una tradicion de familia

nunka me habia atrevido antes a contar esta historia, pero una amiga me animo, asi ke creo k es momento de dar a conocer una hermosa “tradicion” de familia

Me llamo Daniela, y en el momento de escribir esto, tengo 21 años, un marido genial, y una preciosa niña de nombre Estela. Mi historia, la historia que ha sido mi vida, comenzó a los 12 años, en mi lugar natal, mi pueblo del alma.

No voy a perder tiempo en detalles insulsos contando como era el pueblo y todo eso. Es un pueblo de los de siempre, y punto. Mi padre, como trabajaba en la ciudad, bastante lejos, nos tenía que dejar solas a Mamá y a mí, y siempre estábamos la una para la otra, pero a veces, yo no tenía ni eso, ya que Mamá solía cuidar los animales de unos vecinos cuando éstos iban de viaje, y me tenía que conformar con estas con las amigas. A los 12 años, Mamá era todo mi mundo. Papá también estaba ahí claro, pero solo como figura de autoridad, nada más. Mamá lo era todo para mí, era mi vida, y sin que lo supiera, cambió el curso de la mía, para siempre.

Hasta donde alcanza mi memoria, ocurrió una tarde algo gris y fría, en que me encontré totalmente sola, a mediados de Mayo. Mis amigas se habían ido de escapada, Papá estaba trabajando, y Mamá tenía de nuevo que cuidar a los animales de los vecinos. No me molestó al principio porqué tenía la casa para mí sola, pero luego aquella soledad me pesó, y tuve la idea de ir a ver a Mamá a la casa de los vecinos, para que me dejara jugar con los perros que tenían, y que me conocían de siempre. No tardé mucho en llegar, y encontré a Mamá echando forraje para que el pony que tenían, Rondador, comiera a gusto. Ya había cabalgado un par de veces sobre él y me encantaba. Estaba a punto de llamarla para que me viera, cuando frené mi voz, al ver como Mamá comenzaba a desvestirse, mirando a todos lados. Me quedé junto a la esquina donde estaba, y por alguna razón que aún no comprendo, me puse a observar la escena. Al poco tiempo, Mamá estaba completamente desnuda, y se acercó a Rondador con sigilo y delicadeza. Comenzó a acariciarlo como siempre, pero se fue agachando hasta casi quedar bajo él.

Sus caricias duraron bastante, y para cuando Mamá estuvo agachada del todo, Rondador estaba totalmente erecto, que aquel mástil negro asomando por entre sus patas. Mamá se metió lo que pudo en la boca, chupándola con la misma pasión que le ponía yo a los chupa-chups. Aquello me parecía increíble, estaba con los ojos abiertos como platos, y no notaba una incipiente humedad entre mis piernas debido al asombro que sentía. Con las manos lo masajeaba mientras su lengua iba en todas direcciones, saboreándolo todo como una loca. Luego se mojó un par de dedos y se los guió hacia su propia entrepierna. Yo no conseguía entender que se proponía, hasta que lo vi con mis propios ojos: cuando se dejó de restregar, se agachó de cintura para arriba, quedando con las piernas rectas y el espinazo doblado, apoyándose en una de las vigas de madera que sostenía el establo.

Rondador se subió sobre su espalda, y tras intentos fallidos, vi como aquella masa enorme entraba dentro de Mamá. Ella gritó de dolor, pero allí estaba, siendo penetrada por aquel pony.

Ni siquiera le entraba toda. Luego, Rondador comenzó a empujar dentro de ella, una y otra vez, sin piedad. Desde donde estaba podía oír los gemidos de Mamá, y bien que gemía de placer. Decidí salir de mi escondrijo, me acerqué un poco quedando oculta por un montón de heno, y seguí mirando. Tenía mejor vista incluso, y bien que vi: Mamá seguía jadeando, con una cara que demostrada sin lugar a dudas que lo estaba disfrutando. Tras empujes y gritos varios, Rondador llenó a Mamá de él, y como si fuera agua arrojada de un cubo, un montón de líquido salió del interior de mi Mamá, desparramándose sobre el suelo. Mamá permaneció allí, inmóvil, y pensé que sería debió al dolor, pero me equivoqué: sólo dejó pasar el tiempo, para que Rondador volviera a montarla otras dos veces, en las que el agujerito de Mamá quedó tan abierto que casi podía distinguirse desde donde yo estaba.

No podía creer lo que acababan de ver mis ojos, y pensé que debía ser producto de una fantasía infantil desquiciada, pero luego, salí de mi error. Mamá llamó a Rexus y a Spike, los dos perros, que eran rottweiler y pastor alemán respectivamente. Los dos fueron hacia ella como siempre, lanzándose para jugar con ella, pero ella se puso a cuatro patas alrededor de Rexus y comenzó a hacerle lo mismo que a Rondador. No tardó en despuntar una gran “cosa roja” de entre sus piernas, que Mamá también se lanzó a chupar durante un buen tiempo. Spike, por su parte, como si fuese algo natural, buscó la entrepierna de Mamá y comenzó a lamerla de arriba abajo, mientras ella disfrutaba a juzgar por los grandes gemidos que profería.

Cuando se cansó de chupar se puso como ellos y dejó que Rexus la montara como si de una vulgar perra se tratase. Éste comenzó a moverse con rapidez frenética, mientras Mamá ya estaba de nuevo con aquella expresión de placer que me dejaba atónita. ¿Tanto la apasionaba aquello? Los pechos de Mamá iban de un lado a otro mientras Rexus la montaba, penetrándola con una prisa demencial.

Finalmente Rexus se paró y Mamá lanzó un grito de dolor. No comprendí porqué hasta que vi que aquella “cosa roja” se había hinchado dentro de ella y una gran bola se había formado en su base. Rexus comenzó a lamerla como lo había hecho antes Spike, mientras que Spike daba vueltas como nervioso. Mamá lo atrajo hacia él y lo abrazó, pero él se zafó e intentó montarla también. Ella se lo quitó de encima para facilitar la postura y también él la montó, moviéndose tanto o más fuerte aún que Rexus. Estuve contemplando aquello durante mucho rato, quizá una hora, viendo como aquellos dos perros con los que yo solía jugar se tiraban a Mamá como si fuese una auténtica perra salvaje. Como colofón final diré que ella volvió a hacerlo con Rondador las dos últimas veces, dejándose, en la segunda vez, que aquel mostrenco de carne le entrase por su culo, entre gritos de dolor y placer simultáneos.

Cuando Mamá se marchó y me quedé sola, sentí un intenso calor entre mis muslos y en mi pecho, un sofoco del que me libré haciéndome la primera y sensacional masturbación de mí vida, imaginando que era poseída incansablemente como lo fue Mamá. Cuando volví a casa, media hora después de aquella, ella hizo como si nada hubiera pasado, y yo no lo mencioné. Mi vida fue radicalmente distinta después de aquello, muy distinta.

Durante los años siguientes, espiar a Mamá se convirtió en una costumbre, y siempre yo terminada mojada del todo entre mis piernas. Conformé fui creciendo, entré en esa etapa en que los chicos pasan de ser lo que más odias, a ser que lo que más deseas. Tuve algún novio que otro, pero no fue hasta que cumplí los 17 que conocí a mi actual marido, un hombre que supo hacerme gozar de verdad, pero al que nunca pude contarle mi experiencia de infancia. Lo cierto es que en innumerables ocasiones, cuando estábamos en pleno éxtasis sexual, a mi mente venían aquellas imágenes y conseguía más orgasmos de que cualquier otra forma. Yo le decía que era debido a que era un gran amante, y él se lo creía. Y es que los hombres pecan de vanidosos que es increíble…

A los 18 años, cinco años y algo más de haber visto aquello por primera vez, comencé nuevos estudios, y en mi mente se abrió una profunda duda cuando, en clase de naturales, escuché dos palabras que sentenciaron mi destino: “herencia genética”. Si los hijos somos la suma de los rasgos de nuestros padres, ¿podía yo ser como Mamá, y hacer lo mismo que ella?, ¿nací con esa cualidad? La duda fue como un virus, que lentamente fue infestando mi cabeza de deseos que nunca antes había tenido. Incluso Javier, mi entonces novio y luego marido, me encontraba rara, pero no era capaz de decírselo. Yo solo deseaba volver al pueblo por verano y comprobar si mi duda era correcta. Se convirtió en algo más importante que en comer y beber.

Mi espera terminó al final de la temporada escolar, y volví ilusionada con Mamá y Papá, y les presenté a Javier, que entonces no lo conocían. Los cuatro estuvimos muy bien, pero mi mente ardía en deseos, y tenía que consumarlos como fuera. A los diez días de estar allí, lo conseguí: los vecinos volvieron a irse, y hacía tan buen día que Mamá no tenía ganas de ir a trabajar. Le dije que fuera a la playa con Papá y Javier y que yo me ocuparía, que la había visto haciendo ese trabajo tanto tiempo que yo ya sabía hacerlo con los ojos cerrados. Mamá tuvo sus dudas, pero accedió. En cuanto los vi bajar por el camino hacia la playa, corrí a casa, me quité la ropa interior y fui rauda hacia el establo. A pesar de los años Rondador aun estaba en forma. Durante un tiempo hice el trabajo como Mamá hacía, procurando guardas las apariencias, por si acaso. Luego, cuando terminé, fui al establo y cerré las puertas. Me acerqué a aquel pony y lentamente posé mis manos sobre él para excitarlo. Estaba decidida a no dejar pasar aquella oportunidad de vivir algo que llevaba viendo tantos años.

Mis caricias hicieron su efecto y Rondador se puso erecto, y descubrí que aún conservaba su abultada hombría igual de larga y dura que antaño. Comencé a chupar aquella enormidad, encontrándome con que sabía algo más dulzón que la de un hombre. Dulce y jugosa, aquello era mejor que los chupa-chups, mucho mejor. La mojé con mi saliva todo lo que quise, y recordando lo que Mamá hizo, empecé a mojarme yo también. Tuve suerte de hacerlo, cuando me agaché y Rondador se subió a mi grupa.

Un dolor indescriptible, aterrador, salvaje, me atravesó de lado a lado cuando consiguió penetrarme con aquella maravilla. Una riada de sensaciones me inundaron en el preciso momento en que me perforó: miedo, dolor, angustia, pasión, locura, lujuria, goce, perversión, deseo, placer…Todas esas emociones y muchas más me llenaron cuando Rondador me inculcó hasta el fondo con su hombría animal. Luego comenzó a moverse, con tanta fuerza que hasta me dolía, pero me empezaba a gustar aquello. Sentía que incluso llegaba hasta al fondo de mi feminidad, lo llenaba del todo, sin dejar centímetro hueco de mi sexo palpitante. Apreté los dientes y lo dejé hacer, mientras me sentí en éxtasis, un éxtasis que si no se vive, no puede saberse lo que es, ni describirlo tampoco. Lo único que sabía es que por fin me estaban montando, después de años deseándolo, de pasión inconfesable, de secreto reprimido por una perversa lujuria. Mi cuerpo entero temblaba ante sus acometidas, y un caliente chorro me inundó al gozar Rondador dentro de mí, chorro del que casi todo se derramó de mi interior al suelo por lo enorme que era. Me sentí postrada, humillada, dolorida y satisfecha a la vez, algo que ningún hombre había conseguido hacerme sentir jamás. Deseaba repetirlo.

Me quedé allí, y Rondador volvió a perforarme. Con la experiencia ya ganada, esta vez moví algo las caderas y alcancé tremendos orgasmos en aquella maravilla de sexo animal. Mi sexo, ya acolchado a su tamaño, lo recibió casi sin esfuerzo, dejando que entrase todo de nuevo, sin que doliera. Me acometió con la misma fuerza, sin bajar un ápice su empuje, mientras mi mente estaba sumida en el placer más absoluto. En mi perversión, había dejado un espejo en el suelo, al que miré y vi como aquello me entraba, dejando algo fuera por el tamaño (suerte hubo de no romper el cristal). Ver mi sexo perforado así hizo que me tocase los pechos y el clítoris, para prolongar mis orgasmos, que durante tanto tiempo deseé experimentar. Volvió a inundarme con otro chorro caliente que casi me reventó por dentro. Me sentí partida en dos, como al ser desvirgada por primera vez. Y en cierto modo, esto era desvirgarme de nuevo.

Mis deseos y ganas no quedaron refrendadas por aquellos dos magníficos polvos con Rondador, sino que llamé a Rexus y Spike, que todavía vivían, y comencé a jugar con ellos durante un rato, recuperando algo las fuerzas. Me centré en Rexus, porqué quería que él fuera el primero. Le excité tal y como aprendí, consiguiendo ponerle erecto con facilidad para ser mi primera vez con ellos dos. Me abrí de piernas para que me lamieran, y prácticamente me derretí cuando sentí el primer lametón de aquella lengua respingona en mi sexo aun mojado. Me lamió con fricción, consiguiendo recorrerme el sexo sin parar. Me sentí fundirme mientras me dejaba hacer.

Me di cuenta de que iba a tener otro orgasmo, pero en lugar de tenerlo, me puse a cuatro patas, y un Rexus magnífico y sexual me montó y poseyó como solo un perro sabe hacerlo. Me perforó con rapidez, mientras me degustaba con sus acometidas caninas, dejando que mi placer fuera aumentando como una bola de nieve cayendo por la montaña. Que gusto me sentí siendo follada por aquel amigo de la infancia. No hay palabras. Solo el placer, puro y salvaje, de sentirme puta, obscena, indecente, amante animal, y mujer realizada. Mi éxtasis alcanzó el punto crítico cuando a Rexus se le formó la bola, y me dolió muchísimo, al tiempo que ambos lo gozamos. Me tuvo penetrada unos dolorosos y memorables minutos, esperando poder sacarla de mí. Al retirarse, volví a chorrear de su leche, pero no tanta. Sin perder tiempo me dejé poseer por Spike, no sin antes darle una soberana chupada que casi me deja sin fuerzas. Mucho más violento que Rexus, Spike me hizo un daño tremendo, pero el placer recibido fue tan intenso que lancé un ronco y prolongado grito cuando le sentí llenarme de su leche, con su bola dentro de mí.

Cuando pude levantarme e irme de allí, un dolor intenso, agudo y mortificante me recorrió todo el cuerpo. Estaba agotada de tanto amor que mis animales queridos me habían dado, y que recibí esplendorosamente, sin remordimientos de conciencia. Al llegar me duché para limpiarme y relajarme. No pude evitar masturbarme al recordar cuanto me habían follado durante aquella tarde. Cuando Papá, Mamá y Javier volvieron de la playa, me encontraron echada en el sofá, durmiendo. Según me dijo Papá luego, Mamá se limitó a sentarme junto a mí y acariciarme el pelo, como cuando era niña, diciéndoles a ellos que yo parecía un ángel, y que estaba muy feliz por mí, por tener a Javier. Al saberlo, esperé a la noche para hablar con ella, una vez estuvimos solas.

-Papá me contó lo que dijiste de mí al verme dormida.

-Javier es un gran hombre. No veo la hora en que os caséis. Dios mío-dijo comenzando a emocionarse-, mi niña ya es una mujer.

La abracé con ternura y Mamá lloró. Aunque dudé de contárselo, sabía que si no era ahora, jamás podría hacerlo, y no quería callármelo.

-Mamá, tengo que contarte algo. Quiero que sepas que soy feliz, muy feliz.

-Lo sé mi niña. Javier…

-No es por Javier. Bueno, aparte. Esta tarde he sido más feliz que nunca. Y todo gracias a ti. Quiero darte las gracias.

-¿De que hablas Daniela? No te entiendo.

-Mamá-dije con dificultad-. Te vi cuando yo tenía 12 años. Te vi con Rondador, y con Rexus y Spike. Vi lo que hiciste con ellos.

Mamá torció el gesto sobremanera. La expresión pura del terror se quedó en su cara. Intenté calmarla, pero fue imposible.

-¡¡Dios mío!!, ¿me viste?, ¿me viste así?. Lo siento, lo siento-sollozó-…

-No te preocupes Mamá-dije alegre queriendo frenar su angustia-. Ahora todo está bien, de verdad. Todo va bien. He pasado la mejor tarde de mi vida, y todo gracias a ti. Te quiero Mamá, te quiero mucho.

Mamá puso un gesto de sorpresa al comprender lo que yo quería decir. Luego torció el rostro en señal de resignación, dejándome intrigada.

-Otra vez no-se dijo en voz alta-. No puede haber pasado de nuevo…

-¿De que me hablas Mamá-pregunté perpleja-?.

-De algo que no quería que se repitiera. Ahora sé porqué tu abuela quiso que lo intentara evitar a toda costa…¿Qué vamos a hacer?.

-¡¡Un momento-exclamé-!!. ¿Qué quieres decir?.

-Yo tenía 11 años cuando descubrí a tú abuela como tú me descubriste a mí, solo que yo tardé solo tres años en hacerlo, y llevo desde entonces haciéndolo. Es algo que he intentado evitar, pero el deseo es más fuerte que yo. No puedo controlarme cuando los veo. Me tiene obsesionada. Sé que es enfermizo, pero no puedo pararme.

Fui yo entonces quien puso cara de sorpresa. Mi propia abuela descubierta por mi madre, y mi madre descubierta por mí. Una tradición familiar de mujeres amantes de los animales, en el sentido literal de la palabra(y hubo generaciones anteriores a nosotras tres, pero eso tardó mucho en saberse). Con el tiempo, Mamá y yo fuimos a dúo para dejarnos hacer por nuestros amantes furtivos, muchas veces cogidas de la mano, unidas como madre e hija, como cómplices silenciosas.

No tardé en casarme con Javier, que al igual que Papá, nunca supo de mi pasión secreta, aunque un par de veces jugué con la insinuación de hacerlo(para descubrir que él tampoco se quedaba atrás en las perversiones, al decirme que no le importaría verme haciéndolo). Más tarde compré un perro para casa, un husky de nombre Salteador, por motivos obvios(los gritos que me arranca no tienen desperdicio), y cuando Estela nació y llegó a nuestras vidas, fue la culminación de nuestros sueños. Es una niña preciosa, por la que Javier yo nos desvivimos en arrumacos y caricias. Es todo un encanto de niña, y no veo la hora en que se haga mayor y siga los pasos de su madre, como yo seguí los de la mía…

CON MAMA EN LA CASA DE MI ABUELA

Hola a todos. Antes de todo, presentarme. Me llamo Javier, tengo 18 años y este relato se remonta a hace poco menos de un año, cuando tuvimos que ir a casa de mi abuela.

Bueno, la causa de ir a casa de mi abuela Nieves fue el fallecimiento de mi abuelo, Antonio, que si bien no por esperado fue menos doloroso, sobre todo para mi abuela, ya que mi madre y sus hermanos ya se lo esperaban. Mi madre se llama Beatriz, tiene 43 años. Se mantiene bastante bien, sin hacer alardes, ya que sobre todo cuida su alimentación, por lo que le sobre algún kilo, uno o dos, todo lo más. A ella le gusta arreglarse, ir a la peluquería, se tiñe, ya que aunque es rubia, no lo es de forma natural. Mide sobre 1,68m, con una bonita figura.

En casa vivimos ella y yo (soy hijo único, ya que después de nacer mi madre se hizo una ligadura), puesto que mi padre se fue de casa y luego se divorciaron, hace ya unos 7 años. La relación con él no puedo decir que sea mala, ni buena, es casi inexistente, limitándose a un par de llamadas telefónicas al año para felicitarme por mi cumpleaños y el año nuevo y poco más. Por mi parte soy más alto que mi madre, ya que llego a 1,80, y soy creo, que normal, sin nada extraordinario. Vivimos en Madrid, por cuestión de trabajo de mi madre, que trabaja para la administración pública, en concreto para la Comunidad de Madrid.

Cuando llamó mi tía, una de las hermanas de mi madre, para decir que el abuelo estaba peor y que no esperaban que pasara de esa noche o todo lo más un día, mi madre dijo que tenía que irse a Valladolid, ciudad de origen de su familia. Era viernes, y había terminado mi semana en la Facultad, y le dije a mi madre que iría con ella, lo que agradeció mucho. Mi madre estaba bastante nerviosa, y aunque hacía poco que tenía el carné de conducir dijo que debido a su estado de ansiedad, era mejor que condujese yo el coche, lo que me hacía mucha ilusión. Por el camino llamó un par de veces a su hermana Julia, para ver la evolución del abuelo, y le dijo que no había cambios, que se lo tomase con calma, y que su otro hermana, Carmen ya estaba igualmente de camino desde su casa en otra ciudad. Mi madre no paraba de fumar cigarrillo tras cigarrillo, debido a su nerviosismo, ya que es una mujer que apenas fuma 6 ó 7 pitillos al día.

Al llegar a casa de mi abuela ya estaba allí la otra tía y mi madre y yo dejamos nuestras cosas en una habitación, con una cama de 1,35, que decidimos sería suficiente, sobre todo si había que estar en vela. Por desgracia el abuelo murió esa misma tarde, por lo que se lo llevaron al tanatorio, donde lo velamos hasta altas horas de la madrugada, que volvimos a casa de la abuela para descansar un rato antes de ir por la mañana otra vez al velatorio y posteriormente al entierro. Esa noche cuando nos metimos en la cama pude ver alguna lágrima corriendo por su mejilla. Al día siguiente toda la parafernalia habitual, con toda la familia reunida y eso. Después de todo nos reunimos a cenar la familia directa, es decir, mi abuela y sus tres hijas, con nietos y un yerno, ya que mi madre y Carmen estaban divorciadas (y ésta última no tenía hijos). Después de cenar nos fuimos a casa de mi abuela y allí nos quedamos la abuela, mí tía Carmen, mamá y yo. Mi abuela estaba apenada, pero bien, ya que la enfermedad había sido larga y penosa, y al menos ya no iba a sufrir más.

Otra vez fui a la habitación con mi madre, que esta vez si que me abrazó con fuerza y me dio las gracias por estar con ella en un momento como ese. Yo le contesté que era la menos que podía hacer, a lo que ella respondió dándome un rápido beso en los labios y diciéndome…

Gracias, mi amor, al menos te tengo a ti.

Sabes que puedes contar conmigo siempre que lo necesites…

Ya lo se…

Me dio otro beso en los labios y se dio la vuelta. Yo la abracé desde atrás. Mi madre se quedó dormida enseguida, pero a mi me costó un poco más conciliar el sueño. Esos dos besos de mi madre me dejaron un poco turbado, pero lo achaqué a su estado sentimental…pero no me lo podía quitar de la cabeza, y más cuando al moverse mi madre le toqué una de sus tetas, que pude apreciar bien firme y con un pezón bastante duro.

El domingo estuvimos todo el día en casa, con la abuela, que parecía estar bien, como digo se la veía aliviada, por no ver sufrir al abuelo. Mi madre decidió que nos quedaríamos hasta el lunes, ya que tiene derecho a 4 días por el fallecimiento de un familiar de primer grado.

Esa noche volvió a suceder lo mismo de la anterior, que mi madre me dio las gracias al tiempo que me daba un beso fugaz en los labios, mientras yo le repetía que no me las tenía que dar, que estaba con ella para lo que necesitase. La verdad es que después del beso tuve una erección importante, que mi madre tuvo que notar…pero no dijo nada. Se volvió como la noche anterior y la abracé de la misma forma, pero esta vez fue mi madre la que me pudo mis brazos alrededor de sus pechos…e inmediatamente mi polla tomaba otro impulso de vitalidad.

El lunes por la mañana cuando me desperté mi madre estaba terminado de vestirse, en ropa interior delante de mi, lo cual no era para nada habitual, ya que vamos a decir que en casa son de tinte conservador en ese sentido. Pero no pareció molestarle, ya que me sonrió

Buenos días, mi amor, ¿Qué tal has dormido?

Bien, mamá ¿y tú?

Muy bien. Hacía mucho que no dormía así.

Ahí quedó la cosa, y después de comer cogimos el coche para regresar a casa. Llegamos pronto y tras arreglar un poco la casa, poner lavadora y cenar, nos sentamos en la salita. Mi madre fumó un cigarrillo

De verdad, Javier, quiero darte las gracias por como te has portado…

Ya te he dicho que no me las tienes que dar por nada…

Si…te has portado como un autentico sol, la verdad es que eres un cielo, pero te has superado.

Creo que exageras un poco…

No, para nada. Desde que se fue tu padre has sido el hombre de la casa. Siempre responsable, pudiendo confiar en ti…y bueno, quiero decir que al no estar aquí, podías haber sido un…poco más problemático, pero no, siempre has estudiado y no te has metido en líos, que hoy en día no es poco.

La verdad no creo que haya hecho nada del otro mundo.

Para mi sí…

Bueno, ya tigo que no creo haber hecho nada. Además, para ti si que habrá sido más difícil.

¿Por qué lo dices?

Por estar sola. Desde que te has divorciado creo que salvo con tus amigas no has salido con ningún hombre…

He tenido un par de propuestas pero no estaba interesada, una porque el muy cerdo estaba casado y la otra, simplemente porque el fulano no me atraía lo más mínimo.

Pues eso tiene que ser difícil…

¿El qué?

El estar sin nadie a tu lado…

Pero yo si que tengo a alguien a mi lado…te tengo a ti…

Ya sabes a que me refiero…a una pareja, para hacer el…

…Si, ya lo se. Pero tampoco es para tanto.

¿Cómo que no es para tanto? La verdad es que no se como aguantas.

¿Cómo aguanto el qué?

Pues estar tanto tiempo sin…hacer el amor.

Pues como todo el mundo…

¿Cómo?

A ver…uhmmmm ¿tú has tenido relaciones ya?

La verdad es que no…

¿Y como aguantas?

Pueeeeees

Pueeeeees…igual que tu

¿Quéeeee?

¿Como que qué?…por dios Javier, parece que te has caído de un árbol.

Quieres decir que túuuu…

Que yo me masturbo, pues claro que si, hijo, como tú y muchísima otra gente…joder Javier, que no soy una monja.

Nunca habría pensado que tú…

¿Por qué? Tan fea soy, o qué…

No, que va, al contrario…solo es que no te imagino…

No me imaginas que…usando un consolador…

¡¡¡Mamá!!!

De verdad hijo parece que vienes de otro planeta…

No, no es eso, solo es que me cuesta imaginarte…pues de esa forma…

Pues que te imaginabas entonces…que tu madre no tiene deseo sexual…pues claro que lo tiene, y si no tengo a alguien con quien hacer el amor, pues me tengo que conformar con un juguete en lugar de un hombre de verdad…pero supongo que como tu…que si no tienes un mujer, pues te haces una paja pensando en…quien quieras. No es lo mismo que echar un buen polvo, pero “alivia tensiones”.

¡Mamá!

No creo que sea para tanto. Hemos hablado de la vida…en una parte de ella…

Bueno, eso si…

Bien, creo que va siendo hora de irse a la cama…

Si, que mañana tengo clase a primera hora…

Javier…

Dime mamá

¿Te puedo pedir un favor?

Claro, ya sabes que si…

¿Puedes venir a dormir conmigo, como en casa de la abuela?

Por supuesto.

La cama de mi madre era más grande que la que había en casa de mi abuela, así que en principio estaríamos más cómodos. Esa noche mi madre se puso un camisón de dormir bastante corto, tanto de escote, como por abajo. Sin embargo se repitió el ritual de las dos últimas noches y mi madre me dio un beso en los labios de buenas noches.

Buenas noches, mi amor. Eres el mejor hijo que una madre pudiera tener.

Esta vez le di una sorpresa, ya que le devolví el beso al tiempo que le decía que ella si que era la mejor madre del mundo. Sonrió y se dio la vuelta, como había hecho para que la abrazase. Puso mis manos alrededor de sus pechos. Pude notar como sus pezones se ponían duros al tiempo que seguro que mi madre notaba el aumento del tamaño de mi polla. Después de un rato mi madre echó su culo hacia atrás y yo mi cuerpo hacia delante, de forma que mi polla estaba justo entre sus nalgas. Mi madre suspiró al tiempo que llevó una de mis manos hacia su coño. A mi me temblaba todo. Era la primera vez que iba a tocar pelo…y era el de mi propia madre. Aparté las bragas y le pasé un dedo por su raja. Se notaba que ya estaba súper mojada, y emitía suaves gemidos de placer. Se giró hacia mi y nos besamos con pasión

Oh, Javier, mi amor…

¿Qué estamos haciendo, mamá?

No lo se, pero te quiero dentro

¡Mamá, te deseo!

¡Y yo, amor mío!

Mi madre se quitó el camisón y pude ver sus esplendidas tetas, blancas de no haberles dado nunca el sol y con un pezón grande, que ese momento estaba superduro.

Luego se quitó las bragas y pide ver el conejo de mi madre, perfectamente arreglado, ya que mi madre va a depilarse con bastante frecuencia, ya que es muy coqueta. Se puso debajo de mí y abrió las piernas, mostrándome su coño en toda su gloria…

Vamos, Javier,¡ fóllame…!

¡Mamá, te quiero tanto!

Y yo mi vida, y yo…pero ahora quiero tu polla dentro de mi coño.

Aquí la tienes

Oh, mi amor, que gusto pensar que voy a ser la primera mujer de tu vida…

Ya eres la primera mujer de mi vida…y ahora…vuelvo a tu coño

Mi madre me rodeaba con sus piernas mientras yo la montaba. Gemía con fuerza y me pedía más, que tenía muchas ganas. Yo intentaba aguantar todo lo que podía…

¡Mamá…me voy!

Y yo mi vida…me voy contigo…

¡Yaaaaa!

¡Siiiii, lléname el coño de leche…

¡Ahhhh!

La verdad es que fue apoteósico, ya que nunca me había corrido de aquella manera. Después de recuperar el aliento nos volvimos a besar. Mi madre sudaba y jadeaba, lo mismo que yo. La ventaja de ser joven es que en pocos minutos mi polla estaba otra vez preparada para la acción. Y así se lo hice saber a mi madre.

¿Qué mamá, quieres otra ración?

¡Ay hijo, que vitalidad! Estoy agotada, pero con ganas, así que…

Vamos a recuperar el tiempo perdido…

Yo más bien diría que vamos a recuperar los polvos perdidos

¡Ja, ja!

Me dio un beso.

¿Te puedo pedir una cosa mamá?

Dime, mi vida.

Me gustaría que…

Dime, sin miedo…

Digo que me gustaría que te pusieras a cuatro patas.

¿Y eso?

Digamos que es una fantasía.

Así que mi madre se puso a cuatro patas, abrió un poco sus piernas para dejar a la vista su chocho rezumante de mi anterior corrida. Me puse detrás de ella y apunté la punta de mi polla hacia su húmedo conejo. La fui penetrando poco a poco mientras que con mis manos agarraba sus tetas, que por la ley de la gravedad apuntaban había abajo. De forma casi inmediata mi madre empezó a gemir de nuevo.

¡Oh, mi amor, que bueno!

¿Te gusta?

¡Siii!

Y a mi, me encanta.

Cariño, pellízcame los pezones…con suavidad

¿Así?

¡Oh, si, que bueno! Me gusta…

¿Te gusta?

¡Siii! Nunca me había follado así.

No me lo creo.

Es…verdad…mi amor. ¿Por qué te gusta así?

Es una fantasía.

¿De qué?

De follarte como los animales, como…

¿Cómo quéeeee?

¡Como una perraaaa!

¡Siii! Como una perra, fóllate el coño de esta perra que está a punto de correrse.

Y yo…estoy a punto…

Siii, siii, dame tu leche, llénale el coño de leche a esta puta.

¡Tomaaaaa!

Nos besamos de nuevo y dormimos abrazados, sudorosos, cansados, pero contentos. Había nacido otra relación entre madre e hijo

ANONIMO

Mi Prima y Mi Yo Eramos ”Inocentes”

Esta es mi historia que fue hace mas de 1 semana, realmente fue mi primera vez con la persona que ame durante 5 anos sin que nadie sepa, mi hermosa prima!

Me llamo Fernando y mi Prima se llama Marifer tiene 22 anos

Era un dia muy normal hasta que me desperto mi Madre para avisarme que se iria de viaje con mi Padre entonces supuse que me dejarian la casa sola pero no fue asi. Despues de un rato me dijo que me quedaria con mi prima por 2 dias solamente, realmente me senti como un bebe porque alguien me tenia que cuidar, pero creenme no me senti tan bebe despues de todo. Llegamos a la casa de mi Tia porque tambien iria con mis Padres, yo me quede adentro de la casa de mi Tia despues de despedirme de ellos y mi prima tambien, Marifer segun iva a salir mas de rato con unos amigos todo el dia, pero no fue asi.

Despues nos quedamos hasta las 7 de la tarde viendo la tele, comer, y estar en la compu, era un dia de flojera. Ella me dijo que se iria a ba;ar, a lo que yo dije que si y la esperaba para cenar, me meti al cuarto de mis tios que llegaba al ba;o, hy ella salio en toalla, me exite demasiado que no podia de dejar de mirar de arriba abajo a lo que ella se dio cuenta porque lo vi en sus ojos y rapidamente me dijo que tenia que ir por una blusa y un calzon, ella se metio a su cuarto que pegaba con el de mis Tios y salio ya con su ropa y se metio, yo exitado no pude contener al ver en la ranurita de la puerta de madera y ahi estaba desnuda con su trasero bien firme y sus pechos hermosos y su vagina medio peludita, fui atras de la lavanderia en donde llegaba la ventanita del ba;o y vi cuando se ba;aba, me la queria masturar pero no quise no se porque, luego yo me fui a la sala y empeze a dar vueltas porque no sabia que hacer.

Luego se le habia olvidado su laptop porque la iva a poner para escuchar musica y le grite por la puerta de madera ”Marifer! se te quedo la lap!” mi miembro estba realmente erecto, contesto ” Ok pasa! esta abierto y que ni te de pena, como pude ser tan estupida para olvidarla” casi a todo se hechaba la culpa, entonces accedi y me meti al ba;o con humedad por el agua caliente, habia poco, no se porque no se descompuso la lap, entonces la deje en el asiento del escusado en donde siempre la pone mi prima, estaba a medio metro de ella y una cortina separandonos, ”Pon mi reproductor de canciones” me dijo, ”cual?” ella tenia muchos, ”el 5 porfa Fernandito Hermoso” casi nunca me decia asi y yo pase saliva muy apurado, ”Fer pasame la toalla verde porfa” terminandose de ba;ar y se la pase de un lado de la cortina cuando saco la mano, me hacia el fuerte y no le queria dar la toalla por lo emocionado que estaba como queria entrar rapido y sin importar cogermela pero ese no era el punto, entonces ella salio con la toalla puesta pero enves de salirnos ella me dijo ”espera necesito hablarte de algo” yo colmocionado ”Si si Didime” tembloroso y tartamudeando, ”vi que me estabas espiando fer…crees que eso es bueno” ”perdoname prima no-no lo queria hacer perdon…perdon” eso me destrozo pordentro, habia cometido un grave error, ”Fer eres virgen?” la pregunta me sorprendio e hizo que me recuperara un poco esta vez que si habia caido en la calentura, ”si si lo soy” porque fue verdad.

Era ”inocente” esos 16 a;os de edad, ”te quiero dar el mas valioso regalo, porque tambien me atraes Fer, de chico eras peque;o y tierno, pero vi que crecias y crecias y realmente te volviste un hombre y por tu forma de ser me conquistaste”, ”Que!? enserio? la verdad tu tambien me encantas poreso no podia parar de mirarte y tu bello uerpo contemplar” aunque las palabras pasaron todo fue muy rapido, habia apagado la laptop y me dijo que entre a la ducha con ella, derrepente dejo caer su toalla cuando porfin en mis ojos vi su bello cuerpo, todo firme era para mi, ahi senti que saque un liquido me habia mojado el boxer con ese tal liquido no lo pude evitar, me quite la ropa mientras ella tambien me ayudaba, pero me quite la camisa y ella me bajo lentamente el short y el boxer y mi verga estaba tan dura que me dijo ” cuidado me sacas el ojo tarado”, me rei pero senti mucha exitacion, ”yo soy virgen Fer” me lo dijo pero no se lo creei, ”quiero darte ese gran regalo, porque te amo en verdad”, segui sin creerle pero con lo de Te Amo senti que era poca vrdad, de pronto como ella veia puro Porno con mi primo que realmente tenia mucho, me la empezo a mamar muy dlicioso no paraba de hacerlo.

Despues me obligo a entrar a la ducha y cerro la cortina y empezo abrir la llave y cayo el agua aun tibia y caliente en nuestros cuerpos pegados por lo caliente que todo estaba, de nuevo me volvio a mamarmela muy rico y suave mientras caia el agua, le movia su linda cabeza de atras para adelante con mis manos temblorosas y llenas de emocion, de pronto me vine en su boca pero escupio el semen porque no se lo esperaba, ” ves? te dije que creciste” me enjuago el pene y puso aagua de la duha en su boca e hizo gargaras para enjuagarsela ” que asco prima” le dije, ”mas asco tu semen!, claro que no es cierto Fernandito hermoso, me la enjuage para darte esto, derrepente sin esperarmelo me dio un beso muy largo sintiendo su lengua casi en toda mi boca al igual que yo lo hize, despues de besarnos apasionadamente le dije que me ire por su vagina, a lo que ella rio y accedio, lami su vagina, la sentia rica y muy caliente, realmente caliente y no era por el agua, porque le metia mis dedos y despues mi lengua en su clitoris y dentro de su vagina, le lamia y acarisiaba sus labios vaginales se sentia tan especial y unico para mi ,realmente estaba perdiendo mi virginidad, luego me pare y le di un gran beso pero ella no le dio asco porque haya chupado su vagina y le meti la lengua, es como si estubieramos peleando una lengua con la lengua, se sentia exitante, despues me dijo que se la metiera por la vagina, queria perder su virginidad, efectivamente era real lo que me habia dicho,la abri de piernas y como hay espacio en su ducha abri sus piernas y cogi mi verga y se la introduje lentamente, mi pene senti algo duro como si me lo hubiera golpeado aunque se sintio delicioso, derrepente gimio, dio un gran gemido de dolor y placer cuando mire, senti que habia roto algo y si, su vagina sangraba, lentamente pero su sangre se limpiaba por el agua de la ducha, se la empeze a meer mas rapido y mas rapido.

”NO PARES FER PORFAVOR!!! NUNCA HABIA SENTIDO ESTO DE VERDAD!! HASME TUYA MUCHACHO PORFAVOR!!”, gritabamos de pasion y por masp por descubrir, pero sabia lo que pasaba cuando realmente uno llega al orgasmo y al mero limita lo cual llegamos los dos rapido saque mi verga rojisima y con pulsos que daban, y derrame el semen por abajo, djandolo caer al resumidero y repose sobre el abdomen de mi prima, ”fue lo mas increible que eh pasado con un hombre que amo en verdad, gracias primo, gracias fer enserio” ” no gracias a ti prima por hacerme un hombre de verdad gracias no lo puedo creer es un sue;o” ” siempre estara en secreto”, me dijo ella, ”hagamos algo, si tu tllegaras a tener novia y yo novio, nunca dejaremos de hacer esto y sseremos los mejores amantes del mundo” ” claro que si prima poresote amo, desde que tengo conciencia” me rei, la abraze y nos besamos muy tiernamente, no sabia lo que habia hecho, pero termino cursi, aunque me gusto en verdad, me encanto no podia creer que mi prima esra ,es mi amante, la quiero y la Amo…

Esos paso hace mas de 1 semana, lo recuerdo muy bien y me encanta recordar mi primera vez, hasta ahora lo hemos hecho 3 veces, muy pocas pero con mucho Amor, no queremos que haya un embarazo por eso siempre compra condondes, la primera fue de suerte. Ahora ella tiene un novio, pero ella me platica todo lo que hacen, pero nosotros no dejamos de besarnos y tocarnos en su cuarto cuando vamos de visita a la casa de mis Tios, pero fue grandioso, la Amo demaciado y quisiera seguir con ella por Siempre.

Cualquier contacto que quiera agregarme, hagalo y le platicare lo mas maravilloso de tenerlo con una prima que verdad amas y si tiene alguna duda:

Me cogió un chico de 16 años

Nunca me imaginé que mi primera infidelidad como mujer casada iba a ser con un chico adolescente que llegó a mi casa.

Estimados lectores de estos relatos. Ahora me toca relatarles un acontecimiento cachondo que me sucedió hace poco. Escribo porque me da confianza haber leído varios de este tipo.

Mi nombre modificado es Victoria de 32, desde hace seis años casada con Jorge Mario, mi vida marital es bastante buena y no tengo motivo para tratar de conseguir sexo fácil por allí. Tengo dos buenos senos y mis caderas y mi trasero son bien formaditos.

Aún no tenemos hijos, por lo cual recibimos frecuentemente en casa, sobrinos tanto de la familia de mi marido como de la mía. De mi lado familiar, el sobrino que más veces viene de invitado a mi casa es Mario Roberto, de 13 quien viene desde que tenía 9 añitos, él es un niño muy alegre y educado, el tipo de chico que no pesa tenerlo en casa. Ahora ya es todo un pre-adolescente. Uno de sus hábitos, que no es muy común, es dormirse abrazado de uno de mis pies, alli se duerme y luego mi esposo lo carga para su recamara. Debo decir que esto lo hace solo conmigo y con nadie más.

Esa vez llegó a la casa con su maleta, llegaba a pasar el fin de semana. A mi me haría compañía, ya que mi esposo andaba de viaje de negocios y no estaría presente. Me sorprendió que cuando lo recibí en casa, iba acompañada de “Nacho” quien ahora era su mejor amigo, el otro chico era morocho, piel trigueña, de la misma estatura que mi sobrino. Bueno me dije, si no hay remedio, que se quede también, al fin que no estaría mi marido y no será una gran carga.

Durante la tarde los chicos estaban jugando juegos de video en la TV, yo me acerqué a ver lo que hacían, en esta época suele haber calor en esta parte del país, asi que todos vestíamos ropa muy suelta, y pude ver que Nacho tenía una camiseta de tirante, y no pude ocultar ver que ya tenía cierta musculatura y vellos en los brazos, lo cual no sucedía con Mario Roberto quien era más acorde a su edad. Además yo observaba que a cada momento Nacho volteaba a verme las piernas, yo tenía puesta una falda corta y un top, estaba sentada de frente a ellos. Nacho miraba mucho mis piernas y se reía conmigo de forma coqueta, lo cual en su momento me causaba gracia.

Llegó la noche, los chicos vieron TV en la sala y yo en mi habitación, en eso les pedí que se acostaran, a los diez minutos me tocaron la puerta, era Mario Roberto, me acordé que él se dormía abrazado de uno de mis pies, lo pasé adelante, sin embargo detrás de él venía Nacho, también lo pasé adelante. Mario Roberto se acomodó en la parte inferior de la cama y tomó mi pie como siempre y lo puso entre sus brazos pegado a su pecho y su cabeza a la altura casi en mi pantorilla, por el lado de afuera. Nacho se quedó viendo eso e hizo lo mismo con mi otro pie libre. Yo tenía sueño y no tardé en quedarme dormida.

No se a que horas de la noche, primero creí que era un sueño húmedo, pero sentí que una mano varonil me acariciaba la parte baja de la entrepierna, y yo lo gozaba mojando mi rajita, luego esa misma persona besaba mi pantorilla, luego mi rodilla, podía sentir su lengua recorrer mi piel, eso me puso la piel chinita. Cuando sentí una mano entre mi camisón y sobre mi sexo por arriba de mi diminuto panty que uso para dormir, alli me desperté, estaba un poco confundida, pero volví a sentir la mano que invadía mi intimidad. Abrí uno de mis ojos, la habitación estaba casi en penumbra, pero podía ver y sentir esa mano manoseándome encima de mi rajita. Era de Nacho. Voltee a ver a Mario Roberto y el estaba dormido casi roncando.

Que hacer?, dejarme seducir por ese adolescente con sus hormonas a mil, o darle un pellizco en su mano para que reducirlo al orden. Mientras pensaba que hacer los pequeños dedos de Nacho tocaban suavemente cada parte de mi sexo, como la tela de mi panty es fina y delgada, podía sentir muy bien sus torpes caricias. No podía creerlo, pero mi rajita se estaba mojando y me estaba excitando cada vez más por los toques de Nacho y además su pequeña lenguita lamiendo delicadamente mi pantorilla y a veces hasta mis pies. No sé por qué, pero lo dejé un rato más.

De pronto, él deja de tocarme el sexo sobre mi panty. Que tramará ahora este chico? Pensé. Me quedé en alerta. De pronto siento que algo se frota contra los dedos de mis pies, lo hace primero suavemente, pero poco a poco lo oigo aumentar su respiración y emitir ciertos gemidos reprimidos, levanto la cabeza sobre la almohada y veo que Nacho se está masturbando con mis pies!, frota contra ellos su erecto pene, se siente duro contra mis deditos del pie, lejos de molestarme, me está excitando, mi raja se llena de mis jugos vaginales. Siento que ardo allí en la cama, el chico se sigue masturbando acelerando la fricción entre su miembro y mi pie, al rato casi se sienta en la cama para tener más comodidad y para usar mejor mi pie. Yo dejó que lo haga, no se porque no corto y detengo a ese mocoso de inmediato y le doy su merecido.

Luego de un rato y de llenarme el pie de sus líquidos preseminales, Nacho se vuelve a acostar, su cabeza ésta ahora a la par de mi rodilla. El chico me ha dejado muy cachonda, mi rajita es una sopa caliente. Sin embargo, a los diez o quince minutos, vuelve a las andadas. Siento sus deditos explorar de nuevo mi rajita sobre mi panty, se nota que no se ha saciado aún. También me empieza a besar mi muslo interior arriba de la rodilla, ahora lo hace con mejor técnica, mi vagina empieza a lubricarse de nuevo. La sensación de ser manoseada prohibidamente en mi propia cama es muy erótica, me siento a merced de ese morochito.

Volteo a ver a Mario Roberto y el sigue dormido profundamente. En eso le tomó la mano a Nacho, él se asusta, la quiere retirar, pero yo no lo dejo, cojo su mano y la llevo por debajo de mi panty, Nacho se queda quieto totalmente. Le he metido su mano completa dentro de mi panty y ahora está sobre mi vulva depilada. Lentamente Nacho empieza a explorar el territorio, sus dedos se enlazan con mi pelitos púbicos existentes, de allí llega a mis labios vaginales, me imagino que debe haber sentido que estaba bien mojada, uno o dos dedos los frota entre mis pliegues de mi rajita. Yo estoy que me muero de excitación, solo atino a abrir más mis piernas para Nacho. Trato de hacerlo sin despertar a Mario Roberto que tiene cerca una pierna, pero que al dormirse la ha soltado.

Los dedos de Nacho siguen moviéndose en toda mi rajita, el chico sabe tocar y yo me muero de placer. Un dedo sigue el contorno de la entrada de mi vagina y de pronto mete la puntita de su dedo, creo que en ese momento tuve un orgasmo, me llevé un puño a la boca para no gritar, eso motivo a Nacho para introducirlo todo en mi rajita caliente, luego lo empezó a meter y a sacar lentamente, yo me moría, mi orgasmo no tenía fin. Era notable lo atrevido de ese chico.

Al rato Nacho introdujo un segundo dedo en mi mojada raja y también los pajeo dentro de mi. Yo podía sentir muy bien sus dedos moviéndose dentro de mi gruta mojada. El muchacho era pura candela. No satisfecho con todo lo que me había hecho ya (me había besado toda una pierna, se había masturbado con mi pie y tenía dos dedos en mi rajita), sentí que sacó sus dedos empapados de mi rajita, y el chico intentaba sacarme el panty!, yo que estaba muy caliente para ese momento, levante mi trasero para facilitarle lo que quería, asi también junté mis pies, él estaba sentado frente a mi y le quedó mi panty en sus manos. Volví a mirar a Mario Roberto y él estaba igual.

Ahora yo tomé la iniciativa, sin calzón, abrí las piernas frente a Nacho como invitándolo a entrar, vi que el se quitó el pantalón de la pijama, quedándose con la camisa, se subió a horcajadas a la cama entrando entre mis piernas, el chico comenzó a lamer mi rajita como si fuera un perrito lamiendo una paleta, sentí toques electricos que iban de mi raja a mi cabeza, nunca había sentido tal cosa, su lenguita parecía más rugosa que lo normal, me vine irremediablemente en pocos minutos, Nacho ponía su lengua en todos lados sin control, ya no podía más quería y deseaba tenerlo adentro de mi, -métela ya!- le dije, Nacho puso su pene tomado con su mano en la entrada de mi rajita y echó su peso penetrándome, Uggh!, su pene no era del tamaño de un infante, era del tamaño de un adulto, me llenó toda la raja!.

El chico comenzó a moverse apenas sitió que la tenía dentro de mi, allí si se evidenció su novatez, ya que se movía sin orden, a pesar de eso yo me moría de excitación y placer, me hacía delirar de gusto, le tomé las nalgas con las manos y lo apreté para que me la metiera todita y que su bombeos fueran bien profundos, no se si era porque era un chiquillo o por la forma en que ocurrió todo, pero me tenía al borde de otro orgasmo y yo quería acelerar su llegada.

Lo abracé y me vine, al mismo tiempo sentí un abundante líquido caliente en mi raja, Nacho se estaba corriendo, parecía que se estaba orinando dentro de mi por la cantidad que salía de su pene. El siguió moviéndose dentro de mi, eso provocó que su semen saliera de mi vagina y recorriera mi rayita hasta llegar al ojete de mi culito, sentí lo caliente en mi ano. Fue un orgasmo bestial el que tuvimos los dos.

Minutos después lo quité de encima de mi y entré al tocador a limpiarme el semen de mi rajita y de mi rayita. No era un semen espeso como el de un hombre, más bien era un líquido viscoso transparente. Al regresar el ya se había puesto el pantalón de la pijama, entonces le indique, ya que había estado bien, que se fuera a su habitación a dormir, cargué a Mario Roberto, quien había sido un ciego testigo de todo lo acontecido. Regresé a mi cama posteriormente y no pude evitar hacerme una masturbación pensando en el pene de Nacho y en todo lo acontecido.

Más tarde supe que Nacho tenía 16 años, eso explica en parte su despertar sexual y el tamaño de su pene. Varias noches se me ha repetido esto durante el sueño, el chico me dejó inquieta. He llegado a pensar en él cuando mi marido me está penetrando. Que loco no!.

He invitado de nuevo a Mario Roberto para que llegué pronto a la casa y le he dicho que invite a Nacho también. No se que pasara.

Mi Papa me robo la inocencia?

Hasta hace poco,me dì cuenta que el incesto es pecado.

Todo comenzò cuando cumpli los once años,mi mamà me dejò ir con papà a pasar mi cumple a la montaña,ellos estan divorciados desde hace 15 años.

llegamos a la cabaña y me dijo que me bañara mientras èl preparaba algo caliente,me puse la pijama y me fuì a la sala a ver tele, ya estaba encendida la chimenea,me trajo una taza de chocolate,me revolviò el cabello,sigo muy delgada peso 53kg. mido 173,soy blanca y ojos verde aceituna y cabello negro azabache.

estuvimos platicando del colegio y de la maratòn de ciencia q habìa ganado,se sirviò un wiski y luego otro y asì hasta terminar la botella,yo me moria de sueño,me acomodè en sus piernas y èl me fuè acariciando,yo no lo tomè a mal,me dormì y despertè cuando èl me tocaba los senos,estaba desnuda en su cama,me dijo: no te asustes,es para darnos calor,està nevando de nuevo,èl estaba desnudo,me acomodò de manera que mis nalgas descansaran en su pene

yo sentì lo duro de su pene,no me movi, me pidiò que lo dejara ponerlo entre mis piernas para aliviar su dolor,metiò su pene entre mis piernas y las junto de manera que comenzò su descarga hasta que yo no pude y le dije que me estaba orinando,me enseño a sentir la sensaciòn deliciosa de un orgasmo,metiò su dedo y me frotò mi clìtoris delicioso,me separò las piernas y lamio mi sexo yo me sentìa mareada, me llevò al cielo y dejò caer su leche en mis nalgas y mis piernas,no me querìa separar de èl,algo dentro decia que necesitaba màs,en la mañana me llevo a bañar y me toco de una manera que yo estaba en el paraiso,asì siguiò hasta que por la tarde me pidiò permiso de seguir màs profundo,yo le dije que querìa que me enseñara todo lo que yo debia saber,asi lo hizo,me hizo gozar ,le gustaba ver mi himen integro,sòlo lamia y chupaba rico mi sexo

me diò un beso negro y me sorprendiò,me dijo que tambièn podìa gozar teniendo sexo anal y asì conservarìa mi virginidad,me fuè haciendo camino con sus dedos,poco a poco,me lleno con aceite y fuè dando espacio a su pene,el primer dìa fuè dolorosisimo,sangre mucho,el me curo y me dejò en la bañera,pero no dejo de cojerme el culito,pretextando que si no lo hacìa me iba a doler tres veces màs cuando el volviera a entrar.

Lo comence a disfrutar al cuarto dìa,era dolor con placer,y seguia respetando mi virginidad,me dijo que era nuestro secreto,asì fuè hasta que cumplì los 17 años y èl me pidiò que le diera la premicia de mi virginidad,lo hice y èl me hizo mujer de una manera increible,jamàs lo vì mal,nunca lo comentè,yo gozaba y èl tambièn,pero el destino nos jugo una mala pasada,èl tuvo un accidente y quedò en silla de ruedas,entonces me pidiò que buscara un novio que saciara mi necesidad sexual,no he podido tener un sòlo orgasmo con mi pareja,fuì con la sexòloga y me dijo que mi problema era la desviaciòn sexual que he vivido.

estoy triste por mì y por mi padre. Mi pareja es egocentrico asì que èl no nota si disfruto o no,pero no deseo tener hijos.

gracias por leer y comprender mi historia.

Mi Tio Me dio el primer empujon pero me estreno mi primo

mi tio a pesar de mi inocencia me llevo a mis primeros pasos con los hombres, poco tiempo despues experimente con mi primo para follarmelo pero creo que el plan no me salio como lo esperaba… me salio aun mejor

Hola a todos los lectores, bueno mi historita comienza cuando yo tenía 7 años de edad, un tío mío vivía con nosotros en la casa, según había escuchado ahora él desde pequeño mostro ciertos rasgos de amanerado, bueno él para ese tiempo tenia la edad de 23 años, muchas veces lo dejaban a él cuidándome, el en esos momentos me decía que quería jugar algo conmigo

El me dijo que debía quitarme toda mi ropa, yo con pena lo hacía, el me agarraba el pene y me lo chupaba, yo no sabía lo que él hacia pero se sentía bien, también él con su dedo jugueteaba con mi ano pero sin nunca penetrarme, también se sentía bien, luego de eso él se agarraba su pene y se masturbaba, yo me sorprendía del tamaño que lo tenía, luego botaba algo blanco pero para ese tiempo yo no sabía que era, el solo hacia eso y luego me decía que no le contara a nadie, algo que nunca hice. Eso dura varios meses hasta que el se fue de la casa.

A los 12 años de edad se quedo un primo mío de 7 años en mi casa, para ese tiempo ya conocía algo más de lo que era el sexo, yo jugaba mucho con él hasta que una vez el me toco el pene y me dijo que lo quería ver, yo se lo mostré, todavía era pequeño porque no me había desarrollado, allí aproveche y recordando lo que hacía con mi tío le conté de ese juego y lo comenzamos a jugar, el primer día solo no los tocábamos, luego yo se lo chupaba y el a mí, a los días intentaba penetrarme y yo a el pero no lo lográbamos por el tamaño de nuestros penes pero aun así se sentía bien, duramos luego de eso varios años sin vernos y cuando nos veíamos solo nos tocábamos nada mas, nunca paso de eso, ya cuando yo tenía 20 años y el 15 nos volvimos a ver, ya él había crecido un poco mas y debido a una fiesta él se quedo, y le toco dormir conmigo, estando acostados yo recordaba nuestros momentos de juego y quise volver a intentarlo, esta vez lo comencé a tocar y el no me dijo nada a pesar de estar despierto, entonces fui y la pase seguro a la puerta y apague la luz, me devolví y le dije sácatelo, cuando se lo saco me lo metí a la boca, note cuanto había creció, era de aproximadamente 19 cm, me costó meterlo todo a mi boca al principio porque era primera vez que metía un pene de ese tamaño a mi boca, el sabor me gusto mucho así que comencé a chupárselo desesperadamente a pesar de que mi verdadero interés era yo follarlo a él

Comencé a tocarle las nalgas y le dije, quiero metértelo, el me dijo, si me dejas que yo te lo meta primero, lo pensé pero eran tantas las ganas de follarlo que acepte, nos desnudamos y el comenzó a tocarme el culo, el se acostó bocarriba y yo me coloque para sentarme sobre su pene, cuando comencé a metérmelo me dolió mucho así que me lo saque, busque crema y me la unte, me metí un dedo y luego dos para dilatar un poco, volví a intentarlo pero me dolía, tenía miedo, entonces en una de esas que volví a intentar perdí el apoyo en mi otro brazo ya que con uno le agarraba su pene para metérmelo y con el otro me mantenía para evitar caer de una vez, cuando perdí el apoyo me entro todo su pene, di un pequeño gemido de dolor, le dije que no se moviera para acostumbrarme, cuando ya no me dolía casi me levante un poco y el comenzó a metérmelo, lentamente, el dolor iba disminuyendo cada vez mas y mas hasta que me estaba comenzando a gustar lo que sentía

Entonces comencé yo a moverme, se sentía muy rico sentirlo a él dentro de mi, luego de eso cambiamos de posición. Me coloque en 4 y el comenzó a follarme, se escuchaba el sonido de sus bolas al chocar con mi nalgas, estaba en el clímax… era mi primera vez penetrado y la primera vez que el penetraba, luego de eso me acosté bocarriba levante las piernas apoyándolas en sus hombros, y comenzó a penetrarme de nuevo, esta vez lo hacía con penetradas lentas pero fuertes, después me coloque bocabajo y él me penetro, esta vez sí hubo un penetración completa y sentí algo de dolor, comenzó a penetrarme fuertemente y hasta el fondo… solo se escuchaba el mmmmm… mmmmm que hacía yo de lo excitado que estaba, comenzó a subir el ritmo frenéticamente y se escuchaba el sonido de mi gemido y del chocar de nuestros cuerpos, eso nos calentaba mas, cuando estaba a punto de acabar lo saco y me acabo en las nalgas, que rico se sintió esa leche caliente en mis nalgas, el me las regaba por todas las nalgas con su pene… quedamos agotados y yo satisfecho… tanto que se me olvido que era yo quien quería penetrarlo a él… bueno después les seguiré contando mas relatos… espero les haya gustado

norma, las tetas mas gigantescas que vi en mi vida

norma es una gorda que tiene gigantomastia (pechos exageradamente grandes)y tuve la oportunidad de cogerlas y chuparlas

Norma es una amiga de mi madre, es gorda, de tetas exageradamente grandes (tiene gigantomastia, o sea, busto exageradamente desarrollado). A los 17 años, cada vez que venia a mi casa me pasaba todo el tiempo mirándole sus melones, ella le decía a mi madre que yo era bonito y, que estaba enamorada de mí.

Me hablaba y mimaba mucho, yo le miraba mucho los pechos, y al no decirme nunca nada, se los miraba sin sacar la vista de ahí. Ella me invitaba a tomar mate a su casa, lo cual iba, y como siempre le miraba sus melones.

Un día estábamos tomando mate, ella se levanta , llevaba puesta una blusa rosita que al pasar por la luz se le traslucía y dejaba ver sus gigantes tetas con un corpiño gigante(con los que cada vez que iba a su bañoy dejaba alguno colgado los pasaba por la verga haciéndome una paja) lo cual me produjo calentura, a la vez que era impresionante ver semejantes pechos y me quede con la boca abierta, ella se dio cuenta y me dice, “arielito, no me mires así ¡¡ me haces poner incomoda”, se ríe y luego me dice, son muy grandes no? , le digo que si afirmando con la cabeza sin sacar la vista de sus melones.

Me acaricia la cara y me pone la cabeza entre sus semejantes melones acariciándome la cabeza.

Ella seguía pasando delante de mí con su blusa transluciéndosele sus gigantes melones .se pone un poco incomoda y me dice. “Arielito me voy a cambiar la blusa, me haces tener vergüenza,”se va la pieza, yo voy al baño y cuando salgo me asomo a la pieza, lo que vi no lo podía creer, ver esa mujer gorda con los pechos mas grandes que vi en mi vida, llevaba puesto un corpiño gigante de color rosita, me meto a la pieza y me quede con la boca abierta mirándoselas, y se me puso bien parada la pija, intenta taparse pero era imposible ocultar esos pechos, sonríe y me dice,”¿ porque te gustan tanto mis pechos? soy una mujer gorda . me acerque y se las empecé a tocar , ella no decía nada, le pedí que se quite el corpiño, se lo saca y pude ver como le llegaban a la panza, eran muy gordas las tetas, con unos pezones gigantes rosados del tamaño de mi mano, se las empecé a manosear y se las chupe ,estuve 1 hora mimándole y chupando esas tetas gigantescas.

Ella me acaricia la pija que estaba muy dura y me sienta en la cama, me saca el pantalón, mi pija queda muy parada y ella pone mi pija entre sus semejantes melones e intuitivamente se las cogi ( no sabia que se podía hacer eso), de la calentura la hice poner boca arriba y me subí encima de sus pechos y le cogi sus gigantes tetas con fuerza, al rato eyacule en sus melones y desparrame el semen con mis manos haciéndole masajes ,a ella le gusto mucho eso, luego se las limpie con su corpiño y también me limpie la pija masturbándome con su corpiño (me lo lleve de recuerdo y hasta el día de hoy me masturbo mucho con ese corpiño ), al rato le toco su culo gordo por encima de la pollera, se la saco y le saco también su bombacha enorme, nuca pensé que iba a querer coger una gorda , pero estaba muy caliente ,la agarre por atrás y la moví de atrás, luego la puse en cuatro patas y se la metí por detrás, ella se pone boca arriba y me dice, metemela ,se la metí por la concha eyaculandole adentro .A partir de ahí a cada un par de días la visitaba y le chupaba los melones, le eyaculaba en los pechos y le metía otro polvo en la concha, me gustaba mucho cogerla de atrás, me había enamorado también de su culo enorme y termine reemplazándole su concha por coitos anales, asi que en conclusión , me cogia a una vieja gorda las veces que podía por las tetas , la concha y mas todavía por su culo .esa es mi historia con norma , la gorda que me hizo que actualmente coja gordas tetonas y culonas con mucha calentura

MI JEFE ME OBLIGA A SER SU ESCLAVA ( POR SUMISA ABUSADA)

En un viaje de trabajo, mi jefe me obliga a ser su esclava para conservar mi trabajo

Hola, soy una chica de tez blanca, delgada, con unas buenas tetas y un par de nalgas que aunque no grandes, si bien redondas y firmes, mantengo mi coñito rosado bien depilado y listo para obedecer caprichos. Hace un mes me fui a un viaje de trabajo, mi novio no quedo muy convencido de dejarme ir, pero luego de una buena cogida por mi culo, lo convencí de dejar que cumpliera con mi trabajo, fueron 4 días de trabajo intenso donde no tuve tiempo ni de distraerme un poco, solo la ultima noche, los compañeros decidieron hacer la despedida en el bar del hotel

Luego de bañarme y arreglar mi cabello, me puse un diminuto tanga y un bresier haciendo juego en encaje negro y un vestido corto muy ceñido al cuerpo, sandalias de tacón y baje al bar, ya todos estaban reunidos y al entrar mi jefe me miro de forma lasciva, como queriendo desnudarme, nunca me había visto vestida así, ya que para la oficina mi ropa es muy formal, me hizo espacio a su lado y me senté.

La noche transcurrió entre baile, tragos y algún toqueteo disimulado de mi jefe, que mas que gustarme me incomodaba, el es un viejo feo, bajito y panzón, nada agradable!, pero no me queje puesto que era mi jefe y no quería molestarlo. El final de la noche, había tomado demasiado y estaba muy ebria, mi jefe se ofreció a acompañarme a mi habitación y todos nos despedimos, al llegar al lobby mi jefe me dijo

-Estas muy ebria, apenas son 2 pisos, subamos por las escaleras, un poco de movimiento, te ayudara a despejar

– ok- dije mientras me tambaleaba a la escalera de emergencia, al entrar note que la luz era muy tenue- casi no puedo ver!- le dije tratando de devolverme

-yo si veo, sube adelante, yo te cuido- empecé a subir y sentí que me sujetaba por las nalgas y que a la vez intentaba subir mi falda para mirar, por mi estado me pareció gracioso que aquel viejo estuviera espiando mi divino trasero así que trate de moverlo un poco mas insinuante mientras subía, el llagar el descansó del 1er piso, mi jefe me empujo hacia la pared

-estas muy buena zorrita!

-que pasa?- pregunte alarmada

– súbete el vestido!

-no quiero, suélteme!- intenté salir, pero su cuerpo me aprisionaba contra la pared

-oye bien, pedazo de zorra!, si quieres conservar tu trabajo, te vas a quitar ese vestido y a hacer lo que yo mande, o a partir de mañana tendrás que empezar a buscar trabajo

-suélteme!- grite cono si no me importara lo que el viejo asqueroso me había dicho

-ok, estas despedida, ZORRA!- me soltó y empezó a subir dejándome parada allí, en mi ciudad no es fácil conseguir trabajo y menos con las oportunidades y el dinero que me ofrecía el mió, así que cuando ya iba el por la mitad de la escalera lo llame

-licenciado!, espere!- el viejo giro sobre sus talones y me miro con una sonrisa de triunfo

-te convenciste?

-no puedo perder mi trabajo- dije con rabia y timidez a la vez

– jajajaja, pedazo de puta!, te iba solo a meter mi polla por el coño un ratito aquí mismo, pero ahora quiero que subas a mi habitación!- siguió subiendo y yo camine tras el, solo imaginarme lo que me esperaba con aquel viejo panzón me daba nauseas!, llego a su habitación y entro primero que yo, al pararme en la puerta titubee, pero el grito desde dentro

-termina de entrar pedazo de puta!- entre y me detuve en medio de la habitación- escucha bien zorrita, no quiero forzarte a nada, solo daré las ordenes y tu decides si las cumples o no, en el momento que no quieras, te vas, y no regresas mas al trabajo y listo!, tu decides!, ahora quítate el vestido- empecé a sacarme el vestido, sintiendo la mirada sádica de el sobre mi cuerpo- waooo!, eres una puta divina, quítate el bressier!- obedecí quitando mi brasier y dejando salir mis grandes y redondas tetas, intentando cubrirlas con mis manos- saca las manos puta!, sube los brazos para verlas bien!- subí mis brazos dejándolas totalmente expuestas, el se acerco y con sus dedos agarro mis pezones apretándolos muy fuerte

-ahhhh!, me hace daño!- grite, sin moverme

-esto es una caricia suave para lo que te viene!, dime, ya te han cogido por el culo?- no respondí, pero sus dedos empezaron a retorcer mis pezones haciendo salir mis lagrimas

-si- dije muy bajo

-si que?- grito el preguntando nuevamente

-si me han cogido por el culo!!!- grite intentando que dejara de torcer mis pezones

-entonces eres una buena puta que me voy a gozar toda!

-por el culo es doloroso, por favor por ahí no!

-tu cállate y obedece!, eso vendrá después, arrodíllate!- me arrodille frente a el y vi como comenzaba a abrir su pantalón, sacando de el una verga, no muy grande pero si muy gruesa, estaba dura y mojada- mira lo que te vas a tragar putica!- dijo pasándola por mi cara dejándola toda mojada- saca la lengua!- saque mi lengua y empecé a lamer la punta de su verga, el sabor me desagradaba y mientras mas lamía mas se mojaba, de pronto la empujo dentro de mi boca tomándome por las orejas y obligándome a meterla hasta mi garganta, sentí que me ahogaba quería vomitar!, empezó a meterla y sacarla de mi boca, mientras gemía y con sus manos cacheteaba mis mejillas

-cométela puta, cométela!!!- de pronto sentí que toda su leche se descargaba en mi boca, no resistí y la saque para escupirla en el piso, al escupir sentí una fuerte cachetada- ninguna puta bota mi leche!, lámela del piso!

-no quiero!- dije molesta

-muy bien!,entonces lárgate!- dijo señalando la puerta, agache la cabeza hasta el piso, saque mi lengua y empecé a lamer hasta dejarlo totalmente limpio- así se hace putica de mierda!, quédate así en cuatro patas como estas- camino hasta la cama y debajo de ella saco un maletín que al abrir me extraño ver cosas que no conocía, vino hacia mi con algo peludo y un látigo- relájate por tu bien por que no voy a lubricar – abrió mis nalgas

Y así al seco empezó a meter un consolador grande y grueso dentro de mi culo que terminaba en una cola de caballo que quedaría colgando fuera de el

-ayyyyyy!!!!, viejo asqueroso me estas rompiendo el culo, sácalo, sácalo, por favor!!!!- rompí a llorar, pero mis gritos y suplicas lo excitaron mas aun y lo empujo todo de una sola ves dejando mi culo como el de una yegua con cola y todo

-empieza a gatear!

-no puedo moverme, me duele mucho!- dije sin dejar de llorar

-gatea!-dijo empujándome con su pie y haciéndome caer de lado

Como pude me incorpore y empecé a gatear sintiendo aquel consolador desbaratar mi culo, tenia ganas de defecar de lo profundo que me lo había metido, de pronto sentí q metía una bola en mi boca y la cerraba en la parte trasera de mi cabeza, ahora no podía hablar, seguí gateando, y de pronto sentí como el látigo caía sobre mis nalgas, di un ligero salto y gatee mas rápido, intentando escapar de su castigo, pero sentí como el látigo me golpeaba y el a la vez tomaba fotos de mi ultraje, no paraba de llorar e intentar escapar gateando por toda la habitación- ah puta tan llorona!, ahora soy tu amo y me vas a obedecer siempre, esto es para que sepas quien manda!- no podía gritar, me había puesto la bola para que nadie pudiera escucharme y salvarme de aquel castigo, cuando ya mi cuerpo estaba rojo y adolorido, dejo de pegarme y me dijo levántate!- saco la bola de mi boca y se asomo por la ventana

-fantástico!, aun están ahí!, ven puta- me acerque y le dije

– la ventana esta abierta, me pueden ver

-esta ventana da al jardín trasero, pero si te van a ver, hay dos jardineros trabajando y te voy a coger recostada de la ventana para que puedan verte y gozarte, inclínate en la ventana

-por favor, eso me avergüenza!, no quiero mostrarme a esos hombres!-suplique

-no te he preguntado si quieres, te voy a mostrar porque eres mi puta y hago contigo lo que quiero, inclínate o termina de irte- me incline sintiéndome humillada, mis enormes tetas colgaban haciendo apuntar mis pezones hacia los hombres que al percatarse de mi presencia dejaron de trabajar para mirarme y hacerme gestos vulgares con sus caras y lenguas, mi jefe saco bruscamente el consolador que aun permanecía dentro de mi culo

-ahhh!- me queje y esto hizo sonreír a los jardineros

-te están dando duro perra!- dijo el mas viejo mientras se sobaba la verga dentro de su pantalón, mis lagrimas salían sin control, me sentía usada, humillada y apenada, mi jefe me ordeno que tocara mis tetas mientras se desvestía, con pudor comencé a hacerlo y los jardineros me miraban

-duro perra, apriétalas!- gritaban, yo obedecía y las apretaba fuerte, de pronto sentí que mi jefe abría mis nalgas y empezaba a chupar mi culo, en ese momento perdí la vergüenza, aquello me producía un placer inmenso, su lengua entraba profundo y me hacia gemir y manosear mis tetas juntándolas y bajando mi cabeza para pasar mi lengua por mis pezones, los jardineros empezaron a masturbarse, pero ya no me importaba, los dejaba verme, gozarme y mientras mas cochinadas me gritaban mas caliente me ponía, me vine por 1era vez y empecé a gemir fuerte y a contorsionar mi cuerpo, mis tetas se bamboleaban, mi jefe se coloco detrás de mi y sin mas me empujo toda su verga en mi culo ya aporreado por el inmenso vibrador

-ayyyyy!- grite, pero pare mi culito para recibirla toda, me daba fuertes embestidas, empecé a gemir viendo como los jardineros se corrían frente a mi, y pronto sentí como mi culo se inundaba de leche y mi jefe empezaba a darme nalgadas, mientras se corría dentro de mi, me saco la verga y nos separamos de la ventana, no sin antes mirar e los jardineros y dedicarles una sonrisa

-ya puedes irte zorra- dijo mi jefe recuperando su seriedad y don de mando

-voy el baño a asearme

– deja tu ropa interior aquí, ponte tu vestido y te vas sin asearte, escurriendo leche- tome mi vestido me lo puse, me puse mis sandalias y sin hablar camine a la puerta

– espera puta!, recuerda que tengo unas fotos muy comprometedoras, si llegas a decir algo, las muestro a todos

-si, señor-

Salí de su habitación y entre a la mía, el culo me ardía, me quite el vestido y me para frente al espejo abriendo mi culo para revisarlo, tenia muestras de leche y algo de sangre y el orificio estaba bastante rojo y abierto, me sonreí y me dirigí al baño para asearme. Aun conservo mi trabajo, pero mi jefe nunca mas ha intentado usarme, y confieso que a veces deseo que ese gordo panzón vuelva a dominarme

Cogida por mi amigo y un desconocidos

Empiezo presentándome. Me llamo Adriana soy de Caracas-Venezuela 21 años, buen cuerpo y muy calentona a la hora del sexo, tengo una relación estable de 4 años y medio con mi novio y hasta el momento de lo sucedido el único hombre con que había estado.

Todo empezó un día Miércoles si mal no recuerdo yo estaba de vacaciones de la uni… pero mi novio si trabajaba, lo cierto es que estaba demasiado aburrida en mi casa, me decido a llamar algunas amigas para salir algún sitio pero no podían. En una de esas llamadas que le hice a una amiga me atendió el hermano (el cual también lo conozco desde hace mucho tiempo y somos super amigos también)… total que en el transcurso de la llamada me dijo que su hermana no estaba y que si necesitaba algo, me pregunto si me pasaba algo a lo que respondí que me moría de lo aburrida que estaba, el respondió a eso haciendo bromas para hacerme reír un poco… luego entre la conversación me propuso que nos fuéramos un rato a la playa. Era a penas medio día y que teníamos tiempo y que nos veníamos en la noche. Le dije que me llamara en 20 minutos para pensarlo y comentarle a Erick (mi novio) que Johan (amigo) me había invitado a la playa, a lo que el respondió que si quería fuera ya que el estaría ocupado y no íbamos a poder vernos ese día.

Llame sin dudar a Johan y le dije que si quería ir y pregunte en que playa estaríamos… el me dijo que en Higuerote (Costas Venezolanas) había un amigo que podría prestarnos una casa para luego de la playa sacarnos el agua salada y devolvernos con tranquilidad a Caracas a lo que respondí que estaba perfecto…

Johan paso por mi al rato ya yo lista con traje de baño y todo… hicimos una parada para comprar algunas cervezas y snack para la playita… llegando a Higuerote pasamos por la casa que nos prestaron dejamos las cosas aproveche para cambiarme y ponerme un vestido muy corto y semitransparente playero que dejaba ver mis ricas nalgas entre el hilo tan pequeño que tenia por traje de baño… pude notar que Johan me vio con cierto morbo cuando salí del cuarto y me dijo que me veía bien con ese vestido, a lo que respondí dando las gracias y diciendo que me diera una cerveza para irnos…

Llegamos a la playa hablamos y tomamos mucho la pasamos super bien como dos amigos que somos. Caída la tarde teníamos que devolvernos y así lo hicimos recojimos todo y camino a la casa de nuevo para cambiarnos note que Johan estaba algo ebrio como para manejar y le dije que se bañara y descansara un poquito para poder irnos a Caracas tranquilamente. El respondió positivamente.

Pasado esto luego de que estábamos listo el me comenta de que porque no comparábamos mas cervezas y fuéramos en la mañana muy temprano. Como obviamente no tenia nada que hacer accedí… salimos a comprar y nos instalamos en la parte de atrás de la casa que es un patio pequeño que da a una avenida transitada de Higuerote pueblo donde estábamos, nos sersioramos por seguridad de cerrar muy bien la puerta del patio para seguridad…

Como ya estaba decidido quedarnos ahí fui al cuarto a cambiarme y quitarme la ropa que me molestaba tanto por llevar mucho sol a lo que me puse una falda de tela ligera sin nada abajo ya que la liga de mi hilo hacia que me doliera mucho la piel de la insolación y me puse una camiseta blanca de Johan que hacia notar muchos mis senos ya no no tenia sostén…

Entre tanto Alcohol y habladera debo confesar que en algún momento me senti sexy a hasta un poco exitada de ver como Johan cada vez que me veia a la cara para hablarme su mirada bajaban a mis tetas y mis piernas…

Mientras mas y mas cervezas llego la conversacion del sexo, duramos ratooooo hablando de eso a lo que me puso mucho mas exitada y ahora si tenia ganas de que me cojiera… disimuladamente yo lo veia entre las piernas y pude notar que lo tenia muy parado. Pero me daba una pena inmensa decirle que queria sexo ya que era el hermano de una de mis mejores amiga, un muy viejo y buen amigo mio y la mas poderosas de las razones nunca habia estado con otro hombre que no fuese mi novio y nunca de verdad le habia sido infiel y mucho menos habia pasado por una situacion como esta.

Ya pasado el rato aunque habiamos cambiado de conversacion yo seguia con muchas ganas de sexo, asi que de tanto pensarlo ya que Johan no daba señales de nada por pena me imagino, decidi a putearle yo para ver si me cojia y saciabas mis ganas de tener una verga para mi esa noche….

Disimuladamente levante mi falda y la puse mucho mas corta saque de nuevo el tema de sexo y de tanta habladuria y puterias mias me dijo que ya no queria hablar y se iba acostar porque se estaba calentando y le dije que yo tenia rato asi tambien… sin decir nada me miro y su forma de verme me calento mas y me dijo que no me preocupara que nadie iba a saber de esto. Respondi sentandome ensima de el para sentir ese pene grande abultado en mi vagina el rapidamente me subio la falda tocandome y dandome nalgaditas muy ricas en el culo me besaba las tetas y me masturbaba con su dedo y luego dos… estaba tan exitada que vino el primer orgasmo…

Dado que estabamos en el patio de la casa aunque era alrededor de la 2 a 3 de la madrugada y no se veia nadie en la calle le dije que fueramos al cuarto para que me cojiera, el me respondio que no habia nadie y que no nos preocuparamos que cualquier cosa de todas maneras la puerta estaba cerrada y nadie nos conocia en ese pueblo… sin pensarlo mucho me convenció, el seguia tocando mi culo y golpiandolo muy rico estaba super mojada tenia unas ganas incleibles de chuparlo pero mas ganas tenia de que me lo metiera fuerte y que me hiciera gritar de placer … asi fue se lo saque del short y yo misma me lo meti me movia y gritaba como una perra y eso parecía guastarle mucho.

Ya de haber tenido varios orgasmos yo arriba todavia me movia mas lento y gimiendo como puta disfrutando al maximo ese miembro dentro de mi… de repente Johna me agarra la cara y me dice muy tímidamente “no vayas a voltear pero hay un tipo viendo como tiras desde la ventana” eso me congelo de inmediato e hice intento de bajarme pero Johan no me dejo y dijo que tenia ratico ahi y de que nos preocupabamos si nadie nos conocia en el pueblo y a mi no me habian visto la cara… lo pense por un segundo y segui moviendome pero con cierta pena que se notaba.

Yo trataba de voltear para ver quien como era y Johan no me dejaba, luego empezo a decirme que me moviera rico como una perra a lo que nuevamente me puso muy caliente y empece de nuevo a gemir como puta. El Hielo se rompio cuando Johan empezo a susurar en mi oido diciendome que el tipo me veia con deseo y que me moviera rico para que el hombre viera mi culo y lo que el se estaba cojiendo, eso me excito mucho mas, yo trataba de voltear pero no me dejaba, solo me narraba como el tipo veia mi culo moviendose… yo estaba muy caliente sintiendo que me veian y le dije a johan que me pegara y me me metiera el dedo el culo y me lo abriera para que el hombre pudiera ver lo perra que era en ese momento…

Sin ver como era el tipo todavia Johan me dice que me baje y se lo chupe, pero que me ponga en cuatro para que me viera completamente abierta y se exitara mucho mas, la idea me volvio loca por lo que me puse muy abierta para chuparcela a Jonah y meterme mis dedos por el culo y la vagina para que me viera el tipo de la puerta… ya pasados varios minutos en eso johan me dice que se saco el pene. Me dio curiosidad verlo asi que voltie y se estaba masturbando para mi y por mi… se veia muy bien ese pene debo admitir.

De un jalón Jonah me para y me sienta de nuevo arriba de el, esta vez de espalda a el y de frente a la puerta esta vez para metermelo por el culo a lo cual no me opuse ya que me encanta sentirlo tambien por detras, viendo al tipo mastubandose directamente y el viendo mi vagina mojada Johan me dice que si me gustaria dejarlo pasar para que me cojieran los dos. No respondi al instante, solo le dije que me diera duro por el culo y me hiciera gritar, asi lo hizo… al cabo de unos minutos le pregunte a Johan que si tenia condones los buscara para harcelo sino no… el respondio que si y que los buscara en su bolso, me levante baje mi falda y tapandome los senos los fui a buscar.

Cuando llegue de nuevo al patio el hombre desconocido todavia estaba afuera que sin saberlo estaba apunto de cojerme… Johen me pregunto que como queria hacerlo, le repondi que quieria que me cojiera mientras yo se lo chupaba al amigo desconocido, asi fue Johan me puso en 4 y me penetro cojiendome y haciendome gritar como puta… me imagino que en mi ausencia en busca de los condones el hablo con el tipo porque le tiro las llaves el hombre paso y Johan le dijo que me lo pusiera en la boca para que se lo chupara. Fue una sensacion demasiado divina sentir esos dos miembros para mi, en la misma posicion Johan me lo mete de nuevo por el culo cojiendome muy duro hace que llegue el orgasmo…

Pasado un rato ya me habian cojido los dos como quiesieron ya estaba muy cansada… Johan se da cuenta y me pregunta que si quiero seguir a lo que le conteste que si que acabaran pero no dentro de mi el amigo desconocido me pregunto que si queria que acabara en mi boca o en mis senos a lo que respondi exitada todavia que si… fue cuando me penetraron los dos, es lo mejor que he sentido tuve como 100000 orgasmos mas. Me sente ensima de Johan y el amigo desconocido me cojio por el culo… me hicieron gritar como nunca de placer, luego de eso me sente en el muble para que los dos me dieran su leche acabandome entre la cara y las tetas fue demasiado divino…

Terminado esto despues de un breve descanso fui al baño a lavarme mejor dicho me eche un buen baño de agua fria estaba muerta del cansancio y estaban super saciadas mis ganas de sexo…

Al salir del baño ya el extraño se habia ido nos tomamos un par de cerveza mas sin cruzar muchas palabras… Johan me dijo para romper el hielo que era el mejor sexo que habia tenido y que de esto nadie se iba a enterar, le conteste con una sonrrisa y hablamos un rato mas como si nada.

Dormimos un rato para luego en la mañana devolvernos a nuestras casas seguimos siendo muy buenos amigos ya han pasado varios meses de mi experiencia Johan y yo no hablamos del tema aunque aveces si hacemos bromas entre nosotros de eso.

Para despedirme debo decir que una experiencia inolvidable aunque el sexo de mi novio me gusta mucho mas esta experiencia fue unica.

Por fa… si les gusta mi relato dejen comentarios me gustaria leerlos y mas si es un chico de mi pais y conoce Higuerote.

Att: Adriana.

Mi mujer disfruta calentando machos

Mi mujer disfruta calentando machos, y les muestra partes de su cuerpo para que se masturben contemplándola…

Por si no leyeron mi relato anterior, les recuerdo que estoy casado con Pilar. Se trata de una rubia hermosa, muy sexy y provocativa, con una boca alucinante de labios carnosos. Mide 1.75mts, con un cuerpo firme para sus 35 años muy bien llevados, piernas largas perfectamente modeladas por los deportes, que rematan en una cola empinada y acentuada por su estrecha cintura.

Hace unos años corregimos el detalle de su busto pequeño con implantes de siliconas que le sientan maravillosamente y me han dado grandes satisfacciones, ya que su excelente tamaño le brinda la posibilidad de practicarme una fenomenales turcas…

No hace falta que se lo pida especialmente, todo lo contrario, me conoce tanto y se transformó en una hembra tan abierta sexualmente que le encanta poder dar placer con algo que, hasta hace poco, la acomplejaba.

Somos una pareja voyeur-exhibicionista que en los momentos de mayor calentura exteriorizamos todo lo que soñamos, y en vez de sofocar nuestros deseos para no contradecir los padrones de convivencia social incorporamos fantasías que funcionan como afrodisíaco.

Fue así que una calurosa tarde de verano tuvimos la oportunidad de transformar una de ellas en realidad. Mi esposa estaba especialmente inquieta y propuso tomar sol en la piscina de casa, pese a que no la utilizábamos desde que una obra en construcción vecina arruinó la intimidad de nuestro solarium.

A Pilar le encanta tener la piel bronceada pero también provocar a los hombres, y para ello me deslumbró con un atuendo casi escandaloso: top y micro-short muy ajustados que apenas alcanzaban a cubrir un micro bikini blanco traído de Brasil.

Nos acomodamos en las reposeras y al poco rato, como era de esperar, del edificio de departamentos en construcción contiguo comenzaron a asomarse las cabezas curiosas de los obreros.

Debo reconocer que la situación me descolocó un poco, una mezcla de sensaciones me invadía. Por un lado el fastidio de no poder disfrutar del descanso en mi propia casa, y por otro la excitación de saber que mi mujer era fisgoneada por algún viejo verde o un joven con el sexo afiebrado que se regodearía con su figura.

Quizás no había prestado demasiada atención o porque fingió indiferencia, la cuestión parecía no incomodarla demasiado, más bien todo lo contrario, se mostraba especialmente cariñosa y hasta se inclinó sobre mí para regalarme largos besos de lengua mientras erguía su precioso culo hacia nuestros vecinos que comenzaron con los primeros susurros y hasta algún silbido de admiración.

Como en un pacto tácito no acordado, al poco rato le comuniqué que me retiraría a dormir la siesta, sabiendo que la dejaría totalmente expuesta a miradas indiscretas y poniendo a prueba su habilidad para exhibirse sin pudores. Nuestro cuarto se encuentra en la planta superior y posee un amplio ventanal al jardín, por lo que pude acomodarme tras las cortinas para curiosear con morbosa atención sus movimientos al borde de la piscina.

Lo que siguió fue un espectáculo digno de una película erótica. Pilar, desentendida de quien la pudiera estar espiando, se comenzó a untar el cuerpo con crema bronceadora. Lo hacía todo muy lentamente, con movimientos perfectamente calculados, deteniéndose especialmente en la parte alta de sus muslos y masajeando con insistencia el nacimiento de sus pechos rotundos, que iban quedando brillosos por la humectación.

No pude evitar bajar la mano y tantear mi bulto que ya había adquirido un tamaño considerable, como cada vez que mi mujercita se exhibe tan puta. El short tan pequeño se le metía en la zanja, entre los cachetes de la cola, y dejaba al descubierto la mitad de su culo rollizo y firme. El top, excesivamente justo, aprisionaba sus tetas que se marcaban perfectamente sobre la fina tela.

Los muchachos de la construcción ni habrán soñado poder disfrutar de semejante espectáculo!. Una rubia de cuerpo escultural, senos grandes, cola redonda y piernas firmes que los provocaba con toda su carga de sensualidad.

Pasado un rato subió a la habitación; al verla venir disimuladamente me acosté y fingí dormir, aunque en realidad estaba totalmente cachondo imaginando hasta donde sería capaz de llegar con su osadía.

Pilar se acomodó a mi lado, fue directamente a buscar mi verga inflamada y, sin mediar palabra me empezó a hacer una mamada como solo ella sabe. Succionaba mi pene con pasión, ayudándose con la mano que imprimía un movimiento de vaivén, mojándolo completo con su saliva y mirándome a los ojos de manera lujuriosa.

A esa altura deliraba de tensión, ya me encontraba a punto de estallar cuando se detuvo para comentarme, con el glande de mi poronga todavía apoyado en su labio inferior:

-“¿¡No te imaginas lo que acabo de ver!?”

Su tono de voz delataba la actitud de quien tiene la necesidad de confesar de inmediato algo morboso…

-“¿Qué?”

-“Varios de los obreros que me espían desde el edificio vecino se pasan la mano por la entrepierna y hacen señas para que me siga quitando la ropa!”

-“¿¡En serio!?- no lo podía creer, la excitación me aceleró el corazón aún más.- ¿y vos qué hiciste?”

-“¡Nada! ¿Qué quieres que haga? Me vine para acá y listo. Están como locos, parece que nunca vieron una mujer en short y remera!”

-“Es que el short y el top que tienes puesto, querida, resucitan a un muerto! ¿Te animás a sacártelos y quedar en malla, directamente?”

Nos miramos a los ojos y sonreímos. Un silencio cómplice inundó la habitación.

– “Si, no hay problema. Al fin y al cabo es nuestra casa, a mi me excita un poco esa idea, aparte no creo que haya nada de malo en eso…

– “Pues no, yo pienso que no estaría mal”.

-“Tu crees?”

-“Claro, si te gusta tomar sol me parece lo más normal del mundo que lo hagas en traje de baño, mi amor…”

Mientras hablábamos de eso le sobaba las nalgas y ella me continuaba acariciando el pene. Entonces reclamó:

-“Chupame las tetas, que vuelo de calentura”

-“Vení, yegua, que me enloqueces”

-“Oye, ¿de verdad crees que no estaría mal si bajo a la piscina y quedo en tanga?

– “Me encantaría! porque cuando vuelvas a subir estarás mas caliente y te podré seguir mamando estas tetas”.

-“ Tal vez tengas razón”

-“Es mas, si vas y les ofreces un pequeño show no estaría mal, te puedes tardar unos cinco minutos si quieres, o a lo sumo diez, pero con la condición que cuando vuelvas me cuentes, te dejes mamar y que agarre tus nalgas”.

– “Mi puerquito, estás loco!”.

– “Tal vez, pero deseo que te animes así terminas de calentarte y dejo que me montes como a ti te gusta”.

– “No se…”

– “Dale, decídete que ya sabes lo que te espera”.

-“Bueno, está bien”.

Seguimos excitándonos, rozándonos con cariño, para después comenzar a alterar la forma de besar y dar paso a juegos de lengua con manifiesta malicia. Simultáneamente me masajeaba el miembro que respondió en forma inmediata, y cuando lo volvió a poner como ella quería pasó a chuparlo, deslizando su lengua por la cabeza de mi palo, haciéndome delirar con tamaña habilidad.

Me terminé sacando el calzoncillo y la camiseta, para quedar completamente desnudo. Ella retiró su top, se quitó el corpiño, y atrajo mi cara de manera enérgica para hundirla entre sus melones. Los comencé acariciando con suavidad, pero la tentación era irresistible…

-“Dejame mamarte las tetas antes que te vayas”. Entonces se acercó, e inclinándose dejó que le de un beso a su pezón izquierdo, lo metí entre mis labios un segundo y le indiqué:

-“Ahora, el otro”.

Se volvió a inclinar y apuntó con el otro pecho a mi boca, lo besé y me entretuve un segundo succionando su pezón erecto con avidez. Ella suspiraba feliz, y se la notaba demasiado caliente, antes de irse se acercó y me dijo:

– “Bueno, me tardo diez minutos y luego vengo”.

Esperé un rato tendido en la cama, y cuando calculé que ya debería estar en el solarium nuevamente, me acerqué a la ventana. Mi pija dio un respingo! Se la veía maravillosa tendida en la reposera, ya despojada del short y el top, apenas cubierta con su minúscula tanga blanca que contrastaba sobre la tersa piel bronceada.

Se puso de pie e inició un paseo despreocupado alrededor de la piscina, procurando ser observada desde todos los ángulos. La adiviné súper ansiosa y excitada, quizás con un poco de miedo, mostrándose casi desnuda frente a machos deseosos porque en el fondo sabe que esto nos provoca e incentiva.

Yo miraba sin saber que hacer. Con una mezcla de excitación, celos y morbo, lo único que sabia es que se me había parado la poronga. Verla tan resuelta y desprejuiciada me hace hervir la sangre, intento contenerme pero es inútil: me masturbo con desesperación intentando aliviar mi calentura contenida. Cada tanto se agacha de manera casual y enseña su cola deliciosa, totalmente expuesta para realzar la minúscula marca del bikini.

¿Que estará sintiendo Pilar, al saberse tan deseada?. Habrá reparado en alguno de ellos?. Será capaz de sostener este juego voluptuoso? Se sumerge en el agua, y cuando por fin sale parece una diosa que corta el aliento. Los pequeños triángulos de su corpiño cubren muy pobremente sus pechos generosos que pugnan por escaparse. La tela humedecida de la tanga blanca deja translucir sus pezones y marca cada detalle de los labios de su vulva completamente depilada.

Ahora si, decidida a explotar al máximo su lado exhibicionista se tira boca abajo en la reposera, y como si no alcanzara con el espectáculo que brinda se entretiene acomodando la tanga hilo dental, que atrás es solo una mínima porción de lycra que desaparece entre sus nalgas. Quiebra la cintura y empina su adorable culo para masajearse en alevosa provocación los cachetes, la miro sin poder creer a lo que es capaz de llegar…su pose resulta una invitación explícita a penetrarla.

Parece descabellado, pero la situación me resulta sumamente excitante: mi mujer se muestra sin pudores y despierta los ratones más perversos en los hombres que la vigilan. Me toco pensando que voy a gozar de ese cuerpo, pero también me estimula imaginar que la podría compartir con alguien más…

Así pasaron varios minutos, y no fue sino hasta mucho después cuando oigo los pasos de Pilar. Llega, cierra la puerta, se mete a la cama y me dice:

-“¡Ay amor, me alteraron completamente esos cuarenta minutos abajo, ojalá se pudiera repetir! mira, tócame”.

Bajo la mano y avanzo dentro de su tanga, siento la firmeza de su vientre y toco su empapada vagina con los gruesos labios inflamados de placer, meto dos o tres dedos en esa rica cueva para encontrarme con el regalo de su humedad viscosa…

–“Estás deliciosa!, dime que pasó?”

_”En un momento dirigí la vista al edificio y me llamó la atención un muchacho fornido acomodado en un balcón, el más joven de los obreros había sacado la verga del pantalón y se pajeaba viéndome en tanga” no pudiendo contener la emoción agregó:

-“¡No sabes lo grande que la tiene!”

Me senté en la cama con la poronga palpitante y ensayé una fingida escena de celos:

-“¡Ah, bueno, lo que falta ahora es que te lo quieras follar para aliviar su sufrimiento!”

-“No seas desubicado! ¿No te da lastima, pobre, el masturbándose mientras me tienes acá dispuesta para lo que necesites?” tomó mi miembro y mientras lo meneaba me dijo al oído:

-“¿Y, quién es el pajero ahora?”

Continuó agarrando mi verga que estaba grande y gruesa. Empezó a bajar y subir mientras con la otra mano me tocaba los huevos. Estaba súper mojado, noté como brotaba el líquido transparente que lubricaba el miembro y humedecía su mano.

Me gustan sus caricias, me gusta verla con el traje de baño que la hace más sexy todavía y sentir su mano que excita mis puntos sensibles con sabiduría, llega hasta el límite exacto donde no tengo retorno, y cuando estoy a punto de acabar desacelera el ritmo y posterga el momento del éxtasis.

Su cara demuestra la fascinación de tenerme a su disposición. Se mueve rápido y de pronto la tengo subida a horcajadas sobre mí. Aparta solo un poco la bombachita de su tanga y acomoda la bulbosa cabeza de mi verga entre sus piernas. Me rodea con sus brazos, y mientras me besa el cuello poco a poco se sienta sobre mi sexo que la recibe erguido. Deslizo los breteles del corpiño y hundo la cara entre sus pechos, mientras la boca atrapa sus pezones. Mis manos se apoderan de su cuerpo, comienzan por la estrecha cintura, acarician sus hermosísimas y redondas caderas y van bajando hasta encontrar su trasero. Puedo sentir la tensión de sus glúteos, los aprieto con ansias y eso la hace estremecer, arrancándole gemidos de placer,

Hago y deshago a mi antojo pero Pilar acelera el ritmo, y mientras me cabalga con más fuerza ordena:

-“Quiero toda tu pija, métemela hasta el fondo ahora, que no doy más de la calentura!!!”

Escucharla así era lo que me faltaba para terminar…

-“Partime turro, que no aguanto mas!!!” Y no era un susurro suave, era casi un grito.

Su concha está mojadísima, mi pija se desliza a su interior sin ningún esfuerzo, el mete – saca es fabuloso mientras mis manos atenazan su cintura y mi lengua se deleita con sus pezones. Siento tensarse el cuerpo de esta hembra fabulosa…los labios de su vagina apretándose alrededor de mi pija, mueve el cuerpo en círculos clavando sus cuidadas y puntiagudas uñas en mi espalda, y cuando presiente que voy a terminar se deja llevar por un demoledor orgasmo que la llena por completo. Mi pija inunda hasta el último rincón de sus entrañas con largos y gruesos chorros de leche que ella recibe con placer, mientras nos unimos en un nuevo y ardiente beso, con nuestras lenguas jugando inquietas en el interior de mi boca…

Nuestros movimientos se detuvieron y permanecemos abrazados con Pilar montada en mi verga por buen rato, hasta que poco a poco esta pierde rigidez. La saco, ya menos dura, y ella golosamente la agarra y se la lleva a la boca para lamer los restos que chorrean de mi pija

Agotados, nos estiramos a descansar, pero vuelve a tomar la iniciativa:

-“¿Te parece dormir un rato así te recuperas y me vuelves a llenar la concha de leche?”.

-“Y la boca?”

-“La boca, por supuesto… mmhh que rico!, te voy a mamar hasta dejarte seco”

-“Y ese culo de puta que me encanta…”

-“Y la colita también, degenerado”.

Se levanta sonriendo, camina rumbo al baño moviendo libidinosamente las nalgas… Nos lavamos y secamos mutuamente y volvemos al dormitorio, exhaustos pero satisfechos por haber transformado en realidad otra fantasía…

Si les gustó el relato y tienen algo que decirnos, espero sus comentarios en nuestra dirección de correo.

USUARIO: marital

CORREO: mrt2919@gmail.com