SOY CARMEN Y ESTA ES MI HISTORIA DESDE PEQUEÑA

En Mérida Yucatán salir a cantar las tradicionales ramadas desde el primer día de Diciembre hasta el día 11 de Diciembre es una obligación, claro esta que los que salen a cantar son puros niños con sus cajas, una veladora, una imagen de la virgen y un frasquito para el dinero recolectado.
Aquí en este punto empieza mi historia, mi nombre es Carmen actualmente tengo 20 años y esto que les voy a contar sucedió cuando yo tenia tan solo 6 años.
Yo era una niña gorda y un poco más alta que los niños de mi edad, y por eso tenía pocos amigos en la escuela porque me hacían burla, además que mi padre era un alcohólico de primera y me maltrataba mucho, no así mi madre que me adoraba y me protegía demasiado.
Quiero aclarar que nunca fui forzada a nada, es mas no me arrepiento de lo que viví en 1998 en aquel Diciembre que para mi fue una puerta a la magia de la vida.

Dia 1
Yo, Carmen de 6 años salí a cantar sola por las calles de mi colonia porque donde vivía no habían más niños como yo, salí con el permiso de mis padres, solo tenia permiso de ir solo por toda la cuadra sin bajarme a las calles. Canté y recolecte varias monedas y antes de ir para mi casa desobedecí las ordenes de mi madre y me atreví a cruzar la calle para ir a cantar en unas oficinas, ahí cante y salió un hombre como de 26 años y me dio mi dinero por el canto, pero el hombre traía el cierre del pantalón abajo y una especie de dedo colgado saliendo del pantalón, yo lo vi pero no le dije nada y me fui. Mi cabecita no podía entender que era aquello que había visto, cruce la calle de de nuevo y me fui directo a mi casa con la imagen de aquel dedo del hombre saliendo de su pantalón.

Día 2
Muy temprano por la tarde ya había preparado mi cajita para salir a cantar por la noche como el día anterior y claro que volvería a pasar por las oficinas a ver si podía ver de nuevo aquel dedo del hombre, llegue a la oficina cante y salió el hombre de nuevo y mis ojitos estaban fijos en su bragueta, rayos estaba cerrada no pude ver nada.

Día 3
Como el día anterior salí por la noche a cantar y mi ultima parada fue en la oficina, pero esta vez aquel hombre estaba sentado en su escritorio con el teléfono en la mano y me hizo una señal para que yo entrase yo muy confiada entre y me hizo una señal para que no cantara. Y me quede calladita. Cuando colgó el teléfono me dijo: buenas noches princesa ahora si canta. El se repego a su sillón y traía los pantalones de nuevo con el cierre arriba, yo cante pero no despegaba mis ojitos de su entrepierna que se notaba bien abultada. Termine de cantar y me dijo: toma hermosa. Y me dio mi dinero. Me lleva hoy tampoco pude ver nada.

Día 4
Este día estaba decidida a preguntarle por el dedo que se le salió aquel día, así que salí como todas las noches y de último pasé a la oficina esta vez no cante en la calle pues como el día anterior entré a cantar solo abrí la puerta al momento que el salía de otro cuarto y me vio ahí parada, hola princesa me dijo; hola le respondí, ya vine a cantar. Esta bien me dijo pero antes dime como te llamas, me llamo Carmen y usted como se llama yo me llamo Rafael. Cuantos años tienes nena, me pregunto. Yo tengo 6 años le dije y usted? Le pregunte yo tengo 26 años preciosa. Bueno pues carmita ya puedes empezar a cantar. Yo empecé a cantar pero mi nuevo amigo Rafael no se sentó, se quedo de pie y mientras yo cataba mis ojitos solo buscaba la bragueta que para mala suerte la tenia cerrada. Termine de cantar me dio mi dinero y cuando me iba a retirar me pregunto. Carmen ¿Por qué cada vez que cantas no levantas la mirada? Solo me vez los zapatos. ¿Por qué no me vez a la cara? Yo le dije no le veo los zapatos yo le veo el cierre de su pantalón porque la primera vez que vine me pareció que tenias un dedo saliendo de tu pantalón. Rafael quedo mudo. Yo me di la vuelta y le dije nos vemos mañana.

Día 5
Este día llegue a la oficina y entre de nuevo, Rafael estaba sentado en su escritorio y antes de que yo empiece a cantar me dijo: Carmita no se como paso lo de mi cierre pero tu no debiste ver mi pene porque eres muy niña. Yo le dije pene? Que es eso? Yo no vi lo que usted me dice, es mas ni siquiera se de que me habla yo solo se que usted tenia un dedo que le salía del pantalón. Y como se me hizo muy extraño me gustaría verlo de nuevo. Así que cante y me fui a casa.

Día 6
Llegue a la oficina a cantar y Rafael estaba sentado de nuevo, esta vez no hablo, así que solo cante y cuando termine me dijo ven por tu dinero, me acerque y tenia el cierre abierto y su dedo estaba afuera otra vez. Lo vi y le dije esto fue lo que vi el primer día que vine. El me dijo pues esto no es un dedo es un pene y es para que las niñas grandes jueguen y lo acaricien, no para las princesas pequeñas como tu. Y porque nosotras las niñas no podemos jugar con tu cosa? Me dio mi dinero y me fui. Yo estaba muy emocionada por fin pude ver ese dedo que tenia Rafael, me gusto mucho y cada vez que pensaba en lo que había visto, sentía como me recorría unas cosquillitas en el estomago y sentía muy raro en mi conchita. Así que yo quería verlo de nuevo y pensé que le diría a Rafael que me lo enseñara.

Día 7
Llegue muy ansiosa a cantar a la oficina y cante como nunca, Rafael me escucho sentado detrás de su escritorio, termine de cantar y me acerque por mi dinero al momento que el se puso de pie y tenia su dedo de fuera, pero estaba más grande y duro. Al ponerse de pie su cosa se quedo asentada en el escritorio, llena de venas y con una cabeza roja oscura. Rafael le dije que le paso a tu dedo, te golpeaste, te duele. No princesa me dijo, no me duele y no me pegue, esto es un pene no es un dedo como tu lo llamas, porque tu dedo tiene huesos y esto no tiene nada de huesos, solo queda duro cuando las niñas lo ven. Te lo puedo tocar le pregunte? Claro que si tocalo. Estire mi manita y agarre esa cosa dura como piedra, caliente, gorda, ahora puedo decir que estaba hermosa su verga de Rafael. Me dijo ahora te voy a enseñar que no tiene hueso. No te creo le dije porque los huesos son duros y tu tienes tu cosa muy dura. Me agarro mi mano y me guio para que yo suba y baje la mano y cada vez que lo hacia podía ver la vergota que tenia en mi manita de 6 años, la sentía palpitar en mi mano, que caliente estaba, que dura estaba hasta que sentí que se puso mas dura, el me hizo de lado y apunto su verga sobre el escritorio, me dijo no pares princesa sigue sigue, yo sentía que mi corazoncito se me salía del pecho hasta que salió de su verga un liquido blanco con un olor raro para mi, puta madre Rafael saco como 15 ml de leche caliente y automáticamente su cosa quedo suave, pequeña. Y me dijo vez te dije que no tiene huesos. Así que como esto es para niñas grandes no debes de decirle a nadie porque si no me voy a meter en problemas princesa. Yo estaba impactada con lo que viví, jamás cruzo por mi mente contarle a nadie esa verga era mía, una niña de 6 años jugando una verga para niñas grandes. Agarre mi cajita y me salí de la oficina muy contenta. Solo podía pensar en esa cosa que había tocado, sentía como me picaba abajo en mi conchita virgen.

Llegue a casa y me fui directo al baño y sorpresa que me lleve mi pantaletita esta mojada, que había pasado pensé, será que me había orinado. Agarre un papel sanitario y me seque la conchita y al pasar el papel sentí unas cosquillitas muy ricas. Termine en el baño y me fui a la cama y cerraba los ojos y veía aquella cosa que ya sabia que no era un dedo sino un pene y que sacaba leche, así cerré los ojos y me dormí.

Día 8
Llegue a la oficina y la sorpresa que me lleve, Rafael me hizo pasar a la habitación contigua, y me pregunto: Carmen quieres jugar de nuevo con mi pene? Claro que si Rafael, en eso estuve pensando toda la noche y en la escuela por eso vine hoy más temprano a cantar. Rafael se quito toda la ropa y por primera vez vi un hombre totalmente desnudo, con su cosa colgando flácida y unas bolas que también le colgaban y me dijo: Carmen si quieres que quede duro como ayer vas a tener que sacarte toda tu ropa, claro si quieres jugar, si no quieres quiere decir que aun eres una niña pequeña, no una niña grande. Yo rápidamente me saque la ropita y quede desnuda, el se recostó en un sillón y me puso de un lado y mi manita jugaba su verga que rápidamente quedo dura, y pude ver en realidad el tamaño de su verga, grande morena no negra, cabezona y llena de venas a punto de estallar, yo jugando una niña de tan solo 6 años jugándole la verga a un hombre de 26 años, mientras yo jugaba su verga el puso su mano en mi espalda y me acariciaba y sentía una corriente eléctrica que me recorría mi cuerpecito y me daba una especie de comezón en mi conchita. Poco a poco su mano fue llegando a mi culito y con su dedo lo empezó a acariciar y yo sentía que me moría, le decía: don Rafael que bonito siento, el seguía acariciando mi culito y yo le jugaba la verga. De pronto sentí como su dedo llegaba a mi conchita, yo solo pude soltar un gran suspiro y ahí cuando me tocaba mi panochita, que pena me orine no lo podía creer yo me había orinado pero sentí algo muy raro porque sentí como mi cuerpo se estremeció y don Rafael se vino en mi manita llenándomela de leche caliente. El me agarró entre sus brazos y solo de sentir su cuerpo junto al mío me volví a orinar. El me dijo Carmen vístete que ya te deben de estar esperando por tu madre. Yo me vestí como una zombi, así estaba como ida, que era eso que sentí, yo quería sentir más y más.

Día 9
Yo solo pensaba que tenía que ir a la oficina de don Rafael, así que cuando mi mami fue por mí a la escuela, rápidamente hice mis deberes y apenas dieron las 6 de la tarde, tome mi cajita y me fui a cantar, según sabía mi mami, pero en realidad yo iba a aprender a ser una niña grande. Llegue a la oficina y entre y ahí estaba Rafael como todos los días trabajando, me vio y me sonrió el ya sabia que me iba a hacer pero yo lo ignoraba por completo. Entre y me dijo hoy Carmita vas a ser una niña grande, yo entre y enseguida me quite la ropa y quede completamente desnuda y le dije a Rafael que se apurase a quitarse todo porque ya quería jugar, el se desnudo y me dijo ven acércate, el se tumbo en un sillón y me dijo quiero que mi pene lo metas en tu boca como lo hacen las niñas grandes. Yo me acerque y metí su pito en mi boquita solo basto pasar mis labio por su cabeza y esta se empezó a hinchar hasta quedar dura otra vez como una piedra con sus venas a punto de reventar, pero que era esto que rico sentía de tener un pene en mi boca por primera vez, el me giro sin que yo deje de lamerme la verga y me monto sobre de él, quedando en un posición que ahora se que se llama el 69, me dijo mira nada más zorrita si ya estas chorreando y sin dejarme decir nada me paso la lengua en mi cuquita ahhh ahh que delicia, solo de recordarlo siento como me mojo. Don Rafael me chupaba la panocha a sus anchas y yo gritaba de placer siiiiigaaaaa por favor sigaaaa, hasta que sentí como mi cuerpecito se contrajo y no pude evitar orinarme en su boca de Rafael y el me dijo mete mi verga en tu boca Carmita yo obedecí y me dejó toda su leche en mi boca, que rica tan caliente, tan dulzona tan tan espesa, una verdadera delicia, había descubierto una cosa más con don Rafael.

Día 10
Ya para que les platico que hice durante el día, solo quería estar en la oficina con Rafael, quería mi juguete nuevo y quería sentir de nuevo sus labios en mi vaginita, creo que estuve húmeda todo el día así que llegada la hora me fui a mi vicio. Llegue y sorpresa había todavía una persona en la oficina, así que solo me miro don Rafael y enseguida me puse a cantar. Antes de que yo termine el ultimo cliente se fue, acto seguido Rafael me guiño el ojo y yo ya sabia que tenia que hacer, me desnude enseguida y rápidamente me fui sobre el cierre de su pantalón para sacar mi juguete, lo tome y sin que me diga nada me lo metí a la boca y empecé a succionar mientras él me jugaba la panocha y mi colita con los dedos, ahhh que rico sentía era una delicia que me tocara mi cola y mi panochita virgen y sin ningún pelito. Mi panochita estaba otra vez mojadita y de ahí agarraba con sus dedos y luego me lo ponía en mi culito hasta que poco a poco me fue introduciendo su dedo en mi ano que estaba apretadito y le dije que me dolía un poco y me dijo tranquila Carmita no te pongas dura para que no te duela, vas a ver que te va a gustar cuando logre meter mi dedo completo y te dejo un poco flojita para meter mi verga en tu culito. Yo me quede sorprendida que me iba a hacer?. Enseguida me puso en cuclillas y me dejo mis nalguitas paraditas y se dedico a chuparme mi conchita yo me orine de nuevo en su boca y me dijo esta panochita ya esta lista para conocer un hombre, pero primero voy a estrenarte este culito hermoso, siiii don Rafael enséñeme a ser una niña grande por favor, agarro mis fluidos que estaban en el camastro y se lo unto en su verga que quedo más brillosa y me apunto exactamente en la entrada de mi ano, ahhh que dolor sentí cada vez que se empujaba hacia mí, y yo lloraba de dolor y me decía tranquila mi niña no te muevas que cuando entre toda te va a encantar. Yo no me movía esperando que don Rafael me penetrase con esa vergota gorda, morena, llena de venas a punto de reventar y con la cabeza brillosa. Hasta que en un momento dado entro la cabeza y yo griteee ahhhh me duele me duele sáquemela por favor, no me dijo espera un momento y se te va a pasar el dolor y así fue en un minuto el dolor fue desapareciendo y empecé a sentir algo extraño, como una comezón muy rica en el culito y el me dijo te voy a meter otro poquito me toco mi vaginita de nuevo para agarrar mis líquidos y se baño la verga y me dijo prepárate que te la voy a meter completa y yo le dije si hágalo por favor , Rafael me tomo de mi pequeña cintura y se empujo todo hasta la base de su verga gruesa ahhhhhhhhhh griteeeeeee de nuevo, tranquila mi niña se te va a pasar cuando te la saque y te la meta, de repente empecé a sentir como me sacaba un poco de aquello que me tenia clavado y me lo metía de nuevo y así empezó a cogerme por el culito, me entraba y salía su verga provocándome un placer indescriptible, que rica cogida me estaba dando por el culo tanto asi que me orine de nuevo sin que me toque la panochita, yo estaba ensartada por el culo, mi culito de 6 años ya no era virgen, don Rafael me había metido la verga completa en mi culito, luego el me levanto sin sacarme su verga y se sentó y yo quede con mis piernitas abiertas sentada en aquel camote que ya fácilmente me entraba y salía del ano, yo estaba alucinada, de pronto sentí como su verga creció dentro de mi culito y me dijo Carmita ahora voy a echarte mi lechita en tu ano, a al momento que me lo dijo me toco mi panochita metiéndome un poquito de su dedito y yo me orine de nuevo al mismo tiempo que me inundaba con su leche, ahhh grite que rico que rico por favor siga siga y el me jugo mi conchita hasta que ya no me salió nada de liquido, ya no era virgen ya me había roto el culito, me saco su verga, me abrazo y me pregunto, te gusto Carmita? Que si me gusto, me había encantado. Y mañana ven temprano que te voy a meter mi verga en tu conchita. Como pude me vestí porque sentía que me temblaban las piernas y me fui a mi casa más que satisfecha.

Día 11
Me dijo don Rafael que fuera temprano, y yo estaba desesperado por ir a jugar mi hermoso juguete, mi descubrimiento, ya era una niña grande. Como pude me escape como a las 5 de la tarde de mi casa con mi cajita con el pretexto de que cantaría mucho para ganar más dinerito, llegue como a las 5:15 de la tarde a la oficina y entre temerosa porque no sabia si había alguien ahí que me impida jugar con mi vergota jijiji. Cuando entre me seguí directo a la habitación de la parte de atrás y ahí estaba don Rafael, me saludo y me dijo no me tardo voy a cerrar la puerta, se fue y no se demoro nada. Yo ya sabia que tenia que hacer y me saque toda la ropa quedando completamente desnuda, Rafael se acerco a mi y me dijo que yo lo desnudara, que rico sentí cuando lo toque, le saque la camisa y luego le desabotone el pantalón y se veía a través de su bóxer su tranca ya empezando a quedar dura como me gustaba, apenas le baje el bóxer me la metí a mi boquita, ya era una mamadora compulsiva, como hasta ahora, me encanta mamar vergas, pero no vergas jóvenes, me fascinan las vergas maduras. Bueno a lo que nos truje, el me puso de pie y me dijo: Carmita, hoy vas a hacer una niña grande, acto seguido me aventó sobre el camastro y empezó a besar todo mi cuerpecito, desde la cabeza hasta los pies, de la nuca al talón y yo sentía que me deshacía por el, me abrió las nalguitas y beso mi culito,

Luego mis tetitas que ya estaban paraditas y yo con una excitación indescriptible, con la piel toda chinita, de mis pechitos bajo a mi barriguita y de ahí a mi vientre, yo esperaba que me lamiera mi vaginita, hasta que paso su lengua en mis labios y ahí me retorcí y expulse mis juguitos a lo cual el se lamio con recelo y me dijo ya estas lista Carmita ahora si te voy a volver niña grande, se monto sobre mi cara y me dijo mámame la verga mi putita, yo desesperada me comí su verga que rica, tan grande, tan caliente, tan palpitante. Ya que estaba bien mojada su verga me dijo abre bien tus piernitas que te la voy a meter, yo bien obediente me abrí al máximo y el se puso de frente mío y me puso la cabezota en mi entradita y me dijo: aguántate Carmita, si dele métamela ya, le dije. De un solo movimiento me introdujo toda la cabeza y yo grite aaahahhahh me duele, espera no te muevas me dijo. Y me la saco, yo me asuste porque tenía un poco de sangre la cabeza, y me dijo no te asustes es normal que pase esto y de nuevo me metió la cabeza yo volví a gritar ahhhhh mmm mmmm que rico sentía ya el dolor fue desapareciendoy cuando mi quejido se volvió más de gozo don Rafael me la metió toda y ahhhh grite y hasta llore ahhh me duele me duele le decía sáquemela sáquemela, no princesa ya esta adentro toda solo falta que te acostumbres y yo me quejaba y el me la sacaba un poco y de nuevo me la metía todo esto muy lento, yo cerraba mis ojitos porque sentía que me partía en dos. Y me la sacaba un poco y de nuevo me la metía y me la sacaba y mis gritos de dolor se fueron ahogando en un aaha ahh aaah ammm mmm mmmm mmhu mmhu mmhhu que rico sentía una verdadera delicia algo que yo no conocía y el me dijo ya eres toda una niña grande Carmita, te gusta lo que te hago? Sí don Rafael me gusta mucho no se detenga por favor y el seguía sacando y metiendo lentamente, y ahora se que lo hizo para cuidarme para no desgarrarme con su verga de 15 cm, cuando de pronto me quede rígida y grite ahhhhhhhhhaaaaaaaayyyy otra vez mis juguitos y el enseguida saco su verga y me sobo la vaginita para vaciarme toda, había salido mis juguitos con sangre, pero ya no me asuste, cuando ya no salía más otra vez me penetro yo ya no sentí dolor mas bien placer que rica verga tenia dentro de mí, ahora lo pienso y me da excitación que siendo una niña tan pequeña y maltratada por mi padre, no por mi madre ya era toda una mujercita. Bueno sigamos.

Cuando me la metió por segunda vez lo hizo un poco más rápido y yo gemía de placer ahhh ahh siga siga, hasta que sentí que otra vez me empezaba a orinar, me quede rígida y al mismo tiempo sentí como su verga se hinchaba dentro de mi y el decía Carmita mi lechita esta a punto de salir, me abrazo y como pudo se puso de pie y quede ensartada en su verga cuando sentí como su lechita me inundaba al mismo tiempo que yo sacaba mis juguitos otra vez, me saco su verga ya flácida y me saco todos mis juguitos revueltos con su leche y me dijo listo princesa ya estas lista, ahora te voy a bañar para que no sospechen nada tus padres, me baño y me pregunto te gusto? Si mucho quiero hacerlo mañana otra vez le dije, pues vente para que lo hagamos. Me vestí, me dio mucha monedas para mi cajita y me fui a mi casa con una sonrisa de oreja a oreja jijijiji.

Esta es mi historia, espero que les alla gustado, yo solo de recordar lo que me pasó a los 6 años me pongo super cachonda, luego les contare como don Rafael y yo desvirgamos a mi prima jejeje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *