Con mi amigo

Conocí a un chico de mi edad (yo tengo 20) en el gimnasio, en la sala de máquinas.

Fue por simple coincidencia ya que nos teniamos ya muy vistos.

Él acostumbraba a llevar esas mallas que lo marcan todo, osease culo y paquete, y era un buen paquete porque lo había podido ver en el vestuario.

Todo él estaba bien bueno, quiero decir que tenia un buen cuerpo y yo, de costumbre hetero, ya me habia pajeado con su imagen varias veces.

Con el tiempo nos fuimos conociendo más y ganamos confianza y al fin me invitó a su segunda casa, la típica casa de verano a pasar un fin de semana aprovechando que sus padres no estarían (era hijo único). Fuimos en su coche y tardamos unos 45 minutos en los que hablamos de muchas cosas. El dia pasó rápido y llegó la noche.

La casa era en realidad un piso y bastante pequeño, justito hasta para tres personas que eran ellos, habia dos dormitorios un lavabo, cocina, comedor, y una terraza bastante respetable, y estaba cerca de la playa y por esas fechas era verano. La habitación de matrimonio estaba como un trastero, lleno de cajas y muy desordenada, eso era porque se acababan de mudar allí según me dijo mi amigo, por lo que tendriamos que dormir juntos en la misma cama y me dijo si no me importaba.

Naturalmente dije que no pasaba nada y me vino a la cabeza su imagen con las mallas con todo el paquete marcandose con precisión.

Siempre me habia preguntado que pasaría si un dia se le poniese dura porque creo que todo el mundo que mirase se percataria.

Yo no pensaba en absoluto en niguna aventura, una cosa es imaginación pero en la realidad yo no hubiera hecho ningun paso para provocar nada con ningun otro tio.

Terminamos la cena y después de ver la tele nos fuimos a dormir. Todo el dia venia haciendo calor y la noche no iba a ser distinta por lo que los dos nos pusimos sendos pantalones cortos y nada por encima, el muy cabrón tenia un cuerpo muy bien formado, el mio no está mal pero había poca comparación.

La cama era individual y eso se notaba pues nos estiramos muy próximos, tocando brazo con brazo, los primeros minutos los dos estabamos mirando el techo y hablamos un poco pero mañana nos levantariamos temprano por lo que él se giro de cara al colchón y dijo buenas noches.

Yo me acostumbro a mover bastante al principio hasta que no encuentro la posición adecuada y más con ese calor que me desveló un poco.

A los veinte minutos, con él aparentemente dormido yo todavía no habia conciliado el sueño, él estava de lado mirando hacia fuera y yo me puse igual pero mirando hacia dentro y cerré los ojos a ver si por fin me dormía.

Él se movía poco pero con cierta frecuencia, y en uno de esos movimientos empezé a sentir como su culo presionaba mi polla yo pensé por accidente, yo intente tirarme para atrás pero no habia demasiado espacio y él parecía dormir plácidamente, él se iba moviendo suavemente y me estaba empezando a excitar muchísimo y mi polla empezó a crecer tímidamente abriendose paso a través del pijama.

Con la excitación renuncié a levantarme para ir al lavabo o algo así y pensé que él dormido no se daría cuenta. Mi polla al fin se puso totalmente dura mientras él iba moviendose y yo no pude contenerme y empezé a moverme también como si le estuviese dando por el culo naturalmente con movimientos muy suaves, él estava bastante inclinado y todo eso me estaba poniendo muy caliente, y de repente noté como se bajaba el pijama sin parar de hacer esos movimientos y mi sorpresa fue total pues para nada estaba dormido, con todo a casi oscuras yo también me bajé el pijama y noté como mi polla tocaba la superfície de su culo, y él abrió su culo y me fue presionando entrando cada vez mas mi polla hasta llegar al ano y yo empezé a introducir primero el capullo siguiendo hasta que toda entró y empezé a follarle con nuestro único punto de contacto en esa penetración puesto que yo no habia variado mi posición de «dormido».

Noté como él de mientras se estaba masturbando y los dos no tardamos mucho en explotar. No dijimos nada y nos dormimos pronto hasta el despertar de la mañana siguiente.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *