NIÑA EN CALZAS

Mi vida cambiaría drásticamente cuando estaba pasando los cuarenta años, era un tipo normal, con una vida normal, compartía mi vida con Beatriz, mi gordita, como siempre le decía, padre de cuatro hijos, dos con ella y otros dos de mi anterior matrimonio.
Me levantaba temprano, a la cinco de la mañana, desayunaba rápido y me iba a mi trabajo, a solo unas cuadras de mi casa, era empleado en un bar muy coqueto que estaba sobre la avenida, antes de abrir hacíamos una limpieza superficial, ya que teníamos varios clientes que tenían como rutina desayunar en el local y no debíamos perder tiempo.
Generalmente, prefería barrer y regar la amplia vereda, sitio en el que luego poníamos las mesas que quedaban al aire libre hasta el anochecer.

Para mi desgracia, mi maldita desgracia, ella se cruzó en mi vida… Estaba regando como de costumbre, eran las seis de la mañana y el sol recién se asomaba, ella pasó caminando sola por la vereda, no sabía de donde venía, no sabía a donde iba, una joven de cabello corto a los hombros, rubia, calculo que no llegaba al metro sesenta, seguro no llegaba, mi impresión fue de entre quince y veinte años, a esa edad las chicas están en pleno desarrollo y se me hizo imposible poder precisar mejor, bonita, delgada. Con el paso a mi lado tuve que dejar de baldear, solo usé la escoba como apoyo y me quedé mirando hasta perderla de vista, tenía una remera que llegaba a su cintura, y unas calzas negras brillantes que parecían pintadas en su piel, sus piernas delgadas eran perfectas, su cola redonda y respingada sobresalía como un apetecible manjar, era la perfección geométrica, su cintura era tan pero tan diminuta que solo hacía resaltar su perfecto trasero, al alejarse, los rayos del sol que se levantaban en el horizonte se metían por un más que generoso hueco que formaba su sexo con el nacimiento de sus piernas.

Aún tenía su perfume en la nariz cuando me encontré meditando, no era su perfección lo que me había dejado tildado, solo me preguntaba por qué?, porqué una niña sabiéndose tan bonita salía vestida así a la calle, a las seis de la mañana, era necesario? No podía entenderlo, no podía justificarlo, me sentía provocado, me negaba a asumir que era pura inocencia…
A lo largo de la jornada, inconscientemente me encontraba con su imagen en mi cerebro, haciéndome una y otra vez la misma pregunta, sin encontrar respuesta.
Al ir a dormir por la noche, otra vez esa imagen, su culo perfecto, me increpé a mí mismo, que estaba pasando?, me convencí que el problema estaba solo en mis pensamientos hasta conciliar el sueño.

Al día siguiente, para mi tortura la escena se repetiría, solo que esta vez sus calzas eran naranja flúo que llamaban aún más mi atención, creo que mi corazón casi explota al notar los elásticos de una pequeña tanga que evidenciaban sus glúteos desnudos bajo esa prenda ajustada.
Pronto me mal acostumbré, día a día calculaba el horario solo para verla pasar, memoricé cada una de sus calzas, colores, formas, su trasero se grabó en mi mente, línea por línea, detalle por detalle, poco a poco comencé a sentir una perversa obsesión hacia esa joven.

Y mi obsesión por esa niña fue en aumento, ella me daba una ilusión para vivir, las cosas con mi gorda no marchaban bien, siempre eran reclamos, siempre eran problemas, que la plata no alcanzaba, que los chicos rompían cosas, que los parientes, siempre había algo, además siempre estaba agotada, nunca tenía ganas y me hacía sentir como un enfermo sexual, poco a poco me fui inhibiendo ante ella, me fui resignando y mi aburrida jornada solo se justificaba en esos minutos del amanecer…
Así que esa rubia se había transformado en mi motor de cada día, solo verla pasar, se transformó en mi oscuro pecado…
Esa mañana fue diferente, la vi venir, pasó a mi lado indiferente luchando por prender un cigarro, con un encendedor que fallaba en cada intento, la rubia jamás me había registrado, nunca adivinó que alguien la observaba, tenía unas calzas de ensueño, combinando tonos de verdes claros con celestes, mi vista ya se había perdido en sus nalgas cuando giró de improviso sorprendiendo mi mirada en el lugar prohibido, ella se dio cuenta que estaba mirando por más que yo disimulara, solo dijo:

– Perdón, tiene fuego?
– Tengo cualquier cosa para un ángel…

No sé por qué dije eso, fue lo primero que vino a mi mente, me sentí muy estúpido, busqué mi propio encendedor y disparé mientras le daba fuego:

– Perdón, tu nombre es…

Rio y tirando su primera pitada sobre mi rostro para responder con el cigarro entre sus labios

– Me llamo quinientos…

Me quedé congelado, sin saber que decir, que hacer, solo la vi alejarse como cada mañana, era prostituta…

Los días siguieron pasando, solo que ahora ella me regalaba una sonrisa a su paso, y decidí que ya no dejaría pasar la oportunidad…
Junté los pesos, uno por uno, para poder tenerla. Hablé con ella, fui a su departamento…

Esa noche me recibió con unas calzas blancas para el infarto que le partían la concha en dos, no hablamos mucho, no era charlar lo que precisamente deseaba, fui torpe, sin delicadeza, la sostuve contra mi cuerpo, su culo estaba contra mi sexo y sentí como mi verga se había parado, como hacía tiempo que no lo sentía, el pulso sanguíneo me retumbaba, con una mano acaricié su boca, bajé suavemente hasta sus pechos, la tela de su remera me impedía el contacto directo, pero pude sentir la suavidad de sus formas, ella empezó a apretar su trasero sobre mi sexo, a recular moviéndolo sensualmente de lado a lado, y eso me excitaba, exclamó suavemente:

– Te gusta papi?

Respondí su oído

– Dios… no puedo creerlo…

La mano que acariciaba sus pechos bajó lentamente, la colé bajo sus calzas, sentí la seducción de su tanga, fui más abajo, su raja estaba suave y al tacto percibí una dulce depilación, por instinto cerraba sus piernas y se encorvaba hacia atrás, pero inconscientemente solo lograba apretar más y más su culo contra mi sexo.
Las gotas rodaban por nuestros rostros, transpiración, excitación, calor.
Pisé con mis zapatillas las suyas para dejarla descalza, comencé a forcejear para bajar su calza, al fin sentía la piel suave de su culo perfecto, la solté a corta distancia y le dije que terminara de sacarse las calzas que ya había bajado hasta sus rodillas, ella obedeció como todo una profesional.
Mientras ella solo se quedaba con una espectacular tanga blanca como la nieve, yo sacaba mi pija dura y le colocaba un preservativo, fui tras sus pasos hasta su escritorio que se ubicaba a un costado, la rubia entonces sacó la pequeña colalees dejándome ver su concha hermosa, regordeta y casi lampiña que quedaba ante mis ojos, en un hermoso gesto ella tiró la prenda íntima sobre mi rostro, sentí su aroma a mujer, la llevé a mi boca para notarla empapada por sus flujos, se sentó sobre el mueble, abrió sus piernas apoyando los talones a los lados, dejando sus sexo al borde sugirió:

– Vienes?

Tenerla tan sumisa solo lograba aumentar mi perversión, escupí en mi verga, apunté y se la metí por completo, al fin, al fin esa puta era mía, me moví en su interior, mi verga caliente la penetraba sin piedad, una y otra vez, una y otra vez, levanté su remera, también su sostén, sus diminutos y blancos pechos se movían al compás de mis embates, unos pequeños pezones asomaban provocándome, quería más, el demonio que me poseía quería más…

La levanté y la obligué a girar, parada en el piso, ahora con su vientre y sus pechos contra el escritorio, con mis piernas la obligué a separar las suyas, ahora su enorme y precioso culo que tanto había deseado estaba ante mis ojos, desnudo, perfecto, el bronceado del sol me hizo saber que usaba un traje de baño más diminuto de lo que hubiera imaginado, escupí en mi mano y la pasé por su dilatado esfínter, ella solo se acomodó, preparándose para lo que venía
No tendría piedad, noté su culo estirado, escupí en el hasta no tener saliva, empujé suavemente para no lastimarla, pero no tenía con que lastimarla, meterla en su trasero fue casi lo mismo que meterla en su concha, casi no noté la diferencia, sus manos se aferraban al escritorio, y su cara de dolor me dio placer, su culito apretaba mi verga, me sentía Dios…

Ante sus gemidos le dije:

– Te gusta puta? Te voy a enseñar lo que es un hombre, te voy a enseñar a mover tu culo en calzas, perra, te gusta que te miren el culo? a provocar cada mañana? ahí tienes para que aprendas…

Recordaba a mi gorda con enfado, tenía que pagarle a una puta para obtener lo que ella me negaba? Bien pagado estaba entonces…

No faltaba mucho, no podía contenerme, la tome de los pelos y la obligué a sentarse en el piso, me paré frente a ella como lo habíamos acordado, saqué el preservativo y comenzó a masturbarme cerca de sus labios, su rostro de ángel empapado en lujuria, su ritmo era perfecto, me hizo sentir dueño del mundo, pronto brotaba mi semen, con sumo cuidado me arrancó hasta la última gota, chorro tras chorro, no recordaba acabar así desde mi adolescencia, ella permanecía inmóvil, su rostro se fue llenando con líquido blanco, sus labios, su lengua, sus cabellos, lo dejaba correr por su cuerpo, hasta sus pechos, donde terminó acariciando mi verga hasta que volvió al reposo, entre mis jugos de placer.

Satisfecho, la tarea había culminado, miré la hora, después de todo había sido demasiado rápido, no tendría mucho de que quejarse, mientras terminaba de acomodar mi miembro le agradecí por el momento vivido.
Volví a casa en silencio, meditando lo que terminaba de vivir…

Pero después de pasar mi momento glorioso, la codicia comenzó a erosionar mi vida, mi mente, no pude dejar de pensar en lo ocurrido y necesité volver a probar la manzana prohibida y como un jugador empedernido me hice adicto a ella.
La rubia no tuvo piedad, se aprovechó de mí, era mi debilidad, me notó vulnerable, sus tarifas aumentaron conforme iban aumentando mis pedidos, me cansé de cogerla, por todos lados, en todos lados, me saciaba, me quitaba la sed pero cada mañana volvía a verla pasar en calzas, y solo eso era un nuevo comenzar…

Pasaron ya algunos años, me quedé solo, mi gorda descubrió todo, era previsible y lo curioso fue que no me importó, me dejó, se llevó a los chicos, y lo poco material que habíamos forjado en pareja, fui a una pensión, comencé con problemas en el trabajo por mis ausencias, por mis descuidos y por las deudas que había contraído.
Me cegué con la rubia, perdí mis amigos que trataban de apartarme de ella, llegó el momento que no podía satisfacer sus exigencias, y si no había paga, no había sexo, comencé a beber, al final también perdí mi trabajo, solo tenía lo puesto…

Aún veo pasar la rubia en calzas, pero ya no me registra, ni me mira, no tengo nada que le interese, nada para ofrecerle, ahora solo soy un miserable vagabundo que se entregó al alcohol solo por esa niña en calzas…

La historia que terminas de leer es ficticia
Si tienes comentarios, sugerencias al respecto puedes escribirme a:
dulces.placeres@live.com
Gracias

Mi niñito gay me sedujo

Me llamo Meny, soy de cd Juarez, soy chofer de camion de pasajeros, asi q viajo constantemente desde Mexico abarcando de Tijuana hasta Nuevo Laredo, como la mama de mijo trabaja toda la semana, cada q puede el niño viaja conmigo, casi cada dos semanas, aunque tambien mira seguido a su papa biologico q a veces nos acompaña en los viajes, se llama Lazaro y el chavo tiene 28, hicimos buena mancuerna pal cotorreo, me platica q desde chavo era caliente, por eso tuvo a Alex joven.

Alex es el niño y desde q era pequeño me di cuenta de sus gustos, tiene 12 años, yo tengo 35 y me junte con su mama cuando el tenia 8, un dia le comente a Lazaro q se me hacia medio especial, el se rio y me dijo: simon Meny, Alex es jotito pero asi lo quiero, me contesto con cara picara, asi quedo, es bastante abusadillo el mocoso le respondi a Lazaro, bastante listo y lo mejor es aventado y le gusta pasarla suave.

Estando en Chihuahua capital, sali con Alex por unas cervezas pal calor, cuando de pronto miro a Eric, un amigo chofer de 32 años q tambien no desaprovecha oportunidad de meter la verga donde lo inviten, vive en Chihuahua precisamente, deje de verlo porque se fue un tiempo a Chicago pero ya volvio…

-Q onda mi Eric como estas? Cuando volviste?- Lo salude con gusto.
-Eeehh mi Meny, ya hace casi un año, ya ando en el trailer.- Respondio entusiasmado.
-Q mi Eric, ya sabes q eres como mi carnal. Q? Nos echamos estas cheves?- Le pregunte.
-Simon Meny, deja yo llevo otras pa q sea la charola.-
-Sale pues.- Le dije mientras pensaba el cotorreo q se nos venia.
-Como estas Alex?- Le pregunto al chavillo.
-Pues checa Eric.- Alex contesto coqueto.
-Ay mijo, siempre de voladito.- Lo reprendi jugando. El ya me conoce de jugueton.
-Dejalo carnal q se haga abusado, oye vamonos rapido porque deje encargada a Rosita con la vecina.-
-Subete pues wey.-
Y nos fuimos a su casa.

Rosita es una sobrina de la q Eric se habia hecho cargo, ya q su hermano q es papa de la niña y se fue a Chicago y se la dejo a Eric desde los 6 años (Ahora tiene 13 la niña), de la mama creo q nunca se hizo cargo y ya no supieron de ella.

Llegamos a la casa, comimos, los niños jugaron, ya llego la noche y le dijo Rosita a Alex: porque no se quedan aqui?, mira Meny, todavia tienen cerveza y Alex y yo queremos seguir jugando, verdad Alex?
-Si papi, vamos a pasarla suave?- Dijo el niño.
-Pos ya estas Meny.- Dijo Eric, voy por otras cheves ya pa no salir.
-Pos ya rugiste mi rey.- Le dije a Eric, mientras yo preparo aqui el ambiente.
-Sobres mi Meny, vamos a cotorrear sabroso, voy de cuete.

Y pos ya todavia no iba Eric por las cheves cuando ya los niños habian puesto una pelicula de accion, q como siempre Eric y yo los dejabamos q la vieran un rato, ya como a los 10 minutos, le dice Rosita a Alex: Dile a tu papa q ya se venga, asi ya cuando llegue mi tio ya nomas se nos una al reventon.

Ya en la pelicula estaban encuerados, mamando y cochando, a Rosita le gustaba tener peliculas porno, y ya me empeze a calentar y me meti acompañarlos al cuarto de la tele.
-Esa peli es nueva Rosita?- Le pregunte.
-Si Meny, esta mas suave q las otras, es de orgias, te gusta Alex?- Le dijo la niña a mi chavillo.
-Si, mira papi, las dos señoras le maman la verga juntas.-

Vengase Meny dejenos le mamamos la verga en lo q llega mi tio, se le antoja?.- Me pregunto Rosita, con esa voz q ella sabe q me desarma, claro q quiero les respondi, y rapido la niña me desabrocho el zipper q ya tenia tremendo bulto, mientras Alex me invito a recostarme en la cama, y en lo q Rosita me chupaba la verga, Alex me desabrochaba la camisa para empezar a acariciar mi pecho con sus labios y su lengua, haciendome estremecer de calentura.
Asi duramos como 10 minutos en eso llega Eric con las otras cheves.
-Queee, conque empezaron sin mi eeeehh.-
Guardo de volada la cerveza, trajo una pa mi y otra pa el y me dice:
-Salud carnal, porque estamos reunidos de nuevo. Aunque falta tu papi Lazaro mijo.- Le dijo Eric al niño.
Y el chavillo respondio: Pero yo se q ustedes se encargaran de q piense ahorita en el, verdad Rosita?
-Claro, verdad tio?
-Simon mija, Meny y yo los vamos a cochar y a hacerlos gozar como siempre ay luego q Lazaro se ponga a mano con ustedes.

Y ya no dijimos nada, Eric se encuero pero como de rayo, luego tomo a mijo y casi le arranco la ropa de lo caliente q se puso cuando llego y nos vio en accion, y le habrio las nalguitas para darle tremendo masaje con la punta de la lengua. El chavillo nomas me veia con los ojos casi blancos, le agarre su carita y le meti mi lengua hasta el tope, mientras la niña se daba vuelo lambiendo mis wuevos; Eric y yo nos veiamos con la cara roja de tanto gozo y eso q estabamos empezando apenas.
En eso Eric me acomodo la panocha de la niña en mi boca, para ver como nos aventabamos un 69, y yo de ver como Rosita le echaba ganas pa mamar mi verga q estaba roja y brillosa, lambia su rajita con mi lengua, queria q ella sintiera lo q yo con su boquita, y oia como la chavilla gemia con la boca llena de mi verga. Eric empezo a besar la espalda de la niña, fue bajando hasta q le abrio sus nalguitas para hacerla enloquecer lambiendo su colita con la lengua, la chiquilla gritaba enloquecida, y yo chupaba mas su panochita, y ella gemia mas q la pelicula porno.
Alex se encargaba de mamar verga, mamaba la mia luego la de Eric una y otra vez, hasta q sentimos q se acomodo las dos vergas, era un placer q no puedo describir, ya pa esto Eric se incorporo y me jala la cabeza, me dice bajito: mira carnal, y volteo para ver (y sentir q es lo mas delicioso) como los dos nos maman vergas, wevos, todo y juntan sus lenguas para ponernos a mil, y ya me dice Eric, puedo carnal?, eso era pedir permiso para meterle la verga a Alex; simon, ya Eric, y ya sobre mi acostado en la cama, Rosita si fue acomodando poco a poco hasta que ya mi verga no se miro, para luego moverse subiendo y bajando sus caderas, metiendose toda mi riata en su panocha, q le escurria baba poniendo los wuevos mojados
de su flujo, mientras Eric empino a mi chavillo y cuando le iba a ensartar la verga, le dije, ehh carnal dale unos pasones con tu verga pa q se la dejes ir de chingazo, pero mi compa muy listo, le dio dos tres metidas a la mocosa y ya bien remojada la verga, entonces siguio alex, los dos pompeando a los mocosos q nomas gemian, decia Alex aaaaahhhhh dame mas Eric, como gozo; y la niña no se quedaba atras, asi cochame Meny, mientras se daban tremendo jainiadon (besos calientes en la boca) con lengua y todo, aaaahhh, aaahh yaaaa, ya no aguanto, dijo Eric, y aventando la leche adentro del culito de Alex, y Rosita me dijo: metele la verga ahora tu, asi dale mas mecos, no me dijo dos veces, Eric me lo acomodo y apenas se la meti le avente la leche adentro, casi me desmayo y cuando le saque la verga, me traje los mecos mios y los de Eric, eran un chingo y con esta calentura no era para menos.

Y asi despues de recibir cada quien un beso de cada uno de los chavillos, lleno de lujuria y ganas de que los siguieramos cochando, nos trajeron una cerveza a cada quien, aaahh pero sin quitar la pelicula de cochaderas, ya sabian q ibamos a seguir cochando toda la noche como otras muchas veces.

Ya tenemos 4 años q estos chavillos nos sedujeron, 4 años q nos citamos Eric, Lazaro y yo para q nos disfruten a los 3 juntos ya sea en casa, en los camiones, en moteles, no nos ha faltado donde darles lo q solo un hombre sabe dar a la hora de cochar, o bueno es lo q ellos dicen, aunque yo me resistia a caer en sus redes, hasta despues de 8 meses q Alex anduvo queriendo seducirme, ya no pude mas, aunque de vez en cuando hemos invitado a algun amigo q ellos nos sugieren, y tambien Alex me ha invitado a estar con un par de amiguitos femeninos q ya estan puestos para el otro encerron con mis compas (uno de 10 años y el otro 9 y medio) q dice mijo batallo para convencerlos d q me enseñaran sus metodos con los q acosan y seducen a cuanto hombre adulto les gusta para q los hagan gozar en la cama, ay q Lazaro les cuente luego como nos dieron este sabroso regalo estos chiquillos calientes, y eso q falto la verga del papa de Alex….

El bultito de mi hija

Me llamo Rafael. Tengo 39 años, una esposa, Teresa(de 38),
que es un primor, y dos hijas, Rosa, la mayor, y Julia, que se llevan cuatro
años entre ellas. Siempre creí tenerlo todo en la vida, y no le pedía más, pero
un suceso inesperado me abrió las puertas de un nuevo mundo, y fue Rosa la
causante.

En aquel momento Rosa contaba 13 añitos y ya comenzaba a
desarrollar un cuerpecito de mujer. Tenía unos preciosos ojos verdes esmeralda,
un pelo castaño claro, largo en melena, un bonito lunar al lado de su nariz, y
una expresión de infantil felicidad que daba gusto verla. Éste era el único
rasgo que hacía igual a su hermana, ya que Julia era rubia de rizos y de ojos
azules. En casa jamás hemos sido pudorosos, y si yo me paseaba en calzoncillos ó
shorts, nadie se escandalizaba. El mismo caso se atribuía a las niñas ó a mi
esposa si iban en ropas menores. En fin, que un buen día, allá por Junio, salí
de la cocina rumbo a la sala de estar para ver algo la TV cuando escuché unas
largas maldiciones y gritos que salían del cuarto de Rosa. Dando un portazo,
ella salió de la habitación, y al verme se frenó un poco de su mal humor.

-Oh, Papá, disculpa….¿Has visto mi falda de cuadros, la
plisada?.

-No, ¿por qué?.

-Por qué Patricia-su mejor amiga-, vendrá dentro de poco y
quiero ponerme esa falda….¡¡y no la encuentro!!.

Se fue al cuarto de baño a buscar en el cestón de la ropa
sucia, pero antes de desaparecer de mi vista, por un segundo, miré a las
apretaditas braguitas de dibujo de fresa que mi hija llevaba. Me dio la
impresión de que iban a reventarle. Y en ese momento, lo vi: un bultito en
ellas, prominente, que indicaba su incipiente crecer sexual y su conchita en
desarrollo. Ver ese bultito, sobresaliendo de sus braguitas, me dejó anonadado.
Un brusco azoramiento recorrió mi cuerpo y antes de darme cuenta, estaba
totalmente erecto bajo mis pantalones. No podía creerme que ese bultito pudiera
provocarme semejante reacción. Me fui a mi despacho en vez de a la sala de estar
para intentar bajar la hinchazón, pero al no poder, decidí llamar a mi esposa, y
al llegar ella grité a las niñas que no se nos molestase en una hora. A media
tarde, y pillándola por sorpresa, le pegué a mi señora un señor polvo que la
hubiera hecho gritar, de no ser que pude evitar sus gritos con mis labios. Me
sonrió y me dijo con picardía que le había encantado, que hacía años no teníamos
esos escarceos, prácticamente desde nuestra época de novios. Estuvimos tonteando
un buen rato, y finalmente pude quitarme de la cabeza esa imagen tan obscena de
aquel bultito. No era normal que un padre tuviera esos pensamientos sobre su
propia hija.

Creyéndome a salvo de tentaciones, proseguí mi vida sin
problemas, pero a los pocos días, rosa volvió a salir en braguitas de su cuarto,
preguntando a su madre por cierta prenda que no estaba segura de tener. Yo me
encontraba leyendo el periódico en la sala de estar y no presté mucha atención a
la charla, hasta que de refilón escuché a Teresa decir “en la sala de estar,
junto a la TV”. Escuché unos pasos y Rosa se presentó ante mí como la otra vez,
solo con sus braguitas de dibujos de fresa.

-Perdona Papá, es que ayer dejé aquí por accidente este top.

-No pasa nada-dije, sin levantar la vista del periódico-.

-Mmmmm…¿tan interesante es lo que lees?.

Movida por la curiosidad, se acercó y echó una ojeada,
mirando por encima de él. Sin darse cuenta, quedó enfrente de mí y de nuevo, ese
bultito asomó desafiante por sus braguitas. Mientras ella miraba las noticias yo
la miraba y un instinto animal se despertó en mi interior. Aquel bultito me
estaba desafiando a que me lo comiera con glotonería, a que lo excitara y lo
hiciera mío. Luego miré su cuerpo y me quedé embobado: su cintura estrecha, sus
caderas, sus nalgas firmes y tersas, sus piernas, y la línea perfecta que
dibujada su espalda me maravillaron por completo. En cuanto Rosa se fue me quedé
clavado en el asiento, y como la otra vez, en un estado de excitación que no me
producía ni mi mujer. Hasta pasada una hora no pude bajar la erección que tenía.
La situación se hizo insoportable, y además, parecía que ella me provocaba, ya
que a partir de entonces la veía a menudo solo con esas braguitas por la casa,
siempre buscando una prenda que ó bien había olvidado donde estaba ó bien había
perdido. Finalmente, llegué a mi límite, y me dije que, sin importar quien
cayese, ese bultito sería mío. Pasaron tranquilamente dos semanas, tal vez más,
hasta tener la ocasión adecuada. Teresa trabajaba a tiempo parcial en una
empresa, y más de una vez tenía que irse por la noche. Así que, una calurosa
noche, tras despedirme de ella, fingí acostarme y esperé oír la puerta cerrarse.
Sabía que Julia dormía como un tronco, de modo que no me esperé visitas.
Furtivamente entré en el cuarto de mi hija.

Allí estaba, preciosa entre las blancas sábanas, con su
carita de ángel perdida entre sueños preciosos, a juzgar por la sonrisa que
esbozaba. Debía ir con mucho cuidado con la maniobra que tenía pensada. Cogí las
esquinas de la colcha y las sábanas y poco a poco, con cuidado, comencé a tirar
de ellas. Estuve un buen rato con ello hasta que finalmente quedó desnuda sobre
la cama. Y, de nuevo, ese bultito, esa maravillosa vulva en desarrollo que me
volvía loco. Lentamente me acerqué y olí su fragancia. Embriagador, afrodisíaco,
excitante, dulzón…pura lujuria. El cuerpo de mi hija exudaba un olor de
sexualidad natural que me atraía poderosamente. Desplacé mi mano sobre sus
braguitas y comencé a tocarla, pasando los dedos de arriba abajo, recorriendo
sus braguitas a lo largo. Me empalmé con rapidez, mientras por fin tenía entre
los dedos ese bultito extraordinario, maravilloso, sensual. Podía sentir como se
endurecía. Rosa no tardó en comenzar a gemir y removerse en la cama, presa de la
excitación que yo le daba. Movido por el morbo, desplacé un poco sus braguitas y
pude ver, en todo su esplendor, su virginal cuca, con sus primeros vellos, un
poco húmeda de mis caricias. Que belleza de niña, como me encantaba. Sus pechos,
aplastados contra su cuerpecito de diosa, eran bellísimos, coronados por unos
pezones rosaditos, duros del placer que tenía. Me quedé embelesado mirándolos.
Su cara se contraía de placer y sus gemidos me decían que casi iba a gozar. Por
temor a provocar que se despertase y armar un escándalo, me fui a la cama
dejándola así. De momento me conformé, pero luego, ya iría a más.

Aquello se convirtió en un vicio. Cada vez que podía entraba
a escondidas en su cuarto y la tocaba un poco, deleitándome con sus gemidos y
jadeos. Estaba preso de un deseo todopoderoso de hacerle el amor a mi hija,
pero, ¿cómo hacerlo?, ¿cómo podía hacerlo sin que mi mujer se enterase, o que mi
hija consintiera?. Aterrado por la idea de ser descubierto, no podía ir a más
como deseaba, y un sentimiento de tristeza y frustración se apoderó de mí. Por
lo menos podía deleitarme con la visión de su cara de placer y su cuerpo
tembloroso cuando iba a su habitación a acariciarla y amarla, pero no veía
salida a mi mal. Sin embargo, lejos de imaginarlo, pasó algo que lo cambió todo.
Fue una noche, como tantas otras, en que Teresa se había ido, pero Rosa estaba
despierta. Ella siempre ha tenido un miedo irracional a las tormentas, y
coincidió que una muy fuerte estalló esa noche. Asustada vino a mi cuarto.

-¿Puedo dormir contigo Papá?.

-Sí claro. Ven conmigo.

Se metió muerta de miedo. Cuando sonó un trueno se abrazó a
mí y le aferré fuerte para consolarla. Entonces sentí un arrepentimiento de
todas las veces que entré para tocarla, cuando de repente dijo:

-¿Te gustó tocarme por las noches Papi?.

Me quedé helado. Mi hija lo sabía. ¡¡Lo sabía todo!!.

-¿Desde cuando lo sabes-pregunté-?.

-Desde hace pocos días. Al principio creí que serían sueños
nocturnos, pero siempre despertaba con la colcha y la sabana en el suelo y
comencé a sospechar.

-Lo siento mucho, cariño. Yo…es que…no sé que decir-espeté,
avergonzado-…

-No hace falta…si a mí me gusta…

Su respuesta me dejó atónito. Aquello sí que no me lo
esperaba. Además lo dijo con una alegría tan infantil, sin malicia, que me dejó
perplejo.

-¿Qué te gusta-pregunté incrédulo-?.

-Sí…me hace sentir tan bien…Sabes tocarme y me encanta…vuelve
a hacerlo Papá…tócame como lo hacías antes…Además, llevo tus braguitas
preferidas…

Me las enseñó, y efectivamente, eran las famosas braguitas de
dibujos de fresa. Su cuerpo junto al mío, desnudo, precioso, azoró mi alma. No
iba a dejar la pasar la ocasión. Por fin, tras semanas de escarceos, podía darle
todo lo que quería. Descorrí la sábana para quedar libres de pudores y sin más
metí mano entre sus piernas por encima de sus braguitas y apresé entre mis dedos
ese bultito objeto de mi deseo. Con mi dedo corazón lo recorría de arriba abajo,
notando como su clítoris se endurecía. Rosa cerró los ojos y se dejaba tocar.
¡¡Ni en mis más locos sueños hubiera imaginado esto!!. Yo, tocando a mi hija, y
ella dejándose hacer. Su carita se relajaba, gemía dulcemente y sus labios
entreabiertos se me antojaba probarlos. Acerqué mi cara a la suya y, con la mano
que me quedaba libre en su mejilla, nos dimos el primer beso. Húmedo, tierno,
cálido, sensual…una amalgama de sentimientos cruzaron nuestros cuerpos. Su
lengua jugaba con la mía, su cuerpo pedía a gritos que lo amasen, y allí estaba
yo para hacerlo. La atraje hacia mí y continué con el masaje en su conchita
preciosa. Sus jadeos ya eran grandes y la sentí derretirse en mis manos. Mi
preciosa niña estaba rendida al amor de su padre y la iba a hacer sentir en el
cielo. Ya no pude reprimir las ganas y dejé de tocarla y besarla.

-¿Es que ya no me quieres Papi?.

-Claro que sí, pero quiero hacer algo que siempre he querido
y hasta ahora no podía. Te va a encantar.

-¿Seguro?.

-Seguro-contesté con firmeza-.

Hice a mi niña abrir bien las piernas. Me puse a la altura de
sus braguitas, las desplacé a un lado y comencé a pasar mi lengua por su
conchita preciosa. A la primera lametada ella quedó impresionada. Su sabor no me
decepcionó: dulzón como caramelo, ó quizá almizcle. Comencé a saborear el coñito
de Rosa con fluidez y devoción, y ella, mimosa, disfrutaba de mi lengua mientras
ponía sus manos en mi cabeza para decirme que siguiera mientras su pequeño
cuerpo se retorcía de placer.

-Aaaayyyy…sí Papi…sigue….uuummmm que rico, que rico…….vamos
Papá…que bien…ay que gustito tengo…que gustitooooooooooooooo…

Cada palabra me alentaba a continuar. No tardó en comenzar a
humedecerse como vainilla, chorreando abundantemente sobre mi cara. Me bebí
todos sus jugos como un poseso, enloquecido con el sabor del coñito de mi
pequeña. Ni de niño, con los tarros de chocolate, era tan goloso. Mis manos,
cansadas de sentir la tersura de las piernas de Rosa, subieron hasta sus tiernos
pechos y los amasé, acogiendo sus pezones entre mis dedos. Luego los moví a
todos lados y di pequeños tirones que provocaron pequeños gemidos que renovaban
mis esfuerzos. Mi lengua buscaba penetrarla un poco, sin forzar su virginidad,
para gozar más de ella.

-AAAAAAH AAAAAAAAHHH…PAPA QUE RICO…QUE BUENO ES PAPUCHI…ME
GUSTA…ME ENCANTA…SIGUE PAPUCHI SIGUEEE….

-¿Ves como ibas a disfrutarlo-pregunté con malicia-?.

-SÍ PAPI…DAME MÁS…DAME GUSTITO…

-Mmmmmm…que bien sabes…me encanta…voy a gozar bebiéndome tus
jugos…eres preciosa Rosita…te adoro…

-PAPÁ…¡¡PAPÁ!!…SIENTO QUE ME ORINO…AAAAH AAAHHH…

-Orínate…no te preocupes…me lo beberé todo…esto es gloria…

-SÍIII PAPÁAAAAAAAA…VOY A GOZAR…VOY A GOZAR…AAAAH
AAAAH…OOOOOOHHH OOOHHH….¡¡¡¡¡¡OOOOOOOOOHHHHHHHHH!!!…

Con un sonoro gritó, Rosa tuvo su primer orgasmo. Su cuerpo
se relajó por completo en la cama, sin fuerzas, y su carita era la viva
expresión del goce. Mi cara quedó anegada por sus jugos, que me bebí cuanto
pude. Luego probé sus pezones, que resultaron ser néctar de dioses, y después me
estuve besando con ella largo rato, abrazados tiernamente, intercambiando
miradas de amor. Sus preciosos ojos verdes parecían devorarme. De nuevo miré el
bultito y vi como sus braguitas tenían un enorme borrón de humedad que me hizo
reír de satisfacción. En ese instante me sentí en el cielo, con mi amantísima
niña en mis brazos.

-Papá te quiero-me dijo, casi adormecida-…eres el mejor Papi
del mundo…

-Yo también te quiero mi niña…

-Quiero devolverte el favor. Seguro que te gustará.

Me hizo sentarme a los pies de la cama y ella se puso de
rodillas enfrente de mí. De repente comprendí lo que iba a hacer.

-¿Segura que quieres hacerlo?.

-Sí, segura. Además, sé que lo disfrutarás de mí tanto como
yo de ti.

Con sus manitas tocó mi miembro y comenzó a darle besitos.
Aaaaahhh que maravilla. Cuanta devoción en ella, con que mimo trataba mi pene.
Me pajeaba ligeramente mientras me lo besaba por todas partes. Me recliné un
poco hacia atrás, sin echarme en la cama, y dejé que ella tomara el control. Sus
ojitos tiernos me miraban extasiada, viendo como sus labios y sus manos me
hacían disfrutar. Aparté un poco su pelo para que no la molestara y prosiguió
con sus caricias en mi manubrio. Lancé un gemido de dolor entre dientes, debido
a la erección tan fuerte que tenía por sus caricias. En una maniobra que me
pilló por sorpresa, comenzó a pasar la lengua por mi verga como una profesional.
Cuando la pasaba por el glande notaba que yo gemía más y comenzó a darle más
lametadas en él. Tuve deseos de apresarla entre mis piernas, pero debía
contenerme y dejar que ella hiciera lo que quisiese. Sus besos se hicieron más
fuertes y sus manitas ya me estaban haciendo una señora paja que me provocaba
roncos jadeos y perversas fantasías. Vi a la niña con el pene en su boca y me
sentí como el peor padre sobre la faz de la tierra, pero aún así no podía dejar
de gozarlo.

-Aaaaah aaaaaaahh…vas a hacer que me corra cariño…no puedo
más…

-Vamos Papito…yo también me beberé tus jugos…córrete…córrete
sin miedo…

-¿De verdad…quieres tragártelo?…aaaaaahhh…

-Si tú disfrutaste con mis jugos, yo lo haré con los tuyos.

De nuevo mostró a esa niña que aún latía en ella, con esa
inocencia que me excitaba. Ayudado por sus palabras, me dejé llevar, Rosa
aceleró y abriendo su boca esperó que yo gozara. Con un ronco gemido, comencé a
eyacular y con mucho esfuerzo abrí los ojos y la vi tragándose toda mi leche. Un
poco le quedó en la comisura de los labios, pero el resto se lo tragó como una
glotona.

-Mmmmmmmm…saladito-comentó-…pero muy rico Papi…¿podré beberme
más leche tuya?.

-Claro que sí. Cuando tú quieras.

Se limpió la boquita de la leche que tenía en sus labios y
nos fuimos a dormir como dos amantes enamorados. Nunca pensé que mi hija me
haría tan feliz. El olor de su cuerpo, tan pegado al mío, me llevó a un mundo de
pasión y deseo que a mis años, jamás había conocido, y perdido entre mis
fantasías me dormí plácidamente.

A la mañana siguiente llegó Teresa y nos pilló en la cama. Se
fue hacia mí y me despertó dándome toques de hombro. Al verla salí de la cama y
fui con ella a la cocina. Me mostré natural, sin miedos, ya que si no, ella
podría descubrirnos.

-No me digas más….¿la tormenta?.

-Sí-contesté-. Se metió en la cama muerta de miedo.

-Ay que chiquilla-dijo riendo-. Me encantaría que no
crecieran más.

Me reí y la abracé, dándole el beso de bienvenida y
preguntando que qué tal le había ido. El resto del día fue de lo más normal y
nadie supo de mi aventura con mi hija. Ni siquiera Julia, de quien temía que nos
pudiera pillar cuando Teresa se iba, llegó a enterarse. A partir de entonces, si
bien cumplía mis deberes maritales para no llamar la atención, cada vez que
podía, iba al cuarto de mi hija para que ella se bebiera mi leche y para beberme
sus deliciosos jugos. No recuerdo cuanto tiempo duró aquello, pero sí sé que fue
una buena temporada, hasta que sentí que ya era el momento de dar el último
paso. Nos fuimos a su cuarto en vez de al mío, y se lo dije con mi cabeza entre
sus piernas, preparándola para su desvirgación.

-Rosita…voy a hacerte el amor…

-¿De veras, Papá?.

-Sí. Ya estás preparada y bien mojadita, y yo también estoy a
punto.

-¿Dolerá-preguntó con dulzura-?.

-Solo un poco tesoro, solo un poco…

Me puse encima de ella y apunté mi verga a su conchita. Rosa
abrió sus ojos de par en par y luego me miró a mí.

-¿Me vas a meter toda esa cosa dentro?.

-Sí cielito. Ya verás como te gustará, pero deberás aguantar,
¿de acuerdo?.

-Sí Papito rico-contestó alegremente-…

-Intenta resistir, ¿de acuerdo?.

-¿A Mamá esto le gusta-preguntó-?.

-A Mamá le encanta-respondí sarcástico-….

Hice los primeros intentos, pero a pesar de lo mojada que
estaba costó un poco conseguir que entrase. Los tejidos de su vulva comenzaron a
enrojecer al paso de mi tranca y noté su himen, intacto, que aún la hacía niña,
pero por poco tiempo.

-Ahora notarás un dolor fuerte pero cesará pronto. Si quieres
gritar bésame ¿ok?.

Ella asintió con la cabeza, con cierto miedo en su cara. De
un golpe, rompí su himen y la penetré. Me besó enloquecida y forcejeó por
librarse de mí, pero no la dejé. Me quedé quieto dejando que su conchita se
amoldase a mi miembro y a los pocos minutos se relajó. Noté como un hilillo de
sangre brotaba de ella y manchaba las sábanas. Por lo menos, si alguien veía
eso, podríamos decir que era sangre menstrual.

-Aaaaaaayyyy Papiiiiiiiii…me duele…me has partido en dos…me
duele muchooooooooo…sácalo por favor, sácalo yaaaaaaaaaaa…porfiiiiiiii…

-Tranquila cariño, mi amor, mi vida-dije besándola por toda
su carita-…solo ha sido ahora…ya no te dolerá más…

-¿De verdad?, ¿no me mientes?.

-No tesoro, claro que no.

-Vale…si lo dices te creo Papito lindo…

Comencé a moverme dentro de ella, a hacerle el amor, y ella
cruzó sus brazos por mi nuca y ponía mi carita entre sus pechos. No tardó en
pasar del dolor al placer y sus gemidos me decían que ya estaba disfrutándolo
como nunca. Era el cenit del goce. Nunca había encontrado una vulva tan
apretada. Cada centímetro, cada milímetro de mi tranca era estrujada y retorcida
por su maravillosa estrechez. Yo disfrutaba sintiendo su opresión alrededor de
mi tranca y de la calidez que emanaba de ella. Seguí haciéndola el amor y
levantándola, la hice sentarse sobre mi regazo, con sus finas piernas alrededor
de mi cintura y sus brazos en mi nuca. Sentí que tocaba el fondo de su conchita
preciosa y no pude reprimir las ansias de poner mi mano y sentir como su coñito
se tragaba toda mi polla. Que delicia de hija, que pasión.

-Aaaahh…te quiero Papá….te amooooooooo…que rica
verga…Uuuuuummm-se relamió-…ámame Papuchi…hazme sentir más rico…más,
máaaaaaaaaaaaaas…

-Te quiero Rosita. Eres una niña preciosa y bellísima. Te
amo.

-Dame más…aaaaaaaaaahhh aaaaaaaahh aaaaaaahhh
aaaaaaaaaaaahhh…

-Oooooooohhh que bien me estrujas mi verga…que caliente eres
princesa…

-Papá…voy a correrme…voy a correrme…aaaaaaaaah aahhh
aaaaaaahhh…

-Espera un poco…estoy casi a punto…espera…uuuuuuummm…uuuuumm
uuummm…aaaaaah aaaah aaaaaahh aaahhhh….

Seguí bombeando dentro de ella un poco más hasta sentir que
ya estaba a punto. Rosa pudo aguantar sus ganas y así pudimos gozar al unísono,
tal como yo deseaba.

-Ya…ahora cariño…córrete conmigo…goza conmigo tesoro…

-Síiiiiiiiiii…me corro Papi me corro……..aaahhh aaaaaaaahh
aaaaaaaahh AAAAAAAAAAAHH AAAAAAAAAAARRR RRRRRRRRRRRGHHHHHH…

-TE QUIERO HIJA…TE QUIERO MUCHO…TE QUIEROOOOOOOOOO
AAAAAAAAAAAAARRRRRRRRGGGHH…

Rosa gozó con estertor de jovencita violada. En un paroxismo
sin precedentes eyaculé e inundé la cuca de mi hija, mientras que mi polla fue
bañada por sus jugos, que salían a chorros. Nunca imaginé que me duraría tanto
la sensación de un orgasmo como al gozar con ella. La atraía hacía mí, la
besaba, la amaba, acariciaba sus pezones y los mordisqueaba con mis dientes.
Quedamos inmóviles un poco, hasta que nos echamos en la cama, agotados, bañados
en sudor.

-Papá…ha sido precioso…te amo-y me besó profundamente-…

-Yo también…pero será nuestro secreto, ¿verdad?…

-Sí Papá, nuestro secreto.

Me sonrió y le dije que se durmiera, a pesar del hilillo de
sangre. Le dije que por la mañana le dijera a su madre que había sangre en sus
sábanas y que fuera por su primera regla, lo cual, a la postre, fue creído sin
problema alguno. Mientras cambiaban las sábanas, yo las miraba en el pasillo y
Rosa me guiñó un ojo con picardía mientras veía sus nalgas, a las que poco
después daba algunos cachetes y caricias para encularla.

Aquello sucedió hace siete años, y desde entonces hemos sido
amantes furtivos y felices, con mucho cuidado de no ser descubiertos. Hoy día
Rosa tiene 20 años y es una mujer preciosa que ama muchísimo a su padre, aún
teniendo un novio que es para mí como el hijo que nunca tuve. Quizá en otra
ocasión les cuente como también pude gozar de mi hija pequeña, que resultó ser
una alumna mucho más aventajada que su hermana. Saludos y hasta luego…

Llegada a casa de mi abuelo

Justamente paso esto ayer el 29 de junio del 2015 TOTALMENTE REAL

Llegue a casa de mi abuelo porque teníamos vario tiempo de no visitarlo, tengo 16 años, soy una niña gordita pero nada fea, el tiene un perro llamado pinto, no se que raza es exactamente porque no se mucho de perros, yo estaba súper caliente de echo ya estaba pensando darme un faje con mi abuelo porque en tras ocaciones el me mete mano o me ve cuando me baño mi abuelo tiene 56 años así que no es tan grande pero bueno esa es otra historia.
Cuando llegue estaba súper caliente así que el pinto empezó a olfatearme mi culito redondito y a mi me ponía mas cachonda, mis padres se fueron así que me dijeron que me quedara con mi abuelo estos 3 días y yo axcedi inmediatamente, mis papas se fueron y yo inmediatamente quería hacerlo ya!
Mi abuelo se había caído de la mota y tenía su pierna lastimada así que no puede subir las escaleras y yo subí a mi cuarto porque mi abuelo tiene una habitación solo para mi donde nos rozamos los cuerpos cada que voy a su casa, pero bueno yo subí y no me cuenta que el punto venia de tras de mi, así que me desnude con la puerta abierta para ponerme ropita sexi y ir a seducir a el abuelo en eso me acosté un rato y me quede dormida por unos 5 minutos y note que el pinto estaba en mi cuarto olfateandome y viéndome pero no pasaba de eso así que empece a rosarme mi panochita con una almuada para poner mis hormonas al mil y eso exactamente me sucedió, ya no podía esperar a bajar ningún escalón más ya quería hacerlo con lo que sea!
Así que vi al pinto un poco inquieto y yo desnuda me le acerque y le dije ven pintito que te pasa y empece a acariciarlo para dejarlo un poco mas inquieto y puse una almuada en el piso y me acosté dejando mis piernas abiertas en frente de el pinto, el empezó a lamber mis ingles exitandome mas y mas y después empezó a chuparme mi panochita me dio un placer, que nunca antes alguien me pudo dar, mis orgasmos ya no eran gemidos eran gritos, entonces note que su pene empezó a salir de cobertura y quería saltar yo quería que me penetrara por adelante también no solo por detrás, así que levante un poco mis piernas y abrí un poco mas mi panochita y el batallo al principio pero después atino en el punto medio, en el lado justo, mis gemidos eran mas grandes y después me lo quite de encima y me puse en cuatro y el automáticamente sin pensarlo me empezó a penetrar, no me dolía gozaba es el mejor perro haciendo sexo de verdad, me azotaba con delicadeza y también duro para que gosara, después quiso que nos pegáramos pero ya no axcedi y me lo quite de encima y lo encerré en mi cuarto, me puse mi ropita sexi y baje con mi abuelo y después….

(Lo publicare en amor filial)

Besos

Lo que hice con mi hija, era mi única opción

Mi nombre es Martín. He podido darle a mi familia todo lo necesario para vivir bien. Tengo varios años trabajando en el gobierno y actualmente soy un alto funcionario.
Mi familia está conformada por mi esposa Elsa, honestamente es una mujer muy bonita, su corta edad le proporciona las energías suficientes para pasar varias horas en el gimnasio. La verdad a mí me gusta mucho que sea tan disciplinada con su apariencia y su salud, ya que gracias a ello ha conseguido un cuerpo espectacular. Es una reina. Alta, su cabello es rubio, unos ojos verdes y hermosos, sus pechos son de un tamaño perfecto, sus nalgas redondas y firmes, unas piernas espectaculares y unos pies exquisitos.

Mi hija se llama Karla, tiene 15 años. Karla es una princesa, es igualita a su madre. Su tono de piel es muy blanco, y su cuerpo ya está lo suficientemente desarrollado a pesar de su corta edad. Además de la genética eso se lo atribuyo a que mi esposa le ha hecho el hábito de hacer ejercicio y comer sanamente.
Como dije al principio tengo un puesto importante en el gobierno, mi posición se presta para hacer infinidad de tranzas. Y justamente con mi compañero de trabajo eso habíamos estado haciendo últimamente. A base de movidas conseguimos hacernos de mucho dinero.

Un jueves por la mañana entró muy asustado a mi oficina Pedro mi compañero de trabajo.
-Ya valió madre Martin- me dijo con bastante preocupación.
¿Qué pasó- le pregunté.
-Se dieron cuenta Martín. Un perro grande se dio cuenta de toda la movida, y ahora quiere nuestras cabezas.
Enseguida sonó mi celular y el número correspondía al de mi jefe. Me dijo que preparara todo para ofrecer una cena en mi casa al día siguiente. –Ahí platicaremos de todo este asunto- finalizó mi jefe.

Al llegar a la casa no quise comentar nada del asunto con mi esposa ni con mi hija. Solo les dije que el día de mañana nos visitaría mi jefe, que se compraran algunas prendas para la ocasión y se encargaran de la organización de la cena.
Estaba nervioso, no quería pensar en todo lo que podía suceder. Las horas transcurrieron demasiado lento, pero se llegó el momento de la cena.

Durante toda la cena me encontré bastante estresado, todas mis pláticas y mis respuestas eran en automático. Así que no recuerdo mucho, solamente puse atención a dos detalles. Primero, el cómo mi jefe no podía dejar de mirar a mi esposa. Y el segundo: Mi jefe dirigía unas miradas tan profundas a mi hija, pude darme cuenta que recorría con su vista cada parte del cuerpo de Karla. De momentos se agitaba y trataba de disimular como su boca se secaba a causa de los sucios pensamientos estaba teniendo con mi hija.

La cena terminó, pero me di cuenta que quedé exactamente en la misma posición. <>.
Mi esposa dormía, yo seguía dando vueltas a mis pensamientos. Eran exactamente las 00:00 horas, cuando mi celular emitió tres sonidos de alerta. Lo revisé y tenía tres mensajes.

1: Soy tu jefe. Muchas gracias por la cena, estuvo deliciosa (Karla).
2: No te preocupes todo va a estar bien. Yo te voy a ayudar, solo que tienes que ayudarme tú también. Hasta te vas a hinchar más de billetes pinche cabrón.
Me llamó de inmediato la atención de por qué en el primer mensaje había escrito entre paréntesis Karla, que era el nombre de mi hija. De momento me preocupé, pero cuando leí que mi jefe me apoyaría me tranquilicé. Pero todo cambió cuando abrí el tercer mensaje.
3: Para empezar necesito tres fotos lo más sexy que pueda salir (ya sabes de quién). No me falles por favor, que de repente sí me enojo y hago locuras. Buenas noches.

Mi sangre me recorría por todo el cuerpo, no sabía qué hacer. Era más que obvio que el desgraciado se refería a Karla mi hija. Me eché a llorar y pensé en mi hermosa princesita, era una niña de tan solo 15 añitos. Pero también pensé en lo mal que le había ido a un funcionario que enemistó con mi jefe.

De tanto pensar me dije que no pasaría nada, tomarle tres fotos a mí hija no causaría ningún problema. Así que tenía que hacerlo esa misma noche, porque de seguro el día de mañana me las pediría mi jefe.
Tomé mi celular y me dirigí al cuarto de mi hija asegurándome de no hacer ruido. Abrí la puerta muy despacito y entré. Karla estaba completamente dormida boca arriba. Yo solo quería terminar con este martirio.
Le quité toda la colcha con la que se cubría mi hija, para poder tomar las fotos. Allí estaba mi princesa, hermosa, blanca como la nieve. Pelo liso y rubio, desprendía un olor fabuloso. Tenía puesta su pijama, un vestidito blanco de tela suave con unos tirantes. La pijama tenía estampada una gatita y muchas estrellitas azules.

Disparé el flash tres veces, volví a cubrir a mi hija t me apresuré a salir. Ya iba a cruzar la puerta cuando se me vino a la mente las palabras de mi jefe <>. Sabía que esas fotos así de simples no me las aceptaría, así que me regresé otra vez a la habitación de mi hija.
Las ideas comenzaron a llegar y me apresuré a tomar nuevamente las tres fotos. Todo lo hice con extrema precaución y cuidado para que mi hija no se despertara. Y salió a la perfección, muchas maniobras y ni siquiera se movió ni hizo intento de despertar. Después de hacer lo que tenía que hacer salí de la habitación de Karla y me fui a mi cama a dormir. Debo confesar que en toda la noche no pude conciliar el sueño.

La primera foto: Bajé los tirantitos del vestido, dejando descubiertos sus dos pechitos. Debo reconocer que eran exquisitos, aunque apenas tenía 15 añitos, sus pechitos eran de buen tamaño; ni chiquitos ni grandes. Dos bolitas de un blanco natural, impecable. Entre las maniobras varias veces rocé con mis manos sus pechitos y pude constatar que son realmente suavecitos. En medio de sus dos pechitos tenía un pequeño lunar; color café oscuro y hacía sus bolitas irresistibles ante cualquiera. De la parte de abajo, levanté su vestido, dejando al descubierto sus calzoncitos. Al verlos pude notar que mi niña aún era muy inocente para todo esto. Eran color azul celeste, con una franja de corazoncitos. Los bajé muy despacito y poco a poco fui descubriendo una de las cosas más bellas que había visto en mi vida. Su hermosa conchita, totalmente blanca, impecable. No tenía aún un solo vello, no había ni rastro de que iba a salir. No desprendía ningún olor, se veía exquisita la conchita de mi hija. A Karla siempre le encantaba oler demasiado rico. Coloqué la mano izquierda de mi hija en su conchita para que no se viera y su mano derecha en sus pechitos cubriéndolos. Tomé un perfume del tocador de Karla que parecía un consolador y se le introduje muy despacio a su boquita. Esto simulando un pene en su boca, ya que las fotos debían ser lo más sexys posibles. Tomé la primera foto. Debo confesar, que cuando le quité sus calzoncitos sentí un inmenso deseo de acercarlos a mi nariz y suspirar todo el olor que de ellos se desprendían. Pensé un segundo y lo hice.

Segunda foto: Así boca arriba como estaba mi hija, la giré un poco hacia la derecha quedando al descubierto sus nalguitas. Eran preciosas, redonditas, al estarla acomodando tuve que tocarlas varias veces y me di cuenta que estaban duritas por el ejercicio que hacia Karla. Al mínimo contacto de mis dedos con sus nalguitas; se ponían rojitas quedando marcados mis dedos en sus bolitas ya que eran demasiado blancas. Recogí hacia un lado su pelo para que su espalda quedara totalmente descubierta. Su espalda era hermosa, súper suavecita y muy blanquita como toda su piel. Ya casi iba a tomar la foto cuando me llamaron la atención los pies de mi hija. Me acerqué a ella y tome sus piecitos para analizarlos. Al estarlos acariciando, me di cuenta que estaban muy suavecitos y muy limpios. Sus dedos eran perfectos, totalmente lisitos, sin ninguna imperfección. Me pregunté a qué olerían los pies de mi hija. Así que tome los dos juntitos y los lleve a mi nariz para olerlos varias veces. Olían súper rico, seguramente era alguna de todas las cremas que mi hija usaba.
Coloqué sus piecitos hacia atrás para que así la cámara enfocara su espalda, sus nalguitas y sus pies. Tomé la segunda foto.

Tercera foto: Me puse a pensar, que la idea para la tercera foto era demasiado atrevida. Pero no había momento de pensar demasiado. Así que tenía que actuar enseguida. Volví a voltear a Karla boca arriba. Sus calzoncitos seguían abajo. Con mi mano derecha agarré la cámara y coloqué el dedo en el disparador. Muy despacito, fui acercando mi mano izquierda hacía su conchita. Con mis dedos, muy suavecito fui abriéndola. Muy despacio para que Karla no fuera a despertar. Logré hacer sus labios hacia un ladito dejando al descubierto su rajadita. Nunca imaginé estar haciendo estas cosas, pero tampoco nunca imaginé que mi hija tendría un agujerito súper hermoso. Su conchita era muy rosita, todo estaba en su lugar, se veía bien cerradita. Yo estaba totalmente seguro que mi hija aún era una niña muy inocente.
Ya iba a disparar el flash, cuando de pronto mis dos dedos se resbalaron provocando que la conchita de Karla se volviera a cerrar. Volví a repetir el procedimiento con mucho cuidado pero deprisa, ya que el tiempo era oro en esos momentos para mí. Enfocando solamente a su conchita, abierta por mis dedos y dejando ver su rajadita rosita y cerradita, tomé la tercera foto.
Con mucha cautela pero de prisa, volví a acomodar los tirantitos del vestido de mi hija. Le subí nuevamente sus calzoncitos y le bajé su vestido. La cubrí otra vez con su colcha y salí rápidamente. Al dirigirme hacía mi habitación me di cuenta que todo mi cuerpo temblaba.

Miré fijamente hacía mis manos y me di cuenta de algo que me llamó mucho la atención…

Continuará

MI PERRO MAX

CUANDO TENIA 6 AÑOS DE EDAD TODO ERA DE COLOR DE ROSA ERA HIJO UNICO Y POR LO TANTO CONSENTIDO. UN DIA DE TANTOS AL IR A LA ESCUELA VI ALGO QUE ME LLAMO MUCHO LA ATENCION UNA JAURIA DE PERROS QUE SE ENCIMABAN UNOS CON OTROS AL PRINCIPIO PENSE QUE ESTABAN JUGANDO PERO, ME DI CUENTA QUE CUANDO SE BAJABA EL DE ATRAS ALGO MUY GRANDE LE COLGABA DE SU BARRIGA, ME LLAMO MUCHO LA ATENCION SU COLOR ROJO Y SU GRAN TAMAÑO ENTRE A LA ESCUELA PERO QUEDE MUY PENSATIVO POR LO QUE HABIA VISTO.
AL SALIR DE LA ESCUELA LO PRIMERO QUE VINO A MI MENTE FUE BUSCAR A ESOS PERROS QUE HABIA VISTO EN LA MAÑANA BUSQUE Y BUSQUE Y PARA MI DESGRACIA NO LOS ENCONTRE. ASI PASARON VARIOS DIAS Y DEBES EN CUANDO APARECIA EN MI MENTE AQUELLA IMAGINEN DE ESE PENE DEL PERRO. AL RECORDARLO ME DABA UN FUERTE ESCALOFRIO Y SENTIA UNA AGRADABLE SENSACION ENTRE MIS PIERNAS NO SABIA QUE ME PASABA.

LLEGO EL FIN DE SEMANA, ERA SABADO ME LEVANTE TARDE Y PROCEDI A ASOMARME A LA VENTANA Y CUAL FUE MI SORPRESA AHI ESTABAN LOS PERROS FRENTE A MI CASA, ME VESTI A TODA PRISA Y SALI AL PATIO DESDE AHI LOS PODRIA VER MEJOR LOS PERROS SEGUIAN JUGANDO IGUAL QUE CUANDO LOS VI LA ULTIMA VEZ EL MAS GRANDE SE MONTABA AL MAS PEQUEÑO YHACIAN COMO QUE LE QUERIA METER SU PENE POR ATRAS ESO ME EXITABA MUCHO PERO MAS CUANDO SE BAJABA Y SE LE VEIA SU PENE GRANDISIMO NO PODIA QUITAR MI VISTA DE ESE PENE SOLO ME AGARRABA MI PEQUEÑO PENE Y ME LO FROTABA SENTIA UN PLACER INDESCRIPTIBLE. NUNCA OLVIDARIA ESE DIA.

FALTABA POCO PARA MI CUMPLEAÑOS Y MIS PADRES ME PREGUNTARON QUE QUERIA DE REGALO SIN PENSARLO LE DIJE QUE QUERIA UN PERRO MI MADRE SE OPUSO DE INMEDIATO PERO MI PADRE QUE SIEMPRE ME CONSENTIA ,CONVENCIO A MI MADRE Y FUIMOS DE COMPRAS YO BUSCABA UN PERRO QUE SE PARECIERA AL QUE HABIA VISTO UN PERRO NEGRO CON MANCHAS BLANCAS, PERO NO LO ENCONTRE MI PADRE YA CANSADO ME DIJO QUE ESCOGIERA ALGO DE ESA TIENDA DE ANIMALES Y QUE SI NO YA NO ME LO COMPRARIA. BUSQUE ENTRO LO QUE HABIA PERO SOLO HABIA PEQUEÑOS PERROS FRENCH POODOL, CHIHUAHUAS,ETC ME HABIA DADO POR VENCIDO CUANDO AL FONDO DE LAS JAULAS NO ME HABIA DADO CUENTA QUE HABIA UN PERRO CHATO Y SIN COLA ERA UN BOXER COMO DE UN AÑO DE EDAD YA ESTABA ALGO GRANDE PERO ERA LO UNICO QUE HABIA Y ESE FUE EL QUE PEDI.
DEBO DECIRLES QUE SON MUY JUGUETONES,TIERNOS Y MUY POSESIVOS CON SUS AMOS Y DESDE UN PRINCIPIO NOS HICIMOS BUENOS AMIGOS TODO EL DIA NOS LA PASABAMOS JUGANDO EN EL JARDIN ME SEGUIA A TODAS PARTES E INCLUSO EMPESO A DORMIR EN MI RECAMARA OBVIO, SIN QUE MI MADRE SE DIERA CUENTA. AL PRINCIPIO A MI MADRE COMO QUE NO LE CAI MUY BIEN EL PERRO AL QUE LE PUSE POR NOMBRE MAX, PERO DESPUES ME DI CUENTA QUE HASTA LO ACARICIBA Y JUGABA CON EL ESO ME DIO MUCHO GUSTO PERO NO ENTENDIA EL PORQUE DE ESE CAMBIO PENSABA QUE COMO SE QUEDABA TODO EL DIA CON EL YA QUE YO IBA A LA ESCUELA Y MI PADRE A TRABAJAR, PUES, SE HABIAN ENCARIÑADO CON MAX.

PERO NO ESA NO ERA LA VERDADERA RAZON.

UN DIA MARTES DESPUES DE IR A LA ESCUELA, POR CUESTIONES DE MI MAESTRA NOS PERMITIO SALIR ANTES YA QUE TENIA UN PROBLEMA FAMILIAR ASI QUE ME FUI A MI CASA YA QUE ESTABA CERCAS ENTRE Y ABRI CON MI LLAVE ME PARECIO EXTRAÑO QUE NO UBIERA RUIDO EN LA CASA Y QUE MI PERRO NO UBIERA SALIDO A RECIBIRME COMO TODOS LOS DIAS, BUSQUE EN TODO EL PRIMER PISO Y NO ENCONTRE NADA SEGUI BUSCANDO Y SUBI AL SEGUNDO PISO FUI A MI RECAMARA Y NADA SEGUI AL DE MIS PADRES Y EMPECE A ESCUCHAR UNOS GEMIDOS QUE LLAMARON MI ATENCION ME ACERQUE SIJILOSAMENTE LA PUERTA ESTABA ENTRE ABIERTA Y AL VER ENTRE ELLA CUAL FUE MI SORPRESA VI AMI PERRO MAX ARRIBA DE MI MADRE COMO CUANDO HABIA VISTO A ESOS PERROS JUGANDO, AL BAJARSE MI PERRO MAX LE COLGABA DE SU BARRIGA UNA ENORME PENE, MI MADRE LE RECLAMABA QUE YA LO QUERIA ADENTRO,?????? YO NO ENTENDIA NADA SOLO SEGUIA OBSERVANDO Y CUAL FUE MI SORPRESA QUE EN UNA DE TANTAS , MAX EMPESO COMO LOCO A PENETRAR A MI MADRE YA QUE SE MOVIA COMO LOCO ATRAS DE ELLA Y MI MADRE SOLO DECIA , ASI ASIIIIII MAS MAASSSS POR UN RATO SE QUEDARON QUIETOS MI PERRO MAX SE BAJO DE ELLA , PERO, ESTA VEZ QUEDO PEGADO COLA CON COLA NO ENTENDIA NADA PERO MI MADRE LO ESTABA DISFRUTANDO AL MAXIMO SE VEIA EN SU CARA UNA SONRISA DE FELICIDAD COMO NUNCA LO HABIA VISTO, NO ME HABIA DADO CUENTA QUE YO ME HABIA EXITADO MUCHO AL VER TODO ESO Y AL ESTARME AGARRANDO MI PEQUEÑO PENE ESTABA MUY MOJADO. PERMANECI ASI SOLO MIRANDO Y LO QUE VEIA ME ESTABA GUSTANDO DEMACIADO QUE SENTIRIA MI MADRE AL HACER ESTO AL SER PENETRADA POR MI PERRO MAX DURARON 20 MINUTOS SOLO SE ESCUCHABA LOS GEMIDOS DE PLACER DE MI MADRE PERO MAS CUANDO SE SEPARARON SOLO SE ESCUCHO COMO UN CHASQUIDO Y CUAL FUE MI SORPRESA AL VER EL PENE DE MAX ERA ENORME MAS GRANDE QUE EL DEL PERRO QUE HABIA VISTO CON ANTERIORIDAD Y ESAS BOLAS QUE TENIA AL FINAL DEL PENE ME DI CUENTA QUE MI ANO SE CONTRAIA RAPIDAMENTE, NO ENTENDIA, PERO SENTIA UN GRAN PLACER AL AGARRARMELO Y TRATAR DE METER UN DEDO Y MAS CUANDO LO PUDE METER. VOLVI A LA REALIDAD CUANDO ESCUCHE RUIDOS CORRI AL PRIMER PISO Y EMPECE A GRITAR LLAMANDO A MI MADRE Y A MI PERRO MAX.

PASARON LOS DIAS Y AHORA ENTENDIA EL CAMBIO RADICAL DE MI MADRE ASIA MI PERRO DE ODIARLO A AMARLO PERO YO NO PODIA QUITARME DE LA CABEZA LO QUE HABIA VISTO NO UNA SINO VARIAS VECES NO SE PORQUE PERO CADA VEZ QUE VEIA A MI PERRO MAX, MI VISTA SE DIRIGIA A SU PENE Y ME LE QUEDABA VIENDO UN RATO Y SURGUIA EN MI CABEZA UNA PREGUNTA . QUE SE SENTIRIA TENER ESE PENE ADENTRO ? REALMENTE SE SENTIRIA UN GRAN PLACER COMO LO SENTIA MI MADRE?

ME PUSE A PENSAR COMO HACERLE PARA PODER AGARRARLE SU PENE A MI PERRO SIN QUE MI MADRE LO NOTARA, Y LLEGO SOLITA LA RESPUESTA, MI MADRE ME DIJO QUE YA ERA HORA DE BAÑAR A MAX, LE DIJE QUE SI PERO QUE LO BAÑARIA EN EL BAÑO DE NOSOTROS Y NO EN EL JARDIN COMO MI MADRE ME SUJIRIO. ME DIJO QUE ESTABA BIEN. LO QUE REALMENTE QUERIA ES QUE NADIE ME VIERA YA TENIA MI PLAN TRASADO.
LO LLEVE AL BAÑO DE ARRIBA Y CERRE MUY BIEN PARA QUE NADIE PUDIERA ENTRAR Y INTERRUMPIRNOS, ABRI LA LLAVE DE LA REGADERA PARA QUE LA BAÑERA SE LLENARA DE AGUA MIENTRA ESO PASABA NO DEJABA DE MIRAR EL PENE DE MI MAX ESTABA SENTADO SOLO MIRANDOME, AHI PUDE VERLE COMO LE SALIA UNA PUNTA ROJA ME HACERQUE Y EMPECE A ACARICIARLO LENTAMENTE EL ME EMPEZO A LAMER LA CARA COSA QUE APROVECHE PARA ACERCARME MAS Y POCO A POCO ACERQUE MI MANO A SU PENE AL TOCARLO SENTI U FUERTE ESCALOFRIO EN TODO MI SER, NO DEJE DE TOCARLO LO TENIA MUY GRANDE SE LO AGARRE FUERTE Y MAX EMPESABA COMO A AGUIJONEAR MI MANO COMO QUERIENDOSE COJER A UNA PERRA O A MI MADRE NO LO SOLTE Y PUDE VER AL FIN DE CERCAS SU ENORME PENE NO LO PODIA CREER MI ANO EMPESO A CONTRAERSE RAPIDAMENTE . LO SOLTE Y MAX SE SENTO Y EMPESO A LAMERSELO NO LO PENSE MAS, ME QUITE MI PANTALON Y ME PUSE EN CUATRO COMO HABIA VISTO HACERLO A MI MADRE Y MAX SABIENDO YA ESTO SE ME MONTO AL PRINCIPIO ME DOLIA CADA AGUIJONASO QUE ME DABA PERO LA CALENTURA ME HIZO OLVIDAR TODO, TRATABA PERO NO LE ATINABA ME FUI COLOCANDO DE TAL MANERA QUE PUDIERA ATINARLE Y EN UNA DE ESAS SENTI COMO ENTRO LA PUNTITA Y COMO LOCO YA NO ME SOLTO SE EMPEZO A MOVER DE UNA MANERA SALVAJE Y SENTI COMO ENTRABA TODA Y MAS AL FINAL SUS BOLAS ME DOLIA MUCHO ME QUEDE QUIETO SOLO QUERIA SENTIR ESE PENE DENTRO DE MI ASI ESTUBIMOS UN BUEN RATO TODO ESTABA MARAVILOSO REALMENTE LO ESTABA GOZANDO AHORA ENTENDIA A MI MADRE PORQUE LO HACIA Y CON TANTA FRECUENCIA DESPUES DE UN RATO EMPESO MI PERRO A TRATAR DE SAFARSE YO NO QUERIA QUE TERMINARA QUERIA QUE FUESE ETERNO, SOLO SENTI ALGO CALIENTE EN MIS ENTRAÑAS MI PERRO SE HABIA VACIADO DENTRO DE MI,Y DESPUES SOLO SE DESPEGO DE MI ME DOLIO Y SOLO PEGUE UN PEQUEÑO GRITO VOLTIE A VER A MAX Y PUDE VER SU PENE ENORME YO ESTABA ADOLORIDO PERO REALMENTE NO ME IMPORTO SOLO PENSABA QUE DE AHORA EN ADELANTE LO HARIA MAS SEGUIDO COMO MI MADRE HASTA QUE ,,BUENO FUI SORPRENDIDO POR MI MADRE PERO ESA SERA OTRA HISTORIA.

Comiendo mecos de la pucha de mi esposita de 16 años

Hola amigos les comento que me case cuando tenia 25 años y mi esposa aun adolescente con 16 años esto gracias a que trabajaba en la misma fabrica donde trabajaba el papa de mi esposa de operario y me hice muy amigo de el asi que varias veces me invito a comer a su casa fue donde conoci a su hija sofy mi esposa, tenia 15 años recien cumplidos con un culo que con solo verla se me paro la verga como nunca creo que su papa se dio cuenta de eso y un dia cuando ibamos a la fabrica me comento que su hija iba a entrar ya a estudiar la preparatoria, pero que estaba preocupado porque le habian comentado su esposa que le habia dicho mi sofy que le gustaba un muchacho, le dije que eso era normal, pero el me dijo que si pero que le gustaria que tuviera un novio que la respetara y que fuese un buen partido, y yo de broma le comente pues aqui esta tu servidor, el solo se rio y lo que me dijo me sorprendio pues creo que seriasun buen partido para mi pequeña hija, solo que tu tienes demasiada ya experiencia y ella aun es virgen, jjeje, si eso si pero tu sabes que yo seria un buen apoyo para ella jejej si apoyo si le vi como le mirabas las nalgas a mi hija jeje esque para que le miento esta como quiero, pues bueno te doy permiso hoymismo vamos a comer en la casa y le comento a tu futura suegra jajaja esta bien, fuimos a trabajar y ela noche pase para cenar con ellos, estaba su hijita mi sofy con un pantalon que se le veia que tenia un mega culo dije dios mio eso es lo que me comere, cenamos y la invite a salir y asi medio año despues nos casamos ya que ese culote solo lo quería para mi, y asi fue todo 2014 me la comia todos los dias, pucha, ano, boca y todo era solo mio en febrero del 2015 sucedio algo que no sabia si me gustaba ahora se que eso me pone a mil, resulta que mi suegro lo envoaron a otra sucursal a trabajar y yo me quede solo, para ello me enviaron a uno nuevo de 19 años alto y bien parecido, me cayo bien y nos llevabamos excelente uno de esos dias llego un poco tarde y le dije que porque llegaba tarde le dije que por su servidor no habia problema el solo dijo gracias a la hora de la comida me dijo te voy a contar por que llegue tarde, es que me salio un negocio muy bueno y no pude rechazar jeje y pues para no quedarme con la espina le dije y de que negocio y el me dijo, conoci una chiavita de 15 años con un culote y pues me la cogi hats ya no poder si vieras que es lo mas rico y delicioso que hay, jeje solo sonrei y semevino a la mente mi esposa sofy de 16 años y asi pasaron 2 meses me comentaba de comose cogia colegialas de 15 hasta de 14 años y eso me excitaba escuchar, una de esas veces la invite a tomarnos una cerveza a la casa era sabado, salimos temprano a las 2 de la tarde le dije que la esperaba en casa a las 6 de la tarde, llegue a mi casa y mi esposa adolescente casi todabia quinceañera hermosisima con un pantalón ajustado enseñando el mega culo,le comente que habia invitado a esta persona ella dijo deja me baño y cambio para ver que preparo de cenar, le dije voy a hacer carne asada ok, la espere que se cambiara y cuando sali mi esposa se veia espectacular con un vestidito color rojo con negro entallado casi enseñado el muslo, le dije que se veia divina, nos fuimos a comprar las cosas y cuando regresamos ya casi era hora, 20 minutos despues tocaron la puerta y era mi compañero de trabajo, cuando entro se le fueron los ojos en mi mujercita, la saludo con un beso en la mejia y le dijo estudias en la prepa 3? mi esposa contesto si como sabes jeje te he visto por allí, me puse un poco serio pero todo tranquilo prendimos el carbón y empezamos a tomarnos una cervezas, el siempre había dicho que preparaba buenas bebidas a si que se trajo sus tequilas y sodas, mi esposa allí con nosotros platicando y le ofreció una cerveza, acepto y se la tomo todo iba normal hasta que empezó a preparar sus bebidas y pues cuando yo tomo cerveza no le mezclo asi que le dijeque yo pasaba, mi esposa al contrario se tomaba casa una que le daba y andaba mas alegre, música y cervezas jeje, pero el no le quitaba la mirada a mi esposita como a las 10 de la noche mi esposa se levanto de la silla y por poco se caía, alcance a sostenerla ya estaba completamente ebria, la agarre y le dije que se fuera a acostar un rato, la lleve a la recamara y se acostó, se le levanto un poco su vestido por lo cual le baje para taparla un poco, y ya no se veía nada, salí y mi compañero seguía escuchando música, y después de un rato me dijo, oye donde puedo ir al baño, a si mira vas todo derecho hasta el fondo para ello tiene que pasar por la recamara donde estaba mi esposa, el se metió para ir al baño a los 5 minutos regreso y seguimos platicando pero a los 10 minutos me dijo otra vez me dieron ganas de ir al baño y asi fue y al poco tiempo regreso y así seguimos ya estábamos un poco ebrios en eso me dice oye camarada no te molestas si te dijo algo no nada tu esposa esta super hermosa y un cuerpo uff jeje si eso si amigo ya vez uno que es afortunado jeje eso si me diijo oye y te puedo decir algo mas si claro, mira es que creo que tu esposa se mueve mucho al dormir por que su vestido esta muy arriba y pues cuando pase asi esta, me metí y si mi esposita estaba con su vestido casi a ala cintura y enseñando el cacheterito con su puchita toda abultada, la quise despertar pero no se despertaba, la movi y nada y de repente aprecio mi compañero y me dice voy pasar al baño le dije que si pero mientras eso me decía no le quitaba la vista a mi esposa su entrepierna, no se si fue por el alcohol o otra cosa pero le dije que no te gustaría cogertela de que me muero por cojermela me muero por saborear a tu tiernita esposa, le dije pues que esperas , se acerco y le empezó a sobar la puchita por arriba de su cacheterito, saco su verga uno mas grande que el mio y se la metió mi esposita y ver como entraba y salia me excito demasiado y mi sofy seguía dormida, el parecia un toro bufando hasta que empezó a convulsionarse y ver como la llenaba de leche, mecos se la saco y vi como venia saliendo algo blanco de la pucha de mi esposita sofy me hinque y se la empece a comer y mi compañero me dijo cometela y asi la hice me comí hasta la ultima gota de mecos de mi compañero nos salimos agarre una cerveza y el otra, entonces me dijo te gusto lo que salia de tu esposa le dije que si, pues no te preocupes sabados me invitas a la carne asada, emborrachamos a tu esposita sofy y tute comes los mecos y todos somos felices, le dije ok muy bien y desde hace mas de 4 meses todos los sabados mi amigo se coge a mi esposita sofy y yo me como sus mecos , si quieren fotos de mi esposita comenten yles paso mi correo o el face

Emputeciendo a una jovencita

Historia de unas jovencitas muy calientes pero reprimidas
Hola, me presento, me llamo Calos 32 años, soltero… Vivo solo en el centro de Madrid, y esta es una historia que me paso hace poco, sigue en curso la verdad, tras buscar ideas en los relatos de esta web me decidí a compartir mi historia.

Como decía vivo en Madrid, en una zona tranquila conocida como ciudad universitaria, mi edificio tiene unas diez plantas y hay un poco de todo, familias y estudiantes en los apartamentos mas pequeños. Un día volviendo de trabajar vi un camión de mudanzas, un señor de traje cargaba con una caja bastante grande, al entrar en el portal tropezó, se hubiera dado un buen golpe si no fuera por que lo pare yo al ir delante de el. Se disculpo y yo le dije que no pasaba nada, al andar hacia el ascensor se dio cuenta de que se había echo daño en un tobillo, así que me ofrecí a llevarle la caja, subimos a su casa, era una de las mas grandes. Al llegar se sentó, el tobillo le dolía, no suelo ser muy sociable con los vecinos pero ese día me pillo de buenas así que termine acercándolo al Samur donde le pusieron una tobillera, el no paraba de agradecérmelo, me contó que se mudaban de valencia para que su hija pudiera estudiar en un colegio del Opus que había por la zona, el trabajaba en una gran empresa de ejecutivo. Nos despedimos y pensé que menuda perdida de tiempo.

Al cabo de una semana, a las 7 de la tarde llamaron a la puerta. Al abrir me encontré una señora de unos 45 años, realmente guapa, iba vestida muy discreta pero se adivinaba un buen cuerpo bajo su ropa. Se presento como la mujer de Jorge, y me dijo que para agradecerme haber ayudado a su marido me invitaban a cenar esa noche. Yo no tenia ningún plan y la verdad es que mi nevera estaba vacía así que acepte. A las 9 subí a su casa, me abrió la puerta una niña de 18 años digna hija de su madre. Rubia, ojos azules, y bajo su camiseta se notaban dos pechos de buen tamaño, cuando se dio la vuelta y vi su culo olvide cualquier escrúpulo y decidí que tenia que follarmela. La cena empezó bendiciendo la mesa lo que en cualquier otra situación me habría matado pero tenia un objetivo y eso me mantenía a flote. Ellos me hablaron de sus trabajos y yo les comente el mío con ordenadores… fue bastante aburrido la verdad pero me entretuve imaginando como follarian ellos dos, la señora toda dignidad, ¿cómo le chuparia la polla a su marido?. La niña me miraba disimuladamente, le gustaba. Era demasiado mujer ya para como iba vestida pero el aire casi monacal de la casa imponía ese estilo supongo.

Al final de la cena Jorge me pidió un favor. El ordenador de su hija iba mal y ella estaba empeñada en uno nuevo, me pregunto si le podía echar un ojo. La niña dijo que no que no hacia falta que ya iba bien pero el padre la regaño diciéndole que hacia un mes que le daba el tostón pidiéndole uno nuevo, ella cedió y dijo que vale, que el lunes me lo bajaba. Yo al ver su ansiedad decidí que tenia que echarle un ojo antes de que ella pudiera tocarlo, les dije que entre semana imposible, que estaba muy ocupado pero que era pronto y que si me lo dejaban esa noche se lo podía hacer tranquilamente y dárselo al día siguiente. La chica intento resistirse pero su padre le dijo que trajera su portátil al momento, se notaba quien mandaba en la casa. Ella miro al suelo y volvió al minuto con su portátil, era un HP normal con unas pegatinas tontas encima. Me lo tendió mirándome a los ojos.

Tomamos una copa en unos sofás, yo tenia el portátil a mi lado y ponía la mano distraídamente sobre el, ella me miraba preocupada. Al cabo de un rato me despedí y baje corriendo a mi casa. Encendí el portátil y le conecte un disco duro para copiar todo antes de nada. Le instale un par de programas para limpiarlo y con la copia conectada al mío empecé a explorar. Lo primero que busque fueron los log del msn, tenia todas las conversaciones guardadas, esta manía de los adolescentes de guardarlo todo… Hice una búsqueda de fotos y encontré las típicas fotos de familia, con amigos, había unas en palma donde se veía a ella y a su madre en bikini, eran excesivamente grandes pero los cuerpos de las dos eran impresionantes. Volvía imaginarme a papa dándole polla a mama, me encantaba. Explore un poco mas y encontré lo que buscaba, una carpeta con clave, se llamaba “trabajos cole física”, donde nunca buscaría nada sus padres imagino. Saltarme la clave no fue nada difícil.

La chica era ordenada hasta para esto, todo estaba ordenadísimo, había una carpeta llamada “fotis” donde había dos docenas de fotos de ella en ropa interior, sin sujetador, posando frente al espejo o sobre su cama a cuatro patas, ver sus tetas desnudas fue una revelación. Tenia dos hermosos globos con unos pequeños pezones rosaditos. Sonreía en casi todas, ahora iba a sonreír yo. Seguí indagando, tenia algunos videos porno descargados de la red donde se veía chupar pollas, encular, un poco de todo. Había otra que ponía “les”, llena de niñas preciosas desnudas, jugando entre ellas, así que le gustaban también las chicas. Con lo religiosos que eran los padres la homosexualidad no creí que les hiciera mucha gracia. Revise sus conversaciones del msn, tenia dos, uno para sus padres con amigas del cole etc, no había chicos curiosamente, y estaba su padre en su msn, me imagine lo controlada que la debían tener. Y otro para chatear con chicas, en las conversaciones hablaban de sexo, ella era bastante tímida, alguna se subía de tono. Y en un par directamente se habían puesto la cam, busque los videos correspondientes y en uno se veía como masajeaba sus tetas otra adolescente. En la conversación hablaba de los pechos de Eva (se llama así por cierto), quedaba claro que habían jugado a lo mismo. Cerré, no necesitaba mas, ya revisaría lo demás al día siguiente.

A la mañana siguiente como a las once y media llamaron a la puerta. Era Eva con su madre. Se disculpo diciendo que la niña estaba empeñada en que necesitaba el ordenador. Les dije que claro, que me dieran unos minutos que un programa estaba terminando, les ofrecí un café y dejándolas en la cocina fui a mi despacho. Active la cam para que grabara lo que iba a pasar y puse en el reposapantallas de mi ordenador la galería de fotos de Eva. Tengo un monitor de 20 pulgadas así que se la veía clarísimamente. La llame atento a si venia con su madre para desactivar el reposapantallas. La madre decidió por lo visto terminar su café tranquilamente. Al entrar Eva en el despacho se quedo pálida mirando mi monitor.

Yo.- y bien Eva?

Eva.- que? Que quieres decir?.

Yo.- Bueno, te haces fotos pornograficas, tienes juegos sexuales con lesbianas y hablas con un lenguaje que no creo que aprendieras en el “cole”. – Ella se puso todavía mas blanca –

Eva. – Por favor no.

Yo.- Por favor no que eva? No tengo otro remedio que decirse a tus padres. No te preocupes, cuando te recuperes de la paliza que te de tu padre te mandaran a uno de esos internados religiosos donde rezaras cuatro veces al día.

Eva.- No, por favor, no lo hagas – Susurraba, su madre estaba cerca y solo teníamos unos minutos.

Yo.- Haras todo lo que te diga?

Eva.- Todo? Que quieres decir?

Yo.- Estate aquí a las cuatro, di que vas a dar una vuelta por el Vips o algo así.

Eva.- Sola? Para que? – Me miraba preocupada.

Yo. – Haz lo que digo o a las cuatro y cuarto tu padre y toda su agenda además de tus amigas, las lesbianas incluidas recibirán una colección de fotos tuyas junto con tus calientes conversaciones, en un par de días con lo guapa que eres te convertirás en la reina de las web de adolescentes.

Yo.- Por cierto, lo borre todo, ahora solo existe mi copia, no queremos que te pillen siendo una niña mala verdad?.

Le di su portátil y la acompañe donde estaba su madre. Eva estaba muy callada, en la puerta la madre me agradeció el favor y le dijo a su hija que me diera las gracias. Eva me miro con odio.

Eva.- Muchas gracias Carlos.

Sonreí y le dije que había sido un placer.

La mañana se hizo eterna, me entretuve colocando mi portail grabando video en el salón y otra cámara de video oculta en la esquina. A las cuatro en punto escuche el ascensor y alguien que llamaba a la puerta con los nudillos. Le abrí , entro rápidamente y cerro la puerta.

Eva.- Y bien, que quieres? Me dijo casi llorando.

Yo.- Es fácil, lo que quieren todos los hombres de ti desde que te crecieron esas tetas.

Eva.- Yo no soy una puta, ya lloraba y moqueaba.

Yo.- Ya, lo se, no eres una puta, eres una niña normal con ganas de probar y experimentar.

Eva.- Si, pero no contigo, eres mucho mayor y un pervertido. Ayer me gustaste pero hoy te odio.

Yo.- Cierto, bueno, entonces vete.

Eva.- En serio? Y que pasara con todo lo que me robaste?.

Yo.- Bueno, tendría que hablar con tu padre, pero quizás lo intente con tu madre, esta casi tan buena como tu y seguramente no tenga reparo en sustituirte para que tu padre no se entere.

Eva.-Me daría una paliza si se entera, y a mi madre también por no evitarlo. Es muy estricto.

Yo.- Mejor, así tu madre no tendrá problema en atenderme.

Eva.- No, esta bien, bastante tiene la pobre, que quieres?.

Yo.- Lo primero lávate la cara, luego regresa, estaré sentado en ese sofá, te pondrás a caballito sobre mi y haciéndome mimos me suplicaras ser mi novia, yo me resistiré pero tu debes intentar convencerme a cualquier precio, lo entiendes?.

Eva.- Me miro con cara de duda y se fue al baño.

Yo puse el portátil de forma que grabara la escena, estaba a menos de un metro, no habría problemas con el sonido.

Ella volvió y se sentó sobre mi, empezó a acariciarme el pelo. Tardo unos diez minutos en asumir su papel pero como yo no decía nada termino por asumir que no le quedaba alternativa.

Eva.- Carlos, por favor, ayer me enamore de ti, quiero…

Yo.- Que quieres Eva?

Eva.- Ser tu novia.

Yo.- que?? Que hago yo con una novia de 18 años? Estas loca?

Ella me miro con cara de sorpresa, se esperaba que me lanzara sobre ella no estos juegos

Eva.- Vamos, se que te gusto, ayer me mirabas mucho.

Yo.- Claro, porque eres una monada, pero yo busco otras cosas en una mujer.

Eva.- Que buscas? Sexo? No se mucho de eso pero aprendo rápido. Mi mama dice que tengo un cuerpo muy bonito.

Yo.- Y lo tienes, y ella también. Ves, debería ir a por ella, seguro que me daba lo que quiero mucho mejor que tu. Tu padre es afortunado, seguro que se la folla a diario.

Ella puso cara de contrariada.

Yo.- Ves, digo follar y te asustas, y si te digo que papi hunde su polla todos los días en el coño de tu mama? Que seguro que están aprovechando ahora que no estas para que le lama la polla y beber su semen?.

Eva se pico, cogio mis manos y las puso sobre sus pechos.

Eva.- Te estoy diciendo que lo que quieras, y no, mi mama no hace esas cosas. Tiene un diario muy detallado escondido, por eso te miraba ayer, eres el primer hombre que no es de la familia o de la iglesia, que dejan que se me acerque. Ella es muy infeliz, mi papa solo se acuesta con ella el día antes de la regla para que no se quede embarazada, y ni siquiera la desnuda. Tiene unos camisones horribles de esos de la edad media. Cuando lo leí decidí que no quería ser tan infeliz como ella.

Yo.- Jajaja, así que al final si querías eh putita!

Eva.- No me llames así! No soy ninguna puta!

Le apreté bien fuerte sus dos tetas… Ella suspiro.

Yo.- Si, si lo eres, eres mi putita, Hare contigo lo que quiera y tu no solo obedecerás, sino que después, me darás las gracias, igual que esta mañana.

Metí las manos dentro de su escote, sus tetas estaban muy calientes y sus pezones duros. Jugue con ellas un rato estrujándolas y acariciándolas. Ella cada vez estaba mas excitada, se lamia los labios y daba algún gemidito. Le estaba encantando.

Yo.- Bien, quien eres?

Eva.- Eva

Yo.- quien??

Eva.-Tu putita?.

Yo.- Bien, y hora dime por que quieres serlo.

Eva.- Por que no quiero terminar como mi mama?

Yo.- Y que le falta a tu mama?

Eva.- Hacer mas el amor….

Yo-. Perdón??

Eva.- Que papa se la folle mas?

Yo.- Con que?

Eva.- Con su polla!

Yo.- Bien, y si te digo que te voy a convertir en una chupapollas de primera y que unos de estos días te follare en mi dormitorio, debajo del de tus padres para que te escuchen follar y piensen que estoy con alguna golfa?.

Eva.- Ummmmmmmm

Yo.- Que significa eso?

Eva.- Que me gusta!

Yo.- que es lo que te gusta?

Eva.- Que me enseñes a chuparte la polla y que me folles para que mis padres me oigan gemir como una puta

Yo.- Bien, busca mi polla.

Ella bajo sus manitas las puso en mi cintura y me bajo el pantalón del pijama que llevaba puesto, mi polla que hacia rato que estaba dura salto, ella la agarro muy suave.

Yo.- Agarrala con fuerza.

Ella apretó con una mano me la machacaba torpemente y con la otra me acariciaba la punta del capullo, yo había soltado ya algo de liquido, ella se llevo los dedos a la nariz y lo olio…

Yo.- Chupalos

Ella se los metió en la boca.

Yo.- Que te parece?

Eva.- Huele fuerte y sabe igual, pero creo que me gusta, esto es lo que embaraza?

Yo.- No, eso sale mas tarde. Luego lo probaras tranquila.

Ella sonrio.

Yo.- Bien, agarrame fuerte la polla por la base y con la otra mano acaríciame los huevos, muy suave.

Eva.- Asi? Esta muy dura y caliente, me gusta, y esta parte tan suave…

Yo.- Quitate el top y el sujetador, quiero jugar con tus tetas mientras me la chupas.

Se paso las manos por la espalda para desabrocharse y con un movimiento se lo quito todo.

Yo.- Ummm, tienes unas tetas realmente bonitas. – Mientras se las sujetaba con las manos apretandoselas.

Eva.- Gracias, a veces me da vergüenza los hombres me miran mucho por la calle, y sus caras… bueno, a veces dan miedo.

Yo.- Eso es por que les pones la polla dura, quieren follarte como animales. No les importa si eres simpatica, o no. Solo quieren follarte.

Eva.- ya, pues no creo que me gustara.

Yo.- Pues mi polla parece que te gusta, no la sueltas.

Eva.- Bueno, la tuya me gusta, que hago ahora?.

Yo.- Ponte de rodillas, y mirándome a los ojos, lame la base de mi polla y mis huevos, muy suave…

Ella se arrodillo y empezó a lamer como una perrita.

Yo.- Estas preciosa de rodillas con tus gordas tetas lamiendo mis huevos putita.

Ella me miro con un brillo de rebeldía en sus ojos y de repente se metió casi toda mi polla en la boca de golpe.

Yo.- Voy averiguando lo que te gusta putita, te gusta verdad? Te gusta que te llame puta – ella chupaba cada vez mas fuerte. – Eres una guarrilla, aquí de rodillas, lamiéndole la polla a un desconocido en vez de estar estudiando – se metió la mano en los pantalones empezó a masturbarse. – Mírala que guarra, masturbándose… que diría papi si viera a su princesita chupando mi polla? Crees que se lo imagino alguna vez?- , ella se sacaba la polla de la boca, y la lamia entera, su mirada ya no era de niña buena. – Quieres que le enseñe a mami a chupar polla igual que a ti? Así tendría dos putas en la misma casa – Si por favor, enséñala, que disfrute igual que yo, su vida es muy triste y ella es tan guapa… – Bien, lo hare y tu me ayudaras, sabes en que convertirá eso a tu padre?. – En un cornudo – y se metió otra vez la polla hasta el fondo. Yo estaba ya apunto de correrme. Le saque la polla de la boca – Bien putita, ahora puedes elegir, puedes levantarte e irte y no te chantajeare mas o puedes seguir chupando mi polla hasta que me corra en esa boca de puta que tienes, tu eliges. – No puedo irme… si me voy después no podría darte las gracias – dijo guiñándome un ojo. – Bien, entonces trágatelo todo y mirándome a los ojos- Mi polla no podía mas, empecé a solar un torrente de esperma directamente en su boquita. Ella pego los labios entorno a mi capullo para que no se le escapara nada, puse la mano en su garganta, notarla como iba tragando era delicioso, cuando termino de salir el semen estuvo un par de minutos mas lamiéndome la polla hasta dejarla bien limpia. Ella también se había corrido, le quite los pantalones y le comí el coño como un poseso, estaba delicioso, un coño virgen, de mi propiedad y de una niña preciosa. Se corrió tres veces mas.

Eva.- Joder! No me lo creo

Yo- Te gusto eh putita

Eva.- Creo que ya hasta me gusta que me llames así.

Yo.- jajaja

Yo.- Bien, debes irte. Hace una hora que estas fuera, se mosquearan no?.

Eva.- Si, mas bien.

Yo.- Bien, duermen la siesta tus padres?

Eva.- Si, por la mañana misa y después de comer duermen un rato.

Yo.- Bien, diles que te vas al cine, mañana te desvirgare este precioso coño y ese culito.

Eva.- El culo? Me dolerá?

Yo.- Si, un poco. Pero una buena puta debe recibir por todos sus agujeros. Te gusto chupar polla no? Pues lo demás te encantara tranquila.

Eva.- bueno, soy tu puta no? Se supone que puedes hacerme lo que quieras no? Esa es la idea.

Yo.- Si, y te encanta

Eva.- Creo que si.

Yo.- Bien, ahora acércate a la pantalla del ordenador y di…

Se sonrojo.

Eva.- Me grabaste?

Yo.- Siempre lo hare, ahora haz lo que te dije.- y le di un azote en el culo.

Se acerco a la pantalla, al mover el ratón salio su cara a pantalla completa, todavía tenia algo de semen en los labios, me miro, se relamió y mirando la pantalla…

Eva.- Hola mama, acabo de aprender a chupar pollas y me han comido el coño como nunca te lo comió papi a ti, espero que dentro de poco estés tu con esa polla en tu coño, te quiero.

******************************************************

Bueno, se agradecen comentarios de todo tipo, luckm@hotmail.es

Tb me gusta charlar con mis lectoras

skype luckmmm1000

Despues de los baños publicos (entregandome a David)

Hola a todos los lectores como recordaran después de haber tenido un encuentro cercano con David el jefe de Luis, me quede pensando en lo sucedido y eso me ponía caliente y decidí buscarlo mandándole mensaje el lo respondió de inmediato hablando de que se había quedado con ganas de mas y que quería cogerme, sus palabras y mensajes me ponían aun mas caliente a lo cual ya no resistí mas, nos pusimos de acurdo para vernos y así fue la calentura mi hizo olvidarme de Luis por un momento me puse de acuerdo con David y fue por mi cerca de mi escuela, Luis quería verme pero me negué sabia que ya tenia los planes con David en ese momento me llego el remordimiento pero a lo lejos vi llegar David y fue mas mi calentura y las ganas de sentir esa verga en mi culito.

D:hola mi amor
y:hola papito
D:ya estas lista que quiero disfrutar de ese rico culito
Y:claro quiero que me hagas tuya muy rico

arranco y nos fuimos a un hotel cerca de mi escuela pero en el trayecto me iba tocando mis pierna y yo respondí tocando esa rica verga que parecía que estaba a punto de explotar, llegamos al hotel y mientras el pedía la habitación yo ya lo esperaba en el elevador en eso me llamo Luis y me pregunto que donde andaba a lo que yo respondí que estaba haciendo un trabajo de la escuela con unos compañeros que me disculpara pero no lo podría ver me colgó un poco molesto pero eso no me importo yo ya estaba muy caliente, subí con David a la habitación pero mientras subíamos me dio una fajada tremenda me besaba como loco y me agarraba mi culo con desesperación, yo ya no aguantaba mas hasta que llegamos al cuarto lo abrió y yo corrí al baño llevaba un conjunto muy sexi era un top negro con una tanguita morada, unos tacones y me maquille un poco, sali dispuesto a todo yo ya no aguantaba mas solo de imaginarme su palote entre mi culo.

Salí y me tomo por la fuerza comenzó a manosearme todo y a besar todo mi cuerpo hasta llegar a mi colita y hacer de lado mi tanguita, comenzó a comerme mi culo sentí como pasaba su lengua por todo mi hoyo y un escalofrió que recorría todo mi cuerpo era demasiado rico que comencé a gemir:

Y: así amor cómeme mi culo así que rico se siente chúpamelo méteme tus dedos.
D: Eres toda una perra pero me gustas y me encanta tu olor a puta que rica cola tienes.
Y: quiero que sea tuya quiero que me cojas muy rico así papi cógeme por favor.
D: déjame disfrutarte quiero ver como te mueves estas mas rica que mi mujer.

comencé a bailarle en su cara restregándole toda mi cola y sentía como me ensalivaba mi culo y su lengua penetrarme me hacia cosas que Luis nunca había echo y eso me ponía como perra en celo, me indico con su mano que le mamara su verga tomándome por la nuca y llevándome hasta su rico palo que estaba durísimo y a pesar de su barriga se notaba un tremendo vergon mas grande que el de Luis tanto que no me cabía todo en boquita pero poco a poco me fui acostumbrando y se la mamaba muy rico y ese olor a hombre me excitaba aun mas me lo metía todo al grado de sentir unas arqueadas muy ricas ya no aguante mas y le pedí que me lo metiera:

Y: papi cógeme ya quiero sentirte no aguanto mas.
D: eso es lo que quiere mi puta pues ten
en eso me empino a al orilla de la cama y de un solo golpe me lo clavo todo sentí un poco de dolor por que la tiene mas grande que Luis pero fue mas la excitación que no me importo y comenzaron las embestidas

Y: que rico se siente papi cógeme quiero ser toda tuya hazme lo que quieras
D: así así déjame cogerte estas bien rica tienes un culo delicioso
Y: si te gusta pues cógelo que quiero ser tu puta así haaaa haaaa que rico hay ay ay metemelo haaaaaaaa
D: ven puta que quiero que me montes
Y: si mi amor ven acuéstate que quiero demostrarte que se mover rico mi culo
se acostó y de inmediato monte su rico pene

Y: ayyyy que dulzura que caliente lo tienes déjame darme unos ricos sentones asi asi papi cógeme que rico estas
D: eres toda una putita mi nena que rico lo haces
yo subía y bajaba solo miraba su cara de placer y así estuve por un rato después me tomo por la cintura y me recostó comenzó a besarme con dulzura y mordisquear mi cuello hasta que me la metió de nuevo pero ahora de cucharita sentía tanto placer que em olvide por completo de Luis

después me levanto las piernas hasta su hombros y me embistios tan rico que yo ya gritaba de placer.

Y:asi papi cógeme que rico me la metes ayyyyyyyyyyy soy tu puta
D: que rica estas este culo es mío muévete así así hazme venir
Y: ay eres todo un macho que rico sigue sigue no pares métemelo mas mas párteme en dos
D: AYYY ayyyy que me vengo eres toda una nenita tremenda
rápido saco su verga y yo corrí a mamársela sabia que estaba a punto de venirse y así fue me echo toda su rica lechita en mi cara y yo la saboreaba le limpie su verga hasta la ultima gota de semen no quería que se me escapara nada.

después nos recostamos un rato hasta que nos vertimos y salimos del hotel me llevo hasta el metro y se despidió de mi con un beso muy tierno, ahora no se que hacer el me trata como toda una nena y Luis solo busca coger no se que hace comienzo a sentir algo por Davis espero me puedan dar un consejo y podamos intercambiar fotos. después les cuento que apenas hace unos idas me fui unos días con David a una casa de campo que tiene pero no fue solo llevo a un amigo y me cogieron entre los dos.

disculpen tuve un problema con mi correo y lo tuve que cambiar pero en este me encuentran ok es nenitacoqueta_10@hotmail.com

La conejita del beisbolista (Mi primera vez anal)

Hasta que por fin me anime a escribir, brevemente les contare que me llamo Adriana, tengo 23 años soy de Maracaibo (Venezuela) mido 1.72 cm, blanca peli roja, de senos grandes y nalgas redonditas y paraditas, es un relato 100% real, ocurrió en noviembre 2014 y de tan solo empezar a contarlo ya me empiezo a excitar.

En mi país somos muy fanáticos del beisbol y como he crecido con esa costumbre yo también me apasiono por el, un día un jugador del equipo de “Aguilas del Zulia” me envió un DM por instagram con su numero de teléfono a ver si nos conocíamos en persona, con un poco de pena, miedo pero con ganas de explorar le escribí por whatsapp, empezamos hablar y teníamos muchas cosas en común, si iba al estadio lo saludaba de lejos, hasta que una noche me invito a su hotel, (el equipo aquí se queda en un hotel 5 estrellas, el cual no mencionare ) en horas de la noche, después de mucho pensarlo decidí tomar un baño rápido e ir al hotel, deje una nota en la mesa que decía ” Vanessa ( mi mejor amiga) tuvo un accidente voy a la clínica” y a ella un msj que decía ” estoy contigo” agarre las llaves de mi carro y salí, llegue al hotel, actué de forma natural como si estuviese hospedada, le dije a la sra que limpia que había dejado mi tarjeta en la habitación que por favor me marcara el ascensor, ella accedió, mis nervios y mi excitación estaban acabando conmigo pero se abrió el ascensor en el piso 3, toque a la habitación 301 y ahí estaba el parado, un moreno alto de buen cuerpo el cual no mencionare su nombre real para no meter en problemas pero que llamaremos Antonio, me invito a pasar, puse mis cosas en la mesita de noche y nos acostamos a ver un juego de beisbol del equipo que iba a enfrentar al día siguiente (Cardenales de lara), veíamos el juego y nos íbamos conociendo mas, en una de esas el noto que me estaba aburriendo y decidio apagar el televisor.

Busco mis labios y sentí el mejor beso de mi vida de unos labios bastante carnosos los cuales me tenían mojadita con tan solo UN BESO, yo tenia un vestido el cual el no dudo en un segundo en quitarme, se puso en la orilla de la cama y bajo mi ropa interior, una vez que ya yo estaba desnuda el se acostó y yo me le monte encima empecé a mover mis nalgas suavemente y besarlo hasta sentir su miembro tieso le baje el pantalón y salio aquel trozo de carne oscura, grande y gruesa disparada mis ojos se abrieron y no dude un segundo en metérmelo a la boca, saborearlo, era tan grueso que me entraba menos de la mitad asi que lo que mas hice fue lamerlo y chupar la cabecita como una chupeta de fresa, Antonio no dejaba de gemir, me agarro de los hombros y me acostó a un lado y me dijo “ahora me toca a mi”, empezó hacerme el mejor sexo oral, me tenia mojadisima y yo no entendia como un desconocido me tenia asi de alborotada, el solo se reia cada vez que mis caderas se curveaban y fuertes gritos de placer salían de mi hasta que dejo de pasar su lengua se escupio su pene y lo direcciono a la entrada de mi chocha en mi cabeza solo existían las intenciones de decirle que por favor usara condon pero mi cuerpo no aguantaba las ganas de sentirlo.

Entonces me penetro y un fuerte grito de dolor y placer salio de mi, cuando sentí que el dolor había pasado empezó un mete y saca suave después ya era bastante rápido, cambiamos de posición ahora yo estaba encima de el, disfrutaba cada segundo, me puso en cuatro, mas gritaba, me daba nalgadas y agarraba fuertemente mi cabello, empece a sentír como uno de sus dedos exploraba mi preciado y virgen culito, empezó con 1 solo dedo hasta tener 3 adentro me pregunto si lo había echo antes lo cual dije no moviendo mi cabeza el solo se rio pícaramente y sin pensarlo dos veces me penetro yo mas apretaba la almohada, gritaba y par de lagrimas salían por uno de mis ojos, el me pregunto paro? y yo grite noooooo se seguía riendo y me seguía penetrando agarrando mi cabello y dando nalgadas, cambiamos de posición nuevamente, yo estaba acostada boca abajo y el parado, cada vez que me penetraba por el ano mas disfrutaba hasta que sentí como mi culo chorreaba de leche, mi chocha escurria mis fluidos, me dio un beso nos quedamos unos minutos acostados el se paro se baño al rato hice lo mismo y nos acostamos a dormir.

Mi vida sexual había empezado a los 16 y fue a los 23 con un beisbolista que había descubierto mi cuerpo, había sentido mi primir orgasmo, disfrute el sexo anal como si hubiese nacido para eso, noviembre se convirtió en mi mes favorito, ya les ire contando mas aventuras de esta conejita y su besisbolista, actualmente juega con los mets asi que pueden buscar que venezolano esta jugando alla.

En mi próximo relato les contare lo rico que es tener sexo en un estadio y vere si me atrevo a dejarles mi Facebook para que me busquen.

Nos leemos pronto.

Sexy conejita!