Por un puñado de negros…

Bueno, empezare presentandome, me llamo Ana, tengo 39 años y estoy casada. Nuestro matrimonio va bien, no me puedo quejar, hemos tenido nuestros escarceos en el mundo liberal, pero siempre con otra chica, ya que a mi tambien me gusta acostarme con chicas, pero nunca con otro chico. Desde hace ya varios años tenia como fantasia sexual acostarme con un chico negro, y se lo dije a mi marido, que por cierto no le sentó nada bien. De vez en cuando se lo repetía y nada siempre mala cara por su parte.

A finales de Agosto, y ya que mi cumpleaños se acercaba, y como la noche anterior hicimos un trio con otra chica, se lo volví a decir a mi marido, que seria para mi un gran regalo de cumpleaños, pero nada mala cara de nuevo. Pasó mi cumpleaños a los pocos días se lo dije de nuevo “hay que ver que no me has regalado lo que queria”, mala cara de nuevo, portazo y se fue.

Unos días antes del puente del 12 de octubre, me dice que ha alquilado para el fin de semana, pues el lunes era fiesta también, una casita en la sierra, y que nos iriamos a pasar el finde alli. A mi me parecio muy bien, la verdad era que se me apetecia.

LLegó el viernes y salimos a eso de las 4 de la tarde, llegamos pasadas las 17:30. Nos bajamos del coche nos dirigimos a la casa que era preciosa, me abrio la puerta y me dijo que pasara, entre y cual fue mi sorpresa al enconrarme a 6 chicos negros alli, me volvi a mirar a mi marido, que irigiendose a los seis chicos le dijo es toda vuestra, yo me voy, fui a decirle que no se fuera, cuando uno de los chicosme cogio en brazos y me llevó a una habitacion con una cama redonda enorme, siguiendole los demas chicos.

Sin mediar palabra me desnudaron, y ellos también. En mi vida había visto unas pollas tan enormes, era verdaderamente impresionante, Uno de ellos empezó a comerme el coño mientras los demas me ponian sus pollas en la cara y en la boca. Estaba tan caliente que no dure nada, me corri como una loca en la boca del chico. Cuando quise darme cuenta me habian atado de pies y manos con unas esposas a unos barrotes que habia en lo que digamos eran los pies y la cabecera de la cama redonda. Alli estaba, atada, abierta de piernas, con el coño empapado y a espensas de esos seis chicos negros.

Sin pensarlo dos veces uno de ellos me metio su enorme polla de un solo golpe, chille de dolor, pero no se inmutó. Siguio follandome como un poseso, mientras los demas me hacian que se la mamara uno por uno. Despues de largo rato folladome, perdi la cuenta de las veces que me corri, la saco y me la metio en la boca, mientras otro ocupaba su sitio follandome tambien. Descargo toda su leche en mi boca. Asi estuvieron hasta que el sexto me follo y descargó su lefa en mi boca.

Estaba rendida, no podia mas, no se las veces que me corri, y claro tambien estaba dolorida, pues no se cortaban un pello en meterme de un solo golpe esos pollones inmesos en mi coño. Pero cual fue mi sorpresa cuando el primero que me follo, volvia a follarme de nuevo, les suplique que por favor me dejaran dscansar un rato, y que ademas me dolia mi coño, ni caso, seguia follandome, esta vez un poco mas pausadamente y dandome que su dedo en mi clitoris. Asi volvieron a pasar los seis por mi coño, me corria una y otra vez, tuve numerosos espasmos, me orine varias veces de placer, estaba medio inconsciente en una nube de placer, pero me dolia el coño, y los pechos de los numerosos mordisquitos y chupetones que me dieron el todo el pecho y sobre todo en los pezones. Cuando el ultimo se corrio en mi boca no podia ni hablar, nada mas que gemia, casi no me di cuenta, pero todos salieron de la habitación dejandome sola. Las piernas me temblaban como todo mi cuerpo y me volvi a orinar, no me pude aguantar, o mejor dicho paso sin que yo quisiera, mientras me orinaba tuve varios espasmos mas. Luego me relaje y me dormi.

No se el tiempo que me llevè durmiendo, ya que me desperte cuando de estaban poniendo boca abajo en la cama, volviero a encadenarme con otras esposas esta vez mas largas y me dijeron que me pusiera a cuatro patas. Lo hice, la piernas aun me temblaban, y empezaron a follarme la boca, unan tras otra me iban metiendo en mi boca esos pedazos de pollones hasta mi garganta, me daban carcadas, se me caia la baba y las lagrimas, de pronto siento que me dan algo liquido en mi culito, a mi siempre me ha gustado del anal pero uffff aquello. Entonces empezaron a follarme el culo, me dolia muchisimo, pero a la vez me gustaba. Asi follaron mi culo los seis, corriendose todos dentro de mi. Literalmente me partieron en dos, estaba destrozada, rota. Me dolia mi culo y mi boca de tanto pollon como habia recibido, cuando terminaron otra vez se fueron, yo me derrumbe en la cama, las lagrimas salian de mis ojos de tanto dolo y de tanto placer a la vez. Oí como uno de ellos entro en la habitación, pero no tuve ni fuerza para mirarlo, senti como se ponia detras mia, y me daba en mi culo totalmente dilatado una crema, que la verdad me alivio muchismo el dolor. Con ese alivio volvi a dormirme.

Ya era el sabado por la mañana cuando me desperte al oir entrar a uno que me desato y me dio una bandeja con abundante comida, cafe y zumo de naranja. Comi, y mas o menos pasada media hora de haber comido, entraron de nuevo los seis. Esta vez me ataron las manos a mi espalda, uno de ellos se tumbon en la cama y me dijo que se la mamara, cuando estaba totalmente empalmado me dijo que lo montara, su pollon era un espectaculo que cosa mas grande y mas bonita. Me puse encima de el poniendo su capullo en la entrada de mi coño. Entonces el me dijo dejate caer a peso hasta mis huevos, asi lo hice y se me pusieron los ojos en blanco, me atrajo hacia el y me empezo a besar, entonces otro por atras me volvio a echar lubricante en el culo y me lo volvio a partir, aquella doble penetracion hizo que me corriera varias veces a pesar del dolor, los dos se corrieron dentro de mi, cuando terminaron otros dos cogieron el relevo y asi sucesivamente.

Se llevaron follandome casi sin parar hasta el lunes al mediodia, yo los veia como tomabab viagra y reconstituyente para asi durar mas.

Cuando mi marido fue a recogerme el lunes por la tarde, estaba en la cama, desnuda, hecha un ovillo, era una piltrafa humana. Solo me dejaron levantarme de la cama para ir al cuarto de baño de vez en cuando, pues los esfinteres de mi culo ya os podeis imaginar como me lo dejaron. Cuando mi marido vio mi culo me dijo “te han dado bien ehhhh”. Al levantarme casi no podia andar y lo hacia totalmente abierta de piernas, era para verlo. Solo me vestin con una bata ya que ibamos de puerta a puerta.

Cuando llegamos a casa mi marido me pregunto que si me habia gustado, le dije que si que muchisimo, pero que me habian destrozado, le dije Juan, me han roto totalmente. Entonces el me dijo que como habia sido la puta de seis negros, que ahora iba a ser la suya . Le suplique que por favor no, que mañana, pero no me hizo caso, me follo como nunca lo habia hecho, y tengo que deciros la verdad, aun rota como estaba, me volvi a correr varias veces mas.

Espero que os haya gustado, y una cosa, todo lo que he contado es totalmente cierto. Despues me comento

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *