Madura en fin de año

Todo lo que voy a contar a continuación ocurrió en una fiesta de fin de año que fue este año (2000 comienzo 2001). Voy a cambiar un poco los datos pero la historia es la misma.

Resulta que a mi hermana la transfieren a otro país. Vive ahí durante 3 meses y nos cuenta que es increíble y que hay una joda terrible. Entonces con mis demás hermanos decidimos ir a visitarla y pasar año nuevo con ella. Por supuesto que esto incluyó solamente a los hermanos nada de padres. Viajamos al destino y ya la primer noche tuvimos una reunión donde conocimos a todos los amigos de mi hermana. Es decir, eran todas mujeres, muy lindas. Eran todas chicas grandes para mí ya que tengo solo 17. Las edades rondaban los 23 años para arriba. Me sentía en el paraíso. Además me trataban muy bien por el sólo hecho de ser el hermano menor.

Recorrimos un poco la ciudad al día siguiente y es ahí donde empezaron los preparativos para la fiesta de fin de año. Nosotros pensábamos que iba a ser algo tranquilo pero mi hermana se descontroló y contrató un Dj y compraron muchas bebidas. Es decir que fiesta iba a haber seguro. Mi hermano tenía onda con una amiga de mi hermana y mi otra hermana (que había ido con nosotros) no tenía ningún acompañante pero después lo encontró en la fiesta. Eso no importa. El tema era que yo no tenía con quién estar ya que cada uno estaba en lo suyo. Empezó la fiesta y la gente iba llegando. Habría 25 personas, la mayoría mujeres. En medio de la fiesta me entero que habían llevado a una chica de mi edad o más chica para mí. Pero la verdad es que cuando la vi no me interesó para nada. Entonces me concentré en la fiesta. Es decir había música y mucho alcohol además de muchas mujeres hermosas. Me dediqué a bailar y a pasarla bien. Bailaba con las amigas de mi hermana y estaba todo bien, hasta que me puse a bailar con Carla que tenía 32 años (vamos a llamarla así). Ella estaba medio tomada al igual que yo y era tanto el calor que estábamos los dos sudados. Nos pusimos a bailar juntos y yo me le insinuaba y ella no mostraba ninguna muestra de rechazo. Fue así que nos pusimos a bailar muy provocativamente a tal punto que un momento me doy vuelta y estaban todos los de la fiesta parados mirando y sacando fotos. A mí no me importó para nada. Yo mientas que bailamos le alcanzaba alguna que otra copa o cerveza simplemente. Yo tomaba la misma cantidad es decir que no la quise emborrachar. En la mitad del baile me dice que estaba medio mareada y que la acompañara a la cocina que quedaba adentro y donde no había nadie. Me llevó de la mano a la cocina donde tomó un vaso de agua. En ese momento me agarro un no sé qué y la abracé esperando algún rechazo. Pero ella no hizo nada, ahí no más me acerqué y le di un beso. Les cuento que he besado y estado con mujeres en mi vida pero como esto no hubo ningún beso parecido. Fue algo muy lindo. Nuestras bocas húmedas empezaron a compartir la misma saliva y así hasta que la temperatura llegó a tal punto que empezamos a tocarnos. Ahí no más ella me dijo NO, vení para acá. Y me llevó al patio que quedaba delante de la casa. Me llevó al garage y ahí no más saltó sobre mí y empezó a besarme. Ella tenía una falda negra y un top blanco. Yo tenía solamente un short de baño y sin remera ya que había estado en la pileta. La apreté contra una pared y nos seguimos besando, se sentía raro pero muy lindo. Le empecé a tocas sus maduras nalgas que se mantenían muy bien porque iba todos los días al gimnasio. Ella se excitaba mucho y gemía como nunca lo había escuchado. Le mordía el cuello y se lo besaba, ella me apretaba y clavaba sus uñas en mi espalda. Todo esto iba acompañado de un movimiento pélvico de parte de los dos que hacía que nuestros miembros se frotaran constantemente. Así subía el nivel de excitación de los dos. No dude en nada y ahí no más le metí la mano por debajo de la falda que llevaba. Ella se excitaba mucho y gemía, cosa que me hacía poner como loco. Cuando llegué a su entrepierna, estaba toda humedad y caliente. En ese momento produjo un grito que me hizo estremecer de la calentura. Yo tenía miembro al máximo no podía más ya me estaba empezando a doler. Nos tiramos al suelo y yo le arremangué el top y empecé a tocar sus senos que no estaban tan mal como yo creía. Tenia sus pezones muy erectos a punto que empecé a lamérselos y ella seguía con sus gemidos y apretándome fuerte. Después empezó ella a tocarme. Me tocaba las nalgas y mi pene que estaba que no podía más. La acosté sobre el suelo y me deslicé desde su boca hasta su entrepierna besándola y lamiéndola. Cosa que la volvía loca ya a mi también. Me metí entre su falda y corrí su hermosa ropa interior y comencé a lamer su hermosa vagina. Ahí no más me dijo que parara, y que la penetrara de inmediato. Entonces me arrodillé y saqué su bombacha, lo que me dejó una vista increíble. Luego de sacarme mi short me monté sobre ella y ella me acomodó el pene para que la penetrara. Ahí no más la introduje y estaba tan caliente ella que la sensación cuando la penetré fue terrible. Ahí no más empezamos a movernos los dos lentamente y así cada vez más fuerte hasta que ella tuvo su primer orgasmo. Pero yo no había podido, y ella no me dejaba seguir ya que me decía que estaba mareada y cansada. Esto hacía que mi calentura se fuera por el techo. Parecía una locomotora, más que nada por lo que tenía entre las piernas que estaba como loco. Me dijo que nos fuéramos de ahí y que volvamos a la fiesta. Volvimos a donde estaba la fiesta, que solamente quedaban los restos y el Dj y había empezado a desarmar y llevarse todo. Entonces cada uno se fue a dormir con su respectiva pareja y yo me quedé con Carla esperando a que se fuera el Dj para cerrar la puerta y pagarle.

Una vez que se fue el Dj quedamos Carla y yo solamente, la tendí porque no se sentía muy bien, estaba media mareada así que le lleva agua y algo de pan. Se acostó en un sillón, ya que era el único lugar porque todos los cuartos estaban ocupados, y yo con ella nos abrazamos e intentamos dormir. Pero era tal mi calentura que no podía dejar de acariciarla y besarla y ella respondía. De repente de un salto se subió encima mío corrió su bombacha, me corrió el pantalón e hizo que la penetrara. Se repitió la historia nuevamente, es decir ella tuvo su merecido orgasmo pero yo no. Yo estaba loco. Días después yo pensé que todo iba a quedar en el olvido pero no fue así. Luego de quedarnos solos en la casa de mi hermana nos besamos , y todo indicaba que íbamos a repetir lo de aquella fiesta, pero esta vez la historia tenía que cambiar.

Luego de besarnos y acariciarnos en uno de los sillones me propuso que nos fuésemos a mi cuarto. Cuando se paró noté en su pijama gris que estaba muy húmeda y cachonda por lo tanto.

Nos fuimos a mi cuarto y luego de sacarle el pijama de inmediato empecé a manosear y a tocar esos pezones que me ponían loco por el tamaño. Ella me sacó la ropa y me besaba todo el cuerpo menos el pene. Cosa que me hubiera encantado. La acosté y le empecé a lamer su vagina que estaba húmeda y riquísima. Así hasta que no aguantó más y me hizo subir sobre ella y que la penetrara. Así fue pero esta vez yo estaba caliente y esto se mezcló con la furia entonces empecé a darle cada vez más duro. La cama estaba que se movía para todos lados y ella gemía de una manera muy silenciosa pero que a uno lo afecta igual. Mientras la estaba penetrando ella tuvo su primer orgasmo y fue algo hermoso porque sentía que mi pene estaba entrando en el infierno. Pero yo continué porque no me iba a quedar así. Seguí penetrándola hasta el punto que me venía y noté que a ella también. Acabamos juntos y fue algo inexplicable. Es como si explotara algo dentro de ti hermoso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *