DULCE Y CALIENTE VENGANZA

Yo siempre he sido pacifico pero sucedió que en el cumpleaños de un tal, el se le declaro a mi novia y ella sin mas ni mas fue y le dio un beso, yo fui y lo encare al cumpleañero, me iba a masacrar, yo tenia las de perder pero fui como un camicaz, fue tonto ir como un suicida el me golpeo en la cara y me hice para atrás y el continuaba golpeándome, me aleje como un metro y el se vino corriendo yo puse mi brazo debajo de su hombro y con la parte interna del codo como palanca y con toda mi pierna poniéndole zancadilla lo lance sobre unas mesas, las hizo trizas (se había fracturado el esternón, 2 costillas, se luxo el hombro) y como no se levanto su amigo me agarro por la espalda, otro se vino a golpearme y yo le di una patada entre las piernas y cuando se agacho de dolor le partí de otra patada la nariz, en eso me zafe un brazo del que me agarraba y le di un reverendo codazo que le fisure la articulación del hueso frontal el temporal y el parietal, estaba bestialmente enfurecido me quite la camisa y me golpeaba el pecho, sobre la cicatriz de una operación del corazón que había cubierto con un tatuaje de una calavera y unos símbolos que parecían satánicos, su hermana de el que me conocía y la hermana de ella me sacaron de la fiesta me llevaron en un carro yo no sabia a donde en el carro empece a maldecir con un excelente repertorio de adjetivos calificativos, compramos cerveza y me emborrache y al día siguiente me desperté sin saber donde estaba, habían dejado una nota que no saliera que volverían, dormí todo el día, volvió Fabiola la hermana del desgraciado, estaba con una camiseta apretada, no tenia sostén por lo que se veía la marca de sus pezones como dos punta de flecha que se me clavaban en el corazón, me dijo “mi padre esta hablando con mi hermano para que deje de buscarte, el tiene toda la culpa de la pelea”, me dolió el alma y agache la cabeza y vi que traía una de esas calzas de licra que dejaban marcada toda vulva, me levanto tiernamente la cabeza y me miro a los ojos, dijo algo así como “piensa que siempre hay alguien que piensa en ti”, seguía con tanta rabia que la bese y ella se dejo llevar, sinceramente la pensaba violar, le lamí el cuello y ella empezó a acariciarme el pecho, nos metimos en la ducha con todo y ropa, se veía sudada como si viniera de algún gimnasio, nos desnudamos y ella me dijo que quería un 69 ella quedo sobre mi empece por lamerle las piernas, su vello pubico que era poco, los labios, para empezar con su rosada y húmeda clítoris que estaba caliente con eso su respiración se puso pesada, con una mano le acariciaba las piernas, las pantorrillas las nalgas le metía los dedos en el ano en fin todo debajo de la cintura, con la otra le sobaba los senos le masajeaba la espalda y el cuello ella gemía y gritaba la ducha le daba en el cuello y parte de la espalda así que a veces tragaba agua al levantar la cabeza y gemir, sus gemidos me excitaban a seguir, ella no me hacia nada apenas de vez en cuando me besaba los testículos, sentí que tubo su orgasmo pero continúe chupándole y lamiéndola ella se derrumbo sobre mi con todo su hermoso cuerpo sobre sus rodillas no le aguantaron, le acaricie todo su bajo vientre cuando empezaba a sentir de nuevo le metí toda mi lengua en su vagina(algo estrecha pense), se la metía y sacaba y empezó lamerme el pene le dije lo presionara sobre entre su paladar y su lengua y succionara y que la metiera y sacara de su boca, ella lo hizo y empece a gemir, mientras mas gemía mas le chupaba y ella gemía con mi hombría en su boca y sentía mi pene como vibraba su garganta, esta vez le succionaba mas rápido gemía, gritaba, jadeaba, su cuerpo vibraba, cuando terminaba grito “TE AMO Y SI SE TE VUELVE A ACERCAR ESA PUTA LA MATO”, el “MATO” fue en su clímax, era la primera cosa que decía desde que entramos a la ducha, le dije que si me amaba de verdad que me la chupara y que no me tuviera asco como yo no le había tenido a ella, empezó a hacerlo, gemía y le mordía la nalga para aguantarme tanto placer cuando iba a venirme le grite “TRÁGATELO”, al comienzo lleno su boca con mi semen, sentía su lengua pegajosa y no era por su saliva, parece que saboreo y se lo trago y me lamió todo lo que se había escurrido en mi verga hasta que me limpio todo, se levanto y se fue al lavamanos, yo me lave el cabello y me empece a enjabonar, ella volvió y me beso se había cepillado los dientes, siente de que estas hecha le dije y la bese, ella sonrío, le puse champo en el cabello y le masajee el cuero cabelludo, le enjabone los senos que eran redondos firmes de proporciones normales pero redondos y delicados, luego proseguí con su espalda, le hice un buen masaje con el que se relajo mucho mas, su piel era suave su cuerpo esbelto, todo delicado en forma y proporción, le lamí los pezones que tanto me habían excitado estaban bien parados, ella empezó a llorar y a decirme que me amaba, lloraba y sollozaba desconsoladamente, la bese tiernamente y la afiance contra mi, mis brazos la rodeaban y apretaban contra mi, sentía mucha ternura, en parte era una mujer apasionada y en parte una niña asustada, me pidió mas pero esta vez cara a cara y parados, le di con tanta fuerza que sangro, para mi sorpresa era virgen, con mi lengua su himen fue elástico, pero con mi verga la cosa cambio, “dame con todo”, “quiero ser completamente tuya” decía, yo no me hice de rogar, sabia que le dolía mucho así que lo hacia suave pero me pedía mas fuerte así que le masajeaba su clítoris, me mordía todo el cuello, envolvió mi cadera con sus piernas y apoyados sobre los azulejos, la llave de la ducha le daba en la espalda, la fricción de mi pene con su vagina le hizo tener creo que 3 orgasmos mas, yo termine dentro de ella, se lavo las piernas que se le había escurrido sangre y semen, la lleve a su cama y dormimos abrazados, apenas empezaba la venganza…CONTINUARA

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *