POR IMPUNTUAL ME PUSIERON LOS CUERNOS

Aquel día hable por telefono con mi mujer, le dije que estaría por ella en la avenida congreso y talismán a las cuatro de la tarde, y le comente que seria bueno que me cumpliera su propuesta de quitarse su brasier y los calzones y que asi me esperara, y que se pusiera ropa sugerente, para que de verla me excitara. Me comento que sí, que tenía ganas de andar sin calzones con la raja bien descubierta. Debo decirles que mi esposa tiene unas tetotas 36 C, y unas ricas nalgas. Pero no conte con que me encontraria con bastate tráfico, a la hora que quedamos que pasaria por ella, me marco a mi cel me contesto molesta diciendome, que porque tardaba, le explique que iba demorado por el transito pero que en diez minutos de la hora acordada estaría por ella, solo me dijo apurate, porque han pasado varios hombres en su carro y me dicen que si me voy a coger con ellos, que estoy bien buena y que me estoy desperdiciando.
Cuando llegue por ella, ya no la encontre, le marque a su cel. pero solo me paso a buzón, cuando llego a casa como a las once de la noche, le pregunte de donde venia, me dijo que de coger, que como tenía muchas ganas de verga, y andaba sin calzones y brasier, y como ya la habian piropeado varios, tenia su panocha escurriendo y con una ganas de tener una verga tiesa y dura taladrandole y retacandole su raja, se estaba imaginando trepando en mi vergota. Cuando estaba imaginadose sus nalgas perforadas por mi pito tieso y duro, se detuvo un carro, era de un amigo de mi mujer que tenia varios años que no lo veia, y le dijo que rica amiga tengo, te caes de buena, que te parece si te invito a dar la vuelta, le conteste que no, que estaba esperando a mi maridito, me dijo, bueno el lo tienes a tu disposición todos los días, y yo no se cuando te vuelva a ver, y como mi raja estaba urgida le dije, esta bien llevame contigo.
El ni tardo ni perezoso se bajo y me abrio la portezuela de su carro, y cuando me subia, abri las píernas sin querer, y contemplo que mi panocha sin rasurar estaba brillosa por lo liquidos de mi calentura, y también noto que no llevaba brasier, me dijo que rica te ves asi de cachonda, se ve que debes coger riquisimo, como es posible que tu maridito te deje andar asi por la calle, y ademas no sea puntual, que te parece si en lugar de ir a tomar un cafe, te invito a coger, aqui como a dos cuadras hay un hotel, que esta bien, y te puedo hacer pasar una rica tarde, le dije sin ningun remordimiento que si. Más rapido que nada, ya estaba pagando la entrada. En forma presurosa me llevo a la habitación y como pulpo me subio el vestido, lo desabotono y cayo, dejandome unicamente con mis zapatillas de tacón alto, y piropendome me dijo tienes unas tetotas riquisimas y que nalgas tan deliciosas tienes, te voy a mamar tus deliciosas tetas, y te voy a mamar tu rica panocha, hasta que me pidas a gritos que te coja. Me tenía gozando de lo lindo, y cuando me di cuenta ya tenia su vergota grande, tiesa y dura apuntandome a mi raja que seguia escurriendo, la fue acercando, y me la empezo a tallar en mi rica raja, por le que le suplique que ya no me martirizara, que me enterrara su vergota, muy obediente el muy cabrón, la puso en la entrada de mi pucha, y de un solo movimiento de cadera me la dejo ir hasta la base de los huevos, yo solo deje escapar un alarido de placer, me tenia bien retacada con su animalón, que lo tiene más grande que mi marido, yo abri lo mas que pude mis nalgas, ayudandome con mis manos, y levantando las piernas lo mas que podia, para sentir ese pitote, tieso y agresivo, me empezo a meter y sacar su pistón, y rapidamente acelero la velocidad del mete y saca, y me dijo estas deliciosa, estas bien apretadita, que tu marido no te coge, le dije que sí, pero que era de panocha estrecha y además con perrito. Me dijo estas divina estoy a punto de venirme, le comente vente, echame toda tu leche en mi panocha, quiero llegar a casa escurriendo de leche para que mi maridito aprenda a ser formal en sus citas, y además no me proponga que ande sin calzones y brasier por la calle sufriendo penurias de andar con mi raja ardiendo y deseosa de verga.
Pasamos el resto de la tarde cogiendo divino, me cogio de perrito, con las nalgas al aire, y con las piernas al hombro, solo atinaba a decirle cada vez que entraba y salía su vergota de mi pucha ardiente, cogeme rico, retacame mi panocha, chingala, jodela, lo haces bien rico, quiero llegar a casa bien cogida, aguada y escurriendo tu leche, para que aprenda mi maridito, a no dejarme sola, el muy obediente, me cogio delicioso, hizo que le mamara su vergon cada que se venía para podersela parar nuevamente, le chupe sus huevotes, le sobe su rico animalón con con mis tetas, y para cerrar con broche de oro, me dijo, tienes un rico asterisco que cada vez que pico tu raja este se mueve como invitandome a picarlo también, le conteste, te gustaria cogerme por el chiquito, me dijo que sí, le comente que nunca lo habia hecho por allí, que incluso tu me habias pedido varias veces que te diera el culo, y te dije que no porque me doleria.

El insistio, y sin darme cuenta habia tomado del baño un sobrecito de crema, y untandomelo en mi culo, lo froto con avidez, y cuando me la estaba enterrando por mi raja con mucha fuerza, la saco y apuntando sin miramientos a mi rico culito virgen, me enterro la cabeza de su rico camote, pero como estaba calientisima, solo le dije, sigue papacito, cogeme tambien por el chiquito, llenalo de leche, para que cuando llegue a casa llegue escurriendo de todos mis agujeros, para que aprenda a ser formal mi maridito.

El cabrón de mi amigo, bien obediente me enterro el resto de su vergota en mi estrecho culito, empece a gemir y a suspirar, cuando me di cuenta ya me habia hecho venir tres veces, con esos piquetotes de su animalón en mi culito, viniendose tres veces también, ya como a las diez de la noche le dije tengo que llegar a casa, y es más me voy sin bañar, para que mi marido huela que vengo de coger con un macho, que me ha retacado todos mi agujeros, y que además voy llena de leche de tu pitote, amorcito.

Antes que nos vayamos, quiero que me des tu celular y me digas cuando estas disponible, porque la verdad, que si sabes usar tu verga para servir a una mujer caliente y urgida de verga, y me gustaría tenerla más seguido picandome y jodiendome las nalgas, que la verdad las tengo ardientes, siempre he soñado con estar retacada todos los días con un buen animalón, que me haga venir, en forma deliciosa, como lo hiciste hoy.

Maridito, ya te conte de donde vengo, y si tienes duda, ve mi rica panocha y culo vienen escurriendo de leche de otro cabrón, que si supo llegar a tiempo, el todavia dudandolo acerco su mano y acariciando mi panocha, pudo comprobar como salió un chorro de leche de mi culito y mi raja, agregando vengo bien cogida y caliente, porque me imaginaba papi, que otro me tenía con las patas bien abiertas y que tu seguramente, solo te la alcanzaste a jalar, pero para que veas que no soy mala, termina de enfriarme cogeme rico como lo sabes hacer, nada mas que hoy estoy bien lubricada, entierrame tu verga, papacito, siente a tu mujercita bien cogida, y por cierto no te dolio la frente por esos ricos cuernos que te puse, y que quiero que sepas, que a partir de hoy, cuando llegues tarde a nuestras citas, voy a hablarle a mi amigo o cualquiera que me proponga que me quiere picar las nalgas lo voy a complacer, porque se siente bien rico, estar cogiendo con otro que no sea mi esposo.

No me importa, que te sigan creciendo los cuernos, y además espero contar con tu permiso, por si otros quieren meter su rica verga enmedio de mis nalgas, en mi raja y culo, y llegar a casa bien cogida, aguada, escurriendo de leche, para que veas como se debe tratar a una mujer caliente y ardiente, deseosa de comer verga en todo momento.

Si alguien esta interesado en coger con mi mujercita hagan las propuestas y diganle que le harian cuando la tengan a su disposición, yo le informo, para que ella seleccione a su nuevo amante, porque, es mejor estar enterado que tu mujer se la andan cogiendo, y no vivir engañado que eres el único que se la coge.

Me culie a mi empleada hasta saciarme de placer

Este relato fue una fantasia que pude hacer realidad, hace unos años cuando estudiaba, en casa teniamos una joven empleada del hogar, un par de años mayor que yo, pues por aquel entonces tenia 18, el asunto es que siempre la habia deseado y solo fantaseaba con ella y con su hermoso culo apretado, (Lupe es de 1.56 m de estaura, tes clara, y un cuerpazo con un culito bastante apretado, creo que ella tenia 23) yo simepre me llevava bien con ella, resulta que por esos dias mi familia fue de viaje y me quedue solo en casa estudiando para un examen de la universidad, por esos dias solo me quede con Lupe en casa, durante el primer dia sucedio algo muy inusual, ya era algo tarde y estaba en mi habitacion estudiando me estaba dando un poco de sueño asi que busque a Lupe para que me preparase un cafe pero ella estba bañandose asi que le toque la puerta y le dije:
-Lupe porfavor cuan termines me traes un cafe a lo que ella me responde enseguida lo se lo traigo joven.
-cuando me trajo el cafe tambien me trajo un gran sorpresa, ella estaba solo con una toalla que cubria ese delicio cuerpo, al verla senti una pequeña exitacion, ella me deja el cafe en mi escritorio y antes que se retire de mi habitacion se derrama parte del cafe sobre mi polo y me le dije Lupe espera espera que se cayo el cafe, y ella va de inmediatamente a traerme otro cafe y justo en este momento se le cae la toalla que llevava puesta y justo en frente de mmi y durante unos segundos me quedo paralizado contemplando su hermosa anatomia y ella llena de verguenza me dice:
– perdon joven, perdon y se va corriendo apenas y se puso la toalla yo le deje no hay problema, solo fue un accidente, pero nuevamente le dije no te olvides de traerme otro cafe porfvaro Lupe, y esta vez ya me habia extado mas y senti que ese era el momento preciso de hacerla mia, asi que pense si podia follarmela esa misma noche ya no me resistia mas, sin embargo todo resulto mas facil de lo que pensaba porque alos pocos minutos ella me trae otro cafe y le dije que porfavor se lleve la tasa del primer cafe que que yo habia dejado en mi baño que esta dentro de mi cuarto, asi que fue por ella y mientras iba (todavia seguia con la toalla puesta) note que la puerta de mi cuarto estaba cerrada, cuado ella salio del bañp de mi cuarto e intento salir del cuarto no pudo abrir la puerta y me dijo joven la puerta no abre, haber le respondi yo, trate de abrirle y en efecto estaba atracada la puerta (eso me ponia mas exitado aun pues ella segui con la toalla y yo estaba sin polo por el cafe que se me habia caido), asi que yo le dije que si no se puede abrir la puerta, podia tratar de salir por la ventana pero no se si lo logre pero vere si puedo (estaba en un 2do piso),
pero en realidaad yo me hice el que no podia para que se que dara mas tiempo conmigo en mi habitacion, despues de media hora de fallidos intendos (aproposito) yo le dije que podia dormir por mientras en mi cama por que yo tenia que estudiar hasta mas tarde, que cuando amanesta vere mejor para salir por la ventana ya que no habia mucha iluminacion afuera de la ventana de mi habitacion, ella me dijo que esta bien asi que se echo en mi cama mientros yo estudiaba en mi lampara fluorecente que nego en mi escritorio asi que pudo apagar la luz para que durmiera hasta que se aclare ya era casi la 2 de la mañana cuando decido ir a dormir pero ella estaba dormida ahi, y grade fue misorpresa que al destaparla veo que se le habia salido la toalla que llevava consigo y esta completament desnuda, eso me exitaba demasiado como para soportarlo asi que tratae de tocarla sin que se diera cuenta pero inmediatamente se levanto y me dijo,Pero que hace joven yo le dije tranquila solo queria taparla porqye se habia destapado sola (estaba apenas que se cubria con mi sabana) y le dije que dormire a un costadito que yo no haria nada que ella no quisiera, fue en eso que ella me dice que nunca a tenido relaciones sexuales y que le gustaria hacerlo, yo sin decirle nada la agarre de la cintura y la acerque a mi pene y solo forte y ;e dije te gustaria que te penetre ahora, ella me dice, que si que nunca antes lo habia echo, asi que le dije que hiciera todo le que le diga que esa noche la haria solso mia y asi fue, la puse en 4 y empeze con introducirle me enorme pene de 24 cm poco a poco, al principio ella me dijo que le dolia (note que era virgen por que le salio un poco de sangre dela vagina ) pero al cabo de rato gemia de placer y asi estuve aplicando le tradicional mete y saca por unos 15 minutos hasta que me vine , pero ella me dijo otra vez asi que esta vez le dije que le iba hacerotra cosa, le comense comer con mi boca sus labios vaginales e introduci mi legua en su vagina, estaba deliciosa fue alli que note que se vino su 2da orgasmo, pero yo segui dandole placer asi estuvimos casi 40 minutos hasta que se vino su tercer y cuarto orgasmo al cabo de ese timpo me pene estaba de hambre por forllarmela de nuevo, Lupe me dice otra vez no pares, no paress yo le digo que ahora la penetrare por el culo, que se pretare asi, primero fuie al baño y traje un poco de jabon liquido para tratar de lubricarle el ano, asi que le empece a meter 1 dedo mientros ella me decia mejor por la vajian, mejor por la vagina, ahi es mas rico, y yo le respondo, note preocupes que veras que tambien te va gustar, asi al estuve jugandos con 2 dedos ahora y finalmente con 4 3 dedos se los introdicia lo mas alfondo posible y note que estab limpiecito su culo (bueno se acababa de bañar) asi que le dije que de pusiera en 4 para empezar a comerme ese culito que que me tenia loco hace meses, de un golpe se se lo meti entero, ella grito y medecia meduele, pero yo le dije nosera por mucho que ya veras que te gustara asi que luego de clavarle toda me verga (no fue tan facil por lo estrecho de su culo) asi que me empeze a venir y note que ella ya lo estaba disfrutando asi que comenso a mover su culito al mismo ritmo que yo movia mi pene ya hacia en su ano,\.
Luego de casi 2 horas de culiarme de todas las poses posible y de darle sexo vaginal ella me dijo estoy muy cansada continuamos mañana yo le dije espera , todavia tengo un round mas esta vez intente algo novedoso la bride piernas y debido a su baja estatura y mediano peso la empece a cargar y mientras la penetraba por el culo, mientras caminando (la penetraba cargandola) me la lleve al baño y abro el Jacuzzi y decido terminar con ella sobre la tina al final por el sueño que tenia me que dormido con casi la metad de mi pene en su culito ella tambien se quedo dormird, lo ultimo que recuerdo fue que ya estaba amaneciendo, y cuando me levante me doy con la sorpresa que ella habia habierta la puerta, le pregunto como le hizo y contesto que se salio por la ventana, y que le gustaria repetir esa noche de placer, y asi fue lo volvimos a hacer durante 4 dias mas en los cuales la penetre como 30 veces por el culo y su vagina, lo cierto es que apartir de ahi cada vez que nos quedamos solos lo hacemos toda la noche, hasta que se en la ultima portunidad que lo hicimos fue diferente pero eso ya parte de otra historia.

PERDER LA VIRGINIDAD CON MI PROFESOR

Mi nombre es Sol tengo 26 años y aunque a muchos le cueste creerlo hasta hace poco conservaba mi virginidad intacta, (entendiendo que a los tiempo que corren la virginidad no se basa solamente en tener o no conservado el himen si no, que se considera virgen a aquella persona que aún no ha tenido su primera experiencia sexual de ningún tipo)
Todo ocurrió aquella tarde noche cuando me volví a reencontrar con él. Aquel profesor de informática que conocí a los 15 años, en el 2001 luego tuve que cambiarme de escuela y dejarla para trabajar. Después de 8 años decidí terminar con los 3 años de secundaria que me faltaba. En el momento en que nos anunciaron que tendríamos un profesor nuevo, ya que el anterior tuvo que renunciar por problemas de salud, entonces fue cuando después de 10 años volví a verlo, allí estaba yo en el patio de la escuela preocupada con mis cosas cuando escuche que alguien me decía
– ¡Hola Sol! – levante la vista a y vi a un hombre que se acercaba hacia mí, por las cosas que había pasado desconfiaba de los hombre, le restó importancia, entonces me vuelve a preguntar
– ¿Vos te llamas Sol? – Me miraba y sonreía
– Sí, pero no me acuerdo de usted – le dije,
Había algo en sus ojos claros que me resultaban familiares, sabía que lo conocía, viví en tantos lugares que no recordaba con exactitud en dónde; a primera vista algo en el me daba tranquilidad… ¿pero por qué?
– Perdón no me acuerdo su nombre – le dije mientras me reía de los nervios
– Soy juan, ¿te acordas en la otra escuela de Lanús?, era tu profesor.
(Fue en ese momento en que mi rostro se ilumino, y recordé aquellos días cuando tenía 15 años. Fue mi primera ilusión, lo amaba, inventaba escusas, tareas, para frecuentarlo. Hasta que un día, fui a sala de profesores para verlo, y lo encontré abrazando a mi profesora de literatura
– ¡ Hola Sol!, me dice la profesora.
Me quede casi sin poder hablar, sentía un nudo en la garganta.
– Vine… a preguntarle sobre el libro que tengo que comprar – le dije excusándome en el momento
– Anda muy bien ella en informática, es inteligente – me dijo el, en ese entonces
– ¡Ha…! no me dijiste que lo tenías a Juan como profesor – me dijo – Él es mi novio
En ese momento sentí, que el mundo se me derrumbó mil trocitos, intente olvidarlo y no pude. Al poco tiempo decidí cambiarme de escuela.)
– ¿Qué casualidad el destino – dije
– Si, voy a reemplazar al profesor anterior.
Los meses siguientes transcurrieron, poco a poco íbamos hablando de todos esos 10 años que estuvimos sin vernos. El año termino, los meses se fueron volando, y por mi parte logre cursar los 2 años, ya había pasado a 5º el último año de la secundaria de adultos.
En un acto escolar, me sentía intranquila, una sensación rara. Me doy vuelta y noto su mirada sobre mí, fue solo un momento cuando pude ver algo especial en sus ojos claros; a partir de aquel día sentía que en el aula me miraba distinto. Poco a poco su ternura, el modo con el que me hablaba fue conquistando mi corazón desconfiado.
Aquel viernes al salir de la escuela, me sorprendió la tormenta, intente correr bajo la lluvia, sin embargo a las 4 cuadras las calles estaban desbordas, no sabía qué hacer, me pare bajo un techito a esperar que pare la tormenta.
– ¡Vamos, vamos! – Escuche a lo lejos, miro hacia un costado y allí estaba Juan, dentro de su auto
– No, gracias, está bien, voy a esperar que pare un poco.
– Se hace de noche y es peligroso – respondió – Te llevo en el auto
– Igual, ya estoy empapada. No quiero causarle problemas
Tenía razón, los día de tormentas las calles están bacías, por otra parte; hacía tiempo que deje de quererlo como amigo no podía explicar como pero cuando me hablaba mi cuerpo se estremecía, el me dio confianza, me cuidaba y me hacía sentir que ya era bastante adulta para seguir siendo virgen, quería dejar de ser niña, y entregarme a mi primera vez. Accedo a su petición me subo a su auto, lo que nunca imagine es que luego de unas cuadras más desvió las calles que le había indicado.
– No es por acá, tenías que doblar en la cuadra anterior – le die
– Si ya se… es que se me ocurrió en que si querías ir a tomar un café con migo.
– Ah… no se…
– Quédate tranquila ya me conoces de chiquita, no te voy a hacer daño
– Mmm… bueno – lo que aún no sabía, por falta de experiencias con los hombres, es que cuando ellos te invitan un café es porque quieren algo más.
Llegamos a su casa, y aunque parezca mentira, intente bajar d su auto, pise el barro y me caí en el agua sucia. Estaba echa un desastre. El, todo un caballero me ayudo, me llevo hacia adentro, y luego dijo
– ¡Como estas!, lo mejor sería que te des una ducha caliente para que no te enfermes.
– No… no, está bien
– ¡Que desconfiada que sos, ni que fuera un sátiro ¡ – me dijo en forma burlona – Para que te sientas más cómoda voy a comprar algo para el café y vuelvo, te dejo acá un pantalón deportivo y una remera así te cambias –
Cuando el regreso yo había terminado de bañarme, preparé café, y nos sentamos a seguir hablando de la vida
– Me parece que llames a tu casa para hablar con tu novio así no se preocupa-
– No, gracias
– Mira que a mí no me molesta – dijo Juan
– No tengo novio, hace un me fui a alquilar un departamento, vivo sola
– Ah, qué bien, yo también vivo solo.
Nos quedamos callados por un momento y luego continúa
– ¿Cuántos novios tuviste?
Me quede en silencio y casi con vergüenza le dije,
– no tuve novios- y me reía de los nervios
– Pero una chica tan linda como vos, me vas a decir que no tuviste novios
Me quede callada, lo mire y baje la mirada.
– ¿no me digas que sos, de esas que tiene un touch and gout, no parecías que fueras así?
Me levante a lavar mi taza para esquivar sus preguntas que me estaban poniendo nerviosa, y no dije nada; Juan se da vuelta me mira lleno de ternura, me sonríe, se levanta, deja su taza en la pileta de lavar, y continua
– Sos muy bonita…
Me sonroje, y sonreí por lo bajo, él se acerca me mira fijo; y sentí que mi pecho iba a estallar, no podía hablar, me ponía nerviosa.
– Gracias – le pude decir
Él se acerca más y más, por mi parte, de los nervios y de no saber cómo reaccionar retrocedía dos o tres paso para atrás hasta que la pared de la cocina me impidió seguir.
– ¿decime alguna vez estuviste así de seca con un hombre?, me abraza con una mano por la cintura, y se inclina para besarme
– No… para – le digo
– Perdón mi atrevimiento, creí que vos…
– Parezco una tonta, pero no se besar, nunca bese a ningún hombre; vos sos el único en que puedo confiar.
Me sonríe lleno de dulzura, mientras que con una mano acariciaba mi pelo; cierro los ojos y siento su respiración. En ese instante sus labios besaron los míos, estaba nerviosa, pero igualmente me entregue a sus besos. Conforme tomaba confianza con él, sus besos se volvían más intensos y más apasionados; me tomo con sus brazos y apretó mi cuerpo contra el suyo. Yo, no tenía puesta mi ropa interior, ya que se habían mojado con agua sucia, pude sentir en mi pelvis que un bulto duro se apoyaba con fuerza.
Me alejo un poquito, lo miro a los ojos sin saber qué hacer, y él me dice
– Tus besos me vuelven loco, mira como me dejaste –
No me anime a mirarlo mucho, pero intuía que estaba excitado, y que ese bulto que sentía era su pene erecto; Me dio vergüenza, era la primera vez que me pasaba algo así
– Quédate tranquila, no pasa nada – decía Juan intentando tranquilizarme –
– La verdad, me da vergüenza decírtelo pero…
– Si ya se, sos virgen ¿no?- me interrumpió
– Sí… con tu dulzura y cariño, siento que sos el hombre ideal, quisiera que te lleves mi virginidad-
Se acerca despacito, del mismo modo en que se acercó a besarme, me mira a los ojos, y responde
– No sabes cuánto tiempo quise tenerte así en mi casa –
Mi cuerpo temblaba aún más de los nervios, me habían dicho tantas cosas de la primera vez, del dolor que se sentía. Aunque por alguna razón, desde aquella tarde de reencuentro sentí que Juan era el hombre que espere toda mi vida.
Me abrazo de una forma tan paternal, como conteniendo mis miedos,
– Te amo Juan, fuiste mi primer amor, yo te amé en secreto – le respondí
– Si, ya lo sabía, pero en aquel entonces eras una adolecente tenías 15 años, entendes, yo era tu profesor. Me mirabas con tus ojitos lleno de amor, como lo volviste a hacer hace tiempo.
Nos besamos apasionadamente, y me fue conduciendo hasta su dormitorio, estaba a un paso de ser mujer, de tener mi primera experiencia sexual.
Entramos y la habitación que estaba casi en penumbras, solo un pequeño velador en un rincón. Juan cerró la puerta tras de mí, se acerca me mira a los ojos y me dice:
– Tranquila, yo te voy a cuidar – se acerca despacio y posa sus labios en mi boca-
Sus besos son tranquilos dulces, sin apuro, y al mismo tiempo apasionado. Sus manos vuelven nuevamente hacia mi cintura, me abraza, y lentamente apoya su cuerpo contra el mío, me abraza por la cola y aprieta mi pelvis contra la suya, mientras que los besos se van intensificando, su lengua juega en mi boca a modo de respuesta de una penetración deseada.
Me sentía segura, por alguna razón él no me inspiraba temor, deje que metiera sus manos bajo la remera, me acaricio la piel, eso hacia estremecerme, mi vagina se tornaba más y más húmeda ya que podía sentir como su pene iba poniéndose mas erecto sobre mi pelvis. Con sus manos agarraba mis senos, sus dedos recorría mi pezones a medida que estos se volvían tiesos como dos timbres. Era una combinación de cosas que encendían el deseo en mí, me gustaba, me causaba placer, deseaba que continúe; esas ganas de gemir de tanto placer, y así me deje llevas por sus besos sus caricias, lo que Juan provocaba en mí, comencé a gemir, a suspirar mientras mi corazón enloquecía
El detiene sus besos, se aparta, me mira y comienza a quitarme la remera. Dejando al descubierto mis dos enormes tetas. A pesar de todo el placer eso me daba vergüenza.
Me mira, sonríe, y acaricia mi pelo
– Sos más bonita de lo que imaginaba-
Me entrego nuevamente a sus besos, cierro los ojos y de apoco comienzo a sentir sus labios que bajan por mi cuello lentamente, por mi pecho agitado, y lleva su boca a mi pezón duro, mientras que su lengua juega con mi pezón. Mis manos temblaban de nervios, mi profesor me las toma y pide que desabroche su camisa, tenía miedo de quedar mal en mi primera vez, y comencé a repetir lo que él hacia; así que desabrocho los botones a medida que voy besando su pecho, al llegar al último botón note la cabeza de su pene húmedo que sobre salía por la bragueta de su pantalón.
Me incorporo lo miro, él se quita el pantalón y deja ver sus pene de unos 18 centímetros., toma nuevamente mis manos y las coloca sobre su miembro. Fue allí cuando pensé que mi orificio vaginal virgen era muy pequeño, y que sin dudas al penetrarme me dolería, retrocedí casi por instinto
– No tengas miedo- dijo – voy a ser cuidadoso con vos.
Con sus manos sobre las mías, la fricciono de la base del pene hasta el glande, las soltó y yo seguí su ritmo. Entre tanto su mano se mete por la cintura de mi pantalón, sus caricias elevan mi calentura, al sentir la forma como sus dedos recorren mi pelvis bien depilada, mi clítoris latía a medida que el flujo vaginal la lubricaba. Me quito el pantalón y nos acostamos completamente desnudos sobre su cama. Nos besamos y su boca fue descendiendo hasta apoyar sus labio sobre mi pelvis, me pidió que habrá las piernas Me abrió gentilmente los labios vaginales y empezó a pasar su lengua, era muy hábil, me hacía desearlo, me lamía despacio los labios y se hundía dentro de mi cavidad, se acercaba a mi clítoris haciéndome cosquillas y yo solo podía gemir, al borde del paroxismo. Cuando finalmente empezó a chuparlo sentí que el calor se extendía desde mi sexo hacia todo mi cuerpo, la cabeza se me nublaba con cada pasada que hacía con su lengua. Sentía que toda la sangre iba a mi cabeza, que el mundo me daba vueltas, que el cuerpo no me aguantaba y mientras me salía de mí misma gritaba sin cesar, bañándolo con mis flujos. El orgasmo es fabuloso y me deja sin aliento. y su lengua fue primero en busca de mi clítoris, que al igual que su pene, mi clítoris estaba tieso y también levemente hinchadito, fue tan rico, tanto placer que a medida que bajaba me hacía gemir más y más fuerte, estaba enloquecida, con la punta de sus lengua recorría mis labios mayores y menores desde arriba hacia abajo.
– Aaah ah ah, mmm que rico, seguí papito – le decía, en ese instante repitió con sus dedos lo que había hecho con su lengua, descendió sus dedos por mi vagina y suavemente acaricio mi himen.
Paro lo que estaba haciendo, me beso, y poco apoco comencé a sentir como el me penetraba con su dedo, acariciaba mi clítoris y volvía a penetrarme
– Ah! Despacito – le dije
El tiene el control de mi cuerpo, tan marcado como lo tiene de su clase. Es imperturbable y avanza suave pero firme.
– Te amo, quiero que seas mía, ser yo quien entre por primera vez en tu cuerpo- me dice al oido.
. No puedo más de tanta calentura- le dije- pero hazlo despacio, suavecito.
Me miro a los ojos, nos besábamos mientras cada uno acariciaba el cuerpo del otro. En ese instante, apoyo la cabeza de su pene sobre mi clítoris, cerré los ojos y deje llevarme por el placer que me provocaba, despacito acariciaba mi vagina con su pene duro, bajo por los labios mayores, con su glande recorría de arriba a bajo mis labios menores, y poco a poco comencé a sentir una leve presión en las puertas de mi vagina, su verga se abre paso dentro de mí, la punta está caliente y entra lentamente. Siento como se amolda cada centímetro, cada vena, como la dimensión de ese trozo de carne se incrusta dentro mío, como introduciendo su pene por el orificio de mi vagina, con mis piernas bien abiertas fui sintiendo su dureza, calor y dolor dentro mío
– ¡hay!, quítala por favor – le dije, y mi miedos se intensificaron
-glub, glub, glub- solo esto se escuchaba cada vez que su pene salía de mi conducto vaginal y mi gemido lastimero cuando su verga chocaba con mis nalgas
-uhmmmmmmmmmmmm, uffffffff-
-así princesita mía, así te gusta no- me decía
-sí, pero más despacio por favor- mientras me aferraba a la sabanas de su cama
El por su parte, retiro su pene que ya tenía la mitad dentro de mi vagina, me beso, me acaricio y me dijo
– Es solo un ratito, relájate-
– Despacio por favor que me duele-
– -ya está, relájate princesa-
– -oh dios, como duele-
– -que la tienes apretada-
– -ay, ay, ay, es que la tienes muy gruesa, me duele-
– -te estoy destrozando la vagina
– -destrózala pero trátame suavemente, acuérdate que es mi primera vez
Fue despacito y volvió a penetrarme, yo apreté mis puños, deje caer mis lágrimas. Él se fue inclinando más encima de mi cuerpo a medida que iba introduciendo su pene, me abraza y toma mis manos, pude sentir sus testículos apoyados entre la entrada de m vagina y mi orificio anal, sentía por dentro todo su pene abriendo camino en el cuello de mi útero. Lentamente lo iba moviendo de adentro hacia afuera. Era una mezcla de dolor y al mismo tiempo placer, de repente sentí una punción aguda.
Cuando Juan retira por completo su pene, lo veo con sangre, al igual que mi vagina casi, como cuando estoy menstruando, me mira me regala su sonrisa y vuelve a cogerme. Poco a poco los dolores pasan y comienzo a disfrutar del sexo, comencé a gemir más y más
– Juan, aceme el amor a tu modo, ya no tengas piedad de mí, decime palabras obscenas , aquellas que te morías por gritarme
El acata mis órdenes mis gemidos, y comienza a penetrarme con más intensidad. Se detiene quita su pene de mi vagina, separa del lado de la cama y me pide
– Beni, quiero que saborees mi banana, que la pruebes, está llena de lechita y es toda para vos
Me acercó, me siento en el borde de la cama, y pone su pene frente a mi cara
– Quiero que me lo chupes – me toma por la nuca
Abro mi boca y dejo entrar su pene, al principio no sabía bien como, pero luego con mi lengua comencé a acariciar la los bordes del glande como el hiso con mi clítoris. Tenía un sabor medio amargo, conforme me metía su pene más en mi boca me daban algo de arcadas, baje mi lengua a lo largo del tronco de su pene, bese sus testículos vuelvo a chupar la cabeza y a metérmelo en la boca, repito esta acción más ya más rápido mientras él me va indicando como hacerlo. Luego quita su pene y me dice
– ¿Sabes a que le tengo ganas?
– No, ¿a qué? – le digo
– A tu culito virgen, cuando te veía en los actos, o con esa calcita ajustada me preguntaba, no puede ser que tenga semejante culo, y tetas enormes , siendo que me contaron que eras virgen,
– Pero… eso duele mas
– En la primera vez nomas, luego es todo placer – , no estaba segura; sin embargo juan logra convencerme
Me doy vuelta, me arrodillo en la cama casi con miedo y siento como introduce su dedo con lubricante intimo dentro de mi ano, de apoco introduce dos dedos y eso duele un poco, mientras que me toma por un hombro y me dice
– Qué lindo, me pones loco, me excitas, que bien te portas, déjame que te rompa tu culito-
Le digo que sí, y comenzó a penetrarme por el ano, me re dolía, el dolor era casi parecido al de perder la virginidad de la vagina, como si estuviera constipada. Juan me tomas por las caderas y me atrae hacia el para que la penetración sea profunda, yendo más y más rápido-
– -Por lo que más quieras termina que me duele- le decía
– Ya se acerca ricura- él estaba enloquecido con mi culo
– snif, ten piedad, snif, snif- lloraba yo por el dolor –
Y siguió con un mete y saca que me causaba un fuerte dolor, cuando lo saco pensé que ya se iba a venir, pero era porque quería retener un rato más, luego me lo volvió a ensartar, ya no resistía, me dolió mucho. De repente comienzo a sentir más y más placer, una energía que me desbordaba, mi ano se había dilatado, el con su lechita caliente fue lubricándolo
– Si profe, enséñame a coger bien, aceme sentir placer – le gritaba, mientras que los gemidos en él y los míos eran más y más fuertes. Llegamos juntos a nuestro clímax, mis primeros orgasmos.
– Le pedí que quería por adelante, Juan acaricio mis tetas y me dio vuelta y comenzó a chuparme los pezones
– En mi morbo cerré mis piernas con fuerza apretando esa masa que se estaba moviendo dentro de mí y sentí un gran placer. creo que esto es lo que más le agrada a los hombres de las vírgenes ya que inconscientemente apretaba con mis músculos vaginales. Una vez me digieron que los los hombres sienten más placer con una virgen ya que su vagina es estrecha, y a ellos les le provoca un gran orgasmo.
Me excitaba verlo así traspirado moviéndose sobre mí, de repente quito su pene, me agarro de los pelos y acercó mi cara hacia su pubis, dio su último grito de placer, pude sentir su leche calentita sobre mi boca y mentón. Me pide que abriera la boca, mientras que tenía apretando su pene con la otra mano, hasta dio un último grito más y siento como mi boca se llena de semen.
Se acerca me acaricia, igual me dio un poco de asco y lo escupo.
Los dos quedamos exhaustos abrazados en la cama, me mira y me dice
– ¿sabes cuantas veces rogaba que no te pusieras de novia, así nadie se llevaba mi tesoro?
Lo miro extrañado y continua-
– Como yo hoy sabia de la tormenta, busque una excusa para demorarte mas
– Yo creía que eran ideas mía, lo de tus miradas- le respondía
– Sol, te vine siguiendo con el auto y no te diste cuenta, los hombres somos intuitivos, y sabía que vos también quería que te hiciera el amor.
El fin de semana pasó, en el aula al salir al recreo me rozaba disimuladamente. cada tanto nos dábamos una escapadita para cumplir nuestras fantasías.
Nunca imagine que con juan perdería mi virginidad a los 26 años; y el nunca imagino que a los 39 volvería a tener la oportunidad de desflorar a una mujer, y mucho menos que esta haya sido y sea su alumna.

Noche con un hombre prohibido

Un hombre con voto de castidad, eso es él. pero la lujuria pudo más en este encuentro.

Ese día quede de salir con este hombre, del cual no diré el nombre, era jueves que en Bogotá los bares son muy movidos. Quedamos en un lugar a eso de las 20h, era la primera vez que nos veiamos; únicamente habíamos conversado por chat y por telefono, al verlo noté que era más musculoso y no tan alto como creí ( yo mido 1,70 y el media alrededor de 1,75). Lo saludé con un beso en la mejilla yo no buscaba nada en concreto pero dentro mio tenía mi lado de puta que me exigia arrastrarlo a una residencia.

Nos dirigimos a un bar cercano y pedimos un par de cervezas entre charla y charla intentó besarme y rápidamente le hice la cobra y decidí jugar un poco; cada vez que quería besarme lo esquivaba y lo provocaba más y más. sonó un reggeton así que lo saqué a bailar y descaradamente le restregaba mi culo en su verga para excitarlo. al sentarnos me susurro que estaba muy caliente y que me sentara en sus piernas, y así lo hice. Sentada en sus piernas me tomo la cabeza y me acercó a él, ya sin poder moverme le dije: dejame a mi, me soltó y posé mi lengua sobre su labio superior y lo lamí luego su labio inferior y mordisqué suavemente. luego introduje mi lengua en su boca y la asalte con excitación y él no se quedó atrás me tomo con una mano la cabeza y con la otra tomo mi cintura para acercarme más a su cuerpo. nos besamos con tal locura que ya sentia mis pezones endurecersen contra su pecho y su entre pierna crecer. estuvimos así un largo rato hasta que sin poder aguantar más me dijo: vamos a un motel. obviamente no me resistí.

Pasó la cuenta rápidamente y nos dirijimos a un motel cercano, lujoso por cierto. cuando estamos ya en el cuarto empezamos a desnudarnos hasta quedar el en boxer y yo en ropa interior. al mirar su entrepierna, su verga estaba dura y el boxer ya estaba con una goticas. eso me provocó y baje mi mano hasta ésta bajé sus boxer y quedó ante mi una verga exquisita: grande y gruesa, ¿Qué más pedir?. la tome con mi mano y lo mire con cara de puta queriendo decir: voy a mamartela como nadie. posé mi lengua en la base de su mastíl y empecé a subir degustando suavemete esa verga que se endurecia más para mi, hice circulos en ella y bajaba y subia mi lengua para pasar a chupar sus grandes bolas. al subir nuevamente me quede en la cabeza de su mastíl lo introduje en mi boca y poco a poco fui chupando e introduciendolo más y más. era tan grande que no me cabía pero toda una garosa empecé a comerme su verga de una manera que a él le encantaba subia y bajaba rápidamente. era tan exquisito ese momento que el sujetaba mi cabello con fuerza, cosa que me pone a mil. tomé su verga con la mano y empecé a masturbarlo sin dejar de chuparle la verga. saqué toda mi lengua y y en cada subida y bajada de mi mano le chocaba su verga con mi lengua. eso le encantaba y así estuvimos un buen rato hasta que me grito que se venia y metió todo su mastíl en mi boca y soltó un buen chorro de leche que me tomé toda, sin desgastar ni una gota.

Me recosté boca arriba y posó su boca en mis pezones y con una mano agarraba mi otro pezón y lo pellizcaba y con la otra estaba jugando con mi clitoris, cosa que me enloquecia. así que le dije que la queria tener dentro mio. la tenia dura nuevamente y fue moverla un poco para que estuviera nuevamente bien parada y me penetró sin dificultad porque mi vagina estaba totalmente mojada por la excitación. inició un va y ven que hacia que mi espalda se arqueara de placer… una, dos, tres … veinte embestidas y yo moria de placer y empece a empujar su culo para que me embistiera más duro y me llegóun delcioso orgasmo que me hizo gritar.

luego, le indiqué que se acostara y me subí sobre el y empecé a cabalgar cosa que le daba más espacio en mi interior y nuestras respiraciones estaba tremendamente agitadas. con toda esta excitación y sin pensar en el dolor que pudiera causarme le dije: penetrame por el ano y me puse en cuatro.

Él, ni corto ni perezoso empezó a mover su verga en mi ano sin penetrarme, que aún nadie había explorado, y empezó a metermela. yo gritaba tan fuerte del dolor que imagino que escuchó mucha gente así que ahogaba mis gritos en la almohada. cuando había metido su verga en mi ano totalmente empezó un va y ven que me hacia casi llorar de dolor pero con un placer diferente, morvoso y excitante. así estuvimos hasta que se vino en mi trasero.

LA PRIMERA VEZ CON MI PERRO 2

En mi primer relato les conte como comence a chuparle la pija a mi perro ahora como lo prometi les cuento como me hice penetrar la vagina por mi perro y tambien el culito.
despues de averiguar bien si no habria peligro de algo si recibia el semen de Neron dentro mio me dispuse a que me metiera la pija en mi vagina
Como lo hacia siempre me duche y desnuda me eche sobre la alfombra, Neron se me acerco y como lo hacia siempre empezo a lamerme metiendo su hocico entre mis piernas para lamerme la vagina, abriendome bien de pierna me puse un almohadon debajo de mi cola para levantar bien la vagina, me eche leche sobre mis pechos y el vientre, la leche le gustaba, y tomandole las patas delanteras lo alce un poco para que las pasara apoyandolas al lado de mi cuerpo, lamiendo la leche de mis tetas lo abrace al sentir que su pija rozaba mi vagina, estirando mis manos se la tome y me la puse en la entrada de la vagina, estaba dura apenas la meti un poco en la vagina Neron empujo con fuerza metiendola toda y empezo a bombear enloquecido, yo gimiendo de placer le agarre esa bola que tenia en su tronco y abriendome lo mas que podia la vagina la empuje acompañando los movimientos de Neron al bombear y asi logre que esa bola tambien entrara dentro mio, feliz gemia y me retorcia acompañando a mi Neron sabiendo que nos habiamos abotonado.
era increible como goce, tuve varios orgasmos, agotada pero sabiendo si era yo quien se salia podria lastimarme espere que fuera Neron quien se saliera de adentro mio, estuve casi una hora abotonada y recibi muchisima leche de mi Neron, extenuada me quede echada mientras abrazaba a mi perro que me habia echo muy feliz, desde ese dia por lo menos una vez por mes me hago cojer por mi perro.
en el proximo relato les cuento como fue cuando me penetro por el ano

Encontré a mi hermana Isabel cogiendo

El relato que ahora voy a narrar aconteció hace pocos meses, a principio de año. Todo inicia cuando mi hermana Isabel decidió rehabilitar su casa, para esto me pidió el apoyo en ciertas actividades que por mi profesión, las realizo, para ello tuve que dedicar cierto lapso de tiempo para hacer lo encomendado por ella, tenía que llegar casi todos los días de la semana y cuando era necesario los sábados y domingo, así transcurrió todo con normalidad hasta concluir la remodelación de la casa pero por otros motivos pendientes tuve que seguir yendo algunos fines de semanas más. Y es entre este espacio de tiempo que sucedieron las cosas. Yo tenía llave de acceso a la casa y por ende entraba y salía sin ningún problema las veces que yo quisiera, pero fue ese domingo en que me lleve la tremenda sorpresa!
Primero le diré algo sobre mi hermana, ella es una mujer madura corriendo los 48 años de edad, de tez clara, bonita, con un cuerpo agradable de senos pequeños pero de caderas grandes, es divorciada desde hace muchos años y no se ha vuelto a casar a pesar de que no es nada fea. Hasta antes de suceder lo que les contare, no le conocía algún amorío con algún novio o amante, es más, yo en varias ocasiones le insinué que se buscara uno, pero nunca me entere que lo hiciera, hasta ese preciso día.
Era un domingo por la tarde arribe a la casa al entrar y al dirigirme hacia el área donde tenía que verificar unas medida observe algunas luces encendidas en la casa y supuse que mi hermana estaba en su habitación así que fui hacia ella para decirle que había llegado, a los pocos metros de su habitación escuche una voz de hombre, que extraño pensé yo! ella no tiene novio. Me acerque silenciosamente para ver que estaba pasando La puerta de la alcoba estaba entreabierta y cuando estaba a punto de asomarme para ver qué pasaba escuche a mi hermana decir. Que rico vamos a estar solitos como 3 horas así que lo vamos a pasar muy bien pero me intrigo mas escuchar nuevamente la voz de hombre responder al interior de la pieza, para desechar mi curiosidad e intriga me asome a un muro que da a una parte de la ventana de su alcoba y la cual permite ver un buen trecho del interior de ella, y al observar mire a un sujeto de menos de 50 años de edad, de tez canosa y mediana complexión sentado al borde de la cama y a mi querida hermana cerca de él, a simple vista solo charlaban e intercambiaban risas los dos, el estaba vestido con un jean y camisa sport y ella tenía puesto un combinado, pantalón color negro y blusa blanca, ambos sin calzado, su plática se miraba amena pero de pronto observe que el acerco sus manos a ella la sujeto de su cintura y la atrajo hacia donde él se encontraba, se situó al centro de la cama y cruzo su brazo por su cintura y abrazo su cuerpo e inmediatamente deslizo sus manos hacia la parte de su pantalón y comenzó a desabrocharlo mientras que con sus labios besaba el cuello expuesto de mi hermana, lenta mente mire cómo iba despojando las ropas del blanco cuerpo de mi hermana, Primero fuel el pantalón el cual fue quitado con sutileza, luego fue su blanca blusa de la cual se deshizo velozmente, posteriormente el braseare de Isabel fue bajado de su posición normal, dejando sus pequeños pero sabrosos senos en libertad de la sutil prenda, mismos que su amante en turno besaba y chupaba con ansiedad, sin quitar sus manos de las amplias caderas de mi hermana quien a su vez acariciaba la verga de su macho por encima del pantalón, hicieron una pausa para que el quitara totalmente el braseare de ella y besara nuevamente sus ya erguidos y provocativos pechos; así como los carnosos labios de su jadeante boca, durante el besuqueo y manoseo de él sobre el semidesnudo cuerpo de Isabel, hábilmente le bajo las pantaletas a media piernas y deslizo una de sus mano hacia el pelambre negro de entre los muslos de mi hermana y con habilidad inicio el roce de sus dedos en contra de los labios y clítoris de su vulva, haciendo movimientos oscilantes, dedeando tanto la parte superior y inferior de la húmeda raja de mi hermana, sin impedirlo Isabel continuaba dejándose mamar los senos, y su rostro se notaba en pleno éxtasis, fue precisamente ese momento que el aprovecho para deslizar su prenda intima a través de sus piernas y pies, deshaciéndose también de ella, teniendo enfrente de si, el cuerpo totalmente desnudo de esa hambrienta hembra, para posteriormente recostarla sobre la suave sabana de la cama y apoderarse de sus senos, cuello y boca. A los cuales besaba con gran frenesí y pasión; situación que ponía a Isabel al borde del placer. La boca de ese macho se apoderaba de los senos y vientre de mi hermana a la cual disfrutaba intensamente, él se hincó delante de ella y metió su rostro entre sus piernas chupándole vorazmente su raja, la cara de ella denotaba gran placer al sentir la lengua de su macho en sus rosados labios vaginales. El cuerpo de mi dulce hermanita se arqueaba hacia arriba al mismo tiempo que su cuerpo se sacudía con incontrolables espasmos y su boca gemía de placer. Ese hombre le pasaba la lengua por el clítoris, lo succionaba, lo mordía mientras metía un dedo en la vagina de mi caliente hermana, con desesperación las manos de Isabel se agarraban de la cabeza del macho para que siguiera con lo que estaba haciendo, que la tenía a punto de acabar, después de 10 minutos de sexo oral mi hermana empezó a respirar más rápido, fuerte y a gemir incontrolablemente hasta lanzar un fuerte grito experimentando su primer orgasmo de ese caliente encuentro. Ahhhh que rico! Fue la expresión que escapo de su boca. Después de esto su amante de incorporo sobre ella, colocándose en cuclillas enfrente de ella, aun con sus manos temblorosas y la respiración agitada, ella comenzó a desvestir a su macho, le zafo la playera, desabrocho su jean liberándolo de este, quedando solo el cuerpo de su amante en bóxer, desde la posición donde yo estaba, pude darme cuenta de la cara de sorpresa que mostro mi hermana cuando al bajar el bóxer de su macho, ver asomarse una enorme verga, venosa y gruesa como de 25 cm de largo, no sin antes dejar escapar un ahhhhhhhhhh!… Inmediatamente sin titubear Isabel tomo el grueso tronco de esa verga y comenzó aplicarle un suave vaivén con su mano, por lo cual el enorme trozo de carne creció un poco más. A continuación mire como mi hermanita acerco su rostro a la verga que ya se encontraba totalmente liberada del bóxer de su amante y acercar su boca a ella y pasar la punta de su lengua por la inflamada cabeza de esta. Isabel exclamo! Ummm… que rica verga, la echaba tanto de menos. Ummmm…. Wuaww! pensaba yo, realmente es una putita mi hermanita. En el interior de la habitación solo se escuchaba la boca de mi hermana al mamar el enorme palo exclamando! me encanta tu verga, tan rica, grande, larga, gruesa y cabezona. No le cavia en la boca. Seguían los sonidos de la mamada que estaba haciendo.
Un poco excitado, me asomo más cerca para mirar y veo a su amante recostado en la cama y a mi hermana arrodillada chupando y tratando de meterse tremendo pedazo de carne en la boca, eran casi 25 centímetros de largo y un poco menos 2 pulgadas de grosor. La verdad es que se veía una verga monstruosa y la caliente de mi hermana tratando de metérsela toda en la garganta la muy golosa. Ella le pasaba la lengua por el enorme glande mientras lo continuaba masturbando con su mano, le daba besos a los testículos y recorría todo el largo de la verga con su lengua para volver a tratar de metérsela toda en la boca. Ahhhh! Sigue, sigue que rico lo chupas, escuche exclamar a su amante! Para ese entonces yo me encontraba totalmente excitado con lo que veían mis ojos. Estuvo como 15 minutos mamando la verga hasta que súbitamente su macho se pone de pie arrojándola sobre la cama, inclinando a mi dulce hermanita y clavándole su verga la empaló por la vagina bombeándole innumerables veces, momentos después le sacó la verga y se recostó en la cama dejando las piernas fuera de ella, mi hermana se monto en él metiéndose ella misma la vergota en su rajita sexual y dándose múltiples sentones en el poderoso falo, en un momento dado su macho se incorporó metiendo sus brazos por debajo de las piernas de Isabel, ella se asió del cuello de él quien se puso de pie levantando a mi hermana en vilo sin desensartarla y en esa pose su verga seguía entrando y saliendo de la sabrosa vagina de ella, algunos minutos más tarde ella misma con una de sus manos se saco la verga de su raja y ordeno a su amante que la recostara sobre la cama, su amante obedeció inmediatamente su petición, la coloco sobre la cama con las nalgas hacia adelante, sujeto la enorme verga con su mano y la dirigió a la babeante raja de Isabel, la posesiono a la entrada de su vagina y la enterró al interior de ella, la reacción de Isabel llegó cuando sintió el enorme y grueso pedazo de carne enterrarse profundo en su matriz. Estaba la totalidad de la verga de su amante adentro, muy adentro de ella y le hacía vibrar todo su cuerpo con sus intenso vaivén… de su garganta brotaban murmullos y quejidos de placer incontenible. Era enorme el glande de esa verga y ella con la mirada desorbitada abría más su vagina para facilitar la entrada del enorme aparato al interior de su cuerpo. Temblorosa no podía controlar el estremecimiento que la recorría y la ponía al borde del orgasmo. Con su rostro apretado contra las sábanas, sus manos estrujando la tela con cada empellón, se fue entregando sin remedio, Pronto Isabel respiraba ya con dificultad, muy agitada sus gemidos se hacían cada vez más candentes y ruidosos, su amante ya casi montado sobre su cuerpo jadeaba intensamente y los vaivenes y estocadas se hacían mas fuertes y profundas, los dedos de sus manos los enterraba en la blanca piel de la cintura de mi hermana, que en esa posición continuaba sometida a ese fuerte pero exquisito movimiento, después de un tiempo considerable, mi hermana comenzó a hacer un movimiento circular de sus caderas en torno a la bestial embestida a la que era sometida, al mismo tiempo inclinaba sus nalgas hacia arriba recibir las arremetidas en lo más profundo de su raja. Se hace una pausa e Isabel se acuesta boca arriba y separa las piernas y dice a su amante, mi raja es toda tuya. Su amante se acerca y se arrodilla al borde Mientras mi hermana toma un poco de aire, su macho se para toma su verga y la apunta a su conchita que aunque estaba toda mojada y bastante lubricada, la descomunal verga de su amante le costó trabajo para que entrara ya que solo al poner la cabeza de su tranca sobre la raja de mi hermanita se escucho un quejido de dolor. Mire separar bien sus piernas y presionarla sobre sus vulva, entrando la mitad de la verga en la concha de mi hermana la cual dio un suspiro de placer, de gozo, al sentirse llena por dentro, su macho empieza a bombear lentamente para que la putita de mi hermana disfrute de su gran polla. A los pocos minutos de bombeo la conchita de Isabel se come la totalidad de la rígida carne. Después de 5 minutos el amante le pide que se ponga en cuclillas y ella muy obediente lo hace, observo a su hombre ponerse atrás de ella y enterrarle nuevamente su monstruosa verga en la vagina e iniciar un mete y saca impresionante que hace a mi hermana inclinarse hacia delante con la cara en la cama de tanta fuerza que le daba en cada clavada, no pasan menos de 5 minutos y mi hermana tiene su segundo orgasmo que la deja exhausta y respirando agitadamente. Su amante algo cansado empieza a sacar la polla de la vagina de mi hermana lentamente y nuevamente la veo en todo su esplendor, aún estaba erguida, vaya aguante que tenía este hombre una verga grande y aguantadora. De repente miro a su macho acercarse al buro de las cama y tomar un vaso con agua que estaba ahí que generalmente mi hermana deja en la noche por si despierta con sed, volteo hacia la cama y tengo la oportunidad de ver a mi hermana aún en cuclillas descansando… wuawww! que vista más espectacular se veía su trasero delicioso y una conchita mojadita después de tanta acción. Su amante regresa hacia donde se encontraba ella se vuelve a colocar atrás de mi hermana y escucho decirle ahora viene la mejor! Isabel en la misma pose y con el trasero expuesto lo acerca al borde de la cama y su amante le empieza a pasar la lengua por sus nalgas y esta inmediatamente comienza a suspirar y gemir. Observo al macho con su lengua taladrar el culito de mi fogosa hermana para ir lubricando y dilatando, después le mete un dedo en su culo y unos minutos después se incorpora le dice a ella. Estás lista, veo escupirle al culo de Isabel y comenzar a tratar de meter la venosa carne. Hazlo con cuidado por favor! Le suplico ella, a su macho le cuesta lograr que entre el glande en su culito y ella un poco contrariada exclama, Despacio, lo tienes muy grande y me duele! La verga entra en su pequeño ano lento pero seguro y a cada arremetida de el, ella disfruta dando un gran gemido de placer y exclamando nuevamente ¡quiero sentirla toda adentro! Fue impresionante ver como el rico culito de Isabel se iba tragando lentamente centímetro a centímetro toda esa barra de carne Vaya cogedora resultaba ser mi hermanita y yo que la veía tan quieta. Su amante se aferraba fuertemente de sus caderas le daba embestidas brutales sacando hasta la punta del glande y volviéndola a meter toda dentro de su culito que ya iniciaba acoplarse a semejante aparato, fue contradictorio mirar el rostro doloroso de mi hermana al sentir la potencia de esa verga y sus caderas moverse rítmicamente al compas de las embestidas, yo no sabia si en ese momento disfrutaba el dolor o el placer que le causaban las arremetidas. Veía a mi hermana con ese monstro metido en su culo. Su blancas nalgas comenzaron a devorar el tolete del macho hasta tenerlo completamente incrustado en lo profundo de su delicioso trasero, mas tarde el mete y saca se generalizó, en el rostro de mi hermana era evidente el placer que le daba estar completamente enculada por la tremenda verga de su amante Yo estaba al borde de la inmolación de lo caliente que estaba, sentía que la verga me explotaría de lo erecta que la tenia, me sorprendió mucho saber que a mi hermana le complacía tanto el sexo anal, nunca lo habría imaginado, no pude resistir mas el grandioso y candente espectáculo que me estaban brindando y sin poder evitarlo me ganó la eyaculación dándome la venida más placentera de mucho tiempo, sin embargo la verga no se me bajaba, seguía tan dura como en un principio, ya que la cogida que le estaban dando a mi caliente hermanita continuaba. Su amante volvió a sentarse en la cama sin desencular a Isabel quien seguía dándose sabrosos sentones en la vergota, luego de un largo rato mi hermana se levantó solo para darse media vuelta y sentarse nuevamente en la verga metiéndola totalmente en su apretado culito, se recostó sobre el cuerpo de él y con las piernas abiertas por completo
las levantó lo mas que pudo, ahora estaba frente a mí como si supiera que la estaba viendo y quisiera mostrarme como la enculaban, su excitante vellosidad resaltaba en la parte superior y tenia depilada el área vulvar y su apretado agujero; sus labios vaginales humedecidos se mostraban plenos y su culito bien lleno de verga también, la bombeada era suprema, la verga de él entraba y salía por completo del exquisito culo de mi hermana y cuando la verga salía su culito quedaba bien abierto dándome un espectáculo nunca antes visto por mí y antes de cerrársele la verga de él volvía a entrar prosiguiendo el cadencioso bombeo. Continuaron cogiendo y yo extasiado gozando el erótico espectáculo, pararon, cambiaron de postura y volvió a encularla, mientras la verga entraba y salía del trasero de mi hermana, él le frotaba sus pequeños senos con una de sus manos y con la otra la vulva, así duraron largo rato hasta que su macho comenzó a jadear fuertemente anunciando su llegada, Isabel precipitadamente se aparto de él, volteo su cuerpo sentándose en la cama y con sus manos sujeto el grueso tronco de esa verga y poso sus sensuales labios para recibir la fuerte eyaculación de su macho, deduzco que ella trago el semen de él ya que ni una gota de esperma escurrió de su boca. Pensé que sería todo pero me volvieron a sorprender! Mi fogosa hermana se volvió a incorporar sobre la cama dando la espalda a su amante él se inclino sobre las nalgas de Isabel para besar y chupar su hermoso culito, después acercó su miembro erecto dirigiéndolo al trasero de mi hermana y la ensartó lentamente hasta que su verga estuvo totalmente dentro del ardiente cuerpo de ella, para mí era imposible saber si la había vuelto a encular o se la estaba cogiendo por la vagina, lo cierto es que su pene entraba y salía del delicioso cuerpo de mi hermana quien movía su cadera al ritmo acompasado de cada embate de esa incansable verga, Su amante permaneció así durante más de 10 minutos, dándole fuerte hasta que con un potente y largo quejido se vino, luego se quedo un rato quieto con la verga aun dentro de ella. Descanso un minuto y después veo retirar su verga del sexo de mi hermana y se ve un tremendo hoyo en su culo e inmediatamente comienza a escaparse y escurrir el semen producto de la fuerte venida al interior del hambriento cuerpo de mi hermana. Después de esto Isabel mira a su amante a los ojos le da un beso en la boca, le dice gracias y se tira en la cama a dormir exhausta después de semejante cogida que le dieron. El se acuesta un rato a su lado para descansar y yo aproveche para salir de la casa, y pensar en lo sucedido.
Días después cuando regrese a casa de mi hermana, me encontré con una mujer diferente, alegre y risueña. Me pregunte así mismo. Cual serias el motivo de tal comportamiento? Claro ahora sé que ella es una mujer muy fogosa y que le encanta disfrutar al coger y estoy en espera de volver a encontrarla en pleno elidió amoroso con quien ella desee y la hagan mujer como lo hizo el extraño sujeto con el que la encontré.
Escenas como las descritas a lo largo de este relato y todas las poses como se cogieron a mi hermana son reales y trato de plasmarla como aun las recuerdo.

LA PRIMERA VEZ CON MI PERRO

ME LLAMO SOFIA Y TENGO 43 AÑOS, VIVO SOLA Y SOY MUY CALIENTE, ME ENLOQUECE EL SEXO, HACE COMO UN AÑO EN VERANO ESTUVE COMO DOS MESES SIN TENER SEXO, COMO SIEMPRE LO BAÑE A NERON MI PERRO MIENTRAS LE PASABA EL AGUA PARA SACARLE EL JABON LE ACARICIE EL LOMO Y LA PANSA, SIN DARME CUENTA LE ROCE SU MIEMBRO QUE ESTABA SALIDO DE SU FUNDA, NERON ESTABA ALZADO Y MIS CARICIAS LE GUSTABAN, SUAVEMENTE LE TOME SU MIEMBRO Y ME EXCITE DE UNA FORMA INCREIBLE LO ACARICIE HASTA SU TRONCO, ERA ENORME Y YA TENIA LA BOLA AFUERA, SE LA AGARRE SUAVEMENTE Y ME AGACHE PARA MIRAR SU MIEMBRO, ERA HERMOSO Y NO PUDE RESISTIR EL DESEO DE BESARSELO, COMO NERON SE QUEDABA QUIETO LE ACERQUE MI BOCA Y LA BESE, ERA MUY SUAVE, ABRIENDO LA BOCA ME LA METI Y LA EMPECE A CHUPAR, EN ESE MOMENTO NERON COMENZO A BOMBEAR METIENDOME SU MIEMBRO BIEN ADENTRO, BOMBEABA CON MUCHA RAPIDEZ YO SE LA APRETABA CON LOS LABIOS, LE APRETABA LA BOLA QUE TENIA EN EL TRONCO Y CHUPABA ENLOQUECIDA DE PLACER, DE PRONTO SENTI UN TORRENTE CALIENTE DE SU JUGO ME INUNDABA LA BOCA Y COMO NO ME PODIA SALIR LA TRAGUE TODA PARA NO AHOGARME CON TANTO JUGO, SU JUGO NO ES COMO LA DE LOS HOMBRES QUE LA LECHE ES ESPEZA, LA DE NERON ERA MAS LIQUIDA, CUANDO TERMINO LE LAMI BIEN EL MIEMBRO MIENTRTAS ME MASTURBABA Y LUEGO LO ABRACE Y LO BESE EN SU HOCICO, REALMENTE ME HABIA GUSTADO MUCHISIMO
DESDE ESE DIA COMENCE A PENSAR EN TENER SEXO CON NERON QUERIA QUE ME PENETRARA POR LA VAGINA Y POR EL CULO, ASI QUE A TRAVES DE INTERNET AVERIGUE SI ME ACABABA DENTRO DE MI VAGINA PODRIA HACERME MAL BUENO AVERIGUE TODO PARA TENER SEXO CON NERON SIN TEMORES, MIENTRAS SE LA CHUPABA SEGUIDO, ME GUSTABA MUCHO
EN OTRO RELATO LES CUENTO COMO FUE LA PENETRACION DE MI VAGINA Y MI CULITO

Mi suegro me estreno por atrás

Mi esposo apenas había salido y yo, ya hincada mamaba ansiosa la dura y rica verga de mi suegro, me exitaba tanto mi suegro, a su edad era mas vigoroso que mi marido, se afeitaba la verga y así lucia mucho mas deliciosa y enorme, el complacido se dejaba mamar..estábamos desnudos ya, me puso de pie, me encanta como me mira, con deseo y lujuria, pase de ser una niña a toda una puta en sus brazos, antes de apoyarme contra el respaldo del sofá había comido delicioso mi cosita también afeitada, mi esposo se había sorprendido de verme rasurada, pero le dije que era para gustarle mas y lo creyó, no sabia que en realidad me había afeitado para su padre..pues el quería verme rasuradita..
Dándole la espalda me beso toda, mi cuerpo temblaba de deseo, nunca me había sentido tan bien, tan deseada.. El me besaba tan rico, que me editaban sus besos, arqueando la espalda deje que besara mis nalgas, que las abriera y oliera mi ano, le gustaba tanto hacerlo y a mi me encantaba que el me lamiera y oliera mi colita, hundía bien rico su lenguita dentro de mi ano, yo a petición suya me abría de nalgas para facilitarle y mostrarle mi ano, el me decía cosas sucias y a mi me encantaba, se acomodo detrás mío y hundió su rica vergota en mi panocha, me la metió unos minutos con delicadeza antes de enardecido, darme con violencia como a el le encantaba penetrarme, sus guevos chocaban contra mi y eso me provocaba inmenso placer, mordía mi nuca llamándome su pequeña y rica puta, su PUTITA maravillosa, eso me encantaba y así me sentía para el…eso era yo para mi Suegro…su PUTITA complaciente.
De pronto me la saco, voltee a verlo y sonriente me dijo que me quedara quieta, que tenia ganas de mi ano, que le encantaba y ya no podía mas…que le urgía tenerlo, que era suya y haría lo que el quisiera conmigo, tenia nervios, pues es enorme y gruesa, pero también quería complacerlo en todo, así que asentí dispuesta a tragármela por atrás..con voz chiqueadita,infantil como a el le exita..le pedí que no fuera brusco, que no me lastimara…
Sentí la hinchada cabeza hurgar en mi ano, yo misma me abrí de nalgas para el, eso le encanto mucho, la coloco en mi ano y despacito quiso meterla, pero yo estaba bastante estrecha y era difícil, me dolía..pero el no quiso lubricarme, dijo que mi FUNDILLO era delicioso y que así le gustaba mas, apreté la boca dispuesta a tragármela y el empujo, yo grite de dolor al sentir esa enorme cabeza deslizarse dentro de mi..pero el me tenia bien sujeta y con voz autoritaria me dijo queme abriera mas las nalgas, yo le obedecí…mi Suegro era mi dueño y tenia que obedecerle en todo.
Me tenia bien sujeta de mi pelvis, me clavaba los dedos y volvió a empujar esta vez me entro hasta la mitad, yo grite y llore de dolor, sentía mi ano bien abierto, sentía como me invadía por completo, pero el no me soltaba y volvió a empujar, las piernas me temblaron, me sentía bien llena de ese rico trozo enorme de carne y el continuo empujandosela hasta metérmela toda, el rímel corría por mis mejillas, mis lagrimas mojaban mi rostro pero el estaba feliz y yo igual así que lo deje continuar a pesar del inmenso dolor que sentía en mi colita..
El me la empujaba con fuerza, yo sentía que me partía pero era un dolor exquisito, desconocido y delicioso, empeze a menear las nalgas y el río satisfecho..

-YA LO VEZ NELLY…ERES UNA PUTA MARAVILLOSA…TE DUELE…PERO TE GUSTA…
ERES LA MEJOR PUTA Y NUERA QUE PUDE SOÑAR..QUE RICO APRIETAS BEBE..-

A partir de ese día, mi suegro tomo el gusto de sodomizarme, de culearme a todo momento..decía que mi ano era lo mas hermoso del mundo y yo le creía todo…
Nunca usamos condón…así que a las pocas semanas de tener sexo…supe que estaba embarazada, francamente..no se de quien salí embarazada, obviamente..mi esposo creyó era de el, que me había dejado embarazar para retenerlo, pero la verdad no se quien de los dos me embarazo, tengo la sospecha que mi suego fue el que me preño, pues el me cogía a diario y siempre eyaculando dentro mio…pero no lo se.

sometida por puta parte II

(Ver parte I PARA ENTENDER)

Esa tarde llegué a mi departamento muy excitada por lo que me había dicho Ricardo, si bien me había quedado con las ganas de una buena penetración de su vergota, así que decidí preparar todo para la noche, solo tenía dos horas, por lo que arreglé un poco la casa rocié con perfume la sala y la habitación puse música suave me di una ducha , acomode el sofá de la sala frente justo a la entrada del departamento y me acomodé sobre el totalmente desnuda en cuatro patas y con mi culo bien parado (y con vaselina) de cara a la puerta que había dejado sin llave. Luego de unos minutos, sentí que el elevador subía pensé que era él por lo que con mis manos abrí lo mas que pude las nalgas de mi culo, la puerta se abrió, era él, al verlo le dije – ven papito mira como te espero soy oda tuya hazme lo que quieras- Ricardo al principio se sorprendió dudó un segundo y luego saco su enorme miembro y comenzó a penetrarme fuertemente mientras decía – Así me gusta putita quiero que todos los días me recibas así, desde hoy en adelante vas a ser enteramente mía zorrita—El solo sentir su tamaña verga penetrándome me hizo excitar sobre manera sentía sus 25 centímetros como taladraban mi culo, me estaba partiendo en dos yo gemía de placer a pesar del dolor y al escuchar sus palabras, no dude un segundo y le respondí –Siii siii seré tu puta, tu esclava lo que quieras, pero no me dejes sin tu verga ahhhh ahhh asiiii ahhhh— mientras empezaba a correrme. El empezó a tocarme las tetas con una mano y con la otra me tomo del cabello y me empujaba para atrás haciendo que yo me clavará entera su verga y me decía —-Muy bien puta ve preparándote porque te voy a maltratar las veces que quiera y no tendrá derecho a opinar salvo que yo te lo ordene puta de mierda —– y yo —- Siiii siiii hazme lo que quieras ahhh ahhh asii—– y el dialogo siguió así
Ricardo: Te encanta mi verga eh putita pues si tanto la quieres a partir de hoy yo soy tu señor Álvarez y yo te llamaré puta, porque eso serás entendiste?
Yo: siiii siii entendí señor Álvarez ahhhh ahhhhasiii
El Señor Álvarez: ahh que bien coges puta muévete muévete que quiero romperte el culo sii asii así ahhhh
Yo; siii asiii rómpame el culo señor Álvarez es todo suyo ahhhh sii asiiii aaahhh como me gusta
Señor Álvarez: Muy bien puta veo que aprendes rapidito eso me gusta toma, toma (cacheteándome las nalgas con fuerza)
Yo: ayyyy ayyy sii señor Álvarez ayyy aprenderé todo rápido ayyy ahhhh ahhh (mientras me corría por segunda vez)
Señor Álvarez: Estas bien excitada puta, vamos muévete asiii ahhhh no voy a parar hasta rebalsar tu culo de leche ¿entendiste putita?
Yo: Sii siii quiero toda su leche en mi culo Señor Álvarez ahhhh siiii
Y así seguimos un buen rato, en el cual me corrí dos veces más hasta que por fin el señor Álvarez eyaculo en mi culo, eso me excito mas aun, me volví a correr.
Señor Álvarez: muy bien putita ahora date vuelta y mamamela que lo haces muy bien.
Obedecí de inmediato comenzando a lamerle la cabeza de su verga, enseguida cent un tirón del pelo que me hizo atragantarme con su miembro, comencé a hacer arcadas pero pude controlar la situación y seguí chupando su hermosa verga mientras él decía.
Señor Álvarez: Así toda putita atáscate con mi verga y ahora me vas a escuchar putita.
Acto seguido me dio dos cachetadas mientras yo seguía chupando
Señor Álvarez Eso es puta sigue chupando a partir de hoy yo decidiré sobre tu vida ¿entendiste puta? (otra cachetada en mi cara). Yo asentí con la cabeza sin parar de chupar, al contrario de lo que pensaba la situación me excitaba cada vez más.
Señor Álvarez: Escúchame bien puta vas a seguir trabajando donde lo haces de manera normal, es al único lugar que podrás Salir sin mi autorización ¿entendiste puta? Y tomando me de los pelos sacándome su verga de mi cara hizo que le contestara
Yo: Si señor Álvarez como usted diga
Señor Álvarez: Muy bien puta para mañana quiero que te empieces a vestir como lo que eres una puta, así que quiero que tires vendas o cambien toda tu ropa decente, por minifaldas, playeras escotadas, pantalones ajustas ropa traslucida, y ropa interior sensual. Al trabajo iras así vestida pero sin topa interior, y en casa solo usaras la lencería, si alguna de tu ropa no me gusta serás castigad ¿a entendiste puta?
Yo: Si Señor Álvarez
Señor Álvarez (dándome otro cachetazo) sigue chupando puta (obedezco) vas a borrar todos los contactos de tu celular y tendrás solo mi número. Deberás contestar cada vez que te llamo como máximo al segundo timbrazo ¿entendiste puta de mierda?
Yo asintiendo con la cabeza.
Señor Álvarez muy bien ahora (sacándome de su verga de los pelos) dime ¿quieres que te coja?
Yo: Siii si señor cójame por favor
Señor Álvarez: (cachetazo) Señor Álvarez Puta aprende, pues ahora no te voy a coger hasta que me escuches ¿entendiste puta?
Yo: si señor Alabares
Señor Álvarez: Bien cuando yo llegue a este departamento siempre debe haber comida y bebidas para mi, mañana quiero tener varias fotos tuyas desnudas y con lencería y con tu próximo sueldo compraras tantas cámaras de video como ambientes allá en este departamento para que yo pueda saber que estas haciendo todo el tiempo entendido?
Yo: Si Señor Álvarez
Señor Álvarez: Muy bien puta ahora me voy si quieres que te coja solo cumple lo que te ordenado, luego recibirás mas instrucciones, bien puta ya asi como estas desnuda bajas a abrirme la puerta y luego puedes descansar, mañana vendré a las 7 de la tarde si cumpliste tendrás tu recompensa y si no tu castigo, vámonos puta
Me levante tome mis llaves y baje junto al Señor Álvarez le abrí la puerta rápidamente cuando estaba por cerrarla al Señor Álvarez cuando él me dijo chúpamela de nuevo aquí, me arrodille y comencé a chupársela, estuvimos el tiempo suficiente así para que pasaran algunas personas por la calle y vieran el espectáculo luego el Señor Álvarez me dijo Ya está bien puta retírate.
Salí corriendo hasta el elevador subí a mi departamento, me senté en mi sofá y me empecé a masturbar, estaba empapada gemía como una puta mientras me repetía a mi mismo seré tu puta señor Álvarez

El día que volví a gozar de Marbella

Hace ya algunos años me divorcie de mi primera esposa de nombre Marbella, ella ahora tiene 43 años de edad y la verdad luce como una madura muy atractiva, ella reside en otra ciudad por lo consiguiente nos vemos muy poco, solo cuando viene a visitar a nuestros hijos a la casa. Tenemos más de 10 años de separados y 12 de divorciados y desde entonces solo nos vemos en contadas ocasiones por nuestros hijos. Pero hace dos años cuando ella vino a nuestra casa a pasar un fin de años con sus hijos, sucedió lo que a continuación le relatare. Ella vino a nuestra ciudad para pasar el año nuevo y acompañarnos en la cena de fin de año, mis hijos ella y yo cenamos como solíamos hacer cuando ella vivía con nosotros, todo transcurrió en lo normal, entre platica, risas , brindis y abrazos de felicitaciones, ya pasada la media noche nos fuimos a la sala a seguir pasando la velada, nuestros hijos a un continuaban con nosotros pero uno a uno se fueron despidiendo y partieron a celebrar con sus primos y amigos, por lo cual nos quedamos solos, para hacer amena la charla destape una botella de vino y ambos degustamos el suave sabor de la vid, con charlas acerca de nuestra vidas presentes y otras del pasado, así transcurrieron los minutos y las horas y después de más de una botella de vino , nuestra platica se volvió más personal entre ambos, con el efecto del vino nos confesamos cosas que jamás nos habíamos dicho y hasta el atrevimiento de halagarnos nuevamente. Ya pasadas varias horas y ante los efectos del licor y mientras cruzábamos comentarios comencé a mirarla tratando de comparar lo que estaba viendo, con la delgada mujer que era a los 21 años cuando nos casamos… El dialogo que siguió fue subiendo de tono y comenzó cuando me pregunto por qué la miraba así y le respondí que trataba de desnudarla con la vista comparándola con la que había sido mi mujer, las platicas fueron largas entre ambos y le confesé que aun la miraba hermosa y aun me atraía como mujer. Ella es bajita, morena clara con un cuerpo esbelto como de 30 años, con unas caderas bonitas y unas nalgas paradas, en fin toda una atractiva mujer madura. Ante mi confesión y un poco extrañada no supo que decir, solo se limito a regalarme una sonrisa que yo interprete como una aceptación, después de esto ella tomo una posición más atrevida y comenzó a rozar sus manos con las mías y los roces fueron subiendo de tono hasta el punto de que sin que ella lo evitara la abrase y bese su boca, acto que ella correspondió con la misma pasión, al contacto de nuestras bocas y nuestros cuerpos, pude advertir que sus piel se erizaba y de su garganta se escapaban alguno que otro gemidos, situación que yo aproveche, cuando ella levanto sus pies sobre el sofá, para llevar mis manos hacia la parte baja de su cuerpo, le acariciaba las piernas desde los tobillos hasta poco más arriba de la rodilla, pero según fueron pasando los minutos fui subiendo poco a poco por entre su vestido hasta toda su pantorrilla. Estaba disfrutando con ganas de aquellas piernas y la toqué a mi antojo de cintura para abajo sin llegar nunca a su culo o entrepierna por respeto en aquel momento. Ante esta situación ella poco pudo hacer y su voluntad quedo quebrantada con mis atrevidas caricias, ya para ese momento deslizaba mis manos entre su prenda de vestir y hacia a un lado el borde de su braguita y rozaba su clítoris con mis dedos con lo cual la hacía temblar y hasta gritar. De repente y en pleno frenesí pasional ella me detuvo se aparto de mi al mismo tiempo que exclamaba , que tenia temor de que nuestros hijo regresaran y nos vieran en comprometedora situación, ante su temor y con la alta excitación de mi cuerpo, trate de calmarla y decirle que todo estaría bien y que le hablaría a nuestro hijos para saber donde se encontraba y si volverían pronto, lo cual ella acepto que hiciera, tome el celular y marque a mis dos hijos y ambos me dijeron que regresarían hasta el amanecer que no nos preocupáramos y ante las repuestas de nuestros hijos, ella Se acerco a mí con intención abierta de besarme y yo me deje. Sus labios se sellaron a los míos y su lengua buscaba como abrirse camino. Yo abrí mis labios y sentí inmediatamente su lengua entrelazarse con la mía y llenar todo espacio de nuestras bocas. Prácticamente no me daba tregua y acercaba su cuerpo al mío, presionandome contra el sofá donde nos encontrábamos. Ya no era, ni había momento de retroceso. Mi verga estaba completamente erecta y mi cerebro en blanco. Intente desabrochar su vestido y ella misma casi con violencia, comenzó a a quitárselo. Ella misma deslizo su brassier hacia abajo, quedando al aire un par de tetas que bien conocía. No había mucho cambio, medianas, redondas, con unas inmensas aureolas y unos pequeños pezones. En cuanto las tuve a mi alcance las bese y comencé a mamárselas, poniéndose erguidas inmediatamente al contacto con mis labios y lengua, Pude sentir aun la firmeza de esas exquisitas tetas que años antes tanto disfrute lo cual era lógico porque ella se cuidaba mucho es por eso que aun se sentía su carne firme. No me dejo seguir desnudándola y siempre sin separar su boca de la mía me llevo a lo que fue nuestra habitación. Dentro del lugar pude observar que Marbella realmente escondía bajo la ropa un cuerpo espectacular. Se quito el vestido y el sujetador y braguitas de encaje que llevaba a juego insinuaban una figura muy cuidada y para mí gusto sumamente sexy. Bajo el sujetador negro se escondían dos pechos medianos y aun firmes y duros por lo que dejaban ver. Tenía una piel morena salpicadas de algunas manchas en todo su cuerpo y se concentraban según bajabas hacia su cintura. Las braguitas eran pequeñas y finas y le empezaban justo a la altura de dónde se podía ver unos cortos pelos por encima de su coñito. Me recreé mirándola alternando su cuerpo y sus ojos. Me miraba directamente a los ojos para luego bajar por mi cuerpo notando cómo se me hinchaba la verga bajo el bóxer sin ningún pudor por mi parte. Ambos nos fuimos despojando de nuestras prendas muy despacio, sin ni siquiera cerrar la puerta de la habitación, y ya desnudos nos fuimos a la cama. Directamente nos sentamos pegados el uno al otro, otra vez ella con sus piernas por encima, pero esta vez claro completamente desnuda. Yo cogí el mando con las mano no esperé ni un segundo más y repetí mis caricias por toda su pierna. Mientras nos mirábamos yo no le quitaba la mano de encima pero ahora me deleitaba en su pantorrilla y ya sin ninguna vergüenza en todo su culo. Ella por su parte tampoco me quitaba la mano de encima, ambos respirábamos jadeantes su mano recorría todo mi pecho, mi cintura y cuando le apeteció acarició a discreción mi entrepierna por encima. Tomo y recorrió mi verga con placer y muy despacio, recreándose en toda su longitud bajando y acariciando los huevos como si tuviera una joya delicada en las manos. Juntamos nuestras bocas y nos besamos con mayor frenesí. Yo no quitaba los ojos de ella para seguir comparando imagines. Sus muslos bien llenos seguían firmes aunque con un poquito de estragos del tiempo, las piernas recias y suaves, definitivamente lo que había cambiado en ella eran sus caderas y glúteos que ahora eran anchas, erguidas y tentadoras. Aun se notaba su delgada cintura y una incipiente barriguita sustituía su abdomen antes terso, pero sin duda su imagen en general contribuyo a que aumentara mi excitación al grado en que mi verga parada y hasta los testículos se querían reventarse. Mi intención primera intención era disfrutar el sabor de su rica fruta, la acosté en la cama boca arriba, con las tetas ricas con unas marcas pequeñas producidas por horas de sol se la veía espectacular con un monte de Venus pronunciado aunque no se notaban muchos bellos, la veía bastante nerviosa, pero muy excitada. Me acosté sobre ella y empecé a besarle las tetas y los pezones, notaba que le gustaba esto que le hacía y de su boca salían leves gemidos de placer. Luego de chuparla por unos minutos le pasé la lengua por su cuerpo hasta llegar a su triangulo del amor, acerque mis labios a el se lo comencé a besar, ella me ayudó abriendo sus piernas, en cuanto sintió mi aliento en su húmeda raja dejó escapar gemidos de placer. Parecía una adolescente que lo hacía por primera vez, estaba muy excitada, cuando la toqué estaba toda mojada y su clítoris duro. Le abrí aun más las piernas, me puse entre sus muslos y empecé a mamarle la vagina, la tenía un poco depilada por los bordes solamente, además tenía los labios de la raja bien abiertos y grandes y eso me excitó aún más. Le metía la lengua bien adentro de su fruta, ella se movía y se mojaba aún más. Le hice esto por unos 10 minutos, luego mientras jugaba con ella, me acosté a su lado y mientras volvía a chuparle las tetas y los pezones le agarré la mano y se la llevé a mi verga, cuando la tocó cerró los ojos, la apretó y empezó a acariciarla a todo lo largo llegando a acariciarme los huevos, parecía que por años hubiese estado esperando hacer esto. Yo le preguntaba al oído si le gustaba lo que me hacía, ella aún con los ojos cerrados me decía, si me gusta mucho! Le pregunté si se sentía bien? si me dijo, se la notaba fuera de sí debido a la excitación que tenía. Volví a voltear hacia su vulva en la que sus labios seguían conservando su forma aunque más agrandados acerque de nuevo mi lengua a ellos y los recorrí de arriba a abajo mientras ella apretaba sus muslos contra mi cabeza y cuando comencé a mover la punta de la lengua entre los dos labios, camino a su clítoris sentí su cuerpo temblar y el vaivén de su caderas sobre mi rostro, así como el de su cabeza sobre la cama de un lado a otro, síntoma de lo mucho que disfrutaba la mamada que le daba; No bastaron más de dos lenguazos tiernos y ardientes con un poco de presión para que en ella comenzaran una serie de espasmos que recorrían su cuerpo, acompañados de fuertes gemido que yo tanto conocía. Pronto sentí el rico sabor de su jugo en mi boca, producto de su primer orgasmo, lo cual me hizo recordar los antaños momento en que solía disfrutarlo frecuentemente. Ávidamente saboree el afrodisiaco sabor de su fruta madura y poco a poco fui desapareciendo los resto que se habían escapados de sus labios y mi boca, hasta que ella quedo totalmente estática, sin ningún movimiento. Al cabo de unos minutos después de permanecer recostada sobre la cama se incorporo, acerco su rostro al mío y me beso frenéticamente al mismo tiempo que me susurraba al oído, lo mucho que había disfrutado ese orgasmo. Sin decir más palabras busco de inmediato mi verga que no había dejado de tocar, acerco su boca a ella y se la metió golosamente hasta casi el final. Seguía siendo una consumada profesional de la mamada como cuando éramos novios y esposos. Me recordó como siempre me decía que su boca estaba hecha a la medida de mi verga. seguía disfrutando de mi miembro se lo metía hasta el tronco para luego sacarlo y llenarlo de besos y de lengua mientras acariciaba mis testículos suavemente pero con la presión necesaria para volverme loco. Sujete su cabeza con mis manos al compas de sus movimientos y le pedí que no siguiera mamando porque aun no deseaba venirme sin antes disfrutarla, no hizo caso alguno y continuo su rica y experta labor sobre el tronco de mi miembro, al mismo tiempo que me decía que deseaba que se la echara adentro de su boca, esa frase hizo que me excitara aun mas a tal grado de sentir un fuerte pero rico dolor en la verga y un fuerte calor bajar de mi cabeza a la punta de mi rígido órgano, para posteriormente sentir explotar mi llegada en la profundidad de su garganta hasta donde se encontraba la punta de mi viril verga y llene de semen el interior de su boca y garganta. Para después caer casi desfallecido sobre su cuerpo. Permanecimos así durante un tiempo más y posteriormente un poco descansada ella se incorporo encima de mí y sujeto mi miembro con una de sus manos y lo acerco a su húmeda vulva y tras unos cuantos movimientos sobre sus labios vaginales, tomo la iniciativa y se penetro ella misma con mi miembro y empezó a cabalgarme fuertemente. Esto me calentó muchísimo, porque no era una forma de coger que le gustara cuando era mi mujer. Me cabalgaba y se movía como la mejor amazona del mundo y así tras un lapso de tiempo llego a su segundo gran orgasmo acompañado con fuertes gemidos y espasmo de su cuerpo sobre el mío; Nuevamente mi verga estaba rígida y en lo profundo de su cueva de amor y mi leche estaba a flor de mi polla y a penas me aguantaba. Fui yo ahora quien la puso abajo para de inmediato tomar sus piernas elevarlas sobre mis hombros y penetrarla totalmente hasta sentir nuestras pelvis chocar. Fue mágico sentir de nuevo aquella caliente y mojada vagina llena de mi y comenzamos a movernos a buen ritmo mientras yo chupaba sus paradas tetas y su carnosos labios, ella buscaba mi lengua con sus besos y sellamos nuestras bocas con un ardiente beso en el cual nos entregábamos por completo, nuestros cuerpo temblaban sudorosos y pronto empecé a sentir que me volvería a correr nuevamente al percatarse de ello me pidió que no llegara en el interior de ella; sino afuera ante tal excitación hice caso omiso de su petición y después de un tiempo la clave hasta lo más profundo que pude y mi pija comenzó a vomitar leche hacia su interior como hacía mucho no pasaba. Honestamente ella seguía moviendo sus caderas hasta que se la saque. Y sorpresiva mente se abalanzo sobre mi verga a limpiar con su boca la leche que aun emanaba de ella y se la tragaba como nunca lo hizo cuando era mi esposa. Tras esta excitante cogida nos abrazamos y comenzamos a charlar nuevamente sobre nuestra actual situación. Yo sabía por otras personas que apenas hace unos meses atrás se había casado nuevamente con otro hombre, pero de antemano yo sabía que por su cuerpo habían pasado al menos otros cuatro hombres más y eso no me importo y no le tome importancia, al contrario me aseguro que ninguno la había hecho disfrutar del sexo como yo lo hacía! sus palabras me excitaban mas al saber que solo gozaba con mis cogidas. Y le dije que el haberse acostado con otros le cambio para bien su forma de coger. Con la plática, no tarde en estar de nuevo supercaliente y recordé algo que siempre nos gusto. Le dije! que le cogería su hermoso culo y sus ojos se abrieron. Rápidamente al escuchar mis palabras tomo de nuevo la verga y me la volvió a mamar mientras yo relajaba su trasero con la punta de mi dedo sobre su esfínter. En nuestros buenos tiempos ella solía tener orgasmos mientras yo le mamaba el culo para dilatarlo antes de penetrarla. Esta vez no fue la excepción y así lo hice, disfrute de su apretado agujero el cual llene de besos y lengua y también como antes estaba como loca. De esta forma no me fue difícil la dilatación y esta fue rápida. Me separe de sus duras nalgas, la hice posar en cuatros manos sobre la cama, tome mi verga con mi mano, la apoyé contra su ano lubricado y poco a poco fue entrando en ella. Recibió la punta de mi verga con un estremecimiento y me pedía que siguiera, que la metiera toda. Así lo hice, hasta que mis huevos chocaron con su vagina y se encontraron con su mano, que estaba acariciando su clítoris. Me pidió que no me moviera, que dejara que fuera ella la que lo hiciera y así comenzó un movimiento de caderas, sinuoso, que sacaba mi verga de su culo casi hasta la punta para volverlo a meter a continuación. Yo veía mi pene entrar y salir de aquel culo estrecho y hacerse realidad nuevamente mi sueño de tantos años, En medio de sus quejidos, risas nerviosas, y suspiros sin fin ella comenzó a disfrutar nuevamente de la fuerte cogida mientras metía y sacaba mi pene de aquel agujero negro en la posición de perrito, ella trataba de elevar y contorsionar su cuerpo buscando mi lengua, y nuestras manos se disputaban las caricias en sus tetas y pezones. y apenas podía creerlo, y deseaba prolongarlo y que durara mucho. Sin embargo, la excitación de mi ex era también mucha y pude comprobar que tenía su raja completamente empapada y cuando me dijo, “fóllame el culo, así, no pares, no pares,” y noté que estaba alcanzando el orgasmo, pude aguantar más y me dejé llevar llegando asimismo a un orgasmo como nunca había experimentado, Sentí mi verga escupir fuego dentro de su trasero y ella lanzar un fuerte grito de placer ante mi llegada. eyaculando en su interior y notando los chorros de semen salir, uno tras otro, en sacudidas intensas e interminables. Me pidió que no la sacara, que dejara mi verga dentro de su culo un poco más sin moverla, sintiendo su presión, y así lo hice, hasta que empezó a perder la erección y no pude evitar que saliera arrastrando con ella algo de semen que había quedado en su interior, dejando un reguero sobre su espalda. ambos nos vinimos casi juntos;. Así caímos sin fuerzas en la cama y cuando mi verga comenzó a relajarse la saque de aquel culazo en forma de corazón que aun no era muy atractivo, erguido, ancho y con unas bonitas y blancas nalgas. Había cierta emoción, cuando nos miramos. No puedo negarlo me dijo que se iría a dormir. Ella tenía que volver a su casa por la mañana y yo lo sabía. Era casi el amanecer y ella tomo sus prendas, se vistió y salió de la habitación, por la mañana después de levantarse y tomar un baño se arreglo y se preparo para partir, después de despedirse de nuestros hijos que ya habían regresado a casa se acerco a mí y me pregunto si me había gustado la noche de placer que habíamos pasado, lo cual conteste que si y sin más me dijo adiós con un beso y salió de mi casa rumbo a la suya en otra ciudad. Días después hablamos por teléfono y me dijo nuevamente que le había gustado mucho lo que hicimos y que además había comprobado que aun sentía deseo por mí como pensaba y que le gustaría volver a hacerlo cada vez que yo quisiera. Vaya sorpresa, pero debo confesar que después de esa noche de pasión aunque lo he deseado de nuevo, no ha habido la oportunidad de repetirlo por su ausencia y casi nulas visitas. Espero algún día poder nuevamente disfrutar de su rico cuerpo y vaciarme en ella como siempre lo he hecho.