MI GRAN AMIGA

Esto me sucedió a los 14 años en un viaje que hice a los Estados Unidos (un año). Ya después de como tres meses había formado un gran grupo de amigos no muy buena gente. Una de mis amigas se llamaba Natasha, ella y yo éramos muy buenos amigos “No eramos novios hasta el momento”. Un día fuimos a un campamento en Santa Clarita (California), ella y yo, como siempre, quedamos juntos en las carpas.

Una de las noches nos quedamos hasta tarde contando chistes y hablando, después de un rato me pidió que la acompañara hasta el baño que quedaba un poco lejos de las carpas, entró al baño y yo la esperé, me dijo que necesitaba cambiarse y ponerse su pijama, yo la esperé afuera. Ella al salir tenía una fina y medio transparente blusa de seda de color carne y por primera vez había notado los grandes senos que tenía y ese culote, me excité de una manera increíble, yo sin pena de esconderlo, seguimos y fuimos hacia las carpas, pero en medio del camino ella me pidió que fuéramos a hablar por un paseo que había en medio del camino y yo sin pensarlo dos veces, acepté.

Ella empezó a empalagarme con ese pocotón de estupideces de: “Tu me gustas, me caes bien, tu si eres chévere”. Después yo la lancé lentamente a la grama y la empecé a besar y después de un tiempo llegué a un punto tal de excitación que le empecé a desabrochar la blusa. Ella por alguna razón, debió haber sido por el roce lento de mis dedos sobre sus nalgas, empezó a gemir y a decir “Ohhh yeah, please do it” yo sin pensarlo le quité la blusa ¡¡No tenía nada!!!. Ella empezó a quitarme lo único que tenía, un short de playa… Al encontrarnos completamente desnudos me agaché y le empecé a besar esa cuca, era hermosa, casi sin pelos, suave y caliente, empecé a lamérsela y a adentrarme en ella. Cuando ya había llegado al clítoris dió un gemido largo de placer, luego de un minuto, empecé a subir sobre su cuerpo y a masajear sus senos, su cadera, hasta que estaba al mismo nivel de ella la besé y le empecé a meter el güevo lentamente como una danza. Luego empecé a acelerar hasta que eyaculé sobre ella y tuve el primer orgasmo.

Luego le empecé a besar los senos y después de varios orgasmos ella se volteó y se puso a descansar sobre mi barriga… Le agarré la cabeza y la fuí colocando sobre mi pene, ella se notaba que no sabía que hacer y yo le dije de una forma graciosa “Solo juega con willie”, entonces, ella empezó a lamerlo y a chuparlo como un bebe con juguete nuevo. De repente ella empezó a frotarlo más y más rápido, hasta que le manché la cara de leche y ella empezó a lamerlo como leche condensada… Le agarré ese culo y se lo metí bruscamente hasta que pegó un grito más de dolor que de placer. Me había cansado y me tiré al piso un rato y me paré como para irme y ella me paró y me agarró el pene y me lo empezó a chupar de nuevo. Después de varios orgasmos ambos fuimos corriendo al baño y la agarré y cuando iba a entrar le dije: “¿Esto es todo?” ella entonces me haló y estuvimos haciéndolo como una hora más, al otro día oímos rumores de que habían gatos en celo y por alguna razón los dos nos reímos a carcajadas…

Entre Natasha y yo solo hubo una relación de sexo, muy variado. Nunca fuimos novios, pero duramos como 4 meses en ese plan, cada vez que podíamos nos quitábamos la ropa y de nuevo a la batalla. Llegamos hasta hacerlo en un ascensor que tracamos a propósito.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *