Una demanda de empleo

Tengo 32 años, casada, con un hijo, nunca habia trabajado, y siempre habia estado dandole la tabarra a mi marido con que queria trabajar,… hasta que un día… una demanda de empleo…entré a trabajar en una sucursal particular de una mensajería muy conocida, como jefe, un muchacho de 23 años, con mucha iniciativa y ganas de trabajar, normal , serio y formal…. allí en la nave, normalmente sólo estaba yo, para atender el teléfono…durante la jornada había mucho trasiego de recogidas y reparto de paquetería, y constantes entradas y salidas de mensajeros, ya por la tarde se cerraba la ruta y se preparaba todo para el reparto del día siguiente, tarea que normalmente haciamos Joaquin, asi se llama el jefe, y yo. Día tras día, un poco monotono, sin saber por qué, quizas por la propia monotonía, empecé a imaginarme historias extrañas, sexuales, con disimulo le miraba los «paquetes» a los mensajeros, y como no, a Joaquin, llevaba ya tres meses trabajando, entre nosotros había cierta confianza, pero él, nunca dijo nada que pudiera darme píe a nada…..yo por las noches tenía sueños eróticos, cuando estaba en la cama con mi marido, mi mente, se íba a Joaquin…me imaginaba su polla, sus huevos.

Empecé a ir al trabajo, con ropa más » sexi «, con cierta moderación para no levantar sospechas en mi casa… los mensajeros me decían : – ¡ Anda Angeles ( ese es mi nombre ), que no estas guapa ¡…pero, no saqué ni un mal piropo de Joaquín…….y, eso hería mi «ego» femenino… a este me lo tiro yo, cueste lo que cueste.

En Reyes, estuvo en casa con su novia, Marisa, para llevarle un » detallito » a mi hijo, estuvo casi todo el tiempo hablando con mi marido, como siempre, » cosas de hombres «… futbol y esas gilipolleces que me repatean de los hombres. Yo hable con Marisa, como siempre, » cosas de mujeres «…chismorreos, trapitos y rebajas de Enero…quedé con ella para mediados de mes ir a las rebajas de «El Corte Inglés «. Yo, con disimulo, miraba la bragueta de Joaquín…la imaginación volaba, y nada más pensar, me mojaba.

Marisa, tiene 22 años, es delgadita de no mucho pecho, de no mal ver, simpática, jovial, muy divertida…..aunque yo me llevé, toda la velada un poco inquieta y nerviosa.

En el trabajo, era un martes por la tarde y había un reparto que se retrasaba, estabamos Joaquín y yo, esperando al mensajero… cuando llegó, ya pasada la hora de cerrar, había pinchado, Joaquín, me dijo : – Si quieres te vas, y mañana ponemos los albaranes en orden.,

-No, no importa, no tengo prisa …, y un escalofrío de placer me recorrió toda entera.

Metió la furgoneta, y echó el cierro a la nave, descargó la paquetería, cogió los albaranes para rellenarlos, se sentó frente a mi en la mesa…sonó el telefóno, al ir a cogerlo, le dí sin querer a los albaranes que cayeron al suelo, él se agachó a recogerlos…..

– Esta es la mïa, pensé., y abrí mis piernas disimuladamente, llevaba falda,…el del teléfono, era mi marido, que se extrañaba por mi tardanza, le contesté que tenía que terminar unos «asuntos » urgentes, y que iría a casa pronto… la ostia, me corria de gusto, hablando con mi marido, y enseñandole las bragas a otro……, cuando Joaquín termino de recoger los impresos, se levantó y pude notar el bulto de su bragueta…tomando nota de los paquetes, me acerqué disimuladamente por detrás, y sin pensarmelo dos veces, le eche la mano a la bragueta, notando su bulto…él, no reacciono, me miró un poco perplejo, lo cogí de la mano, se dejo llevar y lo tendí en un sofá, que tenemos en la sala de espera, no decía palabra, le comí la boca, y mi mano seguia acariciandole la bragueta, le dí besos por su cuello, le desabroché la camisa, y recorrí su pecho con mi lengua, sus sobacos…tenía los ojos cerrados, estaba muerto de gusto.

Le desabroche el pantalón, se lo quité, y ahí estaba el oscuro objeto del deseo, dentro de unos calzoncillos celestes, pero le dí más morbo a la cosa, lo quería aprovechar bien, seguí recorriendo con mi lengua sus piernas, le comí hasta los píes…el estaba alucinando…y.yo chorreando, comencé a notar con mi boca su pene erecto, sus huevos, a traves de los calzoncillos, echandole mi aliento, se moría de gusto…poco a poco, se los baje, un pene,que coño, una polla, no muy grande, normal, con su punta mojada y un penetrante olor, que me excitó, más si cabe, sus huevos suaves, me los metí en la boca y jugueteé con ellos, le lamí el culo….y para el final, un mamazo de campeonato, a esta alturas, él ya tenia su mano en mi coño, timidamente, y yo le mamaba, y mamaba, y mamaba, sentía que se le estaba inflando, y seguia comiendosela, yo creo que como nunca antés lo habia hecho, ni siquiera a mi marido, y noté en mi boca su semen caliente, y lo oia jadear y morirse de gusto. Después, me abrí de piernas, ya era hora, y Joaquin, me bajó las bragas y por fin, empezo a comerme el coño, se le notaba, ó un tanto inexperto, ó un tanto cortado, no hizo falta mucho trote, para que yo me muriese de placer, un sobeo de tetas, y tres lenguetazos fueron suficientes. Me dijo, que nadie le habia puesto por las nubes como yo,. – Yo, le comenté que esto que habia pasado entre nosotros, era esta vez y nada más, lo aceptó.

Al otro día, lo ví, un poco cortado, pero no se habló ni del tema, simplemente de cuestiones de trabajo, el jueves transcurrio en la misma tónica, y el viernes por la tarde, Marisa, su novia, me llamó para ir mañana sábado a las rebajas, le dijé, que lo consultaría con mi marido, para que se quedase con el niño.

Salimos por la mañana temprano, en el «Ford fiesta «, para aprovechar bien el día, estuvimos todo el camino hablando cosas banales, criticando a los hombres ( yo pensaba, ay… si tu supieras ¡). Estuvimos viendo ropa, y cogimos algunos modelitos para probarnos, nos metimos las dos en el mismo probador…ella se quitó sus vaqueros, y estaba allí con sus pantis, no tenía mal cuerpo, quizás algo delgadita, y sus pequeños pechos, en su sujetador blanco. Se estuvo probando, que si este me cae bien, que este otro no…en fin, lo clásico. yo tambien me quede en bragas y sujetador para probarme un traje de chaqueta. Que si le coges por aquí, que si por allá…cuando me lo quité, después de probarmelo, y estaba todavia en bragas y sujetador, ella sin esperarlo, echó mano a mi coño, yo me quedé perpleja, ( ahora, sé lo que sintió Joaquín), me lo estaba acariciando, yo solo le pude responder : …Marisa., Me dijó calla, que te lo vas a pasar muy bien.

Me sentó, me quito las bragas y el sujetador, me empezó a sobar las tetas, yo a este punto me dejaba hacer, y bajó hasta mi coño, comiendoselo a lenguetazos, penetrandome con su cálida lengua, y sus finos dedos, yo sentia la candidez de su lengua recorriendomelo de arriba abajo, y abajo a arriba, yo apretaba su cabeza contra mi coño, creo que iba a empezar a jadear, cuando bruscamente cortó y me dijo: – Ponte en pompa que te quiero comer tu culo, obedecí, lo levanté,… ahora es que ya me derretía, sentia como hacia juegos de lengua, estaba gozando como nunca, que me voy……….ah……..ah…..que placer, conteniendome para no gritar de gusto.

Me lancé, empece a acariciarla, y cogí por primera vez un coño por placer, me metí sus pezones en mi boca, suavemente le acariciaba sus tetitas, y bajé, hasta que abriendole sus labios, por primera vez en mi vida, introduje mi lengua en su coño, recorriendoselo, le comí el culo, sintiendo su sabor agridulce,excitante total,…al poco estaba conteniendo el jadeo muerta de gusto. Marisa, me miró, y me hizo una confesión: – Mira, Angeles,

yo soy » bix «. y tu?…. – No lo sé, ahora todavia no lo sé, le respondí.

Reimos, para acordarnos de este día, nos cambiamos nuestras bragas, yo antes de guardarlas se las frote por su coño, para impregnarla de su olor, y le cogi unos cuantos vellos, para no olvidarme, del dia de rebajas que me habia echo pasar.

Al día de hoy, ya no existe la mensajería, ya no trabajo , y muchas veces me tengo que masturbar, recordando en mi pituitaria, el olor penetrante de la polla de Joaquín, el sabor agridulce del culo de Marisa, todavía sigo oliendo sus bragas, para intentar exprimir al máximo su esencia, y sigo jugando con sus vellos púbicos…Y, la verdad, lo que pasó entre Marisa y yo, me pone en el dilema…….que coño, yo tambien soy «B I X «………

-Hola, cariño, que pronto llegas hoy.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *