Jugando con picolin

Bueno picolin es el perro de mis vecinos es un perro pequeño realmente, pero despues de mi experiencia anterior no me importaba que clase de perro sea necesitaba jugar con uno.

Un dia por cosas de la vida mis vecinos me pidieron que cuide de su perro ya que saldrian de vacaciones, yo acepte sin pensarlo dos veces, era mi gran oportunidad.

La tarde la pase tranquilo pero la noche era mi momento, y para aumentar mi suerte ese perro estaba alunado, realmente era un hombre afortunado.

si que entre a mi cuarto me saque la ropa y subi al perro a la cama, me fijaba mucho en su pene que estaba erecto y que brotaba esa puntita rosada que tanto me gusta, enseguida comence a acariciarlo, rascarle la barriguita asi que el se acosto, sin esperar mas comence a pelar ese pedazo de carne rosado, que aunque no era muy grande a mi me bastaba, estaba ya mojado, parecia disfrutar lo que le estaba haciendo, lo vi un poco jadeante y decidi gozar de una buena lamida, tome mi pene me masturbe un rato, mientras lo masturbaba a el, luego acerque mi pene a su hocico el lo olfateo.

y enseguida comenzo a lamerlo y yo seguia tocando su calida picha, no aguante mas y tome un poco de vaselina y la unte en mi ano, estaba preparado para ser penetrado, y como es un perro pequeño no habia mejor posicion que la que ya habiamos adoptado, el sobre mi, solamente debia levantar un poco mis piernas para que el lo meta sin problemas, asi que tome su pene y lo puse en mi ano enseguida comenzo a empujar, pero sin poderlo meter, pero en el momento en que recogi mis piernas hacia mi un poco mas, parece mi ano estuvo en la posicion adecuada y entro con mucha facilidad pues su pene no era demasiado grande, mas corto que el mio y mucho mas fino.

Pero eso empezo a cambiar mientras lo metia y sacaba esa cosa empezo a engrosarse y me daba cada vez con mas fuerza, en ese momento me asuste y lo aleje de mi pero para que mi amigo no este triste, hice algo que nunca pense que haria.

Lo acaricie volvio a acostarse, pele su pene un par de veces y luego al verlo tan jugoso me decidi a mamarlo, no podia parar era riquisimo, esa cos de rojita se puso como morada y de repente una gran deslechada en mi cara parecia que habia un litro, no me atrebi a beberla pero el lo hizo por mi.

Disfrute varias veces de la misma formula sin dejar que eyacule dentro mio. Realmente eso fue una experiencia inolvidable, pero ahora me pregunto como sera hacercelo a una perra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *