CHICO MONTADO POR PERROS

Esta aficion me viene de muy pequeño pues siempre me daba un morbo especial ver follando un perro o toro o caballo,viendo sus miembros erguidos y enormes goteando de semen.

Mi nombre es Robert,mi edad 35 años,vivo en Sevilla,España,soy wapo,educado,muy limpio y hasta algo pijo,180.alto.80 de peso,y aunque me encantan las mujeres creo que tengo un toque bix pues aunque no me atren los hombres,una mamada si que me atrae hacerla aunque lo hice en contadas ocasiones(si es a un caballo me derrito de morbo).Mi mayor fantasia es hacer sexo con un perro grande que sepa follar,aunque si el perro es listo aprende en minutos.

Esta aficion me viene de muy pequeño pues siempre me daba un morbo especial ver follando un perro o toro o caballo,viendo sus miembros erguidos y enormes goteando de semen.

Fue sobre los quince años cuando tuve el primer contato con el perro de una tia mia,un setter bastante grande de color blanco,el perro era muy cariñoso conmigo,y un dia con mi mente calenturienta pense que pasaria si pajeaba al animal,ya que a veces le via como chupaba la punta de su pene de un rojo intenso.Tal y como lo pense hice y enseguida vi que al perro le encanta y engordaba su polla hasta salirle fuera goteandole el semen en mucha cantidad y de forma intermitente,pero tenia que parar al no tener el tiempo y la tranquilidad para que no nos viese nadie.

Un dia lo encontre y me encerre con el en un cobertizo de mi tia,me desnude de cintura para abajo,le pajee lentamente hasta excitarlo como loco,me puse a cuatro patas pero el animal no imaginaba lo que yo queria,siendo imposible la penetracion de mi ano, le pajee hasta sacarle toda su poya que casi le arrastraba,llegando a asustarme al ver las proporciones que tomo su pene y esa bola que se le forma donde este acaba,goteando leche a raudales, marche algo asustado,aunque en varias ocasiones repeti esto con el setter,el que me adoraba nada mas verme.

Mi segunda experiencia en zoofiilia fue cuando tenia unos 16 años, volvi a tener la oportunidad de estar a solar con un perro sano y de talla grande,era un pastor aleman de un familar donde en verano iba a bañarme,tenia unos dos años y no habia probado perra,se llevaba m

uy bien conmigo pues le daba mucho juego,o,no se si porque intuia que me gustaba darles placer.

Cierto dia despues de almorzar,nos echamos dentro de la casa a descansar,pero yo no tenia sueño y alli estaba el perro mirandome tambien tumbado, volvio a mi mente las escenas vividas con el setter de mi tia,sali hacia la piscina distante unos treinta metros de la casa y me meti en el vestidor,desde donde divisaba la casa,estaba muy caliente y el perro parecia intuir mis intenciones.Nada mas estar con el comence a masajear su polla y observe como se le hinchaba por segundos,haciendo el movimiento de follar,se volvia loco y se me ponia de pie todo excitado pareciendo que queria penetrarme directamente sin aprender donde habia que meterla,le segui pajeando con mi mano sobre la parte trasera de su pene,donde se hace notar la bola que te engancha,notando que se le hinchaba cada vez mas,no paraba de moverse delante y detras hasta que se le salio toda entera,siendo enorme,roja y morada,parecia iba a estallarle de excitacion,toda llena de venas,asi estuve un rato´esperando le bajara la inflamacion,pero no ocurria,por lo que senti miedo de que alguien viniese ,le deje alli encerrado y marche al interior de la casa.Al rato volvi y ya todo era normal,pero el suelo estaba inundado de semen que limpie como pude cuidadosamente.

Mi tercer encuentro fue dias despues y con el mismo pastar aleman de un familiar,en el mismo sitio,es decir a mis 17 años,en el vestidor de la piscina y alejados de la casa,cuando todos descansaban en un caluroso dia de verano despues de almorzar.El perro ya sabia de mis placeres hacia el y esbaba muy cariñoso conmigo,haciendose hasta pesado,teniendole que dar hasta algun empujon y reñir para se fuera de mi lado.En cuando me levante hacia el vestidor y lo mire parecia saber lo que pasaria,se vino detras mio y ya jadeante no se despegaba de mi,cerre por dentro y mirando por la ventana por si alguien venia me desnude entero pero no paraba de subirse sobre mi y tuve que ponerme la camiseta,me estaba arañando toda la espalda,comence a menearle la poya y enloquecia de placer,con medio pene fuera,rojisimo y manandole leche follaba en el aire,me puse a cuatro patas e igualmente follaba en el aire,dandole a oler mi culo,el que chupaba pero no intentaba meterla,fue cuando tome leche de su pene y la meti en mi ano con un dedo,pareciendo tomar entonces mas interes,me intentaba enetrar pero daba pinchazos dolorosos alrededor de mi año,por lo que cogi su polla y la puse en mi ano,empujando y llegando a sentir su polla dentro la que saco rapidamante por la misma excitacion que tenia,ya entonces comenzo a meter y sacar mas acertadamente y esto me daba un placer infinito y nada de dolor,ya que metia el pene con un grosor de un dedo y superlubricado,ya tenia pensado que no podia dejar que le engordara dentro,sino me mataria dado el tamaño que toma la polla(no menos de treinta cm.)y quedaria trabado.La estuve sujetando y no habia problema parecia no engordarle,pero en un descuido y disfrutando del maximo placer gozado por mi en mis 17 años,se la solte y senti la entrada de la bola que engancha,por un momento le deje y todo era placer,mi poya goteaba de gusto,pero cuando quise despegarme,no podia,tire y tampoco,asi varias veces hasta que lo hice fuertemente y aterrorizado porque me reventara por dentro o alguien nos cogiera,haber como se explica esto,senti un dolor intenso en mi ano que casi me desmayo,estaba super dilatado y me cabian tres dedos en el,lo tenia reventado hacia fuera y no podia cerrar las piernas,y me goteaban algunas gotas de sangre,que tuve que limpiar como pude y casi desmallado,el perro seguia corriendose con la polla que le arrastraba y senti panico por lo que podia haberme echo aquella bola de carne del tamaño de una pelota de tenis que tenia donde terminaba su polla dentro mio.

Aqui termino mi historia de zoofilia y olvidada hasta ver un anuncio en la tele en un chat que lo pedian,ahora tengo 35 años.Me puse encontancto co algunos que decian haber sido penetrados por pastor aleman,dobberman y otros perros lo que me hizo intenar probar de nuevo estos placeres pero con mas seguridad que nada me pasaria.Asi estuve varios meses por no decir dos ultimos años intentando buscar alguien cerca de sevilla que fuera un mero curioso o cachondo,sino algo real,hasta que quede con una pareja liberal encantadora que tenian un rottwailer(perro que me da panico).Segun me dijeron el perro me cogeria rapido al ser iniciado y encantarle follar culos,habiendo cojido a una amiga suya hace algun tiempo.Quedamos por enero de este año en su chalet,fue mi mejor regalo de reyes magos,nada mas llegar senti el panico con tan enorme perro,pero como me decian era muy noble y familar,dejandose tocar.Pasamos al interior y dejaron el perro fuera,entre los tres hicimos de todo,mamarnos,follarnos y corrernos en el coño de la chica los dos a la vez con nuestras pollas dentro,eran geniales los dos.Cuando terminamos y quedamos relajado,hizo pasar al perro,me seguia dando miedo pues no tenian ni un bozal que ponerles,pero el morbo de ponia otra vez la polla que me dolia de dura,me encantaba que alguien fuese a ver como el perro se me subia intentando follarme.

Ella pajeo algo al perro pero este le gruño,parecia no querer eso.Nada mas me puse a cuatro patas,el perro me chup´el culo varias veces y se acoplo a mi extraordinariamente bien,despacio y aunque dio algunos puntazos antes de acertar en mi excitado ano,lo hizo pronto,no senti dolor alguno,solo placer,eso si por si acaso mi mano sujetaba so bola de enganche,tal como introdujo su polla empece a sentir como crecia su grosor,pero sin dolorme en absoluto y como me inyectaba leche dentro muy caliente.Cuando senti que la bola estaba ya totalmente engordada pero fuera mia la solte quedando a cuatro patas como veinte minutos,aunque el perro deseaba mas tiempo a mi me dolian las manos de estar a cuatro patas,las rodillas,tenia un calor insoportable del animal fundido a mi espalda empapada en sudor de ambos,mi cuello y espalda lleva de baba de su boca y chupetones de agradecimientos que me daba y como no su semen me chorreaba desde mi ano hasta el suelo.Este placer para mi es lo maximo aunque como ya dije el sexo con la mujer o en trio me encanta tambien.Luego busque algunos encuentros con esta pareja pero no hemos coincidido.

Espero nuevos contactos con gente sana y formal que tengan perro o caballo cerca de sevilla ,soy wapo,educado y muy limpio.Saludos mi e-mail(Top-069@hotmail.com)

Orgia canina

Karen vuelve al ataque con una historia de locos

Aquellos que ya me conocen y saben de mis historias, tienen una clara idea de lo amante que soy de los perros, sobretodo los bien dotados. Me inicie hace varios años, con mi perro Neron, un perro divino, y luego Atila, un doberman de un amigo de papa, fue quien se encargo de romperme el culo por primera vez.

Ahora llego la hora de que les cuente como fue mi primera orgia, exclusivamente con perros bien pijudos. Una mujer solita como yo y cinco ¡si cinco! enormes perros. A esa altura de mi vida y de mi experiencia sexual en zoofilia, estaba un poco cansada de que cada vez que me dejaba coger con perros, lo hacia de uno a la vez.

Por mi cabeza paso varias veces la idea de como me sentiria siendo deseada por varios perros a la vez. Y esta fantasia surgio un dia que andaba paseando a mi perro pastor aleman, Belfort por el parque de la ciudad. Resulta que llevando de la correa a mi amante canino, caminando por el parque, siento que Belfort me tira de la correa, torciendo mi muñeca y soltandolo al mismo tiempo. Sali corriendo tras el, llamandolo: ¡Belfort!, ¡Belfort!, ¡ven aqui por favor!. El perro, doblo tras unos arbustos, y le segui.

Lo que vi despues me dejo anonadada: habia varios perros, como nueve o diez, de distintos tamaños y razas, todos amontonados, a veces peleando entre si. Los animales estaban atras de una perra mediana, callejera, que se encontraba en celo. Y como mucho de ustedes sabran, estas jaurias de perros son peligrosas, asi que llame a un policia, de esos que se encuentran en la vigilancia de los paseos publicos, para que me ayudara a recuperar a mi Belfort, que afortunadamente no habia peleado, pienso que debido a su buen tamaño. La pobre perrita estaba enloquecida con tantas vergas cerca de ella, sobre todo la de un callejero enorme, que se comportaba como el “marido”, ya que no dejaba que nadie mas se la cogiera. Y si alguno se acercaba, se llevaba tremenda paliza. El policia disperso a la jauria con su cachiporra y tomo a Belfort de la correa, al cual lo tome mas fuertemente para que no se me volviera a escapar. Tuve que tirar bastante, para evitar que se fuera tras los otros perros.

El policia, un muchacho joven de nombre Carlos, se ofrecio a acompañarme hasta la puerta de mi casa temiendo que se me escapara Belfort. Acepte gustosa, y cuando llegue a la puerta de casa le ofreci tomar algo, sin alcohol, debido a que estaba en servicio. Carlos estuvo de acuerdo, ademas de que coincidia del fin de su turno. Lo hice pasar, y me conto que era soltero, vivia solo en la ciudad y que era de las afueras, donde vivian sus padres en el ambiente rural. Mientras me contaba su historia, comenzamos a tener eso que se llama “feeling”, un enganche o especie de atraccion sexual que ninguno de los dos podiamos disimular. Le conte que era soltera, y que no tenia pareja estable (¡mentira! todos ustedes saben que mi pareja estable se llama Belfort), y que en la ciudad trabajaba como secretaria en un estudio contable, ademas de estudiar administracion de empresas. Nuestra charla sin quererlo comenzo a subir de tono, hasta que llegamos a una parte estrictamente sexual. La descarada fui yo, ya que le confese sin muchos preambulos que hacia tiempo que no cogia con un hombre (lo cual es cierto, ya que la unica pija que me metia eran la de los perros de turno).

Carlos no era timido, ya que se paro y poniendose tras mio, estando sentada; comenzo a frotarme los senos por encima de la blusa que traia puesta. Acompañe con mis manos encima de las suyas esos masajes afrodisiacos, por lo que mis pezones estaban duros de excitacion. No resisti mas, me pare y frente a el, lo bese, mezclando nuestras lenguas, intercambiando fluidos de extasis. Lo lleve a mi cuarto, nos despojamos de nuestras ropas, y con mucho tacto empece a masajearle la pija, la cual no era nada despreciable. Me la lleve a la boca y se chupe como una loca, llena de deseo, saboreando su glande e inundando la habitacion de gemidos de placer.

Cuando estuvo por acabar, lo deje, y le ordene: ¡ahora me toca a mi!. Le señale ni concha, esa misma que los perros cogian, para que me la chupara y lamiera. Lo hizo con avidez y gozo, tomando los jugos vaginales que rezumaba mi gruta de deseo y placer. Me hizo acabar como la perra puta que soy (¡si supiera lo bien que chupan la concha los perros con su aspera lengua!) llevandome a un climax apoteosico. Con su verga bien erecta, brotada de liquidos preseminales, me la fue metiendo, suave y profundo, sintiendo cada centimetro de su barra de carne, gozando como una bestia. Fui acompañando sus movimientos coitales, que cada vez se fueron poniendo mas salvajes, hasta que en un orgasmo unico me lleno el utero de leche, caliente y espesa. Acabe como hacia tiempo no lo hacia, acostumbrada a los perros, pero igual de placentero. Quedamos rendidos, lo volvimos a hacer unas veces mas, hasta que nos dormimos abrazados.

Pero evidentemente, como puta que soy, bien caliente y ninfomana, lo deje dormido en la cama y sali en busca de mas sexo salvaje y animal. Y me dirigi a la sala donde encontre a Belfort. No me habia lavado, por lo que entre mis muslos, me escurria el semen de Carlos con mis jugos. Se lo di a oler a Belfort, para que se excitara, y el resultaba fue excelente. El perro movio la cola y se me trepo a mi cintura. Lo baje y me puse en cuatro patas, desnudita, solo para mi amante perruno: Belfort. Nuestra actividad amatoria es eficiente, ya que nada mas sujetarme a mi entre sus patas delanteras, yo su hembra le ofreci mi concha llena de leche de hombre, para que me la clavara en lo profundo. La pija del perro entraba y salia con su rapidez acostumbrada, clavandose en mi vagina, llenandome de carne.

De pronto, como siempre sucede, gozando de tan tremendo sexo animal, Belfort aumento sus arremetidas y supe que me estaba ensartando la bola de su verga, a la cual estaba acostumbrada y siempre deseaba. Un gemido animal llego y Belfort dejo de moverse, con su enorme pija metida en lo hondo de su dueña, mezclando su esperma con el de Carlos. Mis orgasmos fueron multiples, uno tras otro, sintiendo su pija latir en el canal de mi vagina, anclada firmemente su sexo. Me estaba llenando de leche, tratando de fertilizarme inutilmente, cuando trato de sacarmela, un suave aullido de dolor salio de la garganta de Belfort y un gemido lastimero di yo, mas de placer que de dolor.

Cruzo su pata por sobre mi culo y quedamos abotonados como siempre nos ocurre. Me dedique a gozar como una loca, disfrutando de su enorme verga atorada entre mis labios vaginales. Pero la sorpresa me sobresalto, porque cuando miro hacia la puerta, veo a Carlos recostado en el marco de la misma, sonriente y disfrutando de lo que veia. Trate de zafar de esa situacion y quise pararme con la pija de Belfort abotonada a mi concha, pero el aullido de dolor del animal y su peso me impidieron ponerme de pie.

En cuatro patas trate de desabotonarme y no podia, tiraba y tiraba como lo habia visto con las perras. No habia pronunciado palabra alguna, pero la verdad que la vergüenza que estaba pasando me ponia mas nerviosa. Nunca pense que Carlos se iba a despertar tan pronto, pero sabia que un dia me iban a descubrir en este estado: ensartada por mi perro, culo con culo, abotonados como animales. Carlos se acerco y me dijo: ¡tranquila, tranquila, disfruta del sexo!. Me quede mas helada, porque no imagine que Carlos lo aprobara, y para calmarme el hijo de puta me puso la pija en la boca y dijo: ¡ chupala mamita, mientras gozas, no te pongas nerviosa y chupa mi pija !. La chupe hasta hacerlo acabar de nuevo, pero Belfort seguia clavado a mi culo, jadeando de placer.

Carlos se paro, y dijo que lo arreglaria. No sabia lo que haria, pero volvio con un cubo de agua. Ahi recorde cuando vi una vez a mi vecina Norma, hace tiempo, en mi infancia. Un fuerte baldazo de agua fria cayo sobre mi cuerpo y el de Belfort.

Tiramos violentamente, pero igual estabamos pegados, trajo mas agua Carlos y volvio a volcarla sobre nosotros al tiempo que decia: ¡Perro puto, me cogiste a la perrita!. Recien al tercer balde de agua nos despegamos, Belfort salio disparado a la cocina, con su enorme polla, llena de leche y jugos arrastrandola practicamente por el piso. Yo con mi concha bien abierta, llena de semen y roja de excitacion.

Quede tirada, hecha un desastre, en un charco de agua. El comedor era un desastre. Carlos dijo: ¡perra puta, te voy a tener que castrar, asi no te alzais mas!. Me recompuse y le conte a Carlos mi secreto zoofilico, y me confeso que hacia meses que me venia observando en el parque y que supuso que con Belfort tenia algo, por la forma que lo mimaba. Ademas dijo que gracias a Internet, se habia informado sobre la zoofilia. ¡Me gusta ser algo perverso a veces! – me dijo Carlos. Desde ese dia es mi novio, pero a el le encanta cuando me ve cogiendo con algun perro. Adora echarme baldes de agua para desabotonarme, y ama cogerme antes que los perros, pues es un convencido que su semen alza a las bestias caninas. Carlos no le cae simpatico a Belfort, porque odia cuando le echan baldes de agua encima. Mi relacion con Belfort vario un poco, esta viejo ademas no me gusta que lo mojen, pero a veces cuando puedo me echo una cogida de apuro con el, mi desvirgador.

Segunda Parte

Esta es la mejor parte del relato. Ya ennoviada con Carlos, una vez le comente que tenia una fantasia de puta madre. Me pregunto cual era. Le dije que me gustaria sentirme una perra en celo, es decir, que varios perros se alzaran al lado mio, pelearan por mi, y que cada uno de ellos fornicara conmigo, en reiteradas veces, hasta dejarlos exhaustos. Como cuando la perrita callejera del parque, donde una jauria queria cogerla. Esa fantasia es algo complicada para hacerla, pero vere que puedo hacer. Es algo complicado, pero un dia Carlos, que es policia, me comento que consiguio un turno de guardia en el plantel de perros de la fuerza republicana.

Seria por un fin de semana, donde el estaria a cargo de los perros, cuidandolos y dandoles de comer. Se podran imaginar que cuando me dio esa novedad, casi me desmayo del cumulo de sensaciones que me vinieron a la cabeza. ¡Un plantel de perros policias para mi solita!.

Era algo que jamas hubiera soñado. Solo un novio como mi Carlos podria hacer algo asi por mi: su novia zoofilica. Deseaba ansiosa que llegara el fin de semana. Para darle mas morbo a la situacion, por tres dias no me bañe, para heder bien a sucia perra, me revolque con Belfort, para agarrar bien el olor de una perra, y el plato lo agregue cuando Carlos me trajo un trapo sucio, con un olor penetrante.

Le pregunte que era y me dijo que una de las perras del plantel, que estan apartes, estaba iniciando el celo, por lo que froto ese trapo por la concha de la perra, hasta impregnarse esos jugos. Me sugirio que me los frotara por la concha, para que tomara el olor de una perra en celo, de manera de disfrutar bien de la orgia que estaba en puerta. Para peor en esos dias me vino la menstruacion, por lo tanto estaba superespecial, sucia, con olor a perra, hediendo a celo y con la concha sanguinolenta de mi periodo. Cuando Carlos me vio, pronta para acompañarlo hasta el plantel de perros, me dijo: ¡Eres la perra mas puta que jamas haya visto!, ¡espera, hay que darle el toque especial!. Salio de la habitacion, me hizo poner un conjunto de lenceria diminuto, transparente, sin toalla higienica, y lo maximo es que me puso un collar y me ato como un perro cualquiera. Me vendo los ojos, me cargo tapada con una sabana en la parte de atras de su automovil y viajamos hacia la sede de la guardia.

Estaba escondida, de forma que nadie de la poca guardia supiera que entraba de incognita. Se detuvo el auto y llegamos a un lugar apartado. Era una especie de corral chico, piso de hierbas. ¡Este es el cogedero de los perros, cuando los cruzamos, aqui ponemos la perra y el perro a fornicar!. ¡Es un lugar solitario y estoy yo solo a varias cuadras, nadie nos molestara en dos dias!. Como el plantel de perros es muy numeroso, Carlos me dijo que escogio para mi solita a cinco sementales, pura raza. Tres eran pastores alemanes, un doberman y un rotwailer. Los perros mas cogedores de toda la fuerza policial. Lo que vamos a hacer es hacerlos pasar de a uno, que cada uno se saque las ganas contigo.

La verdad es que parecia que estaba soñando, en cuatro patas, toda sucia, me saque previamente la ropa interior, quedando absolutamente desnuda.

Carlos abrio la primera de las jaulas, y asomo un hermoso pastor aleman, mas grande que Belfort y mas brillante. ¡Este es Paco! me dijo Carlos, ¡es el macho preferido del plantel y tiene mas de ochenta hijos!. El perro se me vino encima, me olfateo la cara y luego la concha. Empezo a agitar rapidamente la cola, y entre sus patas asomo una pija impresionante de grande. Como gran experto, me monto, sujetandome de la cintura con sus patas delanteras y clavandome esa estaca en lo profundo de mi concha. Paco me cogia como un endemoniado, sintiendo cada milimetro de su verga. Podia sentir el sonido del chapoteo de su verga en mi concha encharcada de jugos y sangre de mi regla. De pronto, aumento sus embates y me ensarto su bulbo. Se detuvo, senti la pulsacion de su verga derramando esperma caliente en mi concha y quiso retirarse. No pudo hacerlo: estabamos abotonados. Goce como una loca, aullando de placer y gozo.

Paco con mucha habilidad, cruzo su pata trasera izquierda por sobre mis gluteos, y quedamos culo con culo, pegados como los perros. Estuvimos unos quince minutos asi, derramando leche en mi vagina profunda. Los orgasmos me venian uno tras otro, perdiendo la cuenta de cuantos tuve. Se despego de mi, pude ver su pija gorda, jugosa, chorreando jugos, semen de perro y sangre de mi menstruacion.

Mi concha estaba inundada, y queria mas pija. ¡Mandame el que sigue! – le implore a Carlos. Paco volvio a su jaula, y no bien estuvo dentro, Carlos solto a Gedeon, un enorme pastor aleman, mas grande que Paco. Este no tuvo compasion alguna, pues de un solo tiron se trepo encima y como si fuera su perra favorita me clavo su verga en la concha que hacia minutos estaba en poder de Paco. Bombeo como una bestia feroz. Senti en mi espalda su jadeo caliente, ademas gemia de placer. Podia sentir su tranca perforandome e inundando de jugos. Se bajo unos instantes, pude ver que tenia toda la verga fuera de su capuchon, y sin dudarlo me di vuelta para mamarsela. Saboree la pija, deguste de sus jugos, al tiempo que por sobre mi culo, con su lengua rugosa, lamia mi orto y olfateaba el afrodisiaco de perra en celo.

Se movio y nuevamente me monto, y de una buena vez me la metio en lo profundo de mi ser. Bombeo y bombeo, me puso el bulbo dentro y latiendo y derramando su semen, se puso culo con culo, quedando nuevamente abotonada. Estuve asi unos pocos minutos, porque era tal la dilatacion de mi concha que el abotonamiento solo duraba algunos instantes. Salio como una sopapa, y chorreando jugos, semen y sangre, el agradecido Gedeon lamia mi conchita maltrecha. Luego dio un lameton a su verga y se marcho a su jaula.

Los orgasmos que estaba teniendo eran indescriptibles. Mi fantasia se estaba haciendo realidad, y solo habian transcurrido una media hora desde que habia llegado. Carlos me miraba y se sonreia. ¡Eres una perra bien puta mi amor!. Entre sus manos tenia su pija, ya que el cabron se pajeaba mirandome como los perros me iban copulando. ¡El que sigue es Brutus! – dijo Carlos, abriendo la proxima puerta. Aparecio, lento, con su belleza de perro de raza: un pastor aleman, el tercero de la serie. Se acerco, me olfateo la cara, el cuello, las tetas, y mi culo.

Me puse de espaldas, ofreciendo mi vientre. Me lamio el ombligo, y se dedico a chuparme la concha. Me retorcia de gozo, y acababa litros de jugos sanguinolentos. Su verga se asomaba poco a poco. ¡Siempre el mismo perro pelotudo! – grito Carlos, al tiempo de que me dice: ¡ Pajealo, pajealo!. Me coloque debajo de el, y tomando su capullo peludo lo empece a masturbar. Al ratito asoma una tranca de tamaño respetable. Segui pajeandolo y Brutus empezo realizar los movimientos coitales, asomando mas y mas su verga. Me puse en cuatro patas y le ofreci mi culo, lo olfateo y poco a poco me coloque debajo del perro. Tome su verga, la roce sobre los labios de mi concha, sobre mi culo, y la utilice como consolador. Palpe su bulto y era bien grande, como una pelota de tenis. ¡Uyyy, que bulbo tiene este perrito! – dije con asombro. ¡Si te metes con Brutus tendre que meter mano a los baldes de agua! – agrego Carlos. Segui disfrutando de mi vibrador de carne, sin escuchar a Carlos, sintiendo el palpitar y los jugos que esta respetable verga goteaba. En el extasis del placer, alcance a meter un pedacito en el ano, y practicamente me lo fui lubricando con los jugos del perro y sangre de mi periodo.

Entre mis muslos, habia un rio de jugos de colores rojos a rosados. No resisti mas me di vuelta y me dedique a chuparle la pija. La chupe como una puta, pajeandola con mi mano y en algo increible me meti el bulbo hasta donde pude: el borde de mis labios. Un torrente de esperma perruno inundo mi garganta. Para no atorarme tuve que beber ese fluido viscoso.

¡Era la primera vez que tragaba leche de perro!. La verdad que al pobre de Brutus lo hice acabar como un burro. ¡No es de los mejores sementales! – dijo Carlos, ¡pero tiene una verga que sabia que te iba a encantar!- agrego. Brutus, asi como entro volvio a su encierro, lento, pero segura que lleno de alivio por la mamada recibida. ¡Se acabaron los pastores! – grito Carlos. ¡Es el turno para Hercules, el doberman! – agrego a la vez que abria la puerta. Cuando lo vi me hizo acordar a Atila, el primer perro que me enculo. Y como no podia ser de otra manera, este perro me monto y casi sin punteria alguna me la metio en el ano. ¡Ayy, ayyy, la puta que lo pario!- grite, ¡hijo de puta, tenias que ser un doberman para romperme el ojete!.

Menos mal que Brutus ya me lo habia lubricado, que si no tal vez no hubiera seguido con esta fantasia. Hercules, dale que te dale, penetrandome violentamente. Yo apoyada sobre mis codos, mi rostro contra la hierba del suelo, mordiendo de placer. ¡Asi perro, meteme esa verga en el culo! ¡Sacame la mierda, perro hijo de puta! – gritaba en mis delirios orgasmicos. Hercules bombeo y bombeo hasta que senti que su bulbo se habia anclado firmemente a mis esfinter anal. Senti los latidos de su eyaculacion y litros de leche caliente y espesa inundaban mi recto. Trato de salirse pero ¡imposible!. Estabamos enganchados como dos perros.

Macho y hembra unidos por sus sexos. Paso su pata trasera por sobre mi culo, y unidos por nuestros genitales, permanecimos unos minutos. Puse mi mano sobre mi clitoris y mientras Hercules me echaba esperma en el culo, yo me hice una masturbacion entre gritos y gemidos de dolor y placer. Era el cuarto perro de la orgia, y gozaba como una perra en celo. A los veinte minutos, Hercules pudo sacar su pija de mi culo. Estaba sucia de sangre, leche y mierda. Se la lamio, pero el hijo de puta ni me olfateo el culo maltrecho.

Era un verdadero hijo de puta, y como buen doberman se fue bien altanero a su jaula. Yo quede con el culo deshecho, a la vez que me vinieron unas ganas de cagar increibles. Me puse como una perrita y me mande una cagada de pelicula. Un monton de mierda, con restos de semen y sangre se depositaron en el pasto del corral. ¡Asi putita, olfateala, olfateala! – me ordeno Carlos.

La oli y era de un olor bien fuerte. ¡Se viene el quinto de la serie: Marte, el rotwailer!. Entro macizo y decidido. Olfateo la mierda que habia cagado hace instantes y le hecho una meadita encima, levantando la pata. Se dirigio a mi, metio su corto hocico entre mis piernas y lamio los jugos que habia: los mios y los de los cuatro perros anteriores. Movio su rabo, me monto y trato de metermela en el culo. Yo palpe su verga y la dirigi a mi concha.

El perro la saco de ahi y me la apunto a mi culo. ¡No, otra vez no! – grite resignada. Me recosto sobre mis codos y deje que el perro hiciera lo que quisiera. Su peso era bastante mas alto que el de los anteriores. Embistio y embistio hasta que consiguio lo que se propuso: me la ensarto en el ano. ¡Ayyy, ayyyy, me esta destrozando el culo! – grite, ¡me desgarra el culo, tiene la pija gordisima!. Sacamelo Carlos, por favor! – implore a mi novio. ¡Estas loca, dejalo quietito que goce de su perra de turno! – dijo riendo Carlos.

El perro me tenia enhebrada por el ano, bombeando y metiendome una verga impresionante de gruesa en el orto. Sentia el roce de sus venas, rasgando mi recto, largando chorritos de jugos. Las lagrimas me salian sin quererlo: era la peor (o mejor) cogida anal que me hubieran hecho. Me dedique a disfrutarlo, sabiendo que yo habia querido esta orgia de fantasia. Me la metio mas y mas y cuando llego al climax, ya su enorme bulbo estaba dentro de mi ojete. Tiro y no podia sacarla, y el abotonamiento se habia dado una vez mas. Su enorme pija pulsaba en el interior de mi recto, llenando de leche canina mis intestinos. ¡Menos mal que habia cagado!, sino tal vez me hubiera reventado toda por dentro. En mi delirio de placer y gozo, no me di cuenta como quedamos culo con culo. Su verga yacia erecta en mi culo, su bulbo atorado en mi esfinter anal. Me hice una paja, tocandome mi clitoris y frotandome los labios de mi concha.

Estuvimos varios minutos abotonados, no se cuantos, cuando de pronto, sin aviso, un chorro de agua fria congelo mi cuerpo y el de Marte: era Carlos echandonos baldes de agua. ¡Despeguense perros! – grito entre risas Carlos. Me sorprendio tanto que tire para mi lado y Marte lo hizo para el propio, pero el dolor fue intenso. Igual seguiamos pegados. ¡No espera, espera! – le dije a Carlos. ¡No mi amor, hace ya cuarenta minutos que teneis al perro atrapado en tu culo! – dijo Carlos. ¡Cuarenta minutos! – grite espantada. ¡Jamas se saldra de mi, ayyy, que voy a hacer! – dije desconsolada. Un nuevo balde de agua cayo sobre nuestros cuerpos, y aun asi no nos despegamos. Yo tiraba y Marte tambien, pero era tan grande el bulbo, quiza del tamaño de un puño cerrado de un hombre adulto, que era imposible que traspusiera mi esfinter anal.

Carlos me echo agua y agua, hasta que de pronto: ¡PLOP!, nos despegamos. ¡Menos mal! – grite aliviada. Meti mi mano hacia mi culo y casi se me pierde dentro. ¡Me habia dejado una cantera de grande por la dilatacion!. Observe la pija de Marte y era monstruosa de grande y estaba con su bulbo chorreando de semen y resto de caca que se ve que me habia quedado en el culo. Me tire en el pasto agotada, destrozada, pero contenta de haber disfrutado de esta orgia canina. Carlos me dijo que necesito echar unos diez baldes de agua para despegarnos, por lo que dentro del corral se formo un lodazal barbaro.

Me sali de alli y fui a unos baños que habia en la guardia donde me di un baño reparador. Pero lo que vino despues se lo cuento en otro relato, porque les recuerdo que fue un fin de semana y esta orgia habia durado unas tres horas.

Curiosita Que Soy

Sorpresa!, jamas imagine tanta delicia…

Me llamo Angelica, ya tengo 18 años, Antes de contar mi experiencia, tengo que decirles parte de mi vida.

Mi papa murio cuando yo tenia 6 años, Mi mama desde entonces se a dedicado a atender el negocio que dejo mi padre.Sale muy temprano y llega muy noche.

La hija de la prima de mi mama, se fue a vivir con nosotros desde que murio mi papa, como en casa de ella son muy pobres y tiene muchos hermanitos no podian darle estudios.

Mi mama hablo con su prima para que dejara que Blanca viviera con nosotros para que me cuidara y me hiciera compañia, y mi mama le daria educacion y le daria un sueldo y aceptaron y ella se vino a vivir desde entonces con nosotros.

Ella es mayor que yo 5 años, siempre nos hemos llevado bien.

Al salir de clases a diario Blanca y yo preparamos la comida, comemos, limpiamos algo la casa hacemos tareas y nos divertimos juntas.

Yo a los 8 años ya era señorita. Y por naturaleza muy caliente.

Bueno…. todo inicio asi… un dia sali temprano de la secundaria, tenia yo apenas 12 años, y tengo una perrita pastor aleman que se llama Jila que siempre que llego de la escuela me recibe de un modo especial (olfatea mi sexo) al llegar no la encontre y no le di importancia, entre a casa creyendo que estaba sola yo, pues suponia que Blanca no llegaria de la escuela aun, entre a cambiarme de ropa, y vi que de mi panti salia un hilito de el elastico y lo intente cortar, pero lejos de cortarse se iba haciendo mas largo el pequeño hilo, de pronto al intentar arrancarlo trate de sujetarlo con fuerza y rose mi pubis, y que rico senti, wow, al sentir eso dije como no esta Jila aqui para que me olfatee a ver que se siente?, en fin… corte el hilo con tijeras y sali del cuarto asi en pantis y brasier por un refresco para ver la tele en lo que venia Blanca para preparar comida juntas.

Al salir del cuarto oi ruiditos en su cuarto, como suspiros, fui de curiosa a ver que podia ser observe por la entrada de la llave de la puerta, y era Blanca postrada en cama, descansando sus piernas colgando de la cama completamente desnuda.

Algunas veces desde mas pequeña yo nos bañamos juntas Blanca y yo, pero nunca la vi como ahora la veia, con sus senos como de pierda y sus pezones muy erectos, con una selva negra en su pubis, creo que me fui calentando, pues sentia mi vagina vibrar, punzar, latir, no se que sentia pero sentia todo eso, segui viendola, y la veia volcarse en ella misma, gemia rico se veia como en transe, o tal vez la del transe era yo?

Pero despues pense que podra ser lo que causa que Blanca actue asi? Y vi a Jila, lamiendole su sexo, mientras Blanca de cuando en cuando le ponia en su rajadita, merengue de ese que viene en botes, que sale a presion como las cremas de afeitar y Jila lamia y lamia y Blanca decia entre suspiros bien chiquita, traga mas pequeña.

Blanca hacia que Jila la mamara rico y yo sentia hervir mi vagina, o mas bien creo que ya ni la sentia, oi que Blanca le dijo una mas Jilita, una mas y Jila creo que sintio mi presencia pues dejo de lamer a Blanca, yo ya muy caliente grite obedece Jila, UPSSSSSSSSS, creo que me delate, salto Blanca de la cama y abre la puerta y me quede como tonta, sin darme cuenta con mi mano tocando mi pubis.

Dijo Blanca… con que de cachondita no? y yo dije… no!, si!, esteeee! dije mucho y no dije nada.

Blanca toma mi mano y me la pone en su seno, yo temerosa, nerviosa, exitada, y no se que mas emociones mas, no podia creer que Blanca me dejara tocar su seno, lo toque y lo primero que hice fue inclinar mi cara y darle una santa mamada a ese pechito, asi prendia a su pecho nos fuimos caminando a la cama de Blanca y me dijo……. Veras como te quito lo cachonda niña fisgona, ya no sabia yo si seria premio o castigo lo que pasaria, pero pues al fin le mame la teta a Blanca que mas da? ya la mame dije yo!

Y me quito mi brasier y mi panty, mamo mis pechos y senti estallar de placer, wowww que rico, despues nos besamos, timidamente pero deseosa de probar sus besos lo hice, ella metia su lenua en mi boca, caprturaba mi lengua y a mamaditas la sacaba de mi boca, lamia mis labios los chupeteaba los mordisqueaba y a mi todo aquello me ponia mas cachonda.

Me acomodo acostada con las piernas colgando de la cama….

Despues abrio mis labios vaginales y puso merengue en mi clitorix exactamente, yo ya sentia que lo tenia miy erecto y durito inchadito, punzando hormiguiandome, con eso senti que se puso a mil por hora, y la oia llamar a Jila, y Jila sabiendo lo que tenia que hacer me dio tremenda lengueteada que senti ponerse mas duro mi clitorix, ahhhhhhhhhhhhhgggggggggg que ricooooooooooo no sabia si gritar disfrutar o que hacer? y solo dije……. siiiiiiiiiiiiii asiiiiiiiiiiiiiiii masssssssssss Jilaaaaaaaaaa, Blanca se acomodo poniendome su panochita en mi boca y me dijo calla y lameme fisgona, flexiono un poco su cuerpo y quedo frente a Jila, que lamia mi clitorix, estabamos casi en posicion de 69 solo que Blanca solo ponia ahi de cerca mas merengue a Jila para que me lamiera mas y mas y yo a cada estallido de placer mamaba mas y mas a Blanca.

Luego Blanca puso merengue en mi vagina, mismo que Jila lamia con esos lenguetasos largos y ricos, con esa lengua biscosa, aspera pero tierna que me lamia, y yo mamaba a Blanca, despues, creo que las lenguas de Blanca y Jila se encontraban en mi panochita, pues sentia ambas lenguas, alternadas o en el mismo momento lamiendome, no podia creer era una locuraaaaaaaaaa, pues depues senti la lengua de Jila en mi ano y la lengua de Blanca recorriendo mi rajadita, ya muy humeda, por tanta mamada y lamida y por mis multiples orgasmos.

Despues Blanca se desmonto de mi boca puso merengue en su ano ella ocupo el lugar que Jila tenia al lamerme, y Jiala lamia ahora el culo de Blanca, que locuraaaaaaaaaaaa, curiosamente, mientras mas sentia yo estallar de placer, mas queira seguir sientiendo todas esas caricias, de la dos, asi pasamos no se que tanto tiempo? pero cuando ya me sentia muy extenuada, y creo que ya hasta sin jugos para expulsar, me fui safando de la boca de Blanca la bese y nos dormimos asi desnudas, aun dormida sentia latir intensamente mi sexo.Que delicia!!!!!!!

Despues de ese dia, repetimos casi a diario, la locura del placer, pues como a Jila no le mortifica lamenrnos cuando andamos reglando y que para mi es cuando mas cachonda me pongo, la disfruto enormemente.

Nuestros momentos de placer, varian mucho en cuanto a los juegos eroticos, pues ya usamos vibradores para exitarnos mas aun, tenemos novios ambas, pero… ni Blanca ni yo hemos tenido relaciones sexuales con hombres asi que somos señoritas, pero muy cachondas y muy experimentadas en los placeres.

6años ya disfrutando intensamente de mis dos amantes. Me hacen la señorita mas orgullosa de su virginidad.

Ahi les dejo mi relato y una lamidita en sus rajitas, abran bien sus rajas niñas para que sientan mi experta lengua en su cosita!

En el autobus con un desconocido

Volvia a casa en el autobus, me empece a calentar, el chico de detras se dio cuenta y….

Despues de una noche de marcha regresaba a casa en el autobus, en el que no iba mucha gente. Me sente en la parte de atras, y detras de mi, pero en el otro lado del pasillo, habia ya un chico de unos 25 años sentado que me miro de arriba abajo al montarme. Yo iba con unos pantalones jeans muy ajustados que marcaban un poco mi rajita y un top sin nada debajo.

Al arrancar el autobus con las vibraciones y el movimiento el pantalon me rozaba cada vez mas y se me metia por la rajita. Me empece a excitar y a humedecer poco a poco, notando como el pantalon me apretaba el clitoris. Disfrutaba con los movimientos, pero queria sentir mas, asi que disimuladamente comence a mover mis caderas despacito en circulos para frotarme mas contra el pantalon. Los pezones empezaron a ponerseme duritos y ya se me marcaban en el top. Mi excitacion iba en aumento, y no pude reprimir bajar una mano a mi entrepierna y tocarme por encima del jean, que estaba humedo tambien, haciendo movimientos circulares con dos deditos. Los acompañaba moviendo las caderas de atras alante, y con los frenazos del autobus y la vibracion del motor cada vez estaba mas y mas caliente.

De repente oi el sonido de una cremallera bajarse, me gire un poco y vi que el chico que estaba sentado al otro lado me estaba mirando. ¡Se habia dado cuenta de lo que estaba haciendo! Y vi su brazo moverse despacio, seguro que se habia sacado la polla y se estaba tocando. Yo seguia muy excitada y no podia parar, asi que mirandolo a ratos de reojo segui tocandome. El debio darse por aludido, porque se levanto y se sento en el asiento justo al lado mio. Lo mire y vi como tenia una ereccion debajo del pantalon, ya con la cremallera abierta. Sin casi mirarme puso su mano en mi entrepierna y paso su dedo por mi raja, entre los labios de mi vagina, pero por encima de mi jean, arriba y abajo. Esto me puso aun mas caliente y yo puse mi mano sobre su polla, acariciandola en circulos sobre su boxer. Mientras con la otra desabroche el boton y la cremallera de mi pantalon, momento que el aprovecho para meter su mano y acariciarme por encima de mis braguitas, empapadas ya. Saque de la prision del boxer su rabo y empece a acariciarlo, subiendo y bajando mi mano por el, despacito. Levante el culito y con una mano me baje hasta las rodillas los pantalones. El retiro mis braguitas a un lado y con un dedo acaricio mi clitoris en circulos, llevandolo a ratos a mi rajita para mojarse bien y volver a mi clitoris. Me volvia loca, aumentando el ritmo cada vez.

Le dije susurrando que me metiera los dedos, que me moria por sentirlos dentro, pero el me respondio que para eso tendria que mamarle la polla. Lo mire y sin dudarlo empece a doblarme para lamer su polla, desde la base a la puntita. Pase mi lengua por toda ella varias veces, luego puse mis labios alrededor del capullo y lo succione despacito. El seguia sin meterme los dedos, asi que despacio empece a clavarme su polla en la boca, presionandola con los labios y la lengua, hasta la mitad, y vuelta a subir, y asi cada vez me clavaba unpoco mas, y cuando me lleg hasta el fondo de la gargante el empezo a meterme un dedito, despacito y hasta la mitad, igualq ue habia hecho yo. Movi mis caderas para que me entrase mas, y entonces el me metio dos dedos hasta el fondo, de golpe, a la vez que movio su cadera y me clavo hasta los huevos su polla en la boca. Me pillo por sorpresa, pero empece a mamarsela cada vez mas deprisa, y el me metia los dedos cada vez mas deprisa.

Me dijo que me apartara y que me levantase un poco sobre el asiento. Lo hice, y el se sento en mi asiento, justo debao de mi. Con su mano puso su rabo ya muy duro y erecto a la entrada de mi coñito muy mojado, subio su cadera de un golpe y me lo metio entero hasta el fondo. No pude reprimir un pequeño gemido, pero nadie nos escucho, ya solo estabamos el conductor y nosotros dos. Volvio a bajar, pero como no habia nadia, me quite, me di la vuelta para estar de cara a el y volvi a clavarme en su pollon, cabalgandolo cada vez unpoco mas deprisa. El subio mi top hasta dejarlo por encima de mis tetas y me las chupo mientras le montaba. Las agarraba fuerte con sus manos, me pellizcaba los pezones y me mordia tambien, poniendome mas caliente si cabe. Poco a poco bajo un dedo a mi culito y me lo metio, follandome con el el culo. Cuando me corri me dijo que me pusiera de espaldas a le ora vez, asi lo hice, y esta vez coloco su rabo a la entrada de ano. De nuevo hizo lo mismo de antes y de un solo empujon me lo metio entero. Me dolio bastante, pero me gusto mucho tambien. Empezo a follarme con un ritmo frenetico hasta que se corrio dentro de mi. Cuando termino, se aparto a un lado, se limpio la polla con un pañuelo de papel que saco y que luego me dio para limpiarme yo. Se arreglo la ropa y volvio a su asiento.

Dos paradas despues se bajo, pero antes de bajar oi como el conductor del autobus lo llamaba, charlaban un par de frases y se bajo. No he vuelto a verlo. Cuando me toco bajar a mi, en la ultima parada, al pasar por al lado del conductor me dijo, sin abrir las puertas, que ya que habia disfrutado tanto de su conduccion, que podria recompensarlo. Me fije y vi como tenia una ereccion tremenda. Le dije que no sabia de que me hablaba, y entonces el señalo el espejo retrovisor. ¡Lo habia visto todo!

Le dije que que se pensaba de mi, y el me dijo que el chico le habia dicho que no me conocia de nada y que era una guarrilla facil, asi que se la iba a mamar alli mismo o me follaria por todos mis agujeros. Intente salir del autobus, pero el conductor no abria las puertas, se levanto, sacando su polla tiesa, y me paso la mano por la entrepierna, por encima del jean, como antes habia hecho el chico desconocido. La verdad es que eso me excito, pero no queria mamarsela a ese hombre de unos 40 años no muy agraciado fisicamente. Me agarro y me toco fuerte y apretandome mucho la vagina por encima del pantalon, me hacia daño, pero me excitaba mas. De golpe me hizo agachar y me dijo “chupamela”. Decidi hacerle una mamada y salir de alli cuanto antes. Me la clavaba hasta el fondo, presionandola con la lengua, y en verdad que tardo muy poco en correrse dentro de mi boca, lo que me dio mucho asco.

Al final abrio las puertas y me dejo ir, no sin antes decirme que era una putita muy complaciente, y que esperaba verme de nuevo en el autobus. Volvi a coger el autobus con ese conductor, y cada vez me miraba con ojos lascivos, pero nunca mas ha vuelto a tocarme.

Evita

Galanura otoñal

Fue una atraccion mutua… a primera vista… solo que habia 33 años de diferencia en edades… sin embargo, fue algo dulce, romantico, seductor…

¡Que recuerdos! Tenia yo 23 años, era fornido mas sin barriga… ancho de espaldas, velludo, bien dotado, bigoton desde entonces, me sentia atractivo, a fuerza de escucharlo decir por muchachas, compañeras de estudio y algunas noviecitas ocasionales, sin embargo, ellas no me atraian.

Yo me he definido desde siempre como gay, sin andar por ello exhibiendo el “numerito”, siempre he tenido una conducta varonil, no hay asomo en mi personalidad que indique lo contrario a lo que debe ser un hombre seguro de si mismo.

Mi papel sexual era cien por ciento activo, sin embargo, disfrutaba tremendamente el 69, creo que desde entonces es mi numero favorito.

Bien, por aquel entonces, en Monterrey el paraiso gay eran los Baños del Norte, situados en la parte alta de un centro comercial de clase media baja….. era algo increible: pasillos con vestidores a uno y otro lados, bar, sala de descanso, sala de duchas colectivas, cuarto oscuro, cuartos de vapor ruso, turco, sauna, en fin, algo maravilloso.

Yo era asiduo de los Baños del Norte y generalmente encontraba quien calmara mis ansias amatorias, pero este relato lo dedico a el, al Sr. Alfonso…. un hombre arriba de los cincuenta….

Alfonso era el prototipo del hombre de negocios, pulcro, atractivo, cabello cano, cuerpo de deportista, muy cultivado a pesar de la edad, velludo entrecano, un bigote que provocaba a un beso profundo, unas nalgas apetecibles, un…. un….. Este hombre me llamo la atencion desde que lo conoci.

Se dio la oportunidad de compartir una copa, el invito…. me pregunto si ya iba de salida, mi respuesta fue afirmativa, era sabado, eran las diez de la mañana, yo habia llegado a las siete… habia visto muchos prospectos, mucha provocacion, mi calentura era mucha, pero la vista de este señor me hizo centrar mi atencion en el solamente.

Entonces, Alfonso me dijo que el ya se retiraba, pero que si deseaba seguir platicando en privado, con gusto me llevaria en su coche.

Yo acepte, salimos, abordamos un auto del año….. prefiero no mencionarlo, todo confort y vanguardia. Me llamaba “chiquito” y me invito el almuerzo en un lugar de muy buena marca. En un momento dado se retiro al telefono…. tardo algo, pero cuando regreso me dijo que disponia del resto del dia, que si yo no tenia ningun compromiso ni debia avisar a nadie, me invitaba a Saltillo, una ciudad capital vecina a Monterrey.

Yo era “chino libre”, me gusto la invitacion, le hice saber que no contaba con recursos para gastos y entonces me dijo que yo era su invitado y que mi boca era la medida, que el pasaba por cualquier imprevisto.

Al llegar a Saltillo, enfilo hacia el hotel de moda, el “Camino Real” elegantisimo y situado en la carretera nacional a las faldas de la Sierra de Arteaga… un lugar al que no habia yo pensado en acudir, al menos en aquella epoca.

Entramos, se registro, fuimos al bar…. me dijo que deseaba estar en la intimidad conmigo, pero que le gustaria nadar un rato. Le indique que no llevaba bañador y me contesto que ese no era problema….. fuimos a la boutique del hotel, me dejo elegir mi traje de baño, lo pago, fuimos a la habitacion, nos cambiamos por separado, terminamos la copa que nos habian subido y bajamos al area de la piscina.

Yo me sentia un poco cortado por la falta de costumbre, habian muchas personas de diferentes edades pero todas, al menos por su actitud y confianza habituadas al “gran mundo”.

Pasamos alli dos horas, Alfonso era un experto nadador, lo imitaron varios hombres de su edad y mas jovenes en el ejercicio de clavados del trampolin desde varias alturas. Yo estuve siempre pegado a la orilla, no se nadar pero si se tomar y entonces, la pase de lo mejor.

Salimos de la piscina, ordeno bebidas a la habitacion y botanas. Subimos, nos duchamos por separado, el primero. Me indico que saliendo de la ducha le alcanzara en la cama.

Mientras me bañaba, sobe mis atributos, mi verga estaba lista para penetrar al que se me pusiera enfrente, mi juventud me daba una energia tremenda y ya eran muchas horas de contener mi carga seminal.

Al llegar a la habitacion, observo a Alfonso tendido de espaldas en la amplia cama: ¡Que barbaro!… digno de un lienzo….. un cuerpo formidable y algo que no habia percibido: una tremenda tranca, cuando menos 20 cm. de verga gruesa, sin circuncidar; jugaba retrayendo el prepucio y dejando al descubierto una hermosa cabeza, un glande que pedia ser succionado.

Mi emocion llego al maximo, tire la toalla con la que me cubria y me iba a colocar a su lado cuando me llamo, tomo mi verga ya durisima, de manera muy cariñosa subio y bajo mi prepucio y deposito un tierno beso en la punta……. con una mano levanto mi verga y con su lengua lamio delicadamente mis huevos y con la otra acariciaba mis nalgas, hurgaba entre la raja y muy sutilmente jugaba la yema de sus dedos en la entrada de mi culo……. yo estaba al maximo de excitacion.

El me decia “Chiquito, tranquilito, tranquilito, ven recuestate a la inversa de mi, vamos a degustar al mismo tiempo estos ricos caramelos”.

Fue una 69 fabuloso, sin llegar al orgasmo….. nos lamimos, nos chupamos, nos lengüeteamos huevos y anos….. yo jamas habia vivido una experiencia similar, si bien habia vivido algo parecido, pero nada que ver con la experiencia, la delicadeza y la galanura de Alfonso.

Le aclare que yo no era pasivo, es decir, que nadie me habia penetrado…. que estaba listo para regalarle el calor de mi verga y me dijo que eso era lo que estaba esperando. Tomo un pomo de jalea lubricante, unto generosamente la cabezota de mi verga, se lubrico el culo y levanto sus piernas….. Increible….. su culo era un orificio cerrado, como si fuese la primera vez que recibia una tranca en su interior. Me pidio mucho cuidado y delicadeza, me dijo que no lo hacia desde que era soltero, pero ya tenia 35 años de casado, era padre de 8 hijos y abuelo de 21 nietos, que siempre habia querido disfrutar su bisexualidad como pasivo, pero que no habia encontrado alguien que le llenara de tal modo que le hiciera llegar a ese momento……

Me senti halagado, con deseos de cumplir su fantasia de la mejor manera. Le propine una cogida que todavia al regreso me comentaba que habia sido una delicia.

Ya de regreso, en el auto, se detuvo en un paradero, abrio mi bragueta y me propino una rica mamada, trago los chorros de espeso y caliente semen que le solte en la boca y seguimos el viaje.

Encendio la radio, se escuchaba el programa “La hora azul” con Agustin Lara, empezo a cantar “Piensa en mi” con una voz de baritono muy cultivada; me dijo que era su predilecta, que siempre que la escuchara le recordara.

No le he vuelto a ver…. no se si viva aun, pero hoy al mediodia escuche la cancion “Piensa en mi” y este recuerdo lo he querido compartir con ustedes.

Su poesia favorita tiene un fragmento que dice: “Tan hecho estoy a perder lo que no puedo ganar, que no me atrevo a tocar lo que no he de poseer”.

De normal a Cerdilla

Yo era una tia normal,tenia novio,lo unico despuntante era que me iva un poco el rollo Sado.

Pero….

Un dia jugando con mi Novio a Sado ,me dijo que se lo habia contado a un amigo y este lo puso en internet y que me querian comprar, medio Kilo por mi.

Me vendi,bueno yo no queria pero me convencieron.

El tio que me compro y que ahora es mi amo me llevo a vivir a una garaje,entonces tenia 18 años ahora tengo 20.

Alli me daba de comer lo minimo y beber lo minimo,cagaba y meaba en un cubo,para luego cuando jugase con el comermelo y bebermelo.

Yo en el garaje estava desnuda y dormia en paja…

Despues a la hora de jugar soliamos:

Comer y bebe la mierda y el pis que estaba en el cubo y tambien la suya.

Me potava encima,y me llenaba de saliba

Me enculaba y me follaba el y 3 amigos hasta yo no poder mas

Con una vara de bambu me latigaban,y me daban azotes brutalmente.

Se me corrian en la cara hasta atragantarme.

Me ataban a una silla y me rapaban el pelo y maltrataban sicologimente y me metian hielos por el culo y coño,me empapaban con agua fria.

Despues, con un pendiente ke me obligaron ha hacerme en la nariz me ataban con una cuerda y me ataban.

Me regalaban ropa y me la quemaban.

Y mas cosas que prefiero no decir.

Para terminar me dejaban en un parque durante 1 hora sola, desnudaba con la mierda y todo encima y despues venian a recogerme.

Y me tiraban a una piscina congelada y al garaje.

Si quereis cuento como seria un dia entero?? solo tenes que responderme

Un dia en el campo con mi burra

Solia ser un chico normal en esos tiempos estaba en la etapa de la adolescencia, como todo un precoz ocurrio en el campo y con una burra…

Soy un muchacho de un rancho perteneciente al estado de Oaxaca, Mexico, este rancho se encuentra muy apartado de la capital del estado, es un lugar muy accidentado en cuanto a su territorio, eso no importa lo que importa es lo ques voy a contar de como fue un contacto zoofilico que tuve con una burra.

Como soy de un rancho todos tienen animales aunque en diferente proporcion la cosa que mi padre tenia tres animales para cabalgar. Como todo estudiante estudia en la semana y el fin de semana ayuda a sus padres asi era mi vida.

Para eso mi padre trabajaba en el campo y yo lo acompañaba. Un dia que estaba dispuesto a trabajar me dijo que tendriamos que ir al campo a laborar y asi fue. Despues del desayuno y una vez alistado alos animales nos dirijiamos al campo cada quien en un animal, mi padre con un caballo, mi hermano con otro y yo por ser el mas pequeño me dejaron a la burra.

LLegamos al campo todo era normal el dia estaba fresco dejamos a lo animales en un lugar y nos dirigimos a trabajar. Llego el mediodia comimos y otra vez a trabajar. Ya cuando caia la tarde mi padre midijo que era hora de retirarnos, entonces fui por los animales, primero traje a los caballos y despues fui por la burra, llegue a donde estaba la solte y al intentar volver me percato de que estaba muy exitada era muy facil saberlo por que su rrajita estaba en un abre y cierra, lo cual al verlo me exito mucho. Por mi mente pasaron ideas calenturientas, por supuesto queria tener un contacto con ese animal.

Entonces me la lleve a un lugar donde estuviera cerrado de matorrales para no ser visto, ahi solo con la burra me exitaba aun mas al pensar en hacerlo en el campo, pense que tocando con mis manos por todo su cuerpo se dejaria y asi lo hice toque todo su cuerpo para serciorarme de que no se enojaria.

Bueno recorri todo su cuerpo con mi mano hasta llegar a su trasero que aun estaba palpitando de calentura. Al tocarle al raja se molesto un poco pero tras intentar varias veces se fue dejando. Se la empece sobando lentamente, a ella le gustaba mucho porque todavia le palpitaba la rraja, entonces fui introduciendole un dedo a lo que rrespondia con fuertes apretones eso daba señas de que le gustaba, despues le introduje dos dedos a lo que senta que me lo seguia apretando, convencido de su calentura saco mi verga que estaba por cierto como flecha de tanta calentura, la burra por cierto no estaba muy alto lo que me facilitaba las cosas.

Entonces le segui tocando su raja y estaba tan exitada que pense que era momento de clavarle toda mi verga, entonces me puse detras de la burra y se la puse en la boca de su raja, sentia en mi verga esa sensacion que me causaba ese palpitar de esa raja. Entonces sin pensarlo mas se la enterre toda.

Senti como esa cueva caliento con jugos como me enfundaba mi verga yo estaba tan exitado como la burra que los dos lo disfrutabamos al maximo, en tonces se lo metia y se lo sacaba con lentitud para sentir toda esa exitacion a la burra se veia que le estaba gustando por que por momentos sentia como se echaba para atras para sentir toda mi verga, asi estuve largo rato cuando de tanta exitacion me desclave de ella y me baje a lamerle la raja y meterle mi lengua hasta donde llegara.

Sentia ese olor a sexo de animal que tanto me exita, estuve por un rato lamiendole y chupandole la rraja, despues volvi a subirle y clavarsela toda estuve otro rato metiendosela y sacandola y ella me respondia con tremendos apretones que me encantaban, era tan caliente esa cavidad que de tanto meterselo senti que mi verga explotaba y en efecto, senti ese cosquilleo en la verga y mi semen venia ya en camino, mi verga se me puso durisima y muy caliente, me quede quieto pegado a la burra que seguia apretandome la verga, entonces fue cuando me vine todo dentro de la burra.

Estuve ahi hasta que acabe de vaciarme en la burra, ahora esa rraja estaba empapada en jugos mezcla de liquidos de la burra y mezcla de mi leche, fue ahi cuando saque mi verga toda mojada y empapada en jugos, ya perdia fuerzas y to con las pernas temblorozas me seque la verga despues me la lave y tambiem limpie esa rraja que me habia llevado a experimentar algo extremo en mi sexo.

Despues regrese al lugar sonde esta mi padre y mi hermano que empezaron a preguntar que por que tarde tanto, repondi que estada enredada y eso fue todo, no sospecharon nada. Volvi satisfecho a casa por lo logrado y la burra ni se diga, traia una cara de alegria que se sentia en su forma de caminar, todo habia terminado por ese dia y volvimos a casa.

Quiero decir que esto no quedo ahi nada mas continue teniendo sexo con mi burra por muchas ocasiones mas, hasta que mi padre la vendio, pero ambos sabemos que quedamos satisfechos.

Fue todo espero que les haya gustado y creanme que aun lo sigo haciendo cuando se me ofrece la oportunidad.

Mi exito travesti a los 14 años

Mi primera experiencia sexual como travesti a los 14 años.

Desde que tenia 4 años me nacio el deseo de ponerme ropa femenina, incluso jugar con muñecas, desde muy pequeñito me encerraba en el ropero de mis hermanas las cuales me llevan varios años y me vestia con su ropa interior. Al mismo tiempo me nacio la necesidad de sentir algo masculino en contacto con mis nalguitas, una vez tome un cigarrillo de un visitante de la casa, lo cual relacionaba con algo muy masculino y a escondidas lo introduje entre mis calzoncitos para sentirlo en contacto con mis nalgas y eso me hacia sentir algo muy bonito.

Asi fui creciendo, con mi mama y mis dos hermanas, muy pronto ellas notaron mi aficion por la ropa femenina pero nunca dijeron nada. A veces pasaba largas temporadas sin que tocara una sola prenda de mujer, sin embargo periodicamente me entraba una necesidad muy fuerte de vestirme, en ese entonces como niña.

Cuando tenia 14 años, revolvieron mi foto de colegio con las fotos de las niñas, pensando que yo era una de ellas, ya que mi rostro siempre fue muy tierno, dulce y un poco femenino para ser niño, entonces se me vino a la mente la idea de transformarme completamente en una linda colegiala, para lo cual me vali de los uniformes que habian dejado de usar mis hermanas y ya que habian asistido al mismo colegio que yo no habria problema, puse manos a la obra y recolecte cosmeticos, ropa y zapatos, entonces me rice las pestañas y puse rimel en ellas, me puse delineador de ojos, un poco de lapiz labial, aretes, una blusita blanca y debajo un corpiño al cual le puse algodon para simular unas pequeñas bubis, una pantaletita blanca de algodon, la falda del colegio era tipo escocesa roja y tableada, a la cual le recorte bastante para que me quedara muy corta, calcetas blancas y zapatillas negras. Arregle y esponje mi cabello para lograr una apariencia muy femenina.

Entonces me mire al espejo, me guste mucho, pero habia que pasar la verdadera prueba, sali a la calle a comprar algunas cosas y en el camino me encontre con unos vecinos que no me reconocieron para nada, eso me dio confianza de seguir y mas adelante pase frente a un grupo de muchachos de unos 17 años que jugaban futbol, cuando me silbaron y dijeron piropos supe que habia pasado la prueba satisfactoriamente

Pero no iba a quedarme ahi, como mi colegio tenia dos turnos y yo asistia al matutino decidi probar mi nueva imagen en el turno vespertino donde los chicos eran un poco mayores. Yo aproveche el cambio de turno para esconderme en un salon reservado para utensilios de limpieza y cosas viejas que ya no usaban, alli me vesti y me transforme en una linda colegiala, solo sali a la hora del descanso, los chicos al mirar una ‘alumna nueva’; blanca, delgada, un poco bajita, con una carita angelical, muy coqueta y con una faldita tan corta, comenzaron a entusiasmarse. La tiendita del colegio era muy pequeña y todos se arremolinaban para poder comprar un lunch, claro esta que los chicos aprovechaban esa confusion para manosear a las chicas a su antojo, cosa que algunas disfrutaban y yo sabiendo eso me dirigi de inmediato a la ‘tiendita’ para probar mi suerte, en cuanto estuve entre la multitud comence a sentir las manos de los chicos manoseandome mis piernas y mis nalguitas, lo cual no les costaba mucho trabajo por lo corto de mi falda, deje que me manosearan cuanto quisieran y uno de ellos hasta se atrevio a meterme el dedo en mi culito, cuando termino el recreo me retire a mi escondite completamente extasiada, nunca imagine que pudiera sentirme tan femenina, tan deseada y tan satisfecha.

Al dia siguiente repeti mi actuacion y los chicos de la escuela hasta me estaban esperando para poder regocijarse con mis nalgas; me las agarraban, me las acariciaban, me las apretaban, pasaban sus dedos por debajo de mi pantaleta y los introducian en mi culito, yo solo me limitaba a fingir que no pasaba nada y a disfrutarlo.

Estando en mi escondite y lista para cambiarme, me sorprendio la llegada de ‘Don Julio’ el jardinero del colegio, un hombre de unos 45 años, alto, moreno, un poco corpulento, quien al verme de inmediato me inquirio que estaba haciendo en ese lugar, yo no podia responderle pues estaba petrificada de miedo, entonces el me amenazo con llevarme ante el ‘Director’ por faltar a mis clases, lo cual hubiera sido catastrofico para mi, yo comence a lloriquear y pedirle que por favor no lo hiciera, que haria cualquier cosa, entonces el sonrio y me miro de arriba abajo, tomo una silla y se sento detras de mi de modo que mi traserito quedaba frente a el, comenzo a acariciar mis piernas, subio sus manos por debajo de mi diminuta falda y acaricio mis nalgas, las apreto, las estrujo, se levanto y empezo a frotar su pene que ya se encontraba erecto contra mi trasero, quiso acariciar mis tetas pero al sentirlas tan pequeñas penso que todavia no se desarrollaban, entonces bajo sus manos a mi entrepierna, yo me habia cubierto aquella parte con cinta adhesiva muy bien apretada, al tocarme lo noto y me dijo: ‘Asi que no eres niña, pero quisieras serlo, verdad, pues ahora te voy a convertir en toda una mujercita’.

Me inclino sobre un escritorio y de nuevo froto su pene contra mi trasero, se aflojo el cincho, bajo sus pantalones, levanto mi falda y siguio frotandome con su enorme miembro que guardaba en sus calzoncillos, entonces se agacho y acariciando mis nalguitas bajo mi pequeña pantaleta, yo estaba totalmente estupefacta, no podia creer lo que me estaba pasando, de pronto senti su rostro en mi trasero besandome las nalgas, me las abrio y empezo a besarme el culito, luego lo chupo, lo lamio, lo succiono, pasaba su lengua y la metia en mi pequeño orificio, nunca me habian dado tan rica comida de culo, yo sentia mi cara muy caliente, que me ardia de pasion y excitacion, todo me daba vueltas, creia que me desmayaria, entonces se levanto e hizo que cambiaramos de posicion, ahora yo me encontraba sentada frente a el con su pene en mi cara, una enorme vibora morena, grande, gruesa, y con el glande completamente hinchado de excitacion, me tomo de la nuca y comenzo a frotarme su miembro entre mis labios, yo adivine lo que queria que hiciera y abri mi boca, el lo introdujo solo un poco, al sentirlo entre mis labios instintivamente empece a chuparlo y de pronto ya no podia parar, se lo mamaba avidamente aunque no cabia por completo en mi boca, el me retiro y volvio a inclinarme sobre el escritorio, entonces ensalivo mi culo para lubricarlo, yo ya estaba dispuesta a recibir la tremenda estocada pues acababa de ver el tamaño de su miembro y me preguntaba si todo eso podria entrar en mi pequeño culito, pero yo ya lo deseaba, no me importaba nada, solo queria sentir ese tremendo gusanote penetrandome, como si entrara en una tierna manzana. Senti su enorme pene a la entrada de mi cuevita, estaba empinada frente a el con mis piernas muy abiertas y mis nalgas bien paraditas, entonces comenzo a abrirse paso entre mis nalguitas, era enorme, sentia que me partiria en dos, yo movia mi cabeza incontrolablemente, trate de safarme echandome para delante, pero fue inutil, el me tenia bien cogida y siguio metiendomelo poco a poco y no se detuvo hasta que lo introdujo completamente dentro de mi, yo chille y grite y hasta algunas lagrimas rodaron por mis mejillas, pero ¡como lo estaba disfrutando!, de pronto el empezo a sacarlo y senti un poco de alivio, pero de nuevo lo introdujo, siguio repitiendo ese movimiento haciendolo cada vez mas rapido y cada vez que lo metia lo empujaba con mas fuerza, yo me arqueaba de placer, parecia una gatita en celo, nunca habia experimentado esa sensacion tan intensa entre el placer y el dolor con tanta excitacion, tanta pasion, tanto sexo y entonces el se estremecio y pude sentir que se venia dentro de mi, estaba chorreando todo su semen ardiente dentro de mi, ¡que ricura, que delicia!, en ese momento me senti completamente invadida, poseida y sometida, por un hombre que me acababa de convertir en toda una ¡mujercita!.

Safari Salvaje

Un grupo de jovenes de safari fotografico se extravian, observando y participando uno de ellos en una autencia macumba sexual africana.

Estando yo y mi curso de viaje de fin de curso por Kenia, nos adentramos en tierra salvaje con nuestras camaras de fotos en mano para “cazar” a todo animal que se nos pusiese por delante.

En nuestro grupo solo ibamos seis alumnos, Carlos, Pepe, Mariela, Suzana ,Cristina y yo. Todos acabamos de cumplir 14 , por lo que nuestro aventura africana nos tenia encandilados.

Pero todo cambio el chofer tomo un camino equivocado y se desvio de la ruta, se hacia de noche y decidio llamar por radio al resto del grupo para informarles que estabamos bien que acampariamos y que mañana nos veriamos en el hotel de Nairobi.

Nos acomodamos como pudimos en el vehiculo todos apiñados, Suzana se apoyo en mi para dormir, y pude notar sus duros pezones morenos clavarse en mi pecho, la situacion hizo que mi polla empezara a empinarse por el pantalon, pero ella ni se inmuto. Yo estaba realmente mal asi que sali a desahogarme, me aleje unos 50 metros y empece a pajearme furiosamente sin compasion , pero de pronto escuche voces un poco mas alla, la curiosidad me hizo acercarme , se observaba un fuego y una treintena de personas alrededor, me acerque sigilosamente movido por la curiosidad.

Me acerque tanto como para ver de cerca a aquel grupo de negros, guerreros mandinga de increible corpulencia con todo el cuerpo pintado de lo que me parecia dibujos de guerra, todos miraban al brujo un negrazo enorme gordo tripon y con una enorme mascara en su cara, este ordeno a varios hombre algo, y a la nada aparecieron cada uno con una chica en los hombros, estaban semidesnudas por lo que pude observar el bamboleo de sus tetillas y sus culazos en los cuales casi se deslumbraba el conejo de ebano mi polla volvio a dar señales de vida, me la agarre con fuerza y me di unos cuantos restregones.

Al colocarlas en medio de todos pude apreciar que no tendrian mas de 14 o 15 años, eran 6 todas de piel muy oscura y pezones punzantes, menos una gordita con unas tetazas enormes y muy bajita , pues apenas le llegaba al ombligo al mandinga de al lado, el resto era extremadamente delgadas , y dos de ellas muy niñas todavia pues apenas despuntaban sus pezones.

El brujo se acerco a ellas y una a una le fue sobando tanto las tetas como el coño, algunas emitieron timidos quejidos que fueron contestados con alguna sonrisa del gordo enorme, cuando llego a la gordita , le quito el taparabos que llevaba, le dio la vuelta poniendola de espaldas al resto, y dijo algo que hizo reir a la veintena de mandingas que alli habia reunidos, dicho esto se metio la mano en su taparabos y saco una verga de proporciones nunca vista , empezando a restregarsela a la niña por todo el rostro, el resto le animaba con irreproducibles palabras, las otras cinco se apiñaron unas con otras observando con terror lo que estaba pasando.

La negra gordita se quedo perpleja al ver semejante nardo intentando entrar en su oronda boca, la cual trago el enorme pollon del brujo, tras darle un empujon la gordita cayo de culo con las piernas abiertas llorando con la boca llena de sabor de rabo, el tripon salto sobre ella y de un pepinazo brusco y salvaje le enterro la lanza carnosa hasta sus mismos cojones, dando la gordita un grito desgarrador, desde mi posicion podia observar claramente como se la metia, como esa polla terrible se enterraba por completo en aquel obeso pero pequeño cuerpo , su tetazas negras con pezones como platos no paraban de balilar al son de los embites, hasta que de pronto el tripon se quedo extasiado y se corrio como un salvaje sin sacarla siquiera del hasta hoy virginal conejo. Cuando se levanto pude observar otra vez aquella inmensa lanza, ya curvandose, y de como del conejito negro salian una cantidad de lefa increible manchando todo el suelo.

El brujo se acerco ahora al resto del grupo de chicas, todas temblorosas, las miro y se fijo en la mas pequeñita y delgada de ellas, apenas mediria metro y medio y no mas de 40 kilos, negrisima, con unos pequelos e incipientes pezones puntiagudos y pude observas hasta un poco de vello en su brillante coñito. Su boca era desproporcionada, con unos labios enormes y carnosos.

El brujo llamo a un grupo de sus hombres, y tras dar un violento grito, estos cojieron a la niña, la desnudaron y empezaron salvajemente a manosearla , sobarla , chuparla, de arriba abajo, su coño , su culo , sus muslos todo fue relamido por aquellas bestias de mas de dos metros, los cuales empezaron a desnudarse mostrando orgullos unos cipotes que nada tenian que desmerecer a los de un caballo, mas grandes aun y muchisimos mas gordos que la del brujo.

Dos de ellos la cojieron a la negrita por pies y manos , y le abrieron sus largas y finas piernas, quedando a la vista su raja que pude ver ligeramente rosada desde la distancia, se acerco uno de ellos con la polla en la mano , y se acerco hasta la entradita, dios mio van a matarla pense, apoyo la enorme cabeza del pollon, y empujo un poquito, la negrita se retorcio pero todo era inutil, el vergajo se estaba abriendo paso a traves de ella hasta que pego un respingo metiendosela hasta los huevazos que colgaban tras su enorme polla de caballo africano increiblemente ese coñito se la trago entera, pense yo en lo bien que estaban preparadas las jovenes de por aqui para la marcha pollera.

Se veia claramente que el nardo negroide era tan grueso como casi su pierna, en eso que la abrazo y se la llevo ensartada, se acerco a otro mandinga q estaba ya con la polla preparada, y tras juntarla de grasa animal, se agacho el nuevo semental y le relamio su negrisimo ojete la chica se asusto pues se imaginaba lo que le esperaba, se coloco detras y primero se acerco a la joven por detras diciendole algo al oido, pude observar como su polla se pego a la espalda de la negrita, dios mio que cacho polla casi le llegaba a los hombros, en eso que le abre las nalgitas con sus enormes manos, y le coloca el amoratado capullo en la entradita de su canijo culo, y tras varios intentos y gritos de panico de la chica consiguio meterle la cabeza de la polla, era increible como podia soportarlo, seguia metiendo mas y mas , hasta que la parte mas gorda del tronko de su polla se estanco en el recto de la negrita, su ojete no daba mas de si, asi ensartada lloraba sin parar, viendo como era empalada con aquellos pedazos de pollas.

Empezaron a moverse freneticamente, hasta que el de atras en un movimiento realmente salvaje se la empitono entera, follandosela sin piedad, hasta que se corrieron ambos en su interior, la chica se desmayo, los mandinga la dejaron en el suelo tumbada de lado, con el culo mirando hacia mi, pude observar claramente como se lo habian dejado , cabria una pelota de tenis sin dificultad, de su interior salia un rio de leche a borbotones mezclados con algo de sangre y restos de excrementos provenientes de su violado culo.La chica murmuraba algo debilmente.

Entonces el brujo se acerco al fuego y escupio en el saliendo una enorme llamarada, los veinte hombres entraron como en trance, saltaban aullaban danzaban, todos estaban ya desnudos con sus enormes pollas golpeandose el estomago y pecho, se abalanzaron sobre el grupo de chicas y tras lanzarlas al suelo , se las fueron follando como animales, por delante por detras, se corrieron en sus bocas, caras, tetillas, por todos lados fueron penetradas y regadas con el nectar que emanaba de sus cipotes.

Yo no aguantaba mas, y viendo que la negrita pequeña seguia aturdida, me acerque a ella sigilosamente la voltee un poco poniendola boca abajo, y se la endiñe por el culo, tras pocos movimientos me corri dentro de ella de manera brutal.

Pero estaba realmente asalvajado, me escupi en la mano, y se la hundi en su ojete, aprete con fuerza hasta que cedio ante mi empuje, hasta la muñeca se la meti, la voltee otra vez, colocandola de nuevo de medio lado , y con mi otra mano, se la meti por su negrisimo coño. Empece un mete saca, que me excito de sobremanera, me sente encima suya le acerque mi polla a su boca y tras cuatro o cinco replieges de la funda, me corri en su cara, ella solo miraba, como de mi nabo salia leche que le regaba todo su rostro.

En eso pude observar como las demas chicas eran salvajemente montadas, por dos , tres y hasta cuatro madingas a la vez.

Me aleja rapidamente de alli, entrando en el vehiculo de nuevo, a la mañana siguiente reanudamos nuestro viaje por el polvoriente camino, cuando a lo lejos vimos a un grupo de jovenes, eran ellas, iban desnudas, llenas de lefa, y la mas pequeña caminaba torpemente, no me extrañaba despues de la enculada que sufrio su culo iba a estar dolorido durante largo tiempo.

Mamada a un bulldog

Nunca pense que pudiera ser tan satisfactorio

Yo soy un chico de 22 años que vive en el campo, aunque lo que voy a contar sucedio hace uno.

Mi tia y su novio tenian un bulldog y ellos viven en la ciudad, entonces cuando se acercan los fines de semana dejan su perrito en mi casa.

Era una epoca en la que yo andaba muy caliente, no tenia ninguna chica ni nada con quien desahogar mi fuego que no fuera mi manita viendo guarradas en internet. Lo tipico, empiezas yendo a las paginas porno de chicas de 18, luego te aburres y pasas a las orgias… y despues de aburrirme de casi todo (los travelos no me aburriran nunca) llegue a la zoofilia. Me ponia cachondisimo. Esas fotos de chicas comiendo esos rabos tremendos de perros… buf, me parecia una guarrada pero a la vez muy apetecible. Y claro, cuando me cruzaba con el perrito me imaginaba que tambien tendria una polla (aunque con lo deformes que son los bulldogs me imaginaba una mierda de polla). Con el tiempo fue viniendome la tentacion y un dia intente pajearlo, pero yo no controlaba nada de poyas de perros, el intento fue vano, la tenia relajada y no consegui sacar casi nada de polla de aquel pellejo, jugue un ratito con sus bolas y note que le gustaba pero no llego a ponerse cachondo.

A todo esto, estos bichos son bajisimos y quedan a muy mala altura para hacer este tipo de juegos con ellos, pero yo segui intentandolo un par de veces mas, resulto inutil, ademas, no podia explayarme demasiado porque corria el riesgo de que llegase cualquier persona y me pillase con las manos en la masa…

Un sabado, al volver de salir por la noche, a eso de las cinco de la madrugada, guarde el coche en el garaje y el, que dormia alli, se desperto. Yo traia un puntito a causa del alcohol y me puse a acariciarlo con el fin de ponerlo cachondo. Le acariciaba el lomo muy cerca del rabo (la cola, que no el pene) y le jugaba un poco con los huevos. De vez en cuando le pasaba la mano por el nabo, a ver si se iba poniendo a punto. A todo esto yo tenia que estar sentado de medio lado en el suelo, porque el hijo de puta, como ya dije antes, es enano.

En unos minutitos, Voilà! empezo a asomarle esa punta de nabo, rojo intenso. Yo fui con mucho tacto y poco a poco, yo estaba muy emocionado, por fin habia conseguido sacarle la polla al cabronazo este y empeze a pajearlo mas.

Para mi sorpresa tenia la polla mas grande de lo que me imaginaba, ya se la tenia cogida con toda la mano y haciendole el pajote, cuando de repente, empezo a retroceder. Me di cuenta de que igual le estaba rozando, porque la polla del perro no es como la mia. Yo cuando me pajeo, subo y bajo pieles, pero esta polla era como toda entera el capullo de la mia. Entoces, como iba un poco pedo, no me importo una mierda escupirme en la mano y pajearlo con lubricacion extra. Yo ya estaba cachondisimo y el perrito se veia bastante feliz, no se movia mucho, pero sobre todo, no me escapaba. Me meti la mano en mi bragueta y vi que estaba empalmado de todo y a punto de reventar, aproveche la coyuntura y saque mucha mas lubricacion para mi colega. Y empezo a salir poya y mas poya hasta que salio una parte que era como una pelota. Cuando salio esto, me di cuenta de queya no retrocederia mas.

Yo ya estaba totalmente tumbado y me entro una tentacion. Como comente al principio, ahora tengo una pequeña fijacion (aun no consumada) con los travelos, me apetece un monton comer un buen rabo, y si es de una de esas diosas mejor, pero realmente me apetece comer (y que me la coman tambien, aunque eso ya lo hace mi novia) una buena polla. Pues eso, me vi tumbado con mi cara a pocos centimetros de esa polla tremenda, mucho mas grande que la mia y ni me lo pense dos veces. No me vino ni una sola duda, ni pensamientos como, “pero que asco, es la polla de un perro”, no se me ocurrio ni lavarsela ni nada. Cogi y empeze a comersela. Joder! que bien estaba yo alli. Tuve un poco de miedo por si se me corria en la cara o la ropa o la boca. Pero ese pensamiento desaparecio mientras le comia de arriba a abajo ese tremendo trabujo rojo y rosadito. Cada vez que lo recuerdo me emociono. El cabron este, cuando estabamos en este punto, ni parpadeaba, estaba totalmente inmovil. Seguramente tenia toda la sangre de su mierdecilla de cuerpo en la polla. Estube un buen rato comiendosela hasta que se corrio. Me comi un poco de su corrida, era mucho menos espesa que la mia. Si antes de correrse estaba quieto, ahora era una puta estatua.

Yo ya no podia tragarme mas lefa e intente que volviera a su mantita a tumbarse y dormir, pero el cabron no reaccionaba. Os aseguro que me acojone de verdad. Mientras tanto, no paraba de chorrear lefa. Pa mi que nunca habia descargado en su puta vida. No creo que me equivoque, porque lo tengo visto intentando jugar con otras perras y no tenia ni puta idea de por donde tenia que ir. Yo mientras el perro estaba atontado, aprobeche para sacudirme la tierra, enjuagarme un poco la boca (despues de relamerme bien) y limpiar el suelo de sus corridas. Estuve un rato con el hasta que se tumbo. Pero la polla no retrocedia ni de coña. Pense en chuparsele otra vez, pero preferi dejar para el siguiente dia. Maldita la hora!

Acababa de descubrir una cosa nueva que me excitaba como nunca lo habia estado en mi vida y pense que el siguiente dia que viniese me lo volveria a comer enterito, ahora ya con mas practica, la cosa iria rodada.

La siguiente semana, no vinieron, se quedaron en la ciudad por motivos de trabajo y cuando yo ya estaba realmente ansioso porque volviera, me entere de que mi tia y su pareja (que era el que era dueño del perro) habian cortado!! Se me vino el mundo encima ¿como puede ser que algo asi no se volviese a repetir?

Hoy en dia sigo esperando la ocasion de verme a solas con un perro para pomerme ciego de polla. Tampoco haria ascos a una polla humana, sobre todo si es de una transexual. Pero bueno, un chico con el que jugar y comernosla mutuamente tampoco estaria nada mal.

Si a alguien le interesa que me mande un privado para darnos mas datos. Yo soy del norte de españa y bueno, no me gustaria que me penetrasen pero todo lo que sea oral o penetrar… no tengo pluma ninguna y no me gusta la gente con pluma. Soy aparentemente heterosexual (tengo novia desde hace unos cuantos meses) pero realmente soy sexual, sin ningun prefijo.

Espero que os haya gustado, esta historia es 100% veridica y sin artificios. Igual le venia bien un poco mas de retorica, pero no soy cervantes.

Pd: os recomiendo a todos que os quiteis las barreras mentales y experimenteis