mi vecina Elena y yo

Mi nombre es Susy, tengo 41 años y estoy separada desde hace dos. En los ultimos tiempos he pasado por algunos momentos dificiles y consecuencia de mi estado animico, he establecido una relacion de amistad mas estrecha con mi vecina, Elena, a la que conozco desde hace unos seis años.

Ella siempre ha tenido una inestabilidad emocional con muchos altibajos, provocada por distintos problemas, siendo habitual en su dieta alimenticia diaria los ansioliticos y el prozac.

Elena tiene 35 años, es una mujer muy alta, con un peso adecuado a su estatura, sus pechos son hermosos, redondos, tiene unos ojos celestes muy bonitos y transparentes, que destacan enormemente tras los cristales de sus lentes. Es madre de dos niños y siempre se queja de que su marido no la valora y que nunca le ha hecho sentir un orgasmo, por lo que ella solo siente placer cuando se autosatisface.

Yo, por el contrario, soy una mujer muy pequeñita, mi peso tambien esta adecuado a mi estatura, tengo una figura bien moldeada y formada, con culito y tetas acordes a ella, en realidad, para ser sincera, me conservo bastante bien para mi edad y haber sido madre de una preciosa hija.

Tengo un amigo especial, mi amante, desde hace mas de un año, que me ha descubierto un mundo diferente de la sexualidad, ha despertado en mi, muchos sentidos que estaban latentes y me llena de satisfaccion y placer los momentos que compartimos juntos. (de nuestras relaciones os hablare en otro relato).

Todo ocurrio un domingo lluvioso, triste y aburrido, me encontraba tumbada en el sofa haciendo zapping, pues no me apetecia arreglarme ni salir, el mal tiempo, contribuia a que las calles estuviesen desiertas y no se oyesen ruidos exteriores, por ello, me quede muy sorprendida cuando oi sonar el timbre de la casa, ya que no esperaba a nadie y no se me ocurria quien podria venir a visitarme en ese momento. Me levante con desgano a abrir la puerta y me encontre a mi vecina Elena llorando desconsoladamente, la hice pasar, preguntandole incesantemente que es lo que le ocurria, pero ella no era capaz de articular palabras coherentes y lloraba sin parar.

La acompañe hasta el sofa y me dirigi a la cocina para prepararle una tila, que poco a poco se bebio y la fue calmando. Me sente a su lado cogiendole las manos, tranquilizandola y cuando por fin empezo a hablar entre suspiros, referia que se sentia muy mal, que se sentia fea, gorda, nada deseable ni sexy y que estaba muy muy cansada de todo…..

Me acerque mas a ella y le acaricia el rostro, quitandole los cabellos de la cara y le di un beso en la mejilla, a la vez que empece a susurrarle al oido, que es una mujer muy bella, muy alta, con buen cuerpo, simpatica, cariñosa y realmente deseable. A continuacion le quite las gafas y seque sus lagrimas, volviendo a besarla varias veces mas, y sin darme ni siquiera cuenta, le rodee el cuello con mis brazos mientras seguia diciendole palabras hermosas y reconfortantes al oido, y asi poco a poco, me sorprendo porque ella me va acariciando la espalda hasta llegar a mi cintura, por cuestion de comodidad, me siento encima de ella a horcajadas y sigo susurrandole que es una mujer realmente excitante, capaz de seducir a cualquier persona, de producir y de recibir mucho placer……. de repente, noto un cambio muy brusco en su respiracion, que parece algo entrecortada, le acaricio con mis manos el rostro y paso mis dedos por sus labios, al instante, ella chupa mi dedo avidamente, por lo que continuo jugando con todos ellos durante un gran rato, hasta que decido unir mis labios a los suyos y ella me besa desesperadamente y gimiendo de placer. Vuelvo a susurrarle lentamente y ella empieza a retorcerse.

Bajo mis manos hasta el inicio de su camisa y empiezo a desabrocharle los botones muy despacio, hasta sobar una y otra vez sus pechos por encima del sujetador, ella evade continuamente mi mirada, pero no se resiste…

Me siento muy caliente y con ganas de sexo, pero me contengo de inmediato, la cojo de la mano y le pido que me acompañe al dormitorio, explicandole que le voy a dar un buen masaje que le va a ayudar a liberar todas sus tensiones, ella accede deseosa.

Le pido que se tumbe bocaabajo en la cama desnuda de cintura para arriba, a continuacion me siento sobre su cintura, la embadurno de crema y empiezo a masajearla durante largo rato, ella repite muchas veces, que se siente realmente bien, yo le sigo hablando despacio y le digo que tiene una piel suave y perfecta, muy lentamente voy bajando mis manos hasta llegar al inicio del culo, quitandole los pantalones del chandal, voy metiendo mis manitas por debajo de sus braguitas, me siento totalmente homeda y ardiente, ella comienza nuevamente, a mostrar una respiracion entrecortada y la noto muy agitada, pero no habla nada, solo se deja hacer, le pido que se relaje, que no este tensa, empiezo a bajarle las braguitas y deslizo mi dedito suavemente por su rajita que desciende facilmente con la crema, una y otra vez, hasta que ella comienza a jadear, me tumbo a su lado y le beso en los labios, diciendole que me esta haciendo sentir muchos deseos, ella me mira por fin, pero con una mirada languida y tranquila, que parece que no ve……

Esta vez es ella quien busca mi boca y me besa apasionadamente, con su lengua, descubriendo todas las cavidades de mi boca, su beso me deja casi sin aliento, empiezo a desnudarme y me tumbo totalmente desnuda sobre ella, que se ha puesto bocarriba, acariciandonos y besandonos calidamente, aprieto sus pechos entre mis manos y mordisqueo incesantemente sus pezones que estan durisimos, sus gemidos son constantes y escandalosos, se retuerce de placer, voy bajando por su cuerpo y frotando a la vez mis tetas por su vientre, me detengo pausadamente en su ombligo con mi lengua, mientras mis manos siguen pellizcando sus pezones, ella no puede mas y pone con fuerzas ambas manos sobre mi culo, pidiendome que la folle.

Estoy chorreando, caliente y deseosa, consigo con esfuerzo deshacerme de sus fuertes manos y me pierdo en su coñito, rosita, ardiente de deseos, humedo y caliente hasta mas no poder, con un olor a sexo distinto, ya que nunca antes habia probado el sabor de otra mujer, separo con mis dedos sus labios y paso incesantemente mi lengua por sus labios externos e internos, lamo mil veces su clitoris mientras yo tambien gimo de placer y satisfaccion, ella se deshace en un gemido infernal y todo su cuerpo se estremece hasta quedar exhausta. A continuacion, acerco nuevamente mi boca hasta la de ella y ambas compartimos su sabor, nos miramos y su cara muestra agradecimiento, descubrimiento y mucho mas deseo…..

Empieza a coger mis tetas con sus enormes manos y a mordisquear mis pezones, cuando estan totalmente duros, comienzo a frotarselos nuevamente por el clitoris, le digo entre suspiros que me tiene totalmente caliente, como una perra en celo, que la deseo locamente y ella vuelve a gemir, introduzco primero un dedo en su chochito, luego otro, mientras sigo chupando su pipita que esta mas que estimulada y ella me pide que me tumbe sobre ella, empezamos a frotar nuestros sexos de forma compulsiva, mientras me como sus tetas y las espachurro con mis manos, ella me acaricia la espalda y me aprieta el culo con las dos manos fuertemente. Siento como el calor me embarga y mis movimientos pelvicos se van acelarando paulatinamente, hasta conseguir ambas un orgasmo increible.

Nos tumbamos una junto a la otra con nuestras cabezas reposando sobre la almohada, mientras nos acariciamos y besamos, me explica sus sentimientos, como por primera vez en su vida ha sentido placer compartido con otra persona, como se ha excitado y lo bien que se siente, yo la escucho y sigo acariciandola y le pido que se ponga a cuatro patas, como una perrita….. empiezo a besarle el culito, darle bocaitos en sus cachitas, le chorreo de saliva su rajita y empiezo a chuparla lentamente hasta llegar al ano, meto mi lengua en el y luego un dedito que hago girar dentro de ella, Elena se muerde los labios, le doy palmadas en las nalgas y de repente….. empieza a gritar que quiere mas, me levanto de la cama, cojo un juguete en forma de pene que me regalo mi amante y lo voy introduciendo en su culo poco a poco, ella se contonea, tan grande, sus tetas colgando, me piden que se las chupe, asi que me tumbo debajo de ella bocarriba, mientras sigo con el juguete en su culo, se pone como loca, grita y gime sin parar una y otra vez hasta conseguir nuevamente el extasis, cuando se recupera le pido que me coma el coñito que estoy muy caliente a lo que accede de buena gana y lo hace realmente bien, acariciando mi pubis

Y mis ingles a la vez que me chupetea todo mi chochito por dentro y por fuera, mi clitoris esta hinchado por sus lametones, cuando ya no puedo mas pongo mis manos sobre su cabeza, atrayendola hacia mi, como queriendo hundirla dentro de mis entrañas, hasta conseguir un nuevo orgasmo que me deja extasiada.

De pronto suena el telefono, es el marido de Elena que pregunta por ella, se lo paso, hablan unos minutos, ella se ducha en un momento, se viste rapidamente, me da las gracias y yo la acompaño hasta la puerta.

A partir de esa tarde lluviosa de domingo, hemos mantenido muchas charlas sobre sexo y hemos compartido momentos muy satisfactorios de placer, yo le he sugerido que ha de probar con un hombre y vera como tambien es capaz de sentir, y que para que se sienta segura estare presente y participare, ese hombre, como podreis imaginar, sin duda alguna, es mi amante, al que deseo siempre, proporcionarle el mismo placer que el me proporciona a mi.

Espero que os haya gustado como a mi, gracias.

Relatos porno relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>