Sexo y vestidos

Algo que me mata más que comprarme zapatos, y que me levanta el ánimo más que un litro de helado napolitano, es comprarme un vestido. Sentir como la tela toca mi cuerpo, como se unta en mis curvas, como aprieta mi pecho haciendo que el seno se marque y las tetas queden a punto del desborde. Las miradas que provoca, y en un ataque de humildad me hacen pensar que es el vestido quien llama la atención y no mi indecente complexión.

Ayer sin más, apunto de la depresión, por cosas que no vale la pena contar aquí; salí, yo sola, a comprarme un vestido. Primero la indecisión ¿a dónde? Preferí un lugar donde hubiera gente, una tienda grande al sur de la ciudad, no quería estar sola, no más sola de lo que me sentía. Después, nuevamente la indecisión, ¿qué vestido? ¿Uno corto?, ¿largo? Indudablemente con escote. ¿Azul? ¿Verde? ¿Amarillo? Rojo hubiera sido un descaro.

Resolví probarme un vestido rosa pastel, corto, con un escote asimétrico y sólo una manga de tres cuartos, muy suelto que parecía una túnica, acentuaba mis piernas morenas; después me puse un vestido verde limón con escote a la espalda que resaltaba mis glúteos, después vino un blanco con vuelo y ajustado a la cintura, tenía un hermoso escote muy amplio en V que mi novio, si es que hubiera hecho todo para estar conmigo, en fin, que me salgo del tema, que cualquier hombre hubiera agradecido.

Repasé varios vestidos, algunos me marcaban muy bien la figura, otros sumamente descarados, fue entonces que me di cuenta que cerca de mí un hombre moreno, alto, con barba corta, maduro de unos 45 años, me miraba sin pudor, tragándome con la mirada. Hice como que no me di cuenta pero me sentí alagada. Entonces sin pensármelo mucho escogí un vestido escarlata, spandex. Mientras entraba al probador, seguí la mirada de mi admirador, sabiéndome observada, deje la cortina entre abierta, permitiendo que quien quisiera pudiera mirar hacia adentro. Me deshice del bra y de la tanga, algo en mi me decía que mi desnudez haría que Admirador Maduro se atreviera a entrar, pero no lo hizo. Quizá estaba con su esposa o le peor, ya se había ido.

Un tanto frustrada, me enfunde el vestido. Se ajustaba de una manera desvergonzada a mi cuerpo, tenía unos tirantes estrechos que se prolongaban por encima de la cadera y un escote cuadrado que concluía en el inicio de la espalda. Mientras me admiraba en el espejo una voz ronca y profunda me hizo estremecer. “Se te ve estupendo”. Y era verdad. Mis pezones se marcaban de una manera suculenta y mi culo se veía más paradito que el de cualquier golfa.

Admirador Maduro se acercó, y apretujó con sus manos mi pecho, exprimiendo sin piedad mis tetas. Acarició impúdicamente mi cuerpo, deslizando sus manos por el vestido y dejándolas correr hasta los muslos; abrió mis piernas mientras las magreaba, y agasajó mi vulva depilada con sus dedos, su anular y su medio provocaron que me mojara, sintiendo como mis fluidos se resbalaban por el interior de mis piernas. Entonces me apostó contra el espejo y levantó el vestido, escuche como bajaba la cremallera de su pantalón. Su pene entró sin problema, deslizándose violentamente por mis paredes. Se sujetó de mis caderas y comenzó a bombear con fuerza mientras yo observaba mi cara de placer reflejada en el espejo.

Admirador Maduro me jaló hacia él sentándose en una banquilla de madera y sacando de golpe su verga de mi vagina, me ensarto sin miramientos por el otro orificio. El dolor fue leve pues su miembro estaba embadurnado de mis fluidos, mientras me cogía con ansias levantó mis piernas con sus brazos para dejarme en una posición vergonzante y sus dedos se sumergían en mi vagina, mientras mi ano era masacrado sin piedad.

La tanda duro varios minutos, yo no podía detener mis jadeos y a él no le importaban. Cuando terminó, corriéndose dentro de mi me dijo: “El vestido llévatelo puesto, pienso llevarte a una fiesta. Te espero en cajas, voy a pagarlo”.

Asi conoci a mi macho actual…

Buenas queridos lectores ante todo me presento soy una Paola que adora el sexo y no tiene prejuicio alguno con eso. Soy rubia, ojos oscuros, mido 1,62; mis pechos son voluptuosos y me destaco por tener un buen culo (así dicen los machitos que me vieron) aunque prefieran mis tetas. Si debo destacar algo de mi… es que lo que más me calienta, tener un buen pedazo de pija en mi boca con la que se entretenerme más que bien.. sin más preámbulo doy lugar a mi relato ojala les guste y en el caso de los hombres me dediquen un par de pajas.
Me encontraba en la fila para pagar los servicios en el banco, era un día soleado y a las 11 ya se hacía sentir el calor, llegaba puesto un shorcito blanco, unas sandalias bajas y una musculosa negra que del calor comenzaba a pegarse en mi espalda. Hacía más de quince días que no cogía, por esos días Pablo dejo de verme ya que su mujer comenzaba a tener sospechas, lo que a mí me ponía loca ya que no soportaba estar tanto tiempo sin una buena chota dentro de mí.
En la fila se encontraban hombres de todas las edades en especial viejos, los miraba a todos con detención, uno era gordo y usaba una camisa a cuadros que a penas cubría su área abdominal; unos pasos más adelante había un señor de traje, se notaba su higiene y elegancia estaba hablando por celular; por último, detrás mío había un tipo de alrededor de los 60 años, tenía una camisa celeste y un pantalón gris que pasaba la altura de su cadera, se veían bastantes cabellos grises en esa cabeza. Cuando di vuelta a observarlo vi como una sonrisa de dibujo en su rostro, tratando de disimular que antes estaba mirándome el culo.
Me sentía acalorada, y el mojado que persistió en toda la mañana comenzaba a calentarme, sentía terrible ganas de entrar en un baño público y hacerme una muy buena paja, aunque a esas alturas ya no me satisfacía, solo una pija venosa y dura como las que me gustaban podían calmar la hembra en celo que me había convertido.
Luego de un rato vi que el hombre que estaba detrás mío salió de la fila y fue hasta la mesa de entrada. Cuando lo vi caminar hacia la fila , recordé porque me calentaban los viejos, en su pantalón ajustado por el cinto que llevaba puesto, no pude evitar clavar mi mirada en sus huevos, resaltaban significativamente, un escalofrió recorrió mi cuerpo al imaginar a aquel viejo parado frente mío y yo chupándoselos como una puta.
Cuando se dio cuenta de eso, me miro y se mandó la mano dentro del pantalón en un gesto de hombría. Cuando se volvió a colocar detrás mío intento comenzar a tener una conversación:
Hombre: dijeron que se había caído el sistema, que ahora va a ser más rápido.
Yo: (dándome vuelta) ah sí? Bueno mejor que usted fue a preguntar entonces..
Hombre: es que ya estoy acostumbrado a los trámites, un hombre separado debe saber a la fuerza.
Yo: Uuh, claro tiene razón..
Durante la espera comenzó hablarme de su vida, que se llamaba Hugo que se había separado hace cinco años sin volver a estar con nadie más, que vivía con sus hijos y nietos pero el se hacía cargo de la casa. Entre la charla me decía que era muy bella, y que a una señorita tan linda no la dejaría que ande sola por la calle. Cada vez se acercaba más a mí, comencé a sentir su aliento a viejo su perfume a macho, de esos fuertes que te hipnotizan.
La fila empezó a moverse hasta que pudimos entrar adentro del banco, estaba las tiras de elástico que separan las filas por el cual dejaba un mínimo espacio para que la gente pase. Sentía como de a poco Hugo empezaba a rozarme el culo, al principio no me di vuelta tratando de disimular, pero cada vez me rozaba apretándome mas en un instinto de puta estire mi culo más atrás casi rogándole que siga haciéndolo. Luego de unos minutos, nos atendieron a ambos aunque él tuvo más suerte y logro salir antes que yo, la chica que me atendía a mí se notaba que era nueva y necesitaba que el supervisor revise cada cosa que ingresaba en la computadora.
Pasados unos minutos logre salir del banco, no me pude despedir de Hugo y lo lamentaba muchísimo. Cuando estaba guardando los papeles en la cartera siento que alguien me silva de la vereda del frente. Levanto la mirada y era Hugo que me llamaba, no pude disimular mi cara de satisfacción al verlo ahí esperándome.
Cruce para su vereda y vi que se acercó a mí,
Hugo: Me preguntaba si querías y tenes tiempo de ir a tomar un café.
Yo: si bien tenía que llevar esos papeles, podían esperar. Acepte con gusto su invitación y me deje llevar a donde el quería. Me propuso ir a un barcito que estaba por Once, yo conocía varios por ahí por el telo que a veces iba. El barcito estaba medio escondido entre una parrilla que estaba al lado, cuando entramos se veía la suciedad del lugar, puchos tirados en el suelo, botellas vacías en las mesas, las mesas mojadas de todas formas nos sentamos en una mesa para dos que estaba frente a una ventana que corría el aire. Cuando llego el mozo a la mesa, Hugo pidió una cerveza y yo lo acompañe. El mozo cuando nos vio a los dos, se quedó sorprendido seguramente habrá pensado de donde saco este viejo a una pendeja (aunque no lo era tanto), me sentí un poco atorranta en esa situación era una puta cualquier acompañando a un viejo sin gracia alguna.
Cuando estábamos tomando las bebidas, Hugo coloca su mano en mi pierna y dice:
-Hugo: Y tenes que hacer algo a la tarde bombón?
Ahora me estaba llamando bombón, el viejo comenzaba a entrar en confianza.
Yo: Debería, pero no se depende que me proponga.. (acercándome a su cara)
El viejo me tomo de las mejillas, y me introdujo la lengua hasta la garganta casi. El aliento de ese hombre solo hacia excitarme aún más. Sin perjuicio alguno me mando una mano en la teta y empezó a manosearme, sentía como iba entregándome en las garras de ese macho sin resistencia. Intente poner mi mano en su pija, pero el la separo. Me acerque a su oído y dije,
Yo: me llevas al telo? (Pasándole la lengua por los labios)
Más que una pregunta fue un ruego provocado por mi conchita completamente mojada, mando su mano en mi orto empujándome hacia el borde de la silla.
Ante eso viendo que el mozo no estaba en la vista, me arrodille en el suelo quedando debajo de la mesa y entre las piernas de aquel viejo. Separe sus piernas y baje suavemente la bragueta mientras lo miraba desafiantemente, se asomó una pija con una cabeza bastante grande para el resto del tronco, y un poco flácida. Largue bastante saliva haciendo que caiga hasta en el suelo, envolví la punta con mi lengua haciéndole fricción en cada movimiento. Con mi mano empecé a manosearle los huevos por sobre el pantalón, eran tan grandes que ya no veía la hora de devorarlos. Recorría con mis labios su pija saboreando esa oleada que emanaba de su chota, pero a mí me encantaba. Su rostro empezaba a desfigurarse y su pija iba de a poco cobrando tamaño dentro de mi boca.
Apretaba fuerte la parte media que sabía que lo iba a enloquecer, con la otra mano pajeaba la base dándole calor con mi aliento. El viejo estaba que explotaba de la calentura y yo que adoraba chupar pijas no me importaba estar haciéndoselo toda la tarde, pero mi conchita estaba más necesitada.
Cuando entre en razón, estaba arrodillada en ese piso asqueroso, lleno de tierra y con olor a cerveza. Me levante sutilmente del suelo y con un gesto de seducción cerré nuevamente su bragueta.
Hugo: (tomándome de la cintura) rubia esa boquita que bien sabe chuparla..
Yo: (pasándome la lengua por los labios) y eso que solo fue una entradita..
Dejo en la mesa la plata de las bebidas y sin hacer más, salimos del bar. Cuando estábamos en la esquina le dije que a dos cuadras se encontraba un buen telo, a lo que él me sorprendió diciendo:
Hugo: Ya se mamita.. no sos la primera puta que me cojo ahí..
Eso me puso a mil, un viejo de esa edad siendo tan lanzado me dejaba a punto para ser cogida como a él más le guste.
Cuando llegamos al telo no espero mucho, abrió la puerta de la habitación y se tiro arriba mío, comenzó sacándome la musculosa y manoseándome las tetas, levante un poco la cabeza y largue abundante saliva, sentía sus labios en mis pezones apretándolos fuertes mientras su lengua ensalivaba toda mi piel. Su mano fue bajando hasta mi shorcito desprendió el botón de un estirón y metió su mano completa en mi conchita, comenzó a rozarla y fregarse sobre mí. Automáticamente su dedo se envolvió del flujo que me iba bajando, lo saco y me lo mando en la boca al mismo tiempo que largo sobre mi lengua un hilo largo de saliva caliente. Saboree como nunca eso, succionaba su dedo como si fuera su chota y el apretaba sus labios. Se paró frente mío quedando yo abajo de él, en una posición de virilidad absoluta que a los hombres les encantaban. Se sacó los pantalones tirándolos en el suelo, mientras me sacudía su chota en mi cara,
Hugo: Queres esto no putita??? Se te hace agua la boca un pedazo de pija atorranta de mierda.
Yo: mmmm (lamiendo el tronco) uuffff siii dame toda tu chotaa..!!
Se la aprisioné con una mano, endureciéndose en una forma por demás fascinante. Me la metí en la boca de inmediato, dispuesta a chupársela con todas mis ganas. La saliva caía en mi cuello, al mismo tiempo que apretaba fuerte su vena queriendo hacerla estallar,
Ernesto: Ahhhhhh… esa boquita hija de putaaa…!
Succionaba con todas las fuerzas, mientras inclinaba la nuca para que me penetrara mejor en la boca, tragaba saliva para introducirla más y lo poco que quedaba afuera recibía una paja furiosa de mis manos. Ahí estaban.. esos huevos tan deseados por mí, me los metí en la boca haciéndolos recorrer todo mi interior, eran peludos pero llenos de la leche que me iban a hacer llegar a mi orgasmo tan esperado.
Hugo: Ayyyyyy que petera que sos por favoooorrr!!
Sacaba mi lengua y la moví de arriba abajo calentando su piel, y cuando podía daba pequeños mordiscones para que gritara del dolor.
Me aparte de su lado y él se recostó en la cama, ahí parada sobre el me desprendí del corpiño y del shorcito, cuando observo que no llevaba puesta tanguita, dijo:
Hugo: nooooo como podes ser tan putita!!!
Me arrodille quedando de espaldas a él, puse mi conchita sobre su boca y empecé a mover para adelante y para atrás, estaba realmente mojada tan así que por mis muslos se observaba el flujo que caía. Me entregue por completo a ese macho para que me comiera por completo.
Separo con sus manos mis nalguitas haciendo quedar más hacia adelante, en forma bestial me lamia la raya del culo introduciendo la lengua para que a la fuerza se dilatara el agujero del culo. Cada lamida me hacía estremecer y gritar de ganas, ese hombre sabia mi punto exacto, me mordía el culo tocando mi punto más débil, me daba nalgadas para que me moviera más rápido.
Dejo su rostro debajo de mi culo y con su dedo empezó a masturbarme el clítoris, dolía muchísimo de lo hinchado que estaba, yo le suplicaba que parara pero fue en vano, lo hacía con mayor ritmo y yo no lo podía soportar.
Me empujo para adelante para poder salir debajo mío, agarro un forro que estaba sobre la mesita de luz y se lo empezó a poner,
Yo: Nooo forrito no hace falta, las putitas saben cómo cuidarse.
Hugo: Mmmm te vas a ir con mi acabadita dentro tuyo putita? (Arrodillándose detrás mío)
Empezó a frotarme la punta de la pija por todo el largo de la conchita, de arriba abajo, mientras yo me desesperaba porque quería sentirla de una vez adentro, me retorcía como endemoniada, rasguñando las sabanas.
Hugo: Mmmmm… (apretando poquito en la conchita) se ve que a esta conchita hace rato no le dan pija…!! (Metiéndome un dedo en el culo)
Yo: Ayyyyyyyy siiiiiii!!!
Hugo: Uuffff grítame más putitaaaa gritaaaa!!!! ( clavándome la pija de un golpe y sacándola) grita que sepan que te están garchando por hija de putaaaaa!!!
Yo: Metémelaaaaa hijo de puta!!! no me hagas rogarte… quiero que me cojas…!!!!
Yo misma buscaba con mi mano su pija y trataba de metérmela, pero él me la sacaba haciendo ese jueguito que me dejaba al borde del delirio.
Hugo: No sé qué queres pendeja… esta verga queres..??? (Dándome nalgadas con la chota en el culo)
Yo: Daleeeee metémela yaa!!! cogeme, reventame haceme toda tuyaaa!!!! (Gritando de la calentura) ayyyyyyyy bastaaa metem..
No termine de decir la oración, que me la clavo hasta lo más profundo de la concha, recorriéndome por el cuerpo una electricidad que me dejaba fuera de mí.
Yo: Ahhhhhhhh siiiiii!!! Asiiiiii que ricoooooo…!!!!
Me bombeaba sin parar haciéndome saltar de las clavadas tan profundas y furiosas, sentía que me iba desgarrando por dentro del placer y del dolor, mientras seguía garchandome me nalgueaba una y otra vez, tanto que sentía que mi culo se había adormecido, sin embargo quería mas y maaas de ese viejo de mierda.
Yo: Uuffff siii siiiii siiiiiiiiiii por favooooorrr!!!!!
Hugo: Que culitoo hermosoooo!!!
Yo me arqueaba como una gata, sacando todo el culo que podía. Juntaba mis rodillas y me movía para insertarme su verga cada vez más. En cuatro me sentía una perra embestida por ese macho y yo solo quería satisfacer su calentura, giraba mi cabeza y me mordía la lengua me lamia los labios con mis jadeos ininterrumpidos.
Se levantó de la cama y me tire para atrás, me llevo hasta el cabezal y me separo las piernas como si fuera arrancármelas. Largo saliva en la raya de la conchita, y separándome con los dedos volvió a clavarme esa pija casi perfecta dentro de mí. Yo apretaba la conchita para contraerla y que se presionara más su pija, el buscaba mi boca y me largaba más saliva, mordía la comisura de mis labios y me llenaba de baba todo el cuello.
Me cogía a un ritmo increíble para un tipo de esa edad, y sin hablar de su pija que estaba hecha una piedra que me estaba desintegrando como nadie. Su peso caía todo sobre mi cuerpo dejándome, poco aire para respirar, la cama chillaba y revotaba contra la pared casi al punto de desarmarla.
Yo: Que machooo diooooss!!! Soy toda tu putaaa matameee!!!
Comencé a besarle el cuello mientras se lo chupaba y el me clavaba las manos en los pechos. No pudo aguantar más y descargo todo el semen que llevaba dentro,
Hugo: Ayyyyyyyyyy putaaaa!!!
Yo: Uuufff siiii decimeee puta, soy una puta de mierda!
Hugo: uuuy calentona hija de puta!
Quedo su pija latiendo dentro de mí, envuelta en su propio semen y mis fluidos. Sin que se apartara de mi metí la mano dentro de la conchita y saque la leche me manosee las tetas y mande la mano en la boca.
Yo: uuuummmmm… que lechitaaa!!!
Hugo aun con la pija dura lo que me sorprendía muchísimo me hizo levantar, dejándome semi parada contra la pared, y me puso la pija caliente en el culo.
Hugo: pone las manos arriba trolita.. uuff asii..
Con las manos sobre mi cabeza me volvió a meter la pija dentro de la conchita, esta vez bombeando solo la cabecita. Corrió mi pelo a un costado, ese simple roce me erizo la piel. Largaba aliento caliente en mi cuello, hasta llegar a mi espalda y largar saliva para que la recorriera hasta llegar al orto. Puso sus manos en mis pechos y estiro fuerte los pezones dejándomelos firmes y duros. Con la yema de sus dedos, recorría acariciando mi piel, bajaba hasta el muslo por la conchita y volvía a subir por mi pelvis. Yo tenía los ojos cerrados entregándome a mis sentidos.
Ese silencio absoluto se convirtió en un grito desesperado mío, al sentir nuevamente sus clavadas en esa concha húmeda y sucia.
Yo: ayyyyyy ayyyyyyyyy
Hugo: Te gusta hija de puta no??? (Estirándome del pelo desde la raíz) te encanta pendejaaaa conchudaa!!!
Yo: Siiii me encantaaaa, me encanta que me co… ayyyyyyy siiiiiii…. que me cojas así!!!
Su pelvis chocaba con mi espalda haciendo fuertes chasquidos que retumbaba en toda la habitación, su pija entraba tan adentro que repercutía en mis entrañas, era un placer tan intenso que no se podía explicar con palabras solo mis gemidos de putita lo podían expresar.
Yo: Maaaaas maaaaaas maaaaaas….!!!! Daleeee seguí seguiiii no pareeees uuufffffff asiiii
Clave mis uñas en la pared alfombrada, al mismo tiempo que largue un grito desgarrador..
Yo: Ayyyyyyyyyyyyy!!!!!!
Sentí como mis piernas se aflojaron, tomando completa posesión de mi cuerpo al placer. Hugo me tomo de la espalda y poniéndome a un costado suyo me dijo al oído:
Hugo: Ahhh buenoooo, como acabaste hija de puta…! (Tomando su pija entre los dedos) mira la pija toda veteadita la dejastee..
Se puso arriba mío nuevamente y me la metió en la boca, saque mi lengua y separe la piel de la cabecita para sacar hasta la última gota que brillaba sobre él.
Hugo: Mmm… no podes ser así…
Yo: (pajeandolo) así… así como (llevando la pija hasta las tetas)
Hugo: Así.. putaa, calentona..mmmmmm despiadada, y tener este orto por favooorr no podes más de lo buena que estaaas ayyyy hija de puta despacitooo…
Me incline así el y comencé a comerle la boca, todavía se sentía el gusto a mi flujo y me fascinaba. Recorría con mi lengua toda su boca, y la envolvía con su lengua áspera. El coloco sus manos en mi culo y lo manoseaba desaforadamente. Coloque mis piernas alrededor de su cintura y rozaba mi conchita sobre él, la acabada que hace poco había tenido exigía una segunda aún más placentera. Baje hasta su pija y seguía tan erguida o más que al principio.
Yo: Uuuuf como estamooos!
Hugo: Tu boca de petera en el bar me dejo tomar una pastillita para tratarte como lo mereces putitaa..!!
Yo: Ahhh buenooooo! No lo vamos a desperdiciar!!!
Sentí como entro en mi conchita nuevamente, esta vez dolió un poco más de lo hinchada que ya estaba. Tire mi cabeza hacia atrás y me deje llevar por el placer, poniendo mis manos en su pecho me movía arriba y abajo, hacia los costados, mi culo rebotaba en sus piernas y el no desperdiciaba oportunidad de manosearme enteramente.
Siguió bombeando aceleradamente, mis uñas se clavaban en su pecho transpirado. Su pija comenzaba a latir nuevamente dentro de mí pero esta vez quería llevarme el regalito en la garganta..
Lo lleve hasta el borde de la cama y me metí en medio de sus piernas. Dejando el culo bien parado escupí sobre el tronco y empecé a petear que era lo mejor que sabía hacer ;), abrí mi boca lo más que podía y dejaba mi lengua hacia atrás. Succionaba su cabecita abriendo la rayita. La vena crecía y desentonaba en esa pija que parecía desarmarse en mi boca era una delicia.
Hugo: Bastaaa, paraaaa más despaciooo, (corriéndome)
Yo: (apretando la pija con la mano) basta que???? Si mirateee no das más por acabarme enteraa!!
Pajee de arriba abajo apretando la mano como si me estuviera garchando. Su torso se retorcía e intentaba apartarse, pero su placer estaba alcanzando la cima máxima.
Puso su mano sobre mi cabeza y me la metió hasta lo profundo de la garganta, sin previo aviso largo un chorro de leche que bajo directo por la garganta acabando con suspiros..
Hugo: Siiiiii que placeeer
Yo: Mmmm que ricaaa lechitaa
Me acosté al lado de él, puse mi culo pegado a su pija. El me mordió la oreja y entre jadeos profundos dijo,
Hugo: Que buena puta que soos..
Yo: te gusto? (Frotándome sobre su cuerpo caliente)
Hugo: Coges hermoso pendeja..!
Nos dimos un beso profundo y con bastante lengua, y nos fuimos a duchar.
Salimos del hotel, con ese particular olor a sexo mezclado con fragancia a telo. Mi pelo mojado goteaba en mi espalda y mi shorcito se enterraba en mi orto. Me acompaño hasta casa y quedamos en volver a vernos.
De esta manera conocí a Hugo con el que hoy somos amantes.

Mi encuentro con un admirador

Queridos lectores, ahora les voy a platicar lo que sucedió cuando me encontré con un lector de mis relatos, estuvo muy ardiente la cosa, continúen leyendo y lo verán.

En una ocasión. Estando revisando mis correos, recibí uno de alguien que solamente se identificaba como “admirador” y era para concertar una cita conmigo, me pedía que llevara algo de ropa femenina ya que él iba a estar vestido así, obviamente, por la curiosidad me atreví a responderle y asistí a la cita, nos encontramos cerca de mi casa y nos fuimos a un motel cercano, en el trayecto, empezamos a platicar de las preferencias sexuales y resulta que le gusta hacer el amor con hombres, darles ricas mamadas, penetrarlos y gozar con ellos como si estuviera con mujeres, como soy bisexual, nada de eso me asusta, lo que sí me intrigó bastante era que no se dejaría coger, si acaso le podría meter los dedos, de todos modos iba con la mentalidad de pasarla muy rico en la cama.

Cuando llegamos al motel, pagamos mitad y mitad de la tarifa y entramos a la habitación, en cuanto cerró la puerta, me besó muy rico y me tocó levemente las nalgas, cuando se apartó me dijo:
– Ve a cambiarte mientras yo hago lo mismo, dame solo 10 minutos y estaré listo – finalizó dándome una suave nalgada.
– Claro – asentí y tomé mi maleta para vestirme de nena en el baño.

Al momento en que salí con mis medias negras, liguero, una malla que casi no dejaba nada a la imaginación, mi tanga, todo de color negro y mi peluca, pude ver que estaba vestido con pantimedias, tanga y sostén blancos, se acercó a mí y me empezó a besar, primero muy tiernamente, poco a poco los besos se tornaron más ardientes, sus manos iniciaron un recorrido por todo mi cuerpo hasta llegar a mis nalgas, me las acarició y las apretó como para ver si estaba firmes, mientras su lengua recorría todo el interior de mi boca.

– Estás deliciosa – dijo muy quedo en mi oído – estoy seguro de que vamos a gozar mucho juntos.
– Tú también estás muy rico – respondí mientras le tocaba el bulto que estaba creciendo en su entrepierna.
Él mide 1.80, blanco, cabello entrecano (debe tener unos 55 años), complexión media, algo de pancita pero eso no me importó, verga gruesa pero pequeña (14 cms. Aprox.), varonil y muy educado.

Después de fajar rico de pie por unos minutos, me comentó:
– Vamos a la cama, quiero ver que tal eres para mamar verga.
– Soy experta mamando – dije asumiendo que yo era la mujer – ya verás lo que te toca gozar.
Lo acosté en la cama boca arriba y él se terminó de acomodar para que pudiera iniciar mi trabajo bucal, se me quedó mirando a los ojos mientras yo empezaba a bajar su pantimedia y tanga, en cuanto su verga saltó apuntando hacia mí, la tome muy suavemente y comencé por lamer todo el tronco de arriba hacia abajo, de un lado para el otro, mientras escuchaba su respiración agitada.

Mi trabajo apenas comenzaba, con las manos trataba de que me la metiera en la boca pero no estaba dispuesta a hacerlo aún, continué lamiendo hasta llegar a la parte baja de los testículos, en ese instante emitió unos gemidos que me hicieron saber que estaba en el camino correcto, seguí bajando hasta que encontré el espacio entre sus peludos huevos y el culo y lamí muy apresuradamente, los gemidos aumentaron de intensidad hasta que me retiró diciendo:
– ¡Para, para! que me voy a venir si sigues haciendo eso.
Como respuesta subí lentamente para meterme nuevamente su verga en la boca, sus gemidos aumentaron se intensidad hasta que me dijo con voz entrecortada por la excitación:
– Ya mi amor, ahora sí quiero metértela toda.
Le respondí con ansias:
– Métemela rico papito, ¿cómo quieres que me ponga?
Sin decir nada, me tomó de la mano y me acostó boca abajo en la cama, me abrió las piernas, se puso un condón lubricado roció de lubricante mi culo, se recostó encima de mí y, abriéndome las nalgas, se dispuso a meterme esa gruesa arma que tiene, para facilitar le penetración, me abrí las nalgas con ambas manos y apuntó directo a mi anillo anal, la palpitante cabeza de su grueso pene encontró de inmediato la entrada a mi culo, empujó suavemente hasta que entró, mi excitación era mayúscula, así que le pedí:
– Métemela de golpe y hasta el fondo.
Obedeciendo a mi petición, la clavó bruscamente hasta llenarme todo el culo de su ardiente carne, sentí un dolor agudo pero no se detuvo, moví mi trasero para que disfrutara a tope de la cogida que me estaba comenzando a dar, levanté un poco mi cadera porque quería que estuviera lo más profundo posible dentro de mí, así seguimos mientras me acariciaba por todos lados, en cierto momento, me pidió:
– Ahora ponte de perrito mi vida.
Le obedecí silenciosamente y se aferró a mi trasero para clavarla fuertemente, en el momento en que sintió que estaba en la entrada de mi culo, metió la punta y me la dejó ir de un solo golpe, cuando lo sentí adentro, apreté el culo para que lo gozara mucho, sus embestidas aumentaron de frecuencia, me hizo gemir de placer porque me estaba dando una cogida fabulosa, así estuvo unos minutos cuando me anunció que se venía, no pudo contenerse más y se vació dentro de mi ano, seguí apretando el esfínter hasta que las contracciones de su pene cesaron.

Después de que se repuso, lo besé tiernamente en la boca mientras acariciaba su flácido pene. Me prometió que nos volveríamos a ver para repetir la deliciosa sesión sexual que acabábamos de tener, se vistió y se despidió de mí con un apasionado beso.

La siguiente vez que estuve con Toño es tema para otro relato, el cual lo publicaré pronto, saludos amables lectores.

Buen regalo de cumpleaños de mi gordita Faby…

Esta es una de las andadas que más he disfrutado y que por supuesto sigo disfrutando… Sucede por cuestiones de trabajo mi esposa no podía cuidar a mi niña que ese tiempo tenía aproximadamente 4 años, así que nos vimos en la necesidad de contratar los servicios de una muchacha para que la cuidara durante el día, bueno pues le contaré que una de sus amigas le recomendó a una joven de nombre Fabiola, chica que en ese tiempo tenía aproximadamente 16 años, de 1.60, morena, cabello largo y un poco gordita, pero eso si con unos pechos exuberantes, pero sobre todo con un rico fundillo que para que les cuento, Faby llego a la casa un día domingo por la tarde, le comentó a mi esposa que debido a la distancia del lugar donde vivía, se iba a quedar a dormir con nosotros, así que procedimos a arreglarle la habitación donde dormiría, puesto que al día siguiente lunes empezaría a trabajar cuidando a mi hija; transcurrieron los días sin ninguna novedad, sucede que en cierta ocasión tuve que regresar a la casa porque se me habían olvidado unos documentos importantes, deje a mi esposa en el trabajo y regresé de inmediato a la casa, abrí la puerta sin hacer mucho ruido para no despertar a mi hija, y me dirijo a la habitación donde tenía los documentos, los tomo y me dirijo al baño, y pues que gran sorpresa me llevo cuando abro la puerta me encuentro a Faby completamente desnuda acabadita de bañarse, imagínense que gran escena, ella me dice “Señor no sabía que estaba aquí”, yo solo le contesto que no se preocupara, es más me atrevo a decirle, niña pero que bien te vez, que cuerpo tan lindo tienes… y solo me contesta hay señor discúlpeme.. solo le digo no tengo nada que disculparte, después ella se mete a la habitación y yo salgo de la casa… a partir de esa fecha ya nada fue igual, yo inventaba cualquier pretexto para regresar a la casa, solo para ver a Faby; sucede que llegó mi periodo de vacaciones que por cierto no coincidía con el de mi esposa, y pues todas la mañanas tendría que llevarla a su oficina y regresar, así que llego a la casa y no veo a Faby por ningún lado, por lo que se me ocurre entrar a su habitación, la encuentro que duerme plácidamente me acerco a la cama y la toco para ver si está dormida, pero no se mueve, así que procedo a quitarle lentamente la sabana con la que se cubría y me doy cuenta que solo tiene puesto un camisón transparente sin nada que cubriera sus pechos y su cosita, me atrevo a tocarle sus pechos y ella nada que despierta, bajo mi mano y comienzo a tocar su rajita ya con bellos, y es en ese momento que despierta y me dice Señor que hace, y yo muy nervioso le comento nada Faby solo estaba aquí mirando, y ella me contesta se le ofrece algo, solo le diga nada mija solo quería verte… contestando haaa pues me voy a levantar y yo le digo.. No, no si quieres quédate otro rato, por mí no te preocupes y le pregunto me puedo sentar, contestando, señor es su casa, y ya con más confianza le digo oye que linda estas me fascinó verte ese día, que cuerpo tienes me gustas, y ella solo contesta hay señor si estoy fea… pero rápido le digo no de verdad estas bonita y me gustas, en eso la tomo de la barbilla y la beso y para mi suerte ella corresponde, así que comienzo la faena, le empiezo a besar su cuello, sus pechos, el estómago y llego hasta su monte de venus, y ella me dice ya, ya señor por favor, yo solo le digo deja mija que ya pronto termino, fue completamente excitante ese encuentro que me hizo venir rápidamente… a los pocos días iba a ser mi cumpleaños, y mi esposa se encargó de decirle a Fabiola, así que bien recuerdo que fue un día lunes después de llevar a mi esposa a su trabajo regreso y encuentro a Faby con un short de licra viendo la televisión en la sala, y le pregunto por la niña, contestando que estaba en su cuarto dormida, me siento al lado de ella y comienzo a acariciarle sus piernas, y ella no dice nada, subo mi mano y la meto dentro de la licra, tocándole su cosita con muchos bellos, la bajo más y le toco su rajita, notando que estaba súper húmeda, entonces comienzo a besar su boca, su cuello, me bajo a sus pechos y sigo, topándome con su short que le pido se lo quite, lo que hace al momento quedando desnuda, entonces veo su rica y hermosa cosita, le abro sus piernas y le comienzo a chupar lentamente primero sus bellos y después su rajita que despide mucho jugo que sabe a gloria… le pido que me agarre la verga, y ella obediente lo hace aunque en una forma tosca, entonces le digo mira así quiero que lo hagas, enseñándole como me gustaba, lo que aprende muy rápido, sigo acariciándola y la recuesto sobre el sofá, le digo acomódate y me contesta, así abriéndose de piernas, mmmm pero que cosa más rica veo y ya con la verga parada trato de introducirla, y aun cuando está bien lubricada me cuesta trabajo introducírsela, hasta que poco a poco logro metérsela toda, y ella me dice, me duele pero le contesto solo un ratito te va a doler, lo que en efecto pasa, puesto que a los pocos minutos gemía de placer, diciendo me gusta, me gusta mucho esto, que rico se siente… que rica la tiene…después le pido que se voltee y la pongo de a perrito, y comienzo a introducirle mi verga, y comienza el mete-saca, ella me dice que rico, que rico señor, me gusta, mmmm, hay, hay,hay, pero que bien se siente, seguimos así hasta que me vengo adentro de ella, después le digo que nos bañemos juntos, y ella me dice si vamos, nos bañamos, ahí en el baño volvimos a coger más, ufff pero que ricas cogidas las de ese día con Faby, de verdad que la disfrute mucho en esta primera vez… les cuento que sigue siendo mi amante hasta la fecha, incluso hemos grabado algunas escenas de sexo que tenemos y tomado fotos de cuando estamos cogiendo, esto lo contaré con lujo de detalles en otra ocasión.

MI SOBRINA JANET

Mi sobrinita Janet, llegó del pueblo a la casa hace unos años entre los meses de julio y agosto para ayudar a mi mujer con los niños, la primera vez que estuvo con nosotros era una niña, callada pero muy cariñosa, bajita de estatura de aproximadamente 1.57, su pelo largo que le llegaba hasta las nalgas, morenita, a su edad (trece añitos) sus pechos ya estaban muy desarrollados, y sus pompis no muy exagerada pero muy duritas, sus labios gruesos.. Mmm de ricura; les contare que mi esposa y yo trabajamos en oficinas, ella de las 8 de la mañana a las 3 de la tarde, y yo de las 9 a las 4. Recuerdo que a principios de julio luego que salió de las vacaciones, recibí una llamada de mi prima, su madre, a quien le había comentado que nos gustaría que en las vacaciones de julio y agosto, Janet se viniera a con nosotros a la ciudad, para ayudarnos a cuidar a los niños, en esa ocasión me dijo “tu sobrina quiere irse con ustedes en estos dos meses, así que tú me dices si vienes por ella”, le dije que encantado iría a traerla, así que llegó el sábado y fui al pueblo a traer a Janet, al verla le dije Mija pero mira cómo has crecido, y ella solamente soltó una sonrisa, nos regresamos a la Ciudad por la tarde del domingo, solos ella y yo, traía puesto un short de licra con el que se le notaba muy bien su lindo cuerpo, su piernas morenas pero bien torneadas, el camino hasta la ciudad es de aproximadamente cuatro horas, así que en ese trayecto Janet se durmió recostada en mi hombro mostrándome sus lindas piernas bien formadas, trate al máximo de no caer en esa hermosa tentación de tocárselas, sin embargo, no pude resistir, de vez en cuando se las acariciaba y por supuesto como venía dormida no me decía nada, llegó el momento en que no pude mas muy excitado empecé acariciar su rodilla subiendo mi mano hasta lograr acariciarle por encima del short su cosita, fue cuando ella como que despertó pero no me dijo nada, solo volvió a acurrucarse más sobro mi hombro, entonces si me di a la tarea agasajarme comencé a tocar sus pechitos, metía mi manos en su brassier, acariciando sus puntas, con desesperación acariciaba sus piernas hasta llegar a su cosita, lástima que ya estábamos llegando a la casa; llegamos y de inmediato mi esposa la instaló en el cuarto de los niños, donde se fue a dormir porque nos dijo que venía cansada y nosotros igual después de platicar nos fuimos a la cama, y como venía súper excitado tuve sexo con mi mujer quedando ambos dormidos completamente desnudos, a la mañana siguiente un día lunes como de costumbre mi esposa temprano se fue a trabajar quedándome solo en mi recamara, de pronto entre sueños la veo que estaba frente a mi mirándome, pues como dije estaba completamente desnudo, no se movía y me di cuenta que miraba con mucha atención mi verga que de inmediato empezó a ponerse erecta, me moví un poco pero ella siguió ahí mirándome sin salirse del cuarto, entonces tome la decisión de tomarla de su mano y le dije ven siéntate aquí a mi lado, ella sin decir nada me obedeció así que le tome su manita y se la puse sobre mi verga, que para ese rato estaba bien erecta, le dije acaríciala, ella me dijo como, entonces le enseñé como debía hacerlo, después de eso, le quite su blusa y su brassier brotando esos pechos virginales que de inmediato le comencé a acariciar, a chupárselos, después la acosté en la cama y le quité su falda y su pantaletas quedando ambos completamente desnudos, y dejando al descubierto esa rica cosita en la que apenas le empezaban a brotarle bellos púbicos, la empecé a besar sus labios, su cuello, recorriendo su cuerpecito hasta sus pechos, que de inmediatamente se pusieron erectos, seguí hasta esa cosita donde apenas le comenzaban a salir vellos, le abrí las piernas y comencé a chupar sus labios vaginales, pasándole la lengua entre su clítoris y el orificio de entrada de su vagina, después sus piernas y metiéndole la lengua en su rajita, ella se retorcía y gemía muy levemente, le dije si le gustaba me dijo si tío pero no sé si este bien, le dije que no se preocupara que nadamas ella y yo lo sabríamos, ese sería nuestro secreto, luego me levante y ella con sus piernas abiertas me daba ese placer de mirar una cosita virginal pero bien lubricada, y le comencé a restregar mi verga sobre ese chochito hasta que me vine en el pero sin introducírselo, y la verdad es que me dio temor cogerla completamente puesto que era todavía virgen, pero si la seguí gozando todos los días durante casi un mes y medio, asi mi sobrinita Janet todos los días de la misma forma ella llegaba a la cama, se sentaba a mi lado y me comenzaba a acariciar la verga, incluso sin que se lo pidiera, repetíamos la misma operación, ella se ponía muy pero muy lubricada, le gustaba que vaciara mi leche en su rajita.. diciéndome Tío pero que es esto, yo le decía Mija esto es semen o leche que un día vas a probar, lo que sucedió meses después se los contaré en otra ocasión.

Mi experiencia en el transporte

Cierto día regresaba de la facultad por la noche. Tomé un transporte diferente por que iba a la casa de un amigo, yo vestía de negro, zapatos de niña de primaria (color negro) medias transparentes a media pierna, un vestidito de encaje negro y una mascada. Podía sentir las miradas de los sujetos que estaban a mi alrededor, el transporte se iba llenando cada vez más, hasta que en algún momento estaba algo apretado entonces a lado mio había un sujeto que he de confesar no era feo, él me miraba y yo me hacia la que no sabía, entonces tomé el apoyo de un asiento para no caerme por que el conductor conducía como loco, fue entonces cuando él se comenzó a acercar un poco más a mi hasta que mi mano y su pene se encontraron por “accidente” entonces sentí como la tenia de dura, me ruboricé y no podía mirarlo, fue entonces que moví mi mano a manera de acariciar discretamente lo que tenia muy cerca, cada vez se iba poniendo más y más parada, me mordí tanto mi labio que casi me sangra, la verdad es que quería sacarle la verga y que la frotase contra mi trasero el cual vestía una tanga con un moñito rosa, quería tenerla. El sujeto solo me miraba con rostro de querer desnudarme, me excitó un montón. Me comenzaba a poner mojada, podía sentir como algo escurría levemente entre mis piernas, me puso muy caliente el simple hecho de pensar en masturbarnos en el transporte rodeados de tanta gente. Total que al bajar del bus giré mi mano y le apreté el enorme bulto que tenia y solo escuché como se quejó de placer cerca de mi oído mientras pasaba frente suyo restregando mi trasero y su falo durísimo. Adiós chico guapo y caliente.

culeada por un negro viejo

Hola me llamo Mabel manriquez, tengo 18 años y esta es la historia de cómo fue la mejor de mis experiencias sexuales con un hombre de 55 años gordo (panzon) senti mas morbo y para variar negro.

Esto ocurrió con un señor llamado Sergio, el es grande de cómo unos 1.97 de estatura y unos 58 años, gordo (por no decir panzón) y para variar de raza negra, con cabello encrespado y belludo en por todo el cuerpo ( pechos, piernas y nalgas) es amigo de mi supuesta pareja.

Hace poco mi supuesto enamorado me invito a salir a bailar y luego me presento a sergio, El siempre fue muy decente y amigable conmigo, pero desde a quel dia que le dije entre tragos que me gustaban los maduros y sobre todo de raza negra, su trato conmigo comenzó a ser muy diferente, recuerdo una vez que tuvimos una fiesta en casa, el se acerco a charlar conmigo y de repente me susurró al oído que yo estaba muy buena y que de nada mas verme se le erectaba el pene………. Eso fue muy exitante para mi, ya que yo tambien me alucinaba verlo desnudo y se me estremecía la piel y los bellos se me paraban.

Y casos como ese siguieron siendo tan comunes, que hasta llegue a masturbarme imaginándome ser culeada por semejante negraso. Nunca se lo dije a mí supuesto enamorado, pues pensé que al decirlo el lo llamaría la atención y a la vez sergio ya no quería hablarme y que lo podía manejar sola, además de que comenzaba a darme cuenta de que pudiera realizar mis fantasías con sergio ya que presentaba todos mis requerimientos de un amante.

Pero una noche ocurrió algo muy importante para mí, hubo una reunión en mi casa, de puros amigos de mi Papá, yo estaba arreglándome para salir y necesitaba un rimel de mi Mama ”Ximena olivares” que tenia así que me dirigí a su cuarto y empecé a oír ruidos extraños que venían del baño de mis Papas, se oían voces, pero no sabia de quienes eran, entonces me dirigí hacia el patio trasero, puse una cubeta, y me asome por la ventanita del baño.

Eran mi Mamá y Sergio, ella estaba sentada en el excusado, mientras le chupaba el pico a Sergio, me espante y quise bajarme, pero la curiosidad no me dejaba, así que seguí viendo, me quede sorprendida al ver el pico que tenia Sergio y de cómo mi Mamá se lo chupaba y lo pajeaba con mucha rapidez, como si estuviera desesperada, después le agarraba los huevos y se los metía a la boca, de pronto note que yo ya estaba excitada por todo lo que estaba viendo, no lo podía creer, me seguía impactando el tamaño de ese pene, ¿como mi Mamá se lo metía en su boca?, era demasiado grande, y siguió masturbándolo y tragándose por varios minutos, hasta que Sergio comenzó a gemir muy raro, y mi Mamá dejo de mamarlo y empezó a masturbarlo rapidísimo, entonces Sergio soltó un grito y de su gran pene comenzaron a brotarle los espermas y mi Mamá los empezó a lamer y a chupar, así que me baje y me fui a mi cuarto, mas excitada que preocupada por mi Papá y a la vez en ese momento quería llamar al negro que me hiso felis la primera vez pero no pude y dejame contarles que el pene de sergio era el mas grande de todos los que vi y toque.

Jamás mencione nada del asunto del baño, pero desde esa noche, todo había cambiado para mi. Comencé a masturbarme pensando en el pene de Sergio, conseguí películas y revistas porno de full interracial para salir de la duda sobre el tamaño, tambien compre un consolador de color negro y comencé a metermelo para ver que tan profunda era y asicomense a tener interés por los penes grandotes, de hecho, organice un súper archivo en mi compu con las fotos de los negros con los penes mas grandes de la red.

Pero aquel gran día llego, hace como 5 meses, un jueves por la mañana, mi disque novio me vino a dejar a la casa después del trabajo, me fui a mi cuarto y prendí la tele, en eso tocaron el timbre, fui a ver y era Sergio, le abrí la puerta y lo invite a pasar, me dijo que se le había hecho tarde, por tanto trafico, y que ya no alcanzo a mi enamorado en su casa por lo que vino a buscarlo pensando encontrarlo conmigo, yo cordialmente le pedí que lo esperara aquí y aun sabiendo que mi enamorano no llegaría a la casa, a lo que el acepto, se sentó y le ofrecí un vaso con refresco.

Era la oportunidad perfecta, la casa sola, yo y Sergio solos, pero pensé que el no se atrevería a decirme lo de siempre, estando los dos solos, así que me subí a mi cuarto resignada y puse una película para bajarme lo caliente que me había puesto la presencia de Sergio.

Mientras me masturbaba, pensaba en bajar y seducir a Sergio, mientras mas me calentaba, más me decidía a bajar, pero me daba mucho miedo.

Estaba casi por terminar, cuando abrieron la puerta, era Sergio, hasta lo caliente se me quito, me subí mis panties rapidísimo pero, no alcance a quitar la película. El entro y volteo a ver la tele y me dijo ¿ves películas porno? Yo muerta de vergüenza le dije que no, que me la había encontrado tirada, seguimos viendo la película por unos minutos y me pregunto ¿te gusta lo que sale ahí? yo le dije rápido que no, pero mi corazón comenzaba a latir cada vez mas rápido y me empecé a excitar, Sergio estaba tan cerca de mi, y me pregunto ¿te gusta el pene de ese Señor? Yo ya un poquito mas caliente le respondí con la cabeza que SI, eso me hizo ponerme mucho mas cachonda, y me pregunto, justo lo que yo mas había estado deseando desde hacía un año, ¿quieres ver el mío?

Yo sin dudarlo le respondí, SI, el se empezó a desabrochar su pantalón, entonces comencé a ponerme nerviosisima de tan solo recordar cuando estuvo con mi mama, y cuando comenzó a bajarse los boxers, me quede sin respiración.

De pronto apareció ese RIQUISIMO PICO que tanto tiempo me había hecho alucinar, y la respiración me volvió, era mas grande de lo que pensé, media unos 35cm mas o menos, y el Sr. Sergio me pregunto ¿ que te parece? Yo, sin vergüenza alguna le respondí: BUENISIMO.

Y sin pensarlo mas me pare, lleve a Sergio al sillón, lo senté, me hinque frente a el, le abrí las piernas, tome su pico entre mis manos y comencé a mamárselo, mmmmmmmmmmm, por fin pude sacar toda mi lujuria, estaba grandísimo, apenas cabía en mi boquita, era mas ancho que mis brazos, se lo mame de arriba abajo, poco a poco sentía como se iba parando totalmente, se estaba poniendo durísimo, empecé a masturbarlo con mis manos mientras se lo mamaba, era tan largo que le podía hacer las dos cosas al mismo tiempo, estaba muy sabroso, con razón mi Mamá se lo chupaba tan desesperada.

Sergio, me pidió que me pusiera de pie, entonces me desabotono mí blusa, mientras yo lo ayudaba a quitármela, el saco mis tetas del sostén y comenzó a chupármelas, me decía que tenia las mejores tetas, eso hizo que me sintiera muy bien, porque mis tetas no son muy grandes, me las succionaba bien duro, me dolía y mas cuando me las mordía, que rico me las chupa Sergio, le decía yo, pero ya no podía aguantar mas, así que le dije: déjeme mamarle su pitote Sergio, por favor, así que el se acomodo otra vez, abrió sus piernas y se la mame de nuevo por varios minutos mas.

Entonces me volvió a pedir que me pusiera de pie, así que lo hice, metió su cabeza debajo de mi falda, tomo mis panties con sus manos y las rompió, eso hizo que me calentara mas todavía, tomo una de mis piernas la subió al sillón y comenzó a chuparme mi zorra , totalmente rasurada, mmmmmmmmmmm, me la chupaba riquísimo, me estimulaba el clítoris con su lengua tan rico, que me hizo venirme unas 4 veces, de pronto me tomo de la cintura y me volteo, me empezó a chupar mi culo y a mordérmelas también, en eso, sentí que su lenguota trataba de alcanzar mi colita, y como no llegaba muy bien, así parada abrí mis piernas, lo mas que pude y sentí como sus manos abrían mis pompis y su lengua por fin llegaba a mi anito, era una sensación riquísima, muy diferente que con mis amigos cariñosos tube, jamás me había sentido tan excitada, por fin estaba con un hombre de verdad.

Me voltee y me agache, el se paro totalmente y yo comencé a mamarle su pico otra vez, esta vez si le chupe los huevos, mi excitación era tan grande, que me sabían riquísimos, lo masturbe y se la mame por unos minutos, hasta que ya no aguante mas, le dije: métamelo ya Sergio, ya no aguanto, ya lo quiero sentir dentro de mi, y el me dijo claro nena, con muchísimo gusto.

Me acosté en mi cama, le abrí las piernas, y el se me encimo, sentía toda su panzota sobre mi, después coloco su pico junto a mi shoro y comenzó a empujar, poco a poco, y muy lentamente sentía su vergota dentro de mi, comencé a sentir placer y dolor al mismo tiempo, que dolor tan riquísimo el que me causaba el rico pitote que me estaban metiendo, pronto el dolor se hizo tan fuerte que hasta solté un gran grito, Sergio me pregunto: ¿ya la sentiste toda mami? Le dije: Si, hasta adentro, siento que me parte en dos.

Entonces comenzó a bombearme, lentamente, poco a poco iba subiendo el ritmo, hasta que empecé a sentir rico, oooohh!! Riquisimo le dije, y me pregunto: ¿ahí sientes rico?, le dije que muy rico, entonces sin sacarme su vergota, se apoyo en sus rodillas y se echo para atrás, y fue cuando todo lo bueno comenzó, empezó a bombearme con el mismo ritmo, y poco a poco fue subiéndolo, hasta que comencé a gritar, aaaaaaaaaahh aaaaaaaaaaahhh, aaaaaaaaaaaaahhh, y cada vez me bombeaba mas rápido, hasta que por primera vez en mi vida, tuve un orgasmo, que me duro como 1 min. gritaba como loca, y el siguió culeandome hasta que se me bajo.

Me pidió que me pusiera como perrito, y me empezó a montar desde arriba, me dijo que esa era su pose fuerte, y lo comprobé, sentía que su pico me estaba destrozando mi vaginita y lo sentía mas adentro que estando acostada, el comenzó a cogerme durísimo otra vez, asta que alcancé el siguiente orgasmo, sin mencionar los gritos de loca que me hacia dar, luego me saque su pitote y me di la vuelta para chupárselo un rato mas, me recosté en la cama justo debajo de el y comencé a mimárselo por unos minutos mas.

Sergio se acostó en mis almohadas con su vergota totalmente parada, que sin decirme nada, me pare en la cama, camine hasta estar arriba de el, abrí mis piernas y empecé a bajar, hasta que me metí su penezote, y comencé a mecerme pero era muy doloroso, así que mejor me puse a dar brinquitos por un buen rato, luego me dijo que me volteara y sin sacarme su pene, me di la media vuelta, me tomo por los pechos y comenzó a bombearme sin que yo me moviera, me decía que casi me cabía toda, y lo podía sentir, y así me estuvo cogiendo unos 10 minutos mientras me besaba y me chupaba mis tetitas, luego empezó a gemir y me dijo que ya se iba a venir, entonces me pare y me puse enfrente de el, tome ese rico pitote y comencé a masturbarlo y a chuparlo, quería ver sus espermas, quería sacárselos, sentirlos, olerlos, lamerlos, quería verlos brotar de lo rico que sentía el pitote de Sergio al estar dentro de mi, al estar haciendo me el amor tan rico.

Y justo cuando le estaba mamando los huevos, Sergio soltó un grito y bruuuumm, que salen disparados sus espermas, tome con mis dos manos su pico y lo seguí masturbando hasta que le saque hasta la última gota, para después lamerlos, mmmmmmmmmm que rico.

Después nos vestimos y Sergio se fue, desde ese tiempo para acá, he visto a Sergio 4 veces mas, pero solo me ha cogido 2 veces, que después les voy a contar.

entre tres es mejor 2

Hola a tod@s.Hoy le vengo a contar como fue que mi marido le ofrecio mi culito a su primo….
Despues d nuestro primer encuentro nos organizamos y kedamos d vernos en casa ahora solo los tres para k que no hubiera interupciones..
Llegaron juntos del trabajo ya era tard…yo encantada m puse lo mas sexy posible, un vestido negro corto, con un escote genial, una tanga de encaje negra y un braciere transparente, con unos takones muy altos.
Deje k se dieran un baño y se pusieran comodos, yo en la sala mientras esperaba prepare algo de beber…ya listos comensamos con un baile y toqueteo disfrutaba sus caricias por todo mi cuerpo, cada vez m subia mas la calentura,, ya deceaba cada vez mas sentir sus vergas en mi.
Asi k puse manos a la obra, mientras bailaba entre los dos le di la espalda a mi marido para que desabrochara mi vestido mientras yo comensaba a desnudar a su primo,, quitandole la camisa y despues quitandole el pantalon,, sacando su ya dura verga mientras el masajeaba por ensima mis senos..mi marido besandom las nalgas como loco pasaba su lengua de arriba a bajo…me di la vuelta pegue las nalgas a la verga del primo y las restrege contra el, mientras besaba mi cuello y acariciaba mis senos mi marido bn entretenido lamiendo mi sexo saboreando mi humeda vagina.
De repente senti las manos d mi marido en mi trasero y me habria las nalgas, el primo apuntando su verga en mi culito comenso a abrirce paso por mi apretado orificio, senti un poco de dolor pero no m importaba ya que entre las lamidas de mi esposo en mi sexo y sentir como entraba esa gran verga en mi, mi temperarura aumentaba cada vez mas, teniendola toda a dentro comenso a bombearme de una forma frenetica haciendom enloqueser de placer…le pedi a mi marido que se perara y me diera su verga en la boca para disfrutarla, me incline y comence a mamarcela mientras el primo seguia embistiendome. Sentir esas dos vergas solo para mi fue enloquesedor….estabamos tan exitados que no m aguantamos mucho y explotamos los tres en un orgasmo monumental.
Apenas comensaba la noche y faltaba mucho placer por tener…. ya que eso no termino ahi,,, pronto les contare en que termino esa excelente noche.

Se lá mame al MOTOTAXISTA

Un día viernes llegue tarde a la parada de buses que me llevan a casa y ya había salido el ultimo, en frente esta la estación de MOTOTAXISTAS, vi uno bien guapo, moreno, musculoso y me le acerque meneando mi colita, y en mi voz mas atipladita le pedí que me llevara hasta mi casa en la zona rural, y tu k me das me pregunto interesado y ACOMODANDOSE el paquete entre las piernas de sus jeans apretados, lo que tu quieras le respondí mirando su buen paquete, porque dinero tengo solo para el autobús que ya se fue. Una buena mamada me pidió y yo asentí, cerquita de casa te la doy,.

Me monto frente a el, me dio un casco y se sentó detrás de mi, yo me acomode mi cola para encajarme su rico paquete, el chamo dio un suspiro y arranco la moto, para donde vas MARIKITA me dijo al oído, sigue la ruta del bus le conteste y salió del pueblo a la oscura carretera en busca del bus al cual alcanzó y paso. Coño MARIKITA tienes un culito k provoca, me dijo después de un rato en que yo sentía su pija clavada entre mis nalgas,.

Al rato llegamos al tiradero antes de casa, un gámelotal desde el cual salen ricos gemidos casi todas las noches y donde los CHAMOS vamos a ver y pajearnos. Metete por aquí y apaga el motor, anduvo un trecho mas y ya lejitos de la carretera y escondido entre el monte paramos en un claro . Los gemidos lo calentaron mas y bajándome de la moto me hizo arrodillarme frente a el y me pego la cara a su bulto y me dijo mamamelo marica, su olor a macho era un iman, le desabotone la bragueta pegue mi cara a sus JEANES y me intoxique con el aroma de su sexo.

Abrí la bragueta y salió la verga mas rica que había conocido hasta ese momento, laga grande gruesa moren con un hongo fabuloso mojadito de precum, una delicia para mi boquita hambrienta de macho caliente. Le bese la puntita del glande, se estremeció y le salió una perla de líquido que inmediatamente le puse la lengua y saboree, que rica es le dije, dame mas, el chamo se estremeció y le salió otra y otra y así estuve calentándolo y gozando sus gemidos y comentarios morbosos, después le lamí su tronco saladito, sus bolitas velludas con olor a semen, ricas y por ultimo le comencé a mama el guebo. El chamo estaba en extasías diciéndome que ni su novia se lo había mamado tan bien.

En eso ja boom unos centellas os iluminaron cielo y tierra y comenzó un diluvio, rápido a casa le dije y arrancamos en la moto llegando a casa en cinco minutos totalmente mojados. Agarre al CHAMO por el brazo y entrando a casa salude a mama y le presente a mi compañero de estudios que venia a hacer un trabajo conmigo en la mañana, rápido quítense esa ropa mojada y vengan por una so pita caliente y unas arenas. Me lleve al CHAMO a mi cuarto sorprendido por el cambio de plan y le dije esta noche te lo termino de mamar y me coges.

Nos quitamos la ropa mojada y nos metimos juntos a la ducha caliente, yo lo enjabone a el y el a mi, su verga no dejaba de estar durísima botando mas liquido y buscando la raja de mi culo, mas tarde me coges ahora a comer, y así salimos en monos de dormir por el frío que hace alli. Nos sentamos a la mesa y comimos los tres, teníamos hambre y el chamo se porto dulce con mama, que le ofreció simpático, especialmente después que fregamos la vajilla y el le dio un beso de buenas noches a mama igual que yo.

Mama y yo dormíamos en aposentos bien separados por el salón comedor así que nos encerramos en mi pieza, coño chamo me dijo que frío pega aquí y afuera no cesaba la tormenta con viento helado, ven metete en la caña conmigo le conteste y el me agarro por la cintura me medio culeo con su pinga siempre dura y me metió en la cama, me levanto la pierna, ensalivo mi culito y me comenzó a meter su gruesa macana lentamente poco a poco hasta tenerme totalmente ensartado en su estaca, que divino me la metió , le gemí mucho y alabe su metida, el chamo estaba gozando. Coño Marinita k RIKO es tu culito, tan apretadito, mejor que la cuchara de mi jeva y yo feliz echando parlante y ostras para sentir ese guebo y gozar.

Te voy a preñar mapriquita, me voy! Préñame que soy tuya mi MACHO rico y así senti su primera lechada de la noche, cuando se le salió de mi orto, me voltee y se la mame, cosa mas rica cubierta de su deliciosa crema de leche. Se le puso dura y me cogio por la boca hasta volver a eyacular, aquello fue divino sentir sus fuertes chasquidos de esperma CALIENTITA en mi boca, después de chuparme las teticas me abrí las piernas y me cogio montado sobre mi como si fuera su hembra. Así me hizo sentir, su hembra, su mujer!

Tenía tiempo sin coger así , como hembra, lo bese y abrace con pasión, el chamo se puso loquito, me dijo que yo era su chama ahora y que me cogeria toda la noche y así fue. No se cuantas veces, pues se dormía abrazado de mi y al rato me volvía a coger, que semental mas arrecho. Cuando amaneció me vilivi a coger, la caña estaba vuelta un desastre de manchas de semen por todos lados, semen suyo y mío, pues me había provocado varios orgasmos anales también y me había corrido con ganas.

Antes que mama despertara metimos toda la ropa de cama y la nuestra a la lavadora, nos dimos una buena ducha, se puso ropa mía y salimos a preparar desayuno. Mama estaba fascinada con mi nuevo amigo el mototaxista y después de desayunar anunció que se iría casa de mi tía a pasar el día y nos dejaba estudiar tranquilos. El chamo me apretó la nano bajo la mesa de alegría y ofreció llevarla al pueblo en la moto. Se fueron felices y a la hora volvió el chamo y me miro con ojos de lujuria.

Pues yo ya estaba vestida como una mujercita para complacerlo y darle cuerda a su imaginación, la mua y la de ustedes mis lectores. Ya se imaginan que día mas divino e inolvidable pasamos, quedamos locamente enamorados y prendidos el uno del otro. Y fue el comienzo de un año de felicidad para los dos.

entre tres es mejor

Hola mi nombre es Natasha Tengo 26 años d tes morena clara, cabello negro, d pechos medianos pero bn formados,y unas nalguitas paraditas aah y soy casada.Este es mi primer relato espero y les guste.
Un dia mientras disfrutabamos del sexo mi marido y yo se nos ocurrio invitar a un tercero pero no sabiamos a quien…un dia despues d una reunion en casa con una amiga y su primo al ver que la situacion se puso algo caliente, lo supimos..el que tenia que ser el tercero en nuestra cama tendria que ser su primo…despues d tanto planear como decircelo llego el dia…otra reunion como tantas, bebimos,jugamos y terminamos en calzones los cuantro, cuando ya nos disponiamos a entregarnos al placer cada quien con su pareja..mi marido m hizo una seña y supe que se hacercaba la hora…su primo y el desaparecieron unos minutos yo trataba de que mi amig que sospechara nada…mi esposo m llamo a la abitacion, le dije a mi amiga que no tardaba…entre y mi sorpresa fue verlos con sus vergas d fuera esperandom…mi marido m dijo:-ya le dije, ahora ponte a mamar..yo lo dude por un segundo, pero me hagache muy emocionada las tome cada una en una mano y las empece a mamar como loca…saboreando cada sentimetro de ellas queriendo exprimirlas en ese instante, recorde que nos estaban esperando y no me quedo de otra mas que aguantarme…me pare y sali rapidament hacia la sala dejandolos solos…casi d tras d mi venian ellos…mi amiga pregunto que pasaba le contest que nada, que no se preocupara tonterias de hombres.
Tomamos unas copas mas hasta ver que mi amiga se quedo dormida d tan borracha que estaba… nos quedamos viendo entre los tres y le dijimos al primo que se asegurara que no despertaria y que despues nos alcanzara en la cama.
Subimos mi marido y yo..comensabos a besarnos y a tocarnos…al mirar hacia la puerta el primo estaba ahi parado observando como mi marido me comia mi coñito, le hice señas d que se pasara y cerrara la puerta, el muy obedient lo hizo, se acercó a mi y lo bese.,mientras que con mi mano jugaba con su tremenda verga que estaba ya bn dura. Mi esposo se percato de esa accion y me dijo ahora mamasela que quiero vert..y como buena esposa lo obedeci..para ese entonces estaba yo mas que caliente ansiando sentir ya esas vergas dentro de mi.
Me puse a cuatro y le dije a mi marido que como su primo era el invitado de honor tenia que ser el primero…mientras yo se la mamaba a mi esposo, senti como la exquisita verga del primo hiba entrando hasta lo mas profundo de mi,, dandom unas envestidsas fenomenales,, moviendome a su ritmo tan frenetico sentia mi primer orgasmo llegar…ah siii, maaas aahh..decia sin dejar d mamarle la verga a mi sposo.
Ya no aguanto mas y se vino en mi boca..aun asi no se le bajo para nada, le dijo al primo ahora dejam disfrutar de esa conchita ahora a mi, el primo la saco y m la dio a mamar…mientras cabalgaba a mi marido…masajeando mis pechos con sus manos,el primo disfrutaba de la tremenda mamada que le estaba dando… llegando a si a mi segundo orgasmo en el cual terminaron viniendose.
Quedamos recostados y exsaustos..pero eso aun no terminaba.
cuando disponiamos a tener un segundo encuentro para que los dos disfrutaran de mi culito.. escuchamos que mi amiga subia las escaleras…el primo como pudo salio corriendo y entro al baño.
Ese dia ya no pudimos terminar, asi que lo dejamos para otro dia…eso si, ahora sin invitar a nadie… solo nosotros tres.
Ya les contare como fue nuestro segundo encuentro, espero les halla gustado, bsos bn calientes ;)