y a comerse mi leche con sus jugos que calleron al piso hasta dejarme el guevo limpio y el piso tambien . Estubo lamiendose como 10 minutos su vulva y sacandose mi leche . Hasta que la baje otra vez asia la calle y ella no se queria ir asi que la balle. A la fuerza la saque. Cerre la puerta . Subi a mi piso me eche un duchaso y me fui a dormir . Eso paso con esa rica criolla .

Mi hermana y el burro atado al arbol

Yo flipé con aquella situación, mi hermana y el burro quedaban de lado con respecto a donde yo me encontraba sentado, así es que tenía una magnífica perspectiva del perfil del animal, y mi hermana arrodillada bajo su vientre, agarrándole la pinga con las dos manos, mientras intentaba hacerle una mamada

Era la mañana de mi decimosexto cumpleaños. Me despertó la brisa del amanecer, ya que en la casa de mis abuelos hacía mucho calor en verano, y no quedaba más remedio que dormir con las ventanas abiertas. Aun permanecían en mi mente imágenes del sueño que había estado teniendo. Un sueño erótico, que había provocado una enorme erección. Había soñado con mi hermana otra vez…era el tercero en lo que llevábamos de mes, pero no lo había comentado con nadie, y mucho menos con mi hermana, la cual había sido protagonista de mis numerosas pajas nocturnas.

Seguí tendido sobre la cama durante unos minutos, sintiéndome demasiado perezoso como para levantarme y cerrar la ventana. Podía ver el bulto de mi pene erecto bajo la fina tela de mis calzoncillos de Batman, y algunos pelillos negros (como la pelusilla de la piel de un melocotón) salían del elástico del calzoncillo hasta llegar a mi ombligo. Pasé las yemas de mis dedos por mi torso, notando como mis pezones se erizaban por el mero roce. Seguí la línea central de mi abdomen hacia abajo, hasta llegar al elástico del calzoncillo, donde paré momentáneamente arqueando mi cintura hacia arriba, hasta notar el contacto de mi bulto contra la palma de mi mano. Ejerciendo presión sobre la dureza de mi falo, noté una ola de placer recorrer todo mi cuerpo… y cerré los ojos para saborear el momento.

Oí ruidos en el piso de abajo. Provenían de la cocina. Eran mis abuelos, seguramente ya estarían desayunando para después prepararse para ir al campo, como cada mañana, cuando uno de los vecinos viniese a recogerlos en su coche. Miré el despertador de la mesilla de noche, eran la 07.30 AM. Decidí vestirme, y bajar a acompañarles mientras desayunaban. Mi hermana y yo ya éramos más mayores, y pasábamos mucho tiempo fuera con nuestros amigos del pueblo, y cuando salíamos de fiesta, volvíamos bastante tarde. Así es que, pasaban días sin ver a nuestros abuelos, aunque a ellos parecía no importarles mucho, mi abuela nos decía muchas veces que era normal querer disfrutar de las vacaciones todo lo que pudiéramos, que era cosa de la juventud. A mi me gustaba pasar tiempo con mis abuelos, y que me contaran cosas de cuando ellos eran jóvenes, me parecía muy interesante.

Mi hermana por otro lado, estaba mucho más atenta a los chicos del barrio, y los que no eran del barrio. Ya era mayor de edad, y (no es por ser mi hermana) se había puesto como un bombón. Tenía un cuerpazo, y ella lo sabía, así es que no dudaba ni un segundo en utilizar sus encantos, para su propio beneficio, cuando surgía la ocasión. Y yo encantado, porque con el paso de los años, aún seguíamos muy unidos. Mi hermana siempre me llevaba con ella, haciéndome testigo de cada una de sus experiencias (seguro que a más de uno de los pavos del barrio le molestaba que yo estuviera siempre pegado a ella como una sombra), pero mi hermana lo dejaba bastante claro: “o viene mi hermano conmigo, o nada!”… la de veces que la había oído usar aquella frase, y los tíos bajar la cabeza con cara de resignación, ya que sabían que si querían mojar el churro, yo tendría que estar presente jejeje!. Con el paso del tiempo, había llegado a la conclusión de que mi hermana era una exhibicionista nata, y que le encantaba que la vieran desnuda, incluso ser follada a plena luz del día, mientras su hermanito del alma, o cualquiera que pasase por los alrededores, la miraba y disfrutaba del espectáculo…lo cual me había convertido en un voyeur de primera (la de veces que me había masturbado viendo como cualquier maromo del pueblo sobaba, besaba, y follaba a mi hermana en algún descampado. E incluso había llegado a verla a ella mirándome fijamente mientras yo me corría, y al reaccionar sorprendido, ella me dedicaba una amplia sonrisa por encima del hombro de su amante, mientras éste, sin poner atención a lo que yo estaba haciendo, seguía penetrando el chochito encharcado de mi hermana hasta aplastar sus pelotas contra la entrada de aquella acogedora cueva).

Al llegar a la cocina, mis abuelos me saludaron dándome los buenos días. “Felicidades mi niño”, me dijo mi abuela mientras me agarraba de los hombros y me daba un cariñoso beso en la mejilla. “Felicidades por qué?”, respondí yo como el que no sabe de que va la cosa. “Como que por qué?”, dijo mi abuelo poniendo un puño sobre la mesa mientras sonreía, “Pues que ya eres casi un hombre huevón!. Míralo…si ya tiene pelillos en los huevos jajaja”, le dijo a mi abuela señalando con el dedo a los pelillos que salían del elástico de mis calzoncillos y subían hasta mi ombligo, mientras se reía a carcajadas. Yo había bajado con un pantalón corto, bajo de cadera, en chanclas y sin camiseta, dejando mi torso juvenil al descubierto, lo cual me hizo sentir consciente de mi semi-desnudez. Así es que, rojo como un tomate, salí a toda prisa de la cocina a ponerme una camiseta a mi cuarto, mientras seguía oyendo a lo lejos las risotadas de mi abuelo. Al bajar de nuevo, con una camiseta puesta, mi abuela me dijo: “tú no le hagas caso a tu abuelo, mi cielo, que ya está viejo y chochea”. Mi abuelo dejó de reírse al instante, poniendo una expresión seria en la cara. Yo me senté a la mesa, a su lado, y me serví un gran tazón de cereales con leche, mientras aún sentía el calor de mis mejillas, por aquella embarazosa situación. Mi abuela le sirvió un café a mi abuelo, y sirviéndose ella otro, se sentó a la mesa justo en frente de mí. “Que vais a hacer hoy Oscar?, vais a celebrar tu cumpleaños con vuestros amigos?”, preguntó mi abuela mientras sorbía el café de la taza que tenía en las manos. “Pues la verdad es que aún no lo sé”, dije yo mirando al tazón de cereales, “la verdad es que preferiría pasar un día tranquilo y relajado, pero Marta ya me dijo anoche que lo tenía todo organizado.

Seguramente iremos a bañarnos y pasar el día en la piscina de alguna de sus amigas”, seguí contándole a mi abuela. “Bueno…espero que, hagáis lo que hagáis, tú no te tomes ningún cubata de esos. Tu hermana puede hacer lo que quiera, que ya es mayorcita, pero tú no le hagas caso que tiene la cabeza loca”, dijo mi abuela advirtiéndome con un dedo. Yo me volví a poner rojo de la vergüenza, y tan solo me limité a agachar la cabeza. “Deja al chaval…que haga lo que quiera. Y luego me criticas a mí de que lo avergüenzo a cada rato!”, le dijo mi abuelo a mi abuela levantando un poco la voz, y girando su cabeza hacía donde yo estaba sentado, siguió diciendo: “tú haz lo que te venga en gana, que para eso es tu cumpleaños hoy…y si puedes liarte con alguna de las amigas de tu hermana, métele mano y aprovéchate!”. Al ver que yo volvía a agachar la cabeza, mi abuelo me dio un manotón en la espalda y empezó a reírse de nuevo. Mi abuela, se levantó toda indignada y salió de la cocina gruñendo: “Hay que ver…que hombre este!!”.

A los cinco minutos, oí el claxon de un coche en la calle, y a mi abuela desde la entrada de la casa mientras preparaba unas bolsas: “Espabila Antonio, que ya está aquí el vecino…que luego se cabrea si lo hacemos esperar”. Mi abuelo dejó la taza del café en la mesa, y levantándose de la silla me dijo: “Dile a tu hermana que recoja esto un poco cuando se levante”. “No te preocupes abuelo, que recogeremos antes de irnos”, dije yo mientras seguía comiendo mis cereales. Y cerrando la puerta de la entrada, oí a mi abuela decir: “Hasta la noche cielo…que lo paséis bien!”. Yo me terminé los cereales, y me puse a lavar los cacharros del fregadero, cuando mi hermana apareció bostezando por la puerta de la cocina. “Buenos días”, me dijo medio dormida. “Buenos días”, respondí yo girando la cabeza, mientras fregaba mi tazón. Mi hermana había bajado a la cocina descalza, con unos pantaloncitos diminutos de color rojo, tan ajustados que hubiera sido mas decente no llevar nada, ya que se incrustaban en la raja de su chochete, marcando una gruesa pezuña de camello entre sus piernas. Y una camiseta blanca de tirantes que revelaba, sin lugar a dudas, el hecho de que mi hermana no llevaba sujetador debajo, ya que la hinchazón de sus aureolas se marcaba bajo la fina tela de algodón como un par de galletas María Fontaneda. Yo seguí lavando mi tazón disimuladamente para evitar mirarla con descaro, aunque si mis abuelos hubieran estado allí, no se habría atrevido a bajar así a la cocina…mi abuela siempre estaba pendiente de esos detalles (no fuese a darle malas ideas a su marido, el cual se habría imaginado muchas veces, estoy seguro de ello, dándole el biberón a la niña jejeje). “Que pronto te levantas hoy”, le dije a mi hermana mientras echaba un vistazo al reloj de la cocina que marcaba las 08.00 AM en punto. “Si…aquí no hay quién duerma con el ruido que hacéis por la mañana”, dijo mi hermana bostezando mientras se sentaba a la mesa y se servía unos cereales con leche. “Quieres un café para espabilarte?”, le dije yo mientras me secaba las manos con un trapo de cocina, “la abuela lo acaba de hacer”, continué diciendo mientras la miraba más detenidamente. Me gustaba verla recién levantada, sin maquillar, despeinada, mientras se movía lenta y perezosamente como una gatita remolona. “Si, por favor”, me dijo sin apenas abrir los ojos. Yo me eché a reír: “pero mira que eres dormilona, jaja!”. Mi hermana no respondió, solo se puso a dar vueltas a los cereales con la cuchara inconscientemente. Mientras le servía el café le dije: “el abuelo me ha pedido que recojamos un poco antes de irnos”.

Ella levantó una ceja, y me miró, mientras masticaba los cereales. “Bueno, mas bien me ha pedido que te dijera que recogieras tú un poco cuando te levantaras”, seguí diciendo yo mientras le acercaba la taza. Mi hermana soltó la cuchara y empezó a bufar: “ya estamos otra vez, y a ti por qué no te dice nada?. Seguro porque tú eres un machito, y limpiar la casa es cosa de mujeres. Mira que es machista…claro, y si quiere, me pondré de rodillas y le haré una mamada mientras ve el partido en la tele”, protestó mi hermana cruzándose de brazos. “No hables así del abuelo. Bastante tiene con aguantarnos aquí cada verano”, dije yo mirándola seriamente. “Si claro…como que no lo habrá pensado más de una vez”, continuó mi hermana con cierta terquedad. Yo sabía que mi hermana tenía razón, de hecho me había dado cuenta de los comentarios que hacía mi abuelo cuando veía a mi hermana vestida para salir de fiesta, y últimamente discutía con ella bastante, porque le habían llegado rumores de lo que hacía su nietecita por los campos del pueblo. Obviamente, mi hermana y yo lo habíamos negado todo, pero había sido suficiente como para dejar a mi abuelo con la mosca detrás de la oreja. “No seas exagerada. A mi no me dice nada porque está más que acostumbrado a verme recoger mi cuarto desde que soy pequeño, mientras el tuyo está siempre hecho un desastre. Además, si fueras un poco más discreta y no te fueras con cualquiera, no se habría enterado de lo que haces por ahí”, dije yo mirándola a la cara. Mi hermana levantó una mano para protestar, pero yo la corté rápidamente diciendo: “Que parece que siempre vas con el chichi ardiendo!”. Mi hermana abrió la boca, pero empezó a reírse a carcajadas…y yo la imité. Estuvimos riéndonos en la cocina durante un buen rato!.

Tras recoger la casa miré de nuevo al reloj de la cocina, eran casi las 10.00 AM. Habíamos terminado bastante rápido, y aún teníamos todo el día por delante para celebrar mi cumpleaños. “Entonces, cuál es el plan?”, pregunté a mi hermana mientras me cambiaba de ropa en mi cuarto. “Ya te dije ayer que es una sorpresa…pero ponte ropa cómoda, que vamos a la casa de campo de mi amiga Maite. Y me dijo que a sus padres no les importa que usemos la piscina, así es que no te olvides de ponerte el bañador y meter una toalla de playa en la mochila”, respondió mi hermana, desde su cuarto, mientras ella se cambiaba de ropa. Salimos de la casa de mis abuelos, y nos pusimos de camino a la casa de campo de la amiga de mi hermana. Mi hermana me explicó que estaba al otro lado del pueblo, pasando el viejo molino de aceite. Iríamos caminando, pero que su amiga Maite le había prometido que convencería a su padre para que nos trajera en coche a la vuelta. Estuvimos caminando como una media hora cuando llegamos a las afueras del pueblo, donde podía verse la entrada al viejo molino de aceite. No nos habíamos cruzado con mucha gente, supongo que a aquellas horas, la mayoría estaría trabajando. Pasado el molino, nos metimos por unos caminos de arena que pasaban por unas huertas y terminaban metiéndose entre los primeros campos de olivos. Yo no podía ver ninguna casa desde donde estábamos, pero mi hermana me aseguró que al tratarse de una casa de campo, estaba medio escondida

Llegamos a una gran huerta, donde habían tres grandes almendros en un extremo, y un burro gris pastando a la sombra de los arboles, atado con un cuerda a uno de ellos. Al acercarnos, a mi hermana le dieron ganas de orinar (como era de costumbre cuando salíamos a pasear por el campo), pero quería asegurarse de que no había nadie cerca, ya que le extrañó ver a un burro atado allí solo, en mitad del campo. Estuvimos mirando un rato, para ver si veíamos al dueño del burro, pero no vinos a nadie por los alrededores. Así es que quedándose más tranquila, mi hermana se bajó los pantaloncitos cortos y las braguitas que llevaba puestas, se puso en cuclillas y comenzó a orinar soltando un gran chorro de orina en la arena que quedaba entre sus pies. Al verla, a mi me dieron ganas de orinar también, así es que me puse detrás de uno de los árboles, me bajé la cremallera de los pantalones cortos que llevaba, y sacándome la chorra fuera, empecé a soltar mi gran meada, directamente contra el tronco de aquel árbol. Mientras meaba, oí a mi hermana hacer ruido y lanzar unas piedrecitas, mientras decía: “Shhh…fuera burro…aquí no…sale!”. Terminé de orinar, y me dispuse a salir de detrás de aquel árbol con curiosidad por saber que era lo que estaba armando aquel alboroto, mientras me guardaba mi aparato y me subía la cremallera. Al asomarme, me di cuenta de que el burro se había acercado a mi hermana, lo suficiente como para asustarla, pero la cuerda que lo ataba a uno de los arboles impedía que el burro siguiera acercándose.

Tan solo levantaba el hocico intentando oler lo que mi hermana estaba haciendo. Mi hermana se había movido un poco, pero seguía agachada echando un buen chorro de orina, lo cual me permitió ver su coño totalmente pelado y recién afeitado, mientras los gruesos labios de su vagina se entre abrían dejando salir aquel chorro de liquido dorado. Al verme, mi hermana me dijo: “no te quedes ahí parado como un bobo…tira de la cuerda y lleva al burro hacia el otro lado”. Yo me empecé a reír por la situación tan ridícula. Pero a mi hermana no parecía hacerle gracia: “venga tío…llévatelo para allá por favor, que no voy a poder mear a gusto!”. Yo me acerqué al burro, el cual empezó a relinchar al verme, pero seguí acercándome hasta tocarle el hocico con la mano, lo cual pareció calmarlo un poco. Entonces agarré el trozo de cuerda que tenia atado alrededor de su cuello, y empecé a dirigirlo hacia el otro lado le los arboles, mientras le acariciaba el lomo diciendo: “buen chico, buen chico”. Pero el burro se resistía, y seguía mirando a mi hermana, con el hocico hacia arriba, como oliendo el perfume de su meada. Yo empecé a reírme de nuevo, “eso es que piensa que eres una burra y desde aquí huele la humedad de tu coñito, jajaja”, le dije a mi hermana mientras seguía acariciando el lomo del burro, “no seas idiota, y llévate a ese burro de aquí”, respondió mi hermana medio cabreada mientras terminaba de mear y se subía de nuevo las bragas y el pantalón corto que llevaba puesto. “Pero mira que eres miedica”, le dije a mi hermana mientras seguía agarrando la cuerda que ataba al burro a los arboles. “Ven, acércate, y acarícialo…verás que mansito es!”, continué yo diciendo. “Si claro…para que me muerda. Mira que gracioso!”, dijo mi hermana desde cierta distancia. “Jajaja…tú si que eres burra…que no muerde…jajaja”, respondí yo mientras acariciaba al burro por debajo del hocico con las dos manos para que mi hermana viera que no hacía nada.

Mi hermana se quedó mirándome un buen rato, como dudando, mientras yo acariciaba la cabeza del burro, el cual me miraba con su grandes y amables ojos negros, mientras masticaba hierba. Mi hermana se fue acercando lentamente, mientras el burro permanecía allí parado, a la sombra de los arboles. Pero al alargar la mano para tocarle la punta del hocico, el burro movió bruscamente la cabeza y empezó a relinchar. Mi hermana casi se cae del susto, y yo empecé a reírme a carcajadas. “Venga…acércate boba, que lo tengo yo sujeto de la cuerda”, le dije a mi hermana entre risas, la cual me miraba con ojos de desconfianza. Finalmente, se acercó lo suficiente, y empezó a acariciarle el hocico al burro. El animal fue cogiendo confianza, y dejó de moverse, con lo que mi hermana se fue relajando un poco. “Ves?…que te dije?…es mansito”, decía yo a mi hermana mientras acariciaba el lomo del animal. Mi hermana sonrió. Entonces el burro bajó el hocico, y al subirlo, lo paró frente a la entrepierna de mi hermana, abriendo sus grandes fosas nasales para absorber toda la esencia. Mi hermana se retiró del burro de un brinco, pero el burro la siguió y volvió a pegar su hocico a la entrepierna de mi hermana mientras la olía como si fuera un perro. Yo empecé a reírme de nuevo, porque me hacía gracia ver como aquel burro pegaba su hocico al chochito recién meado de mi hermana. De repente vi como la pinga del burro se ponía tiesa, y el burro pegaba más su hocico al coñito de mi hermana dando pequeños empujones con la cabeza. “Mira como se le ha puesto al burro de tiesa…eso es que le gustas, jajaja”, le decía yo a mi hermana apuntando con el dedo mientras me reía. Mi hermana parecía no haberse dado cuenta del tremendo trozo de carne que tenía el burro entre las patas. Pero dando un par de brincos más se retiró lo suficiente del burro como para que este no pudiese seguir acercándose, ya que la cuerda se lo impedía. Y al ver lo tiesa que se le había puesto la verga al burro, mi hermana se echó las dos manos a la boca: “Ahhh…por dios, que cosa más grande tiene este burro tan pequeño, no?”, dijo mi hermana sorprendida, mientras observaba la tranca del animal.

El burro tenía la polla negra, larga como el brazo de un hombre, muy gruesa en la base (coronada con un par de testículos del tamaño de pelotas de tenis), pero se volvía mas estrecha con forme se acercaba a la punta, de la cual sobre salía un capullo rosado y babeante. Se movía arriba y abajo como si tuviera vida propia, y fuera independiente del resto del cuerpo del animal (me recordaba a la trompa de un elefante, pero rígida por completo, jejeje). Mi hermana no dejaba de mirarla, era como si estuviera hipnotizada por aquel trabuco negro. De repente observé como mi hermana se sonrojaba y sonreía mirando la polla del burro. “Uy…nunca pensé que algo tuviera un pene tan grande. Desde luego nunca había visto una igual!, dijo mi hermana pasándose un brazo por la cintura y observando como la verga del burro seguía moviéndose. “Mira…te está saludando, jajaja!”, dije yo entre risas. Mi hermana se acercó un poco más par verla de cerca, pero el burro relinchó un poco, lo cual hizo que mi hermana retrocediese. Yo seguía riéndome viendo aquella escena, la cual me resultaba divertidísima. Pero empecé a notar como la entrepierna del pantalón corto de mi hermana se humedecía, y empezaban a marcarse sus enormes pezones bajo la tela de la camiseta ajustada que llevaba puesta. Mi hermana, parecía inconsciente de aquello, pero colocando ambas manos entre sus piernas, se empezaba a frotar el chochito moviendo su culito hacia atrás y hacía adelante, lentamente, mientras se agachaba a mirar más de cerca la pinga del burro. Yo no podía dar crédito, mi hermana se estaba excitando, en mitad del campo, mirando la tranca de un burro, jejeje!

Aquello provocó que una idea un tanto retorcida pasara por mi cabeza, “A que no te atreves a tocársela al burro?”, le pregunté a mi hermana entre risas para que pensara que estaba bromeando, pero por dentro me moría de ganas de ver hasta donde sería capaz de llegar. Mi hermana me miró, frunciendo el entre cejo, con una expresión de extrañez en su cara, pero sonriendo al mismo tiempo, mientras sus manos seguían pegadas a su entrepierna, y ella permanecía inclinada hacia adelante mirando la polla tiesa del animal. Se quedó pensando un momento, y luego me preguntó: “y… qué me darías tú a cambio si lo hago?”. Yo estaba dispuesto a seguirle el juego, y tras pensarlo durante un par de minutos, terminé diciendo: “Si le agarras la polla al burro con la mano…te daré la mitad de mi paga de esta semana!”. Mi hermana me miró y empezó a reírse, “si claro…como si se pudiera hacer mucho con 500 pesetas, jajaja!”. Yo me sentí ofendido por aquel comentario, ya que lo único que me recordaba es que a ella le daban una paga mayor que a mí. “Vale, tú lo has querido…lo haremos más interesante. Te daré la mitad de mi paga durante un mes…”, a mi hermana se le elevaron las dos cejas y me miró con cara de interés, “pero…tendrás que hacerle una paja al burro, y dejar que se corra en tu mano. Que dices a eso?, jejeje”, le dije a mi hermana con cara de satisfacción por mi diabólico plan, seguro de que no se atrevería a llegar a tanto. Mi hermana volvió a mirarme frunciendo el entre cejo, y me lanzó una mirada como diciendo: “Ve soltando la pasta!”. Entonces, y para mi sorpresa, mi hermana alargó uno de sus brazos, y metiendo la mano bajo la barriga del burro, la abrió y le agarró la verga, rodeando el tronco (por la parte más estrecha, la que precedía a la curva de su capullo rosado y babeante) con sus dedos. El burro empezó a relinchar un poco, pero no se movía del sitio, era como si se dejara hacer. Yo miraba la escena con la boca abierta, sorprendido de que mi hermana se hubiera atrevido a hacer tal cosa, mientras mi hermana se ponía en cuclillas debajo del burro y empezaba a masajear aquel enorme trozo de carne con las dos manos.

La situación era sub-realista, mi hermana en cuclillas, con la entrepierna del pantalón empapada por la excitación del momento, agarrando el falo a un burro atado de un árbol en mitad del campo, mientras yo no perdía detalle, y notaba como mi pene crecía debajo de mis pantalones, centímetro a centímetro. Mi hermana estuvo un buen rato cascándosela al burro, mientras este había dejado de relinchar hacía ya rato y permanecía inmóvil masticando hierba. Mi hermana por otro lado parecía haberse cansado de la postura, y se arrodilló debajo del burro sobre la hierba que crecía entre los arboles. Era increíble observar a mi hermana agarrando aquel trozo de carne negra con las dos manos, era como si estuviese gozando de cada minuto, mientras sus ojos lo miraban con fascinación, como si apreciaran cada detalle de aquel pollón: la textura de su piel, el cambio de pigmentación entre el tronco y el capullo rosado, las venas que se marcaban a lo largo del tronco de aquel falo, la dureza y rigidez del trabuco que tenía entre las manos. Hasta que de repente, mi hermana cerró los ojos, y abriendo su boquita, se metió todo lo que pudo dentro, mientras que el movimiento de sus manos adquiría velocidad. Yo flipé con aquella situación, mi hermana y el burro quedaban de lado con respecto a donde yo me encontraba sentado, así es que tenía una magnífica perspectiva del perfil del animal, y mi hermana arrodillada bajo su vientre, agarrándole la pinga con las dos manos, mientras intentaba hacerle una mamada (en este punto he de decir que sus esfuerzos eran en vano, ya que por mucho que mi hermana intentó abrir su boquita, tan sólo consiguió meterse la punta del capullo de aquella monstruosidad). Yo notaba como la excitación subía por mis piernas hasta la base de mi pene. Y sin pensármelo dos veces, me bajé los pantalones hasta los tobillos, y allí sentado contra el tronco de aquel almendro, comencé a hacer una monumental paja mientras miraba a mi hermana en plena acción. Pasaron varios minutos hasta que mi hermana se percató de mi casi completa desnudez, sentado sobre la hierba, cascándome la polla como si no hubiese un mañana. Pero cual fue mi sorpresa cuando mi hermana simplemente me miró directamente a los ojos, nunca la había visto mirarme con aquellos ojos, la expresión en su cara era seria, pero su mirada indicaba puro deseo. Mientras seguía masturbando el enorme falo del burro con una mano, y lamía la punta de su capullo con la lengua de vez en cuando, con la otra consiguió bajarse los pantaloncitos cortos y las braguitas hasta las rodillas. Y subiendo su camiseta lo suficiente como para dejar sus turgentes melones al aire, giró su cuerpo un poco, apuntando su gran culo hacia donde yo estaba sentado. Desde allí, podía ver la perfecta forma de corazón de sus firmes nalgas, mientras seguía arrodillada sobre la hierba con el culo en pompa, y la doble hamburguesa que formaban los labios rasurados de su húmedo y caliente coño. La vista era impresionante, mi polla palpitaba como nunca antes lo había hecho.

Pero cuando mi hermana agarró, con la mano que tenía libre, una de sus nalgas, y separándola hizo que se abrieran los pliegues de su coño, ofreciéndome el dulce néctar del cual ya goteaba, creí que me moría!
Era como un sueño, mi hermana estaba que se derretía de la excitación en mitad del campo, y el único tío que había disponible por allí cerca era yo!. Me quité toda la ropa con la velocidad de un rayo, y polla en ristre me dirigí hacia donde estaba mi hermana mamándosela al burro. Al poner mis manos sobre su culo, mi hermana se estremeció, e inclinó su torso hacia delante, ofreciéndome su coño de manera sumisa, mientras una mano seguía agarrada a la tranca del animal. Yo empecé a acariciarle los glúteos, no sabía por donde empezar con aquel pedazo de hembra. Aún no me podía creer que mi hermana estuviera dispuesta a dejarse follar por un niñato como yo, cuando por su chumino habían pasado las pollas y lechadas de decenas de hombres, algunos de los cuales me impresionaron hasta a mí. Pero reaccioné rápidamente, recordándome a mi mismo que esta era una oportunidad única, no sólo tenía a una tía buenísima a mis pies, deseosa de que me aprovechara de ella, pero además sería la perfecta ocasión para perder mi virginidad, y quién mejor que mi hermana, la cuál había sido la protagonista de mis más húmedos sueños.

Así es que recordé alguna de las escenas de las tantas películas y revistas pornográficas que había tenido el placer de ver desde mi adolescencia, y con una confianza y seguridad que no eran propias de mí, me incliné detrás de mi hermana, y abriéndole los cachetes del culo con ambas manos, comencé a comerle aquel coño chorreante con delicadeza y ternura. Su sabor era inexplicable…una combinación de azúcar y especias, como la salsa agridulce del restaurante chino al que mis padres solían llevarnos cada domingo. Yo relamía cada milímetro de aquella gruta con mi lengua, como un naufrago sediento, mientras que con una mano le agarré una de sus grandes tetas, y empecé a jugar con su pezón (como había visto hacer a Ron Jeremy en infinidad de películas), yo estaba gozando como un enano con una piruleta comiéndome aquel chuminaco. Pero de repente, mi hermana soltó la tranca del burro, y dándose la vuelta, me miró seriamente y me dijo: “déjate de mariconadas y métemela ya…que no tenemos todo el día!”. Aquello me dejó de piedra, quería que mi primera vez fuera de forma dulce y tierna, pero supongo que mi hermana no era la persona indicada para tanto romanticismo. Decidí pensar con la punta de la polla a partir de ese momento, y dejarme llevar por mis instintos más primitivos, mi hermana era una ramera, y por lo visto le gustaba que la trataran como tal. Así es que me coloque de rodillas detrás de su gran culo, apunté mi rabo hacia la entrada de su chocho, y de una sola embestida se la metí hasta los huevos…empecé a follármela a lo bestia, agarrándola fuerte de las caderas. Mi hermana gemía como una autentica perra, mientras seguía mamándole la punta del capullo al burro. Yo se la metía y se la sacaba con rabia, su coño desprendía calor como una estufa en invierno, pero ella movía su culo hacía atrás con cada embestida, y de vez en cuando conseguía decir: “Siiiiiiiiiiiiii……asiiiiiiiii hermanitooooooooooo…aprieta, mas fuerteeeeeeeeeeee”. Yo me sentía como un potro desbocado…violento y excitado al mismo tiempo, como nunca antes había sentido. Decidí inclinarme sobre su espalda, mientras seguía penetrándola frenéticamente. Y logrando alcanzar sus enormes tetazas con ambas manos, empecé a tirar y a retorcerle los pezones con los dedos. Al hacer aquello, mi hermana empezó a contorsionar su cuerpo, mientras seguía cascándosela al burro con mas fuerza…era obvio que estaba teniendo un gran orgasmo.

Al sentir como su coño se iba derritiendo sobre mi polla, contrayendo los músculos internos de su vagina a su alrededor, yo solté sus tetas y volví a agarrarla de la caderas aumentando la velocidad de la penetración. Aquello era una locura, yo me sentía como un animal salvaje, y mi único objetivo era inundarle el coño de lefa sin importarme las consecuencias. No hizo falta mucho más esfuerzo, porque con aquel pensamiento en mente, le di una ultima embestida, asegurándome de agarrarla fuerte para que no moviera su culo y mi polla se saliera…y con un fuerte bufido, descargué toda mi leche dentro de su coño. Justo entonces, el burro empezó a relinchar de nuevo, y casi instantáneamente, chorro tras chorro de leche blanquecina y espesa comenzó a brotar de la punta de aquella manguera viviente. Fue una pasada…regó la cara y las tetas de mi hermana, como jamás antes había visto en ninguna película porno!!

Mi hermana y yo nos tumbamos un rato sobre la hierba para descansar un poco. Pasados unos minutos, mi hermana sacó la toalla de playa que llevaba en su mochila y se limpió lo mejor que pudo. Por suerte, también llevaba una camiseta de repuesto en la mochila para emergencias…quién lo hubiera dicho, eh?, jejeje!.

Tras vestirnos, seguimos nuestro camino hacia la casa de la amiga de mi hermana dejando al burro atrás pastando, contento, como si nada hubiese pasado. Los dos íbamos en silencio, era obvió que ninguno sabíamos que decir. Yo tenía la mirada pegada al camino, y era incapaz de levantarla para mirar a mi hermana a la cara, cuando empezamos a oír música y voces a lo lejos (nos estábamos acercando a la casa de la amiga de mi hermana). Entonces mi hermana me paró en mitad del camino, y mirándome fijamente a lo ojos me dijo: “No hace falta que te diga que lo que ha pasado hoy, ha de quedar entre nosotros verdad?”. Yo sólo me limité a negar con la cabeza sin decir ni una sola palabra. “Lo que ha pasado, ha sido el resultado de un calentón, y no debes darle mayor importancia, entendido?”. Yo volví a afirmar con un movimiento de cabeza sin decir nada. “Bueno, ahora vayamos a la fiesta y disfrutemos de tu cumpleaños”, dijo mi hermana con una sonrisa, re-anudando el paso hacia la casa de su amiga. “Por cierto, cual iba a ser mi sorpresa?”, pregunté yo curiosamente, “Maite me insinuó que sería capaz de hacerte una mamada, como regalo de cumpleaños, si se emborrachaba. Y te puedo prometer que hay calimocho de sobra, jijiji”, respondió mi hermana entre risitas, “Así es que si la ves que se te insinúa, intenta actuar sorprendido, de acuerdo?”, continuó diciendo mi hermana mientras entrábamos al jardín de la casa de su amiga. Yo tan sólo sonreí, pero no dije nada…aunque para mis adentros pensé que aquel iba a ser el mejor cumpleaños de mi vida!!.

FIN

la primera vez que le di el culo a un perro

hola soy yo perritahot de nuevo, esta vez les relatare como fue mi primra vez con un perro llamado Junior…

Esta historia fue en allá por los 90s si mas no recuerdo, yo tenía 15 años y tenía un perro husky siberiano en casa de mis padres el cual lo criaron desde chico

Cuando creció empecé a notar como se le salía su verga rojiza del capullo el nunca había estado con una perra así que por curiosidad una noche que estaba solo en el patio de mi casa lo empecé a acariciar yo andaba muy caliente y la verdad me dio mucho morbo ver como se le salía su verga y empecé a tocársela, el no reaccionaba ni nada yo más caliente le seguí haciendo una paja le empezó a salir su liquidito y me dieron ganas de lamer esa daga roja probé su hombría perruna y me gusto pero el no hacia por quererme montar, pasaron los días, meses y años el nunca me intento penetrar a lo mas que llegaba era sacar su pene de su funda y darle mamadas y después intentar clavármelo e l ano pero cuando atentaba eso se le ponía flácida y no podía meterla e mi ano virgen, en una ocasión fui de visita con unos tíos a zacatecas llegando allá me lleve una grata sorpresa ellos tenían un husky mas grande que el mío con un ojo azul y el otro café muy hermoso parecía un lobo

Yo me emocione y pensé que mis vacaciones no seria tan aburridas como lo suponía, así pues me propuse a estar mas tiempo con el perro lo tenían en la azotea y solo cuando e daban de comer subían así que yo me ofrecí a llevarle el alimento, las primeras veces solo le daba de comer y me estaba un rato par a que me fuera conociendo, y así jugar con el pero el muy ladino n quería ni me pelaba, en un de esas lo acorrale y quise agarrar su pene pero el malvado me tiro una mordida, me saco un poco de sangre de la mano, y pues opte mejor por ya no buscarlo pensé que no seria prudente, así pasaron los días y mis tíos se cambiaron de casa a una mas grande con un patio enorme en el cual tenían como una especie de taller con carros viejos destartalados, una vez llego m tío con una perrita husky y Jr. (asi se llamaba el perro, se emociono el nunca había estado con una perra y pues sucedió lo que tenia ke pasar el perrito se fue con la perrita y se cogieron cariño y estaba celoso pero a a vez excitado viendo como se a cogía y me imaginaba que era yo la perrita tuve que disimular pues había gente la perrita duro todo un fin de semana en casa de mis tíos para que el macho la preñara

Llego el lunes por la tarde el dueño de la perra y pues se la llevo dejando a jr muy triste se le notaba la tristeza se la pasaba acostado y no quería jugar ni comer, días después empecé a buscarlo a acariciarlo ya jugar el tenia otra actitud hacia mi persona era as dócil una vez que no había nadie en casa yo estaba “jugando” a los carritos (la cual era a excusa para estar cerca de JR por si llegara alguien de sorpresa y me cacharan con el) esa vez estaba el bajo e uno de los carros yo llegue con el y lo acaricie traía puesto solo un short y sake mi vergita por un lado y e la olio y e dio unas la miditas me éxito mucho pero ala vez me dio miedo, acto seguido empecé a acariciar su pene el solo me gruño y se levanto rápido se puso detrás de mi (yo estaba incado) y me tomo de la cintura queriéndome montar yo me quede paralizado no sabía que hacer así que lo deje, yo aun traía mi ropa puesta el aventaba chisguetes de su semen olía riquísimo a perro en brama y su olor se mezclaba con el aroma a aceite de carro er algo que me tenia alucinado me empine mas y sentía sus piquetes en mi piernas y parte de mi nalga me lleno de semen me que pensando en dejarme coger era lo que yo había buscado con mi otro perro pero el nunca lo quiso es mas ni siquiera lo intento así que me decidí pero no seria en ese lugar ya que alguien podría entrar y verme, yo no sabia mucho de zoo y no sabia cuanto dura un perro cogiendo y mas si te anuda, le levante y escurría su semen en ms piernas me limpie con un dedo y lo metí a mi boca, me salí del lugar voltie y el venia atrás de mi con a lengua de fuera bien excitado yo me subí el short y me lo metí en medio de las nalgas me sentía bien puta y e movía la cola el venia atrasito mío me arañaba con sus garras queriéndome empinar, les puedo decir que esa raza de peros es muy tranquila muy serena y asta elegante en el acto de copular no se desesperan como otros caninos, así me lo lleve al ultimo cuarto que estaba hasta el fondo de la casa el cual tenia un baño y un closet grandísimos me metí y el detrás mío le cerré a la puerta me inque y lo empecé a acariciar le di un beso y e metió toda su lengua en mi boca me prendió ese gesto con sus patas me decía que me empinara nos metimos al baño y me baje el short con todo y calzón quede con mi culito expuesto a la intemperie el me empezó a dar unas lamidas deliciosas en el ano y en los testículos yo lo trate de masturbar pero e me gruño, no quería que le tocara su pene, después el solito se me trepo y empezó con el acto de copular yo estaba muy nervioso pensando que seria la primera vez que me cogerían x el culo es algo indescriptible se momento sentí su varita así muy finita queriendo meterse en mi esfínter y sentía su puntiaguda en las nalgas tenia todo el culo mojado x su semen y lleno de pelos de mi amante perruno

En una de esas me acomode con la cadera y que me da la primer estocada, me dolió pero sentí rico me empine mas para que me la siguiera metiendo el me culiaba de una manera muy tierna y elegante nada desesperado y sentía muy rico parecía que me trataba con amor yo bien caliente empecé a masturbarme pues mi verga me lo pedía a gritos así estuve hasta que sentí una presión muy grande en mi ano y unas ganas de cagar horribles el dejo e moverse y se quedó quietecito solo jadeaba en mi nuca yo n recuerdo cuantas veces me vine pro si fueron muchas de pronto sentí un tirón y me dolió muchísimo de hay me salió un mar del ano mucho semen perruno con excrementó rápido me senté e la tasa y ha deposite todo me ardía el ano mi JR se lamia su cosota era mucho muy grande mas grande que a de mi perro de casa yo lo veía mientras descargaba todo lo que me deposito en la taza del baño y no podía creer como m había metió semejante cosota así se estuvo buen rato en el baño lamiéndose hasta que se le bajo y el solo empezó a querer salir de lugar me repuse y fui a abrirle la puerta

El salió y justo en eso escucho que se abre el portón de la entrada era mis tíos que habían llegado volví al baño a limpiarme y recoger un lo que había dejado me llamo mi tía y le dije que estaba en el baño, recogí todo y salí como si nada solo con algunos rasguños me dijo mi tía que era lo que me haba pasado le dije que jugando con el JR, que ni cuenta me había dado así quede todo lo que restaba del día con el olor de mi JR impregnado me la pase en el baño pues me salía muchos como coágulos con sangre me asuste pero no dije nada, esa fue la primera de muchas ocasiones que goce de la verga del JR…