Misión Cumplida

Hola. Esto que les voy a contar es todo verdad. Y pasó la semana pasada. Siempre leo estos relatos, y nunca pensé que iba a escribir uno yo.
Mi familia está compuesta por mi papá, mi mamá, mi hermana Laura, mi hermana María, y yo. Tengo 22 años, Laura 20, y María tiene 15. Desde que yo tenía 15 me empecé a interesar por Laura, no porque tuviera un buen cuerpo, además de que era la única mujer de mi edad que yo tenía cerca, me gustaba lo prohibido.
Antes dormíamos en la misma pieza. En una cucheta yo dormía abajo, Laura arriba, y María en una cama al lado. Tuve un época en que por la noche tocaba a Laura mientras dormía. Ella aveces despertaba y al día siguiente ni nos mirábamos. Creo que nunca le dijo a nadie.
Luego, cuando yo tenía 17, me cambié a una pieza nueva de la casa y ahi dejé de tocar a Laura por la noche. Pero igual seguía siendo la protagonista de mis fantasías.
Pero a mis 21 años mi interés cambió. El cuerpo de María ya estaba formándose. Ahora con 15 ya tiene un cuerpo exelente, mucho mejor que el de Laura: pechos más grandes, menos cintura, una cola más paradita. Encima es rubia, con ojos celestes y alta, como a mi me gustan las mujeres. Es mucho más desinnibida que Laura. En estos días de calor, anda todo el día en bikini por la casa o si no sólo en bombacha y corpiño. Pareciera que hace cosas para probocarme: cuando está tomando sol me pide que le tire agua. Yo aprovecho y le tiro agua sobre el corpiño y se nota como se le ponen duros los pezones. O si no, siempre semi desnuda, se me sube a caballito. O la provoco para que me pegué (jugando) y así yo puedo tocarla bastante.
Una noche apoveché. Laura salió a bailar, mi papá estaba de viaje, y mi mamá se quedó a dormir en lo de mi abuela. Estábamos solo María y yo en la casa. Esperé hasta las 2 de la madrugada y decidí actuar. Agarré mi linterna y fui a la pieza de mis hermanas. Prendí la linterna (tiene muy poca luz asi que me benefició porque no la encandiló) y vi a María durmiendo en la cama de abajo, boca arriva, vestida solo con su bombacha y corpiño, y totalmente destapada. Me qeudé viéndola, total tenía tiempo hasta que lleguen lod demás. Lo que más quería, era verle las tetas, y tuve suerte porque estaba usando un corpiño algo flojo. Quería también tocarla, pero mis experiencias anteriores con Laura me decían que se iba a despertar.
Me senté a dos metros apollado contra la pared y estuve no se cuanto tiempo viéndola hasta que hizo un movimiento. Inmediatamente apagué la linterna. Esperé un rato y la volví a prender. Se había puesto boca abajo. Estuve muy tentado de tocarle ese hermoso culo que tiene, pero me contuve. En cambio dediqué mi atención al corpiño. En la parte donde se sujetaba el corpiño sólo había un ganchito. Muy suave y sin tocarla lo pude desprender. Con más delicadesa moví el corpiño lo más que pude, y me puse a esperar otro movimiento.
El movimiento llegó. Apagué la linterna y esperé. Cuando la prendí me di cuenta de que sólo había movido una pierna; seguí esperando.
Otro movimiento. Apagué la linterna y esperé. Cuando la prendí, vi a María boca arriva, con el corpiño bastante flojo. Muy despacio bajé el bretel que tenía en un hombro, y despuésc corrí la parte que tapa la teta. Mi objetivo estaba cumplido. Uno de sus pechos estaba desnudo frente a mi. Era un pezón rosado. Parecía que con el roce del corpiño estaba algo erecto. Fue entonces que la tentación me venció. Acerque mi boca y tan solo con mis labios toque ese hermoso pezón.
Entonces creo que fui sabio y me retiré. Ahora estoy esperando la próxima oportunidad de estar solos para dedicarme a ver su concha.
Si les gustó el relato y quieren contactarse conmigo para preguntar algo o saber si pasó algo nuevo, no hay problema.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *