Desvirgando a mi Primita

Hola me llamo Ivan, tengo 18 años esto sucedió el mes pasado y quería compartirlo con alguien…
Soy un chico tranquilo, delgado, caucásico, no me gustan las fiestas y eso a mi novia le molesta, pero en fin, todo empezó una tarde cuando mi prima que yo vino de visita a mi casa, vivo en Cuautitlan Izcalli, ella es delgada, piel clara, cabello lacio, largo de color café, tiene una cintura muy bien definida, unas nalgas que a su edad están exquisitas, y unos senos la verdad muy grandes, es una niña muy linda.
Aquella tarde mi prima Clarissa y yo estábamos platicando en la sala de todo lo que nos había pasado en todo el tiempo que no nos hemos visto, mi mamá estaba platicando con mi tía (que también está de muy buen ver), mi prima me pidió que subiéramos para ver cómo iba la construcción (cabe mencionar que el segundo piso estaba en obra negra), ella iba vestida de leggins negros que se encargan de marcar su silueta de una forma excitante, y una sudadera entallada que junto con su blusa marcaban el contorno de sus senos, cuando íbamos subiendo las escaleras no pude evitar despegar la vista de las nalgas de mi prima, eso me empezó a prender, pero era mi prima y debía suprimir cualquier deseo por ella. Al llegar al sitio en obra, ella se recargo en una de las ventanas que ya estaban terminadas viendo hacia la calle, esa posición me volvió a prender y exprese un halago hacia el bien formado trasero de mi prima, creí que se molestaría pero echo a reír y me dio las gracias, empezó a preguntar por mi novia, le dije que había salido con sus padres y no volvería en aproximadamente dos semanas (cosa que era cierto), hice lo mismo preguntando por su novio, ella me comento que había tronado con él porque era un patán y sólo se la quería tirar, aproveche esa respuesta para comentarle:
-Con ese cuerpo vuelve loco a cualquier hombre-
-Jajaja ¿también te vuelvo loco a ti?- me pregunto
Me puse rojo, pero iba decido para ver qué pasaba, esa oportunidad no la podía dejar pasar
-no puedo negar que si no fueras mi prima ahorita mismo te haría mía-
-jajaja estás loco, pero gracias, me halagas-
Ella nuevamente se volvió a voltear hacia la calle en la misma posición y entonces fui a por todas, me acerque por detrás de ella la tome por la cintura y me pegue a su trasera, ella reacciono violentamente, y me dio una bofetada
-Pero que idiota eres, sólo estaba jugando-
-El idiota eres tú, soy tu prima respétame-
-ya, perdóname, era sólo un juego-
Ella se acercó a mí para ver cómo estaba de mi mejilla, entonces sin pensarlo dos veces la tome por la cintura, la pegue hacía una de las paredes e intente besarla, ella se resistió al principio, pero poco a poco cedió y un beso cálido empezó entre los dos, era extraño pero besar a mi prima me causo muchas emociones en ese momento, poco a poco baje mis manos a sus nalgas y como pude empecé a tocarlas sobre los leggins, bese su cuello, y luego metí mi mano derecha bajo su blusa, cuando toque su seno izquierdo por encima del brassier, ella rápidamente saco mi mano, y me dijo que sólo nos besáramos, pero insistí y como pude metí nuevamente mi mano, pero ahora debajo de su brassier, su pezón estaba duro, y nuevamente nos empezamos a besar, posterior a ese beso levante su blusa junto con su brassier, dejando a mi vista ese par de senos hermosos, grandes y con unos pezones excitantes, con mis dos manos empecé a mallugar aquellos tributos de carne, ella sólo me miraba impactada, al ver que no se resistió, acerque mi boca a su seno derecho y empecé a besarlo, poco a poco con mi lengua comencé a lamer ambos senos, ella sólo me tomo por la nuca y con fuerza me pegaba para que siguiera mamando sus tetas, empecé a bajar hacia su ombligo, y poco a poco con ambas manos fui bajando sus leggins, pude notar que llevaba una tanga del mismo color, y olía muy rico, pegue mi nariz hacia su vagina y aspire ese olor a sexo, coloque mi lengua por encima de su tanga, pero ella me detuvo
-Ahora es mi turno primito-
Me desabrocho el cinturón y bajo mis pantalones, en mi bóxer se notaba una mancha de líquido pre seminal, ella mostraba una sonrisa en su rostro, cuando bajo mi bóxer mi verga salto y sin esperar más ella metió lo más que pudo a su boca, nunca hubiese imaginado que la boca de mi prima fuera tan cálida, ella cerro los ojos y empezó un mete saca delicioso, luego con ayuda de sus manos empezó a masturbarme, lo lamia como niña con paleta en mano y unos minutos después y tan rica mamada, no pude contenerme y sin más me corrí dentro de su boca, ella se quedó quieta hasta que mi último chorro de semen fue expulsado y lo trago como puta, luego limpio la punta de mi pene con sus senos, y se levanto
-¿Te gusto?-
-Muchísimo prima, no sabía que lo mamaras tan delicioso-
-Cosas que aprendí con Armando (su ex)-
-¿Entonces ya no eres virgen?-
-Sí, sólo a veces le mamaba la verga a ese pendejo, pero jamás pasó de ahí-
Al escuchar eso sabía que tenía que ser el primero en perforar la vagina de mi prima, al verla parada ella aun no bajaba su blusa y tampoco levantaba sus leggins, entonces la puse de espalda hacia mí y comencé a masajear mi pene con sus nalgas mientras volvía a masajear sus senos y besar su nuca, pero los gritos de mi madre diciendo que bajáramos a comer interrumpieron aquella excitante sesión, rápidamente nos vestimos como si nada hubiera pasado y antes de bajar nos volvimos a besar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *