Una dura desvirgacion anal

-Dame duro cabrón-Gritaba yo una y otra vez-Revientambe cabrón! Parteme en dos…

Estaba a cuatro patas sobre el piso, con Jorge arrodillado detrás de mi metiendo duramente su verga grande como un pepino por mi cuevita.

Lo sentía moverse rápida y fuertemente, pero seguía sin ser suficiente para mi, necesitaba algo más, quería más para poder alcanzar la cima una vez más. Llevabamos toda la tarde en esto, cerca de tres horas y todavía quería más, ya había perdido la cuenta de cuantos orgasmos había alcanzado, solo sabía que necesitaba otro, uno más, pero aún con toda su potencia no era suficiente para mi. Me había encargado de darle varios orgasmos a Jorge, varías veces había vaciado su leche en mi, me había tragado varias veces hasta la última gota y con cada enbestida todavía salían de mi concha chorros de semen de las anteriores veces que se había corrido dentro de mi, se arrastraba por mis piernas y ya había pequeños lagos en el suelo donde mis rodillas estaban apoyadas.

-Vamos cabrón! Damelo todo… Toda la fuerza…

-Es toda mi fuerza…

-Ahhhh!!! Haz algo cabrón o no lo voy a alcanzar…

Lo sentí salir de dentro de mi y estuve a un par de segundos de darme la vuelta y darle una cachetada, estaba tan caliente que no podía permitir que se detuviera ahora, no me importaba nada, solo quería que me siguiera dando con todo.

-¿Que mierda haces cabrón…?

Mi pregunto quedó inconclusa cuando sentí la punta de su glande presionandose en la entrada de mi ano, haciendo fuerza para entrar, pero mi culito aún virgen no se lo permitía y comenzaba a sentir el dolor.

-Para cabrón! Por ahí no!

Dije intentando retorcerme, moviendome hacia adelante e intentando alejarme de él.

-Dijiste que hiciera algo zorrita, es lo que estoy haciendo, deja de moverte puta!

Me agarró fuertemente por la cadera evitando que me moviera y presionó más fuertemente su miembro por mi culo, comencé a sentir como entraba cada parte de ella en mi. El dolor ya era desgarrante.

-Hijo de puta! Me vas a partir!

-Callate puta! A menos que vayas a gritar guarradas callate!-Dijo mientras me daba varias nalgadas fuertemente. -Muevete puta! Comienza a mover tu culo zorra! Tiene que entrar todo…

No se como o porque, pero esas palabras me calentaron y comencé a mover mi culito, intentando presionarme más contra él, sentia su miembro haciendose espacio dentro de mi, pedazo a pedazo, entrando poco a poco, hasta que el hijo de puta de Jorge me agarró por los hombros e hizo fuerza dirigiendo mi cuerpo hacia el de él. Su verga entró fuertemente toda dentro de mi, estaba completamente llena y sentía que se saldría por mi boca, sentí sus huevos chocar contra mi concha.

-Ahhhhhh HIJO DE PUTAAAAAAAA!!!!

El dolor fue degarrador, pero en el momento en el que él se quedó quito esperando que mi cuerpo se adaptara comencé a sentir un poco menos el dolor y más placer, sentía la necesidad de que el cabrón se moviera, necesitaba esa fricción.

-Voy a moverme puta, será fuerte y rápido, como lo pediste, así que aguanta…

Se aferró fuertemente a mis caderas y comenzó a salir, sentía como su enorme verga iba saliendo poco a poco de mi, dejandome vacía. Pero después de salir completamente de mi, entró nuevamente de un solo golpe y repitió varias veces la misma acción, fuerte y rápido.

-Cabrón! Hijo de puta!

-Vamos perra! Si estás difrutandolo zorrita, tu culo tenía hambre de mi polla…-Mientras hablaba sentí su mano hundiendose entre mis piernas e intruciendo un dedo en mi rajita

-Ahhh…

-Ves zorra! estas toda mojada, empapada…-Sacó su dedo y lo introdujo en mi boca, pude sentír el caracteristico sabor de mis fluidos mezclado con su semen de las corridas anteriores-Chupa puta! chupa fuerte!

Cumplí con su petición mientras el seguí taladrando mi orto. Luego arrancó sus dedos de mi boca e introdujo fuertemente tres por mi concha

-Ahhhhh

El gemido que solté fue tan fuerte que estaba segura de que todos los vecinos ahora sabían lo que hacíamos, pero no fue nada comparado con el gemido y la zarta de palabras que solté cuando el hijo de puta metió todo su puño dentro de mi

-Cabrón! Vas a matarme!

-Si puta, pero de placer…

Estaba clavandome su verga fuerte y rápido por el culo mientras se cogía mi coño con todo su puño, no hay nada más erótico que eso y las palabras de Jorge diciendome puta, perra, zorra en mi oido

-Damelo perra! Correte de una vez que no aguanto más, sino te quedarás…

-No hijo de puta! No me dejes así…

-No voy a aguantar más puta!

Sentí como con una última estocada de su verga comenzaba a vaciar toda su leche dentro de mi. Al sentír el calor dentro de mi cuerpo y como poco a poco retiraba su verga de mi orto, sentí como la leche comenzó a salir de mi culo y mientras el cabrón seguía partiendome la concha con su puño me corrí en medio de un fuerte gemido, como nunca antes me había corrido, el cabrón se acostó debajo de mi y comenzó a succionar todos los liquidos que salían de mi concha, incluyendo los restos de su corrida.

-Hijo de puta…-Susurré mientras caía sobre él, con mi concha sobre su cara, sin duda el cabrón me prepararía para otro asalto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>