Asesoria paternal

Historia ficticia. Mi nombre el Katherine tengo 24 años y me fascina el sexo.

La verdad que como mujer no puedo negar que la idea de tener relaciones sexuales con mi hijo (Gabriel) de 12 años me excito muchos años, cuando me case por segunda vez la iniciacion sexual de mi hijo era inminente. Senti el deseo de hacerlo yo pero el temor que de ser descubierta por Raul (actual esposo y padrasto de Gabriel) o por la ley por corrupción de menores, no me lo permitio.

Gabriel era muy sexual, le gustaba tocar a las niñas del colegio, siempre preguntaba para excitarse aunque ya sabia las respuestas y en varias ocaciones lo sorprendimos espiandonos o oculto debajo de la cama mientras culiabamos.

Converse con Raul sobre el tema y le pedi que fuera el encargado de esa mision, yo no sabia ya que hacer! Raul penso y planeo por una semana lo que haria, ambos acordamos que no seria yo (por el momento) asi que llamamos a varias prostitutas pero no aceptaban al saber que se trataba de un menor y que seria en nuestra casa, supongo que por temor a una trampa de la policia o una camara escondida. Una mañana mientras desayunabamos empezamos hablar, Gabriel dormia aun, nuestra sirvienta escucho la conversacion y pregunto que cuanto se pagaria por ese trabajo! A lo que los tres acordamos la fecha, seria el dia siguiente en la mañana.

Esa mañana desperte a Gabriel, le di un beso y dije: “Hoy sera un hombrecito, tu papa y yo te ensellaremos como satisfacer a una mujer”, sus ojo de lujuria se clavaron en mis pechos y note como su pene se levanto bajo su pijama, en ese momento Raul trajo a Liliana a la habitación, Raul y yo no alejamos unos metros de la cama mientras Liliana desnudaba a Gabriel, ese momento mis labios empezaron a mojarse como nunca. Liliana tomaba con sus manos el pene de mi hijo, lo acariciaba y frotaba sus testiculos con una ternura incomparable, luego desabrocho su traje corto y se quedo en una tanga semitransparente. Mi hijo se encontraba sentado en el borde de la cama y la sirvienta le lamia su pene, estimo que seis pulgadas de carne al punto de estallar, no pude evitar acercarme y acariciar el pecho de mi hijo para relajarlo, luego acaricie sus muslo y termine arrodillada al lado de Liliana alternandonos el pene de mi pequeño hijo, ese momento estaba ida, flotaba de lujuria y cuando bu! sque a Raul con la mirada, mi gran sorpresa.. estaba detras de la sirvienta dandole por el chocho y acariciandole las nalgas como me lo hace a mi. Al venirse mi pequeño hombrecito todos sonreimos, Liliana se acosto boca arriba para que mi hijo lamamara asi que Raul me tomo de ejemplo y le explico a Gabriel como hacerlo, tuve un intenso orgasmo que me dejo semiinconciente, cuando regresaba en mi pude ver como mi hijo mamaba a la sirvienta mientras esta le mamaba el huevo a mi marido el cual era el que mas se divertia, la verdad nunca le habia conocido de esa manera. Tome a mi hijo y guie su pene con mi mano hacia el chocho de Liliana la cuando estaba inundada en sus jugos, la penetro con facilidad y empezo a moverse como un loco yo me coloque detras de el y guiaba sus movimientos mientras tocaba sus suaves muslos. Gabriel se vino dentro de la sirvienta y lo coloque en la cama para cabalgarlo, su ereccion se mantuvo y pude introducir si pene en mi maternal agujero deseoso de! su carne, senti un climax y volverme loca, lo menee con pasion y me vine en ese momento me apoye en su pecho, derepente senti el pene de Raul en mi ano y me dispuse a realizar una de mis anheladas fantasias, una doble penetración, creo que fue el orgarmos mas rapido y fuerte de mi vida, ambos se vinieron en mi interior, permanecimos haciendolo por dos horas, luego nos bañamos.

Esa semana despedi a mi sirvienta y la tengo ahora tiene libre los domingos, porque los domingos son para pasarlo en familia!

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *