En casa

Recuerdo en especial un DIA en que mi prima, Maria, y yo terminábamos de ducharnos, para ir a la cama. Tendríamos entonces mas o menos entre 12 y 14 años, soy muy malo recordando fechas, el caso es que ella salió para secarse, y yo mientras me quede mirando su hermoso trasero, a pesar de la edad ella tenia unas tetas casi tan grandes como su madre mi tía, y un culo respingon duro y sabroso, pero aun no le habían salido pelos en su pubis, aunque ya era una mujer, por lo que pude saber días antes, ya era toda una mujer pero sin pelos, lo que a mi me excitaba, por que aunque la había visto desnuda muchas veces, y nos bañábamos juntos, nunca la había mirado como mujer, si no como un compañero de juegos. El caso es que mi pequeña verga, se había puesto dura, y empecé a masturbarme, mientras ella se peinaba frente al espejo, con el culo al aire, y con sus pechos saliéndose por los costados, porque ya digo que eran enormes para su edad, y su apenas 1,60 de altura. En eso cuando abren la puerta y entra mi tía, su madre, que iba a ducharse. En aquella época no teníamos mucho dinero, por lo que solíamos ahorrar en lo menos necesario, así pues no teníamos pijamas, y dormíamos solo con una camiseta grande, de esas que venden en los mercadillos, y para gastar menos, mi tía, solía comprar bragas a granel de varios tamaños, y como eran mayoría a mi me tocaba ponerme braguitas, cosa que no me importaba, por que solo las usaba en casa, cuando había que ir a la calle o al colegio, no llevaba nada.

-.Ya estas seca cariño, -dijo ella.

-.Si mama, -.pues ponte la camisa y a la cama.- la dio un beso en los labios, y cariñoso azote y se fue.

-.Pero que haces en la ducha todavía, venga ven que te seco.-yo todavía estaba empalmado, pero salí, puesto que no era la primera vez que me veía así, pero me sentía un poco vergonzoso, ella solo llevaba puesto una camisa de las que se abrochan por delante y no se había abrochado todos los botones, y mientras me secaba, se agachaba podía verla las tetas, hasta los pezones que les tenia duros y rosados. A medida que me secaba la no te que su respiración se hacia mas rapita y profunda.

-.O cariño, como se te a puesto el pito, así no puedes dormir, ven acércate.- se sentó en el retrete, que no tenia tapa, por que se había roto hacia unos días, y cogiendo me por la cintura, me acerco hacia ella, haciendo que me sentara sobre sus piernas a horcajadas, con mis piernas separadas, de manera que mi pene quedo a la altura de su ombligo mirando hacia arriba mas tieso que antes, sentado sobre sus muslos, notaba en mis nalgas su piel caliente y suave.

-.Sabes que tu prima ya es una mujer, verdad, -dijo mi tía.

-.Si eso creo, -.quieres ser tu un hombre ahora? -.Bueno -dije yo.-cogió mis manos con la suyas y las puso sobre sus muslos muy cerca de sus braguitas, muy blancas y ceñidas, poco a poco fue introduciéndolas entre sus piernas y acercándolas mas, hasta que las dejo pegadas a su coño, que note que estaba muy caliente y las braguitas un poco húmedas, yo estaba tenso, nervioso, con el corazón a toda maquina, la situación me excitaba a la vez que atemorizaba. Con una de mis manos empezó a tocarse la raja, y mire hacia abajo, y vi que la braga se mojaba mucho, y que se trasparentaba toda su raja, sus labios, y vi que no tenia pelo allí, solo pude ver un poco por encima de su vajina porque con el roce se había bajado la braguita. Al darse cuenta de que yo estaba mirando, ella dijo,-te gusta lo que ves,- si – dije, y sin soltarme se abrió la braguita, un poco, y me metió la mano dentro, frotando mas fuerte, aquello estaba muy mojado, caliente, y tenia un olor que casi me marea, ella seguía frotando mi mano contra su rajita, muy fuer! te y muy rápido, hasta que de repente paro, cerro su piernas sobre mi mano, mientras ella se estrujaba los pecho, y se pellizcaba los pezones a trabes de la blusa, en eso estaba cuando, note en mi mano como su vagina se contraía y se dilataba, expulsando, un liquido caliente y viscoso. Mi polla estaba que explotaba, saque la mano de dentro de sus piernas, para masturbarme, y ella me la separo, dejándola en sus muslos, y entonces se desabrocho la blusa, y se quedo con las tetas la aire, pude ver entonces su pezones, eran enormes casi tan grandes como la falange de mi dedo, mi verga estaba que se salía todo, fue entonces cuando ella me agarro por el trasero, y separo sus piernas bruscamente, por lo que casi mi caigo, si no llega a se por que ella antes me había cogido por el culo, yo en un impulso instintivo, me abalance a su cuello para agarrarme, al tiempo que ella me empujaba por detrás, el choque de mi polla con su vientre fue tan fuerte que con las sensaciones que había sen! tido, junto con sus manos aprisionando mi culito, y la sensación de su pezones en mi cuerpo, me corrí encima de ella, me agarre fuerte a ella, mientras me ayudaba a correrme, subiéndome y bajándome, sobre su vientre, yo me quede sin fuerzas, rendido, y tan relajado, que sin darme cuenta, me empecé a orinar, yo no podía hacer nada, estaba como ido, y mi tía al darse cuenta, me dijo,-no pasa nada cariño, tranquilo, -y me acariciaba la cabeza, y la espalda, mientras yo me desahogaba, sobre ella. La meada fue de campeonato, la verdad.

-.Lo siento tía, no pude aguantarme.

-.No te preocupes hijo, no es nada, mira yo también tengo ganas, mira,-me separe un poco de ella, y vi sus braguitas toda mojada, y como se las separaba para dejar libre el chorro, y al tiempo que hacia pis, me cogía la vergita, y la puso debajo de su chorro, y los dos nos echamos a reír como descosidos.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *