La noche del bebe

Mi historia sucedió hace casi tres años este mes. Mi nombre es Dora y el nombre de mi marido es Rafael. Me considero atractiva y haber tenido siempre buen cuidado de mí. Estoy orgullosa de que mi marido dice que sus amigos siempre le dicen que están envidiosos por que él me tiene. La mayoría de los hombres encuentran mi cara bonita, pero mis pechos grandes (34d), mi estómago plano, y especialmente mi firme trasero y piernas bien torneadas consiguen la mayoría de la atención, aunque tengo que admitir que nunca visto realmente para mostrar mi cuerpo. No soy anticuada sino que siempre he vestido conservadoramente. Nos conocimos en nuestros años de la universidad y casamos poco después de la graduación. Yo seguía siendo virgen hasta nuestra noche de la boda, era algo que mi marido había insistido en la consideración de su educación conservadora. Él es un hombre de negocios exitoso así que realmente no ha sido necesario que yo trabaje. Aun así trabaje algunas horas en uno de sus negocios por algunos años hasta que decidimos que era hora de comenzar nuestra familia. También somos católicos así que hasta entonces utilizamos el método del ritmo como control de la natalidad por lo tanto nunca he utilizado la píldora. Después de intentar por dos años sin resultados decidíamos que era hora de buscar ayuda profesional. Fue así que experto determinó mi hora más fértil para concebir, así mi marido estaría siempre en casa para embarazarme. Desdichadamente, no hubo suerte. Pasamos por todas las pruebas que se dan a las parejas en nuestra situación y aprobamos, pero la cuenta de la esperma de mi marido era una poco baja. Elegimos no hacer caso de los que sugirieron que adoptáramos o que consideremos la inseminación artificial. Lo último mi marido dijo que él nunca podría admitir, en vista de sus viejos valores formativos y orgullo masculino. Sabiendo la cantidad de tiempo que toma y los problemas implicados con la adopción dejamos de interesarnos en esta opción.. Acabamos por seguir intentándolo. Eventual encontramos un doctor que tenía muy buen éxito con otros y decidimos consultarlo. Después de examinarnos él nos dijo que no había realmente algo mal con cualquiera de nosotros y nuestros encuentros serian buenos si cambiáramos la periodicidad de nuestros acercamientos. Él dijo que nosotros lo habíamos intentado con demasiada frecuencia, una equivocación que muchas parejas cometen en nuestra situación. Él sugirió que nos abstuviéramos del sexo por cerca de seis semanas y así dejáramos que la cuenta de esperma de mi marido se acumulara lo suficiente, conjuntamente se me aplicaría a mi frecuentemente una fuerte droga de fertilidad. Entonces en la época más fértil de mi ciclo deberíamos de intentarlo otra vez. Tengo que admitir que tuvo sentido. Al verificar el calendario nos encontramos con la agradable sorpresa que el día propicio para nuestro encuentro sexual coincidía con la boda de un amigo de la preparatoria de Rafael, era un evento al cual deberíamos atender. ! Era perfecto, una noche en la cual podriamos salir a divertirnos y realizar nuestro sueño de embarazarme. La marcamos en el calendario como nuestra » noche del bebe «. Además había otro detalle que determinaría la importancia de esa noche. Mi marido es un hombre de negocios muy agresivo y un antiguo amigo y rival de negocio viajaría a nuestra ciudad para también estar en la boda. Su nombre era Samuel. Habían sido buenos amigos, pero eran muy competitivos e intentaban siempre ganarle el uno al otro. Parecía como que cada uno tenía siempre algo el otro deseaba y ambos eran igualmente exitosos en la vida se habían dejado de ver algún tiempo atrás. Por lo tanto Rafael admitió que pensaba utilizar la boda como oportunidad de limar asperezas con él. Aunque le había visto solamente en un par de ocasiones sabía que su lazo con Rafael se había refrescado y apenas comenzaban recientemente a hablar otra vez. Pero de todos modos, ésa no era mi preocupación, por lo menos eso pensaba yo. En las siguientes semanas Rafael había estado trabajando horas extras y casi cada la noche ambos terminábamos algo frustrados por no tener sexo, las seis semanas se! convirtieron en las más largas de mi vida. Siendo la noche de la recepción mi tiempo más fértil decidí poner algo de mi parte comprando un nuevo vestido muy diferente a los que normalmente utilizo para sorprender a Rafael. A él siempre le a agradado presumirme ante todos sus viejos amigos así que sabía que él aprobaría de mi nuevo look. Él siempre está intentando convencerme de vestir más atrevida y sexy. Era una vestido de color aqua muy corto y estaba hecho de nylon tipo spandex del tipo de tela metálica muy brillante se abrazaba firmemente a mis curvas como una segunda piel. Era de esa clase de vestido que cuentan con un gran escote por la espalda hasta el cierre de la falda y por enfrente contaba con dos tiras de tela que cubrirían mis senos y estas se unían con un broche por detrás de mi cuello. Para corresponder me compré una pequeñísima tanga brillante del mismo material y color que hizo juego con perfectamente y decidí no utilizar ninguna clase de brassier, algo que nunca había hecho aunque sabía que ! mis pezones probablemente se mostrarían a través de la tela del vestido sí hacia algo de frío. Cuando llegó la noche desde temprano comencé a arreglarme puesto que ansiaba tanto esa noche desde hace seis semanas. Antes había tomado mi temperatura y me complacía ver que la ovulación estaba en buen horario. Perfecto. Para celebrar incluso me hice una bebida, algo que nunca suelo hacer pero, me ayudo a relajar pues nunca suelo vestir en público de la manera como lo hacia esa noche. Cuando Rafa no llegaba a casa comencé a preocuparme. Me hice otra bebida, al pasar frente al espejo pude ver como lucia con mi vestido nuevo, y parada allí delante del espejo. Waaaaaaawww!, NO podía creerlo incluso no parecía ser yo. Aunque el vestido era de estilo clásico parecía que estaba firmemente pintado en mi cuerpo aunado que la tanga era de esas de hilo parecía que no llevaba nada de ropa de bajo, además los zapatos de tacón (12 cm) hacían lucir mas figura. Sabía que era e vivido sueño de la lujuria de cualquier hombre, no podría esperar para ver la reacción de Rafael. Sentía ya u! na sensación húmeda en mi tanga con solo utilizar ese atuendo y la manera en como me veía….tan….. sexy y atrevida . Pensé que probablemente Rafael al verme no desearía ir al de la recepción. Entonces sonó el teléfono. Era él y me dijo que tenía algunos problemas serios en el trabajo con un nuevo sistema informático y él no podría salir temprano. Al oír el sonido de su voz sabía que él se sentía terrible. Él entonces me dijo que él estaba realmente apenado. Ustedes pueden imaginar mi decepción, pero lo entendía y me ofrecí esperarlo en casa hasta su llegada. Me dijo que él llegaría muy tarde y que lo mejor seria que tuviera un rato de diversión y fuera sin él. No había Ninguna razón para arruinar ambos nuestra noche. Además de que nosotros podríamos salvar nuestra inmóvil » noche del bebe » cuando ambos estuviéramos en casa. Normalmente, le habría dicho que no, pero considerando las bebidas que tenía y al ver que me esperaba otra larga tarde sola esperando, acepte ir sin él. Lo que más me hacia dudar es que no conocía a la mayoría de los invitados, pero Rafa me convenció de que Samuel también estaría allí y se haría cargo de atender todas mia necesidades y pr! esentarme a los otros invitados. Él incluso me pidió que terminara de suavizar las cosas con él e invitar a Samuel a cenar alguna vez. Realmente no conocía a Samuel muy bien sino que lo recordaba por sobrepasar el 1.80 mts y su físico que era el ideal de cualquier mujer. Él era del tipo de hombre que cualquier mujer desearía y calculé que él debería estar casado y por tanto podría sentarme con él y su esposa para hacernos mutuamente compañía. Considere cambiarme el vestido, pero puesto que ya era demasiado tarde y no conocía a mucho de los invitados de todos modos, decidí ir tal y como estaba. Mientras me colocaba al volante mire mi regazo para ver que el bastilla de mi apretado vestido se deslizaba hacia arriba mostrando algo de mi entrepierna y mi tanga. Pensé que debería de tener cuidado con la manera de sentarme esta noche. Sonreí y me preguntaba si Rafa me habría impulsado ir si él me hubiese visto con mi sexy look nuevo. Cuando llegue sentía un poco incómoda puesto que no reconocía a nadie y conjuntamente la forma tan extraña cómo me miraban algunos de los otros invitados por la forma en que estaba vestida me sentí realmente muy apenada. Entonces lo vi. Samuel estaba aún más guapo de lo que recordaba. Podría decir también que le impresione por la manera en que me miraba. Su expresión me dijo que yo era la mujer más sensual y voluptuosa del lugar. Él sonrió, se aproximo a mi, y me saludo de besó, me pregunto que donde estaba Rafa. Le expliqué la situación lo cuál a él no pareció decepcionarlo mucho y con un curioso destello en su mirada me preguntó si deseaba hablar y tomar una bebida. Mientras que me encaminaba a la mesa él me dijo que él estaba solo también, que amaba bailar, y estaría orgulloso de ser mi acompañante esa noche. Puesto que no conocía a nadie en la fiesta y él actuaba como todo un caballero, le dije sí. Además podría aprovechar la velada para intentar la reconciliació! n, como Rafa me lo había solicitado. Y dado que mi marido no es muy buen bailarín de todos modos supuse que podía ser divertido. Charlamos un poco sobre Rafa y yo, también hablamos del divorcio reciente de Samuel, él mencionó lo afortunado que éramos. Le dije que la vida no es siempre perfecta y que solo bastaba mencionar nuestros problemas fertilidad como ejemplo. Reímos sobre nuestros propósitos rotos para esa noche y le dije que muy probablemente dejaría la recepción temprano para tratar de salvar por lo menos algo de nuestra » noche del bebe » que las seis semanas de espera para esta fecha se había hecho muy larga. Él dijo él también pensaba que él y Rafa deberían reunirse otra vez y que no tener ningún resentimiento sobre el pasado. Sabía que esto haría feliz a Rafa. Después nos dedicamos a bailar solamente deteníamos para que él nos consiguiera otra ronda de bebidas o para tomar un respiro y charlar un poco Las horas se fueron rápido y le encontré muy atrayente, aunque Samuel era fascinante guarde las distancia evitando el contacto innecesario entre nosotros y no estar muy cerca de él por comodidad. Al transcurrir la noche me comencé a relajar y a gozar de la cercanía de él. Comencé a acercarme mas a él en cada baile lento. Se sentía bien estar tan cerca mientras que nos movíamos con el ritmo de la música. Un problema era sin embargo que su musculoso cuerpo frotaba muy cerca de la fina tela que cubría a mis senos y me estimulaba, renovando la sensación húmeda en mi tanga. No contaba con esta sensibilidad puesto que nunca ando sin brassier. Mis senos han sido siempre muy sensibles y mi marido sabe que es la manera más rápida de calentarme. Varias veces cuando nos sentamos para hablar sabía que él había conseguido accidentalmente un buen vistazo de mi entre pierna pues al ser tan pequeña mi tanga a través de su material brillante se notaba muy bien mi coño. Esto realmente me turbaba y me preocupaba que él pudiera ver lo mojada que me encontraba. Mi dios, estaba excitada con solo bailar con este hombre. No fue la única que lo notó. Mire a Samuel mirando fijamente el material brillante que cubría mis pezones y note que estaban erguidos y se notaban a través de la tela como puntos negros. Podría sentir las acometidas de la sangre a través de mi cara mientras que me ruboricé. Varias veces por la tarde tuve que excusarme para ir al baño. Realmente estaba sorprendida de mi reacción porque nunca me había excitado así con alguien con excepción de mi marido. Me eché un poco de agua al rostro y re-maquille pensé que er! a el afecto del tratamiento de fertilidad y después de todo, habían sido seis largas semanas.

También las bebidas me habían desinhibido más. Cuando bailamos otra vez él paso su brazo alrededor de mí y comenzó a acariciar mi trasero mientras que nos movíamos juntos. No me opuse. Podría decir que gozo de la sensación del vestido de spandex cubría mis anchas y redondas nalgas, también podía sentir su cada vez mayor erección comenzar a presionar contra mi entre pierna. No podría decir que tan grande era, pero sabía que debía ser mucho más grande que el de mi marido. Me asombraba que mientras bailábamos me preguntaba lo bien que se sentiría tener una verga tan grande como esta frotando contra coño, pero tuve que dejar de fantasear, cuando anunciaron que la música se terminaba. Esto me trajo los pies a la tierra de nuevo y me separe de él sabia que ya era demasiado tarde y había ido demasiado lejos. Sabía que debía ir a casa antes de que las cosas salieran de mi control. Además estaba muy borracha. Cuando le dije a Samuel que yo me necesitaba ir él insistió que esperara un rato hasta que estuviera más sobria. Tengo que admitir que tenía razon pues tenia que recorrer un largo camino a casa. Le dije que deseaba llamar a mi marido para viniera por mi y le pregunte si él podría ayudarme a encontrar un teléfono. Él convino y comenzamos a recorrer al pasillo puesto que la recepción estaba en un hotel algo grande. Mientras que caminamos y reímos nos dimos cuenta que ni ninguno de los dos tenía cambio para un teléfono de la paga. Samuel ofreció utilizar el que estaba en su cuarto puesto que el se hospedaba allí mismo, bromeé con él diciéndole que una señora decente nunca iría al cuarto de hotel de un extraño. Reímos otra vez mientras que él me abrazó y aseguró que él era un caballero. Realmente no deseba caminar mas en busca de una solución así que acepte inocentemente y fuimos a su cuarto. Una vez adentro, estaba de pie intentando marcar el teléfono para llamar a Rafa. Me sentía mejor pero seguía estando algo inestable y sentía a Samuel parado detrás de mí sosteniéndome mientras marcaba. Mientras oía sonar el audicular Samuel empezó a frotar suavemente las caras de mis caderas. Al ver que Rafa no contestaba colgue y al darme la vuelta para decirle a Samuel, lo siguiente que recuerdo es su boca tocando la mía. Sus labios contrastaban con los de mi marido, y aunque sabía que no debí hacerlo, abrí mi boca y comenzamos a besarnos. Él empujó su lengua en mi boca y me abrazo fuertemente contra él mientras acariciaba mis nalgas. Eso se sentía el muuuuy bien. Pero, sabía que tenia que pararlo. Me separe rompiendo su beso y recordándole que era una mujer casada con su amigo. Entonces le dije que fuera de nuevo a esperar en el pasillo. Él empezó a susurrar en mi oído y me dijo que tenia problemas para controlarse porque era la mujer más sensual y excitante que había visto en su vida. que Rafa era muy afortunado al tener a tan hermosa mujer que tenia gusto de vestir como yo y él estaba muy apenado me dijo que si realmente yo no lo deseaba, él podría entenderlo. Él realmente sabía qué decir, y aparentaba ser tan caballeroso!! Y me era tan atrayente! Le dije que no era que no lo desease, solamente que yo era casada y no podía seguir llevándome por mis impulsos. Pero, No sé por qué pero, tuve que besarlo otra vez. Abrí mi boca para sentir su lengua dentro de mi una vez más antes de irme. Seis semanas habían sido tan largas. Estaba apunto de romper nuevamente nuestro beso cuando él comenzó a acariciar ligera y suavemente mi pecho izquierdo a través de la suave tela de mi vestido.

Mi talón de Aquiles. Se sentía tan bien que hizo que mis rodillas se doblaran. Solo algunos minutos más y entonces iría. No estaba preocupada porque sabía que podía parar esta locura en cualquier momento de todos modos, él no era un violento agresor sino un gentil caballero. Me convencí que de que eran solo unas pocas acaricias inofensivas, algo que yo había hecho con otros tipos mientras que aún estaba en el colegio. Rafa nunca sabría. Era solo un poco emoción inofensiva. Se sentía tan…… pero, tan bien que tuve que dejarlo continuar. Él deslizó poco a poco la tela de mi vestido hacia los lados exponiendo cada vez mas mis senos mientras nos besamos. Él comenzó a pellizcar mis pezones suavemente entre las yemas de sus dedos mientras que yo acariciaba su musculoso pecho. Este hombre era magnífico. Cuando él desabrochó los tirantes de mi nuca y sacó totalmente del vestido mis senos para lamerlos y chuparlos yo ya estaba a mil. Trate de separarme así que él aumentó los besos y chupetones en mis senos. No podría creer lo qué estaba haciendo y mi mente trabajaba tan rápidamente. Mis rodillas comenzaron a doblarse y tuve que sentarme en el borde de la cama.

Apenas un poco más de esto me dije, después de todo habían sido seis semanas. Por una cierta razón era una emoción tan apasionante tan morbosa “juguetear” con alguien que no era mi marido, y especialmente su rival más grande, era tan excitante que no podía parar.

Nos recostamos en la cama y podía sentir sus manos comenzando a acariciar la suavidad de mis muslos internos. Como no me opuse el tiro bastilla de mi vestido hacia arriba y podía sentir como suavemente comenzaba acariciar mi coño a través de la tela. El contacto directo, era lo que tanto necesité. Gemí. Sus manos separaron más mis piernas y masajeó la ahuecada humedad mi coño a través de mi tanga. Pensé que mojaría totalmente mi tanga. Se sentía tan bien. Decidí que lo dejaría hacer esto por algunos minutos más y entonces tendría que hacerle parar. Samuel tiró de la entrepierna de mi tanga a un lado y su mano ahora estaba adentro y uno de sus dedos se movían en la apertura apretada de mi coño. Entre más insertaba sus dedos mas lograba humedecer mi coño. Entonces , gemí, » Samuel, escúchame, tenemos que detenernos!. Estoy poniéndome demasiado excitada y yo….., no debería estar aquí! » Él respondió moviendo su boca abajo de mi estómago y comenzó a masticar la brillante tela de mi tanga encontrando mi clítoris. ¡Mi Dios! Él iba a mamar mi coño, ¡ algo que mi marido nunca había hecho! Cuando él comenzó a quitar mi tanga decidí finalmente detenerlo y le dije que habíamos llegado demasiado lejos y que no podía dejar que sucediera mas entre nosotros. Él dijo él entendía y otra vez prometió que él no haría algo que no quisiera que él hiciera y que se detendría en cuando le digiera. Él me prometió que nadie lo sabría. Con esa promesa levanté mis nalgas y le dejé que me quitara la tanga. Apenas y tuve tiempo cuando se abalanzo con su boca contra mi vientre. Se recostó sobre mi y comenzó lentamente besando el área alrededor de mi coño antes de que él comenzara a lamer mis labios y clítoris totalmente mojados de mis propios jugos. Mientras que él hacia esto continuó pellizcando mis pezones e introduciendo sus dedos dentro de mí. Estaba tan extasiada, era todo lo que me imaginaba que sería. Él sabía qué hacer con una mujer. Después de poco tiempo comencé a sentir como se iniciaba un orgasmo dentro de mí. Quería seguir adelante y no detenerme había sido un tiempo tan largo. Y Rafa muy raramente me provocaba uno así que realmente decidí seguir adelante y después le diría que nos detuviéramos. Y lo necesitaba tanto que no podría ser algo malo. Así logré estar tan estimulada que ahora gemía en voz alta, incluso no noté cuando Samuel se quito sus pantalones y se coloco entre mis piernas. Cuando sentía que algo duro hacia contacto con mis labios abrí los ojos para ver a Samuel sobre mí mire hacia mi entre pierna y vi como dirigía su enorme verga al centro de mis labios vaginales y me estremecí. Era enorme y casi dos veces la talla de mi marido. Me sacudí ante la enorme talla mientras que él comenzó a empujar su gordo glande mí a través de mi coño.» No de Samuel, detente, nosotros no podemos… ¡Yo no estoy protegida! «, Grité. Su respuesta siguiente me sorprendió, » prometo que terminare afuera… por favor… tengo que sentirme adentro de ti por apenas algunos momentos, ¡OH tu, sí… dioooos… ! «, Y él continuó metiendo algunas pulgadas más en mí. Me horroricé, ¡¡¡ él no iba a detenerse!!! ¡Él iba a follarme! Protesté otra vez, » ¡no, Samuel por favor!, No lo haga, ¡se lo ruego! Pedí, » yo no puedo. No hoy… mi marido… me espera… no, que estoy ovuulantoooooó..ooohhhhhnnnoooo! «. Intenté cerrar mis piernas y mantenerlas juntas, pero era demasiado tarde, yo estaba tan lubricada que él no tuvo dificultan para hundirse dentro de mi, separando fácilmente mis labios vaginales, más de lo que habitualmente se separaban. Mi cuerpo entonces me traicionó, mis caderas comenzaron a empujar y a moverse contra él ! con mi enorme orgasmo. No podía reaccionar, incluso yo no podía ni hablar. Podía gemir y empujar solamente hacia atrás mientras que él comenzó a follarme hacia clímax. Él empujó adentro y hacia fuera, se hundía más y más profundamente en mi coño con cada empuje hasta que finalmente su verga entera, me llenaba completamente. No había un milímetro entre su pelo pubico y el mío. Comencé otra vez a articular una protesta cuando sentí el empuje de su enorme verga llegaba más profundo hasta que tocó mi cerviz en la apertura de mi matriz. Eso provoco que estallara en mi primer multiorgasmo siempre pensé que no existían pero no podía creerlo onda sobre onda de placer que pasaba a través de mi cuerpo una y otra vez y no parecía tener fin. Cuando finalmente me recuperé note que mi coño se había ajustado a su enorme talla, su masiva verga resbalaba suavemente dentro y fuera de mi mojada raja. Todo pensamiento sobre mi marido y de mis óvulos desprotegidos se habían ido. Estaba con un amante con una enorme verga. Mi cuerpo finalmente tenía lo que había estado esperando toda la noche. Gemía cada que él se cerraba de golpe contra mí, no podía oponerme al placer puro que su gran verga me daba. Era fantásticamente morboso y repugnante tenia una verga prohibida dentro de mi, y de un tamaño, que tenia gran alcance dentro de mí, y sentía mi segundo clímax que se acumulaba en mi estómago muy rápidamente. ¡Iba a venirme otra vez! Entonces Samuel empezó a empujar más fuerte, sabia que él estaba a punto de venirse también. Por un momento Estuve algo desilusionada porque sabía que él tendría que sacarme su verga antes de que yo pudiera venirme otra vez. Estaba así de cerca. Entonces lo sentí. La sensación que he anhelado sentir nuevamente cada día desde ese momento. Su cuerpo entero convulsionándose sobre mi, sentía la punta de su verga contra mi cerviz. Él gimió en voz alta y tiró los primeros chorros de su semen profundamente dentro de mí. ¡Mi dios, él no se sacaba! ¡Él se venía adentro de mí! Me llene de las sensaciones del terror absoluto y éxtasis. Intenté empujarlo fuera de mi, pero era demasiado tarde. Sus manos sostenían las mías por encima de mi cabeza y él empujaba en mí con toda la fuerza e intensidad de su orgasmo. Qué realmente me sorprendió se sentía tan ¡increíble! Cuando mi marido termina solo le salen algunos cuantos chorros y ya. Pero con Samuel podía sentir literalmente su caliente esperma dentro de mí. Brotaban con tal fuerza y en cantidades que podía sentir cada chorro prohibido golpear mi cerviz y penetrar a través de mi matriz. » Tu. ¡Tu bebes sacármela! «, Jadeé, » la sensación de él OH… yo. No podía. Él se venia… dentro de mí… OH no. OH noooo… no ahora. OH, ..Pero estaba llegando a mi….. Tan extasiadamente. Llegaba a mi clímax…..ooohhhh.! «, Entonces mis caderas comenzaron otra vez en forma involuntaria a empujar fuertemente contra él. Era el orgasmo más intenso que he tenido de un solo golpe y a medida que él continuó empujando yo no podía hacer nada y lo unico que deseaba hacer era asir su trasero y tirar de él en contra mía para que me pe! netrara más. Mi conciencia entera ahora solo se centrada en ese placer entre mis piernas y grité por la experiencia sexual más grande de mi vida. Me estremecí por la onda de éxtasis que pasó a través de mi cuerpo, entonces ceñí mis piernas alrededor de él y tiré de él hacia mí cada vez más profundo. Era maravilloso. Podría sentir su semen derramarse fuera de mí y pasar por la grieta de mi ano mientras seguía saliendo de él a borbotones. No podría creer la gran cantidad de esperma de él. Mientras que se mitigaban las ondas, podía sentir el calor de su carga que se alejaba hacia las profundidades de mi cuerpo, buscando mis óvulos. Me apena admitir el estado de fascinación en que me encontraba por las maravillosas sensaciones de los sucesos en mi interior. Al volver a la realidad comencé a tener aprensión por lo que había hecho. Miraba entre mis piernas podía ver parte de su verga fuera de mi, brillaba por la capa de jugos y semen mientras otra parte estaba aun dentro de mi. ¿Dios mío Qué hice?. Grite. Samuel me miraba intensamente a los ojos a medida que él continuaba bombeando lentamente su verga que en ese momento empezaba a contraerse. Él pudo haber expulsado su semen fuera de mi hinchado coño. » Dijisteis que lo sacarías…… tu lo prometisteis! Ahora lo has consiguió me he embarazado de ti, y no de mi marido! «, Lloriqueé. Su respuesta me dio una sacudida eléctrica, » Dora estoy contrariado, tu lucias tan hermosa … Nunca me imaginaba que realmente me dejaras follarte…! La hermosa esposa Rafa…. Dora … cuando me dijisteis que esta noche era tu noche fértil….bueno… no tuve que pensarlo mucho….me cercioraría de que tuvieras mi bebé… en vez del hijo de tu marido! «. Me contuve brevemente mirándole. Todo era perfectamente claro. Entendí que solamente era otra competencia. Él obtenía lo mejor que poseía Rafa. Comencé a enfadarme no en solamente con Samuel, también con Rafa, por abandonarme en esta situación. Pero en ese momento ya importaba más. La suerte estaba echada. Nunca Podría explicarle esto a mi marido. Él nunca me perdonaría. Me había emborrachado y dejado que su rival me follara e instalara su esperma en mí, directamente en mis desprotegidos óvulos en mi tiempo más fértil! La noche que planeamos juntos como nuestra » noche del bebe «. En vista de la la fuerte droga de fertilidad que había estado administrándome, seguramente en ese mismo momento mis óvulos eran fertilizados. Samuel me llenó tanto de su pujante esperma que sabía que estaba siendo embarazada con su niño. Concluí que esta competencia entre ellos había terminado. Dejé a Samuel alcanzar la más grande victoria sobre su rival. Había follado a la mujer de su rival y le había preñado con su descendiente. Rafa nunca podría superar eso. Cuando pensaba que todo era una locura noté que mis piernas todavía estaban alrededor de él y él todavía empujaba suavemente su verga adentro de mí mientras me acariciaba. Aun podía sentirlo, aun relajado su miembro seguía siendo más grande que el de mi marido. Entonces mi cuerpo comenzó a responder otra vez. Él me besó otra vez muy suavemente y comenzó suavemente a lamer mis pezones. Para mi sorpresa podía sentir como su miembro comenzaba a endurecerse como roca otra vez. Mi marido nunca había podido recuperarse tan rápidamente. Sabía que tenia que parar esto de una vez, aun no era demasiado tarde para detenernos. No podía seguir siendo tan estúpida y dejar que me tomara otra vez! Dejé a Samuel follarme una vez y ahora él comenzaba a hacerlo otra vez. Pero como él continuaba y sabia que no deseaba detenerlo. Aun estaba extasiada y gozosa por lo que habíamos hecho. Se sentía demasiado bien. Conseguí exactamente lo que necesitaba y no deseaba que parar nunca. Mis caderas comenzaron otra vez a responder a cada uno de sus empujes. Él aflojo mis manos y resultó ser una follada muy lenta y romántico. Continuamos durante mucho tiempo y bloqueé todo pensamiento, y me concentre en lo maravilloso que sentía su gran verga pistóniando dentro y fuera de mi mojado coño. Su gran verga me llenó otra vez en forma total, dilataba mi coño hasta el límite, algo que sabía que mi marido nunca podrá hacer. No tenía ninguna idea de que tener sexo con otro hombre podría ser tan apasionante. Mientras follabamos tuve varios orgasmos más pequeños pero parecía fundirse uno tras otro. Comencé a chupar y besar su pecho. Después de un rato Samuel jadeo, » voy a venirme otra vez, me saco? » Mi respuesta aun hoy me sorprende. Mientras que otro orgasmo se acumulaba dentro de mí le SUPLIQUE!, » No, termina dentro de mí, yo deseo sentirlo… adelante..termina dentro de mí… por favor! » Él sonrió, me besó, y aumento su ritmo. Después de poco tiempo él se endureció, y sentí otra vez como depositaba una increíble carga de esperma en mí mientras YO trataba de sentirelo mas y mas dentro de mi. Podrí sentir como cada chorro golpeaba mi cerviz provocándome otro orgasmo cuando él penetró profundamente matriz. Cuando me penetro, grité y gemí. Se sentía como si el mundo entero girara alrededor; era tan maravilloso. Incluso mis pezones se sentían calientes. Dios, se sentía tan maravillosamente el morbo de lo prohibido : pensar que dejaba a otro hombre preñarme intencionalmente con su niño. Era la última traición a mi marido y me había sometido totalmente a él. Sabía que esta traición es lo que me excitada y hacia mi orgasmo tan intenso. Cuando él finalmente se apartó de mí y retiro su larga verga de mi rojo e hinchado coño me incorporé lentamente sobre mis codos y observe el mal estado en que me encontraba. Mi bonito y sexy vestido estaba totalmente retorcido y arrugado alrededor de mí estomago y mi remojada tanga colgaban en uno de mis tobillos. Mi coño estaba hinchado y el rojo, mi pelo pubico estaba enmarañado y sucio de sudor y jugos. Mis senos estaban rojos y cubiertos de marcas y chupetones. Pero lo que era realmente asombroso era el río semen que goteaba fuera mi raja y se acumulaba abajo de mí sobre una almohadilla. No me había dado cuenta pero Samuel se las ingenio para colocarla bajo mis nalgas para ayudar a elevar mi matriz. Deseaba guardar su caliente semen dentro de mí lo más posible. Mi coño estaba tan abierto que me preguntaba si alguna vez podría sentir algo con la pequeña verga de mi marido. Samuel me sonrió y me aseguró que sería nuestro secreto. Después de que cerca de 20 minutos me p! ude poner de pie y mientras que caminaba el semen empezó a escurrir a través de mis muslos interiores. Nunca había visto a algo o alguien como él. Sabía que no podía ir a casa en el estado en que me encontraba así que entre en su ducha y me limpie lo mejor que pude. Cuando acabé vi a Samuel dormir en la cama con su maravillosa y relajada verga reposando sobre su estómago. Me coloque mi vestido tratando de alisarlo lo más posible, levanté mi tanga y me las puse tal y como estaban. Quise preguntarle si lo vería otra vez pero no deseaba arriesgarme que al despertar él otra vez deseara follarme. De regreso a casa aun podría sentir su semen goteando sobre mi tanga. Mientras conducía me pregunte cómo había dejado que todo esto sucediera. Me sentía tan sucia y al mismo tiempo tan excitada. Que comencé a masturbarme con solo pensar en lo que me hizo así. Afortunadamente cuando llegue a casa Rafa dormía. Entré rápidamente el cuarto de baño y me puse un camisón que cubría mis rojos y marcados senos, me coloque unas bragas limpias, y entre en la cama. Me aterrorizaba la idea que de alguna manera Rafa pudiera oler a su riva! l en mí. Aun en ese momento podía sentir el caliente semen de Samuel empapando mi coño. Finalmente Rafa despertó en la oscuridad de nuestro cuarto. Se acerco mí y preguntó si había disfrutado ir a la boda. Le dije que estuvo muy bien solamente que no me sentía muy bien. Él se sorprendido y decepciono pero pareció entender. Él entonces acabó de abrazarme y dulcemente me dijo que en otra ocasión intentaríamos nuestra » noche del bebe » más adelante cuando me sentí era mejor. Sabía muy bien no podía dejarlo tocarme, hasta que estuviera segura, varias semanas más adelante, que sí, que estaba embarazada del niño de Samuel. Él me preguntó si le había visto y si Samuel se encargó de atenderme como él lo esperaba. Le aseguré que él se había hecho cargo de atender todas mis NESECIDADES, y agregué que él era un completo caballero. Le dije que probablemente nos reuniéramos con él alguna vez y Rafa quedo satisfecho. En la oscuridad el no podía hacer mas que sonreír, él no tenía idea ! que en ese momento se gestaba en mi matriz el bebé de otro hombre que me follo maravillosamente. De alguna manera sabía que muy probablemente no sería la última vez, pero ésa es otra historia.

espero sus comentarios o suugerencias saludos

Acerca del autor
Comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *