¡Papá! ¿Pero que haces?

¡Hola mis amores! Muchos me han pedido que les narre la vez que tuve sexo con mi propio padre, sí, soy una chica muy incestuosa; amo a mi hermano, con él lo he hecho infinidad de veces (aunque ahora no porque el ya no vive en mi casa), también mis seguidores saben que con la primer persona con la que estuve en la cama fue con mi tío Gerardo, pero vale los complaceré con esta experiencia que sucedió hace 2 años, les recuerdo que ahora tengo 19 años, de igual forma si quieren seguirme en twitter para estar más en contacto búsquenme como PaulinaTraviesa
Esta loca experiencia empezó cuando yo regresaba de la prepa, mi cajón con mi ropa interior siempre estaba movido, mis tangas estaban mal puestas, de igual forma mis cacheteros, y mis panti, eso se me hacía muy raro, pero siempre le hallaba explicación pensando en que mi madre había ido a revisar para ver si no encontraba nada extraño (ya saben algo de drogas)
En fin, no le daba mucha importancia, sin embargo mi padre si me miraba de una manera muy rara, cada que pasaba frente a él, sentía su mirada libidinosa, me miraba las nalgas, o cuando me abrazaba me pegaba a el de una manera bastante cachonda, no me incomodaba, mi hermano ya me había dicho que mi padre me deseaba, pero no quería creerle, cuando salía de bañarme mi padre me hacía bromas de querer jalar mi toalla o levantármela, pero yo lo veía muy normal, él es un hombre bastante atractivo, en ese entonces él tenía 36 años, ya con algunas canas, pero que lo hacían lucir maduro e interesante, siempre ha sido delgado, pero no lo había mirado con deseo.
Una ocasión al salir de bañarme, olvide la tanga que me había quitado ese día sobre el retrete, al darme cuenta de ello, regrese al baño y me lleve una gran sorpresa, al entre abrir la puerta pude ver a mi padre oliendo mi tanga, metiéndosela a la boca, pasando su lengua por aquella prenda, en lugar de enojarme me excite mucho, ¿era verdad que mi padre deseaba estar conmigo?, ¿o sólo era un fetichista?, continué viendo aquel espectáculo, fue cuando mis ojos se abrieron de la impresión al ver como mi padre sacaba su enorme fierro (la verdad se me antojo comérmelo en ese mismo instante), y comenzaba a masturbarse con mi prenda íntima, no pude más y comencé a masturbarme mientras observaba aquel show, sin embargo decidí retirarme para que no se fuera a dar cuenta, al entrar a mi habitación corrí hacía mi tocador, saque mi dildo y me acosté en la cama para perforarme con aquel objeto pensando que era la verga de mi padre, fue increíble la manera en que deseaba ser fuertemente perforada por su fierro, y tuve un orgasmo bastante delicioso, al terminar, me vestí y fui al baño para recoger el fetiche de mi padre, mi sorpresa fue mayor al notar que mi padre había intentado limpiar su semen de mi tanga, pero no lo hizo bien, así que le ayude un poco con mi lengua, a partir de ese día decidí seducirlo, dejaba a propósito mi ropa interior en el baño, me vestía con shorts diminutos, a veces sólo salía en camisón cuando estábamos solos, o con baby doll para lograr excitar a mi padre.
Lo estuve seduciendo por alrededor de mes y medio, una tarde en la cual nos encontrábamos solos hice lo mismo de dejar una de mis tangas en el baño después de bañarme, espere a que el entrara como siempre por su regalo y deje que pasaran algunos minutos, después me hice la desentendida y al entrar al baño me hice la sorprendida, mi padre tenía una cara de susto, me metí y cerré la puerta.
-¡Papá! ¿Pero qué haces?- dije toda decepcionada de él (obvio yo deseaba verlo así)
-¡Hija!, no es lo que crees- respondió muy nervioso, pero no quitaba mi tanga de su rico pene
-¿Entonces qué es?- yo seguía en mi papel de hija decepcionada
-¡Perdóname!, no le digas a tu madre, hago todo lo que quieras-
-¿Lo que yo quiera?-
-Si hija, lo que tú quieras, pero por favor, que ella nunca se entere-
En eso retire mi toalla, me acerque a su enorme me puse de rodillas y le dije:
-Entonces hazme tuya-
Posterior a eso, quite la tanga, me la puse en la cara, luego tome el fierro de mi papá y lo metí lentamente a mi boca, disfrutando cada centímetro de la verga que me había creado, voltee a ver a mi padre, él tenía una enorme cara de sorprendido, pero se le notaba lo excitado que estaba, así que seguí tragándome ese enorme trozo de carne, pero no espere su reacción posterior
-¿Estás loca?, ¡Eres mi hija!- y me jalo del cabello hacia atrás
-¿Yo soy la loca?, ¿Quién es el que se masturba con mi ropa interior?-
-Lo siento hija, no puedo hacerte esto-
En eso me voltee hacia el lavabo y me incline dejando a la vista mis nalgas y mi panochita caliente
-¡Vamos!, ¡Penétrame duro papi!, ¿O prefieres que se entere mi madre?-
No paso mucho cuando empecé a sentir su enorme fierro entrando por mi conchita
-¡Ni hablar, saliste igual de puta que tu madre!-
Y empezó a perforarme una y otra vez, en momento acariciaba mis nalgas, introducía sus dedos en mi ano, en mi boca o me masajeaba los senos
-Aaaah siiii, más, más, aaaah dale papi, dale a tu hijita aaaah-
-Aaaah mi vida, si toma, toma, tienes una panocha increíble-
Saco su verga de mi interior, me volteo de frente a él, me empezó a besar de una manera muy cachonda, chupo mis senos, jugando con mis pezones, me sentó en el lavabo, abrió mis piernas y nuevamente comenzó a penetrarme.
-Toma mi niña, toma, gracias por este enorme regalo, desde que tienes 15 años te deseo, toma, aaaah-
-aaaah, sigue aaaah aaaah aaaah aaaaaaaaah-
Los gemidos se hicieron constantes y más intensos, yo no pude más y tuve un orgasmo, me abrace fuertemente de él, y me relaje, sin embrago el continuaba cogiéndome, no tenía cansancio, pero después de unos largos minutos él terminó en mi interior, yo estaba muy cansada, y desnuda me llevo a mi cuarto
-Descansa mi niña, descansa-
A partir de ese día el entraba a mi cuarto por las noches, para que se la chupara o hacerme sexo oral, penetrarme tanto por mi ano o mi vagina (esto siempre y cuando estuviéramos solos en casa), se masturbaba con toda mi ropa interior, aunque estuviera limpia, yo me la ponía a veces cuando el terminaba de venirse, y por todo esto el me recompensaba comprándome todo lo que yo pidiera, aunque hace un par de meses ya no hemos hecho nada, y no sé cuál sea la razón, porque yo estoy dispuesta a seguir cogiendo con él, con mi hermano o con mi tío.

Como podrán darse cuenta tengo más experiencias que contarles, pero poco a poco lo iré haciendo, ya saben que contesto sus mensajes, pero por favor también comenten el relato, besos amores, pónganlos en donde quieran… Muack!

8 thoughts on “¡Papá! ¿Pero que haces?

  1. Mm q increible relato mm hasta pajie mm podes encontra en fbckomo Eduardo Martinez tengo floss mias mm x si tienes wathsapp este mi numero +50253623132

  2. WOW, excelente relato, me fascina el incesto, aun que solo lo haya practicado con algunas de mis primas solamente, si quieres platicar sobre las experiencias, por aqui andamos, ademas trate de buscarte en twitter y no te encontre…besos………..me excita que seas tan puta………….

  3. veo que eres algo lujuriosa y tienes bastante experiencia en incesto,enciendes mi imaginacion y excitacio me gustaria leer sobre tu hermano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *