Babysitter ninfómana

Todo empezó como una noche de Sábado perfectamente ordinaria y terminó como una noche perfectamente maravillosa, en la que quizá haya cambiado mi estilo sexual para siempre. Ya que vivo en casa con mis padres, frecuentemente cuido los bebés de los vecinos para ganar suficiente dinero para continuar mis estudios de penúltimo año en una universidad de la localidad. El nuestro es un vecindario promedio, de clase media y la gente es buena, aunque tengo que admitir que hasta esa noche nunca pensé que fuera excitante alguna de las personas con las que trabajaba.

Yo sospecho que la curiosidad extrajo lo mejor de mí aquella noche, y terminé tratando a los Jameson un poco más de lo que hubiera esperado. Los Jameson son Dick y Kathy, una linda pareja cerca de los treinta años. Yo cuidaba a su bebé de un año, Jason. El es un buen bebé, muy tranquilo y de buena conducta, y es por eso que me sorprendí tanto aquella noche cuando Dick, después de haberse ido sólo por unas pocas horas, regresó a la casa. Dijo que sólo quería ver como estaba Jason, pero yo podía percibir que algo pasaba.

Finalmente Dick admitió que él y su esposa, Kathy, habían tenido una discusión en la fiesta en la que estaban y que la había dejado allí. Me dijo que ella pasaría la noche con una amiga, y mientras tanto, me preguntó si podría pagarme por quedarme unas horas y hacerme cargo del bebé. Me encanta ría, le respondí, y luego llamé a mis padres, les expliqué la situación, y me dieron permiso para hacer lo que fuese necesario.

Cuando volví, Dick me había servido un trago y el bebé estaba dormido. Podía sentir que él necesitaba alguien con quien hablar, así que instintiva mente le ofrecí mi hombro para que se apoyara, nunca pensando ni por un minuto que todo aquello conduciría al sexo. Pero en poco tiempo, Dick se disculpó por charlar continuamente acerca de sus problemas y me preguntó acerca de mis amigos, acerca de que me gustaba del sexo opuesto. Una cosa llevó a la otra y pronto hubo un sentimiento de cercanía y nos vimos envueltos en un cálido abrazo.

No pasó mucho tiempo antes de que él dirijera mi mano hacia su crema llera, me incliné y saqué su pija. Arrodillada, cerré lentamente mis labios alrededor de su pija. Habría dado todo por ver la expresión en su cara en ese momento, pero dada mi situación, tenía que tomar su latiente erección como mi única evidencia de cuanto apreciaba lo que le estaba haciendo. Cerré mis ojos para degustar su sabor y sentirla en mi boca, lentamente, acercando mi lengua a lo largo del borde de la circuncisión.

Podía oir su repentino jadeo de placer mientras mi boca se cerraba alrededor de su pija. Su mano me sujetó fuertemente, acercandome más, mientras su cadera embestía vigorosamente hacia atrás y adelante. De nuevo cerré los ojos, chupando afanosamente y con fuerza sus veinte centímetros de largo. Podía sentir la cabeza de su pene golpeando el fondo de mi garganta con cada poderosa embestida, y esto me excitaba mucho. La sensación de su dura y tensa pija en mi boca, despertó un hambre salvaje que casi no había conocido antes, pero que no podía esperar para satisfacer.

Para ese entonces, él estaba cogiendo mi cara con cortos y fuertes golpes, pero a mí me encantaba y quería más. Lo recibía en cada embestida tanto como podía, pero yo la deseaba toda, imaginandome que lo que él estaba cogiendo era mi caliente y húmeda concha. Su gran pene se deslizaba dentro y fuera de mí mientras los ruidosos y húmedos sonidos ocupaban nuestros oídos. Dick respiraba fuerte y presionaba mi cara tanto que mi nariz estaba contra el hueso de su pelvis. Mi lengua recorría toda su pija, sintiendo su pulsante vena presionar mi mejilla. Yo no podía siquiera tocarme el clítoris, estaba tan excitada por esta aventura prohibida!

Las manos de Dick sujetaban mi cabello, pero yo mantenía su pene en lo profundo de mi boca, esperando ansiosamente que brotaran los chorros calientes de leche que podía sentir que se formaban en sus testículos, Luego sentí las calientes, húmedas y viscosas descargas. Mamé fuerte mientras estrujaba sus pelotas hinchadas con semen y trataba de extraer las últimas y preciadas gotas y degustar su delicioso sabor.

Para mi entera sorpresa, después de esto comencé a acabar. De todos los tipos a los que se las había chupado, ninguno me había dado nunca antes un orgasmo, al menos no sin comerme como yo lo había estimulado a él recién. Mi vagina se contrajo una y otra vez, enviando olas de placer a través de todo mi cuerpo. Saqué mi mano de la concha y la sostuve en la pija de Dick como si me aferrase a la vida misma, respirando jadeante a través de mis fosas nasales mientras las últimas gotas de leche llenaban mi garganta y me las tragaba.

Para entonces ya me había calmado lo suficiente como para dejar que la pija de Dick se librara de mi asidero, pero aún me aguardaba otra sorpresa. Podía sentir mi respiración, había chupado lo último de su leche y había abier to los ojos. Parada en la entrada estaba Kathy, la esposa de Dick! Dick la vió al mismo tiempo que yo y su cuerpo se tensó mientras yo saltaba hacia atrás, lista para cualquier cosa.

Kathy no dijo una palabra mientras se acercaba hacia nosotros. Yo ya estaba parada, alisando mi pollera y buscando un lugar donde esconderme, cuando Kathy puso sus manos en mis hombros y me miró profundamente a los ojos. » Esto no puede ser lo que yo imaginé que era, verdad?, tuve mi primer pensamiento mientras sus manos tocaban mis hombros. Una parte de mí pensaba que seguramente la mujer me iba a estrangular en ese instante, mientras que la otra parte sen tía un extraño hormigueo en la espalda.

Por un momento me tensé, luego me relajé, mientras las manos de Kathy me tocaban y presionaban las tetas. Me encontré besandola, lenta y profundamen te, su lengua indagaba la profundidad de mi boca, produciendo calor en nuestros cuerpos, hasta la pasión total. Ambas presionabamos fuertemente a la otra, uniendo las vaginas mientras nuestras lenguas se entrelazaban desvergonzadamen te justo enfrente de su esposo. Podía sentir las manos de ella desabotonando mi blusa mientras nos besabamos y sus manos pronto tenían un fuerte asidero en mis tetitas. Ella estaba pellizcandome cada pezón con su pulgar y su dedo índice mientras nos apoyabamos mutuamente. El foco de lujuria en mi concha crecía insoportablemente.

De alguna u otra manera, los tres nos las arreglamos para ir en dirrec ción al dormitorio. Ahora Dick era parte del asunto, ayudando a quitarme la po llera mientras tomaba parte en quitar el sostén de su esposa, así que pude to&127; car todas sus suaves tetas. Los pechos de Kathy son mucho más grandes que los míos, y yo, inconscientemente, siempre se los había envidiado. Pero ahora no podía esperar para envolver mis labios en sus pezones y chuparlos como su pequeño hijo.

Con los tres desnudos sobre la cama, al fin Kathy abrió sus piernas satisfaciendo mi apuro por colocarme encima de ella. Mi mirada se dirigía, como si fuera un imán, a su suave y ardiente concha, entonces estiré vacilantemente mi mano para tocarla. Dick estaba detrás mío, sus manos me aferraban las tetas mientras se apoyaba sobre mi hombro.

«Besala, bebé. Comeme la concha.» le escuché susurrar a Kathy, y yo me dirigí irresistiblemente a ella. Dick se ubicó a mi lado y puso su mano detrás de mi cabeza, empujándome dulcemente al clítoris de Kathy. Inmediatamente ella me recompensó con un suspiro de placer mientras alzaba sus caderas y sacaba del camino las manos de Dick, así podría enterrar mi cara en su maravillosa concha. Llevé mi lengua a través de sus labios vaginales, arriba y abajo, y le intro duje la lengua bien profundo cuando me afirmé en una dura y rosada «V».

La comencé a menear para intimar con ella mientras las manos de Kathy asían mi cabello y me mantenían firmemente en el lugar. Mi trasero estaba en lo alto mientras doblaba mi cuello y mis hombros para introducir mi lengua a más profundidad. Cualquier cosa para darle placer a ella, en lo que era, mi primera vez con otra mujer. Los gemidos y los gritos de placer de Kathy eran entusiastas, diciendome lo bien que se lo hacía cada vez que yo tocaba su clítoris. La única vez que sus manos soltaron mi cabello fue para abrir más sus rosados y deliciosos labios vaginales.

Dick había engordado de nuevo su dura y firme pija sólo de observar toda la acción. El regresó a mi lado, arrodilandose del mismo modo en que yo me arrodillé detrás de los dulces muslos de su esposa, y comenzó a jugar con mi concha, saboreando su sudor y a veces abriendola hacia abajo con sus manos. Al mismo tiempo, podía sentir que él tomaba su pija llena de sangre en sus manos y probaba mi concha y mi culo.

El solamente me clavaría la puntita en mi concha y llevaría bastante jugo del amor hacia mi ano. Entonces, recién ahí me probaría, clavando contra el rugoso y estrecho agujero con insistente fuerza. Finalmente, yo ya no podía esperar la próxima vez que él me pondría su pene en la concha, levanté mi cabeza y presioné hacia atrás hasta que llegue a él, tan fuerte que su grosor se incrustó hasta el fondo.

Kathy gritaba, «Oh, dios, no te detengas! No pares de comer mi concha!» y se esforzaba desesperadamente por volver a poner mi cabeza abajo. Pero ella no tenía que preocuparse. Yo no tenía ninguna intención de parar de comerla. Dick empezó a cascar mi vagina y a sujetar un montón de carne de mis caderas mientras se la enderezaba de nuevo y me embestía con una intensidad cruel y sin compasión.

Kathy estaba fuera de sí debido a la tensión y a la expectativa del climax que aumentaba dentro nuestro. Ella estaba retorciendose por toda la cama tan enloquecida que yo no sabía si podía manejarla todavía lo suficiente como para encontrar su dulce concha y comersela un poco más. Pero cuando la encon tré, su estremecedor climax parecía desatar el mío y me corrí por los bordes de a chorros. Mi concha se amoldaba convulsivamente alrededor de la pija de su esposo, que arremetía contra mí y entonces sentí que dentro de mí brotaba algo con mucho ímpetu, rociando mi interior con semen.

Kathy gemía estupidamente, agitando los brazos mientras acababa, y su esposo vaciaba su carga en mí. Por mi parte, todos mis músculos y mis articula ciones habian practicado mientras el golpeteo de Dick se había repetido unas diez veces. Los tres acabamos casi al mismo tiempo, un retorcijo mental, una explosión estrepitosa de huesos, que nos dejó fatigados y exhaustos. Dick lentamente se deslizó fuera de mi concha y nos envolvimos en un montón de brazos y piernas deseosos, sobre la colcha.

Ninguno de nosotros habíamos tenido la oportunidad de pensar sobre la noche anterior, pero Kathy luego me explicó que ella había estado disfrutando actos lésbicos con algunas de sus amigas durante algún tiempo y que había estado poniendo a un extraño en su matrimonio. Ahora que nosotros habíamos establecido un trío, y que ella me podía compartir con Dick, se sentía mucho más feliz y más segura con respecto a su matrimonio. Probablemente, como habrán adivinado, los tres continuamos viendonos bastante en las semanas y meses subsiguientes.

Desde aquella vez, siempre que cuidé bebés, me he dedicado afanosamente a la actividad en tríos. Curiosamente, me sentiría culpable teniendo sexo única mente con un miembro de la pareja matrimonial. En estos días, con frecuencia presto servicios para cuidar bebés a parejas que ni siquiera salen!.Simplemente nosostros nos ‘quedamos en casa’ con las vaginas, los brazos y los genitales de cada uno. Con estas magnificas sesiones, quien desea ir al cine?

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *