Los perros de mi tia

Mi tia es una mujer no con mucha edad es la hemana menor de mi mama, pero a pesar de ello no tiene una relacion de pareja estable ni convive con algien. Vive sola no muy lejos de mi casa.

Un dia decidí visitarla de sorpresa pues ella con migo simpre se la ha llevado bien.

Me dirigi a su casa con la inocente intension de saludarla, sin imaginarme siquiera que ese dia cambiaria mi vida.

En su casa me recibio con el cariño de siempre, el verano le obligaba a llevar ropa muy ligera, aunque yo nunca habia tenido una experiencia lesbica tengo que confesar que su cuerpo ese veía con esa ropa mas espectacular que nunca, su blusita transparente dejaba adivinar la proporcion de sus tetas, una mini muy pegadita y sin panty medias dejaba ver que piernas y que culo.

Al pasar a la casa pude notar que ella tambien se sorprendio al verme, yo soy una chica de 16 y mi aun no explorado por ella porcierto da facciones de una inocente criatura en la cual se pueden encaminar morbosos deseos al mirar las partes intimas muy insinuante tambien por elverano, eso sobresaltaba sus ojos.

Al ingresar pude notar como su mirada de arriba a bajo brotaba sus ojos del deseo de tenerme. Poco tiempo despues prendio su tv y aprovechandose de mi ingenuidad puso una pelicula de sexo picante para que yo la mire mientras ella intentaba prepara algo de comer.

Aquello que sucedia en esa pelicula debo admnitirlo siempre se paso por mi cabeza, era una relacion lesbica con jugetitos eroticos y vibradores de plasrticos. Las protagonistas gozaban y yo al mirarlas. Un momento despues la mire asercandose con unos ojos pìcaros mientras mi chocha llena de jugos deseaba ser acariciada. Cuando en el mueble de la sala estaba ella comenso a masajerame desde el cuello, poco paso para que llege a mis tetas que las tenia duras y paradas de la arrechera, sin mas preámbulos la agarre del cuello y le propine mi lengua en su boca, ella luchaba con la mia en un excitante combate.

Se propuso a acariciar mi chocha ocasionándome una deliciosa sensación, asi duro un momento hasta que me hizo correr, en ese momento ella se paro de su posicion y se dirigió al patio, yo esperaba corrresponderle a ese orgasmo que me propino, sin embargo por mi loca cabecita jamas se cruzo lo que les relatare.

Llego desde el patio en un momento, acompañada de sus perros, ella tiene tres grandes pastores, no sabia por que tenia esa aficcion a los perros.

Ella se recostoen el sofa, justo frente de mi e inmediatamente los perros la rodearon arrancando a mordiscos toda su ropa, comenzaron con esas inmensas lenguas a recorrerle todo su cuerpo , empezando por su cuello, sus tetas, su chocha. Ella se giraba a cada instante para que de vez en cuando un can de esos le lama el culo.

Al verse llena y lamidos en todo el cuerpo se sintio asfixiada y decidio sacar a dos de los tres perros dejando sol a uno, con el realizo algo impresionante, ese perro lo hacia mejor que nadie, yo al mirar solo me masturbaba y deseaba que ese perro este con migo.

Con las lamidas del perro mi tia grito de placer al sentir un orgasmo, un instante despues se coloco en las cuatro patas como si fuese una perra tambien, el perro lamio su culo un instante y no se por que, no se que tenia en ese culo que el perro actuaba como si fuera una perra en selo, despues de lamer su culo asta el fondo se le subio y muy claramente pude observar que ese aparato rojizo se lo metio por el culo, ese perro sin temor un con su lengua afuera, coloco sus manos por la cintura de mi tia y ese envidiamle miviento hacia gritar de la dicha a mi puta tia. No se porque pero los otros dos perros ansiosos raspaban con sus uñas la puerta queriendo entrar, dando aullidos al no poder hacerlo.

El meneo y la verga del perrro destrazaban el culo de mi tia y ella lo gozaba, a veces al muy puta me miraba y se sonreia al verme tan estupefacta con mis manos en mi chocha.

Al cabo de de unos minutos el perro termino en el lo profundo del culo, mi tia lo disfruto un instante y luego comenzo a dar alaridos de dolor a ahogada en llanto al sentir el dolor que le proporcionaba la hinchazón de la verga del perrro, ese inmenso perro, poco a poco se fue volteando hasta que le dio la espalda a mi tia sin despegarse, comenzaba a jalarla para un lado y otro, mi tia con lagrimas en los ojos de dolor me tomaba para que le ayude a despegarse,. Yo no sabia que hacer, hasta que el perro por fin se calmo y dejo de arrastar a mi tia, poco a poco se fue despegandose de ella hasta que de un jalon que por poco hace desmayar a mi tia se despego. Se volvió hasta ella y le lanzaba una mirada de perrito regañado como si quisisra pedirle perdo.

Mi tia se puso a mi lado y me abrazo, yo no sabia si tenerle tomor o deseo, poco a poco con sus ojos cerrados empezó a lamer mi cuello como si ella fuera el perro, me chupo las tetas y poco a poco empezó a lamer mi vagina que ardía en calor y estaba llena de viscosos fluidos.

Asi continuo por un tiepo y luego me pregunto si me gustaria algo mas emosionante y yo sin temor le dije que si, fue entos hasta su cocina mientras yo continuaba con mi cabeza en el safa y de rodillas en la alfombra, ella llego con tamaña sorpresa, era una botella de miel que comenzo a regarla por mi cuerpo, eso era lo que sus perritos lamian, que imaginacion tiene, ella comenzo a frotarmelo en la espalda y mis piernas, despues vacio en mi culo y ella misma empezo a lamenrmelo, yo sentia una sensacion nunca antes sentida, se estaba comiendo mi culo untado de miel.

Espera un momento. Dijo y saco a ese perro e hizo que entrara el otro y este sin de inmediasto lanzo su inmensa lengua por mi espalda tomandose toda la miel, era ya adicto a ella, poco a poco bajo hasta mi culo y comenzo a menear esa lengua justo alli. De reojo podia mirar como meneaba su colita mientras lamia mi culo.

OHHHH. SI PERRITO SIGE,,,SIGUE..

Es una sensación que no se pueden imaginar, mi tia estaba al lado mio con lo que quedaba de la bottella de miel y a medida que el perro se la lamia ella me echaba mas y mas, en algun momento tomo un poco en su dedo y lo metio hasta el fondo de mi culo, abriendomelo de par en par (admito que muchas veces habia sido enculada antes de mis 16 e incluso a los 14 mi hermanito mayor fue quien habrio todos mis hueqitos empezando por el culo). Despues tomo la botella y metió su coto en mi culo, introduciendo asi definitivamente todo su contenido, sentí que entro todo, toda esa miel estaba en lo profundo.

El perro adicto a esa miel intentaba con fortuna introducir cada vez mas su lenga hasta llegar a lo profundo de mi culo, aquella lengua se amoldaba a mi culo como su fuera una verga, llegaba hasta el final era impresionante, con lapsos de tiempo de cada 2 minutos sentia orgasmos hasta perder la cuenta, llego un momento en que su lengua acabo por absorber toda la miel que mi tia introdujo en mi culo, sin embargo el perro seguía en accion con su lengua, de aquella miel ya no quedaba nada ahora era la miel que mi culo proporciona naturalmete lo que el perrito lamia, si era esa miel, sin embargo esta, la mia, parecia gustarle mucho mas al perrito, asi lo demostro cuando la miel de abejas se termino el siguio mas entuciasmado con la mia, lo podia sentir, cada vez trataba de meter su lengua mas profundo y eso era lo mas rico que jamas nadie me habia hecho sentir. Ese perro me hizo sentir lo que ni en sueños lo habia pensado,

Se que soy una puta a mis 16 pues he tenido sexo con mi padre, con cada uno de mis tres hermanos y con casi todos mis primos, aquel dia lo experimentaba con mi tia y sus perros.

Hoy en dia casi siempre me la paso donde mi tia en donde todo ha ido aumentando ahora los perros no solo me lamen sino que tambien me enculan y me arrastran tal cual como a mi tia, desde ese momento crecio mi aficion por los perros grandes y de lenguas largas, solo espero el momento en que mi hermanita cumpla los 13 para que su primera vez sea con los perros de mi tia.

En la beca

saludos a todos.

me llamo dunia y encuentro increíble ésta oportunidad de compartir mi primera experiencia, recientemente descubrí ésta página ya que trabajo en un hotel en varadero y tenemos acceso a internet.

tengo 22 años, soy morena clara, cabello negro obscuro y de tremendo cuerpo según dicen como buena cubana.

siempre me sentí diferente y nunca se lo conté a nadie, pero desde que iba en la secundaria me gustaba mucho ver a mis compañeritas desnudas cuando ibamos a la playa.después, al entrar al pre se acostumbra en mi país a lo que se llaman las becas al campo, se estudia lejos de casa y se comparte el albergue con otras mujeres de tu propio grupo, y tienes permiso de ir a tu casa el viernes por la tarde, aunque en una ocasión mi amiga yamile y yo nos portamos mal y nos castigaron sin ir a casa ése fin. nos pusimos muy tristes al ver cuando los camiones partían hacía la habana con el resto de nuestros compañeritos, aunque felices ya que ambas sentíamos algo de atracción y compartíamos muchos secretos.

ésa misma noche y como es costumbre en mi país hubo un apagón y estábamos solas en el albergue dispuestas a dormir cuando comenzamos a hacer cuentos que fueron subiendo de temperatura, ambas comenzamos a hablar de nuestras fantasías sexuales y ella me confesó que yo era parte de sus fantasías, al principio me asusté pero ya estaba tan caliente que le pedí que siguiera contandome y me dijera que es lo que me haría, cuando ya no pude más me bajé el blumer y comencé a hacerme una paja delante de yamile, mi leche corría a chorros mientras ella describía sus fantasías y me decía lo mucho que yo le gustaba, yo tenía 16 añitos y nunca había estado con nadie, era virgen, pero tenía fantasías sobre mi primera vez, aunque nunca imaginé que sería así.

de repente y con tanta excitación sentí mi chochita muy caliente y es que tenía la lengua de yamile pegada a mis labios vaginales,al principio me asuste sin saber qué hacer, pero ya no pude contenerme más y comencé un movimiento rítmico de mi pelvis, hacía un lado y hacía otro, hacía arriba y hacia abajo, sentía como se iba formando en todo mi cuerpo mi primer orgasmo, de repente yamile se detuvo y metió sus dedos en mi vagina, al principio me dolió un poco pero le pedí que no parara mientras ella metía sus dedos y me mamaba el clítoris de una manera que jamás olvidaré, y fué entonces que tuve el orgasmo más grande que yo pueda recordar hasta ahora.sus delicadas caricias sabían donde y cuando tocarme y pasamos un fin de semana que se nos pasó como de rayo, buscando cada momento de acariciarnos en los baños, o en lugares escondidos de la beca.es verdad, solo una mujer sabe en donde tocar a otra mujer.

hoy en día casi no nos vemos, ambas trabajamos y estamos lejos una de la otra, pero cuando coincidimos en vernos pagamos un cuartico cerca de la villa panamericana y recordamos ésos deliciosos momentos.

he tenido la fortuna de conocer turistas que se sienten atraídas hacía mí, europeas, canadienses y hasta mexicanas, pero ninguna me ha hecho sentir lo que yamile.

ya les contaré más adelante.

Cristina y su Amiga

NOTA: Los personajes y los hechos aquí relatados son purafantasía y en ningún caso son reales.

Cristina y Lucía se conocían desde que tenían 5 años.

Sus padres eran amigos y ellas, ahora a sus 19 añossalían juntas, estudiaban en la misma universidad y hacíanla misma carrera.

Iban al mismo gimnasio y en muchas ocasiones habíanestado desnudas en el vestuario duchándose juntas, tocándosey rozándose sin saber si eran casuales esos roces.

Ahora estaban de vacaciones, en casa de Cristina, aprovechando que noestaban sus padres, tumbadas en el sofá y a punto de ver en el vídeouna película porno que había traído Lucía.

No era la primera vez que veían una película porno, perosí la primera que la veían juntas.

Las dos eran ya mayorcitas,atractivas, y vestían mostrando sus cuerpos casi perfectos.

Lucíallevaba una minifalda realmente mini con zapatillas de deporte y un topque trasparentaba sus pezones, mientras que Cristinallevaba unos short ajustados con botas altas una camiseta y un sujetadorde esos nuevos que elevaban sus pechos.

Cuando Lucía puso en marcha el vídeo, la primera escenaque vio Cristina la dejo paralizada, allí estaba su mejor amigadesnuda con dos tíos en la cama y metiéndose en la boca unapolla que le parecio grandísima mientras el otro tíose la follaba por el culo.

Lucía la miro y al ver su carade asombro le dijo que no se preocupara que le iba a gustar la película.

Le explico que ella solía grabar muy a menudo sus folladas.

Y al parecer follaba bastante por la práctica que aparentaba enlasimágenes.

Conforme avanzaba la película Cristina se ponía cada vezmas caliente, las escenas eran realmente dignas de la mejor películaX, y su amiga era una experta actriz, por lo que no pudo evitar tocarsesus pechos y apretar sus piernas frotando sus muslos tratando de masturbarse.

Sus manos se introducían entre sus piernas y tocaban sus shortsque ya estaban mojados.

– Estás excitada, seguro que estas chorreando.

– dijo Lucía.

-?Tu que crees?, nunca había visto tu coño tande cerca.

– y te gusta, seguro que sí.

– Si realmente estás caliente,y creo que sí, yo podría ayudarte- respondio Lucía.

-?Como?- dijo Cristina con voz temblorosa.

Sin mediar palabra Lucía beso a Cristina.

Fue un besocon un ligero roce de labios, se miraron y Lucía volvio abesarla pero esta vez más fuerte.

Cristina se separo y ledijo que parara.

Era la primera vez que una chica la besaba, pero su excitacionera tal que le gusto y deseaba llegar a más, llevaba muchotiempo esperando ese momento, siempre había deseado a Lucíaen secreto y no iba a desperdiciar esta oportunidad:- Así no, si vas a besarme hazlo como debe ser.

Cristina acerco su boca a la de Lucía y le metiosu lengua dentro recorriendo con ella hasta el último rincon,mientras con la mano levantaba la minifalda y le acariciaba el coñoa través de las bragas.

Lucía le introdujo la mano por debajode la camiseta y desabrocho el sujetador dejando sus pechos libres,los agarro sobándolos para después levantando la camisetametérselos en la boca jugando su lengua con los pezones duros.

Cristinasuspiraba, que caliente se sentía, igual que cuando se masturbabapero mejor.

– ¡Desnúdame!, vamos date prisa.

– grito CristinaLucía le quito el short, no llevaba bragas, eso le gusto,el coño de su amiga aparecio ante ella en un primer plano,estaba rodeado de una ligera capa de pelo ahora mojado debido a su calenturay podía ver sus labios hinchados.

– Ahora te lo enseño – dijo CristinaCristina que seguía con sus botas puestas abrio sus piernaslevantándolas y Lucía pudo ver toda su raja mojada con suslabiosentreabiertos, los separo y pudo ver su clítoris excitado,metio su cabeza entre las piernas y la lengua en el coñotodo lo dentro que pudo, Cristina levanto sus caderas mientras empujabacon fuerza la cabeza de su amiga contra su sexo.

Lucía metioun dedo en el coño y comenzo a moverlo luego lo sacoy se lo dio a probar a Cristina que lo chupo con gusto.

-?Te gusta tu sabor eh?, zorra.

– Sí, pero ¡dámelo con tu boca!.

Y volvieron a besarse.

Esta vez con lujuria, saboreando Cristina elsabor de la boca de su amiga mezclado con sus flujos.

En la habitacionsolo se oían sus gemidos y suspiros mezclados con los quesalían de la película que seguía en la television.

Cristina debía corresponder a su amiga, así que levantandola mini falda tiro de sus bragas y se las arranco.

Le pidioque se diera la vuelta y separando con sus manos las nalgas de su amigadiviso el orificio del ano, lo único que le faltaba por ver.

– ¡Te voy a volver loca! – Dijo Cristina al mismo tiempo que metíasu lengua en el culo de su amiga que sentía como si la penetraran,y movía sus caderas al ritmo que marcaba la lengua de Cristina cadavez que entraba y salía.

– ?Te gusta mi culo, guarra?- preguntaba Lucía.

– Sí.

Sí.

ummmm gemía Cristina mientras lamíael orificio de su mejor amiga, tenía que darle placer, pensaba,era su amiga y debía entregarse a ella, la deseaba y queríaprobarlo todo.

Lucía pidio a su amiga que trajera de la cocina una botellade agua y un pepino lo más grande posible, le iba a enseñaralgo que le encantaría.

Lucía cogio el agua y bebioun sorbo.

Una vez que lo tuvo en la boca separo las piernas de Cristinay colocando su boca en el coño de su amiga escupio con fuerzael agua en su interior.

Cristina grito-¡¡¡Siiii.

!!! maldita zorra.

me matas eso es bestial¡¡¡sigue.

sigue.

mássss!!!.

– Te gusta, pues todavía no has probado por el culo.

-¡¡¡si hazlo!! por favor, me estoy corriendo, ¡hazlopor el culo!.

Volvieron a hacerlo por cada uno de sus agujeros.

– Y ahora te voy a follar- Dijo LucíaCogio el pepino que era bastante largo y se lo metio ensu coño, de forma que parecía un pene colgando, despuésse fue hacia Cristina que estaba tumbada con sus piernas abiertas y lointrodujo en su abertura, de forma que quedaron unidas, follando, movíansus caderas desesperadamente mientras se besaban, y se gritaban.

– ¡Zorra!, como follas, te voy a romper tu brecha.

-¡¡Calla sigue moviéndote.

y no me saques el dedodel culo!!- No lo haré, pero lo cambiaré para poder chuparlo.

-¡Que guarra eres Cristina! y yo sin saberlo.

– Pues anda que tu.

-si.

-te siento dentro voy

voy a explotar.

Se corrieron entre gritos de pasion junto con los gritos de latelevision.

Acabaron agotadas, sudando llenas de agua sobre el suelomojado y con sus piernas llenas de jugos mezclados con el agua que chorreaban.

ahora se conocían eran amigas de verdad, y volverían a repetirlo

El chico de la casa del frente

Yo tenia 15 Años y me acababa de mudar a mi nueva casa. A mi no me gustaba mucho esa idea por que habia dejado a todos mis amigos pero tenia que mudarme. El segundo dia que estaba viviendo en mi casa nueva un chico me estaballamando y sali a ver quien era y cuando sali era el chico que vivia al frente. Nunca Habia visto un chico tan lindo la boca se me hacia agua tenia 15 años igual que yo, era alto, moreno, de ojos verdes y con manos bien grandes. Me estaba invitando a jugar baloncesto y pense que era la oporunidad de hacer nuevos amigos asi que le dige que si. Fuimos a jugar un rato empesamos a conocernos. De regreso estabanos hablando de las nivias que habiamos tenido y e las fantasias que teniamos y note que se empesaba a calentarse. Me invito a su casa y estabanos en su cuarto y el puso un pelicula porno y su verga empeso a crecer y la mia tambien el se dio cuenta y se abrio el pantalon y se o quito y me dijo que se la chu para y yo accedi empece a chuparsela d! e ariba y abajo como por unos munutods y sabia bien rico y el emb peso a gemir y a pedir mas y mas hasta que se vino en mi boca todo el semen del el estaba en mi cara. Despues de que le dege la verga limpia el empeso a chuparmela a mi y se sentia tan rico y la hasta que me vine en la boca de el . Desde entonces voy a la casa de el todos los viernes y ahora tenemos sexo anal pero esa es otra historia.

El dedito amistoso

Hola, quisiera comensar por descriviendome.Mi nombre es marcelo, soy de argentina, mido 1,74, peso 78kg. y soy de masturvarme mucho y soy gay, pero nunca me habian penetrado (asta ese dia= Bueno, mi experiensa comiensa un dia de vacaciones de imbierno en el que supuestamente estaria solo toda la mañana. Me levante con una exitacion muy grande puesto que estuve soñando con el pene de un amigo. Como era acostumbrado en mi me levante con la idea de vestirme como mi mama para exitarme aun mas. Cuando estava en el baño poniendome la ropa interior usada de mi madre me di cuenta de que ella tambien abia dejado su ropa, asi que decidi completar mi atuendo con toda la ropa . Cuando estube listo me levante el vestido , me agache como si tubiera que agarrar algo que se me cayo, y me baje la patimedia de mi madre asta las rodillas. Estava decidido a penetrarme por primera ves. Moje mi dedo, moje mi ano y empese. Al principio me dolio, pero luego empese a acostumbrarme, lo media y lo saca, me empese a sonrrojar, en ese momento senti la puerta del baño abriendose, ¡¡era mi madre que estubo todo el tiempo en su abitacion y no me avia dado cuenta!!.

Cuando entro y me vio en esa posicio, se quedo dura. En ese momento me pregunto que estava asiendo. Yo no savia que decir, pero ella me dijo, deja no me respondas, si te gusta esta bien. Ahora el que se quedo duro era yo. se aserco, me saco mi dedo del ano, se mojo su dedo del medio con agua y lo introdujo todo su largo dedo en mi ano, lo saco y lo metio, todo y cada ves mas rapido y derrepente eyacule. Ella se agacho asta mi cara y me pregunto ¿te gusto, no?. yo respondi que si. y me dijo: vamos a mantenerlo en secreto, no queremos que se entere tu padre, yo asenti con la cabeza. desde entonces mi relacion con mi madre a sido mas abierta y sinsera, espero que esa no aya sido la ultima ves. Por ahora seguire esperando…

Con mi mejor amiga del Colegio

Hola todos, soy anita tengo 14 años y les voy a contar mi primera relacion sexual.

Estaba llegando a mi casafinca con mi amiga caty, mi papás estaban en una convencion en otra ciudad.

Era un viernes y acababamos de llegar del colegio en mi auto una preciosa toyota burbuja que mis padres me regalaron en mi cumple años al igual que mi licencia.

Mi amiga caty es 2 meses mayor que yo pero somos muy buenas amigas. En la finca solo estaba el cuidandero pedro, lo saludé mientras nos colaboraba con la balijas, pues caty y yo planeabamos estar todo el fin de semana ayí y el lunes que era festivo.

Entramos a mi habitacion pedro dejo el equipaje en el suelo y se fué a su casa que queda al lado de la nuestra.

Caty se fué al baño de mi habitacion, en el camino venía con ganas de orinar.

Dejo la puerta entre abierta, yo entre a poner nuestros cepillos de dientes, toallas, papel de excusado y el jabon pues cada vez que nos vamos llevamos y traemos todo lo básico siempre, miré a caty, muchas veces antes nos habíamos visto desnudas así que no nos tenemos pena entre nosotras, ya nos estaba empezando a salir bellos púbico y nuestro senos estaban casi igualmente desarrollados los míos eran un poco mas grandes que los de caty pero ambas teníamos los pezones infantiles aún. Caty acabo y fuimos a la habitacion, no hechamos a la cama a esperar a esteban un amigi mío que tiene una finca contigua a la mía, el tiene 13 años y es muy apuesto aunque no somos novios nos hemos besado muchas veces y pasamos mucho tiempo juntos.

Somos muy buenos amigos.

Caty ya lo conoce y también son amigos, el vendría según habíamos planeado hace una semana para pasar estos 3 días con nosotras en la casa, despues de un rato mientras caty y yo veíamos.

Llego por fín esteban, cuando llego estaba un poco nervioso al pensar en estar con nosotras en la casa, pero en un rato se le paso.

Nos bañamos en la piscina desde las 3 pm hasta las 8 pm jugando con bombas de agua una guerra entre todos. La hora de dormir se llego despues de la comida, esteban prometio que traería una pelicula de accion pero trajo una que le prestaron de xxx, nosotras aceptamos verla, hera de lesbianas, parejas y orgías, viéndola a esteban se le erecto el pene y a mi se me humedecio el chochito no se si a caty le habría ocurrido lo mismo.

Caty me empezo a meter la mano por dentro de la cobija, primero me acaricio los senos que al instante se pusieron duritos, luego empezo a bajar su mano metio su dedo en mi ombligo y luego empezo a meterla por mis shorts llego a mi coñito y empezo a tocarlo por fuera, luego metio un dedo y empezo a tocar el clítoris en ese momento me exité mucho y me vine, yo hice lo mismo con mi mano, esto ya lo había echo antes, daniél lo noto y metio su mano en mis shorts también, ya eran 2 manos masturbándome, estaba muy caliente, en el momento quité la cobija y me quité los shorts, mi coñito húmedo quedo a la vista de esteban y caty, esteban nunca me lo había visto, solo había visto mis senos, caty ya me conocía desnuda hace mucho, tímidamente metí mi mano en el pantalon de esteban eso nunca lo había echo el se exito pero no evito que yo lo hiciera, el estaba besando mi coño en pareja con caty yo estaba muy exitada, caty se quito sus shorts, y su camisa esteban se retiro de mi coñito y yo mu puse en posicion de gateo esteban empezo a chupar mi coñito desde atrás casi por mi culo.

Yo mientras eso le chupaba el coñito a caty, lo tenía inchadito y estaba muy exitada, cuando no me lo esperaba esteban estaba introduciendo su no muy grueso pene, me exité mucho y no pude evitar gemir y grtar no se si pedro se daría cuenta, esteban aumento el ritmo de su penetracion, era increible mi mejor amigo me desvirgino, yo seguía chupando el coñito de caty que estaba también exitadísima, esteban saco su pene y dejo caer en mi culo un poco de semen yo lo estregué en todo mi culo luego le pidio a caty que ocupara mi posicion, cuando ella lo hizo le chupo el coño y ella a mi que ya estaba acostada frente a ella con mis piernas abiertas, la película seguía mostrando a un parde lindas lesbianas masturbándose con el dedo, pero lo que nosotros hacíamos estaba mucho mejor (eso creo) esteban volvio a correrse sobre el culo de caty ella estaba muy exitada y gritaba. Después de todo eso saboreamos el pene de esteban, estaba totalmente duro y las venas estaban brotándose, su pene no estaba muy desarrollado era aún pequeño unos 6 cms, pero a caty y a mi nos hizo sentir una experiencia irrebatible y además nos quito la virginidad.

Blanca y Radiante. Capítulo 2

Los ojos de Eva se abrieron con estupor. A pesar de que sus oídos habían escuchado perfectamente las palabras, su cerebro no podía asimilarlo. Miró a Nacho esperando encontrar respuesta a su inexistente pregunta.

– ¿Recuerdas que Laura te ha contado que aprendió a hipnotizar en unas clases de psicología?

Intentando aclarar el inmenso caos existente en su mente durante los últimos minutos, encontró el recuerdo que Nacho mencionaba, aunque sin conseguir conectarlo con lo que le estaba diciendo.

– Adivina quién fue su profesor.

Tardó unos segundos en comprender por donde iba la conversación, pero al final lo consiguió. ¡Nacho había hipnotizado a Laura!

– Te dije que encontré trabajo después de que me abandonaras. Fue como ayudante de un hipnotizador de tres al cuarto. No era muy bueno, pero me enseñó algunos trucos interesantes. Resultó que con las enseñanzas adecuadas, yo era mejor que él. Cuando me matriculé en la escuela nocturna no esperaba encontrarme allí con tu hermana. Ella no guardaba demasiado buen recuerdo de mí y al principio me evitaba y me despreciaba, pero realizando un trabajo sobre la hipnosis, conseguí que nos asignaran al mismo grupo. Al ser el más experto en la materia, todos y cada uno de los estudiantes fueron cayendo bajo mi influencia, incluyéndola a ella.

Mientras Nacho hablaba, Laura estaba detrás de él, pegada a su espalda, restregando su pierna semidesnuda por su cuerpo, y acariciando su torso con ambas manos, intentando guardar el equilibrio. Su rostro no demostraba más emoción que el inmenso deseo de agradarle.

– Al principio fue la que más se resistió, pero con la ayuda del resto del grupo, ya bajo mi influencia, conseguimos convencerla. Resultó ser un sujeto excelente para la hipnosis. En tan solo un par de sesiones se convirtió en mi juguete favorito. La antaño altanera y orgullosa Laura es ahora mi más sumisa esclava. ¿No es así, querida?

– Si amo. Completamente.

La sumisión y devoción existente en la voz de Laura no dejaba lugar a dudas.

– Cuando me comunicó la noticia de tu boda, decidí hacerte una pequeña visita, y con su ayuda, hemos llegado a esta situación. Yo la controlo a ella, y ella te controla a ti, así que el resultado de nuestro pequeño juego solo puede tener un ganador, ¿no opinas lo mismo?

Eva no contestó. Estaba atemorizada, y al mismo tiempo enfadada. A pesar de haber sido hipnotizada seguía teniendo su orgullo, y ser humillada de aquella forma le producía extraños sentimientos de rabia, temor e indefensión. Tan solo tenía ganas de llorar, pero ni siquiera eso podía hacer, porque su hermana se lo había prohibido.

– Laura, quítate el vestido.

Sin dudar un solo instante, cogió el borde inferior del vestido con ambas manos y lo arrastró por encima de su cabeza. Al hacerlo, sus pechos, cubiertos por un excitante e insinuante sujetador negro, a juego con el resto de su lencería, bailaron durante unos segundos al ritmo de sus movimientos.

– Tu hermana ha desarrollado un enorme interés por la lencería sexy – comentó dirigiéndose a Eva – Ya nunca usa ropa interior cómoda y hortera. Desde que nos conocimos, siempre utiliza los más excitante y provocativos conjuntos de lencería. Es una suerte que le pidieras que te acompañara a comprar la ropa para tu boda.

Horrorizada, Eva recordó que al comprar toda la lencería para la boda, ella quería llevar pantys blancos, porque eran muy cómodos, pero Laura la convenció de que llevara medias y liguero. Decía que así excitaría más a su futuro marido.

No era a su marido a quien Laura pretendía excitar.

Esperando las órdenes de Nacho, Laura usaba sus manos para acariciarse por encima del sujetador y las bragas. No se le había permitido aún masturbarse directamente, o quitarse el resto de su ropa, así que jugaba con su cuerpo de la forma más excitante que podía, sin dejar de mirar a los ojos de su “amo”, para comprobar así que todos sus movimientos cumplían su único objetivo de excitarle a él.

La habitación era extremadamente espaciosa. Era una “suite nupcial” y tenia de todo. Nacho se acercó hasta un sillón que había cerca de la cama. Lo arrastró hasta el centro de la habitación, a unos dos metros de la cama, y se sentó cómodamente, preparándose para el espectáculo.

Miró a Laura. Seguía acariciándose por encima de su ropa interior, esperando ansiosa sus órdenes. Después miró a Eva. Estaba sentada sobre la cama, completamente cubierta por el blanco vestido del que se suponía que iba a ser el día más feliz de su vida. La única parte de su cuerpo que podía apreciarse bajo aquella montaña de tela eran sus pies descalzos, cubiertos únicamente por las medias blancas.

– Quítate las bragas – ordenó.

Eva no se movió.

– ¡Obedece al amo, hermanita! – sentenció su hermana.

No podía evitar cumplir la orden de su hermana, pero amparándose en la enormidad de la falda de su vestido, lo hizo de forma que no pudieran ver como lo hacía. Con la íntima prenda en su mano, miró directamente a los ojos de Nacho. Era más que miedo lo que sentía en aquel momento. Era puro odio.

– Tráemelas, Laura.

Con gran celeridad, esperando siempre agradar a su amo, Laura se dirigió hacia su hermana, cogió las bragas de su mano y se las entregó a Nacho. Eran blancas, a juego con el resto del vestido, y suaves, muy suaves. Debían de haber costado un dineral. Las mujeres no suelen escatimar gastos para el día de la boda, pensó Nacho. Era una lástima que una vez casadas no siguieran haciendo lo mismo y siempre se decantaran por las grandes y antiestimulantes bragas de algodón en aras de la comodidad.

– Laura. Tu hermanita está muy seria. Creo que tiene hambre. ¿No crees que deberíamos darle algo de comer?

Eva no comprendió la ironía al principio, pero no ocurrió lo mismo con Laura. El tiempo que había pasado bajo la influencia de Nacho la había convertido en una excelente esclava, capaz de entender las más sutiles insinuaciones y los más profundos deseos de su amo.

– Supongo que tenías pensado que la noche de tu boda ibas a tener ocasión de prácticas nuevas experiencias, hermanita. Ahora vas a poder realizarlas, pero no con la persona que tú creías. ¡Arrodíllate ante el amo!

Sin posibilidad de dudar o de resistirse, pero sin mostrar el más mínimo entusiasmo, Eva siguió las instrucciones al pie de la letra. Se levantó de la cama y se arrodilló ante Nacho. La gran cortina de tela de su falda se expandió a su alrededor formando una mullida alfombra brillante. Comenzaba a comprender lo que se esperaba de ella. Miró a su hermana. Pensó que tal vez la posibilidad de que otra mujer también tocara el cuerpo de “su amo” podría causarle un sentimiento de celos que podría utilizar para liberarla del control de Nacho. Pero se equivocó. Al contrario de lo que esperaba, Laura no mostraba indicios de celos o de envidia, sino una enorme excitación. Eva seguía sin comprender que su hermana solo existía para el placer de Nacho. Que su propia hermana hiciera el amor con su dueño solo la llenaba de goce y orgullo por haber servido bien a su señor.

– ¿Acaso tengo que decirte lo que tienes que hacer, hermanita?

El sarcasmo en la voz de Laura era evidente. Pero Eva no estaba dispuesta a darles el placer de obedecer. Solo bajo el irresistible influjo hipnótico sería capaz de realizar lo que se le pedía. Muy en su interior, esperaba realmente poder resistir la necesidad de obedecer.

Como si estuviera tocando un objeto de incalculable valor, Laura desabrochó los pantalones de Nacho, dejando al descubierto su enhiesto pene, tremendamente excitado por la situación actual, mientras daba instrucciones a su hermana.

– ¡Escúchame, hermana! Durante todo el tiempo que saliste con Nacho, jamás le dejaste tocar tu cuerpo, ni te dignaste a tocar el suyo. Ahora vamos a remediar aquel pequeño descuido. Vas a practicarle la mejor mamada que jamás hayas podido imaginar. Utilizarás tu boca, tus labios, tu lengua y tu garganta como jamás creíste que fueras capaz de hacer, sin preocuparte en lo más mínimo de tus propios sentimientos ni de tu placer personal. Y cuando consigas hacer salir el jugo de nuestro amo, lo tragarás todo, sin dejar una sola gota caer al suelo ni ensuciar tu virginal vestido de novia. ¿Has entendido?

A pesar de la repugnancia que le causaba la idea de tragar el semen de Nacho, Eva no tuvo más remedio que responder.

– Sí

Y sin poder resistir, tal vez sin intentarlo siquiera, cogió el pene de Nacho con la mano y comenzó a masturbarle. Después de un par de movimientos introdujo el pene en su boca y acarició el glande con la lengua, al tiempo que movía su cabeza arriba y abajo masturbándolo con los labios.

Nacho cerró los ojos. A pesar de estar apenas en el principio de la masturbación, el placer era inmenso. Había estado con Laura docenas de veces desde que la hipnotizó por primera vez. Había hecho el amor con ella de montones de formas distintas. Había disfrutado de su cuerpo como ninguna mujer deja jamás que un hombre disfrute de ella. Pero a pesar de todo, seguía excitándolo. Su presencia en aquella habitación, semidesnuda, no podía dejar de mantenerle continuamente excitado. Pero tanto o más que la visión del cuerpo de Laura, lo excitaba la subyugación de su hermana. No la tenía directamente bajo su poder, pero controlaba a la persona que la controlaba a ella. El amor que sintió por Eva se había convertido en odio al principio de su abandono, pero después, desde el momento en que hipnotizó a su hermana, el odio fue dejando paso al deseo de venganza. Y la satisfacción de estar cumpliendo su sueño se convirtió en una fuerte excitación sexual.

Por no mencionar la visión de una mujer, en el día de su boda con otro hombre y vestida para la ocasión, arrodillada a sus pies y chupándole el pene, que aquello también era algo capaz de excitar a un muerto.

A pesar de que Eva no era ninguna experta, el trabajo que estaba realizando era magnífico. Las órdenes de Laura habían sido utilizar todas las partes de su boca, incluyendo su garganta, para acrecentar el placer de Nacho, y así lo estaba haciendo. Al principio sintió un presagio de arcadas, pero poco a poco se fue acostumbrando a mover libremente el órgano masculino por el interior de toda su boca y las arcadas fueron sustituidas por frenéticos movimientos con la lengua.

Mirando el rostro de Nacho, Laura era la mujer más feliz del mundo. La enorme mueca de placer y satisfacción que su amo estaba sintiendo repercutía en su cuerpo como si fuera ella misma la que recibía el placer. Sin poder evitarlo y a pesar de que Nacho no le había dado permiso para hacerlo, paso sus dedos por el interior de sus pequeñas y transparentes bragas negras y los introdujo en su vagina, comenzando una masturbación basada exclusivamente en la visión del placer de su amo. Mientras tanto, con la otra mano acariciaba y pellizcaba sus pezones sin dejar de mirar tanto el rostro de Nacho como su pene, que desaparecía por momentos en el interior de la boca de Eva. Faltaba muy poco para que su amo se corriera, y decidió hacerlo al mismo tiempo que él.

– ¡Basta!

La brusca orden de Nacho la sacó de sus pensamientos y de la proximidad de su orgasmo. Sin pensarlo dos veces, cogió la larga cabellera rubia de su hermana y tiró de ella hacia atrás, provocando un pequeño grito de dolor en Eva. Con una enorme preocupación en su voz, se dirigió a Nacho.

– ¿Que ocurre, amo? ¿Acaso esta zorra ha hecho algo que no te ha gustado? ¿Acaso te ha hecho daño?

Nacho sonrió complacido por el sincero tono de preocupación en la voz de su esclava.

– No. No es nada de eso. Solo que no quiero correrme todavía. La noche es larga y quiero disfrutar de ella.

Ya más tranquilizada, Laura respiró con deseo hacia su dueño.

– ¿Que quieres que hagamos ahora, amo?

– Pienso que un poco de amor lésbico no quedaría mal en la habitación, y de paso tu participarás un poco en el juego. ¿Te apetece?

El brillo en los ojos de Laura alcanzó unos límites insospechados.

– ¡Gracias amo! ¡Gracias!

Y volviéndose hacia su hermana, le ordenó que se tumbara de nuevo sobre la cama.

– ¡Abre las piernas, hermanita! Voy a hacerte gozar como nadie lo ha hecho hasta ahora.

Eva no pudo evitar hacerlo, mientras notaba como Laura levantaba la falda del vestido, dejando toda la parte inferior de su cuerpo al descubierto. Sintió la mirada de Nacho sobre su sexo, no menos ávida que la de su hermana. Durante unos segundos tomó consciencia de los sentimientos que despertaba en ambos. Tumbada sobre la cama, vestida con un traje de novia, descalza, la falda levantada, con medias blancas y liguero a juego, sin bragas y con las piernas completamente abiertas, mostrando sin pudor, aunque no por su propia voluntad, su mayor intimidad para que un hombre y una mujer, su propia hermana, lo miraran e hicieran con ella lo que quisieran. Si hubiera podido sonreír, de estar en otra situación, lo hubiera hecho, puesto que no podía dejar de pensar que ella misma hubiera podido sentirse excitada de esa visión.

Todavía estaba inmersa en sus pensamientos cuando notó el húmedo calor de una lengua sobre su sexo. Los primeros movimientos le parecieron de tanteo, como si intentaran encontrar un camino entre la no demasiado abundante mata de pelo rubio que cubría su sexo. Dos días antes de la boda se había entretenido depilando todas las partes de su cuerpo, poniendo especial interés en las zonas más íntimas, esperando que su futuro marido se diera cuenta del buen trabajo que había realizado pensando en él. Ahora era su hermana la que disfrutaba de su previsión. Encontrado ya el camino hacia el interior de su sexo, ayudada por las dos manos a mantener abierto el corredor entre la mata de pelo, la lengua de Laura comenzó su gratificante trabajo. A pesar de odiar a muerte a Nacho y a su hermana por obligarla a hacer aquello, las continuas caricias sobre su clítoris y sobre las paredes de su vagina comenzaban a excitarla realmente. Intentaba ignorar el placer que le causaban los sabios y expertos movimientos de su hermana, pero no podía evitarlos. Sabía que no era la hipnosis la que causaba aquel reconfortante calorcillo que comenzaba a ascender por todo su cuerpo desde su clítoris. Y eso era precisamente lo que más la molestaba. A pesar de haber sido obligada, hipnotizada, medio raptada y casi violada, sentía placer por todo aquello. Sintió asco hacia sí misma, pero lo ignoró cuando notó la proximidad del orgasmo.

Laura sabía que su hermana estaba disfrutando. Podía oírlo en sus gemidos, notarlo en los movimientos de su cuerpo e intuirlo en sus ojos cerrados como solo una mujer puede hacer. Sabía que Nacho las estaba mirando y que disfrutaría del placer que le estaba provocando a su hermana. Disfrutaría cuando ella se corriera, cuando gimiera de placer y se descompusiera sabiendo que el orgasmo no había sido causa de la hipnosis. Y disfrutaría aún más por el hecho de que Eva se odiaría a sí misma por hacer disfrutado en aquella situación. Incrementó la fuerza y la velocidad de los movimientos de su lengua sobre el clítoris de su hermana para forzarla a alcanzar el clímax.

Nacho disfrutaba, en efecto, de aquel espectáculo. Había una mujer sobre la cama, vestida de novia y desnuda de cintura para abajo que estaba a punto de llegar al orgasmo, y había otra mujer, vestida con excitante lencería negra que era la que estaba causando su placer. Desde donde él estaba sentado apenas apreciaba más que el hermoso trasero de Laura moviéndose insinuante ante sus ojos. A pesar de tener puestos los cinco sentidos en dar placer a su hermana, Laura todavía conservaba la imaginación suficiente como para mover su culo excitantemente ante Nacho, sabiendo que como su propio cuerpo le impedía la clara visión del sexo de su hermana debía de poder disfrutar de algo mientras escuchaba los gemidos de Eva.

Y así era, efectivamente. Disfrutando de todo aquel espectáculo, Nacho utilizaba una de sus manos para masturbarse lentamente mientras escuchaba los gemidos de Eva y contemplaba sus piernas cubiertas por las medias blancas, el trasero casi desnudo de Laura y sus hermosas piernas, también cubiertas por la suave oscuridad de las medias.

La explosión del placer de Eva no les llegó de sorpresa a ninguno. Mientras su cuerpo se estremecía una y otra vez, la lengua de Laura no dejaba de entrometerse en aquel orgasmo, intentando prolongarlo lo más posible. La velocidad con que Nacho se estaba masturbando aumentó el ritmo mientras los gemidos de Eva resonaban por la habitación, y esta, intentando reprimirlos, no podía dejar de odiarse a sí misma por estar disfrutando del mejor orgasmo de toda su vida.

Con el rostro orgulloso de su hazaña y cubierto por el orgasmo de su hermana, Laura miró a Nacho, cuyos movimientos sobre su pene habían vuelto a la monotonía del que quiere darse placer aunque sin querer alcanzar todavía el clímax. A pesar de notar pequeñas gotas del orgasmo de su hermana corriendo por su cara, no se los limpió, sabiendo que su visión acrecentaría el placer de su amo.

– ¿Puedo desnudarla ya, amo?

– Si. Quiero verla sin ese vestido de novia.

Dirigió una mirada de triunfó hacia su hermana. Eva no podía llorar porque Laura se lo había prohibido. Sabía lo que iba a hacer a continuación, y a pesar de no querer hacerlo, comenzó a desabrochar los pequeños enganches que mantenían el vestido sujeto. Ni siquiera esperó la orden de su hermana. Ya no tenía miedo de ellos. Ya apenas les odiaba. Seguía sintiendo temor, pero en esta ocasión era hacia sus propios sentimientos. Quería más. ¡Dios! Había sentido el mejor orgasmo de su vida y quería más. Sabía que si seguía todas las órdenes podría sentir más, y a pesar del momentáneo asco que sintió hacia sí misma, decidió acallar su conciencia y colaborar en lo posible. De cualquier forma ellos iban a lograr lo que querían. Tal vez, y solo tal vez, si ella colaboraba lograría disfrutar un poco más.

Una vez acabó con los enganches, se levantó. Con la ayuda de Laura, deslizó el vestido por encima de su cabeza y lo tiró al suelo. Todo su cuerpo quedó al descubierto. Su sujetador blanco era semitransparente y muy excitante, a juego con las bragas que ahora reposaban en el regazo de Nacho.

– Colocaros las dos juntas, una al lado de la otra. Quiero comparar vuestros cuerpos.

Complaciendo a su amo, Laura se colocó rápidamente frente a Nacho y junto a Eva. Esta hizo lo mismo, aunque con menos celeridad que su hermana.

– Laura, dame tus bragas.

Sin dejar de mirar el rostro de Nacho, haciendo de cada uno de sus movimientos una clara insinuación, Laura deslizó sus manos sobre sus bragas y las empujó hacia abajo disfrutando de cada segundo. Levantó una pierna y la sacó del agujero de las bragas. Después levantó la otra pierna y repitió la operación. No tuvo prisa en hacerlo en ninguna de las dos ocasiones. Sabía que a Nacho le gustaba ver desvestirse a una mujer y quería convertir cualquier simple acto en un íntimo strip-tease para su placer. Una vez tuvo las bragas en su mano, se las dio a Nacho. Sin mirarlas, éste las estrujó con su mano un par de veces antes de dejarlas sobre su regazo, junto a las de Eva.

Ahora las dos mujeres estaban igual. Las dos llevaban tan solo el sujetador, las medias y el liguero. El contraste era verdaderamente excitante. Laura era morena, muy morena. Su ropa interior era completamente negra, al igual que el pelo de su pubis. Por contra, Eva era rubia, aunque sin ser una explosiva rubia platino. Su sujetador era blanco, como el liguero y las medias. Las dos tenían mas o menos la misma estatura, pero Laura tenía los pechos sensiblemente más grandes que Eva. Las piernas eran hermosas en los dos casos, largas y sensuales. Ambas se habían depilado el pubis. Eva para la boda, y Laura lo cuidaba intensamente desde que cayó bajo la influencia de Nacho.

Nacho no dejaba de masturbarse, pero notó un cierto dolor en su órgano con la visión de aquellas dos hermosas mujeres ante él. Dos cuerpos para el pecado dispuestos a cumplir todos sus deseos, todas sus órdenes, todos sus caprichos.

– ¡El sujetador!

Ninguna de las dos dudó en esta ocasión. Ambas movieron rápidamente sus manos hacia sus espaldas para abrir los cierres. Eva fue más rápida. No pretendía excitar a Nacho, sino simplemente seguir su orden. Laura alargó más el momento, cubriendo incluso durante un instante sus pechos con los brazos, mientras se quitaba la prenda. Toda la operación la realizó mirando fijamente los ojos de Nacho, intentando apreciar si sus movimientos le gustaban.

Finalmente Nacho pudo apreciar la sensible diferencia entre los abundantes pechos de Laura y los mas pequeños aunque respingones de Eva. La verdad es que los pechos de Eva no podían considerarse realmente pequeños. Vista ella sola, o comparada con muchas otras mujeres, sus pechos tenían un tamaño normal, incluso un poco grandes, pero comparados con la enorme masa de carne de su hermana quedaban empequeñecidos.

Mientras ambas mujeres se disputaban las miradas de Nacho, este se levantó y comenzó a quitarse la ropa. Comenzó con la camisa, dejando al descubierto su torso, que fue inundado de inmediato por el deseo en la mirada de Laura. Siguió con los pantalones, que ya tenía desabrochados. Finalmente quedó completamente desnudo. Miró primero a Laura, que le devolvió la mirada ofreciéndole al mismo tiempo su alma. Después miró a Eva. Por primera vez en toda la noche, Eva también le devolvió la mirada, pero en esta ocasión no había temor en ella. Ni siquiera odio. Era una mirada desafiante. El deseo la había introducido en el juego, y quería demostrar que no era menos que Laura, y que ella también era capaz de ofrecer placer.

La firme convicción de su mirada la permitió ganar aquel asalto.

– Eva, sobre la cama, a cuatro patas.

Sin dudar, sin rechistar, sin planteárselo dos veces, Eva dio media vuelta y se colocó en la posición exigida. Laura se tumbó a su lado, con el rostro cerca de su sexo, dispuesta a disfrutar del espectáculo.

Nacho subió encima de la cama y se colocó de rodillas. La visión del excitante trasero de Eva estuvo a punto de producirle un orgasmo, que con todas sus fuerzas se obligó a reprimir.

– Laura, ponte a su lado

La orden fue inmediatamente cumplida por su apasionada esclava. Disputándose un pequeño hueco en la cama junto a su hermana, dispuso su cuerpo junto al suyo, también a cuatro patas, aunque cuando estuvo colocada, bajó al máximo sus brazos y su cabeza, adoptando una posición de mayor sumisión aún si cabía. Aquello casi fue demasiado para Nacho. Además del hermoso cuerpo de Eva tenía a su disposición a su más sumisa esclava. Laura, que consciente de la enorme excitación que su cuerpo era capaz de ofrecer en aquella postura, intentaba elevar al máximo posible su trasero. También era consciente de que su sexo quedaba totalmente a merced de su amo, puesto que la mayor altitud alcanzada por la parte trasera de su cuerpo otorgaba una excelente visión tanto de su culo como de su pubis. Dispuesta a ganar la batalla por los favores de Nacho, aplicaba a sus movimientos una indecencia que tal vez no conocieran ni las más profesionales entre las prostitutas del mundo.

La mayor experiencia de Laura en el arte de la seducción de su amo hizo que Nacho decidiera cambiar su primera intención de penetrar a Eva en detrimento de su hermana.

Cogiéndola por las caderas, introdujo su excitado órgano en el interior del cuerpo de Laura, que demostró un claro estremecimiento de placer al sentir en sus entrañas el preciado órgano de su amo. Casi al instante, Laura alcanzó su primer orgasmo de la noche. Desde que Nacho la convirtiera en su esclava, Laura era capaz de alcanzar multitud de orgasmos en pocos minutos. A pesar de estar disfrutando del placer máximo que una mujer es capaz de alcanzar, su cuerpo no dejaba de moverse al ritmo de los movimientos de Nacho, intentando procurarle placer, en detrimento del suyo propio. Una de las manos de Nacho se deslizó desde su cadera hasta sus pechos, amasándolos y apretujándolos con muy poco interés en que ella disfrutara. Pero el efecto que Laura recibía no era más que placer y más placer. Cualquier contacto de Nacho con sus partes más sensibles la llevaba una y otra vez al clímax. Todavía con los residuos del primer orgasmo en su cerebro, el poco delicado masaje de sus pechos la condujo inevitablemente al segundo. Nacho lo sabía, porque así la había programado durante las interminables sesiones de hipnosis. Sabía que cualquier cosa que él hiciera tendría como resultado el placer de ella, y que dicho placer no hacía más que excitarla cada vez más.

Pero también sabía que su propia potencia sexual era limitada. Casi al borde del orgasmo, extrajo su órgano del cuerpo de Laura sin aviso, produciéndole a su vez el tercer orgasmo y haciendo que se desplomara sobre la cama para disfrutar de él, ya sin la necesidad de reprimir su placer para facilitar el de su amo.

Nacho quería correrse dentro del cuerpo de Eva, y por ello se deslizó sobre la cama para introducir cómodamente su pene por el agujero que su otra esclava también dejaba al descubierto. El interior de la vagina de Eva era más estrecho que el de su hermana, produciéndole un enorme placer tanto a él como a ella, que comenzaba a mover su cuerpo sin demasiadas inhibiciones.

– Muévete, hermanita. Muévete y haz disfrutar a nuestro amo

Si quedaba algún resto de decencia o de dudas en la mente de Eva, las incitantes palabras de su hermana habían acabado con ellos. En respuesta a las órdenes de Laura, su cuerpo comenzó a estremecerse aún con más fuerza mientras sentía los rítmicos embates de Nacho sobre ella. Inducida por la hipnótica influencia de la voz de Laura, su principal deseo era el de hacer disfrutar a Nacho del encuentro amoroso, pero a pesar de ello, y siempre sin dejar de mover su cuerpo para producir placer más que para recibirlo, sus ansias de recibir más y más placer se estaban cumpliendo sin restricciones. Jamás hubiera podido creer que hacer el amor con Nacho fuera una experiencia tan maravillosa. Se sentía liberada de todas las ataduras terrestres, de su pasado, de su futuro, e incluso de su propio y recién estrenado marido. Tal vez si hubiera llegado a hacer el amor con Nacho cuando eran novios jamás le hubiera dejado, y jamás hubieran llegado a este momento.

Pero de repente todos sus pensamientos dejaron de tener sentido. Un estremecedor fogonazo de placer inundó su mente justo en el instante en que sintió el fruto del orgasmo de Nacho invadir sus entrañas. Con cada uno de los últimos estertores del clímax de Nacho, su propio cuerpo se vio invadido por un extremo placer no alcanzado jamás anteriormente, ni siguiera por el causado por su hermana pocos minutos antes. Su conocimiento del mundo del sexo y del placer había sido muy limitado hasta esos momentos. Breves escarceos amorosos con diversos hombres, y algunas pocas ocasiones con su actual marido antes de la boda no la habían preparado para el mundo que Nacho y su hermana le habían hecho descubrir. Se desplomó sin fuerzas sobre la cama, notando como el pene de Nacho resbalaba fuera de su vagina. Con los ojos entreabiertos, comprobó como aquel mágico músculo se encogía por momentos y alcanzaba una flacidez imposible de adivinar pocos segundos antes. Sin tiempo a que el órgano acabara de volver a su posición habitual, Laura se abalanzó sobre él, y con un enorme cariño solo comparable con el que las madres proporcionan a sus hijos, lo introdujo en su boca para limpiar con su lengua los restos delatores del placer del que pocos segundos antes había sido testigo.

Desnuda, indefensa sobre la cama, Eva comprobó como Laura y Nacho se fundían en un abrazo que poco tenía que ver con el amor convencional. No pudo entender las palabras que él susurró al oído de su hermana. Al cabo de un momento, sintió la fría mirada de Laura sobre sus ojos, y comprobó como sus labios se abrían y cerraban diciendo algo que no llegó a entender, porque la oscuridad invadió su mente y el sueño la venció sin condiciones.

Sus ojos se abrieron lentamente sin comprender del todo lo que ocurría ni donde se encontraba. Su hermana Laura estaba junto a ella, en lo que al parecer era la habitación del hotel. Su recién estrenado esposo también se encontraba allí, y sus padres y algunos de los invitados.

– ¿Ya te encuentras mejor, querida?

La preocupación latente en las palabras de su marido la desconcertaron durante un instante.

– Menos mal que no ha sido nada – esta vez era Laura la que hablaba – Cuando la he visto desplomarse al suelo desmayada creía que me moría del susto.

Aquello era cada vez más confuso.

– ¿Que me ha ocurrido? – pudo decir al fin

– Te has desmayado, querida. Habías venido a la habitación con Laura y por lo visto el cansancio de todo el día ha podido contigo y te has desmayado. Laura ha venido corriendo a buscar ayuda, pero no ha sido nada grave. Gracias a Dios ya te has recuperado.

Confusa, Eva se miró a sí misma. Estaba completamente vestida, a excepción de los zapatos, y tumbada sobre la cama. No recordaba nada desde el momento en que había entrado en la habitación. Sentía un inmenso vació negro en su mente y un penetrante dolor de cabeza cuando intentaba recordar lo ocurrido durante esos momentos. Tenían razón. Probablemente el vacío en su memoria había sido debido a un desmayo. El cansancio de todo el día la había dejado agotada.

– Estoy bien. Dejad de preocuparos y volvamos a la fiesta. Mañana me encontraré perfectamente, cuando haya descansado un poco.

– Tiene razón. Dejadla descansar y que corra un poco el aire por la habitación. Dejad de agobiarla y volved a la fiesta. Ahora mismo bajaremos nosotras.

Laura comenzó a echar a gente de la habitación.

– Me quedaré contigo – dijo con preocupación el amante esposo

– Ni hablar. Eva estará bien dentro de quince o veinte minutos, así que vete abajo con tus invitados, y nosotras bajaremos dentro de un rato. Haz caso a tu cuñada y verás como toda va bien.

Refunfuñando, todos se fueron de la habitación dejando solas a las dos hermanas.

– Creo que he tenido una pesadilla durante mi desmayo. Me encuentro increíblemente agotada y estoy toda sudada. Y este maldito liguero…

Sus ojos se abrieron como platos mientras intentaba colocarse el liguero en el sitio.

– ¡Laura! ¡Mis bragas!

Miró a su hermana con una pregunta en sus ojos.

– ¡No llevo las bragas!

– Un pequeño descuido que deberemos de solucionar cuando vuelvas a despertar, hermanita.

Eva la miraba desconcertada mientras la veía meter su mano bajo la cama y sacar sus hermosas bragas blancas.

– ¿Como…?

– No te preocupes por nada, hermanita. Solo cierra los ojos y descansa un rato.

– Pero…

– Duerme, hermanita… duerme…

** FIN **

Blanca y Radiante. Capítulo 1

… yo os declaro, marido y mujer – y con una benévola sonrisa en la boca, el sacerdote se dirigió al novio – Puedes besar a la novia.

La iglesia se llenó de un rumor de voces y risas. La boda había terminado y todo había sido precioso. digno de un cuento de hadas. La novia estaba radiante. Su vestido blanco llenaba cualquier habitación por la que pasaba. Su maravilloso cabello rubio, recogido en un gracioso topo y coronado con un pequeño adorno de flores blancas hacía juego con el resto de su vestuario. La falda, a pesar de llegar hasta los pies e ir barriendo allá por donde pasaba, dejaba entrever al caminar sus tobillos, cubiertos por unas medias blancas, y rematados con unas exageradamente incómodos pero hermosos zapatos blancos de tacón. Mientras los novios se besaban, los padrinos aplaudían sin hacer demasiado ruido, al igual que gran parte de los invitados a la ceremonia. La madrina, hermana de la novia, llevaba un ceñido traje rojo que insinuaba gran parte de su exuberante cuerpo, llenando de envidia a las mujeres y de deseo a todos los hombres allí presentes.

Tardaron alrededor de una hora en acabar con todas las obligaciones siguientes. Las fotos con la familia y amigos, la procesión de felicitaciones, tanto sinceras como de compromiso, las bromas de los amigos, más fotos, más felicitaciones, y así hasta que por fin llegaron al salón del hotel donde iban a celebrar la cena para festejar el magno acontecimiento.

La celebración transcurría por los caminos acostumbrados. Los camareros iban y venían, trayendo y retirando platos y bebidas al ritmo que marcaba la gula de los invitados. Llegó el momento de la tarta y los novios usaron para cortarla una espada de estilo oriental que los amigos les habían regalado. Fue también ese el momento que las amigas de la novia eligieron para quitarle la liga de las medias, haciendo un corrillo para que nadie viera más de lo que su imaginación le permitiera, y la cortaron en trocitos, al igual que la corbata del novio, que sufrió el mismo destino, y que después colocaron en una bandeja y fueron vendiendo entre los invitados, recogiendo al final unas cien mil pesetas, cantidad más que considerable, y cuyo destino era, naturalmente, conseguir que el viaje de los novios fuera disfrutado más aún por estos, si eso era posible.

Acabada la procesión de comida, comenzó el baile y la fiesta. Los diligentes camareros apartaron todas las mesas del centro del salón, y en la improvisada pista de baile los novios comenzaron a moverse al ritmo del vals. Poco a poco fueron sumándose parejas hasta que la mayoría de los invitados se encontraron bailando un poco de todos los ritmos de bailes de salón conocidos y por conocer. Desde el pasodoble hasta el twist, pasando por la lambada y el merengue.

La noche era joven. Los amigos de los novios no pensaban dejarlos dormir y tenían la firme intención de alargar la fiesta hasta el amanecer. Incluso algunas de las personas de más edad de la fiesta daban ánimos y lecciones de baile a los más jóvenes, sacando fuerzas de donde nadie podía imaginarse en personas de esa edad.

Después de una implorante mirada de la novia a su hermana, las dos salieron del salón en dirección a la habitación donde se suponía que los novios debían de pasar la noche. Una vez allí, y después de haber pasado ambas por los lavabos de la habitación, por riguroso turno, eso sí, se tumbaron sobre la cama y se quitaron los zapatos que llevaban ya varias horas martirizando a sus sufridos pies.

– ¡Dios mío, Luisa! Esto es aún más agotador de lo que me había imaginado. No sé si voy a tener fuerzas para volver a levantarme. El vestido de novia me asfixia, el liguero me aprieta, los zapatos me están matando, y esos locos de nuestros amigos siguen queriendo fiesta hasta el amanecer. He bailado hasta con hombres que no había visto en mi vida, y algunos de ellos incluso me han metido mano. Mi recién estrenado marido está como ausente, tengo veinticuatro años y apenas puedo mantenerme en pié… y se supone que este tiene que ser el día más feliz de mi vida.

– No te preocupes hermanita. Todo eso es normal. Yo tengo dos años menos que tú y tampoco puedo seguir ya. Entre los nervios y el cansancio, estoy para meterme en cama y no levantarme en una semana.

Realizando un enorme esfuerzo, Luisa se incorporó y ayudó a hacer lo mismo a su hermana Eva. Se colocó detrás e ella, arrodillada en la cama, y comenzó a realizarle un reconfortante masaje en los hombros.

– ¡Hummmm! Que agradable. Gracias, Luisa. Me estaba haciendo falta algo así.

– Relájate y deja que los nervios y el cansancio desaparezcan de tu cabeza. Vamos a estar aquí unos minutos descansando.

– Pero abajo nos están esperando…

– No te preocupes. Nadie nos echará de menos al menos durante otra media hora. Cierra los ojos y relájate.

Eva siguió las instrucciones de su hermana. Intentó olvidarse del mundo, de la fiesta, de su novio, ya marido, del cansancio…

– Eso es. Relájate y descansa. Concéntrate solo en el sonido de mi voz, y verás como todos los nervios desaparecen por completo. Relaja los músculos, la cabeza… no pienses en nada y relájate…

Eva notaba como todo desaparecía de su mente excepto la voz de su Laura. Era una sensación maravillosa. Probablemente nunca hubiera podido relajarse tanto si fuera otra persona la que estuviera con ella, pero confiaba en su hermana más que en cualquier otra persona del mundo. Se abandonó completamente a ella.

– Relájate sin miedo… no pienses más que en mi voz… nada es más importante que mi voz…

No, nada era más importante que su voz. La mente de Eva se iba fijando más y más en la voz de Laura. Su relajación era casi absoluta. El cansancio de todo el día la había agotado hasta el punto de hacerla extremadamente sensible a las sugestiones.

– … relajada… te sientes como flotando entre nubes… tranquila… relajada… muy relajada…

Sí, relajada, muy relajada. Así se sentía Eva.

– … tan relajada que te está entrando sueño… mucho sueño…

Dormir. Solo sentía ganas de dormir. Sabía que no debía de dormirse porque abajo la estaba esperando mucha gente, pero tenía unas enormes ganas de dormir. Su hermana le decía que se durmiera, y no podía evitar sentir sueño…

– … mucho sueño… muy relajada…

La oscuridad se apoderaba de su mente. Se sentía completamente abandonada a su hermana. Pensar era demasiado fatigoso, y solo quería dormir.

– … dormir…

– … y ¡Tres!

Eva abrió los ojos de repente. Durante unos segundos no supo donde estaba, hasta que vio la sonriente cara de su hermana. Estaban en la habitación del hotel y habían subido allí para descansar un rato.

– ¿Me he dormido?

– Solo un rato. ¿Como te encuentras?

Antes de contestar movió sus hombros para comprobar si el cansancio seguía allí. Nada. No había dolor, ni cansancio. Nada de nada.

– Me siento estupendamente. Tu masaje me ha sentado de maravilla. Ya no me duelen los hombros, ni tengo los músculos agarrotados. Y además apenas me siento cansada. ¿Como lo has hecho?

– ¿Recuerdas aquellos cursos de psicología a los que me apunté el año pasado? En uno de ellos me enseñaron a hipnotizar. Creo que soy una buena alumna.

– ¿Me has hipnotizado? – había un cierto tono de incredulidad y de burla en su voz – Venga hermanita, seamos serias.

– ¿No te lo crees?

Laura no parecía molesta con la incredulidad de su hermana. Más bien estaba divertida.

– No se puede hipnotizar a la gente en tan poco tiempo. Lo leí en un libro una vez. Necesitas varias horas para conseguir que alguien sea hipnotizado.

– En efecto, pero eso es cuando la persona conserva todas sus facultades. Tu estabas muy cansada esta noche, y tan solo querías dormir. Inconscientemente, tu mente quería descansar, relajarse después del agotador día que has pasado, y así ha sido más fácil. En tan solo unos minutos he conseguido ponerte en trance, cuando normalmente se necesitan horas para hacerlo.

– Creo que has bebido demasiado esta noche. Y además, ya va siendo hora de que volvamos a la fiesta.

Cogió uno de sus zapatos y comenzó a colocárselo en el pié.

– ¡Duérmete, Eva!

Su cabeza cayó hacia adelante como si de una marioneta se tratara, mientras el zapato apenas hizo ruido al caer al enmoquetado suelo de la habitación.

– Estás dormida hermanita. Completamente dormida y relajada. Ya no sientes el cansancio. Tu cuerpo está completamente relajado y tranquilo. Tu mente no piensa en nada… en nada que yo no quiera que piense. Sigue poniéndote los zapatos, pero póntelos al revés.

Con los ojos cerrados, tanteando, Eva siguió las instrucciones de su hermana.

– Ahora, cuando cuente tres, abrirás los ojos. Uno, dos, ¡tres!

Con la ya familiar sensación de abandono de antes, los ojos de Eva miraron durante un instante a su hermana.

– ¿Me he vuelto a dormir?

– Mas o menos.

– No es posible. ¿Que me has hecho?

– Ya te lo he dicho antes. Te he hipnotizado.

– ¡Venga ya! Deja de decir tonterías.

– Muy bien, como quieras. ¿Nos vamos?

Eva se levantó de la cama y se dirigió hacia la puerta, pero cuando apenas había dado dos pasos una expresión de dolor inundó su rostro.

– ¡Ouch! Como me duelen los zapatos.

– ¿Has probado en ponértelos en el pié que corresponde a cada uno?

– ¿en el pie…? ¡Pero que tonta soy! Me los he puesto al revés.

Volvió hacia la cama y se sentó en ella. Se quitó rápidamente los zapatos y se los colocó de nuevo, pero esta vez correctamente. Se levantó y se dirigió hacia la puerta. Laura bajó de la cama. Seguía descalza. Sus pies apenas estaban cubiertos por el negro velo de las medias que llevaba, pero no sintió frío, puesto que toda la habitación estaba cubierta por una mullida moqueta. Con una perversa sonrisa en los labios, miró como su hermana cogía el pomo de la puerta para abrirla.

– ¡Duérmete, Eva!

Aún con la mano sobre la puerta, la cabeza de Eva volvió a caer hacia delante. Increíblemente, mantuvo el equilibrio aún cuando su mano se deslizó sin fuerzas hacia su costado.

– Cuando te diga, abrirás los ojos, pero seguirás dormida. Vendrás hacia la cama y volverás a sentarte en ella. Te quitarás los zapatos, y entonces volverás a cerrar los ojos y a esperar mis instrucciones. ¡Ahora!

Tal y como su hermana le había ordenado, abrió los ojos. Tenía una inexpresiva mirada mientras se dirigía hacia la cama. Se sentó y se quitó los zapatos. Una vez finalizado el trabajo, cerró los ojos y su cabeza cayó de nuevo sobre su pecho.

Laura se acercó a ella y comenzó a hablarle mientras con las manos le quitaba el precioso tocado con flores que había sobre su pelo.

– Eres mía, Eva. Mientras estés dormida harás todo lo que yo te diga y ni siquiera sabrás que lo estás haciendo. Pero cuando despiertes también seguirás en mi poder. Cuando te diga que despiertes, lo harás, pero no podrás salir de esta habitación sin mi permiso. Harás todo cuanto yo te diga, sin dudar, sin rechistar, sin pensar. No pondrás pegas a ninguna de mis ordenes. Seguirás siendo tú misma, pero sin voluntad para incumplir mis mandatos. Ahora, háblame. ¿Has entendido mis órdenes?

Lacónicamente, la respuesta de Eva casi resbaló de sus labios.

– Sí.

– ¿Que es lo que harás cuando despiertes?

– Todo cuanto me digas.

– ¿Hay algo que no harías por mí si yo te lo pidiera?

– No

– Muy bien, Eva. Abre tus ojos, ¡ahora!

De nuevo la sensación de abandono. De nuevo la inquisitiva mirada sobre su hermana, aunque en esta ocasión, una breve sombra de enfado cruzó por sus ojos.

– ¿Que me estas haciendo?

– ¿Todavía no crees que te haya hipnotizado?

Inquieta, miró a su alrededor. Miró la puerta intentando recordar. Miró hacia el suelo, hacia sus zapatos, inertes sobre la moqueta, lejos de sus pies donde recordaba perfectamente haberlos colocado. Levantó los ojos hacia su hermana.

– Sí. Creo que me has hecho algo. Pero si es una broma, ya está bien. Es suficiente. Ahora vayamos abajo. Hay gente esperándonos.

Se levantó de la cama y comenzó a caminar. Nerviosa, ni siquiera se acordó de los zapatos. Sintió la mullida moqueta a través de la suavidad de las medias blancas que cubrían sus pies.

– ¡Siéntate!

Sin poder evitar hacerlo, volvió sobre sus pasos y se sentó de nuevo en la cama. Una vez allí, miró de nuevo a los ojos de su hermana, implorando.

-¿Porqué me haces esto?

– Lo hago por tu bien. Hay alguien a quien quiero presentarte. Alguien a quien tú ya conoces, pero que probablemente habrás olvidado. Alguien a quien hiciste daño una vez, y ahora quiere felicitarte por tu boda.

Sin poder creer lo que estaba oyendo, dirigió su mirada hacia donde señalaba su hermana, hacia la puerta del cuarto de baño. Un hombre la estaba observando desde allí. Un hombre al que ella conocía.

– ¡¿Nacho!? ¿Que estás haciendo aquí?

Nacho había sido novio suyo hacia un par de años. Habían pasado buenos ratos juntos, pero ella decidió dejarle por otro, precisamente el hombre con el que acababa de casarse. Nacho había intentado hablar con ella en algunas ocasiones, pero tan solo en una pudo hacerlo, y ella no le dijo cosas agradables. Rompieron del todo sin posibilidad de reconciliación, y no quedaron como buenos amigos precisamente.

Eva comenzaba a sospechar que estaba teniendo un mal sueño. Mas bien una pesadilla. Aquello no tenía mucho sentido. Su hermana decía haberla hipnotizado, y a pesar de que no acababa de creérselo, la verdad es que había estado haciendo algunas tonterías durante los últimos minutos. Y ahora, Nacho aparecía en su habitación saliendo del cuarto de baño. Ella había entrado allí apenas unos minutos antes y no había nadie. ¿Por donde había entrado? ¿Y cuando?

Intentando conseguir alguna respuesta a sus no formuladas preguntas, volvió la mirada hacia Eva, solo para ver con total incredulidad como su hermana estaba en el suelo, descalza, arrodillada, con la cabeza y los brazos en el suelo, en posición de total humillación, casi de adoración, hacia Nacho.

– He hecho todo lo que me habías dicho, amo. La he traído aquí, y la he hipnotizado para ti. ¿Estas contento, amo? ¿Lo he hecho bien?

Por primera vez, Nacho dejó oír su voz.

– Lo has hecho muy bien, Laura. Tu amo está contento. Te has ganado una recompensa. Levántate.

Agilmente, Laura se levantó del suelo y se acercó a su “amo”. Nacho la cogió por la cintura y la besó apasionadamente, aunque ni siquiera con la mitad de pasión con la que ella le devolvió el beso. Mientras se fundían en aquel inesperado abrazo, la mano de Nacho bajó hasta el trasero de Laura y comenzó a sobárselo sin el menor pudor. Ella dirigió sus manos hacia su falda y repentinamente se levantó el vestido, dejando a la vista sus bragas negras de encaje, su excitante liguero, también negro, y, allá donde sus bragas no llegaban a cubrir, sus hermosas y prietas nalgas, y casi acariciando la mano de Nacho, la dirigió hacia ellas guiándole y ayudándole a manosearlas.

Eva mantenía los ojos fijos en su hermana. Jamás la había visto actuar así. Parecía adorar a Nacho. Disfrutaba de sus caricias más que él mismo. Había verdadera pasión en sus ojos y en sus actos. Le ofrecía su cuerpo como si fuera una mujerzuela y parecía gustarle que ella estuviera delante, mirándolos.

Sin dejar de asombrarse por el comportamiento de su hermana, sintió la fría mirada de Nacho sobre ella.

– Hola Eva. Hacía mucho tiempo que no nos veíamos.

Su cínica sonrisa parecía más una mueca que una demostración de alegría. Sus ojos la perforaban con la mirada.

Durante todo el tiempo que estuvieron juntos, ella jamás le dejó que la tocara. La verdad es que no fue más que un juguete en sus manos. Salió con él para pasar el rato, para reírse a sus espaldas con sus amigas. Nunca se lo tomó en serio. Cuando descubrió que su relación sí que era importante para él, pensó en dejarlo, pero le agradaba la idea de tener a un hombre a sus pies como un perrito faldero. Pero cuando él mostró su lado más posesivo, decidió acabar con el juego y abandonarle.

– ¡Saluda al amo, zorra!

La voz de su hermana la sacó de sus pensamientos. No tenía nada que decir, y desde luego, no pensaba saludar a Nacho, pero por algún motivo, lo hizo.

– Hola Nacho.

– Estás muy guapa con ese vestido. Yo soñaba que algún día lo llevarías para mi.

– Lo nuestro fue un error desde el principio. No había amor en nuestra relación. Nunca debimos…

– ¿Amor? ¿Dices que no hubo amor? – la voz de Nacho sonaba enfurecida – Eres la única mujer a la que he amado de verdad en toda mi vida. Cuando me dejaste pensé que no podría seguir viviendo. Nada tenía sentido para mí. Me volví violento, hosco y pendenciero. Perdí a mis amigos, mi trabajo y mi dignidad. ¿Y dices que no hubo amor?

– ¡Yo no te amaba!

Eva comenzó a sollozar.

– ¿Y porqué me lo hiciste creer? Si me lo hubieras dicho desde el principio yo lo hubiera comprendido. Pero me hiciste pasar los días más felices de mi vida para después abandonarme. ¿Porqué?

No podía contestar. Sus palabras estaban llenas de razón, además de odio. Su silencio fue largo y expresivo, tan solo roto por la voz de Laura.

– ¡Responde al amo cuando te hable!

Cada vez que escuchaba la voz de su hermana, una extraña fuerza la impelía a obedecerla.

– ¡Para reírme de ti!

Las lágrimas corrían ahora libremente por sus mejillas, mojando su vestido blanco.

– Todas aquellas semanas soñando con tu amor, adorándote, amándote, deseándote,… y tu solo querías reírte de mí.

El brillo del odio en sus ojos pareció disminuir. La razón intentaba volver a su voz.

– Tardé mucho tiempo en olvidarte. Después de perderlo todo, tuve suerte. Intenté controlar mi vida. Encontré trabajo, y comencé a recibir clases nocturnas. Desde entonces, he soñado con el día en que pudiéramos volver a encontrarnos.

Dejó de sobar el cuerpo de Laura y se aproximó a la cama. Acercó la mano a su cara, repleta de lágrimas y la acarició suavemente. Después, con los dedos mojados, acarició su hermoso cabello.

– Deja de llorar. Esa no es forma de enfrentarse a los problemas.

No había fuerza que pudiera hacer que dejara de llorar. Estaba asustada, humillada, perdida, y en sus ojos no dejaba de llover.

– ¡Obedece al amo!

Una vez más, el efecto fue inmediato. Retenidas por una fuerza desconocida, las lágrimas dejaron de brotar.

La voz de su hermana la obligaba a obedecer, pero la de Nacho la llenaba de temor cada vez que la escuchaba.

– Se le ha corrido el rímel. Ayúdala a secarse, Laura.

Sin decir palabra, Laura sacó de su escote un pañuelo de papel y secó las últimas lágrimas. Después intentó remediar el desastre causado en el maquillaje por el llanto de su hermana.

– ¿Porque le ayudas, Laura? Eres mi hermana. Mi propia hermana.

A pesar de no poder llorar, la súplica de Eva fue acompañada por un breve sollozo.

– Porque es mi amo. Su palabra es ley. Mi cuerpo y mi alma le pertenecen. Soy su esclava… como también tú lo serás dentro de poco.

Aquella cuarentona seria

Yo la conocia desde hace ya unos años, le compraba galletitas en su comercio donde la conoci.

Ese primer encuentro fue magico para mi, nos miramos y sonrrio, y yo quede obsecionado por esa morocha de cuarenta y tantos, con cabellos lacios y largos, y una figura que dejaba ver restos de una figura veinteañera esplendida………

Pronto fui un muy buen cliente y asi fue como comenzamos a relacionarnos en una mas que amistad, aunque debo reconocer que mis intenciones no finalizaban en una amistad.

Ella separada, una hija de 6 años y viviendo en pareja con Roberto, hombre de buen fisico y con algo mas que un simple atractivo, tiene el muy buena presencia.Roberto y Nilda (en sus ratos libres) la morocha en cuestion, se dedican a la venta de perfumes y desodorantes fabricados por ellos mismos, son buenos para mi gusto, pero lo mas atractivo de esa mercaderia es la vendedora….

Comence a frecuentar su casa que es donde fabrican los productos y en varias oportunidades quede solo con Nilda, en esas oportunidades yo 10 años menor que ella le insinuaba cosas pero ella ponia muy habilmente una barrera que me alejaba de mis intenciones.

Cierta mañana la fui a visitar con la escusa de comprarle unos perfumes, y me atendio como siempre en el living de su casa, su madre que vive en la misma casa, simulando ser muy amable y simpatica no nos dejaba solos , salvo para renovar el agua del te.En determinado momento Nilda me invita a su cuarto a ver unas muestras de perfume, yo la segui y podia ver debajo de esa pollera larga y fina, unas carnes que me ponian el miembro a 1000.

Ya en su cuarto y con la puerta abierta, las cosas fueron distintas, los elogios cada vez mayores y ahora ella me daba pie a que yo le insinue cosas….

En determinado momento se probo un perfume en su mano, y yo le dije -dejamelo olfatear para ver como te queda ella me dio su mano y yo al tomarcela no pude evitar darle un beso sobre el brazo, y mi sorpresa fue enorme al ver que no retiro la mano y ni siquiera dijo una palabra….

luego de eso nos miramos a los ojos y yo note en su mirada el deceo por mi cuerpo que ella me podia transmitir.

hablamos de cualquier cosa cuando su madre pasaba frente a la habitacion, y cuando no se la vehia nos corriamos detras de la puerta donde le robe un primer beso de labios, luego siguieron los besos de lengua y mis manos no aguantaron y se posaron en su culo por sobre la pollera, mientras la otra mano jugaba con sus tetas por sobre un pullover con un escote muy pronunciado.

Yo notaba como su aliento se hacia cada vez mas entrecortado y como esa mujer de mas de diez años sobre mi edad se empezaba a calentar de manera sorprendente.De pronto una de sus piernas se introdujo entre las mias y buscaba habilmente tocar mi bulto que para ese entonces se hacia sentir con orgullo.

Entre besos y desesperacion le puse una mano bajo la falda y pude tocar ese culo enorme y frio por sobre su bombachita muy diminuta y humeda, al mismo tiempo que le sacaba al aire una de sus tetas que a comparacion de una niña de veinte estaba mas flacida pero eroticamente exitada, con un pezon realmente grande y duro que chupe hasta el cansancio, mientra mis dedos se mojaban en su vajina y con ese espeso liquido lo introducia en su ano, que por el tacto parecia que no era virgen.

Ella jadeaba y una de sus manos busco mi bulto sobre el jeans y luego bajando el cierre, lo saco y alli se pudo observar una cabeza dura y casi bordo con muchas venas hinchadas y algo de bello color negro que lograba asomar, la tomo con toda su mano y la apreto muy fuertemente, luego con solo tres dedos sobre la cabeza del pene, me masturbaba con un ritmo agitado para luego detenerce y volver a empezar, sabia bien lo que hacia, me llevaba al limite y no dejaba que yo acabe.

Yo ya en este estado le introduje en el ano tres de mis dedos y se lo movia adentro y afuera con desesperacion mientras nuestros besos ya eran un flujo de saliba incontenible.Estabamos asi hasta que de repente comenzo a masturbarme con una violencia que era imposible mantener el semen dentro del pene, y cuando ella noto que no aguantaba mas se bajo e introdujo en su boca ese mienbro que a esa altura habia llegado a su maximo desarrolo, y ayudada por su boca y lengua, le llene la garganta de semen, tosio un poco, pero trago todo eso, luego me miro, sonrio y me dijo llamame la semana que viene, nos encontraremos en un lugar donde yo tambien pueda poner entre mis piernas ese enorme aparato……Pero eso se los contare luego….

Dos en uno

ocurrio una vez que andando con mi pareja un chavo le coqueteo y yo le anime para que lo abordara,y al poco rato ya lo teniamos en la cama empezamos por mamarle la verga,luego mientras mi pareja y el se besaban yo penetre por el ano a ese chico que por suerte estaba en nuestra habitacion,fue muy grato saboriar un culito diferente al de mi pareja. despues un poco mas tarde y como el chico tenia pila para rato logre sentarme en su verga que media aprox.veitidos o veinticinco cms. y enseguida mi pareja metio tambien su verga con lo que empezo un rico y sincronizado mete y saca que yo no podia creer. no tardamos mucho en venirnos porque era demaciada la exitacion. nunca mas lo he repetido y dudo mucho que lo logre porque no conosco a otro chico con una verga del tamaño y grosor. fue riquisimo.