Mi tia no sabia las cositas que me hacia su marido

Quiero relatarles mi inicio en el sexo en manos del esposo de mi tia, a mis apenas 13 anos de edad.

Yo tenia como 13 años, era una pre adolescente, mi cuerpo iba cambiando rápidamente, en mi caso desarrolle antes que mis amigas, mis senos ya eran notables, pequeños pero duritos, mis caderas iniciaron a ensancharse un poco, y para acabar mi madre me enseño a delinearme los ojos y arreglarme pura señorita, los ojos los tengo verdes, mi piel es blanca rosadita, me gustaba que mis amigos y parientes me halagaran porque me estaba poniendo bonita y mujercita.

Mi tia Consuelo esta casada con Jose Carlos un hombre en ese entonces de unos 40 años, es bastante atractivo y desde que mi cuerpo fue cambiando el fue uno de los que no quitaba los ojos de mi, se portaba muy atento y me compraba cositas para agradarme.

Previo a lo que les relatare, una noche fuimos al cine entre familias, mis padres y hermanos con mi tia Consuelo y el tio Jose Carlos y su familia, pero el auto de mis tios se averió, por lo que todos nos pasamos al auto de mis padres, todos íbamos apretados y algunos nos tuvimos que ir en las piernas de otros, el tio Jose Carlos rápidamente me dijo que yo me tenia que ir en sus piernas en la parte de atras del auto, como mi tio me cae bien me fui con el, sin imaginarme sus intenciones. Nosotros vivíamos en un poblado aledaño a la ciudad, por lo tanto eran unos 45 minutos de viaje.

Muchos se fueron durmiendo al instante, otros tardaron mas, yo llevaba una falda un poco arriba de las rodillas, mi tio me agarro de la cintura y me puso sobre su bulto, el cual yo veia que con el tiempo se ponia duro en mi colita, en ese momento les digo yo habia notado algo raro. Luego me hice la dormida, pues sentia algo no normal, pues mi tio me restregaba contra sus piernas y su bulto en el pantalon, luego note que su respiración era quebradiza, como excitado. Al ver que yo estaba dormida, mi tio en lugar de calmarse siguio peor, me di cuenta que me fue jalando el vestido debajo de mis ponpas, no sabia porque lo hacia, pero luego me di cuenta que al sacármelo, su bulto tenia contacto directo con mi cuquita, solo la tela de mi braguita y de su pantalón evitaban el contacto completamente directo.

Los demás de la parte trasera del auto ya estaban dormidos. Luego volvi a sentir como mi tio me levantaba un poco en peso, sentí como iba abriendo el cierre de su pantalon y se sacaba su pene y me sentó encima de nuevo, yo ya podia sentir bien su duro falo tallandome la cuquita, me restregaba contra su pelvis, cuando llevaba unos cinco minutos haciéndome eso, y yo aun haciéndome la dormida, por primera vez en mi vida me fui excitando sexualmente hablando, senti ahogarme, como no respirar bien, una descarga como eléctrica me recorrió el cuerpo y desembocaba en mi cabeza y en mi cuquita. Y para acabar senti las manos de mi tio ponerse en mi cintura, luego subió y me comenzó a tocar mis senos sobre mi blusa, buscando mis pezones, los acariciaba o les hacia un circulo alrededor.

Oi la respiración de mi tio, parecía que estaba muy excitado, y yo lo estaba también por primera vez en mi vida. No conforme mi tio Jose Carlos, metio una de sus manos debajo de mi blusa, aparto mi sostén que era solo de elástico y senti como sus dedos tocaban mis tetitas, me acariciaban muy rico. El tio siguió tallandome la cuquita y sus expertas manos tocando mis senos, Hasta que allí senti el primer orgasmo de mi vida, tuve que aguantarme mucho para no gemir o gritar alli mismo, creo que el no se dio cuenta de eso, no lo se bien. Pero a los cinco minutos de eso, llegamos por fin a la casa.

Todos se despertaron, en cuenta yo me hice la que estaba despertando, mi tio ya se había guardado su paquete, apenas Sali del auto corri a los baños de la casa diciendo que tenia ganas de hacer pipi, adentro pude ver mi braguita mojadita, con un liquido viscoso transparente, eran mis primeros juguitos eyaculados de mi cuquita.

Mi tia Consuelo trabaja y su esposo Jose Carlos lo hace también, pero el tenia vacaciones atrasadas y las pidio para fin de año y yo estaba de vacaciones escolares. Mis padres tambien trabajan los dos.

Después de esa experiencia en el auto, mi tio Jose Carlos me puso mas atención y yo en mi camita me ponía a pensar y a analizar lo sucedido en ese viaje, honestamente me había gustado esa experiencia. Dias después, me invito a su casa, estaba solo, me dijo que jugariamos, yo normalmente iba a jugar con mis amigas de otras casas, pero ese dia acepte ir con mi tio, llegue a su casa y el se esmero en atenciones, me dio helado, me saco algunas cosas a regalar, yo me sentia bien con el, ademas como les digo, que lo del auto en realidad me gusto y de alguna forma queria saber que mas me enseñaria mi tio Jose Carlos.

A pedido de el comenzamos a jugar de papa y mama con el tio Jose Carlos, solo que me dijo que jugáramos a la verdad como debia jugarse eso. Yo le dije que no sabia como era a lo verdadero, pero acepte. Para iniciar, el desayunaba y se iba a trabajar, cuando se iba me tomo de la cintura y me dio un gran beso en la boca, eso me sorprendio y se sonroje, el al ver eso me dijo, -dijimos que jugaríamos a la verdad!-, y yo asentí con la cabeza, me dejo su sabor en los labios. Al poco rato hizo como que entro como si regresara del trabajo, de nuevo, pero esta vez yo ya estaba preparada, nos dimos un rico beso mas duradero.

Luego hicimos como que cenábamos y hablamos de cosas triviales que hablan los mayores del trabajo y de la casa. Luego me dijo que nos fueramos a dormir, me llevo a la habitación, alli me saco un blusón del ropero y me dijo que me lo pusiera, que estábamos jugando a la verdad, me comence a quitar mi ropita y luego me dijo que todo, que solo me debía dejar el bluson, el también se quitaba la ropa, el se quedo en calzoncillos y yo me quede en cueros solo con un bluson flojo que me llegaba a las rodillas. Yo me sentia incomoda, pero mi instinto y mi curiosidad de mujer se anteponía.

Ya acostados el se fue casi encima de mi y me beso, me dijo que asi lo hacian los papas con las mamas, senti su lengua jugar con mis labios y entrar en mi boca, el me dijo que hiciera lo mismo, fue mi primer beso de lenguita y fue muy rico sentir como nuestras lenguas viscosas se entrelazaban una con otra, entraban en mi boca y luego en la boca de el. Pero no todo eran besos, mi tio levanto mi bluson y metió sus manos que llegaron a mis tetitas y las acaricio como lo hizo en el auto. De pronto mi tio solto mi boca y con un movimiento rapido, senti como su boca envolvia uno de mis senos, lo empezó a mamar y usaba su lengua para tallar mi pezón, senti que la habitación me daba vueltas, gemi y me queje, quise soltarme, pero solo fue instintivo, yo quería seguir sintiendo esas caricias de mi tio con su lengua en mis bubis. Luego el tomaba mis pezones con sus suaves labios y las chupaba sacándome varios gemidos, sentí como mi cuquita se mojaba con la vez en el auto.

Mi tio me saco el bluson totalmente y me quede toda desnuda en la cama, siguio mamando mis tetitas, pero una de sus manos la puso en mi entrepierna, me acaricio los muslos y subió para ponerla sobre mi cuquita, yo temblé y dije -no tio, por favor!-, pero lo hice timidamente, eso pareció animar mas a mi tio y me abrió las piernas, sus dedos tocaron y jugaron con mis tiernos labios vaginales, sus labios en mis senos y su dedos en mi cuquita, rapidamente lograron que me mojara, sentí como si estuviera orinandome un poco, los dedos de mi tio se impregnaron de mi pequeña eyaculación y dejando un rato mis senos se chupo los dedos mojados con los juguitos de mi cuquita, saboreándolos frente a mi ojos. Yo estaba gimíendo fuerte en ese momento, en verdad la estaba gozando pero con una mezcla de miedo y sensualidad, pero esa combinación era muy excitante.

La boca y la lengua de mi tio siguió por mi cuerpo, fue bajando de mis tetitas por mi estomago, luego mi vientre, puje cuando senti su lengua pasar lamiendo mi vientre, luego fue bajando derechito a mi cuquita, el se fue colocando dentro de mis piernas, para que yo no pudiera cerrarlas, luego levanto mis muslos y tuvo a su disposición mi cuquita ya chorreadita (asi la sentia yo). Mi tio comenzo a lamer mi cuquita como un perrito, mi tio daba lengüetazos por todos lados, en poco tiempo se volvio loco entre mis piernas, su lengua se metia en todos lados en mi cuquita, tomaba mis labios vaginales con sus labios bucales y los chupaba causándome que me corriera como loca (aunque no sabia que eso era un orgasmo en ese momento), yo gritaba y queria soltarme de su boca, pero el me sujetaba de las piernas o de las caderas obligándome a seguir con su castigo sexual, el orgasmo me hizo sentír como cansada por momentos.

Crei que eso seria todo, pues mi tio se quito de mi cuquita, pero solo fue para irse colocando encima de mi, me tomo de los tobillos uno con cada mano y me abrio mas las piernas, por primera vez en ese momento vi su verga, estaba parada, era gorda y su cabeza era enorme, la tomo con la mano y la froto contra mi cuquita, la froto varias veces y luego la puso en la entrada de mi vagina, suavemente comenzó a presionar contra mi cuquita, mi entrada cedió y dejo entrar su cabezon, luego inicio a bombear, en eso senti un dolor fuerte, su verga habia comenzado a entrar en mi cuquita, no sabia que el dolor habia sido causado por la perdida de mi himen, luego siguió bombeando y poco a poco fue entrando en mi rajita, debo decir que el mayor dolor habia pasado, aunque se sentia un poco cada vez que me penetraba, pero no era tan fuerte, ademas yo estaba excitadisima y eso aminoraba todo. Me siguió metiendo su verga lentamente, y nunca llego a metermela toda en esa primera vez, pero si me metió al menos la mitad de su falo gordo. El ya no insistió en metérmelo mas adentro sino se puso a follarme, hundiendo su verga, metiendo y sacándola de mi rajita.

Como he leído en otros relatos, que se siente mucho dolor al inicio, luego viene una sensación de que algo se frota sobre una pequeña herida, pero luego la naturaleza es sabia, y la excitación es tan grande que sobrepasa de magnitud tu dolor, pues me excite tanto que cerraba los ojos para disfrutarlo, aunque no penetro completamente mi tio Jose Carlos, yo sentía llena mi rajita, luego el se fue poniendo encima de mi echándome mas su peso al tiempo que me levanto ambas piernas con sus brazos y se puso a besarme la boca y a mamarme de nuevo los pezones, yo no aguantaba mas, gemi y grite fuerte, me embargaba otro orgasmo, ahora lo se bien, parecía que iba a perder el conocimiento. Mi tio se puso a darme duro, la cama rechinaba, hasta que, ahora fue el quien gimio fuerte, sentí que el me orinaba por dentro de mi cuquita, sentí lo caliente de su eyaculación, el muy idiota se corrió dentro de mi (en ese momento ni lo pensé), como mi cuquita estaba dilatada totalmente, estaba muy susceptible y sentí el palpitar de la verga de mi tio, cada latido de su musculo se traducía en un chorrito de semen que estallaba dentro de mi rajita. De milagro que mi tio no me embarazo a la primera.

Los dos terminamos mojados de sudor, fue entonces que mi tio, me dijo que nos meteriemas a la ducha, que seguía el juego de papa y mama. Yo estaba confundida, eso si la había gozado sexualmente hablando. Desnudos nos fuimos a la ducha, no puedo decir que sangro mucho mi himen, pero si, el agua de la ducha reflejaba un poco un color rojizo en ocasiones. Yo estaba muda, no decía nada, fue mi tio quien siempre hablo, me preguntaba si la había pasado bien, yo no contestaba, realmente después de gozarla estaba avergonzada con sentimiento de culpa, era el marido de mi tia. Nos bañamos desnudos, mi tio no dejaba de verme y fue cuando me dijo:

-Siempre me haz gustado sobrina, y esto no es juego, me haz hecho muy feliz hoy!-, yo le dije que también me había gustado, pero que el era esposo de mi tia. –Hay cosas que no se pueden cambiar, pero me gustas mucho preciosa-. Y asi quedo ese primer dia.

Mi cuquita me dolio por dos días seguidos. En esos días no quería ver a mi tio Jose Carlos. Me daba vergüenza. Ni tampoco podía ver a mi tia Consuelo. Me daba pena.

Mi tio los siguientes días no hallaba la forma de hablar conmigo, estaba preocupado de que le dijera a alguien lo sucedido. Dos semanas después de eso, me contaron que estaba en cama por unos cálculos renales, y mi tia como se iba a trabajar no podía atenderlo todo el tiempo, entonces mi mama me pidió que atendiera a mi tio esos días que ni mi tia ni otro familar tenia tiempo.

Alli lo vi de nuevo, al parecer ya estaba mejor, le dio mucho gusto verme. Me comento que le daban unos cólicos horribles. –Pobre tio- le dije, pero luego el tomandome de la mano, me dijo que si con eso pagaba lo que me había hecho, bien cobrado estaba. Alli la cosa cambio para mi.

-Es cierto lo que me dices tio?, deveras te sacrificarías por mi?- le pregunte
Ya no hubo respuesta, el se sento en la cama, me dijo que me sentara a su lado, y abrazandome me jalo para besarme y empezó de nuevo todo.

En la cama nos besamos mucho, el fue quitándome la ropita, yo me deje hacerlo. Luego de dejarme en cueros, me dijo que me pusiera a horcajadas en cuatro sobre su cama, y se puso atrás de mi, se puso a besarme las nalguitas y poco a poco paso su lengua en mi ano y luego me chupo mi rajita, yo empece a como a chillar de gusto, la experiencia de mi tio me estaba poniendo en el cielo de nuevo, su lengua jugo con mi culito, siempre había pensado que ese lugar era sucio, pero mi tio me enseño que es una zona de placer, pues me hizo llegar a una corrida allí en cuatro, luego se puso delante de mi y sacándose la verga me pidió que se la chupara, yo no sabia hacerlo aun, pero el me fue indicando como comérsela a chupones y al rato era mi tio quien cerraba los ojos de gusto. Se la mame tan bien que estaba tan excitado que algunas gotas de semen salieron por el orificio de su verga, me trague todo lo que salió por allí.

Luego de eso, se volvió a poner atrás de mi, me dijo que no me moviera, tardo unos segundos en ponerse un condón, y asi en cuatro me fue penetrando, a diferencia de la primera vez, esta vez no me dolió casi nada y me luego de metérmela casi completa me empezó a bombear su verga, yo sentía que de nuevo mi rajita se dilataba para permitir el acceso de ese estilete de mi tio. Gritaba y gemía como una loca a los pocos minutos de haber iniciado, mi tio me empezó a dar duro y se aferraba a mis nalgas y me penetraba profundo, en esa posición sentí que su verga me llegaba a mi estomago. Los rechinidos de la cama eran estruendosos, parecía como se se iba a derrumbar debajo de nosotros. Grite a pulmón abierto, me estaba viniendo a chorros y mi tio no dejaba de follarme todo el tiempo.

En eso estaba cuando el me dijo que cambiáramos de posición y el se acostó primero y luego me pidió subirme sobre el y sobre su verga, era la primera vez que me cogía asi y hoy por hoy es la posición que mas me gusta en el sexo, donde la mujer es la que pone el ritmo y domina la penetración.

De nuevo me costo meterme su verga en mi cuquita a pesar que la tenia dilatada y abierta, pero después de que me la metí, instintivamente me puse a moverme encima, restregando mi sexo contra su verga, el me dijo después que lo había cabalgado muy rico. Yo misma me provoque yo misma una inolvidable corrida exprimiéndole su verga y lo lleve a su explosión, el tio grito y me tomo de la cintura moviendo el ahora la pelvis de arriba para abajo, luego hubo calma, mi tio estaba como muerto. Yo también me acosté a su lado y su verga con el condón puesto empezó a reducirse de tamaño.

Mi tio me siguió cogiendo todas las vacaciones de ese año, no se cuantas veces lo hicimos, pero fueron bastantes. Hubo días de dos veces. Y también se quedo con mi desfloración de mi ano. Aunque no me gusto mucho, solo lo hacíamos por allí cuando los dos estábamos muy excitados y teníamos mucho tiempo solos.

Luego el empezó a trabajar y yo al colegio. Ahora podíamos vernos menos, pero cuando me llegaba a traer en su auto, me llevaba a un bosquecito que había camino a casa y hacíamos el amor debajo de la sombra de unos arboles. A los quince años tuve novio pero no dejaba de entregarme a mi tio. Tuve sexo con el hasta los dieciocho y como pocas veces sucede, fueron pocos los que sospecharon algo entre nosotros. Finalmente dejamos de vernos. El me enseño todo lo relacionado al sexo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *