¡Que Bonito Es Veracruz!

Antes que nada, gracias a todos los que se han tomado la molestia de escribir un comentario en alguno de mis relatos, o enviado un mensaje, he de aclarar que todos han sido verídicos, así mismo quiero comentarles que a veces no puedo responder todo tan rápido porque me llegan muchos y no me da tiempo, también en twitter trato de ser lo más buena onda con ustedes, porque para eso doy a conocer mi vida sexual, si en algún momento tardo en contestarles, discúlpenme, de verdad no es mi intención, me gustaría coger con cada uno de ustedes, sentir sus penes penetrando mi vagina y mi ano, pero no siempre es posible, de cualquier forma agradezco a los que me envían fotos de sus penes con semen tras la chaqueta que me dedicaron, o sus dedos metidos en la vagina en el caso de las chicas, de verdad gracias. Para los que no me siguen en twitter, es PaulinaTraviesa único medio por el cual me pueden contactar, no paso whatsapp, ni Skype, ni mucho menos FB, así que no insistan (con el tiempo y la confianza se los irán ganando), otra cosa que quería contestarles es mi nombre completo Jajaja sólo podré mis 2 nombres Paulina Roxanne así me llamo!
Así mismo quiero informarles que tengo un lindo noviazgo con una chica llamada Mariana, ella tiene 17 años y formara parte de esta historia, ya que lo que narraré a continuación sucedió con su primo Ángel. Ella no sabe que escribo estos relatos, y espero que se mantenga en secreto, algunos de mis amigos leen esto, así que por favor sean discretos, GRACIAS!!!!
Esto sucedió aproximadamente hace un par de semanas, eran inicios de Febrero cuando mi linda novia me invitaba a irme con ella de fin de semana a Veracruz, acepte inmediatamente, pues siempre le cumplo sus caprichos, ella es delgada, cabello lacio de color café, usa lentes, amo sus lindos ojos color miel, su piel blanca, y sus lindos 17 añitos, es la prima de mi mejor amiga y tocaya Paulina, por ella la conocí, pero bueno.
Al llegar a Veracruz, llegamos a una linda casa de color blanco, era bastante grande y muy agradable a la vista, nos recibió su tía Marcela y su tío Vicente, pero aún faltaba por conocer al último miembro de la familia, su primo de 15 años Ángel, el cual se encontraba con unos amigos. Nos instalamos en la misma habitación, Mariana me había presentado como su mejor amiga, así que no podía besarla o acariciarla fuera de nuestra habitación, pero no me costó trabajo, casi todo el tiempo actuamos como amigas.
Las horas pasaron y sus tíos insistieron en que fuéramos a conocer parte de la ciudad, fue una linda tarde, en la cual a escondidas nos besábamos, al llegar a la casa yo llegué rendida así que fui a dormirme, sin embargo en la madrugada me dio muchísima sed, baje a la cocina y me serví agua, al salir de la cocina, pase por el baño y note que la puerta estaba entre abierta con la luz estaba encendida, se escuchaban unos ruidos dentro, así que mi curiosidad me ganó y me asome, entonces vi a un joven con la verga de fuera y masturbándose con algo que envolvía su pene, el cual se veía enorme y bastante ancho y comestible, no hice ningún ruido, yo seguí viendo aquel espectáculo, pero no pude evitar empezar a tocarme, así estuve unos 10 minutos cuando sin querer resbale y abrí toda la puerta del baño, me quede viendo a aquel chico a la cara y posteriormente salí corriendo, aquel chico también se espantó, pero no me quise quedar a ver que me decía, aquella noche me quede tan caliente, que al regresar a la habitación saque mi dildo, me empecé a masturbar y hacerle un oral a Mariana, quien no puso ningún pero para recibir mi lengua en su panochita rasurada.
La mañana siguiente fue algo extraña, pues durante el desayuno me presentaron con el chico que yo había visto horas atrás masturbándose, él me saludo como si nada hubiera pasado, pero no me quitaba la mirada de encima, admito que no me molestaba, pues me encanta sentirme deseada, pero era extraño desearlo yo a él, pues sólo tiene 15 años, aunque es muy guapo, atlético y sobre todo y a pesar de su edad, dotado con una gran verga.
El día paso de manera normal, pero en la madrugada volví a levantarme, esta vez no por agua, sino directo al baño, el cual se encontraba de la misma forma que la noche anterior, esta vez note que Ángel se masturbaba con una tanga, pero no supe de quien, tal vez mía, o de Mariana, inclusive de su madre, pues la señora a sus 35 años está demasiado buena, debido a que va al gym. Esta vez iba decidida a probar aquella verga, a sentirla dentro de mí, así que retire mi blusa, y me quite el bra, y entré al baño, puse el seguro y me acerque a él, Ángel tenía una cara de sorprendido y asustado a la vez, pero se la quite cuando me agache, quite su mano de aquella verga y me la introduje a la boca, él sólo me veía y no decía nada, yo estaba encantada mamando aquel trozo de carne, el cual por cierto no me cabía, pero que rico sabía, mi cara era de deseo, pues mientras hacía eso, me masturbaba para entrar más en calor, no pasó mucho tiempo cuando sin avisarme el pendejo se vino dentro de mi boca, pero me trague todo su semen, al terminar de limpiar bien su rica verga con mi lengua, me paré, y lo empecé a besar de manera muy sensual, él correspondía mis besos, pero no me acariciaba, así que tome sus manos y las puse en mis senos, me los masajeo, los apretó, los lamio y mordió mis pezones de una manera deliciosa.
Luego me quite la tanga, la cual ya estaba muy húmeda, se la metí a la boca y me voltee recargada en el lavabo, esperando a que me la metiera, lo hizo, pero no por el hoyo que esperaba, pues el muy cabrón me de la metió por mi ano, le pedí que se saliera, pues la verdad me dolía, pero no me hizo caso, me la dejo ir más adentro y me hizo llorar, me agarro por las tetas y así me la metió y saco varias veces, evite gemir, pues sabía que nos podían escuchar, luego me voltee, me senté en el lavabo y abrí lo más que pude mis piernas, así empecé a masturbarme, incitándolo para que me penetrara con esa rica verga, y así fue, me la dejo ir de una manera colosal, maravillosa, yo estaba como perra en aquel baño, luego lo abrace e hice que me cargara, se sentó en el escusado y mientras el lamia mis tetas yo me daba unos ricos sentones, así estuvimos mucho tiempo, hasta que yo no aguante y tuve un delicioso orgasmo, casi no pude contenerme, pero el tapo mi boca, yo tenía los ojos en blanco mientras seguía sintiendo como el me penetraba una y otra vez, hasta que me lleno de leche la panocha.
Al levantarme su semen escurría por mi pierna, así que agarre mi tanga y me limpie con ella, se la regale al igual que mi bra, me puse la playera y le di otro rico beso, me di la media vuelta y le dije:
-¡Nos vemos mañana!-
El me dio una nalgadota y me dijo:
-¡A la misma hora perra!-
Y me fui a dormir, sabiendo que en mi colección de vergas había encontrado otra que me iba a gustar mucho, esa noche pude dormir riquísimo, pero no todo término ahí en mi aventura por Veracruz, pero esta sólo es la primer parte.
Ya saben que espero ansiosa sus calientes comentarios, mensajes o tweet’s, los amo hermosos, también a ustedes perritas que me andan leyendo, ya saben que hay travesuras para todos, besos!!!!

P.D.
Aclaro que las fotos de este relato no son reales, debido a que no tome ninguna, pero pronto regresaré con él, para tomarnos varias y vean como me cogio el hijo de la chingada!

YO Y MIS CHICOS CALIENTES

Soy Camila soy una chica que disfruto del sexo desde muy joven; me encanta vestir sexy y provocativa; me caliento con facilidad y cuando me éxito me pongo cachonda y con deseos de disfrutar de una buena verga. En la zona donde vivo existen don muchachos muy guapos que siempre me han interesado mucho, claro que ellos son mucho menores que yo, pero esto me llama la atención; hace poco tuve la oportunidad de compartir con ellos en una fiesta, uno de ellos me dijo que yo le gustaba y que él siempre había tenido la fantasía de tener algo con una chica mayor que él, a lo que le conteste que eso sería algo muy excitante; pero entonces le pregunté que si a su primo Tony también le interesaban las mujeres mayores, entonces me contestó que incluso Tony le decía que yo era una mujer muy guapa y que le habían contado que yo era muy fogosa. Esa noche baile con los dos y la pase de maravilla. Al final de la fiesta los dos fueron a acompañarme a mi casa, yo iba algo tomada, entonces ellos al despedirse; el chico mayor me dijo que cuando podíamos compartir un trago, le conteste que claro que podíamos pero que sería bueno en la casa de él; entonces me dijo: “mira el fin de semana mi familia tiene un paseo a otra ciudad entonces regresamos hasta el lunes en la noche”, ahí entonces aproveché y le dije que él no fuera y nos reuníamos los tres allí a tomarnos una copas y compartir; él me dijo que lo pensaría y me informaría; luego nos despedimos. En el fondo a mí me anhelaba tener un encuentro excitante y apasionado con esos dos chicos, que hasta ahora estaban explorando el mundo. Al otro día muy de mañana Juan llego a mi casa, le abrí la puerta y me informó que se había inventado algo y que no iría con su familia al paseo, así que yo escogiera que día podíamos reunirnos; entonces le dije que el sábado estaría allí a las 8 de la mañana y que llevara a su primo Tony; él se puso muy contento y me dijo que excelente que ahí me esperaban. Esos otros dos días estuve muy inquieta pensando en lo que haría con aquellos chicos guapos y en lo que ellos podían hacerme. El sábado a las 6 de la mañana me levante muy alegre y ardiente con muchos deseos de estar en aquel encuentro; así que me dispuse a darme un duchazo, me depile muy bien mi conchita dejándole los labios muy suaves como los de una bebe, me la vi en un espejo y lucia ajustadita ya hacía varios meses que no probaba verga alguna, además hice mis ejercicios rutinarios de contracciones vaginales para mantener mi vagina apretada; enseguida me puse una tanga en hijo muy diminuta, un pantalón ajustado y una camisilla escotada e insinuante; alisté un bolso con cosas personales, maquille y me perfumé, a las 8 de la mañana me dirigí hacia la casa de Juan, no fue necesario golpear la puerta, esta ya estaba abierta; así que entre y le salude de beso, él muy efusivo me dio la bienvenida y me invito a desayunar; a los 5 minutos llego Tony, luego Juan cerró la puerta. En el comedor los tres compartimos un delicioso desayuno; enseguida nos dirigimos a la sala ya entonces Juan saco una botella de vino y brindamos por la amistad; nos la tomamos muy rápido, pusimos música y bailamos un rato primero con Juan y luego con Tony: los chicos sacaron otra botella de trago y brindamos de nuevo. Después del brindis les dije a los dos que dejaran la botella en la mesa y las copas e hiciéramos algo más excitante, ellos se preguntaron que sería, aunque Juan tenía el pensado de cogerme; les invite a que se sentara uno a cada lado de mí, primero bese a Tony y luego a Juan, este último me toco las piernas y luego mis tetas, y seguimos besándonos con Juan; Tony muy tímido solo se limitaba a mirarnos y se sonreía; luego de un buen rato de carisias y besos con Juan, me volví hacia Tony y comencé a besarlo apasionadamente él solo me abrazaba pero no me acariciaba, mientras tanto Juan seguía tocando mis piernas, Luego les dije a los dos que cada uno sacara su verga que quería verlas y mamárselas; Juan sin dudarlo bajo su bragueta y la fue sacando, esta ya estaba parada, la cogí con mi mano y se la acaricie; Tony no la sacaba le daba pena, por ello le dije: “si tu no la sacas yo misma te la sacare” se sonrió y no me dijo nada; enseguida me puse de rodillas y comencé a chuparle la verga a Juan, esa verga es grande, larga y cabezona, se le puso muy dura y decía: “ huy que rico la mamas y jadeaba de placer; Juan le dijo a Tony “hermano dale saca la verga para que también te la mame, se siente muy rico”; luego ya no pude más y me fui para donde Tony y me le mande a su bulto diciéndole “dame verga amor, quiero chupártela cariño” le baje la bragueta de su pantalón y desabroche su correa y metí mi mano buscándola, la encontré y la fui sacando estaba ya muy dura, de color rosado, su cabeza estaba tapada con su prepucio, Tony me dijo “es que soy virgen nunca he tenido a una mujer conmigo”, la cogí entre mis manos y fui lamiéndola de arriba abajo muy suave, él jadeaba y decía “huy que rico”, Juan seguía masturbándose viendo como iniciaba a Tony en el arte del sexo; seguí con Tony tome la cabeza de su verga en mi boca y la fue succionando suavemente y le fui corriendo la piel hacia atrás descubriéndole su cabeza rosada y seguí chupándosela. Juan me empezó a tocar la cola y me decía al oído “quiero meterte mi verga mi amor”; entonces me levante le dije a los dos que permanecieran sentados que me iba a desnudar; ellos se quitaron la ropa por completo; yo me quite la camisilla y deje mis tetas al descubierto, enseguida desabroche mi pantalón y me lo baje, me quite las sandalias y quede con solo la tanga de hilo; luego frente a los dos corrí mi tanga hacia un lado y les mostré mi concha depilada la expresión en sus caras era de una calentura total; además les mostré como empezaban mis labios a empaparse de flujo y se me veía en medio de los labios salir flujo, Juan me dijo que lo montara, pero le dije que aguantara un poco más, me quite las tangas y me limpie el flujo con un pañuelo, luego baile desnuda delante de ellos y le dije a Juan que quería dejar de primeras a Tony probar mi conchita caliente y que perdiera la virginidad conmigo de primeras; Juan estaba arrecho y me dijo “es que te quiero dar una buena culiada en esa chocha caliente” le conteste: “Te daré la oportunidad de que me culees si quieres toda la noche, porque me encanta esa verga tan grande que tienes; pero me deseo es que Juan sea el primero en montarme” entonces Juan le dijo a Tony “vamos móntala tu y métesela toda”; así que me recosté en la alfombra y Tony se me fue aproximando y se recostó encima de mío pero no sabía cómo hacerlo, yo cogí su verga y la dirigí hacia mi entrada vaginal, él sintió la entrada caliente y me dijo: “estas hirviendo amor” y lo cogí de las nalgas y lo empuje hacia mí pero él dudaba y me dijo: “te duele amor”, Juan dijo “dale que esa tiene es ganas de que se la metas”, yo conteste: “sí, me duele que no me la metas rápido”, ya fue deslizándose suave dentro de mí, sentí la cabeza y una parte de su verga, entonces Juan se paro y lo empujó para hacerlo caer de una encima de mí y cuando lo empujó me metió toda la verga, grite de placer, Tony se movía muy poco y supremamente lento, yo le decía “vamos cariño follame duro, entonces Juan le dijo: “Tony culeala métesela y sácala rápido, mueve ese culo para adelante y para atrás, dale” entonces Tony comenzó a moverse y a follarme y jadeaba encima de mí hasta que al fin se vino dentro; escasamente alcance a limpiarme un poco cuando Juan ya se me había montado y de una me la fue metiendo, esa verga estaba grande y gruesa me lleno, y me fue follando a toda velocidad me hacía gritar y me decía “que chocha más rica tienes mi amor” sentí dos ricos orgasmos y él se vino dentro. Luego me llevaron a la habitación y allí dormimos un buen rato los tres, tal vez como la hora; Juan se puso cachondo se subió encima de mí y puso su gran verga en mi boca y le respondí succionándola por un buen rato, se le puso muy dura, así que procedió a tomarme e hizo que me pusiera en cuatro encima de Tony de tal manera que pudiese mamarle la verga, cogí la verga de Tony y comencé a chuparla, Juan se me fue por detrás y me embistió de un solo golpe con su verga erecta, me hacía gemir, porque me follaba muy rápido y me decía “vamos te gusta mi verga mi amor” yo le contestaba: “sí dale no pares fóllame cabro” siguió otro rato y me hizo gritar sentí un orgasmo espantoso y sentí su leche dentro de mí. Me limpie la concha y puse otra vez en cuatro para que Tony prosiguiera y me penetrara, él aún tímido pero con su verga muy parada se hizo detrás de mí y siguió buscando mi entrada, entonces tuve que abrir mis nalgas para que viera la entrada, así no dudo en metérmela y comencé a moverme hacia adelante y hacia atrás, para que él observara como entraba y salía su verga de mi vagina caliente; así que no resistió y me fue follando primero lento y luego tomó velocidad; yo no paraba de gemir; luego Juan se recostó y puso a mi alcance su gran verga y seguí chupándola; de un momento a otro Tony se vino dentro de mí, y sentí un orgasmo genial; al ver Juan que Tony ya había terminado me invito a cabalgarlo; así que me puse encima en cuclillas y busque su mástil y lo monte duro succionando con mi vagina su verga erecta, y fui galopeándolo muy caliente hasta que le saque su leche. Tony observó sentado al borde de la cama y se puso caliente, entonces me dijo “móntame a mí también” y su verga por supuesto ya estaba dura, así que le dije “vamos cariño acuéstate, que te voy hacer gozar” y me le fui y lo monté con mi espalda hacia su cara, para que viera mi culo moverse como gelatina y así logre sacar su rica leche… los dos quedaron satisfechos y yo disfrute bastante, fue algo maravilloso…

La primera vez de mi sobrina con mi mastin

Hola, este relato es verídico, pues alguna vez con la confianza que tenemos con mi sobrina que ya cumplio los 18, hablando de enamorados y enamoradas me dijo tio alguna vez has tenido una relación loca con alguna chica, yo le dije que si, es mas le conte eso y mas pues vi que ella se inereso en la conversa , cuando le dije y cual es tu fantasia, ella me dijo dando un jajaja… a eso no te lo puedo decir, le pregunte porque no, se puso roja de vergüenza y me dijo es una locura… yo le dije , justamente es una fantasia , no es asi, entonces le dije bueno.. si no me lo quieres decir, ni modo no te obligo a decir lo que no quieres, y ella me replico, y dijo no te molestes, y no me dejes de hablar siii, y me dijo te lo voy a decir, entonces me dijo mi fantasia es tener sexo con roco (roco es un perro pastor alemán) me causo sorpresa y rei , pero me dijo ,de veras esa es mi fantasia, le dije me sorprendiste aunque sabia de zoofilia por lo que había visto en videos y relatos, me dijo que quería experimentar algo nuevo, y me dijo aunque tengo un poco de temor, pero esa es mi fantasia , bueno le dije, lo quieres hacer hoy, … hoy me dijo..si ahora le dije, se sorprendio y me dijo como lo hare , yo le conteste déjalo por mi cuenta, llame a roco, perro de 2 años y medio de buen porte dócil pero de buen porte, de pronto le dije desvístete, pero eso si yo también participare en la juerga, siii me dijo, entonces le dije antes tienes que desvestirte, y lo hizo asi, roco empezó a husmear su vagina y empezó a pasarle la lengua …cuando ella la vi que empezó a gemir de placer, luego le empece a correr la verga al perro y cuano lo vio era como un lápiz labial,me dijo se ve chico asi es?…no le dije podras aguantar, esa verga… me replico hay si los hombres lo tienen mas grande..yo rei y le advertí, que no era lo que ella creía, asi que adelante ni modo quería experimentar. asi que roco se puso calenton y vio lo que quería, asi que empezó a tratar de montar, y le dije a ella, (es delgadita de 1.65 trigueña y de buena figurita) bueno aguantas o no… si dale me dijo bueno entonces le di una pajeada al roco como que se monto a ella empezó a gemir cuando empezó el movimiento.. y me dijo no me entra nada no atina, espérate le dije le voy a guiar, asi que de un solo golpe entro y dio un grito… es como una como un pene muy duro le dije te lo adverti, asi que una vez encajada roco empezó su misión ,,, ella empezó a llorar y gemir a la vez , rocoo la cogio como si fuera una eprra .. le pregunte te esta doliendo …si me dijo.. creo que es muy grande su verga .. si le dije debe ser , me dijo ya no aguanto mas, , quise sacar a roco pero gruño… el ya no quería soltar su pera. asi que le dije ya es tarde no te puedo ayudar, el perro debe seguir hasta que termine, me esta haciendo doler, me dijo asiq ue le dije tu fantasia se esta cumpliendo, aguanta nomas, derrpente dio un grito que un tanto me asusto, haggg y medio que se cayo de la posición que estuvo.. la vi como colgada del perro de pronto me dijo ,, estoy pegada … si le dije eres ya una perra esper , te voy a ayudar, no te muevas pues sino te va a jalar, siento como una bola en mi vagina, no puede salir,,, espérate los perros luego de copular se les contrae la verga .. asi que no te asustes.. me dijo… me esta llenando de orine me dijo,.. yo le replique ..eso es semen asieyaculan los perros, se siente calientito me dijo,asi debe ser , asi que después de 25 minutos el perro logro safarse, y ella cayo al suelo exhausta cuando volteo la cara me dijo…todo eso me entro, era una semejante verga de rocoo por lo menos vi unos 25 cms de verga.. y me dijo… pero por fin mi fantasia a sido cumplida,,, gracias por ayudarme, … no puedo caminar me ayudas… esta bien vamos a la ducha.. allí me toco a mi, la hice chupar mi pene y se trago todo mi semen de mi generosa carne.

Asi fue la primera vez de esa chiquilla que quiso cumplir su fantasia

A Margarita la deshojaron en la gomeria

Margarita tenía algo que la hacía especial. Me lo confeso meses después de haber logrado su amistad y confianza. Como yo, ella rondaba los 40 pero ella tenía algo bastante distinto a mí.
Ella nunca, según me conto, había visto la verga de un hombre. Juraba, aunque yo no le creía que jamás había visto una pija.
A margarita la conocí en la casa de Pedro, su hermano, una tarde que él me invito a su casa para abrirme a pijazos. Pedro me estaba rompiendo el orto cuando Margarita llego a la casa, la interrupción no evito que mi culeador me enlechara las nalgas con varios guascazos.
Así. Con el agujerito del culo palpitando por la poronga que lo había visitado minutos antes la conocí a Margarita.
En un pueblo chico de montaña no es difícil hacer una amistad, por eso con Margarita edificamos una relación de amigas confidentes, yo le contaba mis aventuras, aquellas infidelidades antes que mi marido me dejara. Mi adolescencia de bombacha fácil. Hasta le conté con detalle las cogidas que me daba su hermano.
Yo notaba que Margarita escuchaba mis confesiones con mucha confusión. Cierto día le hice la pregunta cuya repuesta me sorprendió.
– Y a Ti Margarita ¿Cuándo fue la última vez que te garcharon?
Ella miro hacia abajo y con un tono apagado me respondió:
– Yo… Yo nunca le vi el pito a un hombre…
– ¿¿¿Que??? Estalle yo incrédula. – ¡No puedo creerte eso! ¿A tu edad y nunca te han puesto en 4 patas…? Jajajja…. Chica debes tener la concha llena de musgos…
Margarita alzo los hombros con resignación y no dijo nada…
Cambiamos de tema y durante un buen rato hablamos de temas mundanos alejados del sexo, pero no podía sacarme de la cabeza la confesión que hace un rato mi amiga me había hecho. Por un momento me la imagine delante de un hombre bien calzado viéndolo bajarse el calzoncillo para presentarle a su majestad la pija.
Me la imagine caliente y asustada, entregada y curiosa, acorralada e indefensa para que la fuerza de un macho duro, posesivo y demandante le destape bien esos agujeros inexplorados.
La imaginación dio paso a la decisión irrenunciable de verla trabada entre su vulva y las pelotas de un hombre bestialmente caliente.
Mientras urdía esto la miraba y vi en sus ojos la sospecha de que algo estaba tramando para su futuro.
Se lo dije de una vez y no le deje pensarlo. – Vamos a ir con unos tipos para que nos caguen cogiendo a las dos como si fuéramos dos vacas putonas.
– ¿¿¿¿Que???? Se alarmo Margarita con un raro temor en su rostro.
– Dime la verdad Margarita… ¿No te gustaría saber que se siente tener unos dientes mordiéndote la nuca mientras te bombea una manguera dura juntando la leche que te va a hacer tragar.?
Mire a Margarita y su tez iba pasando de un rosado a un rojo fuego. Disimuladamente su mano se rozó la ingle por encima del vestido.
-Lo haremos mañana a la noche. Iremos a la gomería de la ruta. El gomero me cogió una vez y me ofreció ir algún viernes porque se juntan con 4 amigos a tomar vino y jugar cartas.
Margarita, no dijo nada, pero no necesitaba decirlo, iba a ir conmigo a bajarse la bombacha con esos tipos básicos acostumbrados a abusar de las mujeres regaladas.
Y Margarita estaba ya regalada, era inevitable que el día siguiente se fuera de esa gomería renga de tanto que le iban a meter. Lo mío era más simple. Yo sabía que había que ponerse como el macho quiere y dejarse dar duro y aceptar sumisamente los insultos y procacidades que te dicen cuando se dan cuenta que sos fácil y tragaleche.
Cambiamos de tema, hablamos algunas banalidades más. Y cuando nos despedimos le dije.
-Marga, Lávate bien el culo porque estos tipos no te dejan si no es con el culo roto…
Note que esto la asusto pero no dijo nada.
Pero escucho mi consejo, al otro día me llamo para preguntarme como se tenía que lavar el culo.
Llego el día y la pase a buscar en la camioneta como a las 11 de la noche,
Al tocar timbre me atendió Pedro, su hermano, Me dijo que Margarita estaba en el baño y que la esperara, Mientras esperaba Pedro me hizo acompañarlo hasta la cocina, donde su hermana no podía oírnos y me pregunto.

-¿Adónde van?
-Cosa de niñas. Le respondí con una sonrisa enigmática.
-Dime la verdad. Me pidió – Van a abrirle las patas a alguna pija…
Me encontró algo desprevenida y solo le respondí
– ¿Por qué piensas eso?
-No soy tonto, y además la escuche hablar por teléfono contigo sobre el lavado del culo…
No dije nada, estaba preocupada por la forma en que se podían desencadenar los hechos, Pero Pedro me dejo atónita. Me costó entender cuando me lo dijo, pese a la claridad de sus palabras.
– Bueno Dolo, solo te pido que cuides que se la culeen bien y la manden para aquí cagando leche. Siempre quise hacerla mi puta pero nunca la pude convencer. Después de esto vamos a ver qué pasa…
Un cumulo de pensamientos pasaron por mi cabeza, la situación no podía ser más extraña… Margarita entro a la cocina y me saludo.
Realmente la mujer no estaba vestida de manera particular, nadie se hubiera dado cuenta para que estábamos yendo, ir de compras o al lavadero hubiera sido tan factible como a ir a chupar vergas como nosotras. En eso nos parecíamos, yo tampoco era de vestirme de manera especial cuando me llevaban a garchar. Había descubierto que los machos más servidores te usaban con más ganas cuando te veían una madura común agachera y culo roto.
En la camioneta no hablamos durante unas cuadras pero repentinamente Margarita me pregunto.
– ¿Nos van a dar muy duro?
Sin mirarla le respondí
-¿Tu qué crees?
-¿No lo sé, nunca pase por esto?
-Mira… No vas a una cita con un noviecito. Va a una Gomería con 5 tipos que tal vez ya estén medio borrachos, calientes y acostumbrados a un trato nada decoroso… Debo decirte la verdad Nos van a dar no duro… Estos tipos nos van empujar la caca para adentro a pijazos…
-Uyyy!!!! Dijo Margarita y no dijo más nada…
Llegamos a la Gomería que estaba semicerrada al fondo se escuchaban los gritos de unos hombres
– Ramón, Ramón. Llame al dueño de la Gomería mientras golpeaba la cortina de chapa de la entrada de autos que estaba baja hasta casi la cintura.
Inmediatamente se asomó Ramón, Un chileno grande y musculoso con profusos bigotes
– Pero que sorpresa Gordita, No me digas que venís a inflarnos las gomas. Me dijo riéndose.
– Tú me invitaste, Ramón. Le dije – No te molesta que haya venido con Margarita, mi amiga.
– Claro que no… al contrario. Tenemos mucho para las dos… Vengan a tomar unos vinos.
Entramos a un cuarto espacioso donde habían algunas herramientas, neumáticos y contra una pared un colchón grande sucio y evidentemente con mucho tiempo de uso. Sobre ese colchón Ramón me había montado durante 3 horas dejándome el culo colorado a nalgadas, según el por gorda putona.
En el lugar, reunidos, alrededor de una mesa había otros 5 hombres, grandes y musculosos como Ramón, dos eran ayudantes de la gomería, otro era camionero y los dos restantes changarines que cargaban camiones en los campos de lúpulo.
Ramon nos sirvió vino… A mí no me gusta mucho el vino pero sé que cuando te ven tomando los tipos te ven más regalada y te clavan más. Margarita también tomo, se la notaba cohibida pero ansiosa.
-Ven para aquí linda. Me dijo Ramon y me sentó sobre él. Por acto reflejo moví 2 o tres veces mis nalgas sobre su pija que ya estaba dura.
Los chistes e insinuaciones groseras fueron subiendo de tono.
Margarita no acostumbrada al vino se reía de todo dando una cabal idea de que estaba entregada para que la zurzan.
Ramón destapo otra botella de vino y el sacacorchos se cayó me agache para levantarlo y deje mi culo a centímetros de la mano de uno de los changarines, El hombre no perdió tiempo y me metió la mano entre las piernas haciéndome perder el equilibrio y haciéndome caer culo para arriba al piso. La escena debía ser patética. Una Gorda de más de 40 años con una bombacha de ama de casa riéndose con el culo a la vista de 6 tipos. Pero lo que no entiendo como paso pero se lo atribuyo al alcohol fue ese pedo imprevisto que se me escapo en el piso.
Todos se rieron y me dijeron todo tipo de procacidades.
El changarín que me había metido la mano me grito
– Putona pedorra te voy a sacar los pedos por la boca.
– Jajá, se rio ramón – No te imaginas como se le cae la leche cuando le llenas el culo.
Todos reían, y Margarita… Margarita miraba el piso.
Mientras el Changarín me arrancaba la bombacha y me llevaba a nalgadas para el colchón ramón y el chofer se acercaron a Margarita.
Sin decir nada el chofer se bajó la bragueta… Por fin Margarita iba conocer una chota. Ramon, mientras tanto agarro las tetas de Margarita y se las comenzó a amasar, la hizo levantar y la empujo por la espalda para inclinarla, le levanto el vestido y amasándole las nalgas le chuponeaba el cuello.
El chofer al fin saco la verga. Y margarita conoció su primera poronga y empezó por lo grande ese chofer tenía una pija de toro con un hongo por cabeza, las venas que las recorría eran del tamaño de un dedo mío.
Mientras El chofer se bajaba el pantalón los ojos de Margarita se salían de las orbitas
Veía a Margarita mientras entre los dos changarines y uno de los de la gomería me daban sus troncos enormes para chupar.
Margarita Tenia algo a favor, su inexperiencia pasaba desapercibida, estos eran machos que te cagan cogiendo, que te la entierran bien en la boca hasta donde te quepa.
Por eso Ya margarita tenía una pija en la boca y de rodilla desnuda se ofrecía entera a los tipos que la manoseaban
Uno de los changarines me la enterró en la concha haciéndome gemir pero un grito me saco del trance de mi concha llena, la vi a Margarita calzada por Ramon. Después de 3 duras estocadas Ramon sorprendido saco su pija de la concha de Marga y exclamo.
– Carajo, esta es nuevita, ¿eras virgen puta? Le grito el culeador.
– Si Ramoncito, tu eres el primero que me la mete.
– Esta confesión alucino al tipo que le daba pija en la boca y acabo haciéndole tragar la espesa leche, empujándola por la cabeza, el tipo le disparo 4 o 5 fuertes borbotones de guasca en la boca abierta hasta el límite.
Dos horas después apretados en el colchón Margarita y yo llorábamos acostadas sobre un tipo que nos abría la concha, otro sobre nuestras espaldas rompiéndonos el culo y un tercero haciéndonos tragar pija por la boca.
Yo más agrandada por tantas pijas a través de los años, aunque también me hacen doler porque me dan duro me lo aguanto, pero Margarita lloro durante muchos minutos tirada en el colchón, le habían roto bien el culo. Se levantó siempre llorando y quiso buscar un baño pero entre el alcohol y la leche que le habían hecho tragar no pudo contener el vómito.
A Margarita Mientras vomitaba, se le salían pedos con leche del culo.
Caminando con las patas abiertas como una mesa la acompañe a su casa.
Se la entregue a su hermano Pedro chorreando leche, sin bombacha y llorando de dolor
-¿Que te paso Marga? Le dijo con cierta ironía.
Margarita me miro a mí.
Supe que yo era la que debía decirlo.
-Pasa Pedro, que a tu hermanita la agarraron entre 3 vergones rompe culos y se la montaron como a una vaca caliente.
-Uyyy… dijo Pedro – Hermanita… No te preocupes yo te curo el culito….
Antes de irme le dije a Pedro riendo mientras me levantaba el vestido sin bombacha
– y mira como me enlecharon a mí. Y me abrí la zanja para que me vea el roto culo.
Con esa escena final me imagine que esa noche Pedro iba a tener una hermanita para darle la lechita caliente de sus huevos de caballo.

Mi suegrita de 79

Vivo desde hace dos años con una mujer divorciada, Vania ,sus hijos adolecentes y su madre de 79 años. Mi mujer Vania me preguntaba una y otra vez si su mama me gustaba pues decía que el llegar a su edad se parecería a su mama y quería saber si me iba a gustar de “viejita”. Elva es una mujer mayor, alta, delgada, de ojos claros, con muchas arrugas y un cuerpo que no deja de ocultar el paso del tiempo. Al principio Elva no me interesaba, una mujer tan mayor … Pero la pregunta de Vania de si me gustaba su mamá me fue llevando a ver a Elva como mujer, a evaluarla como hembra, a mirar con cada vez mayor interés sus pechos, sus nalgas, sus ojos, sus labios. Me preguntaba cómo sería verla desnuda, tocarla, abrazarla. Fui aprovechando cada situación para tocarla. Abrazos largos en su cumpleaños, el dia de las madres, navidad, año nuevo. Cuando hacía el amor con Vania comencé a fantasear con que era a Elva a la que me follaba. Elva fue operada hace unos días de una hernia inguinal y yo amablemente me brindé a cuidarla ya que Vania y sus hijos se iban a trabajar y a estudiar de mañana mientras yo trabajo de tarde. Propuse encargarme yo de hacerle curaciones en la mañana y fui curando su herida. Al tercer día me fui atreviendo y comencé a tocarle los muslos algo flácidos y Elva no decía nada. Y al otro día me atreví más y le toqué la zona del clítoris y sentí a mi suegrita excitándose y más excitado yo llegué a meterle un dedo. Le dije que me diga si quería que pare y ella me dijo “seguí no más Pedrito”. Al otro día le dije que le aplicaría una pomada sanadora entre las piernas ya que ahí se concentraban los nervios del dolor y que debía taparse la cara con una toalla para que se concentre en el fin del dolor. Elva abrió diligentemente las piernas, le apliqué un lubricante y jadeando de excitación perdí toda verguenza, me bajé el pantalon y apoyé mi pene suavemente en sus labios vaginales y tras unos segundo de frotar la penetré poquito. ¿está bien doña Elvita? le pregunté. “Muy bien”, contestó y esa fue mi luz verde para comenzar a meter y sacar mi pene de su vagina. La sentía estremecerse y me fui moviendo suavecito, suavecito. Elba comenzó a jadear suavemente y yo seguí metiendo y sacando suavemente pues temía hacerle doler. Ella temblaba, yo igual, gemía suavecito y yo presa de la lujuria aceleré mis embates, terminando dentro de ella. Que delicia, quien dijo que una mujer de 79 años no es deliciosa. Es una diosa!!!!! Luego me acosté a su lado y quedamos abrazados tiernamente largo rato. Nos nos dijimos nada. Al medio día al llegar Vania con el almuerzo yo me sentía un poco tenso y Elva me dijo “tranquilo Pedrito, no pasa nada”. A la pregunta de Vania a su mamá de cómo estaba, Elva respondió que no se había sentido tan bien desde hace muchos, muchos años, con una tierna ligera sonrisa. Esta noche escribo este relato excitado, quisiera ir en este momento a la habitación de Elvita a hacerle el amor, pero no puedo. Mañana si, mañana si …

Y todo empezó cuando la vi en ropa interior…

Tenía 13 años en ese entonces, las hormonas estaban que explotaban por el deseo de ver mujeres desnudas, robaba las revistas porno y me masturbaba, pensando en mis vecinas (las más sabrosas) y mis compañeras de escuela.
Cierto día iba entrando al cuarto de mi tía Ana, yo no sabía que estaba vistiéndose, y al abrir su puerta ahí estaba ella, con su pantaleta negra que le marcaba de una manera deliciosa su vagina, y ese brassier con encaje negro, ella me corrió de su habitación, pero a partir de ese día todo cambiaría, ella tenía 25 años, delgada, piel clara, senos chiquitos pero redonditos, piernas torneadas y unas nalgas bien paraditas.
Desde ese día yo miraba a mi tía con deseo, se ponía sus pescadores y se marcaban sus tangas, usaba jeans ajustados y esas nalgas eran exquisitas, yo ya no miraba a mi tía como lo que era, yo quería coger con ella.
En las mañanas que me quedaba solo, yo me metía a su cuarto y buscaba en el cajón de su ropa interior las más exquisitas prendas, tenía tangas, cacheteros, etc…, las olía, las metía a mi boca, posteriormente me masturbaba con ellas, pero nunca sin venirme ya que me podía cachar, diario hacia eso, en especial una tanga rosa que ella solía ponerse mucho, lo sé porque era la que más colgada en el tendedero estaba al salir de bañarse, me encantaba ver las prendas con las cuales me había masturbado tendidas, sabía que mi pene había estado en ellas y ella las usaba sin saber nada, eso me prendía.
Un día al meterme a bañar, al tomar el zacate me lleve una gran sorpresa, pues mi tía había olvidado una tanga amarilla, yo la tome y la olí, olía rico, a mujer, a su vagina, yo estaba extasiado, me empecé a masturbar, fue tanto mi deseo que no me medí y me vine en ella, la tanga estaba algo húmeda debido a que mi cuerpo estaba mojado, me dio miedo y la deje con mi semen en el lugar donde la tome, me salí de bañar y rece para que no se diera cuenta, mi sorpresa fue mayor en la tarde, ya que al entrar en la cocina, ella estaba sentada casi entrando y pude ver como de su pantalón se asomaba aquella tanga con la que me había masturbado horas antes, inmediatamente fui al baño para verificar que fuera esa, por más que busque esa prenda no estaba, ni tampoco estaba tendida, imagine que no se había dado cuenta ¿O sí?. Mi mente comenzó a divagar, deseaba tanto a mi tía que pensaba cosas súper sucias.
Así pasaron varios años, me masturbaba con su ropa interior, tanto la limpia, como la que “olvidaba” en el baño (en la cual podía venirme sin temor), cuando cumplí 16 años yo seguía deseando a mi tía, ella era mi deseo sexual, y estaba imaginando cualquier forma de poder cogérmela, deseaba meter mi pene en su ano, una noche me quedé a dormir en su habitación, ya que había visitas familiares, y yo pues era de más confianza, esa noche yo dormí en el suelo, como a las 2 de la mañana se me ocurrió la loca idea de tocarla por encima de las cobijas, y como ella tiene el sueño pesado pues no lo iba a sentir y ataque, ella daba la espalda a mí y pude tocar sus nalgas, así estuve varios minutos hasta que ella se movió y quedo boca arriba, vaya susto que me dio, noté que parte de la sabana se había movido y me dejaba ver su abdomen, el cual estaba muy bonito, metí mi mano poco a poco y lentamente, al ver que ella no reaccionaba, decidí levantar toda la sabana y ahí estaba, dormida sólo con una pantaleta blanca, sus senos quedaron al aire, eran hermosos, tenía unos pezones chiquitos pero que se antojaban, los toque lentamente con mis dedos, hasta que me atrevía a tocarlos con toda la mano, ella seguía sin reaccionar, así que los chupe, eran saladitos, pero que rico sabían, baje mis manos a su vagina y la toque por encima de la prenda, pero me atreví ir más allá, así que con la mano derecha baje la prenda poco a poco y al ver aquel suculento manjar depilado decidí introducir mis dedos en su rajita, pfff era tan delicioso, saque mi mano y metí la izquierda para empezar a masturbarme con la derecha, estaba tan caliente que no aguante mucho y me vine, aventando mi semen sobre su cuerpo, me espante, pues no sabía qué hacer, lo que se me ocurrió fue untarlo en ella para que se secara de manera rápida, y así lo hice, subí su panti, y cuando la iba a tapar, note que ella tenía la boca semi abierta, no resistí la idea de meter mi pene en aquella cavidad, así que espere a que volviera a estar fierro, y poco a poco lo introduje entre sus labios, fue tan delicioso, pero sus dientes me lastimaban, sólo hice el movimiento de cogérmela por la boca como cuatros veces y me volví a venir, esta vez avente mis mocos dentro de su boca, ahí si no supe que hacer, así que la tape rápidamente y me acosté rezando para que no se diera cuenta de mi pendejada.
Después de esa noche mi tía me empezó a tratar de mejor manera, me invitaba cosas, salíamos juntos, platicábamos todo, nos volvimos mejores amigos, y a menudo me invitaba a dormir a su cuarto con el pretexto de que veríamos películas, en todas esas ocasiones tocaba a mi tía. El día de mi cumpleaños 17 ella me volvió a invitar a ver una película, y por más que yo quería que se durmiera ella no lo hacía, yo seguía durmiendo en el suelo.
-Ivan, sube a mi cama, la película que veremos ahorita es de terror y me da miedo-
Inmediatamente lo hice, sabía que esa noche podría pegar mi cuerpo a ella y hacer como si me la cogiera, a mitad de la película ella me abrazo argumentando que le daba mucho miedo, pero mi sorpresa fue mayor cuando ella subió su pierna izquierda sobre las mías, yo a estaba bien fierro, y ella lo noto ya que movía su rodilla hacia mi pene en repetidas ocasiones, al terminar la película yo no quería moverme ya que me daba pena que me viera la verga parada.
Eran aproximadamente las 3 de la mañana, ya todos dormían en mi casa excepto ella y yo, -¿Quieres que ponga otra película?- me dijo, -Si, ¿Por qué no?- conteste, entonces ella se pasó encima mío, quedando montada, mi pene se pegaba a su vagina pero no podía sentirla del todo ya que estaba aprisionado por mi bóxer, pero ella se empezó a mover de arriba abajo, yo no sabía qué hacer, tomo mis manos y las puso en sus nalgas.
-Tócame Ivan-
Al tocarla note que no estaba usando nada, estaba desnuda sobre mí, así que apreté sus nalgas y las empecé a sobar cachondamente, ella con sus manos bajo el elástico de mi bóxer, saco mi verga y se la metió de lleno, yo sentí muy deliciosos, era mi primera vez y con la mujer que tanto deseaba…
-¡Ay que rico pene bebé!-
Yo no decía nada, estaba en shock disfrutando el momento, la acariciaba con ternura, pero a la vez con deseo, se acostó encima de mí y mientras estábamos en el mete y saca yo mamaba sus senos, una y otra vez estuvimos así, en la habitación se escuchaban nuestros gemidos y el golpeteo de los nuestros cuerpos
-Ah, tía, que rico coges-
-Si mi niño, lo sé, ¿cómo no coger así con mi sobrino consentido?-
-Ahh si, Aaah si, que delicia, tienes una vagina muy suave Aaah-
-Ahh si, siii, sigue, siiiii ahhhh, ahhhh Mmmm ummm ahhh aaaaaaahhhh-
Y se arqueo, de pronto una oleada de humedad invadió mi pene, dejé de moverme, para dejar que ella se recuperara, al hacerlo regresé al bombeo en su vagina y minutos más tarde le dije
-¡Me vengo!, Aaah quítate de encima!
Pero no lo hizo, y todo mi semen quedo dentro de ella, seguimos con las caricias, los besos,
-¿Te gustó bebé?-
-¡Mucho!-
-¿Qué se siente que tu sueño se haga realidad?-
-¿Qué?, ¿De qué hablas?-
-No te hagas, si bien que dejas con olor de tu verga mi rompa interior limpia, y llenas de semen mis tangas que te dejo en el baño, ya tiene años que sé que lo haces, y decidí darte un buen regalo de cumpleaños-
Me sorprendí al escuchar eso, pero agradecí el regalo con una rica chupadita de nalgas, ano y vagina.
Después de ese día ella y yo cogíamos cada que teníamos oportunidad, a veces me la chupa de rápido antes de irse a trabajar, o en la cocina, en el baño, yo lamo sus tetas, toco sus nalgas, esto aunque estén los demás de la familia, procuramos hacerlo a escondidas, en la azotea, en la sala, en mi cuarto, en el suyo, en el patio, etc…
Han pasado 3 años de esa primer cogida, pero no fue la última, este y el día que por primera vez me la cogí por el ano jamás lo olvidare, y pensar que todo empezó cuando la vi en ropa interior…

Iniciando al hermanito de mi vecina…….

Hola!!

A continuación les contare una anécdota que me sucedió hace un tiempo y que muy a menudo recuerdo, realmente puede que sea muy perversa y vulgar pero en fin es una experiencia que no olvidaré, de hecho la puedo catalogar como mi primer y única infidelidad.. Espero y les guste y lo disfruten como yo lo hice al recordarla y escribirla…

Me llano Gina, tengo 30 años recién cumplidos y mi esposo Mauro de 36, hace 7 años después de terminar nuestras respectivas carreras y después de tener un largo tiempo de noviazgo, decidimos casarnos para después mudarnos hasta la otra frontera del país para conseguir una mejor oportunidad de vida, pues a la ciudad donde llegaríamos estaba en pleno crecimiento y quisimos aprovechar la oportunidad para establecernos y tener una mejor calidad de vida.

Mi esposo es médico pediatra y encontró trabajo con mucha facilidad, pues él estudio en escuelas prestigiosas y rápido lo aceptaron en un hospital privado, por mi parte yo estudie para abogada y conseguí un trabajo un poco después en una notaria pública muy reconocida en la ciudad.

A nuestra llegada nos costó un poco de trabajo establecernos pero con el paso del tiempo nos fue yendo mucho mejor y rápido nos fuimos haciendo de dinero, ya que era uno de nuestros principales objetivos para así poder comprar una casa en un lugar muy céntrico y seguro.

Habían pasado más de dos años y afortunadamente ya habíamos comprado una casa en un buen lugar, ambos ya teníamos nuestros autos y empezábamos a disfrutar un poco más de los placeres de la vida.

Poco tiempo después de que nos mudáramos a nuestra propia casa de aspecto grande y bonita, nuestra vecina de nombre Laura, por cierto muy amable y sociable nos invito a su cumple años que iba a festejar en su casa. Laura era una madre soltera que vivía sola con su hija Ana y su hermanito Antonio (toño). Mi marido como es un poco antisociable y además siempre está cansado porque tiene por lo general mucho trabajo que inclusive ya trabajaba para dos hospitales públicos, no quiso asistir. Por mi parte, a mi me emociono la idea te ir, pues sería mi vecina de toda la vida y quería empezar a estrechar lazos.

Llegó la noche del convivio de mi vecina y me dedique un tiempo para arreglarme y tener una buena impresión, recuerdo que me puse unos jeans bien ajustado de mezclilla, unas lindas zapatillas de tacón alto color negro y una blusa del mismo color con un escote muy pronunciado, también unos accesorios que solo las chicas usamos seguido de un buen peinado y un suave tono de maquillaje.

Nunca me ha gustado echarme piropos a mí misma, pero tienen que saber que soy una chica muy bonita, de estatura mediana; ni muy alta ni muy chaparra, vengo de muy buena familia por lo que mi aspecto físico es muy fino, mi mama es originaria de Marruecos y la familia de mi papa es de origen Español, mi color de piel es claro, cabello castaño lacio y largo, ojos grandes cafés, cejas bien delineadas, pestañas de abanico, en fin..

Hablando del cuerpo no me considero muy proporcionada, ya que a pesar de tener un trasero muy respetable, junto un par de piernas bien hermosas sin estrías ni celulitis debido al ejercicio (yoga), lo que más contrasta de mi cuerpo son el tamaño de mi par de tetas…. tan grandes como unos melones, de piel blanca y suave, con aureolas grandes y rosadas, con unos diminutos pezones que apenas se aprecian a simple vista.

Mis tetas son mi más grande atractivo, son bastante abultadas en proporción a mi cuerpo, sin embargo, no las considero exageradas, más bien son muy lindas y deseable, por lo menos eso me dicen las decenas de miradas que mis compañeros de trabajo o en cualquier lugar público a donde asisto me hacen, por ejemplo a mi esposo no le caben en su boca, se pasa ahogar cada vez que intenta metérselas por completo a su boca..

Me presente a la fiesta y mi vecina Laura me recibió muy amablemente y me presento ante sus invitados, tanto familiares como amigos. Como ya la mayoría de los invitados estaban muy enfiestados se me hizo fácil simpatizar con algunos y poder así pasar un buen rato. Con el paso de las copas y el calor de la noche, note como por lo menos dos de los invitado de mi vecina, desconociendo si eran familiares o simplemente amigos no me quitaban la miraba de encima, por lo que decidí ir al baño para evitar dicha incomodidad, al entrar a la casa en busca del baño o tocador, fue cuando conocí a Antonio (toño), el bueno de la historia… Le pregunte por donde quedaba el baño y el muy cortésmente me enseño el mismo. Cuando salí del baño él me estaba esperando y fue cuando se presento y me dijo que era el Hermanito de Laura..

En ese momento y de manera muy amigable me dio un paseo por la casa, mostrándome cada una de sus habitaciones, sala, comedor, etc… Me sirvió un poco de pastel que aunque en un principio no quería porque estaba llena, me convenció y accedí, en fin, me trato la verdad muy bien, era un muchacho muy bien portado, se apreciaba sus buenos modales además de ser simpático y divertido.

Regresamos al patio con los demás invitados y yo regrese a mi lugar, enseguida las dos personas que me acosaban con anterioridad me abordaron y se sentaron en mi mesa, afortunadamente toño el hermanito de mi vecina regreso y logro rescatarme. Me puse a platicar extensamente con él acerca de su vida, de la mía, del vecindario, de música en fin, platicamos un largo rato, sin duda el niño me cayó muy bien, hasta que se hizo tarde y me tuve que ir despidiéndome de él y de su hermana. Ese fue el inicio de la gran y bonita relación que tuve tanto con mi vecina y su hermanito toño, mi vecinito…

Después del convivio, mi relación con mi vecina Laura y su familia fue mucho mejor, ella en ocasiones me invitaba su casa a pasar un rato en compañía de mi esposo Mauro y su familia, yo, para no quedar atrás igual invitaba a mi vecina y su pequeña familia. Prácticamente solo era Laura y su hermanito toño ya que que su hija Ana era igual de antisocial que mi esposo y casi no aparecía en las reuniones.

Con todo y esta buena relación que tuvimos con mi vecina, con el que en realidad tuvimos más que una amistad fue con toño, un muchachito muy amable y simpático que cayó de perlas a nuestra vida, de hecho a mi esposo le encantaba su compañía, ya que Mauro por ser varón le encantaba en sus ratos libres hacer quehaceres que solo el hombre realiza; componer carros, desarmar cosas, pintar, platicar de fútbol, entre muchas cosas, en donde toño estaba ahí para acompañarlo..

Toño poco a poco se hizo parte de nuestras vidas, ya que como su hermana siempre trabajaba hasta tarde, su padre y su madre fallecieron cuando era muy niño, prácticamente estaba solo y nuestra compañía de algún modo le gustaba. El tenía muchos amigos en la colonia pero de alguna manera con nosotros complementaba esa parte que le faltaba y nosotros como esposos hacíamos lo propio… Al poco tiempo, mi esposo y yo nos dimos cuenta que no podíamos tener hijos, por lo que nos traía sentimientos encontrados y estos más se intensificaban cuando convivíamos con toño..

Paso el tiempo y la relación con toño era de confianza total, a veces salíamos de viaje y le dábamos las llaves a toño para que cuidara la casa, le diera de comer el perro, etc… Si necesitábamos un mandado, un trabajo en la casa como pintura, etc, toño nos hachaba la mano. A todo esto nosotros igual lo apoyábamos y siempre le dábamos obsequios, lo invitábamos a comer e inclusive en más de una ocasión lo llevábamos de paseo en un yate que Mauro compró. La verdad no lo veía como un hijo, no obstante, le tenía mucho cariño, era una persona muy noble y de mucha confianza.

Yo por lo general casi no tenía amigos más que los compañeros del trabajo, por esa razón casi no salía a convivios o cosas por el estilo, cuidaba mucho la relación de familia y prefería quedarme en casa, muchas veces con toño rentábamos películas y en las tardes después del trabajo veíamos pelis o simplemente mirábamos televisión. En ocasiones le ayudaba con sus tareas, sobre todo en donde tenía que dibujar o realizar maquetas, en fin, pasábamos el tiempo haciendo algo.

Paso el tiempo y toño empezó a crecer, poco a poco dejaba de ser un niño y empezar a sentir mayor atracción hacia las mujeres, en una ocasión, fui testigos de un desamor que paso con una niña del vecindario que nunca le hacía caso, recuerdo que sus demás amigos lo burlaban y a mí en realidad me daba pena y risa a la vez, era apenas un niño de 18 años y se clavaba en cuestiones amorosas, igual para un San Valentín se le declaro a una niña de su escuela y lo mandaron a volar, tenía mala suerte en esas cosas y me daba pena, ya que algunos de sus amiguitos ya tenían a sus noviecitas y el aun no. Por más que le trataba de aconsejar de cómo llegarle a una chica no aprendía y no porque sea feo, al contrario era muy parecido; un muchacho alto, delgado de cuerpo atlético en especial sus piernas, ya que practicaba atletismo y fútbol en sus ratos libres, ojos claros, cabello oscuro, en realidad de muy buena pinta, le faltaba quizás unos años para que se apreciara su potencial belleza masculina.

Por un lado era la burla de sus amigos, pero por otro la envidia, ya que solo él era el único quien tenía mi amistad y aprecio, todos los chavos de su edad me morboseaban indiscriminadamente, se detenían en una esquina, en una banca, en algún lugar para apreciarme cuando sacaba a pasear a mi perra, o salía de compras a la tienda, siempre fui para los jóvenes de la colonia su fantasía..

Como les decía toño ya no era un niño, le comenzó a cambiar la voz, comenzó a estirar, le empezaba a salir un poco de barba en fin, ya empezaba a transformarse en un hombrecito y por ende a fijarse más en las chicas… estaba como dicen comúnmente en la edad de la punzada y en miles de veces lo cache mirando mis tetas disimuladamente según él.

Les diré que para ese entonces, mi relación con mi esposo no era la mejor, el trabajo había abierto un abismo en los dos, sobre todo de su parte, que tenía que trabajar mucho y en horarios cortados. Empezábamos a tener muchas discusiones y en efecto, evidenciaba la falta de sexo en nuestra relación… El sexo nunca fue algo muy indispensable en nuestra relación, me considero una mujer muy normal, con los mismos deseos e impulso que cualquier otra mujer puede tener, solo tuve dos novios en mi vida y mi esposo fue el segundo, nunca me gusto la promiscuidad y mis deseos o fantasías las realizaba con mi marido.

Cuando yo regresaba del trabajo a casa, siempre me vestía muy cómoda y andaba en camisones, batas, shorts, licras, en general ropa muy ligera pero para toño ya eran sugestivas. Cabe mencionar, que yo siempre vestía igual, cuando toño era aún más joven yo vestía igual que cuando él tenía 18 años, nunca tuve la intención de provocarlo, no obstante, la edad empezaba a tornar sus pensamientos a situaciones no muy apropiadas.

Los días transcurrieron y mi vecinito empezaba a tener una considerable y frecuente fijación en mis tetas, las miraba y sin disimular tanto, a veces tenia blusas con mucho escote y sentía natural que se fijara en ello, en el trabajo tenía que lidiar cada rato con eso, por esa razón no hacia ningún gesto en contra, además era después de mi marido la persona más allegada a mí y sentía que si a otros los toleraba, porque no a toñito, mi vecinito.
En una ocasión recuerdo que le comente que en cuando llegue del trabajo me iba ayudar a limpiar el patio, ya que mi perra había dejado un relajo y estaba muy sucio. Recuerdo que estábamos trabajando muy normal pero debes en cuando sentía sus ojos no solo en mis tetas si no en mi cuerpo, llevaba un short azul muy corto y dejaba descubierta mis piernas, además que mi trasero se marcaba demasiado al short, arriba tenía una blusa rosada pero no tenia sostén, de igual manera al sentir su mirada muy constante en mi cuerpo no me molestaba, me sentía un poco incómoda pero nada más.

También en varias ocasiones, cuando estábamos en el comedor de mi casa y yo estaba sentada en una silla, sentía como se ponía atrás de mi con mucha frecuencia, se me hacia algo raro, sin embargo, me di cuenta que lo que hacía era estar atrás de mí para tratar de ver mi tanga que se salía de mi pantalón o short… Lo que yo hacía cuando me daba cuenta de ello era acomodarme y sentarme bien para que deje de andar de morboso.

También un sábado por la tarde que llegaba con mi marido de almorzar en un centro comercial, le hable a toño para que se lleve una memoria donde me iba a pasar unas películas que él había descargado para que yo viera con mi marido, el chiste es que se lo di, pero cuando el regresó para devolverme la memoria, yo ya me había puesto cómoda de ropa con mi marido y al bajar para recibirla estaba vestida en verdad muy provocativa, con una vestido blanco que tenia para dormir, donde se apreciaba mi figura muy entallada sobre el vestido además de ser un vestido muy corto y algo transparente.. Ya sabía que él me iba a mirar, pero estaba muy de buenas que no me importaba.. Salí para abrirle la puerta y al abrir sentí su asombro y su mirada sobre mi cuerpo, en particular mis pechos que se ensaltaban sobre el vestido que además de ser muy sugestivo no traía puesto un sujetador.. Antes de darme la memoria me pidió que le diera un pedazo de pastel de chocolate que había preparado y le había prometido que le daría… Por tal motivo no me quedo de otra y lo invite a pasar… Mientras le servía el pastel en un plato no dejaba de contemplarme con sus ojos, era prácticamente desnudada con su mirada de pies a cabeza, sin embargo, en mi mente pensaba; fue un error atenderlo vestida así!! Y por otro pensaba; es solo un puberto, que más puede pasar; que se vaya a su casa a masturbar?….. Le di el pastel y enseguida me dio la memoria pero al tomarla no la sujete bien y ésta se cayó al suelo debajo de una mesita, simultáneamente los dos intentamos recogerlo, pero al estar yo inclinada sentí como mis tetas quedaron expuestas antes sus ojos … Fueron algunos segundos, donde al no poder encontrar la memoria en el suelo, mi vecinito se deleitaba con tal panorama, sentía muy de cerca su rostro sobre mis tetas, fue un momento incomodo pero muy fugaz… Encontré la memoria como pude y me despedí de él… Camino a mi recamara pensaba como aquel niño empezaba a fijarse enfermamente en el cuerpo de una mujer, siendo para él un anhelo el poder contemplar o quizás acariciar el cuerpo de una chica, por otra parte pensaba como mi marido teniendo solo para él mi cuerpo no era capaz de ni siquiera de mirarme…

Pudiera contarle muchas anécdotas similares que me sucedieron con mi vecinito toño, en algunas ocasiones me incomodaba, en otras me asombraba, en algunas me daba risa y lo aceptare en unas otras me gustaban.. Sin embargo, un día las cosas subieron drásticamente de tono y se dieron de manera diferente..

Era un día entre semana, recuerdo que salí de la oficina por la tarde muy estresada, conmigo llevaba un buen de trabajo que tenía atrasado, por lo que ya había localizado a toño para que más tarde me ayudara. Prácticamente me tenía que ayudar archivar unos documentos, mientras yo realizaba otras actividades relacionadas al trabajo. Llegué a la casa y espere a Mauro mi esposo para almorzar, seguidamente me senté un rato en el sofá a descansar y a bajar la comida, después me levante y decidí echarme un regaderaso para empezar a trabajar..

Al salir del baño me puse muy cómoda y me acosté en la cama, agarre el sueño de una manera temible y por un momento dude el dejar el trabajo tirado y acostarme a dormir.. Me dormí aproximadamente 20 minutos y me levante como pude, agarre fuerzas y valor para empezar a trabajar y dejar atrás esa flojera que me traía.

La tensión que tenía con mi esposo era algo rara, ambos estábamos tensos, de pronto el me pregunto qué iba hacer, a lo que yo le conteste que tenía trabajo atrasado y lo tenía que terminar lo más pronto posible, también le comente que toño iba a venir para ayudarme a archivar, en fin.. No sé en qué momento de la plática que teníamos empezamos a discutir sobre secesos pasados, reclamos, indirectas, voces altas, uno que otro insulto, en fin… después de unos minutos la discusión ceso y empezaba a prepararme para trabajar.. A los pocos minutos bajo de la recamara y me dijo que se iba al hospital, tenía programada una cirugía, pero antes de salir me dijo de una forma muy prepotente que me cambiara de ropa, que no esté vestida así cuando llegue toño… Ese comentario que hizo me irritó demasiado, el tono que utilizó me ofendió, me sentí agredida de alguna manera por mi marido, tenía ganas de llorar de coraje, de golpearlo, insultarlo etc.… En fin, me tranquilice poco a poco y empecé a trabajar..

No paso mucho tiempo y mi vecinito toño llegó, le abrí la puerta y le dije que pase, le explique lo que tenía que hacer lo más rápido posible mientras yo seguía trabajando en lo mío. Por mi mente pasaba lo que mi marido me había dicho referente a lo que llevaba puesto de ropa, en mi mente asimilaba si era necesario cambiarme de atuendo o quedarme así, no obstante, recordar la discusión con mi esposo nada más provocó que me molestara de nuevo por lo que decidí no cambiarme y quedarme como estaba.
Llevaba puesto una especie de bata para estar en casa, me llegaba poco antes de las rodillas, me cubría mi cuerpo y estaba sujeta por unos escasos botones y una cinta alrededor, no estaba muy atrevida, sin embargo, no traía puesto sostén y abajo solo tenía una tanguita blanca..

Aun molesta y algo estresada no dirigía ninguna palabra, toño por su parte tampoco hacía mucho ruido, por lo que ayudaba a realizar el trabajo con mayor rapidez. Termine lo que estaba haciendo y me acerque con toño para buscar unos documentos que el ya había ordenado y me quede enfrente de él a trabajar, no obstante, no fue buena idea trabajar muy cerca y enfrente de él, solo la mesa del comedor había de distancia entre él y yo…

Conforme trabajaba, notaba repetitivamente como su mirada estaba clavada entre mis pechos.. La bata que traía dejaba una pequeña abertura donde apenas se asomaban mis melones, era muy pequeña la abertura más sin embargo, él no quitaba sus ojos de ellos… Yo por mi parte, ya estaba acostumbrada a esas miradas por parte de toñito, sin embargo, en esa ocasión y debido al estrés que tenía no soporte tal situación y estalle….

Tiré sobre la mesa los documentos que tenía en la mano y lo quede mirando fijamente… Él se dio cuenta y bajo inmediatamente la mirada…Yo molesta lo seguí observando hasta que de pronto me voltio a ver… Muy molesta le pregunté Qué te pasa?… Solo el silencio me respondió… Continúe y aun mas enfadada.… Por qué me miras así?…. Él no me respondía, estaba como una estatua sin movimiento… Le dije en voz alta que me viera a los ojos…El lo hizo un poco desconcertado…Yo estaba muy muy muy molesta, estaba a punto de estallar mi furia en su contra… Él sin decir alguna palabra, solo me miraba un poco asustado… Le dije por qué diablos me miras las tetas a cada rato? Crees que no te he visto? No es la primera vez que lo haces… Le dije que ya estaba harta de que me miraba de esa forma, le confesé que lo consideraba como de la familia pero que no estaba dispuesta a soportar tal situación, le dije tantas cosas que no recuerdo, la verdad perdí el control, estaba muy furiosa por todo lo que estaba sucediendo, por el estrés de mi trabajo y lo que antes había sucedido con mi esposo…Después de vaciar mi furia y al ver que el no me decía nada, me fui calmando poco a poco, sabía que me había exaltado mucho, que quizás no era para tanto lo que él había hecho, por lo que traté de tranquilizarme hasta que mi respiración regresó a la normalidad…

De pronto temerosamentey susurrando escuché; lo siento mucho, no quise que te pongas así… Yo nada más lo miré pero no le dije nada más, evidentemente ya había pasado lo peor, me sentía menos alterada pero también un poco apenada, de alguna manera sentía que mi malestar era más bien por los problemas con mi esposo y por los del trabajo, no por las miradas de toño y su excesiva fijación en mis tetas, aunque acepto que en ocasiones me molestaba e incomodaba dicha situación… Ya un poco más calmada pero aun con mucho sentimiento en mí, le di la vuelta a la mesa para estar más cerca de él y hablarle o pedirle una disculpa…

Ya estando a un lado de él me relaje por completo y con mi mano lo tomé de su quijada suavemente y lo dirigí fijamente a mis ojos, su mirada era muy tierna y asustada a la vez… Con voz entre cortada y de arrepentimiento le pedí que me disculpara, que me había exaltado mucho y aparte había tenido un mal día, en fin… Él seguidamente me dijo encarecidamente que el grosero había sido él disculpándose etc.…. Poniéndole mi dedo índice en sus labios no lo deje terminar de hablar y del transcurso de algunos segundos, le dije muy gélidamente, te gustan mis tetas???? El no supo que responder… Le volví a preguntar muy despacio…Te gustan??… Con un movimiento muy singular asistió con su cabeza….Yo no sé porque razón lo hice o en que estaba pensando en ese momento pero me desabroche algunos botones de la bata para poder sacar el par de tetas y mostrárselas… Su cara era de asombro e intriga total…Yo le volvía a preguntar te gustan??….Él con su cabeza solo afirmaba…. Su mirada estaban completamente en mis pechos….Yo sentía una sensación muy rara pero muy bonita…Le estaba mostrando a sus ojos las primeras tetas de su vida… Con mis manos me masajeaba mis tetas y le preguntaba si eran bonitas??…Era un silencio total, si acaso se escuchaba el rezumbado de su corazón y los movimientos de su respiración… Él solo asentía con la cabeza a cada pregunta que le hacía en relación a mis senos…
Suavemente con mis manos empecé a desabrocharme la bata por completo para poder despojármela y quedarme solo en una diminuta tanga de color blanco que traía puesta….Su cara era de mayor asombro aún, me observaba de pies a cabeza…Yo al notar tanto asombro, me acerque más a él y me respalde en el comedor, mi cuerpo quedo a unos escasos 30 centímetros de distancia de él…. Le pregunté desafiantemente, cuantas veces te has imaginado o has soñado verme así?…Él me contestó con mucho trabajo que en varias ocasiones me había soñado desnuda….Yo con una sonrisa picara le volví a preguntar y que más pasa en tus sueños?… No supo que contestarte… Por lo que agarre una de sus manos y se las puse sobre una de mis tetas, de pronto agarre la otra mano y se la puse en la otra… Le dije es tu oportunidad de acaríciame las tetas…. Él tímidamente con sus manos empezaba a masajearme mis tetas suavemente, su rostro estaba extasiado de la emoción…

El juego que comencé a jugar empezó a dar resultados y empecé a excitarme muy lentamente, sus manos comenzaron a moverse con mayor rapidez, mientras yo cerraba los ojos y arqueaba mi cabeza para atrás…. La sensación era muy hermosa, el tiempo se detuvo, no pensé en otra cosa más que en el mismo momento, tan fue así que no me di cuenta del momento en que sus labios se acercaron a mis tetas para poder darle un suave y tierno beso… Yo abrí los ojos de nuevo por la rica sensación y observé cómo sus labios se apoderaron de uno de mis senos, se metía uno a la boca como podía, tratando de succionar suavemente mis pezones que se fueron poniendo un poco duros y colorados, mientras con la mano derecha me acaricia el otro pecho y la mano izquierda me tomaba de la cintura intercambiando de posición constantemente… Estaba muy excitada que soltaba muy suaves gemidos…. Así estuvimos por unos minutos más y le pregunte que si ya se había cansado?… Por lo que respondió tímidamente que aun no…Me dirigí hacía un sillón que había en la sala, ahí me recosté y él me siguió para que en un solo movimiento se metiera a su boca mis tetas de nuevo… Estaba maravillado con mis grandes tetas y era algo normal, era sus primeras tetas que probaba y se estaba saciando…Seguía besando mis pechos hasta que empezó a bajar poco a poco sus labios por mi vientre, la sensación fue estupenda pero reaccione y lo detuve, no quería que llegara más lejos.. Él continuo de nuevo con mis tetas, pero con sus manos me acariciaba mi cuerpo de manera lujuriosa… A esas alturas ya tenía mis braguitas bien mojadas por tanto cachondeo que me daba… Sus manos se deslizaban por debajo de mi tanguita como queriéndomela quitar, acariciando mis muslos, mis piernas, mis nalgas y en ocasiones mi conchita por encima de las bragas, dicha situación me hizo perder la razón…
Muy excitada, no pude aguantar más y en un movimiento rápido, yo misma me despoje de mi tanguita y quede completamente desnuda ante él… La persona que yo tanto quería y apreciaba, me tenía con la concha bien mojada y descubierta tirada sobre el sofá… Era una sensación muy placentera pero a la vez rara, estaba siéndole infiel a mi esposo por primera vez y no con un hombre común, si no con un muchacho que prácticamente era un niño, además que era una persona que él apreciaba… El silencio se había apoderado por completo de la escena, solo existían corazones acelerados y respiraciones agitadas…. Se detuvo un momento y detenidamente se puso a contemplar mi concha, mis piernas estaban un poco cerradas por lo que solo apreciaba mi delicada raja junto con un poquito de vello púbico que tenía… La cara era de asombro, no dejaba de ver mi conchita…No me había fijado en todo el acto, pero podía apreciarse que su pene estaba en su máximo esplendor escondido debajo de su bermuda… Como pudo se acomodo a un lado, comenzando a mamarme las tetas de nuevo y con una mano acariciándome sigilosamente las piernas… Su mano poco a poco agarro confianza y empezó a llegar a la zona de mi vagina, con su misma mano y hábilmente separó mis muslos para seguidamente poder acariciar mi conchita, sus movimientos eran suaves y rítmicos, a pesar de ser un novato lo hacía bien o al menos eso pensaba… Estaba muy excitada por la situación que el movimiento que hacía me causaba mucho placer… Poco a poco sus dedos empezaban a entrar lentamente en todo mí ser, lo hacía de arriba abajo y a los lados, sus dedos estaban llenos de humedad por los líquidos que desprendía mi coño…. Por un momento dejó mis tetas en paz y solo se dedicó acariciarme mi conchita metiéndome ocasional y disimuladamente un dedito mientras sus ojos apreciaban el acto… Mientras, yo cerraba los ojos y dejaba que sus manos encaminaran mi destino, era algo mágico e increíble la sensación que me hacía sentir… Después de un rato se detuvo por un par de segundos para lograr así poder abrir los ojos de nuevo, no obstante, no logré dejarlos abiertos por mucho tiempo, al ver su rostro como poco a poco se fue inclinando hasta llegar a la zona de mi conchita…

No quería que eso ocurriera, realmente creo que la idea era que solo juegue y se entretenga con mis tetas un rato, ya sea como consolación a la gritada que le propicie o simplemente a la curiosidad que le daba por descubrir la parte de mi cuerpo que tanto morbo le producía… No obstante, no pude detenerlo y sinceramente no quise…. Su lengua hizo contacto con mi vagina para estremecer todo mi ser, su lengua se deslizaba de arriba abajo con mucha fuerza…Mi reacción fue agarrarme inmediatamente mis tetas y masajearlas, estaba en las nubes y muy excitada… empezaba a gemir mucho por cada movimiento que hacía con su lengua y sus labios…. Hubo un instante en que solté las manos de mis tetas y sujete con cierta fuerza su cabeza presionándola en contra de mi vagina… No tarde mucho y llegué al clímax teniendo un explosivo y delicioso orgasmo…

Mi vecinito había logrado lo que parecía imposible, sinceramente creía que todo lo que me había dejado hacer, era solo para complacerlo a él, no a mí, sin embargo, me hizo estremecer el cuerpo con un intenso orgasmo, sentía como una punzada recorría mi vientre, mis piernas, mi ser…

Loca por lo que había sentido, perdí la poca cordura que tenía y desesperadamente me levante y me hinque frente a él, para ayudarlo a quitar la bermuda con todo y sus calzoncillos… En un abrir de ojos toñito estaba completamente desnudo frente a mí… Se le veía su polla bien dura y erecta, con unas gotitas de líquido lubricante sobre su glande… Él tamaño de su miembro era un poco largo pero algo delgado por falta de uso, era virgen…. De seguro cuando toño esté más grande y le dé un uso constante a su polla, la tendrá muy hermosa…

Con cara de lujuria y de mucha excitación lo miraba y le sobaba al mismo tiempo sus bolas, su respiración estaba a mil… Le pregunté muy excitada y mirándolo a los ojos…. Quieres metérmela?… Quieres sentir que se siente??… Él afirmaba con su cabeza mientras aumentaba drásticamente su respiración…. Yo por lo tanto estaba más caliente y agarré un poco de baba y se la unte en su polla para que esté más lubricada…. Evidentemente por la masajeada que le daba a su pene agarro una enorme consistencia… Realmente tenía una rica verga… Después de masturbarle su polla un rato mas, no me contuve y coloque mi boca a la altura de su pene y le di un pequeño y suave beso en su glande, seguidamente con mi mano alce su pene y le di un pequeño chupetón por debajo de su pene deslizándolo por todo su tronco…. Mi lengua se deslizaba suavemente de la punta de su polla hasta los troncos de sus huevos, para de último, en un movimiento rápido, abrir mi boca y meterme su verga por completo…. Mis labios por un breve instante succionaron su pene en movimientos rítmicos y apresurados, mi boca quedo repleta de sus deliciosos jugos que desprendía… Miraba en su rostro el placer que le producía, temblaba del placer, lanzaba unos pequeños gemidos, etc.… De pronto cuando le chupaba su verga desesperadamente sentí como él sacó de mi boca su polla por temor a estalla en mí… Observe como se contrajo su cuerpo y de su polla logró escapar una pequeña cantidad de semen… Fue un momento único, jamás se me olvidará, como se aguantó la excitación para evitar explotar, sin embargo, logró escapar unas gotitas de lechita que le asomaban en su polla…

Maravillada por la escena, inmediatamente volví con mi lengua a tomar su enorme polla, metí a mi boca la gotita de leche que desprendió, sin embargo, no seguí chupándosela por mucho tiempo… A pesar de que por dentro sentía una necesidad de seguir mamándosela… Sentía su pene muy suave y rico para seguir, nada más de verla bien erecta me daban ganas de metérmela toda y mamársela hasta que mi boca se quedara sin fuerzas, pero sabía que no iba aguantar mucho y quería que sintiera que era realmente coger.

Desesperadamente me paré y me volví a recostar en el sillón dejando mis piernas abiertas invitándole a que se acercara y me poseerá… Él Estaba muy extasiado por la sensación que hasta temblaba…. Se acercó y colocó su miembro en mi conchita mientras yo sentía una gran ansiedad de ser penetrada… Intentaba metérmela pero no sé porque razón no lo hacía, que sí que lo ayude agarrando su verga con mi mano y dirigiéndolo hacia mi vagina… Con un movimiento acertado empezó a metérmela poco a poco hasta metérmela por completo…. Era una sensación rica, hermosa y más cuando lo miraba y veía su cara de placer, sentía su calor dentro de mí, sentía sus dulces y suaves embestidas, los líquidos que emanaban de mi vagina de deslizaban por mis muslos mojando un poco el sillón en donde estábamos, de igual manera los gemidos eran parte del gran placer que me hacía sentir, el vaivén de su verga dentro de mi vagina aumentaban de intensidad y hacían que acaricie el cielo e incendie la tierra….

En varias ocasiones sacaba su polla de mi concha para descansar… Por el rostro que ponía sentía que ya no podía más, sin embargo, le susurraba que siguiera haciéndolo y así lo hizo por un rato…. Desafortunadamente para mí, no tardo mucho y sentí como aventaba una cantidad inmensa de leche dentro de mí…. Era abundante y caliente, por más que se estaba vaciando dentro de mí, aun seguía moviéndose, sin embargo, después de un rato ya no pudo más y mejor saco su polla de mi concha para poder descansar…

Después de sacar su polla de mi concha se sentó muy agotado en el sillón de enfrente… Yo con aun ganas de mas, con mis dedos empezaba a acariciar mi conchita.. Con la leche que salía por mi concha la agarraba y la frotaba en mi vagina para que este mas lubricada y pueda masturbarme mucho mejor… Sentir su mirada mientras me masturbaba era mucho más excitante, pensaba como días atrás me cuidaba de no mostrarle mucho cuerpo a mi vecinito y días después me veía desnuda, con mi concha en su cara y masturbándome…Después de un rato tuve un orgasmo para poder poner fin a esta rara pero increíble aventura…

No tardé ni un minuto tendida en el sofá y de pronto la razón me regresó… Me levanté, mire el reloj, tome mis prendas, entendí que ya había pasado un buen rato y yo completamente desconectada de mi alrededor, por fortuna nadie había visto lo sucedido, sin embargo, me apresuré y le dije a mi vecinito que se vistiera y que termine lo que le había dicho que haga…
Por mi parte me fui a echar una ducha, para quitarme el sudor y el aroma a sexo que tenía… Me sentía muy sucia, muy puta, una abusadora, no entendía porque razón actué de una manera promiscua, jamás me imagine que esto me ocurriría a mí y peor aun con un menor, un muchachito, mi vecinito… Siempre he reprobado la infidelidad y ahora era parte de ella…. Muchas cosas me vinieron a la cabeza aquel día mientras estaba en el baño, sin embargo, traté de ser fuerte para manejar la situación con mi vecinito, sentía que no podía dejar así las cosas…

Terminé de bañarme y regresé a terminar mi trabajo, estuvimos como 40 minutos sin decir palabra alguna, hasta que él terminó su parte y evidentemente se tenía que ir…. Cuando estaba por salir me armé de valor y lo hable, sabía que era ahora o nunca, lo lleve a un sillón del jardín y hable de lo que había sucedido, le dije muchas cosas……

Principalmente, le pedí una disculpa por todo, asumí mi responsabilidad ante todo, le dije que tuve un pésimo día, además de pleitos con Mauro entre otras cosas, también le pedí que no comentara lo sucedido con nadie en lo absoluto, que le tenía una gran estima y que estaba dispuesta a olvidar todo con tal que nadie se enterara, sería nuestro secreto…. Además le comenté en broma que ya lo había hecho un hombrecito, que se había tirado a Gina, la vecina más sabrosa del vecindario en fin… El también se disculpo y me prometió que jamás le contaría a nadie lo sucedido, también me dijo que fue lo mejor que le pudo haber pasado, en fin, la plática se torno muy larga… Nos reímos de algunos sucesos del acto, le recrimine porque me morboseaba, le dije que en varias ocasiones los había pillado viéndome las tetas, en fin, hablamos de todo, porque quedamos de acuerdo que después de esta plática, jamás volveríamos hablar del tema….

Definitivamente, esa platica me quito mucha culpabilidad, evidentemente no del todo, pero me sentí mucho mejor… Terminamos de hablar y se despidió, antes de salir por la puerta lo abrace muy tiernamente y le di un suave beso en su cachete y le hice que me jurara de nuevo que nunca hablará de lo ocurrido…El así lo hizo y se fue….

Días después albergo una pena mutua, sin embargo, con el paso de los días todo regresó a la normalidad… Nos teníamos más respeto, sin embargo, donde hubo fuego cenizas quedan y luego les contaré dos capítulos más de esta triste historia, claro en cuanto tenga otro chance……..

Perdón si escribí mucho, trate de describir lo más posible, aunque algunos quizás no les guste…. A mí me vale, disfrute mucho escribirlo….

Yo un pervertido y mi cuñada inocente…

Esta experiencia que les contare me ocurrió hace 1 año, tengo que confesar que ha sido la experiencia más excitante que me ha sucedido y se las contare debido a que necesito compartirlo, a nadie le he comentado lo sucedido y pues nada mas de recordar esta experiencia me pone muy caliente.

Yo estoy casado con Mónica que es el amor de mi vida, después de unos años de relación decidimos casarnos e irnos a vivir por fin solos en una casa que había comprado en el centro de la ciudad. Todo era de maravilla, ella trabajaba en una prestigiosa empresa y yo trabajaba en casa realizando proyectos para vender, soy ingeniero ambiental. Económicamente nos iba muy bien y por las cuestionas amorosas mejor, disfrutábamos del sexo como no tienen idea.

Ella es muy atractiva, tiene una cara de la cual te puedes enamorar o simplemente encular, tiene un rostro muy lujurioso y provoca mucha excitación mirarla. Es morena-clara, mide como 1.65 m, ojos oscuros, cabello negro y ondulado que le llega a los hombros, las tetas no son muy grandes, las tiene pequeñas pero muy estéticas con unas aureolas negras y los pezones bastante grandes cuando se pone bien caliente, las caderas son perfectas, hace una combinación sobresaliente cuando contemplas la cintura, las nalgas y las piernas perfectamente torneadas, casi no tiene celulitas ni estrías y es asombroso ya que posee un culo espectacular. Además del físico es una buena persona, muy sencilla e inteligente, carismática, trabajadora, realmente no es por presumir pero tengo a una súper esposa y en ese tiempo no tenia ojos para otra mujer, todo lo que un hombre desea de una mujer, ella me lo daba.

Por mi parte no me gusta echarme piropos, pero si tengo una buena vieja es porque también tengo lo mío, soy la verdad de muy buen físico, cuando era estudiante jugaba en ligas de futbol y siempre me mantenía en muy buena forma, soy de cabello corto, ojos cafés, bellos en el pecho, piernas fuertes, las nalgas muy normales, el tamaño de mi verga es muy buena, bueno eso me dice mi mujer y lo compruebo ya que a pesar de ser una experta en dar mamadas de verga no puede tragársela por completo, siempre termina ahogada en el intento…

Solíamos coger mucho, fantaseábamos a diario, disfrutábamos nuestra sexualidad al máximo, además de tener un buen cuerpo me encanta como cogía conmigo, era muy puerca me daba unas mamadas de verga impresionantes….
Como al año de casados mi esposa me pidió encarecidamente si su hermanita podría venir a vivir con nosotros un tiempo, me conto que Sofía tenía muchos problemas con su mama ósea mi suegra y en especial con su padrastro, en fin mi esposa me lo suplico debido a que nosotros disfrutábamos de nuestra intimidad y eso quizás atentara con nuestra relación, por lo general siempre andaba en la casa desnudo, cogíamos en la sala, en la cocina, en el baño, en el patio, en donde sea y si ella llegara, teníamos que cambiar nuestros hábitos.

A mí no me agrado del todo la idea, sin embargo, no podía negarle algo a mi mujer, ya que para ella, su hermanita era de mucha importancia, sentía la necesidad de protegerla y llevarla por buen camino, pues la muerte de su papa le afecto mucho cuando era más pequeña. En fin yo acepte y acondicionamos un cuarto que había para que ella se quedara.

Mi relación con Sofía no era mala, pero ella siempre conmigo fue algo tímida, discreta, cuando salíamos de novios yo y mi esposa y estábamos en casa de su mama, era muy rara vez que intercambiábamos opiniones,, pero con mi esposa se llevan muy bien, aunque a veces se ponían unas buenas peleas.
Yo tenía 28 años, Mónica mi mujer tenía 27 y Sofía recién cumplía 18 años, tan cegado en el amor a mi esposa nunca me permitió la ocasión de apreciar la figura de otra mujer ni mucho menos de su hermanita. Sofía estudiaba filosofía, era la calcomanía de mi esposa solo con 10 años menos, era bajita, de piel más clara que mi esposa, cabellos oscuro, ojos negros, de cara muy guapa, pero no tanto como mi mujer, tenía una cintura muy coqueta, un trasero de infarto y unas pierna muy carnosas. Los pechos eran unos limoncitos, muy chiquitos pero se veían coquetos y además no importaba porque con el culo tremendo que tenía equilibraba la situación. De carácter era muy tímida, de pocas palabras, de carácter fuerte, razón por la cual no tenia novio, pero apreciaba que era muy buena persona, poco a poco fuimos agarrando confianza y costumbre, no obstante, siempre nos dirigíamos con respeto.

Con el pasar de los días mis ojos fueron testigos de lujurioso cuerpo de mi cuñadita, nunca pensé que esté tan rica, creo que porque como la tenía en casa a diario su forma de vestir cotidianamente era muy ligera, siempre andaba con unos shorts cortos, o en camisones, ella no se limitaba y vestía muy cómoda por la casa, pero nunca lo hizo con una intención de seducirme o algo por el estilo, en fin tenía un culo hermoso, cuando tenía la oportunidad le mirarla, lo hacía pero con mucho cuidado, de una manera normal, jamás creí que mis pensamientos en un futuro cambian tan perversamente.

Transcurrieron los meses y todo seguía de lo normal, casi a diario cogía con mi vieja, pero de pronto todo cambio, a mi mujer le dieron la oportunidad de trascender en la empresa donde laboraba y subió de puesto, pero tenía que realizar algunos viajes y a veces llegaba muy tarde a la casa incluso hasta más dela medio noche. Eso afecto tajantemente a nuestra vida sexual, puesto que en ocasiones llegaba cansada y solo quería dormir. Solo teníamos relaciones los fines de semana y ahí desquitábamos nuestra calentura.

Ese fue el punto donde me empecé a fijar mas en Sofía, la miraba con mucha frecuencia, incluso se daba cuenta de mis miradas perversas, pero no hacía gestos. Ella acostumbraba a que cuando se baña dejaba sus ropa intima en el baño y nunca me incline a tocarlos, me daba curiosidad pero nunca lo hacía, hasta por falta de relaciones sexuales mi mente se mantenía ocupada en mi cuñada y cuando me bañaba agarraba sus tanguitas o bóxer y los olía, era una sensación muy excitante, frotaba la tanga en mi verga.. para mí era algo muy nuevo, no creí que oler la ropa intima de mi cuñada fuese tan excitante.. Empezaba a tener la curiosidad de su variedad de tangas, y cuando no estaba entraba a su cuarto y revisaba su ropa interior, tenia tanguitas muy cachondas e imaginaba como se le verían puestas, cabe mencionar que ya fuese tanga o un calzón normal a mi cuñadita se le veía muy bien.. Su cuarto era un tiradero, y en ocasiones tenían discusiones con mi hermana debido a que era desordenada y aparte dejaba los calzones en el baño, en fin, a mi me convenía, ya que solo pensaba en morbosear a mi cuñada.

En más de una ocasión lograba entrar a su cuarto y sabía que tanga se iba a poner y cuando estaba por la casa me tenía con la verga bien paraba tratando de simular su cuerpo por debajo de su ropa. Era algo muy enfermo que no quería dejar de hacer, a veces la miraba muy pervertidamente y sentía que se daba cuenta, pero más me excitaba, ya que en ocasiones me han dicho amigas o inclusive mi mujer, que cuando un hombre las morbosea, se molestan, se disgustan pero les excita y eso a mí me daba mucho intriga y por eso lo hacía con mucha frecuencia. En ocasiones me preguntaba como Sofía se satisfacía, ya estaba hecha una mujer y me imagino que en ocasiones tenia necesidades y ella casi no era de salir, de tener novio, tampoco era lesbiana, me excitaba pensar cuando era el día en que ella se ponía muy caliente y como lo solucionaba.

En las tardes o en las noches, cuando ella tenía su siesta, aprovechaba para entrar con mucho cuidado al cuarto y poder mirar ese suculento trasero que se manda, la vista que tenía era espectacular, un culo bien hecho, sacaba mi verga y me la frotaba, jamás intente tocarla, sabía que era arriesgado y si se enterara mi esposa seria el final. Pase muchos meses con esta rutina, cada día que pasaba está más loco por mu cuñada Sofía.
Llego el momento mágico e inesperado, Sofía cumplió años y un grupo de amigos se lo festejaron en la casa, era un viernes 17 de octubre, compraron unas pizzas y con unas buenas botellas de vino. Sofía no solía hacer fiestas, y casi no salía a fiestas, era muy rara la ocasión, sin embargo, cuando lo hacia se hachaba sus tragos. De esto me enteré debido que mi mujer le molestaba que hiciera eso y la tenia bien controlada. Mi esposa sabia del convivio y me pidió que vigilara a Sofía ya que a veces se aloca con el trago y aparte no ella no llegaría temprano, en fin, llegaron sus amigos, era dos muchachas de su edad y un muchacho que por su facha parecía gay. Yo me encerré en mi despacho y me puse a trabajar, eran alrededor de las 6 de la tarde, yo salía de vez en cuando a tomar agua y de paso espiaba para ver que hacían y con forme pasaban las horas mejor se ponía el ambiente. Alrededor de las 10 de la noche Salí a preparar algo para comer y entro muy entonada mi cuñadita y me ofreció pizza que había sobrado. Un rato después vi como dos amigos se despidieron y se marcharon, quedando Sofía y Brenda su amiga.

Tenían música disco en el patio y solo escuchaba las chingaderas que decía, las dos estaban muy eléctricas y yo al espiar de la ventana que estaba de un cuarto podía apreciar lo cachonda que estaba mi cuñadita, llevaba un short de mezclilla corto y una blusa blanca, su amiga Brenda llevaba otros short pero de tela ajustado de color crema, tenía un soberbio culo, no tengo palabras para distinguir esos culos que veía en la fiesta, ambos eran grandes y carnosos pero con diferente moldes. La sangre me empezaba a hervir, me excite nada mas en ver esos culos bailando y aun borrachas.
Como era viernes y hacia algo de calor me prepare unas tragos y me decidí bajar con mi cuñada a convivir, al verme ellas se emocionaron porque tenían a un integrante más para beber. Pase un rato con ellas y me seguía hirviendo la sangre con pensamientos morbosos en mi mente, ellas estaban cerca de mí, mi piel rozaba sus piernas, yo las tomaba de la cintura a las dos, por rato bailábamos, estaban bien borrachas y eso me excitaba por lo que pudiera hacer cuando mi cuñada se durmiera. A ellas se les acabo su botella, pero yo les servía de mi trago, no quería que ellas pararan.

Entramos a la casa y pusimos música y nada mas bailábamos, yo no estaba borracho, me hacía pasar por borracho para poder tocarlas, agarrarlas de la cintura, arrimarles el camarón etc..

Sofía empezó a marearse y a sudar ya que había un calor tremendo y mejor decidió darse una ducha, aparte se le había derramado un poco del preparado que le di. Yo aproveche para seguir cachondeando a Brenda mientras se bañaba Sofía, estaba bien peda la amiga, yo la abrazaba de la cintura y la tomaba de las nalgotas con mucho cuidado, ella no decía nada, yo la acercaba con más fuerza hacia mí para que mi verga sintiera su vientre, la manoseaba por todas partes, ella ya no podía con su alma y yo tenía la verga muy grande, quería salirse de mi pantalón. Salió Sofía del baño y se sirvió mas trago, ella actuaba diferente, era más abierta me hablaba como si fuésemos amigos de toda la vida, definitivamente el alcohol la desinhibía. Brenda como podía regresaba a la plática y decía que vallamos a dar unas vueltas en el coche, fue cuando aceptamos su oferta y decidimos llevarla a su casa, ya que estaba muy borracha, mi cuñadita estaba muy tomada pero estaba muy consciente. Ella se cambio de ropa y se puso un vestido muy sencillo negro, se veía muy hermosa, sentía mucha atracción hacia ella, su trasero se le marcaba perfectamente en el vestido pudiendo apreciar la forma de su culo, que bárbaro!!

Ya en el camino Brenda venia durmiendo, y a mi cuñadita le dieron ganas de orinar, que si que busque un bar para que ella solo use el baño y de paso le di dinero para que comprara dos tragos de vodka. Mientras ella se fue, me quede en la camioneta con Brenda, ella estaba a mi lado y no me contuve y empecé acariciarla, de la cintura para abajo era una diosa, le acaricie sus piernas y su cuerpo en general con mucha lujuria y pasión, le agarraba su conchita sobre su short, le besaba su cuello, sus tetas… me aproveche de la situación de que ella estaba dormida y casi no respondía a mis estímulos, fue realmente excitante.

Regreso Sofía y fuimos a llevar a Brenda, pero en el camino nos dimos cuenta que Brenda estaba muy borracha y que no podía llegar a su casa de esa manera y como pudo mi cuñada hizo levantar a su amiga y le pidió que le hablara a su mama para que le de permiso quedarse en la casa. Así se hizo, regresamos a la casa y al bajar mi cuñada para abrir el portón con las luces de la camioneta se podía apreciar como su tanga se le marcaba, eso me puso más cachondo, quería aprovechar la situación, pero no sabía cómo.. era el tesoro de mi mujer.

Ayudamos a Brenda a bajar, pero al entrar a la casa se agarro de un objeto de la mesa y se embarro su short de aceite de comida que había dejado mi mujer. Sofía la llevo al cuarto y le dije que se cambiara el short, podía manchar la cama.

Sofía regreso conmigo y se sentó junto a mí para seguir bebiendo, pusimos música bajito y platicábamos, yo me había cambiado para estar más cómodo y solo me puse un pequeño short y así liberar un poco mi verga, ella hizo lo propio y se quito su brazier para estar mas cómoda. Al pasar de los minutos ella se durmió en el sofá y dormida pude contemplarla con mucho detalle, sus tetitas eran muy pequeñitas pero tenían una forma que en lo particular me gustaban, tenía unas ganas de meterlas a mi boca, con mi lengua jugar con su pezón en fin, podía ver sus piernas sobre el sillón, su vientre plano, la delicada textura del vestido hacían que me prendiera más, en fin, después de pensarlo mucho y tambien con mucha cautela la cargue y la lleve a su cuarto, ella se despertó con el movimiento pero no hizo nada solo cuando sintió la cama se recostó y acomodo para descansar. Mire en la otra cama y estaba su amiga Brenda tapada con una sabana.

Eran como la 1 de la mañana, le hable a mi mujer y ella me dijo que si a las 3 de la mañana podría ir a buscarla, ya que su coche estaba en el taller, le dije que sí y cuando colgué el celular mi corazón empezó a latir más fuerte, porque sabía que podía espiar a mi cuñada y de paso a su amiga.
Entre al cuarto y me senté en un pequeño sillón, seguía con mi copa y disfrutaba ver el cuerpo de mi cuñada tendida en la cama, fui al patio y ajuste la lámpara para que la luz sea más baja y el cuarto tenga una visibilidad más adecuada para la ocasión. También me quite la playera que tenia, me sentía muy caliente, muy perverso, sabía que tenía poco menos de dos horas para…

En el sillón donde estaba sentado, vi que en el piso estaba tirado el short que traía puesto Brenda, me levante y lo tome, enseguida me dio la curiosidad que traía puesto, la habrá dado otro short Sofía? o simplemente se lo quito y dejo que duerma?, sin pensarlo me acerque a la cama donde se encontraba y me senté, mi corazón latia a mil por hora, ella estaba boca abajo, ella no sintió mi presencia y que iba a sentirla, si estaba hasta el gorro de dormida, simplemente era mi inseguridad y temor a regarla, pero esa sensación fue desapareciendo. Ya sentado poco a poco fui jalando con mucho cuidado la sabana que tenia a la altura de los hombros , traía puesto la misma blusa, pero al llegar al área de sus nalgas sorpresa la mía, no se había puesto nada y podía apreciar tremendo pedorron, se me hacia agua la boca, no sabía qué hacer, poco a poco me fui tranquilizando y puse mi rostro frente a sus glúteos, ella llevaba un calzón cachetero muy coqueto, siempre me han gustado ese tipo de lencería además era de los que se amarran a la cintura, ya que como Brenda era nalgona se veía el cachete muy desafiante.

Le daba unos besitos a sus pompas, a sus muslos, sus piernas, sus pantorrillas, sacaba en ocasiones mi lengua y la deslizaba sobre sus nalgas, poco a poco subía de ritmo e iba perdiendo la razón, se me vino a la mente que podía desamarrar sus panti y lo hice sin pensar, el estomago lo sentía raro, estaba como nunca de excitado, desamarre ambos lados y jale el resto de la panti para poder contemplar ese culo enorme que tenia Brenda, volteaba al otro lado y veía a mi cuñada durmiendo, era inexplicable, estaba tan clavado con mi cuñadita y en ese momento estaba disfrutando a su amiga, se me junto el lavado y el planchado. Seguía manoseando las nalgas de Brenda, le daba muchos chupetoncitos, trataba de abrir sus nalgas y sentía ese olor que solo un culo tiene, era majestuoso, trataba de meter mis labios entre esas nalgas enormes hasta dejarlas bien mojadas de tanta baba que le hachaba. Así estuve un ratito, no me anime a chuparle su culito por miedo a que sintiera la sensación y se levantara, todavía era consciente aunque a veces me olvidaba de la situación peligrosa.

Deje a Brenda un momento y me pase a la otra cama donde estaba mi cachonda cuñada, me senté sobre la cama y al ver que ni siquiera se mosqueaba le levante el vestidito que traía puesto con mucho cuidado, hasta dejar al descubierto ese hermoso culo, el platillo era igual o mejor de rico que el de su amiga, la diferencia es que Sofía traía una hilo blanco muy pequeñito y ligerito, casi no se veía el hilo, se le metía por el culo y desaparecía. Estaba en el paraíso, repetí la misma dosis, pero lo hice con más cuidado, tenia más miedo en que se levantara Sofía que Brenda, ya que la primera no se veía tan borracha como Brenda, o al menos eso pensaba.

La acaricie, mis manos palpaban esa delicada piel que envolvía su culo, pasaba mi cara frente a su culo, lo olía, sentía ese aroma a mujer, le daba pequeños chupaditas a sus nalgas duras y firmes, mi lengua recorría sus piernas, lo disfrute demasiado. Como la postura de Sofía era boca abajo, tenía las piernas un poco separadas, de tal manera que se le podía apreciar su conchita y esta se aprecio mucho más cuando ella en un movimiento ocasional subió un poco una pierna mostrando mas la panucha. La contemple por un rato y me anime a ir un poco más, moje dos de mis dedos con saliva e intente dirigirlo hacia su concha, lo hizo muy despacio y cuando la toque, casi no movía mis dedos, no quería que sintiera esa sensación y se moviera o despertara, entonces como vi que no reaccionaba poco a poco y delicadamente empezaba a jugarle un poco mas su conchita, podía sentir su hilo dental que tenia, yo estaba a un costado de ella, por lo que no veía como mis dedos acariciaban ese tesoro, solo lo sentía. Así lo hice por unos minutos, hasta que me anime a ir un poco mas y quite mis dedos de su concha, me los moje con mas saliva y empezaba de nuevo acariciar, solo que en esta ocasión moví un poco su hilo para que mis dedos tocaran al 100% su panucha, la sensación era magnifica, mi verga estaba a mil, dando punzadas queriendo participar en el acto. Así estuve por unos minutos, estaba vez metía un poco mis dedos en su conchita se sentía muy suave y caliente, se notaba que empezaba a lubricar, mis dedos se deslizaban en su concha con movimientos circulares, de arriba abajo, en fin, saque los dedos de su panucha y me los metí a mi boca para sentir sus jugos, era muy rico, también olía mis dedos y el olor era a sexo, a lujuria a mujer….

Estaba muy enloquecido, se me ocurrió que quería gozar un poco mas de Brenda para ya ponerle fin a la leche que producía mi verga, ya quería salir, mi pichón estaba muy hinchado, quería descargar una gran cantidad de semen pero quería disfrutar un poco más, esta situación difícilmente la tendría de nuevo. Me dirigí hacia donde estaba Brenda, me senté a un lado y la acaricie de nuevo, ella estaba profundamente dormida y con el culo al aire, con más determinación acomode mi boca sobre sus nalgas y la empezaba a besar, esta vez con más intensidad, me empezaba a poseer por demonios sexuales que me habían abordados estos últimos meses. Metía mi lengua hasta el fondo de sus nalgas sentía su rica panocha, pero era más difícil llegar a su panocha, que si que mejor le metí la lengua hasta su culito, por unos minutos perdí la compostura, la sensación fue increíble, le metía mi lengua hasta el fondo, mis manos solo separaban las nalgas, mientras mi lengua sin ningún temor gozaba de ese agujerito varias veces, lo chupaba y lo chupaba hasta que me canse, tenía ganas de meterle la verga pero creía que eso si era demasiado que si que disfrute chupándole su culo un rato mas para regresar de nuevo con Sofía.

Deje a Brenda con el culo todo babeado y me dirigí de nuevo a mi cuñadita, no sé en qué momento se acomodo, pero cuando regrese a la cama de ella estaba acostaba de ladito, con las rodillas dobladas, eso permitía acariciar su panuchita y su culito también, casi no se le veía vello púbico, era increíble la imagen que mis ojos apreciaban. Como ya estaba muy excitado, me hinque en el suelo junto a la cama y trate de meter mi lengua en su conchita, era un poco difícil que si que mejor me acosté a lado de ella para masturbarme y acabar con esta situación, ya no aguantaba más. Me quite mi short y quede desnudo, agarre un poco de aceite que había en el tocador y me lo unte en mi verga, quería hacerme una buena chaqueta. Masajeaba mi verga y a la vez olía el cabello de Sofía, ya que estaba a la altura de su nuca, tambien le daba golpes con mi verga hacia sus nalgas, sentía muy muy rico.

Poseído por el deseo, empecé acomodar mi cuerpo, de tal manera que mi verga hiciera contacto con su conchita, la idea me ponía mas alocado, sentía que en cualquier momento iba a estallar, que si que sin pensarlo puse mi verga en su conchita y empezaba a frotar mi verga en su conchita, estaba en las nubes, mi pene le gano la partida al hilo con ayuda de mi mano, para que mi verga estuviera aun más libre sobre su panucha. Tanto roce que había poco a poco mi cuerpo, mi mente le pedía a mi verga entrar un poco mas y al ver a Sofía bien dormida me anime a empujar un poco mas y así lo hice, despacito la fui metiendo hasta que mi cabeza logro entrar, era un placer increíble, me quemaba su panucha , casi no me movía, no quería que se despertara, pero no me contuve y empecé a meterla un poco más, no se la metí toda, si acaso la mitad de mi verga y con eso empecé muy despacio a bombear su concha, era increíble, sabía que no iba a tardar mucho y de pronto estalle dentro de ella, sentía como chorros de leche inundaba su panucha, la sensación más rica que había sentido, la eyaculación más prolongada que había tenido, sin duda fue lo mejor venida de mi vida, sentí que había derramado toda mi leche hasta la que hay de reserva, sentí como el demonio que tenia desaparecía con esa venida..

Saque mi verga del queso de mi cuñadita y me pare para apreciar las cascadas de leche que emanaban de su concha, fue impactante la imagen, se me quedara bien grabada por el resto de mi vida, la leche se deslizaba de su concha, por sus piernas, por su culito, por la sabanas de la cama, no se me ocurrió pero le hubiese sacado una foto para el recuerdo. Más calmado trate de secar la leche que había derramado por la cama, por su conchita, su culito, simplemente trate de limpiar evidencia.

Me eché un baño rápidamente, empezaba asimilar lo que había hecho, me sentía extraño, sucio, pero igual me ponía feliz porque había sido increíble. Al salir, del baño me dirigí de nuevo al cuarto y contemple una vez más en culo de Brenda, pero mejor agarré los hilos de amarre de la panti que tenia y se los amarre, para que el calzón quedara normal. Lo amarre como pude y la volví a tapar con la sabana. Me dirigí hacia mi cuñadita y ya estaba boca arriba, que si que mire por última vez sus tetitas que estaban bonitas y ricas para mamarse. Sentía que estaba bien dormida y me anime a destaparle un poco solo para ver sus tetas, sus pezones, lo intente y rápidamente vi resultados, le destape un poco la blusa cuidadosamente y mire esos limoncitos muy hermosos. Mi verga instantáneamente retomo fuerza y empecé a masajeármela, acercaba mi verga a la altura de su cara y apresuraba la masturbación, me llevo como dos minutos y sentía que se avecinaba otro impacto de mi leche, y así fue, alcance a mover mi verga de su rostro y me vine cerca de sus tetas, la blusa quedo manchada de mas lechita.

Rápidamente trate de limpiar de nuevo la evidencia, conseguí una sabana y tape a mi cuñadita hermosa. Salí de la recamara agarre mi celular y ya eran las 2:30 de la mañana. Fui a buscar a mi mujer y empezó a darme mucho temor por lo había hecho, me vine en la cuca de mi cuñadita y podía dejarla embarazada. No pude dormir pensando en tal barbaridad.

Al otro día se levanto Sofía y su amiga con dolor de cabeza, les dije que iría a la farmacia por unas pastillas para la cruda y aproveche para comprar pastilla del día siguiente y a las dos les di una, supuestamente para el dolor de cabeza, pero en realidad era para otra cosa. Se tomaron las dos la pastilla y sentí mucho alivio, ellas no tienen idea de lo que paso.

Mi mujer cuando se levanto se dio cuenta de que Sofía había tomado, pero no le dijo nada, le explique un rollo y al final no paso nada.
A todo esto ha pasado casi un año y mi cuñada me gusta mucho, pero en realidad amo a mi esposa y no puedo hacerle daño, trato cada día dejar de morbosear a Sofía pero a veces es imposible, se ha puesto muy buena, aunque ahorita tiene un novio y se ve que le dan con todo.

Espero les haya gustado esta anécdota que me ocurrió, nunca he realizado un relato y no si se les pareció aburrido o muy largo, pero quise describir lo más posible el caso, hubo cosas que no dije o quizás dije cosas demás, en fin, si no les gusto me da igual, sentía la necesidad de hacer esto…

la foto que pongo fue una vez que logre entrar a su recamara cuando ella dormia..
Bye!!

La cita con el medico morboso

transcurría el 2005 en el salvador yo vivo en un pueblo llamado apopa a las afueras de san salvador y pues como todo jovencito me la pasaba en chat y teléfono conociendo personas, y pues me llamo !Javier! un médico de la ciudad , y comenzamos a conocernos y me conto su fetiche el cual eran los pies y las piernas y bueno pues mis pies no son los más lindos pero si tengo grandes piernas y blancas y belluditas como al le encantaron tanto que me dijo que le dé diera una cita , que iría a mi casa traerme y pedirle permiso a mis padres ya que era menor de edad diría que es un padre de un compañero y que íbamos a ir a cenar pero había un requisito fundamental que usara medias y pintara mis uñas con el esmalte que él me regalaría que era un rojo pasión , yo lo dudaba un poco por la hora y por el lugar por ser peligroso, se llegó el día recuerdo era miércoles llegue del colegio un poco ansioso me encerré en mi cuarto y me empezó a pintar las uñas me sentía muy extraño luego saque las medias eran muy claras como de enfermera me puse mucha crema de mi mama más que todo en las pompas y el hoyito y las tetitas que ni tenía nada en comparación ahora, se hizo las 7 me puse una tanguita de mama y las medias luego un jeans y los tenis y una camisa de vestir, por suerte ni había llegado papa me llamo salí a encontrarlo en el pasaje lo lleve a mi casa con mucho nervios y mi mama muy dudosa pero me dio permiso hasta las 11 pm le ofreció un refresco , agarre mi bolsón y me fui , el auto era muy lindo rojo convertible en la colonia se quedaron hasta murmurando, y esa era la razón que no podíamos ir a san salvador ya que era un medico muy reconocido y por su auto rápido lo distinguían y le podían contar a su esposa y meterlo en líos , así que opto por ir a guazapa y agilares a buscar un motel, pero antes me llevaría a cenar a tonacatepeque, un bello pueblo , todo fui muy romántico , yo un niño con él un hombre de 45 años muy formal educado y caballeroso , me llevo a la fuente de los deseos a tirar unas caras luego me llevo por la carretera a un lugar súper bonito donde se miraban las luces de la ciudad , seguimos en nuestro camino hasta que una patrulla nos detuvo y nos gritó que saliéramos del vehículo, la verdad me dio mucho miedo él me dijo no tengas miedo y habla como hombre yo me encargo, gracias a dios no me revisaron sino hubieran sentido que llevaba medias puestas , él les dijo que dejar a una sobrina y que yo era amigo de su hija. y nos dijeron que era muy noche que ahí asaltaban y mataban, que nos escoltarían hasta el desvió , fue muy tedioso pero a la vez me sentí seguro, ya que son calles muy desoladas , llegando al desvió nos separamos de la patrulla , luego el empezó a acariciarme las pierna y me dijo por qué tan nerviosa bebe ya paso aquí esta papi que te protege , sentí tan pero tan bien que me empezó a evitar me dijo que me quitara los tenis y el pantalón lo hizo tan sumisamente me quede solo en las medias , sentía frio por el aire y le dije , y él puso si mano en mi tortita ,( aclaro tengo un pene muy chico y con los huevitos con tanguita parece una tortita muy carnadita) tiene frio yo la siento calientita a ver los pechitos y me los empezó a acariciar se mojaba los dedos con saliva y me los tocaba yo cerraba mis ojos en eso me dice llegamos , se metió bajo una tipo cortina y pago por una gaveta en todo eso yo estaba en la camita como feto seguía con frio por el acá, se acercó a mí y me empezó a besar y jugar con mis pezones hasta que los puso rojitos, me quito la camisa luego me rompió medias por para que se salieran solo mis pies , y dijo wow eres una putita muy obediente hiciste lo que papi te ordeno , y empezó a chupar mis pies me hacía reír ya que sentía cosquillas con mis manos busque su bulto que estaba duro como madera lo estrujaba jugaba con su cabecita hasta que lo saque del jeans lo vi tan rico que lo lamí jugaba con el los chupaba juagaba con sus huevos tenían un color rosado me encantaba que eran grandes hasta la fecha me gustan grandes que cuelguen , me dio la vuela me puso como perrito y me bajo las medias y al ver mi anito no se contuvo me empezó a lengüetear me lo lamia tan rico yo solo podía gemir y el anito me pulsaba al sentir esa lengua húmeda moviendo queriendo entrar me empezó a dar nalgadas , me tiraba escupitajos para lubricarme me empezó a dedear yo miraba el paraíso , como esos dedos gordos me abrían el anito tocando mis arruguitas como los apretaba el me decía suéltalo , luego el me junto los piecitos siempre como perrita , y puso su pene entre las dos plantas de mis pies y empezó a meterla y sacarla me seguía escupiendo el culo ya lo tenía bien amaestrado , que cundo tiraba la escupida él se abría parar que entrara la salivita y con su dedo terminaba de meterla , en eso siento que su pene se hincho y saco su leche en mis pies y la empezó a lamer y luego me beso paso un poquito, me dijo me iba hacer gozar , me puso a la orilla de la cama con mis piernas al aire y empezó a lamer la rayita entre los huevos y el ano, me metió su dedo y con la otra mano tocaba la puntita de clítoris (pene) no dure ni tres minutos así lloraba como niña gemía me agarraba de las sabanas los movía mis piecitos fue un éxtasis acaba y quede tembloroso , y él se comió mi lechita, vio el reloj y era muy tarde nos vestimos y nos fuimos en la carretera me puso a comer paloma casi 5 km llegamos a pasaje me fue a dejar a casa mi mama muy contenta él le llevaba unos dulces típicos, con la mirada me dijo mucho , se fue , pase dos días con las uñas algo rosadas me costó quitar ese color al igual ,que su recuerdo … gracias doctor. si quieren verme o contactarme mi Facebook: pichon nalgon ahí hay fotos otros relatos mis whasapp y bbpin y muchas fotos hot.

Cama flotante

Hace cinco años nació nuestra hija en forma inesperada, tras una aventura en el mar caribe.Como bien dice el dicho, todo niño viene con un pan bajo el brazo y nuestra hija no fué la excepción, vino con un pan muy, muy grande (ver La Isla ), en forma de una preciosa casa de dos plantas, espacio nos sobraba y queríamos darle un hermanito.
En Enero mi mujer me lo confirmó, tras un retraso en su período estaba embarazada de nuestro segundo hijo.
Como ahora nos daba el sueldo y podíamos ahorrar, sorprendí a mi mujer con la reserva de un crucero por el mediterraneo occidental, a bordo de los cruceros MSC, en este viaje nos toca elMSC Splendida.
Un crucero corto de nueve días pero suficiente para nosotros ya que no conocíamos ninguna de las ciudades a visitar.
Debido a trámites burocráticos se nos postergo el abordaje del crucero, hasta agosto.
Mi mujer estaba redondida una hermosa panza ya cerca del septimo mes, es de las mujeres que le sienta bien el embarazo, sin naúseas ni vómitos.
Engordó se ensancharon sus caderas y sus senos grandes ya tenían calostro, ella igual se cuidaba, maquillaba y depilaba como siempre, era una mujer en estado de buena esperanza muy hermosa.
Para abordar el crucero tuvimos que tomar un Airbus de Iberia desde Carrasco a Barajas con conexión a Barcelona.
Tras 11 horas de viaje llegamos a Madrid y 2 horas más tarde Barcelona, un viaje agotador, pero lo valió, tomamos un taxi y llegamos a puerto.
Tras presentar documentación y revisación de equipaje, nos dejan acercarnos para abordar el barco atracado en el muelle.Dada la condición de mi mujer nos dan prioridad.
Nos acercamos al barco !es enorme¡, una ciudad sobre el agua, nuevito botado en 2009, con 9 cubiertas( nueve pisos), 333m de eslora(largo), 38 m de manga( ancho) nos resultaba imponente tanto que un crucero Costa a estribor quedaba pequeño.
Nos toca el camarote 104 en la cubierta Botticelli era una habitación bonita y cómoda.
El primer día nos dedicamos a descansar del jet-lag, después que subieran casi los 4000 pasajeros y tripulación que llegan a 2000 en su mayoría europea para presenciar la simbólica salida del crucero con sus bocinas y guirnaldas.
La cena fue formal, el Capitán se presentó mesa por mesa, saludo y luego se sentó en una de ellas.
La mayoría de los pasajeros eran parejas ya en la tercera edad, algunas parejas de recién casados, pocos o casi ningún niño.
Mi mujer debido a su estado o por su imagen atractiva, levantaba miradas de asombro y curiosidad, algunas señoras le acariciaban el vientre y saludaban.
Nos fue difícil entablar amistades debido a las barreras del idioma, pues pocos eran los que hablaban castellano y no estaban en nuestra mesa.
El barco puso rumbo a Palma de Mallorca a 20 nudos (40 km/h) pasamos cerca pero no nos detuvimos, pues el itinirario decía que el destino era La Goulette en Tunez dos días más tarde, después Palermo en Sicilia, Civitavecchia en Roma luego Génova, Marsella en Francia y volviendo el octavo día al puerto de salida, Barcelona.

Por lo menos perdías un día en recorrer todo el barco, por suerte el segundo día se nos acerco una pareja italiana, se presentaron como Julián y Franchesca Romeo, el alto delgado,de 50 años en su juventud fue rubio pero ahora pintaba canas y una prolija barba blanca era un tipo elegante.Ella tendría unos 40 años, delgada buen cuerpo que daría envidia a una de 20, morocha(teñida), ojos profundos y azules como Julián, hacían una buena pareja.Ambos hablaban perfectamente el castellano.Residían en el norte de Italia y no era su primer crucero de hecho ya conocían el barco y se ofrecieron a mostrarnos el crucero y eso nos ahorraría tiempo.

Julián se mostraba interesado y curioso en el estado de mi mujer haciéndole cientos de preguntas que ella respondía amablemente.
Pidió para tocarle el vientre, ella lo dejó.La fascinación de él se le veía en los ojos.
El crucero lo tenía todo, todo lo que se te ocurra :

Bares y Salones 19
Casino, Sálón de Belleza, Cine, Jacuzzi 12,Capilla, Restaurantes 5 ,Tiendas Ascensores 14 ,Biblioteca, Teatro, Discoteca ,Spa, Sala de juegos ,Bodas a bordo ,Acceso Internet ,Lavandería , Lavandería automática , Piscinas 5 , Gimnasio y más que tendría que revisar la folletería para contarlo.

Lo que más disfrutamos fue comer, las compras y el cine, por suerte nuestros amigos siempre nos acompañaban con la acostumbrada amabilidad.Me llamaba la atención el hombre, no había que darse cuenta que le gustaba mi mujer y a su esposa no le molestaba, el hombre se deshacía en elogios hacia mi esposa, llegó a comprarle vestidos de primeras marcas para gestantes pagando con su VISA, luego le pide a ella que se lo ponga.
-“No creo que me esté cargando amor, ¿A quíen puedo gustarle con esta pazota?, lo hace de amable”- , me responde a mis dudas.
-“¿Te gusta el vete, el tano?”-, le pregunto.
-“No está mal, está interesante y es muy fino, pero está casado”-, me responde riendo.
Ahora comprendo porqué los pasajeros de cruceros apenas bajan en los puertos y apenas hacen compras, ¡Tienen todo a bordo ¡.
Bajamos en Tunez uno de los pocos sitios de fé musulmana seguros para el occidental, donde por el cambio de moneda es barato pero a los tunecinos hay que regatearles lo que vale 100 lo puedes llegar a comprar a 20.Con mi mujer encinta no era de mi agrado alejarme mucho del barco donde hay médico y enfermeras.
Un día Julián y Franchesca, nos invitan a la discoteca después de cenar, era tarde, bebimos todos demasiado y eso creo que liberó tensiones, relajando la conversación.Pude ver como Julían sacaba a mi mujer a bailar, luego de minutos noté que las manos de él estaban situadas en la parte de mi mujer que deja de llamarse espalda y le murmura al oído algo.
Cuando vuelven ella está roja, los italianos salen a bailar y aprovecho a preguntar que pasó.
-“Me dijo que lo tenía loco, que le gustaba mucho, le fascino y que me haría el amor toda la noche”- aclaró ella.
-“¿Y qué le dijiste?”-, le pregunto.
-“Que estaba loco”-, dijo ella.
-“¿Será verdad, como le puedo gustar, no me estará tomando el pelo?”-, reflexiona ella yo noto un poquito de interés en ella.
Después de esto nos fuimos a descansar.El Barco se detuvo en Palermo, no bajamos el tiempo estaba feo, parecía aproximarse tormenta.Llegamos a Roma donde ante la insistencia de los Romeo, bajamos y conocimos la histórica ciudad, sus aromas sus calles y sus monumentos son únicos, el Vaticano y la plaza de San Pedro, el Coliseo, el Acueducto,la vía Apia , etc, pero no pidas de comer porque mueres a pasta y pizza.
Saliendo de Roma nos topó una fuerte tormenta, el comandante del buque aconsejó no salir de los camarotes, evitar pasillos y ascensores.
El mar estaba picado el barco se balanceaba, sinceramente nos dio miedo.
Recibimos una llamada de los Romeo, nos invitan a tomar la merienda en su camarote, nos dán el número y cubierta.
Desafiando las órdenes del Capitán, salimos a los pasillos y cinco minutos mas tarde llegamos al camarote de los italianos en la cubierta Michelangelo, salen al pasillo a buscarnos.
Los encontramos y entramos, ¡ era una suite de lujo ¡, la cama matrimonial era formidable y hasta podía convertirse en dos camas individuales, ahora estaba como una sola casi dos plazas y media.Era un camarote con baño con jacuzzi un living y balcón individual.
La tormenta fuera continuaba.
Ellos nos recibieron con una bandeja con tazas de capuccino mocca, caliente y agradable, con unas galletas de la cafetería del barco.
La compañía y la conversación nos resultaba agradable pero el barco era golpeado por grandes olas y se notaba.
Ya estando hablando de bueyes perdidos el barco se inclina levemente pero lo suficiente para hacer perder el equilibrio de mi mujer, que casi cae si no fuera por los rápidos reflejos de Julián que la sujetaron a tiempo, también Franchesca corrío hasta ella con el fin de asistirla.
Mi esposa se asustó y se vió por un momento de bruces en el suelo, se angustió y lloro por la suerte que pudo haber corrido su bebé.
Como si fueran sus padres, los italianos la abrazaron tiernamente y ambos la besaron, mucho sorprendió a ella los besos en sus labios de matrimonio penínsular, luego las caricias de cuatro manos que recorrían partes que un amigo no tocaría, sus senos, su cola su vientre, mi mujer mira l cielo cierra sus ojos abre su boca y suspira, -“Aaahhh”-, luego muerde su labios.
El estado de mi mujer hace que sea exitable, que exija sexo con más frecuencia.
Las caricias propiciadas y los susurros en sus oídos hacen que se sienta enomermente deseada, ruborizandose y mojando su entrepierna.Unos hábiles dedos femeninos, tiran de la cremallera de su vestido y otras manos ayudan a que caiga al suelo, Poco a poco cuatro manos la despojan de aretes, anillos, le sueltan el pelo, Julián se aleja dos metros toma una filmadora la enciende para grabar como Frachesca despoja a mi esposa de sus dos prendas íntimas, sostén y bombacha.
Paralizado sin saber que hacer espero el desarrollo de los acontecimientos.
Ahora es Franchesca que admira, besa y acaricia el cuerpo gestante de la otra, con sus manos recorre toda la anatomía femenina de mi mujer.Sus pechos grandes listos para amantar, su vientre grande, su conchita abierta, roja y mojada.
Julián se desnuda, un físico cuidado para su edad, un pubis libre de bello y un pene de gran tamaño, acorde con su cuerpo.
Tras dejar la cámara en un soporte grabando, se acerca a ella luego de admirarla desnuda, -“! Mamma mía, eres Venus pregnata ¡”-, exclama Julían referiéndose a la diosa romana de la fertilidad.
Se acerca, la acaricia, desde el pubis hasta sus senos, mete su boca en sus pezones y la ordeña hasta obtener dulce calostro de sus tetas, que lame y bebe con voracidad.
Ella gime y murmura de deseo y confort, -“! Hay, Dios que bien se siente ¡”.El hombre se va hacia la cama sube a ella y se acuesta boca arriba, empalmado su verga erecta parece la chimenea del crucero, majestuosa, firme. Mira a su mujer y le ordena, -“! Andiamo , traedla ¡”-, haciendo referencia a mi mujer.
Franchesca toma de la mano a mi mujer y la lleva a donde está Julián, ella me mira con los ojos bien abiertos como, diciendo, ¿Qué hago ahora?, yo no digo nada, ella llega hasta donde está el italiano y en vista que no digo nada se olvida de mí, vé esa gran verga esperándola solo para ella, le gusta lo que ve, se siente deseada como nunca, vence la timidez y con sus manos, acaricia ese mástil, que pronto se pone más duro, grande y rojo, ella lo besa, muerde el glande, está rico y el hombre perfumado, le muerde los huevos el grita entre risas, luego esa gran verga desaparece dentro de la boca de ella.
Por cinco minutos le hace la felación al hombre, luego ella tras vencer todos lo tabúes iniciales sube sobre él, lo monta e introduce, todo el pene dentro de su febril cotorra.Ella mueve sus caderas, bate al bebe que lleva en sus entrañas, el gime, ella sigue y sigue, el pene entra y sale mojado, pareciera una aguja que va a pinchar un globo estallando, haciédola parir ahí mismo pero pronto vendrá un orgasmo y luego otro.
Franchesca había tomado la fimadora y grababa todo a su antojo, mi mujer, suda, gime, -“! Uff, uff, ah, ah ¡”-, pronto su ritmo aumentará, -“! Aaaahhhh, si, si…ya…ya…vie…neee…me acaboooo….aaaaaaaahhhhhhhhh ¡”-, aprieta sus tetas y leche materna cae goteando sobre el pecho del italiano, luego admite ella,-“! Qué rico me encanta coger ¡”, exclamando alborozada.
Franchesca me mira y grita riendo, “! Vamos tú también desnúdate y a la cama ¡”-, obedezco , mientras me desnudo, veo como Julián trata de aguantar el ritmo sin acabar, él grita, -“Eres una vaccona(puta) en la cama, una machine de scopare”-.
Subo a la cama me paro en ella y ofrezco mi pene a mi mujer, mientras cabalga al italiano me lo mama, estoy tan excitado que no tardo en darle de beber mi leche a mi esposa con un gran grito, -“Oooohhhhhhfff”-.
El italiano ruega dirigiendose a mi esposa, -“Aspeta, aspeta no tragues y déjame salir”-, él sale de debajo de ella, se para en la cama, -“Arrodillate, ragazza y abre tu boca”-, ordena él.
Ella se arrodilla y abre su boca llena de leche, el apoya el glande de su pene en la boca de ella y con dos suaves movimientos en el forro de su verga, hace espulsar toda la leche contenida en sus huevos, para terminar de llenar a rebozar, ni los dientes se ven.
-“! Traga tutto el elixir primore ¡”-, pide él y ella, en una abrir y cerrar de boca, los 20 ml de leche de machos serán ya parte de su dieta del día.
Cansados la gestante y el veterano, se marchan al baño, a lavarse, nosotros esperamos en la puerta, pero como tardan abrimos la puerta, los observamos y grabamos.
Están ambos bajo la ducha y él hace como si ella fuera una niña pequeña, a quien debe bañar, despacio le enjabona todo el cuerpo, hasta cubrirla de espuma, suave muy suave con una esponja, mientras hace su tarea la besa a pesar de sentir el sabor a esperma de sus labios.Ella se arrodilla y le hace un pete magnifico, mientras el vuelca shampoo sobre la cabeza de mi esposa y le lava los cabellos.Mientras tanto Franchesca sigue grabando, pero yo le voy quitando la ropa, ella se deja si decir nada. Su tanga roja y sostén me ponen a 100 casi le arranco las prendas.
Mientras Julían enjuaga a mi esposa, cierra la ducha, toma un pomo de Crema (Body-Milk) de almendras de Franchesca, la unta de arriba abajo, cuando le unta su espalda él está detrás, ella lo sorprende, se inclina hacia adelante pone su culo paradito y toma la verga erecta del hombre y la acomoda cerca de su vulva, él empuja y la penetra pero no por ahí.
Ahora tengo delante de mi a Franchesca, toda desnuda, ¡ qué cuerpo ¡, le acaricio sus tetas talla 90, creo que operadas, su pubis no tiene un pelo, su conchita es pequeña y cerrada, pero muy rosada.Estoy caliente no doy más.
Oímos como los primeros gritos parten del baño, primero Julían le penetra el culo, ella grita -“! Auch, me arde ¡”,un poco de crema hará milagros y será facilmente enculada, luego ella se masturba a la vez que la enviste, ahora gime de placer, mi esposa que a llegado sendos orgasmos grita, -“!Vamos, vamos, dámela, la quiero toda…toda…aaaaaahhhhhhhhhh, acabaaaaaa ¡”-, él grita algo como, -“! No, no¡”, cuando ella saca su verga del culo y se la introduce en la conchita , luego un grito masculino, el italiano no pudo sacarla a tiempo, un rugido de placer, -“! Aaahhhh ¡”-, convulsiva le aprieta los senos desde atrás, inyectando con su jeringa de carne todo su inóculo dentro de ella, su leche, consumando la cópula, el coito con mi esposa, el abrazo carnal termina en una cascada de leche que sale con violencia de dentro de su concha y se mezcla con la crema corporal de sus piernas.Luego de esto se introducen en el jacuzzi.
Tan caliente me quede yo que tomo la cámara de Francesca, se la saco, le tomo de la mano y casi la obligo a ir a la cama.
-“Espera…espera…yo…soy…”-, algo quiere decir ella pero no le dejo la beso con pasión, ella devuelve el beso, la empujo sobre la cama y hundo mi cabeza entre sus piernas, me como con locura su clítoris, la cojo con mi lengua, mi saliva se mezcla con sus fluidos que empiezan a aparecer mojándola, -“Hah, no,no por favor, yo…ah,ah”, ella gime.
Ahora subo con mi lengua todo a lo largo de su cuerpo, me como su cuello, su boca, sus senos, mi pene intenta penetrarla una y otra vez, ella mueve y cierra sus piernas evitando que la penetre, ¿remordimientos de casada?, -“! No, no!-,gime ella, ahora mi mano baja y las masturbo, hasta casi el orgasmo, venzo su resistencia, abro sus piernas y antes que las cierre otra vez, mi glande logra acertar su vulva y penetrarla, con casi violencia muevo mis caderas una y otra vez, evitando sacar mi pene de dentro de ella, primero gime, luego poco a poco su estrecha conchita se abre moja lubrica, ella no se contiene y llega a un contenido orgasmo tras un fuerte grito, -“! Súbito, io sborrare…aaaaaaahhhhhhhhhh…es molto fantastico”-, su orgasmo me éxito tanto, -“! Te lleno de leche tanita…aaaaaaahhhhhh ¡”-, grito y me derramo dentro de ella.
Ella al sentir mi jugo llenandola pega un gritito de sorpresa, -¡ Ahh!- luego balbucea, -“Yo no…”, pero yo soy todo calentura y pasión, con mis besos no le dejo hablar a franchesca y se calla.
Luego nos quedamos descansando uno segundos, Franchesca se inclina sobre mí, examina mi cuerpo como juguete nuevo, me hace caricias, me observa el rostro y juega con sus dedos con él y con mis labios, balbucea frases en italiano que no llego a comprender.Tras esto nos vamos al jacuzzi a acompañar a los otros.
Un asombrado pero no enojado Julián pregunta, -“¿Hi,hicieron…el amor?. No respondimos.
-“Escuchamos los gemidos se ve que lo pasaron bien”-, agrega mi mujer sonriente.
Brindamos con champagne y esperamos que la tormenta pasara.En Genóva no bajamos se nos pasó el día sin notarlo.Al otro día ya rumbo a Marsella, mi mujer me vió preocupado.
-¿Qué te pasa?-, preguntó ella.
-“No tomamos precauciones yo no”-, le digo acordándome de los cuatro condones sin usar en la mesa de Julián.
-“ ¡Dios yo tampoco, todo a pelo¡”-, exclamó ella.
-“Vamos a preguntarles por lo menos si son sanos”-, le sugiero.
Nos encontramos en el comedor con la pareja, ellos vienen hacia nosotros y no nos dejan hablar y preguntan, -“¿Son ustedes sanos?”-, les doy a entender que sí , que íbamos a preguntarles lo mismo.
Se les ocurrió una buena idea, hacernos análisis en una clínica francesa que los da en 2 horas, para seguridad de todos.
Luego preguntan, -“¿ Que van a tener, ragazza o bambino?.
-“No sabemos que és”-, les respondemos.
-“En la clínica una ecografía io la pago”-, dijo Julián feliz.
Bajamos en Marsella y cualquiera diría que mi mujer era la esposa de Julián y una melosa, mimosa, cambiada Franchesca era mi esposa.
Nos pincharón en la clinica y en la eco, Julían grito, -“! Es un babino ¡”-.
Mientras esperamos los resultados hicimos compras en esa magnífica ciudad de la ribiera francesa, los italianos nos llenaron de ropa de bebé varoncito.Tras dos horas recibimos los resultados y como era de esperarse felices volvemos al crucero.Esa noche festejamos a lo grande en la cena y por los altavoces del barco anunciaron el resultado de la ecografía.El viaje de Marsella a Barcelona fue de relax, ellas se pasarón en el Spa, Julián y yo en el casino.
El crucero llegó a su fin y con lagrimas en los ojos intercambiamos E-mails y saludos.Las chicas se alejaron y Julían no las vió.
-“¿Has visto a Franchesca?, tenemos que marcar el pasaje a Italia por avión, preguntó el hombre.
-“Tu esposa está en aquella tienda con mi mujer”-, le indico.
-“¿Mi esposa?, no tengo, dirás mi hermana, Franchesca”-, me aclara.
-“¿Tu hermana?, ¿No eres casado?, ¿Y ella?”- le pregunto asombrado.
-“Yo no tengo hijos, tengo sobrinos de otros hermanos, nunca encontré la mujer ideal, creo que ella está casada contigo, Ja, Ja”-,responde él.
-“¿Y Franchesca?”-, pregunto intrigado pues me la cogí.
-“ Fran…es…como decirte, no le van los penes, es lesbiana y no tiene pareja”-, responde él.
Yo como en condorito, ¡Plop¡, mi cara de sorpresa daba risa.
-“Ja,Ja,ja, te habías entiusiasmado con ella”-, ríe Julián.
-“Creeme que eres el primer hombre que la toca, se habrá desvigado sola”-, agrega a modo de consuelo.
Ellas vuelven, diga lo que diga Julián, Fran no era la misma, me beso y lloro, recorrió con sus manos mi rostro y susurró, -“Io no te olvidaré en tutta mía vita”-.
Tras emotiva despedida nos volvimos a América.En el avión le conté que relación había entre Julián y Franchesca.
-“Ahora entiendo porqué no se tocaban, las camas de dos plazas y las miradas de ella hacia mí, pensé que era su esposa y era bisex”-, reflexionó ella.
Dos meses más tarde nacía Fabricio nuestro primer hijo varón, mandamos el mail a los italianos y nos responden.
-“Felicidades Cuñado, les comunicamos que Franchesca está embarazada, decidió tener el hijo de padre “Desconocido”, será madre soltera, está muy feliz no le quedaba mucho tiempo para ser madre”-.Un abrazo.Julián.
Mi mujer me dice riendo, -“Bueno cuando vayamos a tener nuestro tercer hijo podemos hacer un viajecito a Italia, visitar a Julián y conocer a tu hijo”-.FIN.