Comienzo de una buena amistad

Hace cuatro años empece a trabajar en una multinacional, trabajaba de comercial y visitaba muchos clientes al cabo del dia.

Con unos clientes me llevaba mejor que con otros y la verdad es que tuve desde el principio una buena relacion con Santi y Vero.

Las cosas iban bien como clientes, ella conmigo se mostraba muy simpatica, incluso cariñosa, cosa que a Santi, parecia no importarle mucho.

Yo tenia veinteseis años, Santi treinta y cinco y Vero veintiocho.

Vero, era guapa, no muy alta, un pelin gordita y con buenos pechos.

Un dia que quede en ir a cenar a su restaurante, me invitaron a tomar luego una copa por los alrededores cosa que acepte.

En un momento que Vero, se fue al servicio, Santi me dijo, mi mujer esta loquita por ti, yo le dije a ti no te importa.

El me dijo, ya hemos realizado varios intercambios y Vero es muy ardiente y no me importa que disfrute con otros hombres, ya que yo tambien disfruto con ella.

O sea que le dije sin cortarme, os gustan los trios, no?

En ese momento vino Vero y dijo que hablais, que cuando me habeis visto venir os habeis callado.

Santi dijo, nada le decia a Mario, que eres muy viciosa en la cama, la agarro del culo y se la llevo hacia ella.

Vero dijo, si, pero no tienes porque poner en un compromiso a Mario, sino quiere, no quiere. Yo respondi rapidamente quien a dicho que no quiera.

Entonces Vero, se acerco hacia mi y agarrandome el paquete, me dijo al oido, hoy me van a follar dos buenas pollas.

Nos reimos los dos, nos tomamos las copas y nos fuimos a su casa.

Por el camino, me morreaba con Vero, mientras Santi andaba solo a una distancia prudencial, para no llamar la atencion. Antes de llegar a su casa, me apoye en un coche y me la acerque hacia mi, meti la mano por debajo de su minifalda y la quite las bragas, la toque un poco el coño, ya era tarde y no habia gente en la calle. Estaba mojada, cuando pasaba Santi a nuestro lado, le dije toma Santi, las bragas de la cachonda de tu mujer. Las lamio con deleitacion, mientras yo ya la habia metido tres dedos en el coño a Vero.

Se corrio enseguida y seguimos hacia su casa.

Cuando subimos, se apresuro a desnudarme, mientras Santi, hacia lo propio con Vero.

Yo estaba excitado y cuando me quede en pelotas, Vero vio un buen rabo dispuesto a satisfacerla, mientras Santi, habia ido a por unas copas, cuando vino vio a Vero, sola con el sujetador y mamandome la polla como una loca.

Santi dijo, que prisa teneis joder.

La dije para que estoy muy excitado y me voy a correr enseguida, no paro acelero, cuando me iba a correr la avise, pero la dio igual, se trago toda mi corrida como una ninfomana.

Se levanto y dijo, ahora voy a por ti Santi, quiero que me folles, mientra Mario se recupera.

Yo mientras Mario se la follaba,yo la chupaba los pechos, pues la quite el sujetador, Vero, se puso a cuatro patas,

Santi detras y yo debajo, la chupaba las tetas bamboleantes.

Se corrio un par de veces con las embestidas de Santi, antes de Santi la inundara el coño de leche.

Se puso de pie y mientras goteaba esperma por su coño, hizo algunas gracias, mientras bebiamos la copa y dijo, os he dejado fuera de juego enseguida. Yo sabia que lo decia para picarnos.

Yo la dije si quieres ahora te doy yo por culo, mientras se la chupas a Santi.

Dijo ahora vengo, se fue a la habitacion a por un masturbador anal y se lo empezo a introducir con la ayuda de la vaselina, mientras la acariciabamos el coño y la morreabamos. Con esa vista no tardamos en estar excitado.

Yo la dije quitate esa mierda de pene de goma, que ahora vas a recibir carne.

Yo me tumbe en el suelo, ella encima de mi, se la iba metiendo poco a poco en su culo, mientras, se la chupaba a Santi.

Yo ya sabia que iba a aguantar mas, por lo que la dejaba hacer a ella, le chupaba la polla a Santi como si fuera un chupachups que queria comerselo lo antes posible.

Cuando tuvo mi rabo dentro, empezo practicamente a saltar, yo no me lo creia, como la entraba y salia mi polla de su culo, se notaba que la habian dado bien por ese sitio.

Se corrio dos veces, a mi reconozco que no me quedaba mucho, por lo que la dije te voy a llenar el culo de leche, en ese momento, Santi la regaba la cara con su corrida y gritaba llename el culo ahora, que me corro otra vez contigo, acelero los movimientos y me corri dentro de su culo.

Nos movimos despacito, cuando me incorpore, se apresuro a limpiarme las gotitas que quedaban en mi pene ya flacido.

Eran las dos de la mañana y al dia siguiente habia que currar, por lo que me vesti, la di un beso y un apreton de manos a Santi y le dije si quereis que lo repitamos no teneis mas que decirmelo.

Vero dijo asi lo haremos.

Me fui para casa todo contento. Sabia que iba a disfrutar durante una buena temporada de sexo.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *