LAS PUTERIAS DE MI ESPOSA

Mi esposa como ya les he comentado en anteriores relatos es una mujer muy ardiente y desde que decidió que podía gozar sexualmente sin mi presencia a tenido varias aventuras, la ultima de ellas fue darse una encerrona con cuatro hombres, aprovechando que yo estaba trabajando fuera, para ello decidió ir a un cine para adultos, al llegar al cine, el encargado no le permitió pasar a ella sola, pues pensó que se trataba de una prostituta que quería entrar para buscar clientes, mi esposa le dijo que no era puta y que solo quería disfrutar un rato rodeada de varios hombres, el encargado le dijo que solo le permitiría el paso si primero la hacia disfrutar él, mi esposa le dijo que no había problema y entro al cine junto con él, quien de inmediato le comenzó a tocar los senos a mi esposa y sacándose la verga le dijo que le diera una buena mamada y después él se retiraría y la dejaría sola para que pudiera disfrutar como ella quería, después de darle una buena mamada al encargado él se marcho y mi esposa se paso a la parte central de la sala en donde de inmediato fue abordada por varios hombres.

Ella se sentó en medio de la sala donde comenzó a ser rodeada por varios hombres, al principio solo permitió que le abrieran el blusón que llevaba y le sacaran los senos del pequeño sostén que se había puesto, para que se los tocaran, después los dos que se habían sentado a su lado le tomaron cada uno una mano, y sacándose las vergas le pidieron que los masturbara, ella comenzó a masturbarlos suavemente, después le pidieron que se desabrochara el pantalón para poder meterle la mano y comenzar a tocar su vagina, ella accedió se desabrocho el pantalón y comenzaron a tocarle el clítoris haciendo a un lado la pequeña tanga que llevaba puesta, mi esposa que ya desde que decidió ir al cine ella sola estaba dispuesta a dejar que la tocaran todo lo que quisieran, abrió un poco las piernas para permitir que le metieran un dedo en su vagina para calentarse mas rápido, después le quitaron el blusón y el sostén para mamarle los pechos pidiéndoles que pasaran sus lenguas alrededor de los pezones, ella recargo su cabeza en el respaldo de la butaca e invito a otro hombre que estaba detrás de ella a sacarse también la verga para que ella se la mamara, él se paro detrás de mi esposa y sacando su verga se la puso en la boca, mi esposa de inmediato se la comenzó a mamar pasándole la lengua alrededor del glande, para darle mayor placer, dejando que los que estaban a su lado le mamaran a ella los senos, después sintió que alguien le estaba bajando el pantalón y ella sin ver quien era levanto las nalgas para que el pantalón bajara, una vez que le quitaron el pantalón sintió que le hacían a un lado la tanga y le comenzaron a mamar su vagina, ella jadeaba por el placer que estaba recibiendo y tubo su primer orgasmo, después de venirse mi esposa dejo de mamar la verga que tenia en la boca y vio que ya estaba rodeada de al menos seis hombres, todos con la verga fuera del pantalón esperando su turno, vio que uno de ellos era un hombre ya mayor y pensó que seria al primero que haría venirse, por lo que lo llamo y le pidió que le metiera la verga en la boca, él lo hizo de inmediato y mi esposa comenzó a mamarle la verga mientras le acariciaba los huevos, los demás seguían tocándola y mamándole los pechos, después de unos minutos el señor no aguanto mas y se vino abundantemente sobre la cara y los hombros de mi esposa.

Después de limpiarse el semen que le habían arrojado, mi esposa volvió a permitir que le mamaran nuevamente los senos y la vagina, mientras ella masturbaba a los dos hombres que se habían sentado a su lado, pero esta vez no permitió que le metieran una verga en la boca, pues deseaba ver como la tocaban.

Luego de gozar un rato viendo como todos trataban de tocarla, mi esposa volvió a mamarle la verga a uno de los que estaban sentados a su lado, para que el también pudiera venirse y así quedaran menos hombres a quienes complacer, el que estaba al otro lado de mi esposa al ver que ella se había recostado para poder mamarle la verga al otro hombre trato de penetrarla, pero mi esposa le dijo que no deseaba ser penetrada, él le dijo que entonces a que había ido al cine ella sola y se había sentado en medio, ella le dijo que solo deseaba que la tocaran, pero sin penetrarla, por lo menos en ese momento, el hombre aquel entonces comenzó a meterle los dedos en la vagina y mi esposa volvió a jadear por el placer que estaba recibiendo, y tubo un nuevo orgasmo al sentir como la verga que estaba mamando comenzó a arrojar chorros de espeso liquido que mi esposa bebió sin derramar ni una sola gota, el hombre al cual le había mamado la verga se retiro y su lugar fue ocupado por el que anteriormente le había estado mamando la vagina, el cual la despojo de la tanga que aun conservaba mi esposa y le dijo que deseaba meterle la verga, ella le respondió lo mismo que al otro y le dijo que si quería le mamaba la verga, el acepto y mi esposa se metió nuevamente la verga en la boca para comenzar a mamarla mientras que él le tocaba los senos, después de que aquel hombre se vino en la boca de mi esposa se levanto y también se retiro dejándole su lugar a uno de los que habían estado tocándole los senos, el cual le dijo a mi esposa que en que momento quería que le metieran la verga, pues ya los tenia a todos muy excitados y querían cogérsela, les dijo que si querían cogérsela fueran a otro lado, pues no quería coger en el cine, ya que era muy incomodo, uno de los hombres que estaban escuchando lo que decía mi esposa le dijo que él vivía cerca y que si mi esposa no quería coger en el cine, entonces se fueran a su casa y ahí se la cogerían, los otros tres hombres que estaban con mi esposa aceptaron y ayudaron a mi esposa a ponerse solo el blusón y el sostén, pero no le dieron ni la tanga, ni el pantalón, ella salió del cine con solo el blusón puesto, el cual le llegaba un poco debajo del nacimiento de sus nalgas, por lo que al ir caminando por la calle llamaba bastante la atención pues se le veían todas las piernas y si se agachaba se le podían ver las nalgas, esto puso muy caliente a mi esposa, quien siguió caminando junto con aquellos hombres hasta llegar a la casa donde se la cogerían.

Cuando llegaron a casa de Rubén, mi esposa volvió a ser despojada del blusón y del sostén, dejándola totalmente desnuda, luego le pidieron que los desvistiera a ellos y les mamara la verga, ella se acercó al que tenia mas cerca y comenzó a desvestirlo y una vez que estuvo desnudo se agacho para comenzar a mamarle la verga, mientras los demás le tocaban las nalgas, repitió la misma acción con los otros tres y cuando termino comenzaron a tocarla nuevamente y mi esposa les dijo que si todos traían condón, todos dijeron que si y entonces mi esposa se acomodó en el sillón para que al igual que en el cine, se sentaran dos hombres a su lado, otro se coloco entre sus piernas para mamarle la vagina y el ultimo se subió al sillón para que mi esposa le mamarla la verga, después de que entre todos hicieron venirse nuevamente a mi esposa, ella les fue colocando los condones a cada uno y les dijo que quería que le metieran la verga un rato cada uno, para que no se vinieran muy rápido, pues ella quería que la hicieran gozar mucho tiempo, comenzaron a cogerse a mi esposa turnándose todos y mi esposa al mismo tiempo que recibía una verga en su vagina sentía como los otros tres le mamaban los senos y le acariciaban las piernas, después de tener varios orgasmos, mi esposa les pidió descansar un rato, pues ella estaba un poco cansada, mientras descansaban no dejaron de tocarla, manteniendo así a mi esposa muy excitada, luego de unos minutos uno de sus compañeros se acostó en el piso y la invito a montarse en su verga, ella de inmediato lo hizo y después otro de ellos se coloco delante de mi esposa para meterle la verga en la boca, mi esposa comenzó a mamar la verga mientras se la cogían y luego sintió como le empezaban a lubricar el ano, ella se imagino lo que deseaban y les dijo que trajeran crema para que le lubricaran bien el ano si es que querían metérselo por ahí también, Rubén de inmediato trajo un tubo de gel desensibilizador y le lubrico bien el ano a mi esposa para después decirle que ahora le tocaba a él metérselo por el culo, pidiéndole que se levantara para que se la cogiera en el sillón, mi esposa le dijo que si no se lo podía meter en la posición en que estaba, él le pregunto que si aguantaría las dos vergas al mismo tiempo y mi esposa le dijo que si, entonces Rubén coloco la punta de su verga en la entrada del culo de mi mujer y comenzó a metérselo, ella le pidió que lo hiciera lentamente para que no la fuera a lastimar y así ella pudiera gozar, él lo metió despacio hasta que llego al fondo, después comenzó a meter y sacar su verga del apretado culo de mi mujer, quien ya no solo gemía sino que gritaba por el placer que estaba sintiendo, luego de un rato de estar cogiendo por sus dos orificios sus compañeros se levantaron y cedieron su lugar a los otros dos.

Mi esposa recibió gustosa las dos nuevas vergas en sus orificios y comenzó a pedirles que le dieran mas duro, que se la cogieran bien, ellos comenzaron a meter y a sacar sus vergas con mas fuerza y mi esposa empezó a venirse abundantemente, bañando la verga que tenia en la vagina, después de que termino de venirse, mi esposa se zafo de los dos hombres y les dijo que tenia que descansar otra vez pues se había venido muy abundantemente, la dejaron descansar unos minutos y luego volvieron a pedirle que se colocara en posición de perrito sobre el sofá, para turnarse nuevamente y cogérsela, mi esposa se coloco en la posición solicitada y recibió nuevamente verga, ella seguía gozando y pidiendo mas verga, después de que los cuatro se la cogieron mi esposa comenzó a sentirse cansada y les dijo que volvieran a meterle la verga pero que esta vez hasta que se vinieran, ellos le dijeron que no, que seguirían metiéndosela alternadamente pues pocas veces se encontraban a una mujer tan puta y no la iban a dejar ir tan rápido.

Comenzaron a cogérsela nuevamente, alternándose los cuatro para meterle la verga a mi esposa, mientras se la estaban cogiendo Rubén saco una botella y comenzaron a tomar, invitando a mi esposa, quien pensó que si se emborrachaban menos la dejarían ir y comenzó a tomar con ellos, lo que le resulto contraproducente, pues después de varias copas la que se emborracho fue ella y al calor del alcohol siguió cogiendo sin importarle ya como y donde se la cogían, pues ellos aprovecharon para meterle dos vergas al mismo tiempo en la vagina, y aun cuando no era la primera vez que lo hacia, esta vez fue mucho el tiempo que duraron metiéndole las dos vergas, después se turnaron para meterle la verga en el culo, festejando como mi esposa totalmente ebria, se abría las nalgas ella misma para que le siguieran metiendo la verga diciéndoles que si les gustaba su puta, ellos le dijeron que les gustaba mucho y que como era muy puta se la cogerían hasta que se quedaran secos, luego de que se cansaron de meterle la verga por el culo, la hicieron acostarse en el piso pidiéndole que abriera las piernas para que se la volvieran a coger por la vagina, mi esposa se acostó y abrió las piernas para recibir nuevamente a los cuatro hombres que se fueron alternando para cogérsela, mientras se la cogían los otros tres le sobaban los senos pellizcándole los pezones, lo cual lejos de provocarle molestia a mi esposa la excito mas, permitiendo que después le mordieran los senos, dejándole las huellas de los dientes marcadas en sus senos, mi esposa lejos de protestar festejaba con ellos cuando le decían que era una puta y que le seguirían metiendo la verga hasta que ellos se cansaran.

Luego la hicieron que se montara nuevamente en uno de ellos y otro le volvió a meter la verga en el culo a mi esposa, a quien esta vez si le dolió un poco la entrada de la verga en su culo, pero por la misma borrachera aguanto que se la cogieran por sus dos orificios, mientras dos de ellos se la cogían los otros dos le sirvieron otra cuba y se la dieron para que se la tomara mientras se la cogían, ella les dijo que ya no quería tomar, pero ellos insistieron y mi esposa termino tomándose la cuba casi de un solo golpe, después ellos tomaron el lugar de los que se la estaba cogiendo y la hicieron que les mamara la verga a los otros dos, mi esposa alterno las mamadas a las dos vergas que le ofrecían en la boca al mismo tiempo que recibía las otras dos en sus orificios hasta que los dos que se la cogían en ese momento arreciaron sus embestidas y el que se la estaba cogiendo por el culo se la saco y quitándose el condón se vino sobre las ricas nalgas de mi esposa, ella al sentir la tibieza del semen en sus nalgas le pidió que se lo embarrara en las nalgas con su verga, el comenzó a esparcir el semen por las nalgas de mi mujer, ella pensó que ya solo le faltaban tres para terminar de coger e invito a otro a que se la clavara en el culo, de inmediato mi esposa sintió como otra verga entraba en su culo y comenzaba a moverse dándole placer a mi esposa, después el que se vino fue el que se la estaba cogiendo por la vagina cediendo su lugar al que faltaba por cogérsela, mi esposa se levanto para permitir que le sacaran una verga y le metieran otra.

Los dos hombres que ya se habían venido se fueron a sentar mientras veían como mi esposa seguía cogiendo y pidiendo que le dieran mas placer, luego sirvieron otra copa y descansaron un rato, mi esposa ya no dijo nada cuando le pasaron su vaso y siguió bebiendo con ellos aun cuando ya era mas evidente su estado de ebriedad, lo cual celebraban sus compañeros, diciéndole que la pensaban dejar bien cogida y sin ganas de mas verga por varios días, cuando se terminaron la copa que se habían servido, los que se la habían estado cogiendo volvieron a colocarse para que mi esposa se montara nuevamente sobre la verga de uno de ellos mientras el otro se la metía por el culo, mi esposa volvió a pedirles que le metieran la verga con fuerza para que le dieran mucho placer, ellos le dijeron que tendría placer hasta que ya no pudiera mas, luego le sacaron la verga que tenia en el culo y le dijeron que como habían visto que le gustaba coger por el culo, querían ver que tanto se le abría, le pidieron que se abriera el culo con sus manos y después le volvieron a aplicar gel metiéndole los dedos para lubricarle bien todo el interior de su culo, mi esposa que estaba muy caliente les dijo que su culo podía abrirse bastante, al oír decir esto comenzaron a meterle tres dedos para irle dilatando el culo, después le metieron la verga mas gorda, viendo que mi esposa gozaba con la cogida que le estaban dando le preguntaron que si resistiría algo mas grueso, ella les pregunto que tan grueso seria lo que le meterían y le mostraron un bote de desodorante, mi esposa que estaba con el culo abierto vio como le comenzaron a introducir el bote, al principio sintió que estaba muy grueso y le molestaba un poco, aun que por el gel no sentía dolor, y les dijo que ellos le abrieran las nalgas y ella se lo metería, la agarraron de las nalgas y se las abrieron para ver como mi esposa comenzaba a introducirse el bote hasta que logro meterse la mitad, después le dijeron que querían ver que se moviera por la sala con el bote incrustado en el culo, ella comenzó a moverse a gatas por la sala y después le pidieron que se levantara y caminara con el bote dentro, ella se levanto y comenzó a caminar por toda la sala agachándose frente a ellos para que vieran como tenia el bote metido y su ano bien dilatado, mientras veían caminar a mi esposa vieron que se había acabado la botella y sugirieron ir a comprar otra, Rubén dijo que a dos calles había una tienda de vinos y que ahí podrían comprar la botella, preguntaron quien iría por la botella y contestaron que fueran todos, mi esposa pregunto que si ella también iría y le respondieron que si, entonces comenzó a sacarse el bote del culo, pero le dijeron que no lo sacara, que al fin ya habían visto que podía caminar con el bote metido en el culo, mi esposa dijo que con el bote no podría ponerse el pantalón y ellos le dijeron que solo se pusiera el blusón y fuera con ellos, mi esposa tomo su blusón y se lo puso viendo que casi se le veía el bote que tenia metido en el culo, cuando salieron mi esposa trato de caminar lo mas erguida posible aunque por la borrachera que traía le era un poco difícil, Rubén al ver que mi esposa caminaba con cierta torpeza la abrazo y entro con ella a la tienda de vinos, las personas que se encontraban en la tienda voltearon a ver a mi esposa, pues aparte de la forma tan provocativa en que vestía se le notaba la borrachera que traía, pero por la misma borrachera mi esposa lejos de sentirse apenada disfrutaba viendo como llamaba la atención, cuando salieron de la tienda otro de sus compañeros la abrazo, tomándola de la cintura, provocando que se le levantara la parte trasera del blusón y se asomara el bote que llevaba en el culo, otro de sus compañeros se dio cuenta y le dijo que se veía muy bien caminando y con el bote metido entre las nalgas, mi esposa paso una de sus manos para bajarse el blusón, pero le dijeron que lo dejara como estaba pues se veía bien puta caminando con cuatro hombres, vestida solo con un blusón, ya que no se puso el sostén, y con un bote asomando en sus nalgas, mi esposa se imagino como se veía de acuerdo a la descripción que hicieran y comenzó a caminar moviendo un poco mas las nalgas, aun que para que no se le saliera el bote del culo tenia que caminar apretando precisamente las nalgas, pues en ese momento se sintió toda una puta.

Cuando regresaron a la casa de Rubén mi esposa no espero a que le pidieran que se quitara el blusón, sino que ella misma se despojo de él y les pregunto que les parecía su puta, ellos le dijeron que era mas puta de lo que ellos se habían imaginado y que todavía faltaba que se portara mas puta, ella les pregunto que mas querían que hiciera para portarse mas puta de lo que ya se estaba comportando, Mario otro de los compañeros de mi esposa propuso que la llevaran a algún antro a bailar, pero los demás dijeron que ya habían comprado la botella para tomársela ahí, que mejor bailaran con ella así como estaba, todos estuvieron de acuerdo y destaparon la botella para servir otra ronda de copas.

Mi esposa se saco el bote que traía en el culo y se sentó en medio de dos de sus compañeros, para tomarse la copa que le habían servido mientras ellos le tocaban la vagina, después pusieron música y la invitaron a bailar tocándole las nalgas, abriéndoselas y besándole los senos mientras bailaban, mi esposa por su parte acariciaba la verga de su pareja, después de bailar con todos le dijeron que querían volver a meterle el bote en el culo, pero mi esposa les dijo que ya sentía rozado el ano y que mejor le metieran la verga en la vagina o en el culo pero no el bote, ellos aceptaron y le pidieron que les mostrara como tenia el culo, el cual todavía estaba medio abierto como consecuencia de haber traído el bote metido durante mucho tiempo, entonces se les ocurrió levantar a mi esposa abriéndole las piernas y las nalgas para clavarla sobre la verga de Mario, que se había sentado en el sofá con la verga bien parada, mi esposa sintió como la verga se le metía de golpe hasta llegarle al fondo, pues ella no pudo detener la entrada, ya que al tenerla cargada sus compañeros la dejaron caer sobre la verga, Mario la tomo por las piernas levantándoselas para que quedara a la vista el culo de mi mujer siendo penetrado por su verga, mientras Mario se cogía a mi mujer los demás estaban viendo como le entraba y le salía la verga y en un momento en que se le salió la verga, pudieron ver el culo de mi mujer completamente abierto semejando a una letra “O”, entonces se les ocurrió que ya que era muy elástica del culo podrían meterle dos vegas al mismo tiempo, otro de ellos se coloco delante de mi esposa y le metió la verga unos momentos en la vagina para lubricarla y después se la coloco en la entrada del culo comenzando a meterla lentamente, hasta que entro toda, mi esposa al sentir que le entraba otra verga pensó que no la soportaría, pero como se la fueron introduciendo lentamente su culo se pudo adaptar al tamaño de las dos vergas y comenzó a gozar también, después de ver que mi esposa soportaba las dos vergas en el culo, comenzaron ha turnarse para meterle la verga junto con la de Mario, quien seguía sentado y sosteniéndole las piernas a mi esposa, ella por su parte se tocaba el clítoris para darse mas placer y soportar la cogida que le estaban dando, cuando se cansaron de cogerse a mi mujer por el culo la volvieron a colocar en el piso y se volvieron ha turnar para meterle la verga por la vagina, mi esposa ya había perdido la cuenta de los orgasmos que había tenia ese día y aun seguía gozando con las cogidas que le estaban dando y pensó que realmente era una puta muy caliente.

Después de haber disfrutado de la vagina y del culo de mi mujer, aquellos cuatro hombres se sentían ya cansados, pero querían seguir probando hasta donde era capaz de llegar esa mujer que después de varias horas de estar cogiendo, seguía pidiendo que le metieran la verga, le dijeron a mi mujer que como ella no parecía tener llenadera, y ellos ya se habían cansado llamarían a otro amigo para que siguiera cogiéndosela, ella les dijo que no, que si ellos ya se habían cansado le arrojaran sus mocos y darían por terminada la sesión, entonces a uno de ellos se le ocurrió que antes de vaciarse en ella, le meterían una botella, pero ahora por la vagina, mi esposa dijo que si eso los complacía que le metieran la botella, trajeron la botella vacía y ella les dijo que mientras ella se metía la botella, ellos se masturbaran para que se vinieran, pues quería que le arrojaran todos sus mocos sobre su cuerpo.

Mi esposa les quito los condones a los cuatro y se recostó en el piso abriendo sus piernas para enseguida comenzar a introducirse la botella, mientras ellos se masturbaban viendo a mi mujer meterse la botella en la vagina, ella comenzó a decirles que ya quería sentir sus tibios mocos en su cuerpo, que vieran como le entraba la botella en su rica y jugosa vagina, cuando comenzaron a vaciarse sobre su vientre y sus senos , ella les dijo que llenaran a su puta de mocos, que vieran como la iban a dejar, con todo esto los cuatro se vinieron abundantemente y mi esposa comenzó a untarse el semen sobre sus senos y vientre, al mismo tiempo que con la otra mano se seguía introduciendo la botella en su vagina, después de recibir todos los mocos de sus compañeros, mi esposa tuvo un nuevo orgasmo, después el cual se quedo acostada boca arriba, con las piernas abiertas y la botella incrustada en la vagina.

Después de que terminar de arrojar sus mocos sobre mi esposa, los cuatro fueron a servirse otra copa, llevándole una a mi esposa, ella se saco la botella de la vagina y se levanto para tomar la copa que le ofrecían, cuando termino su copa, mi esposa le pregunto a Rubén donde estaba el baño, pues necesitaba darse un baño, Rubén le indico cual era el baño y mi esposa se metió a bañar, al sentir el agua tibia sobre su cuerpo, mi esposa se relajo y dejo que el agua corriera por su cuerpo, cuando termino de bañarse salió aun desnuda y pidió una toalla para secar su cuerpo, le pasaron una toalla y cuando salió del baño fue a la sala para buscar su ropa, llevándose la sorpresa de que solo quedaba Rubén, quien le dijo que solo le habían dejado el blusón, pues los otros tres se llevaron una prenda cada uno, como recuerdo de ese día, mi esposa le dijo a Rubén que no se podía ir con solo el blusón puesto, ya que en la calle llamaría mucho la atención, él le dijo que si le regalaba su blusón, el la llevaría a su casa, mi esposa le pregunto que como la llevaría a su casa si le regalaba el blusón, pues se quedaría desnuda, él le respondió que la llevaría en su coche y al llegar a su casa ella se pondría otra ropa y saldría a darle el blusón, mi esposa pensó que si permitía que la llevara a la casa, el sabría donde vivía y podría buscarla o darle problemas, por lo que le dijo que no aceptaba que la llevara hasta su casa, que como ya había obscurecido, ella se bajaría un poco antes de llegar a su casa y después regresaría para darle el blusón, él acepto y le dio el blusón a mi esposa para que salieran del departamento y bajaran a su coche, durante el trayecto Rubén le pregunto a mi esposa el porqué de que hubiera ido ella sola al cine ese día, ella le respondió que desde la noche anterior estaba muy caliente y que pensó que yendo al cine podría encontrar con quien coger, y que se había imaginado que fueran varios hombres los que la tocaran y después irse con ellos a coger, como había sucedido, Rubén le dijo que le gustaría volver a coger con ella, pero mi esposa le dijo que no, que solo había sido un momento de calentura y las ganas de vivir una aventura, pero que no quería que se volvieran a ver, Rubén le dijo a mi esposa que si le permitiría volver a tocarle la vagina, la cual casi estaba a la vista, pues al sentarse el blusón se le subió y dejaba ver perfectamente la parte superior de sus muslos, mi esposa le pregunto que si no le había bastado con todo lo que hicieron en su casa, y él le respondió que no, que él podría volver a cogérsela pues ella era muy caliente, mi esposa le dijo que tenia la vagina y el culo adoloridos, pero que si el deseaba le podría mostrar un poco de sus senos, él acepto y mi esposa bajo el cierre del blusón para permitir que se vieran prácticamente la mitad de sus pechos, Rubén le dijo que por lo menos le tocaría los pechos, mi esposa acepto y Rubén metió una mano dentro de la blusa de mi esposa para comenzar a masajear el pecho apretando suavemente el pezón, mi esposa comenzó a sentir que su vagina se mojaba nuevamente y le pidió a Rubén que ya sacara la mano, pues no deseaba volver a excitarse y quedarse a medias, y le dijo que mejor ya dejara de tocarla, pero el insistió en tocarle también en otro seno, comenzó a tocar el pezón y mi esposa le apretó la mano, Rubén al notar esto se dio cuenta de que mi esposa se estaba excitando nuevamente y ya sin decirle nada le comenzó a tocar la vagina, después detuvo el coche en una calle poco iluminada y bajándole un poco mas el cierre le beso los senos al mismo tiempo que le metía un dedo dentro de la vagina, cuando metió el dedo en la vagina se dio cuenta que ya estaba nuevamente mojada, por lo que le dijo a mi esposa que aun no era muy tarde y podían ir a un hotel para que le calmara la excitación que ya se le notaba, mi esposa le dijo si iría con el al hotel, pero que primero pasaran a comprar un pantalón, el acepto y se dirigió a un supermercado para comprarle la ropa que necesitaba mi esposa, cuando llegaron a la tienda mi esposa le dijo que ella lo esperaría en el coche pues se veía muy puta solo el blusón y zapatillas de tacón, el acepto y fue a comprar la ropa.

Cuando regreso al coche mi esposa saco la ropa de la bolsa e intento ponérsela, pero él le dijo que se quedara como estaba pues quería seguir viéndole las piernas y los senos, mi esposa acepto y se dirigieron a un hotel cercano, cuando llegaron al hotel mi esposa lo acompaño a pagar la habitación pues quería que la vieran vestida como toda una puta, después de pagar la habitación caminaron rumbo a esta y en el camino, Rubén le bajo todo el cierre a mi esposa para sacarle los pechos y acariciarlos mientras caminaban, ella por su parte le agarro la verga por sobre el pantalón y se dio cuenta que ya estaba lista para volver a dale placer.

En cuanto entraron a la habitación mi esposa se desnudo y luego comenzó a desvestir a Rubén, una vez que los dos estuvieron desnudos, mi esposa se agacho y comenzó a mamarle la verga mientras a ella le seguían acariciando los pezones, Rubén sintió que con la mamada que le estaba dando mi esposa no tardaría mucho en venirse y tomándola de los hombros la levanto y la recostó en la cama para comenzar a mamarle la vagina, mi esposa que ya se había calentado desde el coche gemía por el placer que le estaban proporcionando y le pidió a Rubén que le chupara suavemente el clítoris, él lo comenzó a hacer y después de unos minutos mi esposa tuvo su primer orgasmo de esta nueva sesión, lo que la hizo desear tener ya la verga dentro, por lo que le pidió a su compañero que ya le metiera la verga, él se acomodó entre las piernas abiertas de mi mujer y le metió la verga lentamente, después comenzó a entrar y salir con suavidad, mi esposa al recibir la verga sintió un poco de molestia, por lo adolorida que estaba, pero una vez que se lubrico correctamente comenzó a gozar gimiendo placenteramente, después Rubén le pidió que se pusiera de a perrito, para verle las nalgas mientras se la cogía, al estar viendo las nalgas de mi esposa, él intento meterle un dedo en el ano, pero mi esposa no lo soporto, pues estaba muy rozada y le ardió, sugiriéndole que mejor le acariciara los pezones, al recibir las caricias en sus pezones mi esposa volvió a gemir por el placer que sentía y luego de otro orgasmo le pidió a Rubén que le sacara la verga y descansaran un rato, Rubén llamo a la administración y pidió un par de copas para refrescarse, mientras llegaban las copas mi esposa continuo acariciándole la verga, para que no perdiera dureza, ya cuando se tomaron las copas mi esposa le dijo a Rubén que se acostara boca arriba y ella se sentó sobre su verga para comenzar a metérsela, él mientras le metía la verga continuo acariciándole los pezones para que ella siguiera excitándose, pues no perdía la esperanza de cogérsela por el culo.

Mi esposa encontró muy placentera la posición en que estaban cogiendo y comenzó a mover sus caderas para darle placer a su compañero, el por su parte no dejaba de acariciarle los pezones hasta que mi esposa obtuvo un nuevo orgasmo, con el que baño abundantemente la verga que tenia incrustada, después se dejo caer sobre la cama, dejando a la vista sus preciosas nalgas, Rubén comenzó a acariciarlas suavemente y después se coloco sobre mi esposa y abriéndole las piernas le volvió a meter la verga, mi esposa al sentir que le entro toda levanto un poco las nalgas para que llegara mas adentro y sentir mayor placer, Rubén al ver el liquido viscoso que escurría de la vagina de mi esposa lo comenzó a untárselo en el ano pero sin penetrarla, mi esposa al sentir que le untaron sus propios jugos en el culo, se abrió ligeramente las nalgas y le dijo a Rubén que si aun deseaba cogérsela por el culo, él le respondió que si, entonces mi esposa le pidió que le siguiera untando el ano para ver si aguantaba que le metiera un dedo, él hizo lo que le pidió mi esposa y después intento meterle el dedo, mi esposa sintió una leve molestia cuando le entro el dedo, pero se aguantó y después de unos minutos sintió que la molestia desaparecía, por lo que le dijo a Rubén que intentara meterle un segundo dedo, cunado tuvo los dos dedos adentro le pidió a Rubén que le sacara la verga de la vagina y se la comenzara a meter en el culo, pero muy lentamente, él le coloco la verga en la entrada del culo y la fue introduciendo poco a poco, deteniéndose cuando mi esposa se lo pedía, hasta que finalmente la metió toda, la dejo quieta unos momentos y después comenzó a meterla y sacarla suavemente, mi esposa por su parte se acariciaba el clítoris para darse placer y aguantar la cogida que le estaban dando por el culo, poco a poco Rubén fue incrementando la fuerza con la que le metía la verga a mi esposa hasta que pudo cogérsela como lo había hecho por la tarde, mi esposa por su parte estaba tan caliente que le pedía que no parara y el la complació hasta que finalmente se vino sobre las nalgas de mi esposa, metiéndole la verga nuevamente en el culo antes de que perdiera su dureza, mi esposa se dejo caer sobre la cama con Rubén sobre su espalda y sintiendo como la verga de este comenzaba a perder la erección, hasta que finalmente salió de su culo.

Después de descansar unos minutos mi esposa se levanto y se fue a bañar, cuando salió ya estaba vestida y le pidió a Rubén que se bañara rápido para que después la llevara cerca de su casa, él se metió a bañar y cuando salió mi esposa ya lo esperaba, por lo que salieron del hotel y se dirigieron rumbo a la casa, en el trayecto él le recordó a mi esposa que le daría su blusón, pero ella le propuso un cambio, él le pregunto cual era el cambio que proponía y ella le respondió que en lugar de darle el blusón le daría la tanga que le había comprado, el acepto y mi esposa le dijo que en ese caso se la entregaría de una vez, para que así el la dejara en algún lugar donde pudiera tomar un taxi y dirigirse a la casa, enseguida mi esposa se quito el pantalón y se despojo de la tanga para entregársela a Rubén, el la guardo y después dejo a mi esposa cerca de la casa, ella tomo un taxi para dirigirse a la casa.

Cuando llego me llamo por teléfono para avisarme que ya había regresado y me platico brevemente lo sucedido, le pregunte como le había quedado la vagina y el ano y me dijo que estaba muy rozada, pero muy satisfecha, y que en ese momento se había puesto crema para refrescarse el culo y la vagina.

Estuve viendo como se cogieron a mi esposa

Este viernes pasado 16 de agosto nos toco descansar en la oficina después de las 2 de la tarde y regresaríamos hasta el lunes, antes de salir estaba en mi oficina con Gustavo un tipo 1.75mts marcado del cuerpo soltero de piel color canela y ojos color miel de buena apariencia y con suerte con las mujeres se rumoraba que era un buen amante, mi esposa me decía que le caía mal por su arrogancia y que no lo soportaba además de que anduvo de novio con Nora una amiga de la infancia de mi esposa ella le contaba todo lo que sucedía entre ellos y de sus infidelidades y que y lo que sufría y que lo soporto por las cogidas y mamadas que le daba, le comento también que poseía una verga grande y que ningún hombre la había hecho sentir los orgasmos tan emotivos.
Volviendo a Gustavo me pregunto qué haría esa tarde que si no íbamos a comer y tomar algunos tragos a lo que le conteste que iría a comer con Carmen, que porque no se nos unía, le dije que lo pensara mientras iba al baño, estaba en el baño cuando oí sonar mi teléfono celular que había dejado en la cubierta de mi escritorio, Gustavo contesto que me encontraba en el baño que si que él me decía, fue lo que oí, salí del baño secándome las manos y me dice te llamo Carmen que le llames, marque y me puse de acuerdo con Carmen que pasaría por ella en 10 minutos y que nos acompañaría Gustavo, me aliste para salir y le dije a Gustavo que nos acompañaría a lo que contesto afirmativamente que él nos esperaría en el restaurant, y me dice por cierto que buena foto tienes en tu celular de Carmen, y no me dio tiempo de decir nada, es una foto que pusimos en el celular que cuando ella me llama sale su foto en tanga mostrando su culo, de solo oírlo me dio morbo y espere con ansia para contárselo a Carmen.
Llegue por ella y ya se encontraba lista vestida con falda de casimir a media pierna con una blusa transparente y un brassier de media copa que hacía que se le vieran gran parte de sus ricas tetas con tacón alto, resaltado su culo, me dice así que va a estar el Gustavo lo dijo en forma despectiva mostrando su desprecio que sentía por él, le dije si y quiero decirte que cuando me marcaste ya oíste que te contesto y vio la foto que tengo para verte cuando me marcas, yyyy dice sorprendida, con una risa de satisfacción, y que te dijo pregunto, solo me dijo, que buena foto tenía en mi cel de ti y ella seguía con su cara de pervertida le pregunte que si le gusto que él la viera a y dijo mmmmmm si.
Llegamos a donde estaba Gustavo llamándonos con la mano para ubicarnos donde se encontraba, nos sentamos y pedimos algo de tomar antes de pedir la comida, estuvimos ahí hasta cerca de las 5 de la tarde y después de comer nos pusimos de acuerdo para seguirla en nuestro departamento había pasado dos horas y ya habíamos tomado varias tragos y Carmen dice voy a cambiarme para estar cómoda bajo con una mini falda sandalias y una camiseta pegada a su cuerpo, se sentó en el sofa individual cruzando sus piernas quedando su falda arriba muy arriba casi mostraba su tanga, salió la plática de Nora, a Carmen ya la veía mareada, y le recrimino de que hubiera terminado con ella que era una buena persona y Gustavo le dijo que porque era muy celosa y que no soportaba los celos de ella, y Carmen le dijo que ella lo soportaba solo porque era un buen amante y que estaba muy bien dotado pues si contesto Gustavo, a las pruebas me remito le dijo Carmen, Gustavo voltio a verme a ver que decía yo solo apunte a decir aahhh yo no sé, dando consentimiento para que pararan o siguieran con el juego, Carmen seguía insistiendo a ver si es cierto que estas como dicen, pues tú no estás nada mal dice Gustavo tienes un culo muy rico ya te vi en el celular de Marco, tu enséñame ese culo y yo te enseño mi verga yo me levente para ir a la cocina ya con el morbo por dentro y queriéndose parar la verga, regrese y seguían con la discusión Gustavo estaba parado ya cerca de ella era obvio que su verga estaba parada y tomándosela por encima del pantalón le dijo mira de lo que se pierde tu amiguita la quieres toca para ver si paso la pruebar? arrimándose a donde estaba sentada Carmen, ella lo empezó a tocar por encima del pantalón y le desabrocho el cinturón y pantalón bajándolo hasta las rodillas sin bajarle los slip seguía tocando la verga por encima de la delgada tela, hasta estiro el resorte de los slip saltando la verga de Gustavo no era mentira lo que se decía de el, mediría unos 18 cm y gorda lo que hacía que se viera mas grande, Carmen me miro y yo solo levante los hombres diciéndole en esa forma que ella sabía lo que hacía, yo tenía mi verga parada y estaba a mil, ahí en nuestra casa y en nuestro sofá Gustavo parado y mi esposa sentada en el individual se metió la verga en su boca, Gustavo se había desnudado y tomaba la cabeza de ella metiéndola y sacándola, diciéndole ahora si le crees a la puta de Nora eeehhh? es que lo querías verdad putita sentir mi verga en tu boca, es lo que deseabas puta volvió a preguntar y ella sacándose la verga le contesto que si que quería sentir esa verga que tanto le contaban.
Ella se levanto del sofá y tomándolo de la mano se lo llevo a nuestra recamara siguiéndolos yo ya desnudo, en el camino se iba quitando la ropa, primero fue la falda después la blusa y el brassier quedándose solo en tanga y sandalias moviendo el culo mientras caminaba, llegaron y ella se acostó de espaldas pidiéndole se montara en su cara para hacer un 69, Gustavo le hizo a un lado la tanga y empezó a mamar el clítoris y chupaba sus labios vaginales y mientras se cogía su boca yo desde mi lugar veía como el metía y sacaba la verga de su boca, Carmen empezó a gemir y a decirle siiiii ssiiiiii asi asi maaassss mamamela massss que rico lo haces mmmmmmmm y Gustavo también le decía te gusta la verga puta? te gusta cómo te mamo la pucha, siiiii papi me gusta cómo me la mamas mamamela massss, mmmasss mmmm aaaahahhhhhh fue una expresión de Carmen al mojarse en la boca de Gustavo asi duraron como una hora mamándose y vi como en ese tiempo Carmen había tenido otro orgasmo y también veía como Gustavo le quitaba la verga de su boca tal vez para no mojarse aun.
Yo seguía mirando, cómo no quería intervenir ya que sentía un gran morbo ver que se estaban haciendo sexo oral, con mi verga parada y los jugos preseminales saliendo a chorros no quería masturbarme para no aplacar lo caliente que me sentía, con el dolor de huevos por lo excitado me aguante para ver como Gustavo le pedía a Carmen se pusiera de perrita lamiendo su ano y su pucha mmmmmmm mmmmmmmm gemía Carmen, después apunto su verga en su vagina y se la empezó a meter despacio yo veía como iba desapareciendo dentro de ella, Carmen empezó a mover su culo de atrás para adelante ella era la que llevaba el ritmo era despacio y gemía aaaahahhh mmmmmm que rico siento tu verga tan rica papito Gustavo no se movía y Carmen seguía con el ritmo, mmmmmm Gustavo puso sus manos en sus caderas y ahora el empezó a meter y sacar la verga y a decirle te gusta la verga verdad perra pues te la voy a dar toda metia y sacaba toda su verga oyendose el plafff plaff cuando pegaba su ingle en su culo, empezo a hacerlo con con más rapidez haciendo gritar a Carmen aaahhhh ahahhhhhhh mmasssss quiero tu verga toda dentro de mi la oia decir maaassss cogeme mas duro cabron y el decía si quieres maasss putita, eres una perra toma toma mi verga puta te gusta como te cojo puta siiiii siiiii me encanta me gusta , metiendo le todos los 18 cm dentro ella y metiendo un dedo en su culo, no se si le dolio en ese momento o era gozo porque eran gritos los que salían de su garganta aaaahahhhhhhhh hhhaaaayyyy papi decía quiero maassss sssiiiii siiii picame el culo papi, de después de cómo 10 minutos que le estuvo dando duro vi que Carmen le salia de su garganta un extenso aaaaaahhahhhhhh mmmmmm aaaahhhhhh y también de la boca de Gustavo aaaahahhhhhhhhh se habían venido los dos juntos, ella le pedía mmasssss maaasss masssss que rico papi que ricooooo, Gustavo se separo de ella y vi como corría semen por su pucha y sus piernas parecía que le había echado una cubeta de semen dentro.
Gustavo se fue al baño y Carmen se arrimo conmigo besándome los labios y diciéndome papi estas enojadito, claro que no fue mi contestación metiendo mi dedo en su pucha mojada, dándome una mamada de verga, y levantándose dijo que se ducharía para salir a seguir dividiéndonos al antro, eran ya las 8 de la noche, Gustavo quiso decirme algo pero le dijo que después lo hablaríamos, todos nos vestimos y mientras íbamos camino al antro mientras Gustavo iba manejando Carmen iba abrazándome besándome en los labios y tocándome la verga seguía caliente y quería mas verga.
les dejo la foto que tengo en el cel de Carmen, y la foto de cómo bajo cambiada.

Me llevaron a la casa abandonada del rio

Estábamos los cuatro en el caserón abandonado que estaba mas allá del rio. Se decía que la casa había pertenecido a una pareja de holandeses sin descendientes que habían muerto hace algunos años. La casa estaba sucia, descuidada, el evidente paso del tiempo había sido inexorable. Ya no habían muebles, habían sido robados, solo quedaban las paredes y sus pisos de madera. Yo había ido con frecuencia al lugar, ya que era un buen sitio para que los chicos del barrio nos llevaran a las nenas mansitas después del colegio o los sábados a la hora de la siesta. Ellos no nos llevaban como se pueden imaginar para contemplar una casa perdida en medio de un bosque, nos llevaban para vaciar sus pijas llenas de leche de jóvenes urgidos en nuestros ansiosos hoyos de muchachitas fáciles. El día anterior, El Mocho, un compañero del colegio me había convencido para ir a coger con él. Antes de irnos del colegio, en el ultimo recreo, Mocho me dijo que el hermano y su primo querían venir con nosotros. Casi por compromiso me negué y tarde en dejarme convencer, pero al fin, como sucedía habitualmente termine diciendo que si. Era por eso que estaba en la casa abandonada con 3 que estaban desesperados por enterrar sus batatas, ya en el camino me habían metido mano y me habían anticipado lo duro que me iban a culear. Yo les seguía la corriente, me reía y me dejaba manosear . Cuando llegamos al rio, Enrique, el primo de el Mocho se había sacado la pija para mear, yo se la mire ansiosa y fascinada por la cabezota que le coronaba el garrote. El Mocho y Carlitos, su hermano menor, también se abrieron las braguetas y sacaron sus vergas para hacer un pis. En realidad Carlitos era el hermano menor pero su verga era una cosa mayor. Que pedazo; por dios!! que cargaba ese pibe. Me quede extasiada mirando el Morcillón de toro que portaba el muchachito. Solo se me ocurrió pensar en cómo me iba a despatarrar ese chico si me clavaba duro con ese cipote. Me dio aprensión… Tenía experiencia en eso de volver a casa rengueando después de sentir que te escupen el orto y te lo clavan hasta revolverte bien la comida del mediodía. Se me ocurrió y no lo pensé, dije que también quería hacer pis y me baje la bombacha delante de los 3 chicos y me eche un meo. Ellos festejaron mi actitud gritándome todo tipo de procacidades, poniendo énfasis en lo putita que se me veía. El mocho aprovecho mi posición de meadora para pararse delante mío con su pija a la altura de mi cara. me agarro de la cabeza y sin importarle que tenia la garcha sucia de su pis de una me la metió en la boca, alentado por la algarabía de su hermano y su primo, el guacho me cogió bien cogida por la boca durante un par de minutos. Me saco la verga de la boca, le di un beso en los duros huevos y me incliné para alzarme la bombacha mostrándole las nalgas a los muchachos. Escuche que Enrique, el Primo de Mocho me pedía que me abra los cantos porque querían ver el fruncido que se iban a comer. Debo confesar que yo estaba esa tarde alzada como una perra y estaba dispuesta a buscarme una buena tunda, en verdad no media las consecuencias de desatar los demonios culeadores de esos 3 machos pijudos que seguramente sabrían tratar a una guachita tragaverga. Fue así que, en repuesta al reclamo del Primo del Mocho me incline abriéndome con las dos manos la zanja exhibiendo el ojete a los 3 muchachos coronando el show con un sonoro pedo dedicado a ellos. Me gritaron de todo , riéndose y anticipando que por puta me iban a empujar esos pedos para adentro. Riéndome me alce la bombacha y me deje llevar a la casa que estaba a unos cientos de metros. Los chicos no guardaron las pijas y me manosearon toda durante el trayecto. Carlitos se amasaba su poronga de toro y me decía que me iba a mandar a casa bien abierta porque yo era una gorda puta. Aunque estaba regalada me daba cierta vergüenza que me dijeran así, pero no podía esperar otra cosa si me comportaba como una mujercita fácil a la que le costaba poco bajarse la bombacha. Al rato llegamos a la casa y me llevaron a una sala al fondo donde había un colchón viejo y sucio, muchos forros por el piso y una bombachita negra rota. No lo dije; pero reconocí la bombacha: me la había arrancado el Negro Oscar, un vecino, que me llevo hace algunas semanas para darme verga. En cuanto entramos El Mocho se me apoyo por atrás y me empezó a chupar el cuello y me dijo – Gorda puta culoroto! ¿Te vas a dejar culear duro esta tarde? -Si Mochito, le respondí, voy a ser buenita para que se vayan contentos los tres. Mientras el Mocho me alzaba el vestido para apretarme la pija dura y parada contra las nalgas, Enrique me dio un beso metiéndome toda la lengua en la boca. Empujándome con la garcha parada pegada a la cola aun cubierta por el calzón El Mocho me llevo al colchón. Carlitos sin perder el tiempo llevo a mi mano a su vergón, se lo agarre con ganas, no podía creer lo dura que la tenía, en verdad era un verdadero fierro caliente. Así estaba yo. Ensanwichada por dos chicos y manoseando el pedazo de otro. Se notaba que los 3 pibitos estaban acostumbrados a clavarse mujeres ya que en todo momento demostraron saber cómo prepararme para dejarme los hoyos del tamaño de una caverna. sentí que enrique me saco el vestido alzándomelo por la cabeza. No tenia corpiño por lo que quede en tetas. – Chúpame bien la pija. me dijo El Mocho con tono autoritario Antes de arrodillarme para cumplir con la orden sentí que me bajaban la bombacha , me la deje sacar inclinándome como para levantar un jabón. Luego de sacarme la ropita interior sentí una fuerte palmada en la nalga que me hizo aullar. Arrodillada me metí la poronga de Mocho en la boca y me la comí todo lo que pude. No tarde en escuchar a Enrique pidiéndome que mame vergas en 4 patas para podérmela hincar. -Gorda Putorra ponete en 4 que te garcho mientras se la chupas a mi primo. En cuanto me puse en esa pocision Enrique me dedeo unos segundos . Me la clavo, me entro como un cuchillo en la manteca. Mi concha estaba chorreante, hirviente y ávida. Así entonces, Enrique me bombeaba la cotorra, El Mocho sobre mi cara me hacia chuparle la pija y los huevos y Carlitos bufaba como un demonio por la paja que le estaba haciendo. Oí que Carlitos gritaba -Dale Enrique, ponela como a Ana el otro día No entendí. Solo asocie a Ana con mi mejor amiga, y sentí que Enrique me giraba con la pija adentro hasta ponerme culo para arriba. a continuación la chupada de culo me despejo la duda de para que me habían puesto como a Ana . Con razón Ana se quejaba hace unos días que le costaba sentarse. Carlitos siguió lenguetandome el orto me lo escupió dos veces y sentí la descomunal cabeza de chota en la entrada de mi marroncito. En el medio de los dos machos sentía la concha llena por enrique y el culo punteado por el pene de burro de su primo. Cuando me clavo la cabezota Carlitos se acostó sobre mí y me lengüeteo el cuello solo me dijo en el oído -Tírate pedos ahora Gorda pedorra. La vergüenza de lo que me dijo sumado al dolor de semejante nabo forzando si pausa mi cañería trasera me hiso hacer unos pucheritos eso calentó mas a Carlitos que me comenzó a bombear muy duro. Yo gritaba y lloraba por el ardor de semejante culeada azuzando mas el instinto de animal macho de Enrique que me garchaba la concha gritándome insultos de todo tipo. El mocho me dio un cachetazo y me hizo abrir la boca para hacerme tragar las 4 o 5 trallas de leche disparadas. Al rato Carlitos me lleno el culo roto y se salió, despedí su verga con el plop de algunos pedos de leche . Enrique volvió a girarme, con las patas al hombro me taladro la cajeta duramente varias veces y me la desclavo tirándome la caliente guasca en la cara. Descansamos un rato y nos vestimos para irnos, yo me puse la bombacha, muy sucia, los chicos se limpiaron las vergas con ella, pero igual me la puse para no perderla y para que no me chorree la leche que todavía tenía en el culito por la piernas. Cuando volvíamos debajo de un puente del rio volvieron a hacerme chuparle las pijas y yo les trague la lechita, mucha leche tenían aunque se habían descargado hace un rato en la casa. Ya en casa yendo al baño escuche en su cuarto a Mama maullando como una gata. Alguno se la estaba cogiendo Entre al baño pensando que cuanto nos deben querer los hombres del barrio

En el balneario con mi novio

Hoy les voy a platicar las que pase en un balneario, estábamos de vacaciones en la prepa mi novio y yo teníamos ganas de ir a asolearnos y como no podíamos salir a la playa por nuestros trabajos y porque mis padres no me dejarían ir nos pusimos de acuerdo para ir a un balneario.
Nos quedamos de vernos temprano ese sábado e irnos a la central camionera ya que el balneario se encontraba a 1 hora y media fuera de la ciudad, lo tomamos a la 8 de la mañana y los asientos que nos asignaron eran los de en medio del camión, yo llevaba unos jeans de mezclilla y un top al ombligo sin brassier y una chaqueta ligera y en mis pies unas sandalias, y mi novio traía puesto una camiseta y un short flojo y tenis, después de 15 minutos de camino me recosté en las piernas de Luis y cerré mis ojos el bajo su mano y empezó a pellizcarme el pezón y a magrearme las tetas cubriéndose la mano con la chaqueta para que no lo vieran los demás pasajeros lo deje un rato y empecé a calentarme por lo que metí una mano por una manga del pantalón y empecé a rascarle los huevos, y con mis cinco dedos le subía y bajaba su glande hasta que me dijo que parara porque ya no aguantaba jajajajaj casi lo hice se mojara, nos dormitamos hasta que llegamos al balneario, después de pagar y todo ese rollo, nos metimos en los vestidores cada quien en cada cual, para ponernos el traje de baño y el de mujeres se encontraban llenos los casilleros de las donde uno deja su ropa, por lo que salí a decirle a Luis que, que hacía y él me dijo que rentáramos una regadera privada, por lo que no tuvimos problemas, es un cuartito con regadera y una banca, nos metimos y en cuanto atravesamos la puerta Luis me empezó a besar, me quito la chaqueta y el top y me empezó a chupar el pezón, mientras sus manos me quitaron el jeans y quede solo en mi tanga se quito la camiseta y el short y los slip tome su verga en mi mano y lo subía y bajaba me inque para introducirlo en mi boca y empecé a mamárselo lo metía y lo sacaba de mi boca lo sentía grande y me sabia a semen, me pare e hice un gran esfuerzo para parar no quería todavía hacer algo por lo que le pedí que saliera, no le pareció de mucho agrado, pero se salió, y bajo del agua estuve jugando un rato con mi clítoris y mis tetas me sentía caliente y quería verga pero teníamos mucho tiempo para disfrutarlo, termine y después de secarme me puse un bikini de color amarillo con puntos negros mis tetas salían por los lados y el calzón cubría una parte de mis nalgas con un mini short que me quite en la alberca, me asome y ahí se encontraba sentadito en un jardín de césped esperando a que yo saliera le dije el seguía y jugando quiso meterme al cuartito pero me le escape riendo y moviendo mis nalgas le dije que lo esperaba en la alberca de en medio.
Llego a los 15 minutos y se lanzo al agua nadando por debajo hasta llegar a mi antes de subir me toco toda mi pucha, a lo que di un grito, me abrazo y beso pegando su verga en mi vientre, mordía sus labios pegaba mi cuerpo al de él lo mas que podía, quería sentir su verga en mi cuerpo, pase mi brazos por su cuello y mis piernas por su cintura y de ese modo con el movimiento del agua sentía su verga parada en mi pucha y en mi culo, todo el día fue de nadar de desnudar mis tetas en la alberca porque me levantaba mi bikini y yo a taparlas rápido nos bajábamos el calzón, quiso meterme la verga debajo del agua pero es algo incomodo por que no se lubrica y no entra bien así estuvimos toda la mañana y después de comer nos descansamos en el jardín con las toallas tendidas en el piso, nos metimos de nuevo a la alberca y me empecé a masturbar a acariciarme el clítoris y me calenté mas y le pedí nos fueras a la regadera fue como unas palabras mágicas se levanto y me tomo de la mano nos metimos al privado y como siempre al cerrar las puerta ya lo tenía encima de mi besándome y bajándome el bikini sus manos pasaban por mis tetas y mi culo y sus labios no dejaban de besarme mi piel me ardía por lo quemada del sol pero no me importaba, era más lo caliente que el ardor que sentía en mi piel, se denudo y nos metimos al chorro de la ducha, me enjabono toda mi espalda mis tetas el culo mi ano y mi puchita cuando pasaba su mano con jabón por ella sentía una sensación muy rica, juntamos nuestros pechos enjabonados bajo el agua nos besábamos con lujuria, le restregaba mis tetas en su pecho de un lado a otro de arriba hacia abajo, cerro el grifo del agua y se acostó en la banca pasando una pierna en un lado y otra en el otro lado, así me pidió lo montara en su cara abrí mis piernas y de puntitas le puse mi pucha en su boca y me agache para mamar su verga quedando en un 69, mi pucha quedo abierta y empezó a mamármela a meter la lengua lo más hondo que podía y a la mer mi clitoris y mi ano, gemía de placer sin importarme si nos podian oir y le pedía mmmasss papito mmmaaasss que rico me la mamass aahhhhhhh mmmmm, yo movía mi culo en su boca y a la vez metía su verga en mi boca subiendo y bajando mi cabeza, estábamos muy calientes así duramos como 5 minutos cuando sentí que me llenaba mi boca de semen eran chorros los que sentía salir de su verga unos me los trague y otros me escurrieron por la comisura de mis labios, ya casi cuando sentía que me llegaba el orgasmo me quite de la posición en la que estábamos y me monte en su verga me deje caer en ella penetrandome hasta las entrañas, sentia que me metia los huevos, la sentia grande y gruesa y movía mi culo de arriba hacia abajo sacando y metiendo su verga en mi pucha, me paraba de putitas y cuando bajaba sentía su verga muy dentro de mí y aaahhhhhhh que rico, Luis no se movía y prácticamente yo me lo cogía, hasta que sentí que me venía en una orgasmo que estuvo retenido toda la mañana y parte de la tarde un alarido de placer el que salió de mi garganta aaaaahhhhhhhhhhh seguí cogiéndomelo hasta que el se vino dentro de mi nuevamente restregándome la verga en mi culo llena de semen caliente, me la volvi a meter y así montado en el me recargue en su pecho con la verga metida en mi pucha hasta que sentí que se ponía flácida y que se salía, duramos como 10 minutos abrazados adormilados por el cansancio del agua, de la calentura del todo el día y por las cervezas que nos tomamos

INICIANDO A BOB

Hola amigas y amigos, ya hemos leído muchos relatos de cómo nos iniciamos, pero hasta ahora no he leído algo de cómo han o hemos iniciado a un perrito.
Bueno les empezare contando que ya hace un año un amigo compro un cachorrito de raza Braco de Weimaraner en ese entonces tenia un mes o mes y medio de edad, estaba recién destetado, cuando mi amigo me lo enseño me enamore de el, porque era muy tierno estaba divino, sus ojos eran azules el color de su pelaje era color arena, una preciosidad de cachorro, me acuerdo que le suplique a mi amigo que me lo prestara y me dejara criarlo porque el pobrecito todavía buscaba calor maternal, en fin tanto le insistí que termino por aceptar.
me lo lleve a mi casa y se lo enseñe a mi familia, ellos se emocionaron al verlo, pero les dije tranquilos no se encariñen con el porque solo me lo prestaron por poco tiempo, me preguntaron que como se llamaba y se me ocurrió el nombre de bob, no se porque se me vino a la mente ese nombre pero así se le quedo el nombre, le compre una mamila y lechita para alimentarlo en las noches, me lo acostaba junto a mi en mi cama, diario dormía conmigo me lo recostaba en mi pecho para dormirlo, un día que estaba recién salida de bañarme, me seque y me recosté sin ropa, pero como el perrito estaba chillando, lo abrase y me acosté con el en mi pecho, acariciándolo con mucha ternura, así estuvimos un buen rato hasta que me gano el sueño y lo que me hizo despertar fue la sensación en mis pezones de que alguien me los estaba mamando, al principio soñaba que un amigo me los estaba chupando, pero al despertar cual fue mi sorpresa que el que me estaba haciendo sentir rico era mi cachorro, lo deje un ratito seguir con su nueva teta, aunque pues no me salía nada de lechita jeje, pero lo deje porque eso me había gustado, ya después le di su mamila con lechita y se quedo dormidito.
Así fueron pasando los días y el perrito fue creciendo rápido, lo alimentaba, lo bañaba, jugaba mucho con el, lo besaba, etc. cuando el perro cumplió tres meses de edad ya me llamaba la atención su pequeña cosita, se lo acariciaba, se lo besaba y el se iba acostumbrando a ese tipo de caricias, y también ha dormir conmigo estando yo desnuda, y me lo ponía siempre encima de mi pecho y el siempre me lengüeteaba mis senos, eso se volvió costumbre, cuando cumplió los 4 meses ya lo masturbaba y le sacaba su pequeña cosita y se lo chupaba despacito, a el le agradaba porque hasta se abría de patas, esa edad fue la primera señal del inicio a el amor, aunque estaba todavía muy pequeñito, todavía era un bebe, pero así empecé a prepararlo.
Cuando cumplió 5 meses ya sabia que cuando yo salía del baño o estaba desnuda y lo llamaba era porque lo iba hacer disfrutar de unas ricas chupa ditas y que también me lo ponía ya entre mis piernas para que se fuera acostumbrando al calor y suavidad de mi vagina, déjenme aclararles que lo enseñe a que cuando me viera vestida el tenia que estar quieto y así lo adiestre, yo ansiaba locamente que el creciera mas rápido para enseñarle mas cosas sexualmente hablando.
Cuando cumplió 6 meses de edad, mis familiares ya no lo aguantaban porque era muy inquieto, hiperactivo, rompía y mordisqueaba cosas, además de que el espacio para el perro era muy reducido y el necesitaba mas espacio para jugar, mi amigo que siempre me preguntaba por su perro y lo visitaba con mucha frecuencia también se dio cuenta de la situación y problemas que estaba causando bob y me dijo que seria mejor que ya se lo llevara, eso me puso triste, porque siempre que lo iba a visitar lo sacábamos juntos a pasear y siempre lo regresábamos a casa, pero esa ocasión lo llevaríamos a pasear pero sin regreso, lo que me consolaba es que mi amigo tenia un departamento que solo el ocupaba en ocasiones, y era ahí en donde lo íbamos a llevar, en fin lo prepare y mi familia se despidió de el con mucha tristeza pero era lo mejor para el y también para mi, porque ahí seria donde llevaría a cabo mi romance total con bob.
Llegamos al departamento y lo soltamos, y bob andaba feliz recorriendo todos los cuartos, le puse su alimento y agua, y mi amigo me dijo que fuéramos a buscar una casita para bob, porque bob se quedaría en el patio ya que dentro del departamento podría romper cosas y pues en primer lugar era su perro y su departamento así que no tuve objeción, fuimos al centro de la ciudad a buscar lo necesario para bob, porque el depa de mi amigo esta alejado de la ciudad, y ya que compramos las cosas también de paso compramos algo para comer y tomar unos tragos, regresamos al depa bien cargados de cosas y le instalamos su casita a bob en el patio y acomodamos las demás cosas como su traste para comer y su balde para tomar líquidos, luego llamamos a bob y lo sacamos al patio para que se familiarizara con su nueva vivienda, jugamos con el, y nos tomamos unas cervezas y entre cervezas y juegos nos empezamos a abrazar y a besar y mi amigo me dijo, que tal si le enseñamos a bob a hacer el amor ya va siendo hora que aprenda que opinas me dijo, y como si todavía esta muy chico de edad, todavía ni se le para muy bien le dije, no tontita lo vamos a hacer tu y yo y el que vea y vaya aprendiendo, que no sabes que de la vista nace el amor, bueno me parece bien, pues hagámoslo y empezaron las caricias y besos con mucho frenesí, nos fuimos quitando la ropa al grado que la llama de l a pasión se encendía hasta quedar completamente desnudos, el me besos desde los pies a la cabeza, pero cuando paso por mis muslos fue riquísimo ya que se paso de inmediato a mis labios vaginales y me dio tremenda chupadas a mi clítoris hasta arrancarme dos orgasmos seguidos, luego para corresponder a sus caricias también yo me baje a su pene y le hice un rico sexo oral, luego el me dijo hagamos el 69 y así nos pusimos en la posición del 69 y seguimos disfrutando y degustando de nuestros sexos, mmmmmmm que maravilla era sentir como el me chupaba cada vez que yo me venia, hasta que me dijo ya amor ya es hora de coger acuéstate, y me acosté en un tapete que habíamos tendido para lo que sabíamos que íbamos hacer, bob ya estaba muy inquieto nos rondaba por todos lados y mi amigo lo llamo y puso su hocico en mi panocha para que me la lamiera y bob así lo hizo eso fue aun mas rico de sentir esa lengua recorrer hasta donde mas no podía en la cavidad de mi vagina, eso me retorcía de placer, ya ya tranquilo le dijo mi amigo a bob, que ya es hora de coger a nuestra perra y me voltio boca abajo y me dijo ahora para el culo que te voy a dar adentro, y agarro su gran verga, me separo los labios vaginales y me lo clavo en mi panochita dándome primero con suavidad y después con mucha fuerza, eso a mi me gustaba sentir cada empujón que me daba, y así me estuvo cogiendo un rato hasta que me dijo ahora va por el culo, afloja amor y se chupo un dedo y me los metió por el ano hasta que me lo suaviso, después me puso su pene en el ano y me lo froto hasta que me empezó a meter la cabezita poco a poco hasta introducirla toda y empezar con el mete y saca.
Bob al ver esa imagen se inquieto mucho y no paraba de ladrar como si quisiera participar el también mi amigo al verlo inquieto se rio y me dijo pobrecito ya quiere coger también como vez, pues hay que darle chance a ver si ya puede le dije, ok pero primero déjame terminar si y luego sigue bob me dijo, y después de un rato dándome tremendas arremetidas me hecho toda su lechita en mi culo, luego me la saco y llamo a bob, lo puso a oler mi ano y el muy travieso me lamio la lechita que me salía de mi culo, mientras que mi amigo le hacia una paja al perro para que le saliera su pene, bob empezó a moverse y con me lo monto y con su mano dirigió su pene a mi vagina y lo masturbo hasta sacarle casi todo su pene y metérmelo en mi conchita, pero como bob era todavía muy chico de edad la verdad no se le paraba mucho y pues terminamos sin nada de acción, así que mejor lo dejamos para otra ocasión.
Ese dia fue solo eso con mi amigo y bob, después conforme iban pasando los meses y bob creciendo yo lo masturbaba y se lo chupaba casi a diario ha y también siempre me lo montaba y ponía su pene en mi vagina y a veces en mi culo para que bob me cogiera, pero siempre era desalentador porque bob no lograba llegar a su madures todavía y pues solo se le ponía duro por unos instantes y de inmediato se le ponía flácido, a los 10 meses de edad ya echaba liquido subliminal ósea semen que yo degustaba como loca y ya dilataba un poco mas cogiendo, aunque todavía no llegaba a abotonar que era lo que yo quería que me hiciera bob, pero nada, lo que si es que lo masturbaba se lo ponía duro, lo acostaba y me le montaba y así lo disfrutaba en lo que el llegue a su edad suficiente para que me abotone, eso lo estoy esperando con ansias locas.
Y cuando eso sea ya les contare como estuvo la abotonada, mientras a coger con otros perros, me despido espero no los haya aburrido con mi platica, besos, bye.
atentamente
YURIKO

Mi esposa es exhibicionista

Mi mujer es exhibicionista.
Nos casamos hace 15 años a la edad de 20 cada uno ella se llama Carmen Karina y yo Marco, nuestras relaciones sexuales de novios siempre fueron en la calle en el cine, o en el autobús sin que nos importara si veían los que hacíamos o lo que ella hacía yo nunca le reclame su proceder porque todavía me gusta y me pone caliente que así sea, ya que tiene que enseñar de su cuerpo no se las describo porque la van a ver en las fotos y ustedes darán su opinión, les voy a contar dos pequeños relatos de cómo fueron esas experiencias de cuando fuimos novios y cuando fue la primera vez que me hizo sexo oral.
El primer sexo oral fue de novios y me lo hizo en el cine en una función que estaba media llena de gente, la verdad ya teníamos tiempo que yo le quitaba el brassier y le subía su blusa para tocar, chuparle y mordisquearle los pezones eso la ponía muy caliente y a mi solo me sacaba la verga para masturbarme y embarrarme la verga de semen con sus manos, nunca había permitido que yo le tocara la pucha solo por encima de su pantalón, pero esa tarde fue diferente porque llevaba una minifalda y una blusa sin mangas y pegadita a su cuerpo que hacía que se viera muy putita, desde que estábamos haciendo fila para comprar los boletos de entrada, ella me repegaba su culo en mi verga y yo discretamente le tocaba sus tetas, entramos a la sala que ya se encontraba oscura esperamos en la barda que divide la zonas alta y baja de la sala, yo detrás de ella con la verga parada repejandosela nuevamente por su culo y metiéndole mano a tus tetas, ya acostumbrados nos fuimos a las ultimas butacas y nos sentamos en medio de la fila donde había a unas tres parejas y un tipo solo, estuvimos viendo un rato la película y ella recargo su cabeza en mi hombro aprovechando para besarla y meterle la lengua en su boca ella correspondió a mi beso y recargándose en el respaldo de la butaca metí como pude mi mano a su espalda buscando el broche del brassier lo desabotone y se lo quite tocaba tome sus tetas en mi mano y se las apretaba, ella se subió su blusa por encima de sus tetas y me tomo de mi cabeza para que se las chupara mmmmm empezó a gemir al sentir mis labios y lengua en sus rozados pezones aaahhhhhmmmmmm sentia su cara caliente y su respiración agitada le daba pequeños mordiscos a sus pezones y cada vez la sentía mas caliente, baje mis manos a sus piernas y empecé a subir y bajar mi mano hasta que llegue a su tanga, que ya se encontraba mojada de sus flujos le empecé a sobar la pucha hice a un lado su tanga, sobaba su pucha mojada e intente meterle un dedo pero ella dio un brinco y me detuvo mi mano para que no lo hiciera ella se empezó a sobar su clítoris dio en gemido que yo creo se oyó en todo el cine había tenido un orgasmo, después Carmen me desabrocho mi pantalón he hizo que me lo bajara a las rodillas y se agacho a mamarme la verga me chupaba y lamia desde el tranco hasta llegar al glande lo metía y lo sacaba de su boca hasta que sentí que se me iban a salir los mecos, ella seguí mamando frenética y le eche el primer chorro en su boca y luego el otro y otro mas no se si se los trago o me los embarro en mi verga, solo sabía que había sido la mamada más rica de mi vida hasta ese día, nos acomodamos la ropa y salimos poquito antes de que terminara la función y nos fuimos a la esquina del cine donde está la parada del autobús que nos lleva a la casa de Carmen cuando paso un tipo y sin detenerse levantando el dedo gordo me dijo que buena mamada te dieron y que buena esta tu vieja nos sorprendimos pero soltamos una carcajada y nos besamos ahí en la esquina del cine .

En otra ocasión que estábamos en las calles del centro de la ciudad estuvimos caminando y viendo aparadores y entramos a una tienda donde ella quería comprarse un vestido de fiesta, se metió a al probador con dos vestidos uno blanco y uno negro y antes de probárselo se había quedado solo con la tanga así lo sé porque, abrió la puertita y salió como si nada enseñando las tetas me pregunto ¿ cual quieres que me pruebe primero? viéndola un hombre que trabajaba en la tienda ella ni se inmuto ni espero la contestación mía, solo se dio la vuelta enseñándonos el hilo dental de tu tanga metida en su culo, salió con el vestido negro de buen escote enseñando parte de sus tetas y entallado a su cuerpo, se veía divina camino el pasillo de los probadores moviendo el culo muy rico, y dijo fíjate bien como me quede este, después de 5 minutos salió con el blanco mas entallado que el otro y con el mismo escote pero en este se le veían los pezones claramente y las tangas el hombre ya había dejado lo que estaba haciendo y se había parado cerca de mi viéndola y diciéndola que se veía divina, yo ya tenía una erección de ver como la miraba aquel hombre, hizo el mismo movimiento de caminar por el pasillo y se notaba también claramente la tanga negra atreves del vestido, volvió sobre sus pasos coqueta y sabiendo lo que se le notaba me pregunto qué, cual me gustaba diciéndole que necesitaba diera otra vuelta por el pasillo esta vez camino como una puta moviendo el culo para que la disfrutáramos el hombre y yo, el vendedor acomedido le pregunto que si necesita que le trajera otro y ella le dijo que se iba a decidir por alguno de los dos preguntándole , cual de los dos vestidos le recomendaba, él le contesto que los dos se le veían fenomenales que cualquiera que eligiera era para una Reyna como ella y le preguntaba en que parte y a qué hora iba a ser la fiesta sin quitarle los ojos de sus tetas y ella las movía mas para enseñárselas, parecía que el tipo me había borrado del mapa por lo que me hice notar y pareció que el volvió a la realidad, nos despedimos de Roberto así se presento y acompañándonos hasta la puerta de la tienda diciéndonos que estaba a nuestras ordenes para cualquier cosa, salí de ahí muy caliente y empecé a abrazarla y arrimarle la verga y a decirle que me había gusta que le viera las tetas y el culo el tipo, que se veía muy putita con el vestido blanco, seguimos caminando por el centro y nos metimos a un café de unos amigos que aun no abrían al público, para mi suerte Karla la dueña nos pedio de favor que si lo podíamos cuidar como media hora que tenía una urgencia de ir al banco, en cuanto vimos que cerró la puerta nos besamos y yo le tocaba las tetas a Karina y con la otra mano le subía la falda bajándole las tangas y sobándole la pucha, la subí en una mesa abriendo las piernas me inque para hacerle sexo oral, le lamia sus labios vaginales y su clítoris metí mi lengua en su pucha y ella gemía y gritaba mmmmmmmm aaaaahhhhh papi que rico maaassss massss papi, mientras que con sus manos se pelliscaba sus pezones, yo me retiraba y le preguntaba que si le había gustado que la viera Roberto siiiiii contestaba ya sabía que él estaba ahí por eso salí en tanga solamente para que me viera porque me calienta que me vean, que perra eres cabrona le dije y me dice siiiii soy una cabrona y una puta pero sigue mamando cabron se la seguí mamando como 10 minutos hasta que me dijo yaaaaaa papito maaassss masssss me vengo senti los chorros de sus flujos llenarme la boca y me bajo el pantalón para mamármelo frenética y caliente metía y sacaba mi verga de su boca después de unas mamadas me pedio que me la cogiera, yaaa métemela toda cógeme papi quiero sentir tu verga se la metí y bombeaba su pucha con mi verga ella acostada en una mesa y yo parado movía sus caderas para sentirla mas profunda y no dejaba de gemir aaaaaahhhhh queeee rico papi dame masssss masssss cógeme rico hasta que sentí que me venía y ella también por segunda ocasión la llene de mi leche escurriéndole por el culo y llenando el mantel de esa mesa terminamos nos limpiamos y esperamos a Carmen con una taza de café Humeante.
Estas son solo dos de cuando éramos novios duramos 4 años así que ya sabrán todo lo que hicimos y llevamos, 15 de casados sin haber cambiado en nada nuestras relaciones bueno si ahora ya tenemos una casa y una cama.

Tremenda vergüenza

Desde hace bastante tiempo he tenido deseos de escribir relatos relativos a mi vida sexual y no me decidía pues no estaba segura de hacerlo cronológicamente o por orden de grado de morbosidad o perversión y también por temor a que pierda privacidad.
La cosa es que comenzare:
Estuve casada hasta los 25 años, dure cuatro y lo que ahora contare, ocurrió en verano de 1989 a medio año de mi separación.
Un día me presente al Juzgado de Policía Local en mi comuna, había sido citada por una infracción del transito. Al llegar ya había mucha gente y seguro eran conductores de taxis y locomoción colectiva, era bien sabido que a ese recinto siempre citaban a tal sector. Se acerco joven acomodador muy atentó ofreciendo ayudar indicándome donde podía estacionar y durante las maniobras de estacionar siempre estubo al lado de la ventanilla percatandome que su interés era más el de observar mis piernas pues andaba yo con una falda corta, al fin me dejo de punta frente al lugar donde estaban todos los citados que no se perdían los movimiento de mi humilde y económico vehículo (una citroneta AX). Conocedores de vehículos y de que forma se abren las puertas delanteras del AX muy expectantes los note esperando a que me bajara de él.
Un poquito más de lo normal, abrí mis piernas lo que hizo subir un tanto mi falda, entonces me baje y además estudiosamente se me cayeron las llaves y doble mis rodillas inclinando de lado a recogerlas para una vez más exhibí muslos y calzones.
Los piropos, comentarios y dichos referentes a mi, mis piernas y ropa interior aumentaron más la sensación de agrado y excitación que me había provocado las miradas lujuriosas que me dio el acomodador. Por un buen momento todos se me acercaban, me miraban y hablaban haciéndome preguntas porque estaba allí, ni supe a quién le dije: los pacos me habían parteado por no respetar disco pare.
Me indicaron en que ventanilla debía presentar el parte policial y donde debía esperar a que me llamarán. Ahí había entre todos otras dos mujeres que me miraban despectivamente y como molestas pude escuchar murmullos a cerca de mi vestimenta.
De pronto cuando ya estaba cansada y me dolían los pies de tanto estar parada y no haber allí donde sentarse a descansar, quise ir a la citroneta a esperar y pedí al que más me conversaba (tenía pinta de ser infractor no del tránsito sino quizás de que cosas sexuales) que me avisara si me llamaban. Iba caminando hacia el vehículo sintiendo las miradas cuando asustada di como un brinco al sentir repentinamente en un muslo algo húmedo y frío que me toco. Al ver hacia tras, me di cuenta que era un perro salido no supe de donde intentaba meter su hocico entre mis piernas como oliendo allí. De inmediato reaccioné,regañe y tire puntapiés para correrlo pero no paran e insistía en su empeño y pronto se paró en dos patas abran ando mi cadera por un lado y yo sin poder separarlo gritaba pidiendo ayuda. Me puse muy colorada de vergüenza y acalorada por los forcejeos e intentos de arrancar de eso.
La vergüenza fue más grande aún cuando comenzó con rapidez y energía con movimientos de estar copulando con una perra. Los silbidos risas burlas y cosas que decían me daban rabia e impotencia
– Agachase Mijita, póngase en cuatro y el negrito se calmará. (Pastor alemán negro)
– Ricura, anda en celo??
– Los perros cachan a las hembras que andan calientes!
– yo tengo grande la pichula, quiere quedar pegada conmigo!!
A una de las mujeres le escuche:
– Llamen al guardias a!!
– Si señor guardia, venga a sacarles los calzones pa q se la culée rico – grito otro.
Al fin el grandote Rubio conversador y mal a ajestado logro sacármelo y me ayudo a caminar tomando mi brazo hasta mi vehículo al que no quería entrar pero mejor era salir rápido de ahí y me las arreglé para ingresar con las piernas bien juntas y no era que no quisiera provocar calentura si no que por vergüenza de que vieran empapados mis calzones.

Al salir de allí, todavía escuche:
Súbelo, llévatelo pa la casa pa que te haga gozar como loca, puta caliente!!!
Por bastante rato el perro corría tras mi vehículo y apenada por el, se veía desesperado corriendo con la lengua afuera. Que lenta era mi citrola pero al fin lo perdí y llegue a la casa sin pagar el parte.

Trio en la playa con mi vecino

A mi siempre me ha gustado que Carmen mi esposa, ande de minifalda y top sin brassier ya que tiene un buen culo y unas tetas ricas, me gusta que se exhiba y que los hombres la miren con deseo, me gusta mucho y siento un gran morbo que cuando le hago sexo oral me cuente de sus anteriores novios de cómo le metían mano a sus tetas y a su pucha y que me platique que más de una vez hizo sexo oral en algún parque o en el cine hasta sacarles la leche, aunque ella siempre ha negado que alguno le haya metido la verga yo tengo mis dudas jejeje, y como ella siempre lo ha negado le pregunto cuando la tengo bien caliente que con quien le gustaría coger y ella respondía que con Luis un ex novio porque tenía la verga bien grande y que le gustaría volver a mamársela y yo aprovechaba para decirle, a mi me gustaría hacer un trió y ver como gozas y ver cómo te meten la verga ella siempre me contesta mmmmm sssiiiiiiii papi para que me cojan dos y me la metan por el culo y mi puchita y me llenen de leche toda, así paso mucho tiempo y en mi mente empezó a planear de como haría para hacer un trió porque una cosa era que me dijera que si y otra era que en verdad lo quisiera hacer.
Un fin de semana largo que no había trabajo habíamos reservado una habitación en un hotel todo incluido llegamos el viernes sin novedad todo transcurrió normal mar, arena, cerveza comida y a descansar sin siquiera haberle tocado las tetas, el sábado después de levantarnos tarde y desayunar subimos a la habitación y me dijo te tengo una sorpresittaaa espérame y se metió al baño y salió con un bikini de tanga rojo con su gran culo al aire me dice te gusta? ohhh oohhh no iras a salir con el? le pregunte y me dice siiii que siiii jajajajajaj se rio, siempre andas queriendo que enseñe el culo no? pues ahora te aguantas porque lo voy a enseñar a todo el mundo, no me quedo otra de aguantarme y salimos de la habitación ella tapada con una de esas telas transparentes pareo creo que se llama, que de cualquier modo se les ve todo, yo iba con mis manos por delante para que no se me viera la erección que traía, se tiro en una tumbona quitándose la tela y enseñando el culo, yo no pude resistir que los hombres pasaran y no le quitaran la vista a pesar de que me gustaba que las enseñara y me fui a meter a la alberca, después de media hora ella me alcanzo y empezó a juguetear conmigo agarrándome la verga por debajo del agua y arrimándome sus nalgas desnudas a la misma y cada que la abrazaba le dacia despacito a su oído eres una perra cabrona te gusta que te vean el culo verdad y ella se reía y me decía que sii que eso la calentaba y que andaba caliente.
Eran las siete de la noche cuando nos vestíamos para ir al bar y me dice te tengo otra sorpresitaa, espérame y corrió al baño se puso una falda apretada y corta de licra color blanco que se le transparentaba todo y solo se le veía el triangulo de la tanga con un top color beige que también se le notaba claramente el pezón parecía una verdadera puta , yo ya no dije nada y de nuevo con mi erección que ya me dolían los huevos de los caliente que había andado ese día, cuando llegamos nos sentamos un una mesita y pedimos un par de cervezas platicamos y otro par así hasta que llevábamos como unas 7 cada quien cuando me dijo que iría al baño wuaaauu que culo se le veía y como lo movía lo que hizo que me calentara mas cuando regreso me dijo que si me acordaba del hijo de Santiago nuestro antiguo vecino que se lo había encontrado y que pasaría a saludarme yo recordaba hacia 6 años aquel mocoso tendría 15 años flacucho y tímido cuando vi que se arrimo ahora era todo un joven atleta y bien parecido me saludo efusivamente y le invite a sentarse y pedimos mas cervezas le pregunte por sus padres y dijo que el había ido a acompañar a su madre a unas conferencias y que su padre se había quedado con sus hermanos.
Carmen empezó a preguntarle por sus cosas personales que a que se dedicaba que si tenía novia y a la negativa de él, le dijo que como era posible que estaba muy guapo y que era un desperdicio que no tuviera, mordiéndose el labio inferior en señal de seducción, era evidente que a Carmen ya se le habían pasado las cervezas y estaba haciendo casa indebidas como coquetearle abiertamente, abrir hacia delante el top hasta medias tetas y soplárselas diciendo que hacía un calor insoportable, Carmen me pidió que la acompañara al baño diciéndole a Santiaguito que volveríamos, ella se toma de mi brazo y me dice estoy borracha no me sueltes, y en el transcurso me dice esta buenísimo el Santiaguito verdad? creo que hoy si te cumplo tu fantasía, yo no sabía que decir la verdad no estaba preparado para que ella me lo dijera y con tanta firmeza estaba asustado, volvimos y ya había otra ronda de cerveza en la mesa y dice Carmen que esas nos las tomamos en la habitación preguntándole a Santiago que si quería acompañarnos asintiendo.
Nos subimos al elevador ya que estábamos en un sexto piso y Carmen recargo su espalda en mi pecho parándose de puntas acomodando sus nalgas y moviéndolas en mi verga y sus brazos los paso por mi nuca levantándose sus tetas y notándose su pezón erecto lo que no paso desapercibido por Santiaguito. llegamos a la habitación y nos sentamos en la cama Carmen dice ya no soporto este calor me voy a bañar alguien quiere bañarse soltando una carcajada, se metió al baño sin cerrar la puerta y oímos el chorro de la regadera caer, a los 10 minutos salió con una minifalda y un top blanco que con la humedad del agua se hizo transparente notándose sus pezones erectos y acercándose a donde están las cervezas y de frente a Santiago le dio un largo trago , yo no sabía que hacer si correr a Santiago o decirle a ella que parara estaba indeciso y los celos me carcomían y me decía en mi mente pinche perra hasta dónde quiere llegar pero era más el morbo de verla tan puta que espere a ver que sucedía.
Santiago y yo sentado en la cama y Carmen se sentó en una silla platicando delante de nosotros cruzando sus piernas y cada que cambiaba a la otra las abría de demás, notando que no traía bragas me quería morir de celos, callado pero con la verga parada, mis huevos me dolían mas y vi como Santiaguito se removía en la cama acomodándose su verga ya que era evidente que el también lo había notado.
sin saber que hacer me salí al balcón a fumarme un cigarrillo y ellos seguían platicando cuando sentí que llego Carmen y me dijo a ver carboncito quieres seguir con tu jueguito siempre me has dicho que quieres que me coja otro cabron es tu oportunidad o ya no la vas a volver a tener, si no quieres solo dile que se vaya, le dije en un tono débil pero es el hijo de Santiago, y que yo quiero ahora con el me contesto esta buenísimo y con el si lo hago, se dio media vuelta moviendo su culo provocándome y se sentó de nuevo en la silla con la falda más arriba enseñando casi el inicio de su pucha, termine mi cigarrillo y me puse detrás de la silla donde estaba sentada Carmen, puse mis manos en sus hombres y empecé a masajearlos metiendo mis manos en sus tetas en señal de que estaba aceptando las condiciones, empecé a besar el cuello y meter mi lengua en su oreja Carmen hecho su cabeza hacia atrás cerrando sus ojos quite su top completamente desnudando sus tetas para los ojos de Santiago el bajo sus mano hacia su verga pasándola por ella. Me quite mi camiseta y pare a Carmen besándola en los labios quedando sus tetas desnudas que las movía de un lado a otro en mi pecho, baje su minifalda quedando totalmente desnuda mis manos apretaron sus nalgas, haciéndole una señal a Santiago para que se uniera el rápido se quito su camiseta y short quedando solo en slip, y metió sus manos entre el pecho de Carmen y mío apretándole las tetas, empezó a besar su nuca y su espalda y Carmen gemía de placer mmmmmm aaaaaaaaahhhhh Santiago llego a sus nalgas besándolas, Carmen me quito y se dio vuelta hacia Santiago levantándolo y apoderándose de sus labios lo besaba se lo quería comer bajo su mano hacia la verga de Santiago sacándole su slip y tomándolo en su mano lo empezó a masajear Santiaguito no perdía tiempo y apretaba las nalgas de Carmen queriéndola subir con sus manos a su verga queriendo clavársela , yo me había quedado sentado en la silla viendo como se besaban y como se tocaban, me había quitado mi short y mi slip y masajeaba mi verga , Carmen tranquilizo a Santiago diciéndolo tranquilo papi tranquilo vas a ver lo que te hace tu mamita, lo acostó en la cama con la verga hacia arriba y se la metió en la boca dándole unas succionadas de verga que Santiago respiraba hondo Carmen le preguntaba papi te la habían mamado así papito y el movía la cabeza en forma negativa, te gusta papi siiiii siiii me gusta, te gusta esta boca de putita siiiii siii me gusta tu boca puta decía Santiago mientras ella me miraba a los ojos en forma perversa y pasaba su mano por su clítoris y en su boca se metía la verga de Santiago hasta el inicio de sus huevos y la volvía a sacar hasta el glande de pronto Santiago empezó a gemir y a decir yaaaa yyyaa viene aaaahhhhh masssss quiso quitarse pero Carmen se aferro a la verga recibiendo los chorros de Santiago en la boca y escurriéndole por las comisura de sus labios tragándose una parte y otra se quedo en su boca, se arrimo a donde yo estaba sentado y me beso me quise quitar pero me tomo de los cabellos y metió su lengua en mi boca pasándome el semen y la viscosidad y lo salado del semen me sentó en la cama donde ya estaba Santiago y se puso de rodillas para mamar la verga de los dos pasaba de una a otra hasta que de nuevo tuvo erecta la verga se paro y trajo crema que se embarro en su culo y en mi verga y se puso de espalda a mi, acomodo mi verga a la entrada de su culo empezó a metérsela despacito papi despacio mmmmmm aaahhhhhh me duele papito me duele pero me gusta sentía una sensación muy rica sentia como apretaba en cada metida mi verga y en cada metida era aaaahahhhhhh mmmmmmm de ella , en esa posición atrajo a Santiago hacia ella y le empezó a mamar la verga Santiago le empezo a copular la boca mientras yo sacaba y metía mi verga en su culo aaahhhhhhh mmmmmmm aaaayyyy decia cuando no tenía la verga de Santiago en su boca, abrió mas sus piernas y le pedio a Santiago se la metiera en su pucha era una verga de unos 17 centímetros gorda, se la acodo en la entrada de su pucha y se la dejo ir toda le entro sin ningun problema por lo mojada que estaba, Carmen grito de placer aaaaaaaaaahhhhhhhh aaaaaaahhhhhhhhh que rico y fue cuando dejo salir lo puta que era la desconocí en ese momento porque gemía y gritaba de placer y movía su culo aaaaahhhhh mmmmmmmm aaaaaahhhhhh que rico me cojen cabrones aqui esta su puta, papi quiero más en mi culo y en mi pucha papitos que rico me lo hacen vesssss papi que si soy una puta y una perra como querías que fuera no quiero que termine, mientras más nos decia mas no la cogíamos metíamos las vergas con más fuerza nos moviamos maaaaaas maaaaassss pedia a gritos que cogida de culo y pucha papi aaaaaaahhahahah mmmmmmmmm maaaasssss decía hasta que sentí que le dejaba ir todo mi semen y Santiago seguía bombeándola con fuerza y exclamo un aaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhh llegando al clímax junto con Santiago, nos quitamos y ella se pego de nuevo de la verga de Santiago mamándola hasta dejarla limpia. no habían pasado 5 minutos y le pidió a Santiago que se fuera porque estaba cansada dándole un beso en la boca, le pedí que nos fueras a limpiar con un baño de agua calientita y me dice no papi tu se te vas a limpiar porque me lo metiste en el culo ve y aquí te espero lávalo bien me lave y ella estaba en la cama acariciándose el clítoris y me dice te gusto papi te gusto que tu chiquita fuera una puta eso es lo que querías papi siiiiiii pues todavía no termina tu putita ven me empezó a mamar la verga y duro un buen rato para pararse pero cuando ya le tenía para se acomodo en un 69 y me dijo ándale papi cómele le leche de ese cabron que me dejo llenita, para que veas lo puta que es tu mujer y vea como me lleno de su leche, te gusta cabron verdad que soy una puta eso me calentó de nuevo y se la mame hasta que tuvo otro orgasmo en mi boca tragándome el semen de Santiaguito y la lechita de ella.

Un tatuaje en mi…

hola soy Simone una chica de Brasil

Espero que me entiendas

Desde hace mucho tiempo, cuando yo era un adolescente, siempre quise un tatuaje, me alegro de que no llega a hacer porque mi cuerpo ya está, naturalmente, muy hermosa, mi piel super suave y perfecta, sin ninguna mancha o una señal, pero para cumplirla me decidí a hacer un en mi pie, una hermosa delicada, una mariposas …

Yo estaba en un estudio en la ciudad cercana, eligió mi tatuaje, y también tenía la opción de elegir entre dos tatuadores, por supuesto eligió el sabroso con el brazo tatuado y fuerte, aiimmmm, sólo admiraba él trabaja le, tan grande, mano firme y chica en mis delicados piececitos, no me he sentido más dolor (sentido bien dolía más hacer rs tatoo).

Me habló con la voz del mal, no era hermosa, tenía la nariz grande, y no me gusta, aunque el sexo oral tiene una nariz como la que hizo toda la diferencia una vez .. pero esa es otra historia …

Él ya se estaba quedando sin tatuaje … Y esas últimas semanas no había tenido relaciones sexuales, y tenía poco contacto con el hombre, especialmente un cachondo hombre así, mi mente ágil para cosas malas que él sabía exactamente qué hacer, respiró hondo, media que torpemente se fue directo! Le dije que yo estaba pensando en poner un coño perforado! Él me corrigió, preguntando si quería decir lol piercing genital.

Habló de la misma! rsrsr preguntó mi edad, y le dijo que podía hacerlo, le dijo que quería que explicar y examinar mí, me dijo que ir a la sala de la incisión que había más pro fondo del estudio.

Al llegar allí, cerró la puerta, he visto la camilla y ubiqué, trajo un montón de piercings, todo emocionado y feliz que me dije que iba a intentar todo lo que siempre hice mis pantalones y ropa interior, ya que estaba en cuclillas sobre la mesa en posición como si estuviera meando en el bosque … lol

Él tomó la iniciativa (por fin) y se llevó los piercings hasta mi coño, habló entre sí eran para los labios a su clítoris, le dije que quería probar de todo, y tenía muchos rs …

Cada vez que estaba cada vez más íntima con mi coño, él dijo que era genial para las perforaciones, porque ella es muy carnosa lol, tomó un más Grossinho, anillo tipo calcetín, tiró de mi clítoris y el piercing porque, como ya se simula él estaría impulsado en el clítoris dentro de mi coño, me estremeció nuestro este tiempo, y mi coño lamió todo, a partir de ese momento cuando se movió en mi coño, ella estaba cada vez más ruido “splash-Splush” que se empapando. rs.

Ella comenzó a babear líquido fuera, al le preguntó si obstaculizaría si resuelvo para la perforación, lol. Le dije que mi coño en el estímulo más bajo siempre tiene que “reacción húmeda”. rs.

Él dijo que era normal (lo dudo .. jeje.), Y que el tiempo de alguna manera él consiguió los toalinhas papel que limpie la tinta, y me dio a limpiar mi baba que rezumaba y ya goteaba en su litera. Con dos dedos abrieron mi gran coño negro aparte de lado los labios y deja expuesto mi gruñido interno en su cara, con la otra mano y mis dos dedos se cerraron en toalinha hundieron la mitad de los dedos dentro de la vagina, limpiando el exceso de mi baba .

Se enojó, e incluso desnuda con un coño en su cara me sacó los asuntos con él para prolongar esos momentos, le pregunté acerca de los lugares que hacen tatuajes duelen más, él dijo que estaba detrás de los muslos y los genitales, él dijo que sólo estaba pellizcando el cuerpo y ver las partes que duelen más, me pellizcaban mis senos y mi coño y me dijo, creo que duele más en el coño, me preguntó si yo quería hacer un tatuaje temporal en el coño, me dijo que tenía la pintura y porque soy muy amistoso que iba a hacer de forma gratuita. (Con el coño en su cara todo el tiempo que debería ser muy amable, incluso. rsrsrs).

Yo ya era un tiempo sin tener sexo, y mi coño estaba con pelos (cosa rara, así que le dejo), dijo que no había venido dispuesto a hacer un tatuaje en el coño, incluso una aguja, me dijo que tenía todo el equipo él tomó la maquinita y le preguntó si podía afeitarse? hablado me deja con un mohawk en la parte superior del clítoris, me barrió dejar mi lisinha a la perfección y con el mohawk que le había pedido el coño carnoso.

Ya íntima conmigo mientras el tatuaje se ha movido en mi coño con más libertad, tiró de sus labios, se pasó los dedos sobre mi clítoris, y hasta me ha limpiado de baba que brotaba y brota de mi coño carnoso el resultado final era un poco de color rojo fresa que se basó en el borde izquierdo de mi bucetona negro.

Le pregunté donde tenía el tatuaje le hizo quitarse la camisa, muchos tatuajes con diferentes significados que iba a explicar a mí, lo que más llamó mi atención fue la cola de un escorpión que apareció en el lado derecho de la ingle, llegó la salsa en su ropa interior debajo de los pantalones cortos que llevaba, le pregunté a ver todo el tatuaje, y él bajaba su ropa interior, vi que iba en dirección a su polla, yo no creía cuando miré, el escorpión terminó la mitad de su polla y fue con sus patas alrededor de su polla, era como si el escorpión estaba abrazando sus rollos, su pene no era gran ventaja era bastante grueso, lo que realmente me llamó la atención no era el tatuaje, pero el tamaño de la cabeza Dick ese tipo exótico que perra rollos boba era muy desproporcionada, parecía pertenecer a otro cuerpo oa otra chica … lol

Le dije que bien podría haber tatuado una seta en el bosque, para que el tamaño de este cabeçona hacer el “sombrero” de cogumelo.rsrsrs.

Eso lo dejó emocionado y dijo el escorpión empezó a aumentar de tamaño.

Fue el primer proactiva y me dijo: “Sé que te mueres por darle a su hija de puta, vamos a detener el juego y luego follar cuanto tenga más trabajo que hacer.”

Me sentía como una puta barata cuando dijo esto, y hasta ahora ya que estoy levanté y fui a chupar que hongo con un escorpión garra, ese zumbido estaba todavía medio mol embargo ya había duplicado su tamaño, su cabeza se hinchaba dentro de mi boca, y mi boca sería alejarse de la base de su pene, su cabeza palpitaba y se hinchaba sin cesar, por lo que los rollos y el escorpión se quedó atrás y la boca apenas se comportó de esa enorme mullidas cabeza y se sentía como si me hubieran puesto una manzana entera en la boca sacó la cara con la violencia hacia su cuerpo, consiguió el estrangulador y escupió su polla, Tussi un poco y cogió un poco de aire, uffa …

Lo vi rodar toda la cabeza con volantes e hinchada que parecía una bola de cristal para que brillaban, y su color de púrpura palpitante mostré la furia que casi estallar la cabeza de la polla, yo todavía estaba recuperando el aliento cuando llegó ya la perforación de la seta de nuevo mi boca estaba bombeando y me llamó puta, perra, me maldecía vagaba de tarea, él dijo que sería obstruir la garganta con la alegría de los días de mi cabeza muy duro e hizo lo que dijo que haría, disfrutó de litros sólo sintió el calor dentro de mi garganta, porque me gusta, no me siento alegría, porque el jefe era profunda en alemán en la boca, me quedé sin aliento y Tussi, sin embargo, él sostenía mi cabeza y en ningún momento quiero aprovechar el stick lo testaruda de mi boca, me atraganté través disfrute y cae la baba por mi nariz y la comisura de la boca.

Sentía la cabeza gigante marchitan lentamente en mi boca, luego le pellizcó con fuerza y dejé de darme una bofetada en la cara.

Su polla se hundió, ahora podía respirar.

Mi blusa todo baba sucia y la alegría, la tomó, y se puso a admirar mis grandes tetas, diciendo que eran una maravilla, él dijo que iba mucho pechos de la mujer tatuaje o piercing, dice que ha visto a mujeres con los pechos gigantes sin embargo, cuando se tomaron cayeron sujetador y los pezones apuntaban al suelo, dijo que el broxava, me dijo que se imaginaba a mí, así que se acercó y vio mis tetonas, pensó también sumergirse (en realidad tiene razón, tiene un montón de rechoncha donde está poniendo escotes escandalosos, más tiempo del sexo toda esa grasa que llama cae dentro del ombligo, más siento que eso es un hecho!)

Él mantuvo la mayor parte de mis tetas alabanza, grande, firme, con picos grandes y bien mantenido, así como todo el resto de mi cuerpo, su polla ya estaba duro la cabeza ya está lleno de bombeo de la sangre y de inflar de nuevo, él ya tomó mis dos pechos y me cuidó con avidez, sin tener la boca de mis tetas que ha estado enterrando su polla en mi coño carnoso, y por una vez mojado y fugas, que le dijo: folla este negro tetona tatuada coño, enterrará este enorme cabeza fondo de mi coño, enterrando todo ese escorpión esa perra mojada, exprimir esta fresa diseñado este coño carnoso.

Estaba alucinando apretando mis pechos, mordiéndose los pezones, e hizo un punto para tomar el bastón y disfrutar en mi regazo, manchando mis pechos en blanco y negro con su semen caliente, chorros gruesos eran 6, una obra de arte, mantuvo alabando mis pechos, perra tetona me llamó, leitera dirrty, mimosa vaca etc … cogió su teléfono celular y tomó una foto de mis tetas llenas de esperma, le dije que no iba a tomar mi foto, me dijo que enojado sólo quería tomar una foto de mis tetas hermosas, él dijo que iba a manejar una cámara con buena resolución, y dijo que no era para mí salir, vi lo bueno puede ser malo para mí, y mirando a esa habitación llena de bisturí, etc me dio mucho miedo … decidí vestirme y salir, dejé el dinero y hay más armadillo miré hacia atrás.

Me dejó satisfecho, con dos hermosos tatuaje, una en mi pequeño pie y uno temporal en mi Buca, y yo no podía esperar para mostrarle a mi machos antes de que ella se fuera.

Espero que hayan disfrutado, comentar, votar y siga mis otras historias.

Besos y abrazos.

La torre

En una página de Internet dónde aparece un listado de zonas interesantes para los que nos gusta el cruising había visto una playa que describían como un lugar ideal para jugar un rato, donde siempre había alguien esperando a ser invitado a unos matorrales cercanos para, como se suele decir “lo que surja”.
Hacia allí me dirigí ese sábado esperando que surgiera algo para calmar un poco mi inquieta polla, pero cuando llegué lo único que vi fueron caravanas aparcadas al borde de la playa con familias cuyos niños jugaban en la playa, parasoles, sillas, mesas… Ciertamente, la play está bastante apartada y es muy discreta, pero aquello parecía un camping familiar.
Después de la decepción inicial me quedé un momento contemplando la alegre escena y pensé que todos tenemos derecho a pasarlo bien como nos apetezca y casi añoré poder hacerlo de ese modo yo también. Imaginé que al ser fin de semana la clientela de la playa era distinta a los otros días.
Cogí el coche y regresé por el mismo camino de tierra por el que había se llega y que va bordeando acantilados a lo largo de los cuales había visto un par de torreones de vigilancia costera de otras épocas, cuando por lo que se dice, estas costas debían defenderse de los moriscos.
Al pasar por delante de uno de ellos que tenía el aspecto de haber sido restaurado no hace muchos años, me picó la curiosidad de subir a lo alto y ver la panorámica desde arriba. Hay una escalera de hierro de varios tramos ya bastante oxidada por el viento y el salitre que sube hasta la base de la torre que se asienta sobre un peñón.
Comencé a subir la escalera desde donde se empezaba a dominar el camino que bordea la costa por uno y otro lado y a lo lejos vi una figura solitaria que se acercaba caminando hacia la torre. Me paré en el primer rellano de la escalera y esperé a que estuviera más cerca para poder verla mejor. Cuando conseguí distinguir algo pude ver que era un hombre con el torso desnudo y unos pantalones hasta las rodillas tipo Bahamas a un lado de los cuales colgaba lo que parecía una camiseta con un extremo metido en la cintura elástica. Iba parando de vez en cuando haciendo fotos de la costa y del mar, que ese día estaba radiante.
Apoyado en la barandilla del rellano de la escalera esperé para asegurarme de que me había visto y luego con deliberada lentitud fui subiendo hasta el siguiente rellano. Él seguía caminando y parándose a tomar fotos hasta que estuvo ya casi al lado de la torre. Me paré de nuevo en la barandilla de la base de la torre y vi que ya se acercaba, pero por su paso me dio la impresión de que iba a pasar por delante y seguir más allá por el camino. Quizás, pensé, va hacia la playa de dónde yo vengo.
Ya había pasado casi por delante de la torre cuando giró hacia la izquierda en ángulo recto y se dirigió hacia la escalera.
Si tenía intención de subir a la torre, lo lógico habría sido dirigirse hacia ella antes de llegar, ya que hay una explanada grande donde aparcan los coches, y no girar como lo hizo cuando ya casi la había superado. Eso me hizo pensar que en un principio había dudado de acercarse al ver una figura solitaria en lo alto y que luego, antes de alejarse, había decidido hacerlo de repente. Todavía sin saber si iba a “surgir” algo, simplemente el hecho de que no hubiera pasado de largo y subiera era esperanzador.
Desde la base de la torre hay una escalerilla de mano que acaba en otro rellano y comencé a subirla asegurándome de que él viera por donde iba yo. Una vez arriba llegué a una sala en forma de túnel y por el otro lado, por el lado del mar, entraba la luz de un balcón de piedra desde donde se dominaba todo el mar y la costa por uno y otro lado.
La vista era espectacular, pero eso no me distrajo del posible encuentro con el que yo ya estaba fantaseando. Como era de desear, al cabo de unos minutos apareció su cabeza por la abertura de la escalerilla, cruzó el oscuro túnel y se acercó al balcón.
“Hola”.
“Buenas”. Era algo más alto que yo y bastante delgado, aunque por encima de la cintura de los pantalones se veía una barriguita de esas que produce la inactividad física. Cuarenta y algunos años y con acento del norte de España.
“¡Vaya vista!” Dijo mientras seguía haciendo fotos con su móvil.
“Impresionante, sí”.
Después de hacer unas fotos más, se dirigió hacia dentro.
“Hay otra escalera que sube arriba”, me dijo mientras iba hacia ella.
“¿Ah, sí? ¡Vaya!” Yo, con la oscuridad de ese pasadizo y la luz del balcón no la había visto y le seguí por una escalera de piedra que subía por la pared de la torre.
La parte superior era una superficie circular con un muro de un metro más o menos a lo largo del cual había un banco también de piedra que rodeaba todo el muro.
Si hubiéramos estado en un edificio incluso de más altura en una ciudad rodeados de otros edificios y calles la sensación no habría sido la misma y aunque habitualmente no me afecta la altura, las olas contra las rocas y la extensión del mar me produjeron cierto vértigo. Me senté en el banco cerca de donde él estaba haciendo más fotos sin interesarse en nada más, aparentemente. Mi pierna estaba a un par de palmos de la suya, pero él sin interesarse por nada más fue al otro lado de la terraza y continuó haciendo fotos mientras iba haciendo exclamaciones de agrado por el espectáculo.
Ahí pensé que ese no iba a ser un día “productivo” y ya se me estaba yendo de la cabeza la esperanza de pasar un rato agradable cuando me fijé que él, mientras sostenía el móvil con una mano, con la otra que yo no podía ver se estaba colocando bien el paquete. Eso pensé al principio, pero tardaba mucho rato en hacerlo y aunque no podía ver la mano, el codo que sobresalía por el lado hacía unos movimientos muy sugerentes.
Volví a motorizarme. Ahora sí parecía que nos habíamos entendido.
Fue haciendo fotos a lo largo del muro hasta que se puso de perfil y pude comprobar que no me había equivocado. La parte de debajo de la cintura abultaba ahora bastante más que antes. Llegó al mismo lugar donde había estado antes, es decir a un par de palmos de mi pierna y se paró sin dejar de mirar la pantalla del móvil, pero ahora ya estaba claro: era muy tímido o quizás quería probar algo nuevo que nunca antes había hecho pero que quería probar.
Sentado como estaba, abrí las piernas hasta que noté el contacto de mi rodilla contra su pierna y él no la apartó, aunque sentí cierto temblor nervioso en ella. Parecía muy indeciso, así que decidí por él.
Acerqué mi mano y se la puse por dentro del muslo acariciándolo de arriba abajo hasta que por debajo de sus bermudas hice contacto con sus huevos que colgaban por debajo de su tiesa polla. Él, sin dejar de hacer fotos y sin mirar hacia mi mano, se estremeció un poco al ponerla yo encima de su paquete haciendo un poco de presión, pero no se movió de donde estaba.
El lugar era ideal. No podía subir nadie sin que nosotros lo escucháramos y el muro ocultaba la visión desde debajo de la torre, así que sin más le puse una mano en la cadera y le acerqué hacia mi. Le bajé los pantalones y los calzoncillos y salió el premio.
Para su delgadez iba bien provisto, aunque sin ser muy grande, tenía una polla bien tiesa y atractiva, cuya cabeza inmediatamente comencé a chupar y a lamer suave y lentamente metiéndomela cada vez más en la boca hasta que sentí en mi nariz los pelos de su pubis, que estaban evidentemente recortados. Mientras le hacía la mamada él por fin dejó el móvil de lado, cerró los ojos y se concentró en mis labios y mi lengua sin dejar de estremecerse. Me dio la impresión de que era la primera vez que se la chupaba un hombre, cosa que unos minutos más tarde confirmé
Le lamí los huevos dejándoselos llenos de saliva, me tragué toda su verga y la mantuve dentro de mi boca haciendo sonidos con la garganta para que vibrara su glande (cosa que a mi me gusta que me hagan y hasta he llegado a correrme así), pero él, aparte de sus temblores no se movía en absoluto.
Le puse las manos en sus caderas apretándolas contra mi al mismo tiempo que avanzaba la cabeza hasta que él mismo pilló el ritmo y me estuvo follando la boca un rato. Él solamente se estremecía y gemía entrecortadamente.
Me la saqué de la boca y me levanté.
“Venga, ahora tú ¿vale?” Le dije susurrando.
“Es que yo, nunca…” Dejó la frase sin acabar mirando hacia el mar.
“Bueno, pruébalo y si no te apetece, pues lo dejamos”. Le dije para asegurarle de que lo que hiciéramos, lo haríamos porque a los dos nos apetecía, aunque él seguía estático.
Hice que se sentara y me bajé yo los pantalones dejando visibles mis braguitas fetiche que ese día me había puesto para que me dieran suerte.
Le puse las manos en la cabeza y apreté contra mi bulto frotando su cara sobre él. Luego me bajé las braguitas y le acerqué mi polla a su boca. Todavía dudaba, pero no se apartaba, así que se la metí yo en la boca y comencé a mover el culo adelante y atrás suavemente. Él no sabía ni que hacer ni donde poner las manos. Le cogí una y se la puse debajo de mis testículos y la otra en mi culo. Entonces reaccionó y comenzó a acariciarme el trasero y a chupar primero lentamente y poco a poco más ansiosamente, como si hiciera mucho tiempo que lo hubiera deseado y no hubiera podido hacerlo.
Tuve que decirle que tuviera cuidado con los dientes, ya que en alguna de las embestidas que daba con la cabeza me rascaba y a partir de entonces fue una mamada genial.
No paraba de hacer sonidos de placer, parecía que finalmente se había desinhibido y se notaba que disfrutaba con mi polla en la boca. Yo también me dejé llevar un rato. Cerré los ojos y me concentré en su boca y en la mano que me clavaba los dedos en el culo.
Yo había encontrado lo que buscaba aquella mañana, pero pensé que para él, aquel iba a ser un día de descubrimiento de nuevas formas de placer con las que era evidente que había fantaseado en más de una ocasión.
Bajé la cabeza un poco.
“¿Quieres que te folle? Llevo condones”.
Se sacó mi polla de su boca y respiró profundamente, como si le faltara el aire.
“No sé…” Era persona de pocas palabras, pero se entendía lo que quería decir.
“Te repito lo de antes. Si no te apetece paramos”.
No contestó, con lo que entendí que asentía, pero no hizo ningún movimiento, así que le hice levantar suavemente, me puse detrás de él apretando mi polla contra su culo y poniéndole las manos sobre la espalda le indiqué que se inclinara hacia delante y se apoyara en el muro.
Me saqué del bolsillo uno de los dos condones que llevaba y me lo puse mientras podía ver un ligero temblor en sus piernas.
Siempre he disfrutado cuando el otro o la otra también disfruta, pero aunque él no estaba muy cooperativo, en el fondo entendí que era lo que él estaba deseando y a mi también me producía cierta excitación saber que mi polla sería la primera que exploraría aquella cueva.
Me salivé la mano y se la pasé por la grieta de sus nalgas tanteando con el dedo que se usa en esos casos aquel pequeño volcán que fue abriendo su cráter a medida que lo masajeaba hasta que gracias a mi saliva y a que él parecía que lo aceptaba de perlas se deslizó dentro la punta del dedo sin encontrar resistencia.
Me imaginé que, aunque fuera cierto que esa sería la primera vez que alguien le sodomizaría, estaba bastante acostumbrado a introducirse objetos por el ano esperando que llegara la ocasión de meterse algo más real.
Poniéndole una mano en el hombro para que no se retirase al hincarle mi juguete dirigí éste hacia la entrada y le hice un masaje con la punta apretando hacia dentro y sujetándole por el hombro, pero no hizo falta. Él mismo empujó hacia atrás hasta que entró el glande. Dejé caer un poco más de saliva sobre mi tronco y poco a poco fui entrando. Ahora su reacción era distinta. Al mismo tiempo que yo apretaba, él empujaba el culo hacia atrás intentando que entrara más adentro y como entendí que eso era lo que estaba pidiendo a gritos, dí un empujón metiéndola toda de golpe y me quedé quieto notando las palpitaciones de su esfínter.
Luego le agarré la polla que seguía tiesa con una mano y con la otra le cogí los huevos y empecé a follarle el culo suavemente mientras le pajeaba.
“Parece que te gusta, ¡eh! Seguro que en este culito han entrado algunas cositas antes, ¿verdad? ¿Cómo te gusta hacerte pajas? Seguro que te metes algún consolador o alguna zanahoria grande, ¿a que sí?” Le iba diciendo este tipo de cosas en la oreja y por su reacción supe que esas palabras le ponían cada vez más cachondo mientras yo movía el culo hacia delante y hacia atrás sin prisa pero sin pausa. Gemía y no precisamente de dolor. Creo que su fantasía se había convertido en realidad mejor de lo que él esperaba.
“Voy a correrme. ¿Quieres que me corra en tu culito, eh? ¿Quieres que me corra?” Le dije cuando noté que estaba a punto de llegar al mismo tiempo que aceleraba las embestidas de mi pelvis contra su culo.
“¡Díme que sí, díme que sí…díme que te gusta y que quieres que me corra!”
“¡Sííí…me gusta, me gusta…quiero que te corras!” Al fin, con la respiración entrecortada habló y al mismo tiempo que lo decía solté mi leche en el condón dentro de aquel culo que ya no era virgen y que había disfrutado mucho al dejar de serlo.
“Ufff…” Respiré con un suspiro relajante.
Saqué mi instrumento poco a poco y él se quedó como estaba recuperando la respiración que se le había cortado en los últimos segundos.
Me senté en el banco y él dejó de apoyarse en el muro mostrando su polla que se alzaba con una dureza que probablemente pocas veces había tenido.
“No puedes irte así, déjame que haga algo, ¿vale?” Como siempre he pensado que es injusto que uno acabe bien y el otro se quede sin el gustito y sin esperar que contestara. me levante de nuevo, me puse detrás de él y le abracé apretándome contra su culo, pellizcándole un pezón con una mano y masturbándole con la otra, pero esta vez con la intención de que se corriera.
“¿Así? ¿Te gusta así?” Le pregunté para que me indicara si era de ese modo como llegaba a correrse.
“Mmmm…” eso fue lo único que dijo asintiendo con la cabeza y apretando los labios.
Se corrió enseguida dejando unos buenos chorros de leche sobre el banco.
“Mmmm…¡vaya corrida!” Mi admiración no encontró respuesta.
Le pasé un pañuelo de papel, con otro limpié el banco y los puse juntos con el que envolvía el condón. He estado en lugares repletos de condones y papeles en el suelo y, francamente, me parece una guarrada. Por eso siempre intento no dejar suciedad, mucho menos en un lugar público.
Se limpió y le pedí el pañuelo sucio. Se subió los pantalones y como si estuviera algo avergonzado se despidió balbuceando no entendí demasiado bien qué.
“No tienes por qué sentirte mal, esto era lo que querías y esto es lo que has conseguido. Placer y eso no es malo. Que disfrutes de las vacaciones ”. Fue mi despedida mientras entraba en la escalera para bajar.
Me quedé un poco más sentado allí, satisfecho y disfrutando del lugar, en el que ahora me podía concentrar más que cuando había llegado.