El culo de mi cuñada

Estaban un dia hablando mi mujer y su hermana menor, Monica.

Ella hacia 5 años que estaba sin pareja y justamente la conversacion trataba de eso. Monica se quejaba de su soledad, su falta de caricias y de un hombre, pues a sus 29 años no habia pasado de algunas caricias atrevidas con algunos antiguos amores.

Y la veraddera experiencia sexual, como ya era obvio, a su edad le hacia falta.

Siempre me gusto su hermoso cuerpo, unos senos no muy grandes y bien firmes y lo mejor de todo es su hermoso y enorme culo: nalgas redondeadas, firmes y paraditas. El trato entre nosotros siempre fue muy cercano. Ella nos visitaba constantemente y muchas veces se quedaba a dormir en casa. Hablabamos de todo pero muy poco de sexo. sim embargo en esos dias estaba ella especialmente caliente y podia notarlo en sus miradas, sus roces y sus insinuaciones, todo esto casi inconcientemente pero que no podia ocultar.

Luego de escuchar la conversacion que tuvo con mi mujer, decidi que era el momento de lograr todo lo que siempre he deseado.Me excito mas el enterarme que aun era virgen y que todo era a causa de que sus antiguas parejas no supieron abordarlo, al insinuar muy prontamente que querian penetrarla por su precioso culito, a lo cual ella se negaba rotundamente por miedo a sentir dolor. Esto se convirtio en un reto para mí.

Al llegar la noche, como casi siempre, mi mujer se fue a acostar antes que nosotros y como siempre ocurre en esos casos, no quedamos en el sofa mirando la television.

La conversacion de lo muy amigable que siempre era fue derivando hacia el sexo. Monica preguntabaa cerca de mi relacion con su hermana y yo aprovechaba para calentarla aun mas, contamdole intimidades y detalles candentes de nuestra relacion.

El maximo de su calentura llo pude notar cuando le contaba a cerca de lo mucho que disfrutaba mi mujer cuando la penetraba por el ano, aun a pesar del tamaño de mi pene (considerado grande)que Monica ya habia notado hacia tiempo. No hizo ningun gesto de desagrado al escuchar y mas bien cerro los ojos y se llevo una mano hacia su entrepierna…esa fue la señal!!!

Me acerque casi sin hacer ruido y mientras ella se sobaba, tome su mano y la acerque hacia mi entrepierna colocandola encima del bulto que luchaba por romper el pantalon. Ella al sentir lo duro que estaba, comenzo a rozar y apretar con fuerza mientras se mordia los labios.

Me acerque y la bese apasionadamente a lo que ella respondio con una pasion inuscitada. Nuestras lenguas se acariciaban y recorrian nuestras bocas en un intento de darlo todo.

Recorria con mis manos todo su cuerpo, acaricie su espalda y solte su brasier pasandoa acariciar sus bellos senos con los pesones duros y vibrantes.Le saque la blusa y quedaron ante mi los sus hermosos senos, los cuales acaricie primero con dulzura y suavidad y luego estrujando fuertemente, provocando en ella gemmidos ahogados de placer. Luego chupe y mordi cada parte de sus pechos, succionando fuertemente uno de sus pesones mientras friccionaba el otro. Ella se contorcionaba como poseida y solo susurraba palabras de amor y placer.

Su inicial timidez fue cambiando en un arrebato de placer hasta ese momento desconocido para ella. Sus manos se dirigian con desesperacion hacia mi pene aun encerrado por el pantalon. Al notar los frustrados intentos que ella hacia por bajarme el cierre del pantalon, me separe por un instante de sus senos y procedi a liberar mi pene bajandome el cierre y sacandolo con cierta dificultad pues el tamaño que habi alcanzado no lo dejaba salir tan facilmente. Al tener fuera y libre mi pene a punto de estallar, Monica lo miro y lo cogio con cierta inocencia. una vez entre su mano lo apreto comenzo a acariciarlo con cierta fuerza. Sus carnosos labios humedecidos em provocaron darle un apasionado beso al cual ella respondio con desesperacion mientras apretaba mi pene y luchaba por llegar hasta mis testiculos. A partir de ese momento toda la timidez e inexperiencia desaparecieron de la dulce Monica y con descontrol y pasion se abalanzo sobre mi pene hasta meterse mas de la mitad en la b! oca. Crei morir de placer, chupaba y succionaba como si lo hubiera hecho siempre, pasaba su lengua por todo mi pene tartando de llegar a las bolas, lo que impedia el pantalon que aun llevaba peusto, mordia suavemente y jugueteaba con la cabeza del pene, llegando a provocarme oleadas de placer.se lo sacaba y metia en la boca haciendo rozar en todo mi pene su lengua, labios y dientes. Chupaba el pene como una diosa, estba ya a púnto de venirme mientras pensaba que seria un desperdicio hacerlo pues lo que queria era derramar mi leche en su enorme culo. En eso pensaba, sin poder resistirme a su chupada, cuando de pronto unos ruidos en la habitacion interrumpieron la labor de Monica. Era mi esposa que se levantaba seguramente para ir al baño.Monica se paro rapidamente dirigiendose hacia la cocina, olvidando en la desesperacion su blusa y brasier sobre el sofa.

Mi esposa aparecio y me saludo desde la peusta de la habitacion,preguntandome pro su hermana. Respondi que ya se habia ido a dormir. Se dirigia hacia mi y al evr el peligro de que descubra la ropa de su hermana, me pare a su encuentro y en forma juguetona la agarre de la cintura y la bese. Ella correspondio comenzamos a acariciarnos. Le levante la bata de dormir y le sobaba las nalgas y la vagina. Ella excitada se arrodillo y comenzo a chuparme el pene. descubri a Monica mirando desde la puerta de la cocina y sobandose los senos. Cogi a mi mujer de la cabeza e hice como que la penetraba por la boca.

Nuestra excitacion iba en aumento y decidi parar ahi, pues lo qe yo queria era cogerme a mi cuñada.

Bese con ternura a mi esposa y le dije que terminaria de ver la pelicula y que luego iria al cuarto a terminar con lo que habiamos empezado. Ella acepto y luego de ir al baño se volvio a encerrar en la habitacion.

Apenas hubo cerrado la puerta, me dirigi hacia la cocina. al entrar. Monica se valanzo sobre mi dandome un tierno beso. Estando parados, le desabotone el Jean que traia puesto, logrando profin meter mis manos entre su ropa interior y acariciar auqellas nalgas que tanto tiempo desié. Las sobaba con pasion, cogia cada una entre mis manos, rozaba mis dedos en la entradade su pequeño orificio y porfin baje su calzon y su pantalon hasta sus rodillas. Ella ya habia sacado mi pene y trataba de colocarselo en su vagina. Procedi a sacarme el pantalon, dejandolo tambien a la altura de las rodillas y asi con nuestros sexos libres, nos unimos en un tierno abrazo. Nuestros cuerpos luchaban por mantenerse unidos y yo cogiendo entre mis manos su enorme culo empujaba su cuerpo hacia mi, haciendo presion mi pene contra su clitoris. Era algo salvaje, desenfrenado y lleno de amor.

Por fin, Monica pronunciaba lo que tanto tiempo queria oir: —-Penetrame! Penetrame…por favor!!

Con el pene a punto de reventar, procedi a meterselo por su virginal vagina. La labor era dificultosa pues ella no podia abrir bien las priernas debido al pantalon. Queria quitarse elñ pantalon pero se lo impedi diciendo que en cualquier momento podia aparecer su hermana. Ella acepto esto, con gran alivio para mi pues lo que queria era cogerla por el ano.

Seguimos asi un rato mas, sobando mi pene contra su clitoris, lo que la excitaba aun mas.

Luego le propuse que se voltee. Ella imaginando lo que intentaba me rogo que no tratara de meterselo por su recto. Le dije que no lo intentaria y que lo queria era penetrarla por la vagina y que desde atras seria mucho mas facil.

Acepto darse vuelta y tuve ante la mas bella vision que que jamas he tenido. Aquel enorme, firme y hermoso culo totalmente a mi disposicon. Con Monica apoyada en la mesa y levantando sus nalgas hacia mi, me pegue a ella y sobaba mi pene por cada parte de su culo, mis bolas rozaban sus nalgas y mi enorme y erecto pene se introducia en la ranura que formaban sus nalgas. Lo sobaba de arriba a abajo apretando con ambas manos sus enormes nalgas. Ella gemia excitada y se iba calentando cada vez mas mientras yo sobaba sus senos y estiraba sus pesones.

Luego cologue mi pene entre sus piernas y baje mi mano para tratar de introducirlo en su vagina. La opreracion resulto un poco dolorosa para Monica úes la resistencia desu virginidad, le hacia dar leves suspiros de dolor y excitacion. Yo aceleraba aun mas su calentura rozando sus clitoris con mi mano. Sus liquidos escurrian y su clitoris duro y erecto eran signos de su total excitacion. Se contorsionaba violentamente ahogando gritos de placer. Mi pene resbalo hasta sus nalgas y ella seguia moviendose ya casi sin control. Con la mano que tenia libre cogi mi pene y procedi a buscar la entrada de su pequeño agujero anal. Ella se daba cuenta de esto pero el placer la poseia de tal froma que no podia resistirse y parar. Con un dedo palpe la entrada a su ano y hacia alli dirigi mi pene. Coloque lacabeza del pene justo en su huequito mientras seguia friccionando su clitoris y con ella poseida por el palcer procedi a empujar logrando que entrara la cabeza de mi pene y un poco mas. Un! pewqueño grito y el dejar de ,moverse fue la reaccion de Monica ante lo que habia ocurrido. Sin darme por enterado segui sobando su clitoris y metiendo mis dedos en su humeda vagina y todo intentos de protesta por párte de Monica, iba cediendo. Casi sin moverse tartaba de aguantar el placer que sentia. Se mordia los labios al sentirse clavada por el culo. En un momento y con rapidez la agarre de las caderas y le clave toda mi estaca por su hastaese momento, virgen anito. Ella se quedo paralizada y yo en un instante de placer supremo al sentir lo estrecho y claientito de se ano. Le bese la oreja y el cuello buscando sus labios los cuales los encontre mordiendose y aguantando el dolor.

Una lagrima comenzo a rodar por su mejilla debido a la penetracion de que habia sido objeto…

-Me duele!!!, fue lo que lacanzo a decir.

Senti compasion y la duda entre retirarme o seguir.

La acricie sin decir palabra y la tension de su cuerpo fue cediendo lentamente. Llegue de nuevo a su vagina y al rozar su clitoris, un suspiro salio desde el fonde de ella.

Segui excitandola sin mover mi pene de su ano y le pregunte si queria que se lo saque. Me respondio que no.

El dolor estaba pasando a convertirse en placer. Sus movimientos de cintura comnezaron y mi pene empezo a entrar y salir por el estrecho conducto anal de Monica.

Luego de un momento de penetrarla de pie, le propuse que se arrodillara. Saque mi pene lentamente y ella acepto la propuesta.

Se arrodillo y tuve ante mi otravez, la hermosa vision de su culo, esta vez ya penetrado por mi. Lo bese y acaricie con pasion y otra vez las magicas palabras: -Penetrame!! Penetrame!!

Coloque la cabeza de mi pene a la entrada de su ano y se lo meti, eschuchando un AYY!! por parte de Monica que denotaban el dolor que sentia. Lohgre ingresar la mitad de mi pene con mucha suavidad, la cogi de la cintura y se lo clave hasta el fondo. Ella arqueo su cintura levantando la cabeza y lanzando otro suspiro mezcla de pasion y dolor.

Empece un ritmo violento de penetracion y Monica correspondia con ritmicos movimientos hacia atras y adelante. Sincronizamos en un perfecto instante de placer. Mi pene entarba y salia por su estrecho ano. Fueron minutos de maximo placer hasta que profin solte un largo chorro de semen dentro de Monica. Clave mi estaca hasta los testiculos y seguia inundando su interior con mis liquidos. Sauqe y meti unas cuantas veces nas, ahora con suavidad. Con mi pene dentro de su culo, la levante de los hombros y los dos arrodillados comence asobar su clitoris con mis manos, metiendo mis dedos en su vagina. No tardo mucho en estallar en un gran orgasmo y con suspiros y jadeos apretaba mi pene aun dentro de ella.

Fue maravillosa nuestra primera experiencia, hasta hoy seguimos haciendolo y ya no hay parte de ella que yo nao haya disfrutado.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *