Mi caliente viaje a Trujillo

Siempre pense que mi vida ya estaba resuelta. Tenía 6 años con mi novio y todo indicaba que me iba a quedar con él. Pero hice un viaje que cambio por completo mi vida y mi modo de ver las cosas. Me llamo Raquel, tengo 26 años y lo que les voy a contar me tomo mucho tiempo meditarlo. Pero creo que escribiéndolo es la única manera de liberar todos estos sentimientos y deseos que tenia dentro. Trabajo de recepcionista en una empresa y mi enamorado de entonces, Coco trabaja de camarógrafo en un canal de televisión. Teníamos 6 años juntos y nuestra vida era relativamente aburrida, nos veíamos poco. Su horario del canal dificultaba nuestros encuentros. Fue entonces que un amigo me invito a viajar al norte de Lima, Trujillo.. Yo que me encontraba de vacaciones, no sabia si aceptar su invitación. A Coco no le agradaba la idea, pero pense que no era justo pasar mis vacaciones encerrada en mi casa, todo porque mi novio se encontraba trabajando. Asi que decidí irme con Milton,, el amigo que me invito.

Logicamente antes del viaje el me aseguro que había conseguido hospedaje en cuartos separados, siendo este argumento el que me termino de convencer. Emprendimos viaje y durante el trayecto permanecimos conversando sobre diversos temas. Milton se comportaba muy atento conmigo y eso me gustaba. Al cabo de unas horas el ya me abrazaba, cosa que no vi mal , total eramos solo
amigos. Cuando llegamos a Trujillo, hacia un calor intenso.y más el viaje, lo primero que quisimos hacer era llegar al hotel y bañarnos. Pero al llegar al hotel nos dimos con la sorpresa que solo había una reservación para ambos. Milton me explico que seguramente había una confusión e intento conseguir otro cuarto pero no pudo. Nuestro presupuesto para el viaje era escaso y no nos podíamos dar el lujo de ir a otro hotel, asi que nos tuvimos que quedar en un solo cuarto. Eso sí, a condición de que yo dormía en la cama y el en el piso. Entramos al cuarto y decidí entrar a bañarme, mientras que Milton esperaba en la recamara. Luego de bañarme me puse mi tanga, pero al verme frente al espejo, pense que mejor hubiera traído una ropa de baño entera, no quería entusiasmar a mi amigo. Y es que me olvidaba contarles como soy, tengo tez blanca de pelo marrón oscuro, considero que tengo unas buenas piernas y unas lindas caderas, tengo una cintura delgada y unos pechos pequeños pero bien paraditos. A pesar de eso pense que eso no le incomodaría a él, asi que me puse un pantalon corto encima , una camiseta y salí del baño y encontré a Milton echado en la cama simulando estar dormido; me acerque hacia él para decirle que ya podía entrar al baño y me lleve una sorpresa. A pesar de que tenía puesto un jean, se podía ver como tenía el miembro parado. Vi un tremendo bulto entre sus piernas. Debo reconocer que sentí repulsión por esto, así que salí rápidamente del cuarto, diciéndole que lo esperaba abajo.. Él se quedó solo en el cuarto., pero después de unas semanas de este viaje él me contó lo que hizo cuando se quedo solo en el cuarto; que fue lo siguiente. N bien salí del cuarto, Milton rebuscó entre mi maletín., mi ropa interior. Las encontró ,las puso todas sobre la cama y comenzo a imaginarme a mi con ellas, luego saco la truza y el brassiere que me acaba de sacar y comenzó a olerlos, sobre todo la truza en la parte de abajito. Me dijo que no aguantó mas, y saco su pene y comenzó a masturbarse.

Puso mi truza en la punta de su pene y siguió masturbándose pensando en mi hasta que llego a correrse mojando toda mi truza.La limpió , acomodo todo se ducho y fue en busca de mi. Como les digo esto me lo contó mucho después, cuando la confianza entre nosotros era ya a prueba de todo. Fuimos ese dia a la playa, y en la noche nos fuimos a bailar y a tomar unos tragos.

Regresamos al hotel y ese dia Milton durmio en el suelo, como lo acordamos. En el siguiente dia salimos a pasear por la ciudad, mientras que nuestra relacion de amigos se alimentaba de mas confianza. Ya en la noche en la discoteca Luna Rota única testigo de un romance que duraría eternamente, fuismos entrando en mas confianza a pesar de los celos de amigos que noté desde un comienzo en él. Ya con unos tragos encima, Milton me confeso que yo le gustaba, que siempre le había gustado. Yo no supe que decirle, me pareció tan tierno lo que me decía. Entonces decidimos bailar.La canción era sugestiva para lo que se iniciaba, él mirandome a la cara me cantaba «Procura enamorarme mas y no respondo de lo que te hare» esta frase iba
creando una atmosfera mucho mas romantica y caliente. En pleno baile, Milton se me fue acercando mucho, yo intentaba como jugando esquivarlo. Así estuvimos bailando alrededor de diez minutos, cuando Milton me tomó por la cintura como para que ya no pudiera escapar. Pude sacar sus manos de encima pero no lo hice y vi como poco a poco sus labios se acercaban a los mios.

En ese momento pense en Coco, mi enamorado, en como seguramente el estaba trabajando en el canal , mientras yo estaba a punto de besarme con otro hombre. Sin embargo me deje llevar y nos besamos. Fue un beso pequeño, nos quedamos mirando y lo abraze y le di un beso apasionado. De inmediaro senti como su lengua se introducia en mi boca. Hace tiempo que no sentia una lengua que no fuera la de Coco, pero me gustó. Yo también le ofreci mi lengua y nos quedamos en la pista de baile como diez minutos. Entonces me dijo para regresar al hotel. Tuve miedo en un principio de lo que èl quisiera hacer y de lo que yo pudiera dejarme hacer. En un principio le dije
que mejor no, pero el insistio en que solo iriamos al cuarto a conversar y a tomar unos tragos. Acepté. Al llegar al cuarto, nos sentamos en la cama a tomar un vino que habia comprado. Él me siguió diciendo cosas bonitas, que era muy linda, que merecía divertirme y no aburrirme al lado de Coco. Entre halagos y halagos nos acabamos el vino y yo ya me encontraba mareada. Entonces me arrecoste en la cama. El me saco los zapatos y comenzó a hacerme masajes, empezando por mis pies. Esto aparte de relajarme me empezo a excitar. El se dio cuenta y se echo a mi costado y me besó apasionadamente a tal punto que casi pierdo el sentido, era algo maravilloso, sus fuerte
brazos casi trituran mi delgado cuerpo. Sentí su miembro erecto y duro restregarse en mis partes; me sentí feliz como que flotaba en una nube, así estuvimos como una hora besandonos, pareció en un momento que se nos iba a acabar la saliva. , Sus recias manos comenzaron a recorrer dulcemente mi espalda. Estaba vestida con una blusa y un jean. Desabotono mi blusa mientras me siguió besando. Llego a mis senos y me los estrujó suavemente. Luego metió su mano por debajo del sostén y toco mis pezones . Para ese momento yo ya estaba mojada. Así que le acaricie el miembro que se encontraba aún por debajo de sus pantalones. Milton entonces bajo el cierre de mi pantalón y me quito el jean, luego la blusa. Y me quede solo con mi calzoncito blanco con pequeñas florecitas y mi sosten. Él se desvistió rápidamente y se quedo solo con calzoncillos. Su miembro parecía escaparse de su truza. Se avalanchó sobre mí y comenzó a tocarme mi vagina, pero en cima de calzoncito. Tenía todo el calzoncito mojadito y él se dio cuenta. Con su otra mano me saco el sostén y comenzó a chupar mis pezones con una
fuerza que crei que queria arracarlos. Luego me sacó mi calzoncito y quede a merced de él. Milton hundió la cabeza y lamió con suavidad mis nusols, las partes internas de mis muslos hasta llegar con su lengua sabia hasta mi coñito. Sus dientes apretaron un poco mi clítoris y la lengua vagó por todo mi chochito que se empapaba mas a cada instante. Sus manos, mientras tanto, vagaban por mis pechos, que se endurecían al tacto. Entonces se paró a un lado de la cama, hizo que me sentará en ella y se bajó la truza quedando al descubierto su pene duro y membroso. Levante mi cabeza hacia el, como preguntándole que quería que hiciera y él me respondió:

-Métetelo en la boca, mi amor

Me introduje el miembro erecto en mi boquita . él, agarró con ambas manos mi cabeza y me introdujo su pene de un solo golpe,.mientras me daba dando indicaciones. -Lame de costado, y haz también un movimiento de vaivén, introdúcela y sácala un poquito sin que se te escape del todo. Debo reconocer que chupé su pene, como nunca antes lo había hecho. A Coco siempre
le gustó que se la chupara, pero a mi no me atraía mucho la idea. El sabor que tiene el pene nunca ha sido de mi agrado. Pero esta vez estaba tan excitada que chupe con placer. Mi boca se movía hacia delante y hacia atrás , dando unas chupadas de miendo con mi lenguita. Sentí por como respiraba Milton, , que ya se iba a correr. Pero a pesar de eso no saque su pene de mi
boca. Así lo hizo y vació toda su leche en mi boca. Al principio me sorprendí yo misma de encontrar mi boca llena de esta sustancia pegoteosa, pero aguante y trague con placer aquellos jugos de mi amigo. Yo seguía excitada y esperaba que el también a pesar de que ya se había corrido. Y no me equivoqué, se echó a un costado mío y nuevamente empezó a chuparme los pezones. Poco a poco sentí y vi como su miembro se iba poniendo duro, como iba creciendo. Entonces con la ayuda de mi mano pude que se le parara otra vez. Abrí mis piernas deseando que me penetrara ya. Pero él se tomo su tiempo y solo metió la puntita de su pene, en mi coñito preparado y puesto a cien por hora. No aguanté y con mis piernas lo abracé impulsándolo a que me la meta del todo. Fue así, que me levantó las caderas y sentí como un miembro extraño al de Coco iba entrando poco a poco en mi coñito. Su pene entró hasta el fondo. Sentí un gran orgasmo en ese mismo momento que la metió hasta el fondo La sacaba y la metía con fuerza haciéndome sentir dos orgasmos seguidos. Hacía mucho tiempo que no sentía esa sensación tan placentera, parecía que me iba a desmayar. Su pene de Milton entraba con una fuerza y una facilidad indescriptible. Mi coñito estaba tan lubricado, que cada envestida de Milton resultaba randiosa..No aguanté mas y comencé a gritar de placer, esto lo excitó mas a Milton que se corrió dentro de mi
conchita. Sentí como su leche calientita rebalsaba todo mi sexo hasta mojar las sabanas. Me sacó su pene, me miró y dijo que me amaba, me dio un beso tierno e hizo que le dijera que yo también lo amaba, y así le dije, porque desde ese momento sabía que ese amor nunca se iba a romper. Al día siguiente amanecimos desnudos en la cama. Ni bien abri los ojos vi a Milton a mi
costado completamente desnudo agarrandose el miembro, que ya lo tenía parado. Me vió, y me dijo: -Buenos días mi amor, no te provoca sudar un poquito?. Verlo desnudo a la luz del día me causó un poco de repulsión. No era lo mismo de la noche anterior, en que con tragos me había deshinibido. Lo miré y le dije que prefería darme un baño. Cogí una sabana, me la envolví (incluso me daba vergüenza que me viera desnuda) y me fui al baño a ducharme. Ya en la ducha, sentí pena por Miltón. Él esperaba que yo amaneciera de la misma manera como me había comportado la noche anterior. Sin embargo yo había sido muy fría. Cuando termine de ducharme me seque con
la toalla y me di cuenta que mi ropa estaba afuera, en la recamara. No quería salir a buscar mi ropa por temor a lo que podría querer hacer Milton. Así que le pedí que por favor me alcanzará mi maletín. Él se acerco a la puerta y me dijo que abriera para darme el maletín. Abrí y él empujo la
puerta y se metió al baño completamente desnudo y con el miembro bien parado.. Yo me quedé inmóvil y solo atiné a decirle que primero iba a vestirme. Milton me miró y me preguntó si yo lo amaba. Yo le dije que sí. A lo que èl me respondió: · · Si me amas entonces no tiene porque haber
barreras entre nosotros, no tenemos que ocultarnos nada. Lo que sucedió ayer es una muestra de lo que podemos hacer juntos por toda la vida. Yo se que tu me amas y también se que estás, segura del amor que siento por ti. Lo nuestro ya nadie va a poder destruirlo. Me pareció tan tierno lo que me dijo que lo abracé y le di un beso pidiéndole que me esperaba afuera. Pero él no quiso. Me hizo sentar en el inodoro y acercó su pene a mi boca. Me ordenó que se la chupará. Y así hice. En un comienzo no sentí mucho agrado en esto pero poco a poco me sorprendí al ver como me excitaba. El me quito la toalla y comenzó a tocar mis pezones mientras yo seguía chupando. Se la puse tan dura que casi se corre en mi boca. Aguantó un poco y me llevo a la cama.
-Date la vuelta – me pidió Obedeccí rápidamente. Estaba tan dispuesta que era una gozada. Me acarició la espalda con suavidad. Tengo una espalda suave, tersa y lisa. Acarició mis nalgas y mi ano se le ofrecía abierto y sensual. Era la llamada bestial de la pasión. Y yo Raquel, estaba dispuesta a todo. Así que metió sus dedos en ese agujero que se le ofrecía tan ricamente y lubricó a fondo el orificio.( Debo aclarar que mi ano siempre lo he mantenido virgen, recuerdo que alguna vez Coco quiso metermela por ahí pero no se pudo porque me dolió cuando lo intento. Desde esa vez juré nunca ofrecer mi ano a Coco, quién de vez en cuando sí metía su dedito , pero nunca el pene.) Colocó una almohada bajo mi vientre y tocó un poco mis duros pezones. Yo mientras me removía y retorcía dando unos chillidos voluptuosos que ponían a Milton en un estado de excitación calamitoso. Separó mis nalgas con sus dos manos y me fue introduciendo lentamente por aquel camino de rosas que se le entregaba a cada embate con mayor placer. Poco a poco
consiguió meter todo su miembro hasta tocar sus testículos con mis nalgas.

Una de sus manos atrapó por debajo mi clítoris, mientras empujaba con mas fuerza hacia mí. Yo me encontraba en las estrellas, lo que sentía era indescriptible, debo reconocer que me sentía como una perra en celo.

Cualquier cosa que Miltón me hubiese propuesto yo la hubiese aceptado. Acabamos pronto corriéndonos entre escandalosos gritos de mi parte y jadeos apresurados y éxtasis por parte de él. Luego de un breve descanso volvió a «la carga» , me enseño nuevas poses de pie, en fin sería demasiado largo enumerar todo lo que hicimos, nunca imagine tanta maravilla. . Todo fue tan
soberbio, que desde ese día lo hicimos a diario en todo el viaje, casi ni salíamos del hotel. A veces nos quedábamos en la cama completamente desnudos en pleno día. Y Milton se dedicaba a observar cada parte de mi cuerpo. Me besó de pies a cabeza. No hubo parte mía que no fue probada por sus labios y su lengua. Incluso, esta fue la primera vez que alguien me lamía el ano.
Exactamente en el orificio. Yo , a su vez no deje nunca de agraciarlo con cada cosa que él me pedía que le hiciera. A veces solo quería que yo lo masturbara. Nunca antes había visto con tanto detenimiento y tantas veces como salía el semen del pene. Pero dentro de toda esta lujuria, realmente existía el amor. Ya me había olvidado de Coco, hubiese querido que ese viaje durara toda la vida. pues me dí cuenta que sin Milton no podía vivir. Él tiene el don de hacerte sentir una reyna, para él no existe mujer más linda, mas buena, mas sensual que yo. Todo Trujillo fue testigo de lo nuestro.

Cuando regresamos a Lima nos seguimos viendo. Con Coco continué de novia por un tiempo, mas que nada por lastima. Rompí varias veces con Coco y luego amisté. Hasta que creo que él comprendió que mi corazón y mi cuerpo le pertenecían y le pertenecen ya a otro. Ahora todo Lima y sus parques, cines, y playas son mudos testigos de este amor inmenso e infiníto. Con Milton he
pasado los mejores fines de semana, los mas apasionados feriados y las mejores fiestas. Ya llevó un año con él y lo que he vivido en este corto tiempo es mucho mejor que los 6 años aburridos con Coco. Hoy en día puedo decir que vive en mí una nueva Raquel, una Raquel sin prejuicios ni miedos que ha prometido amar a Milton a pesar de todo y en contra de todo. Escribo estas líneas porque nunca me atreví a decírselas a Coco personalmente. Ahora solo espero que él las lea y reconozca que él a mí ya me perdió para siempre. Milton y yo juramos nunca separarnos, y eso lo vamos a cumplir a pesar de la gente que intentará separarnos. Porque ahora ante cualquiera que
se meta o interfiera en este amor , hemos prometido que haremos hasta lo imposible por sacarlo de nuestro camino. total en el amor vale todo, y este es un verdadero amor.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *