Mi aventura a los 17 con un desconocido de 40

Cuando estaba en Prepa, con 17 años, varias veces me fui de pinta días completos, como no quería llegar a la escuela, lo que hacia es que tomaba el autobús y me iba en uno y regresaba en otro hasta que llegaba la hora de regresar a casa.
Un día de esos que iba en el autobús, me sentía cansada y adormilada, con el movimiento del autobús, mas me dio sueño. Para mi fortuna, a esa hora éramos muy pocos pasajero y aun me faltaban mas de dos horas para llegar a mi destino. Así que para poder descansar mejor, me fui al último asiento, acomode mi bolso en la pared del bus, para que sirvieran de almohada y me cubrí con mi abrigo, para estar mas calientita, casi inmediatamente empecé a sentir mas pesados mis parpados y no supe mas, bueno hasta que en mis sueños empecé a excitarme. Estaba soñando con que estaba con mi ex novio, sentía que me estaba acariciando mis senos, pasando sus manos suavemente por mis aureolas, para después jalarme un pezón, pellizcándolo, excitantemente, Hmm!! Sentía también dedos y mano entre mis piernas, me sentía húmeda y caliente, esos dedos se metían y salían de mi humedad ardiente, ricos, lentos primero, mas rápido después, me sentía cada vez mas húmeda, mas ardiente, mas sensible, me escuchaba a mis misma ronronear, mas fuerte cada vez, pues las sensaciones en mis pechos y entre mis piernas eran cada vez mas ardientes!!! Moví mi mano hacia mi pecho, sentí una mano grande, callosa de dedos gruesos y ásperos, pero esa misa aspereza me producía una gran sensación!! Baje mi otra mano para llegar a los dedos que me estaba dando en mi vagina mojada, en eso sus dedos toscos y grandes, entraron más dentro de mi, Ahhhh!!!! Unos labios me hicieron ahogar un grito, en eso abrí lo ojos, un desconocido estaba besándome, metía su lengua en mi boca, debo decir una enorme lengua, su cara era enorme, así la soñaba yo, bueno todo en el era enorme, con una sola mano me abarcaba mis dos pechos, con un par de dedos me daba mas placer que el miembro de mi novio. Cerré mis ojos y decidí disfrutar de mi sueño con un desconocido, pero en ese momento sentí un bulto entre mis nalgas y me di cuenta que estaba yo sentada sobre el, de espaldas a el , con la cabeza y cuello girados hacia su cara y besándoos. En ese momento me di cuenta que no era un sueño, abrí bien los ojos, gire mi cara hacia el frente y vi que iba en el camión, me cubría abrigo y efectivamente iba sentada sobre las piernas del desconocido que me tapo la boca con su enorme mano, dejando solos a mis pechos. –No grites!- estas casi desnuda y si gritas te saco el abrigo de encima y me salgo corriendo para que vean lo puta que eres! Me dijo con su voz gruesa y me dio temor, a la vez que me excito. Creo que la excitación le gano al miedo, ya que aunque tenia un poco de temor, era mas mi excitación. -¿Entendiste?- Asentí para hacérselo saber, ya que su enorme mano me estaba aplastando la boca evitando que hablara. Acto seguido, movió su mano hasta mis pechos nuevamente y me dijo mueve la cabeza si te gusta y volví a mover ambas manos sacándome un gemido -Muerde tu mano para que no hagas ruido- me dijo y yo le obedecí
-¿eres virgen? – No, le dije – -Mejor- dijo el con una voz muy baja y besándome la nuca, mientras sus dedos se entraban y salían dentro de mi vagina, cada vez mas rápido y mas fuerte. También sentía su palpitante el bulto caliente a través de nuestras ropas y con todo y eso no me daba miedo, el seguía con el mete y saca de sus enormes dedos, yo me sentía chorrear y sentía ya la sacudida de mi cuerpo ardiente, ahhhhhhhhhhhhhh!!!!!! Mordi mi mano, hasta que me dolió, para evitar gritar, era como sentir un terremoto dentro de mi cuerpo, ahhhhhhhh!!!!!! Me deje caer lacia en su cuerpo, estaba sin fuerzas, como un trapo.
Y ese desconocido me apretó contra su cuerpo, pienso que para que yo sintiera su caliente miembro.
Estuvimos un rato asi, no se cuanto, hasta que el preguntó -¿lista?- yo conteste -¿Para? – y el dijo -Quiero metértela toda, por delante y por atrás tu dices por donde empiezo. –Solo gemí, eso quería, pero me daba miedo, así que pregunte -¿Aquí? -Si- contestó -¿Cómo? pregunte –No te preocupes déjame a mi- hasta ese momento fui otra vez conciente de los otros pasajeros del autobús, seis, mas el que me había complacido, dos estaban dormidos, uno tenía un audífonos, 3 leían, aunque uno hacia como que leía, pues me fije que sus ojos pasaban del libro a nosotros, lo que en vez de asustarme me excito mas, lo que hizo que le contestara a mi amante desconocido diciendo – Bien, tu eres el amo- y é contesto sonriendo – Ya lo se!
Me di cuenta que no le había visto ni la cara. En eso, el me dijo, no sueltes el abrigo y tápate o todos te verán desnuda.
Con sus enormes manos me tomo haciéndome quedar cara a cara con el, era un hombre de unos 40 años, con unas cuantas canas en patillas y frente. No feo.
-Párate un momento, necesito sacar mi miembro,
Allí me di cuenta de que en realidad estaba casi desnuda, mi blusa estaba abierta, de par en par, al igual que mi suéter, mi falda estaba enroscada en mi cintura y no traía mi calzoncito. Por fortuna si tenia mi abrigo sobre mi espalda, así que aproveche para meter mis manos en las mangas. Baje la vista para buscar mis calzoncitos y no llego (mi vista) al suelo, pues ya estaba fuera el miembro de mi maduro amante, era enorme, me dio un poco de miedo ¿Qué tal si me rompe? Pensé
El debio de leer mi expresión pues me dijo, no te preocupes, aquí (y al hace eso metio nuevamente sus dedos entre mis piernas) caben cosas mas grandes, con cuidado y poco a poco, y tu estas muy lubricada. Dijo mientras se ponía un condón.

Y ansiosa, pensé yo. Con sus brazos, me subió, acomodándome para meterme su enorme miembro en mi jugosa y hambrienta vagina- Ahhh!!! estaba caliente, rica y era enorme, la metía poco a poco, eso casi me hizo llegar al orgasmo, nunca había tendió un miembro tan gordo y grande, era dolorosamente rico!!!!!
Entro todo, punzante, ahhh!! ¿estas bien? preguntó yo solo asentí con la cabeza, me sentía mas que bien! era una rica y dolorosa, pero sabrosa experiencia.
Empezó a subirme y bajarme lentamente, yo puse mis pies sobre el asiento, para ayudarlo a impulsarme, lo que facilito las entradas y salidas de su rico miembro, yo ya había llegado a mi siguiente orgasmo y el seguía mete y saca, saca y mete, mas dentro, mas profundo, ahhhhh!! –Bésame! – me dijo roncamente y lo hice, pero son muy bien, era victima ya de otro orgasmo y no lograba coordinar bien! y mal terminaba un orgasmo y seguía otro y otro, mi cuerpo temblaba ardorosamente, era como un terremoto a mis sentidos, no podía ni mantener los ojos abierto, era toda una experiencia ardorosamente sensual!!!
Estuvimos asi por un tiempo mas hasta que el gimio en mi boca y se vino en un mar de convulsiones y temblores que avivo mi sensibilidad a flor de piel, lo abrace y lo bese mas!!

No acabo allí, pero eso se los contare en la siguiente

Besos
Pat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *