Novio bien cornudo

Esto que voy a contarles me costó mucho de asimilar. Resulta que mi noviecita, de 25 años, es muy linda. Es rubia de ojos verdes y muy bajita. Mide apenas 1,50 metros. Siempre le pregunté por sus relaciones anteriores y muchas veces me contó que no había tenido relaciones hasta conocerme, por lo tanto, mi pija (de 14 centímetros) es la única que conoció.

Hacía tiempo que hablabamos de los cuernos, las infidelidades y demás, pero nunca me imaginé que la chiquita me cornearía de la siguiente manera, aunque no quedó muy bien.

Resulta que en el club del barrio llegó un negro de Estados Unidos a jugar en el equipo de basquet. Se llama John y mide 2,15 metros de altura. Una vez le comenté a mi novia lo enorme que era el negro, y ella me contestó: -Enorme debe tener la verga, te imaginás eso!!!!!]] No le contesté nada y ella agregó: -Será cierto lo de los negros? -Querés averiguar? -le respondí_ _No. No, sólo era un comentario.

La cosa quedó allí, pero en mi cabeza quedaron imágebes dando vueltas de mi noviecita con semejante hambre, al que sólo le llegaba al ombligo.

Una semana mas tarde, hubo una fiesta en el club, el equip[om de basquet estaba presente. Yo fui con Yani, y mientras estaba sirviendome una copa veo a mi novia charlando animadamente con el gigante de ébano.Se reía y el negrote tenía que agacharse para hablarle al oído.

Al rato vino a decirme que se iba para casa porque le dolía la cabeza: _Mi amor, yome voy porque me siento mal,- me dijo_ Y se fue, yo estaba con un par de amigos y me quedé charlando con ellos. La ví salir por la puerta del club y a los pocos instantes veo al negro que agarra su abrigo y también se vá. Todo empezó a resultarme sospechoso.

Desidí seguir a mi novia, por las dudas.

Cuando llegué a mi casa, una enorme camioneta estaba en la puerta y no entré por la puerta principal sino por el costado.

Me puse a espiar por una ventana lateral y ví a Yani sentada en un sofá y el negro al lado, hablaban: -No puede ser que seas tan grandote -le decía mi preciosa novia al negro que parecía un gorila al lado de ella-.

-Viste, le dice el negro, muy grande soy y no sabes cuanto.

_A qué te referís? preguntó mi novia inocente.

-A esto _dijo el negro y de un tirón se bajo los pantalones de gimnasia que tenía puestos.

Ante los ojos de Yani apareció una verga gigante, medía como 30 cmtrs de largo y era grueso como el tobillo de ella.

_Dios mío!!!!!-dijo la pequeñita de mi mujercita, no puede ser. Calmate, por favor no quiero saber nada con vos, sos muy grande para mí , me podes lastimar con eso.

-No, No,No, ahora, que te hiciste la canchera en el club, te quedás quietita y te la aguantás, vení chupala.

Mi novia ante la a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *